Hoy vota­ción en la ONU: ¡Aba­jo el blo­queo! – Cuba­de­ba­te

Muestra de la colección Cincuenta veces Cuba. Foto: Kaloian Santos

Mues­tra de la colec­ción Cin­cuen­ta veces Cuba. Foto: Kaloian San­tos

par­tir de las nue­ve de la maña­na (hora de Cuba y de Nue­va York), la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das deba­ti­rá y vota­rá por deci­mo­no­veno año con­se­cu­ti­vo una reso­lu­ción en con­tra del blo­queo de Esta­dos Uni­dos a Cuba, el cual es con­de­na­do por la abru­ma­do­ra mayo­ría de los paí­ses miem­bros.

El pro­yec­to de reso­lu­ción titu­la­do “Nece­si­dad de poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con­tra Cuba” será pre­sen­ta­do por el can­ci­ller de la isla, Bruno Rodrí­guez Parri­lla.

Los 192 paí­ses miem­bros de la ONU deba­ti­rán y vota­rán el docu­men­to que reúne ele­men­tos que corro­bo­ran el carác­ter cri­mi­nal de las leyes apli­ca­das por las últi­mas 11 admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses con el obje­ti­vo supre­mo de asfi­xiar a la Revo­lu­ción y ren­dir por ham­bre al pue­blo cubano.

Cuba­de­ba­te va a seguir, en vivo a tra­vés de la web y nues­tros cana­les en Face­bookTwit­ter, la vota­ción en la sede las Nacio­nes Uni­das, y los invi­ta, con Sil­vio Rodrí­guez, a gri­tar: ¡Aba­jo el blo­queo!

Infor­me de Cuba Sobre la reso­lu­ción 646 de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, titu­la­da “Nece­si­dad de poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con­tra Cuba”. Julio de 2010

Des­car­gue el infor­me com­ple­to en PDF (460 Kb)

invi­ta­ción

Sil­vio Rodrí­guez
Segun­da Cita

Creo que la Revo­lu­ción Cuba­na dig­ni­fi­có a nues­tro país y a los cuba­nos. Y que el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio ha sido el mejor gobierno de nues­tra His­to­ria.

Sí: antes de la Revo­lu­ción La Haba­na esta­ba mucho más pin­ta­da, los baches eran raros y uno cami­na­ba calles y calles de tien­das lle­nas e ilu­mi­na­das. Pero ¿quié­nes com­pra­ban en aque­llas tien­das? ¿Quié­nes podían cami­nar con ver­da­de­ra liber­tad por aque­llas calles? Por supues­to, los que “tenían con qué” en sus bol­si­llos. Los demás, a ver vidrie­ras y a soñar, como mi madre, como nues­tra fami­lia, como la mayo­ría de las fami­lias cuba­nas. Por aque­llas ave­ni­das fabu­lo­sas sólo se pasea­ban los “ciu­da­da­nos res­pe­ta­bles”, bien con­si­de­ra­dos en pri­mer lugar por su aspec­to. Los hara­pien­tos, los men­di­gos, casi todos negros, tenían que hacer rodeos, por­que cuan­do un poli­cía los veía en algu­na calle “decen­te”, a palos los saca­ban de allí.

Esto lo vi con mis pro­pios ojos de niño de 7 u 8 años y lo estu­ve vien­do has­ta que cum­plí 12, cuan­do triun­fó la Revo­lu­ción.

En la esqui­na de mi casa había dos bares, en uno de ellos, a veces, en vez de cenar, nos tomá­ba­mos un bati­do. En varias oca­sio­nes pasa­ron mari­nes, cayén­do­se de borra­chos, bus­can­do pros­ti­tu­tas y metién­do­se con las muje­res del barrio. A un joven vecino nues­tro, que salió a defen­der a su her­ma­na, lo tira­ron al sue­lo, y cuan­do lle­gó la poli­cía ¿con quién creen que car­ga­ron? ¿Con los abu­sa­do­res? Pues no. A pata­das por los fon­di­llos se lle­va­ron a aquel joven uni­ver­si­ta­rio que, lógi­ca­men­te, des­pués se des­ta­ca­ba en las tán­ga­nas estu­dian­ti­les.

Ahí están las fotos de un mari­ne mean­do, sen­ta­do en la cabe­za de la esta­tua de Mar­tí, en el Par­que Cen­tral de nues­tra Capi­tal.

Eso era Cuba, antes del 59. Al menos así eran las calles de la Cen­troha­ba­na que yo viví a dia­rio, las del barrio de San Leo­pol­do, colin­dan­te con Dra­go­nes y Cayo Hue­so. Aho­ra están des­trui­das, me des­ga­rra pasar por allí por­que es como ver las rui­nas de mi pro­pia infan­cia. Lo can­to en “Tro­va­dor anti­guo”. ¿Cómo pudi­mos lle­gar a seme­jan­te dete­rio­ro? Por muchas razo­nes. Mucha cul­pa nues­tra por no haber vis­to los árbo­les, embe­le­sa­dos con el bos­que, pero cul­pa tam­bién de los que quie­ren que regre­sen los mari­nes a vejar la cabe­za de Mar­tí.

Estoy de acuer­do en rever­tir los erro­res, en des­te­rrar el auto­ri­ta­ris­mo y en cons­truir una demo­cra­cia socia­lis­ta sóli­da, efi­cien­te, con un fun­cio­na­mien­to siem­pre per­fec­ti­ble, que se garan­ti­ce a sí mis­ma. Me nie­go a renun­ciar a los dere­chos fun­da­men­ta­les que la Revo­lu­ción con­quis­tó para el pue­blo. Antes que nada, dig­ni­dad y sobe­ra­nía, y asi­mis­mo salud, edu­ca­ción, cul­tu­ra y una vejez hono­ra­ble para todos. Qui­sie­ra no tener que ente­rar­me de lo que pasa en mi país por la pren­sa de afue­ra, cuyos enfo­ques apor­tan no poca con­fu­sión. Qui­sie­ra que mejo­ra­ran muchas cosas que he dicho y otras que no.

Pero, por enci­ma de todo, no quie­ro que regre­se aque­lla igno­mi­nia, aque­lla mise­ria, aque­lla fal­se­dad de par­ti­dos polí­ti­cos que cuan­do toma­ban el poder le entre­ga­ban el país al mejor pos­tor. Todo aque­llo suce­día al tibio ampa­ro de la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos y de la Cons­ti­tu­ción de 1940. La expe­rien­cia pre-revo­lu­cio­na­ria cuba­na y la de muchos otros paí­ses demues­tra lo que impor­tan los dere­chos huma­nos en las demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas.

Muchos de los que hoy ata­can la Revo­lu­ción, fue­ron edu­ca­dos por ella. Pro­fe­sio­na­les emi­gra­dos, que com­pa­ran for­za­da­men­te las con­di­cio­nes idea­les de “la cul­ta Euro­pa”, con la hos­ti­ga­da Cuba. Otros, más vie­jos, qui­zá algú­na vez lle­ga­ron a “ser algo” gra­cias a la Revo­lu­ción y hoy se pavo­nean como ideó­lo­gos pro capi­ta­lis­tas, estu­dio­sos de Leyes e His­to­ria, dis­fra­za­dos de humil­des obre­ros. Per­so­nal­men­te, no sopor­to a los “cam­bia­ca­sa­cas” fer­vo­ro­sos; esos arre­pen­ti­dos, con sus cur­si­tos de mar­xis­mo y todo, que eran más papis­tas que el Papa y aho­ra son su pro­pio rever­so. No les deseo mal, a nadie se lo deseo, pero tan­ta incon­sis­ten­cia me revuel­ve.

La Revo­lu­ción, como Pro­me­teo (le debo una can­ción con ese nom­bre), ilu­mi­nó a los olvi­da­dos. Por­que en vez de decir­le al pue­blo: cree, le dijo: lee. Por eso, como al héroe mito­ló­gi­co, quie­ren hacer­le pagar su osa­día, atán­do­la a una remo­ta cum­bre don­de un bui­tre (o un águi­la impe­rial) le devo­re eter­na­men­te las entra­ñas. Yo no nie­go los erro­res y los volun­ta­ris­mos, pero no sé olvi­dar la voca­ción de pue­blo de la Revo­lu­ción, fren­te a agre­sio­nes que han usa­do todas las armas para herir y matar, así como los más pode­ro­sos y sofis­ti­ca­dos medios de difu­sión (y dis­tor­sión) de ideas.

Jamás he dicho que el blo­queo tie­ne toda la cul­pa de nues­tras des­gra­cias. Pero la exis­ten­cia del blo­queo no nos ha dado nun­ca la opor­tu­ni­dad de medir­nos a noso­tros mis­mos.

A mí me gus­ta­ría morir con las res­pon­sa­bi­li­da­des de nues­tras des­di­chas bien cla­ri­tas.

Por eso invi­to a todos los que aman a Cuba y desean la dig­ni­dad de los cuba­nos, a gri­tar con­mi­go aho­ra, maña­na, en todas par­tes: ¡Aba­jo el blo­queo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *