Femi­nis­mo y mater­ni­dad – Rebe­lión

Es habi­tual con­tra­po­ner los con­cep­tos de femi­nis­mo y mater­ni­dad, pre­sen­tán­do­los como si se exclu­ye­ran mutua­men­te y per­te­ne­cie­sen a ámbi­tos total­men­te dife­ren­cia­dos den­tro de una mis­ma reali­dad: la de la mujer, su entorno y el mun­do en el que vive. Y esta con­fron­ta­ción pare­ce acen­tuar­se en los últi­mos tiem­pos, en los que se ha empe­za­do a tomar con­cien­cia del yugo bajo el que han vivi­do las muje­res duran­te toda su his­to­ria, toman­do pues medi­das al res­pec­to. Pre­ci­sa­men­te con esta inten­ción sur­gen los pri­me­ros movi­mien­tos femi­nis­tas, alcan­zan­do su máxi­ma rele­van­cia y difu­sión en torno a los años seten­ta del pasa­do siglo, gra­cias en bue­na medi­da al con­tex­to his­tó­ri­co del momen­to, don­de las aso­cia­cio­nes de muje­res se her­ma­na­ron con otros muchos movi­mien­tos socia­les y con­tra­cul­tu­ra­les para exi­gir los dere­chos de los que siem­pre habían esta­do pri­va­das las muje­res. Y es pre­ci­sa­men­te sobre este cli­ma rei­vin­di­ca­ti­vo don­de comien­za a fra­guar­se la idea de que la mater­ni­dad supo­ne una car­ga más para la mujer, que por enton­ces comen­za­ba a abrir­se paso en un mun­do de hom­bres den­tro del terreno labo­ral, pro­fe­sio­nal e inte­lec­tual.
Patri­cia Terino Agui­lar

El lla­ma­do femi­nis­mo de la dife­ren­cia a menu­do ha emplea­do la mater­ni­dad como baza argu­men­ta­ti­va a favor de la supe­rio­ri­dad feme­ni­na, aun­que algu­nas de las más cono­ci­das femi­nis­tas de este sec­tor y defen­so­ras de esta visión recha­za­ran la mater­ni­dad para sí mis­mas, como ocu­rre en el caso de Lou Salo­mé.

En cam­bio, el femi­nis­mo de la igual­dad, cuya máxi­ma repre­sen­tan­te his­tó­ri­ca es Simo­ne de Beau­voir, se ha pro­nun­cia­do en muchas oca­sio­nes abier­ta­men­te sobre esta cues­tión. Beau­voir, en la que pue­de con­si­de­rar­se obra de cul­to del femi­nis­mo social y filo­só­fi­co, El segun­do sexo [1] , sos­tie­ne que la mater­ni­dad pue­de supo­ner un obs­tácu­lo impor­tan­te en el desa­rro­llo inte­lec­tual y per­so­nal de la mujer. En este caso es paten­te la cohe­ren­cia entre la filo­so­fía femi­nis­ta desa­rro­lla­da por Beau­voir y la vida que ella eli­gió vivir, decla­ran­do en nume­ro­sas oca­sio­nes que no qui­so tener hijos para dedi­car­se por ente­ro a todo aque­llo que le apa­sio­na­ba, y así lo hizo has­ta el final de sus días. Huel­ga decir que esta visión de la mater­ni­dad como impe­di­men­to para la rea­li­za­ción de la mujer en dife­ren­tes terre­nos, es la defen­di­da por Beau­voir toman­do como base y mode­lo las socie­da­des occi­den­ta­les con­tem­po­rá­neas, como bien afir­ma ella mis­ma, por lo que pare­ce apun­tar que la situa­ción a este res­pec­to sería bien dife­ren­te sos­te­ni­da sobre una orga­ni­za­ción social y cul­tu­ral dis­tin­ta.

Pero a pesar de las afi­ni­da­des que com­par­to con el femi­nis­mo de la igual­dad, mi visión sobre esta cues­tión es algo dife­ren­te. La mater­ni­dad (y la pater­ni­dad por supues­to) for­ma par­te del ciclo natu­ral de nues­tra espe­cie y lo que des­afor­tu­na­da­men­te falla es la mana­ra de ejer­cer­la en nues­tra socie­dad occi­den­tal, don­de las exi­gen­cias del sis­te­ma obli­gan a las madres a sepa­rar­se de sus hijos cada vez a eda­des más tem­pra­nas para aten­der a sus obli­ga­cio­nes labo­ra­les o de otra índo­le. Los niños nece­si­tan estar con sus padres (espe­cial­men­te con su madre) de mane­ra casi per­ma­nen­te duran­te los pri­me­ros años de su vida y lo que les repor­ta­rá mayor feli­ci­dad será pre­ci­sa­men­te ser cria­dos por sus padres de la for­ma más natu­ral posi­ble [2] . Esto supo­ne ser ama­man­ta­dos siem­pre que lo requie­ran o nece­si­ten duran­te el tiem­po que gus­ten (es lo que se cono­ce como la lac­tan­cia a deman­da) [3] , dor­mir con ellos, igual­men­te duran­te todo el tiem­po que nece­si­ten (es lo que lla­ma­mos cole­cho), jugar con ellos y ofre­cer­les todo nues­tro amor, aten­dien­do a sus nece­si­da­des, espe­cial­men­te las afec­ti­vas y per­so­na­les, que son las que real­men­te impor­tan. Los bebés cria­dos de esta mane­ra, en per­ma­nen­te con­tac­to con sus madres, tal y como ocu­rre en otras cul­tu­ras, se deno­mi­nan bebés con­ti­nuum (refe­ri­dos al con­cep­to del con­ti­nuum) [4] para sig­ni­fi­car los lazos natu­ra­les que se esta­ble­cen entre una madre y su hijo al ser cria­do este como lo hicie­ron todos nues­tros ante­pa­sa­dos y el res­to de mamí­fe­ros [5] .

Pero el bebé con­ti­nuum no pare­ce ser apto para las moder­nas socie­da­des occi­den­ta­les, don­de las madres que hemos deci­di­do aten­der a nues­tro ins­tin­to natu­ral y luchar con­tra las impo­si­cio­nes del sis­te­ma tene­mos que enfren­tar­nos coti­dia­na­men­te a todo tipo de pre­jui­cios y crí­ti­cas, no solo des­de los con­ven­cio­na­lis­mos socia­les, sino tam­bién des­de los pro­pios movi­mien­tos femi­nis­tas, muchos de los cua­les con­si­de­ran a la mater­ni­dad una lacra para la libe­ra­ción de la mujer. Una fal­sa libe­ra­ción diría yo, impues­ta por nues­tra pro­pia cul­tu­ra y sis­te­ma impe­ran­te, levan­ta­do en torno a un cons­truc­to arti­fi­cial que ha hecho que nos olvi­de­mos de lo que somos en reali­dad. Esta­mos tan con­ta­mi­na­dos en este sen­ti­do que nues­tras aspi­ra­cio­nes per­so­na­les, inte­lec­tua­les o labo­ra­les no nos per­mi­ten dis­fru­tar de la crian­za natu­ral de nues­tros hijos, pen­san­do que unos cuan­tos años dedi­ca­dos por ente­ro a su cui­da­do no per­mi­ten nues­tra rea­li­za­ción per­so­nal, supo­nien­do un paso atrás en las con­quis­tas que la mujer ha lle­va­do a cabo en los últi­mos tiem­pos. No, la mater­ni­dad no es la cuen­ta pen­dien­te del femi­nis­mo, sino más bien su alia­da y la cla­ve fun­da­men­tal para que los cam­bios impor­tan­tes que los dis­tin­tos movi­mien­tos femi­nis­tas y socia­les rei­vin­di­can sean efec­ti­vos.

La mater­ni­dad a tiem­po com­ple­to (o a vida com­ple­ta, como gus­tan de lla­mar algu­nos y algu­nas) repre­sen­ta, a mi jui­cio, el pun­to de par­ti­da para sen­tar las bases de una autén­ti­ca aun­que len­ta trans­for­ma­ción de la socie­dad; una socie­dad que sigue adoc­tri­nan­do a nues­tras niñas a tra­vés de los más varia­dos meca­nis­mos y que con­ti­núa asig­nan­do deter­mi­na­dos roles, acti­tu­des y com­por­ta­mien­tos para cada uno de los sexos, some­tien­do a crí­ti­cas a aque­llos que se des­vían del camino esta­ble­ci­do.

El con­tac­to per­ma­nen­te de los niños peque­ños con sus padres les pro­por­cio­na­rá la segu­ri­dad y la pre­pa­ra­ción sufi­cien­tes para enfren­tar­se en un futu­ro al mun­do que van a habi­tar, un mun­do que nece­si­ta de un sal­to gene­ra­cio­nal en el terreno de los prin­ci­pios y valo­res con­so­li­da­dos des­de el pro­pio hogar, des­de aque­llo que ense­ña­mos a nues­tros hijos y que les acom­pa­ña­rá duran­te toda su vida, por lo que nos encon­tra­mos ante nues­tra mayor res­pon­sa­bi­li­dad.

La mater­ni­dad a tiem­po com­ple­to y con­cre­ta­men­te la crian­za natu­ral, en nues­tros días supo­ne más bien un desa­fío, un reto y un enfren­ta­mien­to cons­tan­te con la socie­dad y sus impo­si­cio­nes. Des­de esta mater­ni­dad a tiem­po com­ple­to, muchas muje­res lucha­mos cada día con­tra los meca­nis­mos de adoc­tri­na­mien­to con los que cuen­ta el sis­te­ma, tales como la tele­vi­sión, el con­su­mis­mo o el ocio diri­gi­do y orga­ni­za­do, uti­li­za­dos con obje­to de disua­dir las con­cien­cias de los ver­da­de­ros pro­ble­mas de nues­tro mun­do, encon­trán­do­se entre los pri­me­ros de ellos el sexis­mo que sigue reco­rrien­do cada rin­cón de nues­tra socie­dad.

La mater­ni­dad, lejos de supo­ner una tra­ba para la libe­ra­ción de la mujer, repre­sen­ta más bien todo lo con­tra­rio. Con­tri­bu­ye a nues­tra rea­li­za­ción per­so­nal y como espe­cie, man­te­nién­do­nos vivas, y vivas tam­bién nues­tras espe­ran­zas de con­tri­buir a la trans­for­ma­ción de la socie­dad a tra­vés de los valo­res y acti­tu­des trans­mi­ti­dos a unos hijos cria­dos en con­di­cio­nes de igual­dad entre ambos sexos pero cons­cien­tes de todo lo que que­da por hacer aún y del papel que jue­ga la edu­ca­ción a este res­pec­to.

Nues­tras aspi­ra­cio­nes y pro­yec­tos per­so­na­les (que por otra par­te, a mi jui­cio, no dejan de ser un cons­truc­to más de la arti­fi­cia­li­dad de nues­tra cul­tu­ra, aun­que nos resul­te impo­si­ble aban­do­nar­los), segui­rán acom­pa­ñán­do­nos, y están pre­sen­tes en todo momen­to, espe­ran­do a ser rea­li­za­dos, sabien­do que no hemos renun­cia­do a ellos, sino que hemos deci­di­do pasar los pri­me­ros años de vida de nues­tros hijos jun­to a ellos, guia­das por el ins­tin­to natu­ral y no por los dic­tá­me­nes de la socie­dad.

Femi­nis­mo y mater­ni­dad, lejos de excluir­se mutua­men­te, son reali­da­des her­ma­na­das, pues la mater­ni­dad, ade­más de repor­tar­nos las mayo­res ale­grías ima­gi­na­das, nos brin­da la posi­bi­li­dad de man­te­ner­nos en la lucha, ata­can­do al sis­te­ma des­de la base, a tra­vés de todo lo que vamos a trans­mi­tir y ense­ñar a nues­tros hijos.

Con­clu­yo estas líneas mien­tras mi hija duer­me sobre mis rodi­llas y mi peque­ño mama incan­sa­ble de mi pecho, en fin, mien­tras ejer­zo mi mater­ni­dad a tiem­po com­ple­to, sin olvi­dar­me de quién soy, de lo que hemos deja­do atrás, lo que hemos con­se­gui­do y lo que aún que­da por hacer.

[1] BEAUVOIR, SIMONE, El segun­do sexo, Edi­cio­nes Cáte­dra, Madrid, 2005.

[2] GONZÁLEZ, CARLOS, Bésa­me mucho, Edi­cio­nes Temas de hoy, Madrid, 2009.

[3] GONZÁLEZ, CARLOS, Un rega­lo para toda la vida, Edi­cio­nes Temas de hoy, Madrid, 2009.

[4] LIEDLOFF, JEAN, El con­cep­to del con­ti­nuum: en bus­ca del bien­es­tar per­di­do, Ob Sto­re, Tene­ri­fe, 2009.

[5] ODENT, MICHEL, El bebé es un mamí­fe­ro, Ob Sta­re, Tene­ri­fe, 2007.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *