El mun­do con­de­na hoy, de nue­vo, el blo­queo a Cuba – José Miguel Arru­gae­ta

La Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das con­de­na­rá el día de hoy, por una amplí­si­ma mayo­ría, el blo­queo que, des­de 1962, el Gobierno de los EEUU man­tie­ne con­tra Cuba. Aun­que el ges­to no ten­drá mayor valor que el de cons­ta­tar la tris­te sole­dad de la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na en este lar­go dife­ren­do, tam­bién resul­ta momen­to opor­tuno para refle­xio­nar sobre un tema que, a fuer­za de jus­ti­cia pen­dien­te y reite­ra­ción del deli­to, sim­ple­men­te cla­ma al cie­lo.

La Reso­lu­ción 646, que apro­ba­rá hoy el foro más amplio y repre­sen­ta­ti­vo de la ONU esti­pu­la la nece­si­dad de que los EEUU de Nor­te­amé­ri­ca pon­gan fin al blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial que man­tie­nen, de mane­ra uni­la­te­ral e ile­gal, con­tra esta peque­ña nación del Cari­be.

Según la docu­men­ta­ción, que acom­pa­ña a la decla­ra­ción de la Asam­blea Gene­ral, esta polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na vio­la de mane­ra reite­ra­da impor­tan­tes acuer­dos inter­na­cio­na­les, más exac­ta­men­te la Con­ven­ción de Gine­bra (inci­so C Art. II), refe­ri­do al deli­to de geno­ci­dio por «actos de gue­rra eco­nó­mi­ca», la Decla­ra­ción de Dere­chos de la Gue­rra Marí­ti­ma, esta­ble­ci­dos por la Con­fe­ren­cia Naval de Lon­dres de 1909, y las regu­la­cio­nes inter­na­cio­na­les sobre espa­cios de radio-tele­vi­sión y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (en este aspec­to inclu­so se irres­pe­tan las leyes inter­nas de los pro­pios EEUU).

De más está decir que en este caso el «vio­la­dor» es el país más pode­ro­so del mun­do, por lo que resul­ta sen­ci­lla­men­te impen­sa­ble que ade­más de con­de­na­do moral­men­te sea san­cio­na­do por su reite­ra­da acti­tud, aje­na a toda nor­ma de con­vi­ven­cia inter­na­cio­nal, pero no por ello deja de ser nece­sa­rio seña­lar­lo, ya que este mis­mo país se empe­ña en cas­ti­gar, a veces con suma agre­si­vi­dad e insis­ten­cia, a quie­nes, según su cri­te­rio, vio­lan otras reso­lu­cio­nes o acuer­dos de ámbi­to inter­na­cio­nal, siem­pre y cuan­do los infrac­to­res no sean él mis­mo o su vie­jo, y entra­ña­ble ami­go, el esta­do de Israel.

A fuer­za de con­vi­vir con el tér­mino «blo­queo a Cuba», qui­zás sea momen­to apro­pia­do tam­bién para hacer, en apre­ta­da sín­te­sis, una tra­duc­ción lite­ral de en qué con­sis­te exac­ta­men­te esta polí­ti­ca de aco­so eco­nó­mi­co per­ma­nen­te. La mis­ma, por ejem­plo, impi­de todo tipo de comer­cio de expor­ta­ción-impor­ta­ción, entre Cuba y los EEUU. El blo­queo regu­la ade­más de mane­ra estric­ta y res­tric­ti­va los via­jes par­ti­cu­la­res y de todo tipo, de nacio­na­les y resi­den­tes, con un lar­go lis­ta­do de con­di­cio­nan­tes, prohi­bi­cio­nes, medi­das coer­ci­ti­vas y per­mi­sos, al mis­mo tiem­po que se con­tro­la de mane­ra exhaus­ti­va el envío de reme­sas fami­lia­res hacia Cuba.

En el aspec­to finan­cie­ro, el blo­queo impi­de a Cuba el uso del dólar nor­te­ame­ri­cano como mone­da de inter­cam­bio, cobro o pago, y por lo tan­to man­te­ner cuen­tas o rea­li­zar tran­sac­cio­nes con esa mone­da, medi­da que afec­ta no sólo a empre­sas comer­cia­les cuba­nas, o a ciu­da­da­nos indi­vi­dua­les resi­den­tes en la isla, sino tam­bién a cual­quier enti­dad que man­ten­ga rela­cio­nes comer­cia­les con Cuba. Con­se­cuen­te­men­te con esa medi­da, al país anti­llano se le impi­de el acce­so a cré­di­tos y finan­cia­mien­tos en los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les don­de el domi­nio nor­te­ame­ri­cano es aplas­tan­te, como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial y el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo.

Por si esto todo esto fue­ra poco, a par­tir del ini­cio de la déca­da de 1990, cuan­do los «exper­tos» daban por segu­ra la irre­me­dia­ble caí­da de la Revo­lu­ción, las leyes Torri­ce­lli y Helms-Bur­ton cerra­ron el lazo corre­di­zo, con­vir­tien­do el blo­queo en una ley de apli­ca­ción inter­na­cio­nal y extra­te­rri­to­rial, al impe­dir cual­quier tipo de comer­cio con sub­si­dia­rias nor­te­ame­ri­ca­nas en ter­ce­ros paí­ses, esta­ble­cer san­cio­nes a quie­nes invier­tan en Cuba, inclui­da su prohi­bi­ción de entra­da a los EEUU, y poner en vigor el veto, por seis meses, del dere­cho de atra­que en cual­quier puer­to de los EEUU a bar­cos que toquen puer­to cubano, trans­por­ten mer­can­cías a la nación cari­be­ña o sim­ple­men­te ten­gan algún tri­pu­lan­te de esta nacio­na­li­dad.

Para ter­mi­nar de cerrar esta tupi­da red de asfi­xia, a par­tir del 11‑S, la lla­ma­da Ley Patrio­ta de los EEUU esta­ble­ce un lis­ta­do uni­la­te­ral de paí­ses que supues­ta­men­te «apo­yan al terro­ris­mo inter­na­cio­nal», entre los cua­les, por supues­to, se inclu­ye anual­men­te el nom­bre de Cuba, por lo cual muchas enti­da­des ban­ca­rias y empre­sa­ria­les, sin ser nor­te­ame­ri­ca­nas, pre­fie­ren sen­ci­lla­men­te repre­sa­lias optan­do por elu­dir cual­quier rela­ción eco­nó­mi­ca con Cuba, pues a nadie duda de que la mano pelu­da del poder nor­te­ame­ri­cano es lar­ga y áspe­ra.

Duran­te todos estos lar­gos años el blo­queo de los Esta­dos Uni­dos le ha cos­ta­do a la eco­no­mía cuba­na un mon­to apro­xi­ma­do de algo más de cien mil millo­nes de dóla­res, o sea más de 2.000 millo­nes por año, eso sin aña­dir otras varia­bles, como pue­den ser la nor­mal depre­cia­ción de esa mone­da por el paso del tiem­po o su rela­ción de valor real con el oro, que subirían los núme­ros de mane­ra sus­tan­cial. En cual­quier caso, sólo el esti­ma­do más pru­den­te y aus­te­ro habla ya a las cla­ras de las serias afec­ta­cio­nes que una polí­ti­ca de este cor­te tie­nen en el des­en­vol­vi­mien­to nor­mal de cual­quier sis­te­ma eco­nó­mi­co.

Los diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos en Nacio­nes Uni­das repe­ti­rán hoy, sin nin­gu­na con­vic­ción, pues son muy cons­cien­tes de que es una bata­lla ideo­ló­gi­ca per­di­da, el repe­ti­do y mani­do argu­men­to de que es un tema «bila­te­ral», que sólo com­pe­te a los EEUU y Cuba, mien­tras deja­rán entre­ver que «Cuba sabe lo que tie­ne que hacer», o sea, ple­gar­se a las exi­gen­cias nor­te­ame­ri­ca­nas, ponien­do de mani­fies­to una vez más el sen­ti­do final de esta lar­ga «gue­rra no decla­ra­da»: el chan­ta­je des­ca­ra­do a la sobe­ra­nía de una nación, como si se tra­ta­se de un cas­ti­go ejem­plar, para que todo el mun­do copie que el ejer­ci­cio de la inde­pen­den­cia tie­ne un alto cos­to.

Como nove­dad en esta oca­sión, y para que vean que la polí­ti­ca de Barack Oba­ma sí «cam­bia» cosas, hay que con­sig­nar una cier­ta «libe­ra­ción» en el envío de dine­ro y via­jes fami­lia­res a Cuba, así como la auto­ri­za­ción, pre-medi­ta­da, de con­tra­ta­ción de algu­nos ser­vi­cios de Inter­net y tele­fo­nía móvil, des­de los EEUU, para ciu­da­da­nos cuba­nos que demues­tren ser ade­cua­dos, es decir, que no man­ten­gan rela­ción con su Gobierno ni con su régi­men social.

Para acom­pa­ñar cam­bios tan cla­ra­men­te «altruis­tas», la mis­ma admi­nis­tra­ción Oba­ma ha inver­ti­do, en el últi­mo año, un poco más de 30 millo­nes de dóla­res para man­te­ner una media de 2.000 horas sema­na­les entre emi­sio­nes radio­fó­ni­cas, y tele­vi­si­vas, amén de des­ti­nar otros 40 millo­nes de dóla­res para el «desa­rro­llo y pro­mo­ción de la socie­dad civil cuba­na», o sea, para la sub­ver­sión inter­na. Tema éste que es bueno sub­ra­yar en estos tiem­pos que corren, para que cuan­do algu­nos cali­fi­quen a la «opo­si­ción inter­na» como «mer­ce­na­rios», pien­sen que esta can­ti­dad, de 70 millo­nes de dóla­res, tie­ne des­ti­na­ta­rios con­cre­tos, con nom­bres, ape­lli­dos y cuen­tas corrien­tes.

El blo­queo nor­te­ame­ri­cano vie­ne acom­pa­ña­do con nume­ro­sos casos con­cre­tos y reales, que afec­tan direc­ta­men­te al con­jun­to de la pobla­ción cuba­na sin dis­tin­cio­nes en aspec­tos como la ali­men­ta­ción, la cul­tu­ra, el comer­cio exte­rior, la salud, la edu­ca­ción, el nor­mal fun­cio­na­mien­to ban­ca­rio… Sin embar­go, es en los ejem­plos más huma­nos don­de adquie­re su ver­da­de­ro sem­blan­te cri­mi­nal. Por eso a mí, como padre, me bas­ta y me sobra una peque­ña y dolo­ro­sa mues­tra: la nega­ti­va de ven­ta a Cuba del dis­po­si­ti­vo Amplatzen (de fabri­ca­ción y paten­te exclu­si­va nor­te­ame­ri­ca­na), que evi­ta el recha­zo orgá­ni­co y, por lo tan­to, la nece­si­dad de ciru­gía a cora­zón abier­to, ha «logra­do» que este año la lis­ta de espe­ra para tra­ta­mien­to de las gra­ves enfer­me­da­des en las que se apli­ca, se amplíe con cua­tro nue­vos pacien­tes. Se lla­man María Fer­nan­da Vidal, de cin­co años, Cyn­tia Soto Apon­te, de tres años, Mayu­li Pérez Ulboa de ocho años, y Lia­net D. Álva­rez, de cin­co.

Más allá de inten­cio­nes, decla­ra­cio­nes, o de varia­cio­nes en su apli­ca­ción, la reali­dad es que el blo­queo de los Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba se man­tie­ne y no va a variar a cor­to pla­zo, pues el pre­si­den­te Barack Oba­ma rati­fi­có el pasa­do 2 de sep­tiem­bre, por un año más, las 18 medi­das que están en su mano para sua­vi­zar­lo y atem­pe­rar­lo, ampa­ra­do en una lla­ma­da Ley de Comer­cio con el Enemi­go, que data de 1917. Yo no sé qué pen­sa­rá real­men­te este pre­si­den­te, al que evi­den­te­men­te le rega­la­ron un inme­re­ci­do pre­mio Nobel de la Paz, pero a mí me pare­ce más que evi­den­te que ni María Fer­nan­da, ni Cyn­tia, ni Mayu­li ni Lia­net son «enemi­gas» de nadie, ni cono­cen nada de dife­ren­cias polí­ti­cas. Ape­nas son unas niñas cuba­nas. El hecho de que hayan naci­do en su país es, al pare­cer, un gra­ve deli­to y son cas­ti­ga­das por ello; nos dicen que es para pre­ser­var los «intere­ses nacio­na­les» de los EEUU y pro­mo­ver los «dere­chos huma­nos», pero sólo es puro cinis­mo.

Por eso yo sus­cri­bo, más allá de cual­quier matiz o con­si­de­ra­ción, las argu­men­ta­cio­nes que pre­sen­ta este año el Gobierno cubano para soli­ci­tar la con­de­na inter­na­cio­nal a los Esta­dos Uni­dos, por esta polí­ti­ca geno­ci­da, y que hoy se hará reali­dad en la ONU: «El pre­si­den­te de los EEUU (…) no tie­ne volun­tad polí­ti­ca par pone

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *