Pro­pa­gan­da sucia made in USA – Pági­na 12

A menos de dos sema­nas de las elec­cio­nes de mitad de tér­mino que pro­me­ten arre­ba­tar­les a los demó­cra­tas la mayo­ría en la Cáma­ra de los Repre­sen­tan­tes, los votan­tes están rogan­do por que vuel­van las publi­ci­da­des tele­vi­si­vas sobre autos y comi­da para gatos. Eso se debe a que la cata­ra­ta de spots polí­ti­cos son los más des­agra­da­bles de los últi­mos tiem­pos. Esta situa­ción se hizo recu­rren­te en la cam­pa­ña elec­to­ral de este año debi­do a que la Cor­te Supre­ma esta­dou­ni­den­se rela­jó las reglas para el finan­cia­mien­to, lo que les dio vía libre a las cor­po­ra­cio­nes para donar. Con ese dine­ro, los gru­pos mediá­ti­cos pue­den emi­tir avi­sos en favor de uno u otro candidato.

Cuan­do los ciu­da­da­nos voten el pró­xi­mo 2 de noviem­bre, los can­di­da­tos y orga­ni­za­cio­nes exter­nas ya habrán inver­ti­do más de tres mil millo­nes de dóla­res en publi­ci­dad. Los repu­bli­ca­nos vie­nen derro­tan­do a los demó­cra­tas por 5 a 1 en lo que a spots concierne.

Uno de los avi­sos más nega­ti­vos fue cor­te­sía de un gru­po lla­ma­do Per­sonhood USA. Fue hecho en Colo­ra­do para pro­mo­ver una ini­cia­ti­va para refor­zar las leyes con­tra el abor­to en ese esta­do y com­pa­ra al pre­si­den­te Barack Oba­ma con el ángel de la muer­te. Una car­te­le­ra en el mis­mo esta­do mues­tra al man­da­ta­rio en cua­tro face­tas: la de gangs­ter, la de homo­se­xual, la de terro­ris­ta y la de un inmi­gran­te mexi­cano. Nadie se adju­di­có su autoría.

La con­sul­to­ra Wes­le­yan afir­ma que la pro­por­ción de avi­sos nega­ti­vos con­tra los posi­ti­vos es simi­lar a la de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2008. Pero en estos comi­cios tie­ne un ses­go más per­so­nal. “El cator­ce por cien­to de las pro­pa­gan­das nega­ti­vas en 2008, des­de prin­ci­pios de octu­bre, estu­vie­ron enfo­ca­das exclu­si­va­men­te en las carac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del can­di­da­to opo­si­tor. El núme­ro tre­pó al 20 por cien­to este año”, apun­ta Michael Franz, codi­rec­tor del pro­yec­to Wes­le­yan. “Esta ten­den­cia sugie­re que hay más agre­si­vi­dad en la publi­ci­dad política.”

Los can­di­da­tos se ven a menu­do for­za­dos a defen­der­se, aun­que no siem­pre con otro spot nega­ti­vo. En Dela­wa­re, la can­di­da­ta del Tea Party para el Sena­do, Chris­ti­ne O’Donnell debió salir al cru­ce de unos videos vie­jos que suge­rían que la polí­ti­ca tie­ne inte­rés en la bru­je­ría. “No soy una bru­ja”, se defen­dió. Días atrás, O’Donnell sor­pren­dió a la audien­cia mien­tras deba­tía con el demó­cra­ta Chris Coons. La líder dere­chis­ta pre­gun­tó si era ver­dad que la Cons­ti­tu­ción esta­dou­ni­den­se esta­ble­cía la sepa­ra­ción entre el Esta­do y la Igle­sia. “¿Me dice que eso está en la Pri­me­ra Enmien­da?”, dijo con sorpresa.

En Neva­da, Harry Reid, el líder de la mayo­ría en el Sena­do que está en una apre­ta­da carre­ra con­tra otra can­di­da­ta del Tea Party ‑Sha­ron Angle‑, fue acu­sa­do en los avi­sos de ser el “mejor ami­go” de los inmi­gran­tes ile­ga­les. En Illi­nois, el repu­bli­cano Bill Brady fue til­da­do de “ase­sino de cacho­rros”, mien­tras que el can­di­da­to liber­ta­rio para el Sena­do por Ken­tucky está hacien­do fren­te a pro­pa­gan­das que insis­ten en que se bur­ló de la cristianidad.

“En par­te, sólo refle­ja la vola­ti­li­dad, la rabia y el dis­gus­to del elec­to­ra­do”, expli­có el estra­te­ga demó­cra­ta Dan Gers­tein, des­de Nue­va York. Gers­tein agre­ga que el áni­mo nacio­nal hacia los dos par­ti­dos en el Capi­to­lio es tan agrio como siempre.

Oba­ma inten­tó poner en agen­da el tema de las dona­cio­nes con­fi­den­cia­les como una estra­te­gia para apun­ta­lar a su par­ti­do. “No tie­nen el cora­je para poner­se de pie y reve­lar sus iden­ti­da­des. Podrían ser com­pa­ñías de segu­ro, ban­cos de Wall Street o has­ta empre­sas inter­na­cio­na­les”, denun­ció el man­da­ta­rio. Dos de los gru­pos que ejer­cen una influen­cia sig­ni­fi­can­te en esta cam­pa­ña son Cross­roads GPS y Ame­ri­can Cross­roads. Ambos tie­ne agen­das con­ser­va­do­ras y ambos cuen­tan con el ex con­se­je­ro de Geor­ge Bush Karl Rove como prin­ci­pal patrocinado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.