Difi­cul­ta­des neo­clá­si­cas deba­jo de la alfom­bra – Rolan­do Asta­ri­ta

En un comen­ta­rio que Eze­quiel envió hace unos días a este blog, cuen­ta que un ami­go, eco­no­mis­ta recién egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Tella, des­es­ti­mó la impor­tan­cia de la vie­ja crí­ti­ca de los key­ne­sia­nos y ricar­dia­nos a la teo­ría neo­clá­si­ca del capi­tal, por­que se tra­ta­ba de una polé­mi­ca “vie­ja” y “los méto­dos actua­les son dis­tin­tos”. No es la pri­me­ra ver que escu­cho esta excu­sa ni será la últi­ma. Es una for­ma de man­te­ner la tran­qui­li­dad espi­ri­tual, y evi­tar­se pro­ble­mas. Recuer­do que hace ya algu­nos años, un pro­fe­sor de micro­eco­no­mía me pedía que, por favor, no expli­ca­ra la crí­ti­ca de Cam­brid­ge a mis alum­nos (muchos com­par­tían los cur­sos), por­que “me vas a gene­rar un lío”. Por eso, para que con­ti­núe la cal­ma chi­cha, los manua­les y cur­sos elu­den la cues­tión. A lo sumo, en algu­nos cur­sos de Cre­ci­mien­to se pre­sen­ta a los alum­nos la polé­mi­ca, como si fue­ra una curio­si­dad de la his­to­ria del pen­sa­mien­to. Pero en tex­tos moder­nos de cre­ci­mien­to, el tema ni se men­cio­na. Sala i Mar­tin, Barro, Romer, los “popes” actua­les de cre­ci­mien­to, pasan olím­pi­ca­men­te por alto los cues­tio­na­mien­tos a la fun­ción de pro­duc­ción neo­clá­si­ca. Aun­que no por ello se pri­van de uti­li­zar la fun­ción como base para sus razo­na­mien­tos. En tex­tos y cur­sos jamás se comu­ni­ca a los alum­nos que la crí­ti­ca a la fun­ción de pro­duc­ción neo­clá­si­ca, y a la teo­ría del capi­tal, nun­ca pudo ser res­pon­di­da por los neo­clá­si­cos.

En este res­pec­to es nece­sa­rio tam­bién hacer men­ción a Macro­eco­no­mía de Blan­chard y Pérez Enrri, que se ha con­ver­ti­do en “el” manual de macro de nues­tras Uni­ver­si­da­des. Alum­nos, e inclu­so docen­tes, me han mani­fes­ta­do que este tex­to no ape­la al arse­nal neo­clá­si­co, e inclu­so es “hete­ro­do­xo”. Pero esto no es cier­to. Blan­chard y Pérez Enrri rei­vin­di­can la fun­ción de pro­duc­ción neo­clá­si­ca, con todo lo que ello impli­ca: ren­di­mien­tos cons­tan­tes a esca­la; ren­di­mien­tos decre­cien­tes del capi­tal y del tra­ba­jo; tec­no­lo­gía con­ce­bi­da como ges­tión, orga­ni­za­ción y sofis­ti­ca­ción de los mer­ca­dos, más segu­ri­dad jurí­di­ca y cli­ma polí­ti­co (véa­se pp. 492 – 493), más un con­cep­to de capi­tal que está “en el lim­bo”. En este mar­co, Blan­chard y Pérez Enrri dicen que el mode­lo de Solow “ha resul­ta­do ser útil y sóli­do”. Pero este mode­lo se basa ente­ra­men­te en la fun­ción de pro­duc­ción neo­clá­si­ca. ¿Alguien pue­de expli­car­me qué hay aquí de “hete­ro­do­xia”? Cons­ta­ta­mos, por otra par­te, que los “méto­dos nue­vos” siguen basán­do­se en los “méto­dos vie­jos” (la fun­ción de pro­duc­ción), mal que le pese al egre­sa­do de la uni­ver­si­dad Di Tella.

Por supues­to, la for­ma­ción de los Blan­chard, Sala i Mar­tin y Romer se refle­ja en la pro­duc­ción de los eco­no­mis­tas. Can­ti­dad de egre­sa­dos rea­li­zan sus espe­cia­li­za­cio­nes y enca­ran pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción des­de estos fun­da­men­tos teó­ri­cos. Así, por ejem­plo muchí­si­mos estu­dios sobre cre­ci­mien­to y desa­rro­llo tra­tan de dilu­ci­dar en qué medi­da la “acu­mu­la­ción de los fac­to­res” y la “pro­duc­ti­vi­dad total de los fac­to­res” con­tri­bu­yen al cre­ci­mien­to de los paí­ses. La crí­ti­ca de Cam­brid­ge demos­tró que todo esto care­ce de sen­ti­do, pero el esta­blish­ment aca­dé­mi­co está muy intere­sa­do en man­te­ner la anti­gua crí­ti­ca de Cam­brid­ge deba­jo de la alfom­bra. Sin embar­go, la cues­tión sigue res­pi­ran­do por deba­jo de la alfom­bra; y va a esta­llar algún día, como nos lo recuer­da un artícu­lo de Avio Cohen y G. C. Har­court, publi­ca­do en el Jour­nal of Eco­no­mic Pers­pec­ti­ves, en 2003. Dada la impor­tan­cia del tema, y del Jour­nal que publi­ca este paper, resu­mo sus plan­teos más impor­tan­tes, con la espe­ran­za de que ani­me a estu­dian­tes y jóve­nes eco­no­mis­tas a inte­re­sar­se por la cues­tión.

El deba­te en retros­pec­ti­va

“Wha­te­ver Hap­pe­ned to the Cam­brid­ge Capi­tal Theory Con­tro­ver­sies?” de Cohen y Har­court (Jour­nal of Eco­no­mic Pers­pec­ti­ves, 2003, vol. 17, pp. 199 – 213) comien­za recor­dan­do el famo­so pasa­je en el que Joan Robin­son, en su artícu­lo abría fue­go con­tra la fun­ción de pro­duc­ción:

“Al estu­dian­te de teo­ría eco­nó­mi­ca se le ense­ña a escri­bir x = f(L, K), sien­do L la can­ti­dad de tra­ba­jo, K una can­ti­dad de capi­tal y x una tasa de out­put de mer­can­cías. Se le alec­cio­na a supo­ner que todos los tra­ba­ja­do­res son igua­les y a medir L en hom­bres-hora de tra­ba­jo; se le men­cio­na la exis­ten­cia de un pro­ble­ma de núme­ros índi­ces en cuan­to a la elec­ción de una uni­dad de out­put; y lue­go se le apre­mia a pasar al pro­ble­ma siguien­te, con la espe­ran­za de que se le olvi­da­rá pre­gun­tar en qué uni­da­des se mide K. Antes de que lle­gue a pre­gun­tár­se­lo, ya será pro­fe­sor y de ese modo se va trans­mi­tien­do de gene­ra­ción en gene­ra­ción unos hábi­tos de pen­sa­mien­to poco rigu­ro­sos”.

Estas líneas fue­ron publi­ca­das en la Review of Eco­no­mic Stu­dies 1953 – 4, y des­de enton­ces la situa­ción en los cur­sos de eco­no­mía sigue más o menos igual. Hoy miles de estu­dian­tes se reci­ben sin haber­se pre­gun­ta­do jamás en qué se mide el capi­tal, ni haber refle­xio­na­do acer­ca del sig­ni­fi­ca­do que pue­da tener esta pre­gun­ta para el con­cep­to de capi­tal. Con­ti­núa per­pe­tuán­do­se así el hábi­to “poco rigu­ro­so” de pen­sa­mien­to, del que habla­ba Robin­son. Como dicen CyH, actual­men­te los neo­clá­si­cos tra­tan de disi­mu­lar aque­lla crí­ti­ca dicien­do que la polé­mi­ca fue “una tor­men­ta en un vaso de té”. Por este moti­vo, cuan­do en los ochen­ta se lan­za­ron las teo­rías de cre­ci­mien­to endó­geno y ciclo real de nego­cios, sus auto­res uti­li­za­ron las fun­cio­nes agre­ga­das de pro­duc­ción como si nun­ca hubie­ra exis­ti­do la con­tro­ver­sia. Sin embar­go, sos­tie­nen CyH, el deba­te invo­lu­cra­ba cues­tio­nes pro­fun­das, que no están resuel­tas, y por eso mis­mo “inevi­ta­ble­men­te van a hace erup­ción en una con­tro­ver­sia futu­ra”. Expli­ca­mos bre­ve­men­te el cen­tro de la vie­ja crí­ti­ca de Cam­brid­ge.

El nudo del pro­ble­ma

Par­ti­mos de la fun­ción de pro­duc­ción, tal como se ense­ña en cual­quier cur­so bási­co de micro, Q = f(K,L), don­de Q es pro­duc­to, K capi­tal y L tra­ba­jo.

La teo­ría dice que la tasa de retorno (la tasa de inte­rés) del capi­tal es igual a la pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal físi­ca del capi­tal, y los ren­di­mien­tos de éste son decre­cien­tes. De la mis­ma mane­ra, el sala­rio es igual a la pro­duc­ti­vi­dad físi­ca del tra­ba­jo, y los ren­di­mien­tos tam­bién son decre­cien­tes.

Por lo tan­to, a mayor can­ti­dad de capi­tal, menor pro­duc­to mar­gi­nal del capi­tal adi­cio­nal, y menor tasa de inte­rés. En con­se­cuen­cia, a medi­da que aumen­ta la acu­mu­la­ción aumen­ta la rela­ción K/​Q, y baja el nivel de con­su­mo sus­ten­ta­ble per cápi­ta. En base a lo ante­rior, enton­ces, se expli­ca la dis­tri­bu­ción del ingre­so entre tra­ba­ja­do­res y capi­tal. El pre­cio de los ser­vi­cios del capi­tal (= tasa de inte­rés) depen­de de la esca­sez del capi­tal y de su pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal; el pre­cio del ser­vi­cio del tra­ba­jo (= sala­rio) depen­de de la esca­sez del tra­ba­jo y su pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal. En este razo­na­mien­to siem­pre las varia­cio­nes de las can­ti­da­des del capi­tal o el tra­ba­jo gene­ran cam­bios inver­sos en los pre­cios.

¿Cuál es el pro­ble­ma irre­so­lu­ble en todo esto? Para res­pon­der esta pre­gun­ta tene­mos que recor­dar que cuan­do se habla de pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal del capi­tal siem­pre se está hablan­do de pro­duc­ti­vi­dad físi­ca. Esto es, una cier­ta can­ti­dad físi­ca de capi­tal da como resul­ta­do una cier­ta can­ti­dad físi­ca de out­put. Lo cual sig­ni­fi­ca que deben agre­gar­se bie­nes de capi­tal hete­ro­gé­neos. Por caso, hay que agre­gar a torno + b vari­llas de hie­rro + c can­ti­dad de elec­tri­ci­dad que da lugar a j can­ti­dad de out­put. Pero no hay mane­ra de sumar torno, vari­llas de hie­rro y kilo­va­tios de elec­tri­ci­dad. Por eso el úni­co recur­so es uti­li­zar los pre­cios. Sin embar­go los pre­cios del torno, de las vari­llas de hie­rro y la elec­tri­ci­dad depen­den de la tasa de inte­rés y de los sala­rios (varia­cio­nes de tasa de inte­rés y sala­rios modi­fi­can los pre­cios rela­ti­vos). Por lo tan­to, para agre­gar el capi­tal nece­si­ta­mos cono­cer la tasa de inte­rés. Con lo cual hemos lle­ga­do a un razo­na­mien­to cir­cu­lar, por­que con la fun­ción de pro­duc­ción se pro­cu­ra­ba ave­ri­guar la tasa de inte­rés, pero es nece­sa­ria la tasa de inte­rés para obte­ner la can­ti­dad de capi­tal. En tér­mi­nos del grá­fi­co de la fun­ción de pro­duc­ción, si en el eje de abs­ci­sas se colo­ca k (capi­tal por obre­ro) y el eje de las orde­na­das y (pro­duc­to por obre­ro), nece­si­ta­mos la tasa de inte­rés para saber qué can­ti­da­des de capi­tal pone­mos en el eje de abs­ci­sas. Pero la fun­ción de pro­duc­ción supues­ta­men­te nos iba a dar la tasa de inte­rés.

El razo­na­mien­to tam­bién se pue­de hacer de la siguien­te mane­ra. Si que­re­mos saber el pre­cio de capi­tal, pode­mos par­tir de su cos­to de pro­duc­ción. Pero dado que la pro­duc­ción requie­re tiem­po, el cos­to está influen­cia­do por la tasa de inte­rés. De mane­ra que no se pue­de saber el pre­cio del capi­tal sin tener la tasa de inte­rés. Alter­na­ti­va­men­te, si se sos­tie­ne (como acos­tum­bran los neo­clá­si­cos) que el pre­cio del capi­tal es igual al valor pre­sen­te de los flu­jos de ingre­sos futu­ros, hay que cono­cer la tasa de inte­rés para cal­cu­lar el valor pre­sen­te. Todo con­du­ce a con­cluir que no hay mane­ra de medir el capi­tal en tér­mi­nos físi­cos; por lo tan­to no hay mane­ra de enten­der de cons­truir la fun­ción de pro­duc­ción, en la que se basan las teo­rías de macro­eco­no­mía y cre­ci­mien­to neo­clá­si­cas.

A par­tir de aquí, se pue­den plan­tear otros pro­ble­mas. En par­ti­cu­lar, que no exis­te, como afir­ma la eco­no­mía neo­clá­si­ca, una rela­ción monó­to­na e inver­sa entre la tasa de inte­rés y la can­ti­dad de capi­tal por tra­ba­ja­dor. Por ejem­plo, supon­ga­mos una eco­no­mía en la que exis­ten dos téc­ni­cas, α y β, sien­do β una téc­ni­ca que impli­ca una can­ti­dad más baja de capi­tal por tra­ba­ja­dor. Al tomar­se el sis­te­ma de con­jun­to, pue­de demos­trar­se que α pue­de ser más ren­ta­ble a un deter­mi­na­do tipo de bene­fi­cios; lue­go, a un bene­fi­cio más alto, la téc­ni­ca β pasa a ser más ren­ta­ble; pero a un bene­fi­cio aún más alto, α vuel­ve a ser más ren­ta­ble. Esto es, la mis­ma téc­ni­ca pue­de retor­nar, lue­go de haber­se des­car­ta­do, al modi­fi­car­se el tipo de bene­fi­cio. Lo cual con­tra­di­ce la teo­ría neo­clá­si­ca sobre que exis­te una rela­ción monó­to­na e inver­sa entre tipo de bene­fi­cio y can­ti­dad de capi­tal, y entre tipo de bene­fi­cio y pro­duc­to neto por tra­ba­ja­dor.

Una eco­no­mía sin tiem­po

Como recuer­dan CyH, los auto­res de Cam­brid­ge tam­bién cri­ti­ca­ron la fal­ta de dimen­sión his­tó­ri­ca de la eco­no­mía neo­clá­si­ca. En pala­bras de Joan Robin­son, la real fuen­te de pro­ble­mas es la con­fu­sión de los neo­clá­si­cos entre la com­pa­ra­ción de posi­cio­nes de equi­li­brio y el pro­ce­so real de acu­mu­la­ción. Por este moti­vo Robin­son plan­teó en la agen­da de inves­ti­ga­cio­nes y deba­tes lo que hoy se lla­man equi­li­brios depen­dien­tes del sen­de­ro. Esto es, el mis­mo pro­ce­so del movi­mien­to tie­ne un efec­to en el des­tino del movi­mien­to, de mane­ra que no exis­te una posi­ción de equi­li­brio de lar­go pla­zo que exis­ta inde­pen­dien­te­men­te del cur­so que la eco­no­mía está lle­van­do en una fecha par­ti­cu­lar. Robin­son con­si­de­ra­ba que esta crí­ti­ca meto­do­ló­gi­ca era aún más impor­tan­te que la del retorno de las téc­ni­cas.

Agre­gue­mos en este pun­to que la eco­no­mía del equi­li­brio gene­ral (el ver­da­de­ro fun­da­men­to de la micro neo­clá­si­ca, sobre la que se ele­va todo el edi­fi­cio) de hecho tie­ne que supri­mir el tiem­po. Esto apa­re­ce explí­ci­to en el mis­mo Wal­ras, y pre­ci­sa­men­te en el momen­to en que abor­da el mer­ca­do labo­ral. Es que no hay mane­ra de deter­mi­nar el sala­rio real si no se deter­mi­nan al mis­mo tiem­po todas las demás varia­bles que per­mi­ten deter­mi­nar­lo. La razón es sim­ple. Si el sala­rio real es igual a la pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal, y ésta se modi­fi­ca con el nivel de empleo, es nece­sa­rio cono­cer el nivel de empleo para deter­mi­nar el sala­rio real. Pero para cono­cer el nivel de empleo es nece­sa­rio cono­cer el nivel de pro­duc­ción; para lo cual (si ha de haber equi­li­brio) es nece­sa­rio cono­cer la deman­da; que a su vez depen­de del ingre­so; que a su vez depen­de del sala­rio real, con lo que lle­ga­mos al pun­to de par­ti­da. Razón por la cual Wal­ras eli­mi­na el tiem­po eco­nó­mi­co, y todo (nivel de empleo, nivel de gas­to que están dis­pues­tos a rea­li­zar los tra­ba­ja­do­res, nivel de pro­duc­ción que esta­ble­ce­rán los empre­sa­rios para satis­fa­cer esa deman­da, etc.) se deci­de, con el subas­ta­dor, simul­tá­nea­men­te. ¿Cómo es posi­ble enten­der el pro­ce­so de acu­mu­la­ción del capi­tal en una eco­no­mía sin tiem­po?

Cues­tión de fe y de metá­fo­ras

El ata­que de Cam­brid­ge Ingla­te­rra no pudo ser res­pon­di­do por los neo­clá­si­cos. Solow sen­ci­lla­men­te eli­mi­nó el pro­ble­ma supo­nien­do una eco­no­mía que pro­du­ce un solo bien, uti­li­zan­do ese mis­mo bien. Esto es, supu­so una eco­no­mía “capi­ta­lis­ta” en la que no hay inter­cam­bios. En defen­sa de este pro­ce­di­mien­to expli­có que “si dios hubie­ra que­ri­do que hubie­ra más de dos fac­to­res de pro­duc­ción, nos hubie­ra hecho más fácil dibu­jar dia­gra­mas en tres dimen­sio­nes” (cita­do por CyH). Alter­na­ti­va­men­te, Solow, y otros, tam­bién deci­die­ron recu­rrir a las metá­fo­ras: el capi­tal es masi­lla, mecano, gela­ti­na o cual­quier otro mate­rial que pudie­ra mol­dear­se a volun­tad, y fue­ra homo­gé­neo. Una mane­ra de resol­ver la agre­ga­ción… eli­mi­nan­do la agre­ga­ción. Samuel­son por su par­te inten­tó elu­dir los pro­ble­mas inven­tan­do una eco­no­mía en la cual la com­po­si­ción del capi­tal (esto es, la rela­ción entre el tra­ba­jo y los medios de pro­duc­ción) fue­ra la mis­ma en todas las ramas. Una eco­no­mía que no exis­te.

Impo­ten­te para res­pon­der, siguen CyH, hacia fines de la déca­da de 1970 la eco­no­mía neo­clá­si­ca se refu­gió en los mode­los de equi­li­brio gene­ral, sin que la fun­ción de pro­duc­ción, o la fun­ción neo­clá­si­ca de deman­da de capi­tal obtu­vie­ra por eso res­pal­do alguno. Para los auto­res de Cam­brid­ge Ingla­te­rra, el pro­ble­ma de fon­do resi­día en la inca­pa­ci­dad de los neo­clá­si­cos de expli­car el exce­den­te (su ori­gen y natu­ra­le­za); su fal­ta de con­cep­to de qué es capi­tal; y tam­bién el aban­dono de la pers­pec­ti­va de los clá­si­cos, para quie­nes el pro­ble­ma eco­nó­mi­co fun­da­men­tal no pasa­ba por la asig­na­ción ópti­ma de recur­sos esca­sos entre fines alter­na­ti­vos (como sos­tie­nen los neo­clá­si­cos), sino por el pro­ce­so cir­cu­lar (o en espi­ral) de la acu­mu­la­ción de capi­tal, a tra­vés de la rein­ver­sión del exce­den­te. Más en gene­ral, en el enfo­que neo­clá­si­co el cen­tro de la esce­na lo ocu­pan los indi­vi­duos que opti­mi­zan entre el con­su­mo pre­sen­te y futu­ro (y el aho­rro va siem­pre a la inver­sión). En el enfo­que hete­ro­do­xo, la his­to­ria pasa por las deci­sio­nes de las empre­sas de qué hacer con el exce­den­te. La teo­ría neo­clá­si­ca tie­ne por cen­tro al “agen­te” (áto­mo ais­la­do); en Ricar­do o Marx, el cen­tro son las cla­ses socia­les. En Marx, en par­ti­cu­lar, el com­por­ta­mien­to y la racio­na­li­dad del “agen­te” están deter­mi­na­das (o con­di­cio­na­das) por las rela­cio­nes socia­les en las que está inmer­so.

Una reso­lu­ción ambi­gua

A pesar de las difi­cul­ta­des para res­pon­der a los crí­ti­cos, CyH mues­tran que los neo­clá­si­cos se man­tu­vie­ron en sus posi­cio­nes. El mode­lo “a lo Solow”, de una sola mer­can­cía, per­ma­ne­ció intac­to y se cons­ti­tu­yó en la base para los estu­dios empí­ri­cos. Los datos que obte­nían Solow y otros auto­res neo­clá­si­cos de sus tra­ba­jos empí­ri­cos siem­pre podían ser con­si­de­ra­dos como gene­ra­dos por el mode­lo sim­ple sub­ya­cen­te, en diver­sas apro­xi­ma­cio­nes. Los mode­los teó­ri­cos enton­ces pro­veían las intui­cio­nes y la base para el tra­ba­jo empí­ri­co, y en ese sen­ti­do segui­rían sien­do heu­rís­ti­ca­men­te impor­tan­tes (Nota: en una pró­xi­ma nota tra­ta­re­mos por qué algu­nos resul­ta­dos empí­ri­cos, como los cálcu­los sobre la pro­duc­ti­vi­dad total de los fac­to­res pare­cen enca­jar en lo que dice la teo­ría neo­clá­si­ca sobre la fun­ción de pro­duc­ción). En cuan­to a los auto­res de Cam­brid­ge Ingla­te­rra, no desa­rro­lla­ron, según CyH, un con­jun­to de herra­mien­tas teó­ri­cas alter­na­ti­vas para supe­rar las limi­ta­cio­nes del equi­li­brio neo­clá­si­co. Como ade­lan­ta­mos al comien­zo, en la actua­li­dad la fun­ción de pro­duc­ción neo­clá­si­ca se uti­li­za pro­fu­sa­men­te en los mode­los endó­ge­nos, que jun­to al de Solow, cons­ti­tu­yen el sus­ten­to de los cur­sos de “Cre­ci­mien­to”.

El tema sigue laten­te

Correc­ta­men­te CyH sos­tie­nen que las con­tro­ver­sias de Cam­brid­ge no fue­ron una tor­men­ta en un vaso de agua. La teo­ría del capi­tal no pue­de con­si­de­rar­se una sec­ción sepa­ra­da de la teo­ría eco­nó­mi­ca. El deba­te sobre el capi­tal invo­lu­cra­ba cues­tio­nes cla­ves, tales como la natu­ra­le­za y jus­ti­fi­ca­ción de la ganan­cia del capi­tal, los enfo­ques sobre la acu­mu­la­ción, las limi­ta­cio­nes del aná­li­sis del equi­li­brio gene­ral. Todas estas cues­tio­nes no se han res­pon­di­do, sim­ple­men­te se ente­rra­ron (y muchos auto­res de Cam­brid­ge murie­ron, entre tan­to). Pero, con­clu­yen CyH, cuan­do los eco­no­mis­tas deci­dan vol­ver ahon­dar, vol­ve­rán a ser revi­sa­das.

Per­so­nal­men­te, no ten­go espe­ran­zas en que los eco­no­mis­tas de la corrien­te prin­ci­pal se deci­dan a “vol­ver a ahon­dar” estas cues­tio­nes. No quie­ren hacer­lo por­que no saben cómo defen­der lo que dicen, y por­que hay mucho en jue­go: no solo pres­ti­gio y posi­cio­nes aca­dé­mi­cas, sino tam­bién, y más impor­tan­te, una gigan­tes­ca cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca des­ti­na­da a ocul­tar la natu­ra­le­za y el ori­gen del exce­den­te del que se apro­pia la cla­se domi­nan­te. Pero el tema, estoy segu­ro, inte­re­sa­rá a la gen­te con ansias de avan­zar en el cono­ci­mien­to; a aque­llos que se rigen por sus jui­cios, y no por pre­jui­cios aca­dé­mi­ca­men­te esta­ble­ci­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *