Pro­pa­gan­da sucia made in USA – Pági­na 12

A menos de dos sema­nas de las elec­cio­nes de mitad de tér­mino que pro­me­ten arre­ba­tar­les a los demó­cra­tas la mayo­ría en la Cáma­ra de los Repre­sen­tan­tes, los votan­tes están rogan­do por que vuel­van las publi­ci­da­des tele­vi­si­vas sobre autos y comi­da para gatos. Eso se debe a que la cata­ra­ta de spots polí­ti­cos son los más des­agra­da­bles de los últi­mos tiem­pos. Esta situa­ción se hizo recu­rren­te en la cam­pa­ña elec­to­ral de este año debi­do a que la Cor­te Supre­ma esta­dou­ni­den­se rela­jó las reglas para el finan­cia­mien­to, lo que les dio vía libre a las cor­po­ra­cio­nes para donar. Con ese dine­ro, los gru­pos mediá­ti­cos pue­den emi­tir avi­sos en favor de uno u otro candidato.

Cuan­do los ciu­da­da­nos voten el pró­xi­mo 2 de noviem­bre, los can­di­da­tos y orga­ni­za­cio­nes exter­nas ya habrán inver­ti­do más de tres mil millo­nes de dóla­res en publi­ci­dad. Los repu­bli­ca­nos vie­nen derro­tan­do a los demó­cra­tas por 5 a 1 en lo que a spots concierne.

Uno de los avi­sos más nega­ti­vos fue cor­te­sía de un gru­po lla­ma­do Per­sonhood USA. Fue hecho en Colo­ra­do para pro­mo­ver una ini­cia­ti­va para refor­zar las leyes con­tra el abor­to en ese esta­do y com­pa­ra al pre­si­den­te Barack Oba­ma con el ángel de la muer­te. Una car­te­le­ra en el mis­mo esta­do mues­tra al man­da­ta­rio en cua­tro face­tas: la de gangs­ter, la de homo­se­xual, la de terro­ris­ta y la de un inmi­gran­te mexi­cano. Nadie se adju­di­có su autoría.

La con­sul­to­ra Wes­le­yan afir­ma que la pro­por­ción de avi­sos nega­ti­vos con­tra los posi­ti­vos es simi­lar a la de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2008. Pero en estos comi­cios tie­ne un ses­go más per­so­nal. “El cator­ce por cien­to de las pro­pa­gan­das nega­ti­vas en 2008, des­de prin­ci­pios de octu­bre, estu­vie­ron enfo­ca­das exclu­si­va­men­te en las carac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del can­di­da­to opo­si­tor. El núme­ro tre­pó al 20 por cien­to este año”, apun­ta Michael Franz, codi­rec­tor del pro­yec­to Wes­le­yan. “Esta ten­den­cia sugie­re que hay más agre­si­vi­dad en la publi­ci­dad política.”

Los can­di­da­tos se ven a menu­do for­za­dos a defen­der­se, aun­que no siem­pre con otro spot nega­ti­vo. En Dela­wa­re, la can­di­da­ta del Tea Party para el Sena­do, Chris­ti­ne O’Donnell debió salir al cru­ce de unos videos vie­jos que suge­rían que la polí­ti­ca tie­ne inte­rés en la bru­je­ría. “No soy una bru­ja”, se defen­dió. Días atrás, O’Donnell sor­pren­dió a la audien­cia mien­tras deba­tía con el demó­cra­ta Chris Coons. La líder dere­chis­ta pre­gun­tó si era ver­dad que la Cons­ti­tu­ción esta­dou­ni­den­se esta­ble­cía la sepa­ra­ción entre el Esta­do y la Igle­sia. “¿Me dice que eso está en la Pri­me­ra Enmien­da?”, dijo con sorpresa.

En Neva­da, Harry Reid, el líder de la mayo­ría en el Sena­do que está en una apre­ta­da carre­ra con­tra otra can­di­da­ta del Tea Party ‑Sha­ron Angle‑, fue acu­sa­do en los avi­sos de ser el “mejor ami­go” de los inmi­gran­tes ile­ga­les. En Illi­nois, el repu­bli­cano Bill Brady fue til­da­do de “ase­sino de cacho­rros”, mien­tras que el can­di­da­to liber­ta­rio para el Sena­do por Ken­tucky está hacien­do fren­te a pro­pa­gan­das que insis­ten en que se bur­ló de la cristianidad.

“En par­te, sólo refle­ja la vola­ti­li­dad, la rabia y el dis­gus­to del elec­to­ra­do”, expli­có el estra­te­ga demó­cra­ta Dan Gers­tein, des­de Nue­va York. Gers­tein agre­ga que el áni­mo nacio­nal hacia los dos par­ti­dos en el Capi­to­lio es tan agrio como siempre.

Oba­ma inten­tó poner en agen­da el tema de las dona­cio­nes con­fi­den­cia­les como una estra­te­gia para apun­ta­lar a su par­ti­do. “No tie­nen el cora­je para poner­se de pie y reve­lar sus iden­ti­da­des. Podrían ser com­pa­ñías de segu­ro, ban­cos de Wall Street o has­ta empre­sas inter­na­cio­na­les”, denun­ció el man­da­ta­rio. Dos de los gru­pos que ejer­cen una influen­cia sig­ni­fi­can­te en esta cam­pa­ña son Cross­roads GPS y Ame­ri­can Cross­roads. Ambos tie­ne agen­das con­ser­va­do­ras y ambos cuen­tan con el ex con­se­je­ro de Geor­ge Bush Karl Rove como prin­ci­pal patrocinado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *