¿Que por qué le lla­man Facha­do­lid? – Fede de los Ríos

Al alcal­de de la muy noble, muy leal, heroi­ca, lau­rea­da Valla­do­lid, ante­rior­ca­pi­tal del Impe­rio espa­ñol, los morri­tos de la nue­va minis­tra Lei­re Pajín pare­ce ser que a su ver­ga ponen enhies­ta y lis­ta para la suc­ción: «Es una chi­ca pre­pa­ra­dí­si­ma, hábil y dis­cre­ta. Va a repar­tir con­do­nes a dies­tro y sinies­tro por don­de quie­ra que vaya y va a ser la ale­gría de la huer­ta. Cada vez que veo esa cara y esos morri­tos pien­so lo mis­mo pero no lo voy a decir» decla­ró el pasa­do miér­co­les. Fran­cis­co Javier León de la Riva lle­va por nom­bre el inter­fec­to y es todo un macho de pelo en pecho, que diría Albert Plá, extra­ño y curio­so.

Lo extra­ño resul­ta su pre­sun­ta debi­li­dad hacia el sexo oral, habi­da cuen­ta que resul­ta ser prác­ti­ca con­de­na­da por la sec­ta reli­gio­sa de la que for­ma par­te, aun en for­ma de pen­sa­mien­to. Lo curio­so es que este macho este­pa­rio de la espe­cie huma­na ejer­cía, antes de dedi­car­se a polí­ti­co pro­fe­sio­nal, la pro­fe­sión de gine­có­lo­go. Si la sim­ple visión de los labios de la minis­tra espa­ño­la de sani­dad pro­du­cían peca­mi­no­sas fan­ta­sías en su ima­gi­na­ti­vo cere­bro que acti­va­ban de mane­ra refle­ja sus hiper­de­sa­rro­lla­das, a lo que se ve, glán­du­las de Cow­per, cómo ima­gi­nar qué acon­te­cía en su per­so­na­li­dad ante la visión de sus pacien­tes acos­ta­das en cami­lla de examen (posi­ción de lito­to­mía) mos­tran­do las par­tes de las que se ocu­pa la cien­cia gine­co­ló­gi­ca.

Qué acon­te­cía en las menin­ges del doc­tor al intro­du­cir el espécu­lo con el que abrir las pare­des vagi­na­les que faci­li­te la obser­va­ción a tra­vés del col­pos­co­pio. ¿Aulla­ría el mata­sa­nos al solo con­tac­to con los labios mayo­res? ¿Y con los meno­res? ¿Qué pen­sa­mien­tos cons­trui­ría su capa­ci­dad ima­gi­na­ti­va al vis­lum­brar sus reti­nas el epi­te­lio del cue­llo ute­rino?

Y la mayor duda de todas. Dado que Javier León de la Riva fue el gine­có­lo­go de Ana Bote­lla, qué tipo de impre­sión cau­sa­ba en sus neu­ro­nas la visión del parrús de la ante­rior pri­me­ra dama espa­ño­la, seño­ra de José María Aznar, héroe de las Azo­res y recon­quis­ta­dor de Pere­jil; abue­los ambos de Pela­yo Agag.

Dice aho­ra el varo­nil alcal­de que se le malin­ter­pre­tó, y que los morri­tos de la minis­tra le evo­ca­ban un dibu­jo ani­ma­do. Como, de momen­to, no hace men­ción algu­na acer­ca de qué per­so­na­je de ani­ma­ción se tra­ta, algu­nos ima­gi­na­mos, por la edad en que Fran­cis­co Javier pre­su­mi­ble­men­te visio­na­ría dichos dibu­jos, que per­te­ne­ce­ría a la fac­to­ría Walt Dis­ney que tan­to mal hicie­ron en los cere­bros de los niños y niñas.

Pre­ci­sa­men­te, un 24 de octu­bre como hoy, hace sesen­ta y tres años, el sim­pá­ti­co y por todos que­ri­do Wal­ter Elías Dis­ney denun­ció como comu­nis­tas a varios de sus anti­guos tra­ba­ja­do­res ante el Comi­té de Acti­vi­da­des Anti­ame­ri­ca­nas en lo que se lla­mó la Caza de bru­jas de Holly­wood. No en vano León de la Riva pare­ce com­par­tir la miso­gi­nia del que decla­ró «amo más al ratón Mic­key que a cual­quier mujer que haya cono­ci­do». Lo cla­ri­fi­ca­dor es que las damas del PP, muje­res ellas, no hayan dicho esta boca es mía y estos labios tam­bién peda­zo de uni­cor­nio, pues tal pare­ce que tuvie­ras la cabe­za en la polla y la polla en la cabe­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *