Rein­ven­tan­do las Nacio­nes Uni­das – Miguel D´Escoto

4 de octu­bre, 2010. Día de las Nacio­nes Uni­das. Des­de que dejé mi pues­to como Pre­si­den­te de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, el 14 de sep­tiem­bre de 2009, he esta­do tra­ba­jan­do en una Pro­pues­ta de Rein­ven­ción de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das. Esa Pro­pues­ta pron­to la esta­re­mos presentando.

Yo me encuen­tro entre los con­ven­ci­dos que hoy más que nun­ca el mun­do está nece­si­tan­do una ver­da­de­ra Nacio­nes Uni­das que nos una a todos los pue­blos y gobier­nos del mun­do en la defen­sa del dere­cho a la vida y de todos los otros dere­chos inalie­na­bles de los seres huma­nos indi­vi­dual­men­te y de la huma­ni­dad en su con­jun­to, de todos los seres vivien­tes, de la natu­ra­le­za en gene­ral y de la Madre Tie­rra. Lo que tene­mos aho­ra por Nacio­nes Uni­das es un frau­de, es una far­sa, es una gran men­ti­ra por­que hay quie­nes se han empe­ña­do en viciar­la más allá de cual­quier refor­ma posible.

Y digo esto por­que es evi­den­te que den­tro de la Orga­ni­za­ción tene­mos a un Esta­do Miem­bro, el más influ­yen­te, por rico y mili­tar­men­te pode­ro­so, que ha logra­do per­sua­dir a otros Miem­bros, prin­ci­pal­men­te del lla­ma­do pri­mer mun­do, a tra­ba­jar por una agen­da radi­cal­men­te dife­ren­te a la agen­da de Paz, res­pe­to y armo­nía entre todos los Esta­dos Miem­bros, res­pe­tan­do siem­pre su igual­dad sobe­ra­na que la Car­ta con­sig­na como su pri­mer prin­ci­pio. Ese Esta­do Miem­bro se com­por­ta como due­ño y señor de la Orga­ni­za­ción y sus “nego­cia­cio­nes” no son más que ame­na­zas, repre­sa­lias e ingen­tes cam­pa­ñas difa­ma­to­rias que sólo podría­mos cali­fi­car de terro­ris­mo mediático.

Para que Nacio­nes Uni­das lle­gue a ser una Orga­ni­za­ción autén­ti­ca se nece­si­ta­ría que todos los Esta­dos Miem­bros, y par­ti­cu­lar­men­te los más pode­ro­sos e influ­yen­tes, estu­vie­ran real­men­te com­pro­me­ti­dos con la Paz mun­dial, la erra­di­ca­ción de las gue­rras, del ham­bre y la pobre­za de este mun­do. Esos, des­pués de todo, fue­ron los obje­ti­vos por los cua­les las Nacio­nes Uni­das fue crea­da y, al sus­cri­bir su Car­ta, los Esta­dos Miem­bros, se com­pro­me­tie­ron a dedi­car sus mejo­res esfuer­zos por lograr esos propósitos.

Des­de hace ya más de trein­ta años, por lo menos, se sabe que la erra­di­ca­ción del ham­bre y la pobre­za extre­ma ya no es una uto­pía inal­can­za­ble. Se cuen­ta con los recur­sos y los cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­co-téc­ni­cos para lograr­lo. Lo úni­co que hace fal­ta es la volun­tad polí­ti­ca de vivir en her­man­dad, de amar­nos los unos a los otros y de estar siem­pre a la altu­ra de las exi­gen­cias de la soli­da­ri­dad huma­na. Nece­si­ta­ría­mos tam­bién la volun­tad polí­ti­ca para estar a la altu­ra de las exi­gen­cias del res­pe­to, amor y cui­do de todo lo vivien­te y de nues­tra Madre Tierra.

Con­si­de­ro que no hay duda de que la mayor par­te de los pue­blos del mun­do anhe­lan la Paz y la con­si­de­ran el bien supre­mo hacia el cual debe­mos tra­ba­jar. No obs­tan­te, exis­te, como ya hemos dicho, un Esta­do para el cual el bien supre­mo, el que le da razón a su exis­ten­cia, no es la Paz, sino el poder. Un poder de domi­na­ción y aplas­ta­mien­to que sólo podría­mos cali­fi­car de dia­bó­li­co, ya que no exis­te medio, por vio­len­to y cri­mi­nal que sea, que este Esta­do, al que nor­mal­men­te lla­ma­mos sim­ple­men­te Impe­ria­lis­mo, no esté dis­pues­to a uti­li­zar para lograr su obje­ti­vo de Full Spec­trum Domi­nan­ce (Domi­nio de Espec­tro Total), nom­bre dado por el pro­pio Pen­tá­gono a la estra­te­gia mili­tar para lograr el con­trol de todo el pla­ne­ta y más allá. Este, obvia­men­te, es un obje­ti­vo que otros ya habían inten­ta­do antes, sin poder jamás lograr­lo. Según el pro­pio Pen­tá­gono, la agen­da de este obje­ti­vo es con­tro­lar­lo todo y en todas par­tes, inclu­yen­do los mares, tie­rra, aire e, inclu­so, el espa­cio exte­rior y el ciberespacio.

Cuan­do habla­mos de este tipo de ambi­cio­nes demen­cia­les, se hace difí­cil impe­dir que ven­gan a la men­te memo­rias de hechos tan con­de­na­bles y per­ver­sos como todos los rela­cio­na­dos con Hitler, que nun­ca podrán ser sufi­cien­te­men­te con­de­na­dos. No obs­tan­te, no es nin­gu­na exa­ge­ra­ción afir­mar que Hitler, con todo el mal que hizo, nun­ca pudo haber cau­sa­do tan­to daño a la huma­ni­dad como el que Esta­dos Uni­dos ya ha cau­sa­do y sigue expo­nen­cial­men­te cau­san­do, has­ta el pun­to de poner en peli­gro la con­ti­nua­ción de la espe­cie huma­na y de la mayor par­te de la vida en la Tie­rra. Esta­dos Uni­dos, sus alia­dos y la OTAN son mil veces más peli­gro­sos y con­de­na­bles que el pro­pio Hitler.

Por lo tan­to, no deja de resul­tar difí­cil, por desea­ble que sea, ima­gi­nar­nos a unos Esta­dos Uni­dos dife­ren­te, inte­gra­do al res­to de la fami­lia huma­na, tra­ba­jan­do por la Paz y la segu­ri­dad del mun­do y hacien­do todo lo posi­ble por erra­di­car el ham­bre y la extre­ma pobre­za de esta Tie­rra, sien­do que ellos son sus prin­ci­pa­les cau­san­tes. Y, ade­más, por supues­to, nos gus­ta­ría ver a unos Esta­dos Uni­dos tra­tan­do seria­men­te tam­bién de res­pon­der con efec­ti­vi­dad al cam­bio cli­má­ti­co, calen­ta­mien­to glo­bal y a los serios pro­ble­mas eco­ló­gi­cos de los que ellos han sido de los prin­ci­pa­les cau­san­tes. Pero, cabe pre­gun­tar­nos, ¿has­ta cuán­do debe­mos de seguir espe­ran­do que Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos se com­pon­gan y dejen de seguir actuan­do como enemi­gos de la huma­ni­dad, de la vida y de la Madre Tierra?

La esen­cial per­ver­si­dad del Impe­rio no es algo que resul­tó, por sí sólo, así no más, como por acci­den­te. Fue algo pre­me­di­ta­do, deci­di­do por los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos de la polí­ti­ca de con­ten­ción de la Gue­rra Fría, con Geor­ge F. Ken­nan, Direc­tor de la sec­ción de Pla­ni­fi­ca­ción de Polí­ti­cas del Depar­ta­men­to de Esta­do, a la cabe­za. En un docu­men­to interno sobre polí­ti­ca exte­rior de 1948, cla­si­fi­ca­do como Top Secret, él hace un resu­men de los que debían ser los prin­ci­pa­les obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se mien­tras crea­ban el Impe­rio de la Post Gue­rra que se cono­ce­ría como el siglo ame­ri­cano. La tesis de Ken­nan, even­tual­men­te des­cla­si­fi­ca­da, era espe­luz­nan­te­men­te cla­ra. El egoís­mo y la codi­cia fue­ron ofi­cial­men­te entro­ni­za­dos, mien­tras que la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal fue carac­te­ri­za­da como una extra­va­gan­cia ante las prio­ri­da­des “más serias e impor­tan­tes” del momen­to. “No nece­si­ta­mos enga­ñar­nos pen­san­do que hoy en día nos pode­mos dar el lujo de altruis­mos y de actuar como bene­fac­to­res de este mun­do.” Con estos valo­res y cri­te­rios era de espe­rar­se que Esta­dos Uni­dos se com­por­ta­ra siem­pre como enemi­go de los valo­res y prin­ci­pios con­sig­na­dos en la Car­ta de la ONU.

Eso sí, los pla­ni­fi­ca­do­res de la nue­va polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos esta­ban muy con­cien­tes del hecho de que, a estas altu­ras de la his­to­ria, la pala­bra impe­ria­lis­mo se había vuel­to polí­ti­ca­men­te repug­nan­te y, por eso, los arqui­tec­tos del orden glo­bal de la Post Gue­rra con­tro­la­do por Esta­dos Uni­dos, con­cien­te y explí­ci­ta­men­te opta­ron por obviar la pala­bra impe­rio en refe­ren­cia al nue­vo orden. La alter­na­ti­va esco­gi­da por Esta­dos Uni­dos fue camu­flar su poder impe­rial bajo el dis­fraz de “libe­ra­ción” colo­nial, apo­yo a la “demo­cra­cia” y al “libre-mer­ca­do”. Como comen­ta William Eng­dahl, el mun­dial­men­te reco­no­ci­do exper­to en rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y autor de varios bes­tse­llers, “esta manio­bra fue uno de los más efec­ti­vos y dia­bó­li­cos gol­pes pro­pa­gan­dís­ti­cos de los tiem­pos modernos.”

No pode­mos dar­nos el lujo de seguir enga­ñán­do­nos. Esta­dos Uni­dos pudo haber sus­cri­to la Car­ta de Nacio­nes Uni­das pero nun­ca com­par­tió sus prin­ci­pios y valo­res. Nun­ca ha bus­ca­do la Paz por­que nece­si­ta de la gue­rra como medio de lograr su Full Spec­trum Domi­nan­ce que aho­ra se extien­de al espa­cio exte­rior y al ciber­es­pa­cio. Esta­dos Uni­dos nun­ca ha creí­do en el impe­rio del dere­cho en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, siem­pre ha creí­do en la ley de la sel­va, es decir, el dere­cho del más fuer­te. Nun­ca ha creí­do en las Nacio­nes Uni­das, úni­ca­men­te ha que­ri­do mani­pu­lar­la y, des­de su posi­ción como Esta­do Miem­bro más influ­yen­te en la Orga­ni­za­ción, siem­pre la ha chan­ta­jea­do y ame­na­za­do si no lo acom­pa­ña en sus geno­ci­dios como el que come­tió con­tra Nica­ra­gua, y sigue hoy día come­tien­do con­tra Irak y Afganistán.

Con su incom­pa­ra­ble apa­ra­to de influen­cia mediá­ti­ca y de lava­do cere­bral, Esta­dos Uni­dos aho­ra pre­pa­ra sico­ló­gi­ca­men­te al mun­do para que acep­te una agre­sión con­tra Irán, con la mis­ma lógi­ca que lo hizo con­tra Irak y Afga­nis­tán, hacer­se de sus recur­sos natu­ra­les y acer­car­se cada vez más a Rusia que es, y siem­pre ha sido, su prin­ci­pal obje­ti­vo. La arro­gan­cia del Impe­rio lo hace no pres­tar sufi­cien­te aten­ción a las posi­bles con­se­cuen­cias de sus aven­tu­ras. Con todo res­pe­to a Irak y Afga­nis­tán, Irán es dife­ren­te. Si los esta­dou­ni­den­ses no han podi­do con­tra Irak y Afga­nis­tán – menos podrán con­tra Irán y las con­se­cuen­cias de esta nue­va aven­tu­ra cri­mi­nal podrían ser catas­tró­fi­cas, no sólo para Irán y los paí­ses cir­cun­dan­tes, sino que, tam­bién, para el mun­do ente­ro. Algo simi­lar pasa­ría si Esta­dos Uni­dos no acep­ta seria­men­te el prin­ci­pio de una sola Chi­na y sigue empe­ña­do en su locu­ra de divi­dir­la para even­tual­men­te fragmentarla.

Me pare­ce a mí, que ha lle­ga­do ya la hora de, como dice el gran inte­lec­tual afri­cano, Ngu­gi Wa Thiongâ�Öo, des­co­lo­ni­zar el inte­lec­to, sacán­do­nos ideas domes­ti­ca­do­ras como esa de que nece­si­ta­mos a los Esta­dos Uni­dos a como los escla­vos nece­si­ta­ban a sus ver­du­gos escla­vis­tas. La ver­dad es que a los Esta­dos Uni­dos lo nece­si­ta­mos tan­to como nece­si­ta­mos al arsé­ni­co. Bas­ta ya de nega­ción, de no que­rer enfren­tar la reali­dad ni lla­mar las cosas por su nombre.

Las Nacio­nes Uni­das no son Nacio­nes ver­da­de­ra­men­te Uni­das pues­to que las posi­cio­nes de los dife­ren­tes Esta­dos Miem­bros de la Orga­ni­za­ción no son igua­les con res­pec­to a los temas vita­les de la gue­rra y la Paz, el ham­bre y la pobre­za, cam­bio cli­má­ti­co, calen­ta­mien­to glo­bal y desar­me nuclear y res­pe­to al dere­cho a la sobe­ra­nía, inde­pen­den­cia e inte­gri­dad terri­to­rial de todos los Esta­dos. Los Esta­dos Uni­dos, el país más influ­yen­te en la Orga­ni­za­ción y el mayor vio­la­dor sis­te­má­ti­co de todas sus nor­mas y prin­ci­pios, tie­ne una posi­ción dia­me­tral­men­te opues­ta a la de la inmen­sa mayo­ría de los Esta­dos Miem­bros. Sus prin­ci­pa­les alia­dos son el Rei­no Uni­do, la mayo­ría de los paí­ses euro­peos e Israel. El arma prin­ci­pal con que cuen­ta para impo­ner su volun­tad en el mun­do es la OTAN. Al aliar­se todos ellos con Esta­dos Uni­dos se han con­ver­ti­do tam­bién en enemi­gos de la Huma­ni­dad, de la Paz, de la vida y de la Madre Tierra.

Des­de mi pun­to de vis­ta, como reli­gio­so y segui­dor de mi Señor Jesús de Naza­ret, estoy abso­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que Esta­dos Uni­dos está bajo una seve­ra pose­sión dia­bó­li­ca. El mun­do está atra­ve­san­do un momen­to ver­da­de­ra­men­te apo­ca­líp­ti­co. Posi­ble­men­te no el pri­me­ro, pero bien podría ser el últi­mo, debi­do al inmen­so y sin pre­ce­den­te poder des­truc­ti­vo de la Bes­tia y a la apa­tía, apa­ren­te indi­fe­ren­cia y cobar­día de los que se dicen ser cre­yen­tes en Dios, y debién­do­se unir para orga­ni­zar una estra­te­gia efec­ti­va de resis­ten­cia, no lo hacen. Debe­ría­mos todos con humil­dad reco­no­cer que el Coman­dan­te Fidel Cas­tro, Héroe Mun­dial de la Soli­da­ri­dad, es el gran pro­fe­ta y líder moral y espi­ri­tual en el mun­do de hoy. Sus Refle­xio­nes son real­men­te ins­pi­ra­das e ins­pi­ra­do­ras. En las del 15 de octu­bre nos advier­te que el daño cola­te­ral en una gue­rra nuclear hoy en día sería la vida de la huma­ni­dad. Y, per­mi­tien­do a mi Señor Jesús hablar a tra­vés de él, Fidel nos urge: ÂíTen­ga­mos el valor de pro­cla­mar que todas las armas nuclea­res o con­ven­cio­na­les, todo lo que sir­va para hacer la gue­rra debe des­apa­re­cer! ÂíGra­cias Fidel por tu valen­tía y ejem­plo de por vida!

Son todas estas refle­xio­nes las que me lle­va­ron a decir, al con­cluir mi perío­do como Pre­si­den­te de la Asam­blea Gene­ral, que la ONU ha lle­ga­do a un pun­to que no bas­ta con refor­mas y remien­dos. Tie­ne que ser REINVENTADA y es como apor­te a esta urgen­te tarea de rein­ven­ción a la que me he dedi­ca­do duran­te los últi­mos dos años. La pro­pues­ta la hago a titu­lo per­so­nal, como expre­si­den­te de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, bajo mi total y exclu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad, y como per­so­na intere­sa­da en la Paz, la erra­di­ca­ción de las gue­rras, del ham­bre, la pobre­za y el mal tra­to a nues­tra Madre Tie­rra sin la cual no pode­mos vivir. Los valo­res que defien­do, y que toda mi vida he defen­di­do, son los valo­res de mi Señor Jesús que, en lo fun­da­men­tal, encuen­tro abso­lu­ta­men­te com­pa­ti­bles con los valo­res de mis her­ma­nas y her­ma­nos musul­ma­nes, judíos, budis­tas, con­fu­cio­nis­tas, hin­dúes, ayma­ras, como con los de todas las reli­gio­nes del mun­do y de las más ricas tra­di­cio­nes éti­co-filo­só­fi­cas como el mar­xis­mo, por ejem­plo, que pro­pi­cian correc­tas rela­cio­nes entre todo lo vivien­te y sufriente.

Si algu­na vez (para Dios todo es posi­ble) los Esta­dos Uni­dos deci­de, de ver­dad, regre­sar a la fami­lia huma­na y, como mues­tra de ello, des­man­te­la la OTAN y sus más de 1.000 bases mili­ta­res rega­das por todo el pla­ne­ta, pro­ce­de seria­men­te en el pro­ce­so de abo­li­ción de armas nuclea­res, des­mi­li­ta­ri­za­ción del espa­cio exte­rior y pone fin a sus geno­ci­das gue­rras de agre­sión, cesa su cri­mi­nal aco­so con­tra Cuba, sus­pen­dien­do el blo­queo y libe­ran­do a los 5 héroes cuba­nos, estoy segu­ro de que todos lo cele­bra­ría­mos y los reci­bi­ría­mos con los bra­zos abier­tos al seno de la fami­lia huma­na pues lo que nos moti­va no es ni el odio, ni el revan­chis­mo, es sólo el amor y las ansias de fra­ter­ni­dad uni­ver­sal. Dios los ben­de­ci­ría y regre­sa­ría la Paz, la segu­ri­dad y la ale­gría a nues­tro mundo.

Me pare­ce que es suma­men­te urgen­te que pon­ga­mos manos a la obra en la rein­ven­ción de la ONU para que sea real­men­te eso y no una Orga­ni­za­ción some­ti­da a nin­gún patrón, por rico y mili­tar­men­te pode­ro­so que sea. En lo per­so­nal, yo he que­ri­do res­pon­der a la con­fian­za que los Esta­dos Miem­bros depo­si­ta­ron en este su humil­de ser­vi­dor al ele­gir­me Pre­si­den­te del 63 perio­do de sesio­nes de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, refle­xio­nan­do duran­te los últi­mos dos años e inter­cam­bian­do ideas con la per­so­nas que me pare­cían entre las más cali­fi­ca­das para ayu­dar­me a pre­pa­rar una bue­na y via­ble Pro­pues­ta para rein­ven­tar las Nacio­nes Uni­das y con­ver­tir­la en un efec­ti­vo ins­tru­men­to en la lucha por la Paz, la erra­di­ca­ción de gue­rras, ham­bre y pobre­za extre­ma en la Tie­rra. Una Nacio­nes Uni­das ver­da­de­ra­men­te demo­cra­ti­za­da y des­mi­li­ta­ri­za­da. Con humil­dad y mucho amor, pron­to la esta­re­mos pre­sen­tan­do en su últi­ma ver­sión en nues­tro sitio Web: www​.rein​ven​tingtheun​.org

Una vez reci­bi­da la pro­pues­ta habría que actuar pron­to y tomar en cuen­ta que su acep­ta­ción o recha­zo ten­dría que ser toma­da entre los jefes de Esta­do y de Gobierno. Remi­tir­lo para que lo ana­li­cen y tra­ba­jen los Repre­sen­tan­tes Per­ma­nen­tes en la ONU sería expo­ner­la a una muer­te súbi­ta al encon­trar­se atra­pa­da en la inmen­sa tela­ra­ña de nor­mas pro­ce­di­men­ta­les como las pre­vis­tas para “refor­mas” cuyo úni­co pro­pó­si­to es que no cam­bie nada. Nego­ciar­la regio­nal­men­te por gru­pos de jefes de Esta­do y Gobierno de los inte­gran­tes del Gru­po de los 77 + Chi­na, podría resul­tar rela­ti­va­men­te fácil y lograr­se con la rapi­dez nece­sa­ria al some­ter­la para la apro­ba­ción de la Asam­blea Gene­ral una vez garan­ti­za­do los votos del Gru­po de los 77 + Chi­na al cual, estoy segu­ro, muchos otros se sumarán.

(Toma­do de Pren­sa Latina)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.