Esta­do fran­cés, ¿Por qué las refi­ne­rías son las que lle­van la batu­ta?

Publi­ca­mos a con­ti­nua­ción un artícu­lo apa­re­ci­do en un medio perio­dís­ti­co de la ciu­dad de Dijon (Fran­cia). Es muy intere­san­te el artícu­lo por­que habla de los ante­ce­den­tes de la actual movi­li­za­ción. Mues­tra cómo los tra­ba­ja­do­res son cons­cien­tes de que un sólo sec­tor de ellos (bien sea los de la ener­gía, o bien los trans­por­tis­tas, por ejem­plo), pue­den para­li­zar el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía. Al mis­mo tiem­po, se entre­vé las dife­ren­cias en sec­to­res de la base y de dife­ren­tes fede­ra­cio­nes sin­di­ca­les (por ejem­plo, la rama quí­mi­ca de la CGT), que son par­ti­da­rias de un sin­di­ca­lis­mo de movi­li­za­ción, con res­pec­to a la direc­ción esta­tal de los sin­di­ca­tos (en este caso, la CGT esta­tal).

En el actual con­flic­to están deman­dan­do ya la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga inde­fi­ni­da por par­te de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios, empe­zan­do por la CGT y CFDT, que son quié­nes pue­den con­cre­tar dicha con­vo­ca­to­ria uni­ta­ria, con garán­tías de que pue­da ser segui­da de for­ma masi­va.

Los tra­ba­ja­do­res de las refi­ne­rías, a la cabe­za de las pro­tes­tas

¿Cómo se expli­ca este com­pro­mi­so? Char­les Fou­lard, coor­di­na­dor de la CGT en la empre­sa TOTAL, apun­ta a las pro­fe­sio­nes que por su par­ti­cu­lar peno­si­dad en el tra­ba­jo, se ven más direc­ta­men­te afec­ta­das por esta refor­ma de las pen­sio­nes:

Dos años más tra­ba­jan­do, esto no cue­la. Sabe­mos el cos­te que esto va a tener en tér­mi­nos de salud. Y el apar­ta­do que hace refe­ren­cia al ‘cese anti­ci­pa­do de la actividad’[jubilación anti­ci­pa­da] sólo a ‘títu­lo excepciona’l, nos hace temer un cues­tio­na­mien­to de los con­ve­nios de empre­sa.“

En 1995, los ferro­via­rios defen­dían ante todo los regí­me­nes espe­cia­les. Hoy los tra­ba­ja­do­res quí­mi­cos se sien­ten mucho más invo­lu­cra­dos.

Pero tam­bién hay otras razo­nes para este blo­queo, “nun­ca vis­to” des­de 1968 según la CGT esta­tal. El anun­cio del cie­rre de la refi­ne­ría de Flan­dres en mar­zo del 2010, recha­za­do des­pués por deci­sión judi­cial, ha demos­tra­do dos cosas. Por un lado, los tra­ba­ja­do­res fran­ce­ses se sien­ten muy ame­na­za­dos por la cons­truc­ción de refi­ne­rías en Ara­bia Sau­dí y en Asia. Por otro lado, estos asa­la­ria­dos asus­tan al Gobierno.

Si todos los alba­ñi­les se ponen en huel­ga, al Gobierno le da igual, sin­te­ti­za Mar­cel Cro­que­fer, dele­ga­do sin­di­cal de la CGT en la refi­ne­ría de Flan­dres de Dun­ker­que. Mien­tras que duran­te nues­tro movi­mien­to de febre­ro, vimos al Gobierno pre­so al páni­co ante la idea de que esto pudie­ra influir en las elec­cio­nes regio­na­les.”

Esta movi­li­za­ción ha actua­do como un dis­pa­ra­dor.

Nos hemos dado cuen­ta de nues­tro peso, de nues­tra capa­ci­dad para empren­der actua­cio­nes des­ta­ca­bles. Y las otras pro­fe­sio­nes tam­bién se han dado cuen­ta, pro­si­gue Mar­cel Cro­que­fer. Aho­ra reci­bi­mos miles de euros de emplea­dos de las PME (peque­ña y media­na empre­sa), de maes­tros, de inte­ri­nos del espec­tácu­lo, de gen­te que tra­ba­ja en las ofi­ci­nas de la región de Lille y que nos man­da dine­ro de for­ma espon­tá­nea dicien­do:

‘Yo, si me pon­go en huel­ga, no cam­bia nada. Pero voso­tros ¡No tenéis que tirar la toa­lla!’ Es una tipo de movi­li­za­ción total­men­te nove­do­sa. Esto está bien, pero al mis­mo tiem­po, cuan­tos más haga­mos huel­ga, más fuer­tes sere­mos.”

“Es un sec­tor don­de están los tíos mejor paga­dos”

En la CGT esta­tal, expli­can:

Es un sec­tor don­de los tíos están mejor paga­dos. Es más fácil así aguan­tar 15 días, que cuan­do se cobra el SMIC (sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal), sin pri­mas y sin paga extra­or­di­na­ria”.

Los tra­ba­ja­do­res quí­mi­cos no lo nie­gan.

Es ver­dad que aquí, nues­tros sala­rios más bajos ron­dan los 2200 euros, pri­mas inclui­das. Eso no qui­ta que ten­ga­mos que hacer fren­te a varios prés­ta­mos, y que siem­pre resul­ta difí­cil secun­dar la huel­ga”, expli­ca Mar­cel Cro­que­fer, quien nos con­fir­ma que sus tro­pas calien­tan múscu­los en vis­ta a futu­ros com­ba­tes en el sec­tor.

En teo­ría, la empre­sa Total (seis refi­ne­rías de las 12 exis­ten­tes en Fran­cia) se ha com­pro­me­ti­do a no aco­me­ter nin­gún cie­rre en los pró­xi­mos 5 años.

Pero nos pre­gun­ta­mos cada día cual será la pró­xi­ma en cerrar. Aho­ra mis­mo, se habla de la de Pro­ven­ce (Bou­che-du-Rhô­ne).”

En la Union Fran­ce­sa de indus­trias petro­le­ras (la Patro­nal), nos con­fir­man las difi­cul­ta­des que atra­vie­sa el sec­tor:

“Hay que adap­tar la herra­mien­ta a la deman­da ya que esta­mos en situa­ción de sobre-capa­ci­dad. El ambien­te está ten­so des­de el 27 de sep­tiem­bre, y des­de la huel­ga del Puer­to de Mar­se­lla con­tra la refor­ma por­tua­ria, que enfren­ta a la direc­ción del puer­to con los esti­ba­do­res. No nos olvi­de­mos que si en este momen­to hay des­abas­te­ci­mien­to, par­ti­cu­lar­men­te en el Sudes­te, es en gran par­te por esta huel­ga. Allí se han suma­do estas pri­me­ras rei­vin­di­ca­cio­nes a las de las pen­sio­nes” , expli­ca la Patro­nal.

Según Sophie Beroud (pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Lyon‑2), espe­cia­lis­ta del movi­mien­to social, tam­bién “había que ocu­par un espa­cio”:

Los ferro­via­rios de la CGT y de SUD emplea­ron algu­nas de sus fuer­zas mili­tan­tes des­de prin­ci­pios de año en movi­mien­tos que no aca­ba­ron. Había, pues, un espa­cio que col­mar. Y ha sido la fede­ra­ción petro­quí­mi­ca, una fede­ra­ción dura y favo­ra­ble a la lucha de cla­ses, la que ha ocu­pa­do esta posi­ción, pues­to que el movi­mien­to de febre­ro-mar­zo ya había crea­do una diná­mi­ca inter­na. Ya, en ese momen­to, se empe­za­ron a for­mar los enla­ces y apo­yos entre las dife­ren­tes refi­ne­rías.

De pron­to, a dife­ren­cia de los movi­mien­tos de 1995, 2003 y 2006, es una par­te del sec­tor pri­va­do la que se con­vier­te en el motor del actual movi­mien­to:

A prin­ci­pios de 1996, los trans­por­tis­tas se habían movi­li­za­do bas­tan­te. Pero éste no era un movi­mien­to inter­pro­fe­sio­nal, recuer­da Sophie Beroud. Aho­ra, es un movi­mien­to cla­ve por­que es el que más moles­ta al Gobierno. Y si vol­vie­ran a fun­cio­nar las refi­ne­rías, eso sería un gol­pe muy duro para la movi­li­za­ción.”

En este con­tex­to, la CGT esta­tal se nie­ga a todo pro­nós­ti­co sobre el futu­ro de esta movi­li­za­ción. Dice apo­yar­la sin reser­vas, a la vez que expli­ca que no hay que cir­cuns­cri­bir­se a las refi­ne­rías. Tam­po­co Mar­cel Cro­que­fer quie­re pole­mi­zar. Pero expli­ca.

Des­de los pri­me­ros años 2000 se teme en las refi­ne­rías que la posi­ción mode­ra­da de la CGT esta­tal nos ter­mi­ne per­ju­di­can­do. Noso­tros hemos per­ma­ne­ci­do en la cul­tu­ra del com­ba­te, no en la del com­pro­mi­so. Si noso­tros tira­mos la toa­lla, ¿Quién lucha­rá? ...”


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *