Gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra Chá­vez. – James petras

La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Vene­zue­la ha adop­ta­do muchos giros tác­ti­cos, pero el obje­ti­vo ha sido siem­pre el mis­mo: derro­car al Pre­si­den­te Chá­vez, inver­tir el pro­ce­so de nacio­na­li­za­ción de gran­des empre­sas, abo­lir los con­se­jos comu­ni­ta­rios y sin­di­ca­les de base y devol­ver al país a la situa­ción de Esta­do clien­te.

Washing­ton finan­ció y res­pal­dó polí­ti­ca­men­te un gol­pe mili­tar en el año 2002, un cie­rre patro­nal en los años 2002 – 2003, un refe­rén­dum (Opo­si­ción) e infi­ni­dad de ten­ta­ti­vas de medios de comu­ni­ca­ción, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y ONG para soca­var el régi­men. Has­ta el momen­to, todos los esfuer­zos de la Casa Blan­ca han sido un fra­ca­so; Chá­vez ha gana­do una y otra vez en elec­cio­nes libres, ha con­ser­va­do la leal­tad del ejér­ci­to y el res­pal­do de la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción urba­na y rural más pobre, de las abul­ta­das cla­ses tra­ba­ja­do­ras y de las cla­ses medias emplea­das en el sec­tor públi­co.

Washing­ton no ha ceja­do ni se ha resig­na­do a acep­tar el gobierno elec­to del Pre­si­den­te Chá­vez. En cam­bio, con cada derro­ta de sus cola­bo­ra­do­res en el inte­rior del país, la Casa Blan­ca ha ido adop­tan­do cada vez más una estra­te­gia «exter­na», eri­gien­do un «cor­dón mili­tar» pode­ro­so con el que rodea a Vene­zue­la con una pre­sen­cia mili­tar a gran esca­la que abar­ca toda Amé­ri­ca Cen­tral, el nor­te de Suda­mé­ri­ca y el Cari­be.

La Casa Blan­ca de Oba­ma res­pal­dó un gol­pe mili­tar en Hon­du­ras que derro­có al gobierno ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te del Pre­si­den­te Zela­ya (en junio de 2009), alia­do de Chá­vez, y lo sus­ti­tu­yó por un régi­men títe­re que apo­ya las polí­ti­cas mili­ta­res de Washing­ton con­tra Chá­vez. El Pen­tá­gono con­si­guió esta­ble­cer sie­te bases mili­ta­res en el este de Colom­bia (en 2009), que miran a la fron­te­ra vene­zo­la­na, gra­cias a su gober­nan­te clien­te, Álva­ro Uri­be, el céle­bre pre­si­den­te nar­co-para­mi­li­tar. A media­dos de 2010 Washing­ton sus­cri­bió un acuer­do sin pre­ce­den­tes con la aquies­cen­cia de la Pre­si­den­ta dere­chis­ta de Cos­ta Rica, Lau­ra Chin­chi­lla, para des­ta­car a 7.000 sol­da­dos de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses, 200 heli­cóp­te­ros y doce­nas de buques apun­tan­do hacia Vene­zue­la, con el pre­tex­to de la per­se­cu­ción del nar­co­trá­fi­co. En la actua­li­dad, Esta­dos Uni­dos está nego­cian­do con el régi­men dere­chis­ta del Pre­si­den­te de Pana­má, Ricar­do Mar­ti­ne­lli, la posi­bi­li­dad de reabrir una base mili­tar en la anti­gua zona del canal. Jun­to con la IV Flo­ta que patru­lla las cos­tas, 20.000 sol­da­dos en Hai­tí y una base aérea en Aru­ba, Washing­ton ha cer­ca­do a Vene­zue­la por el oes­te y el nor­te, esta­ble­cien­do zonas de lan­za­mien­to de tro­pas para una inter­ven­ción direc­ta si se dan las cir­cuns­tan­cias inter­nas favo­ra­bles.

La mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca de la Casa Blan­ca hacia Amé­ri­ca Lati­na, y hacia Vene­zue­la en par­ti­cu­lar, for­ma par­te de su polí­ti­ca glo­bal de con­fron­ta­ción e inter­ven­ción arma­da. Sobre todo, el régi­men de Oba­ma ha ensan­cha­do las miras y el alcan­ce de las ope­ra­cio­nes de los escua­dro­nes de la muer­te clan­des­ti­nos que hoy día ope­ran en 70 paí­ses de cua­tro con­ti­nen­tes, ha aumen­ta­do la pre­sen­cia béli­ca esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán en más de 30.000 sol­da­dos, más otros 100.000 mer­ce­na­rios a suel­do que actúan atra­ve­san­do las fron­te­ras para pene­trar en Pakis­tán e Irán, y ha sumi­nis­tra­do mate­rial y pro­por­cio­na­do apo­yo logís­ti­co a terro­ris­tas arma­dos ira­níes. Oba­ma ha inten­si­fi­ca­do la pro­vo­ca­ción con manio­bras mili­ta­res en las cos­tas de Corea del Nor­te y en el Mar de Chi­na, lo que ha sus­ci­ta­do pro­tes­tas de Pekín. Igual­men­te reve­la­dor es el hecho de que el régi­men de Oba­ma ha incre­men­ta­do el pre­su­pues­to mili­tar en más de un billón de dóla­res, a pesar de la cri­sis eco­nó­mi­ca, el monu­men­tal défi­cit y los lla­ma­mien­tos a la aus­te­ri­dad y los recor­tes en la Segu­ri­dad Social y otros segu­ros sani­ta­rios como Medi­ca­re o Medi­caid.

Dicho de otro modo: la acti­tud mili­tar de Washing­ton hacia Amé­ri­ca Lati­na y, en espe­cial, hacia el gobierno socia­lis­ta demo­crá­ti­co del Pre­si­den­te Chá­vez for­ma par­te de una res­pues­ta mili­tar gene­ral hacia cual­quier país o movi­mien­to que se nie­gue a some­ter­se al domi­nio esta­dou­ni­den­se. Se plan­tea enton­ces una pre­gun­ta: ¿por qué la Casa Blan­ca recu­rre a la alter­na­ti­va mili­tar? ¿Por qué mili­ta­ri­za la polí­ti­ca exte­rior para obte­ner resul­ta­dos favo­ra­bles ante una opo­si­ción fir­me? La res­pues­ta resi­de en par­te en que Esta­dos Uni­dos ha per­di­do casi toda la influen­cia eco­nó­mi­ca que sí ejer­cía ante­rior­men­te y le per­mi­tía derro­car o some­ter a los gobier­nos riva­les.

La mayor par­te de las eco­no­mías asiá­ti­cas y lati­no­ame­ri­ca­nas han alcan­za­do cier­to gra­do de auto­no­mía. Otras no depen­den de las orga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas inter­na­cio­na­les don­de Esta­dos Uni­dos ejer­ce influen­cia (FMI, Ban­co Mun­dial), pues obtie­nen prés­ta­mos comer­cia­les. La mayo­ría han diver­si­fi­ca­do sus pau­tas comer­cia­les y de inver­sión y han ahon­da­do en otros víncu­los regio­na­les. En algu­nos paí­ses, como Bra­sil, Argen­ti­na, Chi­le o Perú, Chi­na ha sus­ti­tui­do a Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal socio comer­cial. La mayor par­te de los paí­ses ya no bus­ca la «ayu­da» esta­dou­ni­den­se para esti­mu­lar el cre­ci­mien­to, sino que tra­ta de for­jar ini­cia­ti­vas con­jun­tas con empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, a menu­do radi­ca­das fue­ra de Nor­te­amé­ri­ca. Washing­ton ha recu­rri­do cada vez más a la opción mili­tar has­ta el pun­to de que retor­cer el bra­zo eco­nó­mi­co de los paí­ses ha deja­do de ser una herra­mien­ta efec­ti­va para garan­ti­zar la obe­dien­cia. Washing­ton ha sido inca­paz de recons­truir sus ins­tru­men­tos de palan­ca eco­nó­mi­ca inter­na­cio­na­les has­ta el extre­mo de que la éli­te finan­cie­ra esta­dou­ni­den­se ha vacia­do al sec­tor indus­trial del país.

Los fra­ca­sos diplo­má­ti­cos estre­pi­to­sos deri­va­dos de su inca­pa­ci­dad para adap­tar­se a las trans­for­ma­cio­nes fun­da­men­ta­les del poder glo­bal tam­bién han impul­sa­do a Washing­ton a aban­do­nar las nego­cia­cio­nes polí­ti­cas y com­pro­me­ter­se con la inter­ven­ción y la con­fron­ta­ción mili­ta­res. Los legis­la­do­res esta­dou­ni­den­ses toda­vía viven con­ge­la­dos en las déca­das de 1980 y 1990, la épo­ca de apo­geo de gober­nan­tes clien­tes y saqueo eco­nó­mi­co, cuan­do Washing­ton reci­bía res­pal­do mun­dial, pri­va­ti­za­ba empre­sas, explo­ta­ba la finan­cia­ción de la deu­da públi­ca y ape­nas encon­tra­ba obs­tácu­los en el mer­ca­do inter­na­cio­nal. A fina­les de la déca­da de 1990, el auge del capi­ta­lis­mo asiá­ti­co, las revuel­tas masi­vas con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo, el ascen­so de regí­me­nes de cen­tro-izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na, las reite­ra­das cri­sis eco­nó­mi­cas, las gran­des caí­das de los mer­ca­dos de valo­res de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea y el aumen­to de los pre­cios de las mer­can­cías des­em­bo­có en una reor­de­na­ción del poder glo­bal. Los esfuer­zos de Washing­ton por desa­rro­llar polí­ti­cas en sin­to­nía con las déca­das ante­rio­res entra­ban en con­flic­to con la nue­va reali­dad de la diver­si­fi­ca­ción de los mer­ca­dos, las poten­cias emer­gen­tes y los regí­me­nes polí­ti­cos rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­tes vin­cu­la­dos a nue­vas masas de elec­to­res.

Las pro­pues­tas diplo­má­ti­cas de Washing­ton de ais­lar a Cuba y a Vene­zue­la fue­ron recha­za­das por todos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Se recha­zó la ten­ta­ti­va de reac­ti­var acuer­dos de libre comer­cio que pri­vi­le­gia­ran a los expor­ta­do­res esta­dou­ni­den­ses y pro­te­gie­ran a su pro­duc­to­res no com­pe­ti­ti­vos. El régi­men de Oba­ma, deci­di­do a no reco­no­cer los lími­tes del poder diplo­má­ti­co impe­rial ni a mode­rar sus pro­pues­tas, recu­rrió cada vez más a la opción mili­tar.

La lucha de Washing­ton por reafir­mar el poder impe­rial a tra­vés de una polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta no ha dado muchos mejo­res resul­ta­dos que sus ini­cia­ti­vas diplo­má­ti­cas. Los gol­pes de Esta­do res­pal­da­dos por Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la (2002) y Boli­via (2008) fue­ron derro­ta­dos por la movi­li­za­ción popu­lar masi­va y la leal­tad del Ejér­ci­to a los regí­me­nes vigen­tes. Asi­mis­mo, en Argen­ti­na, Ecua­dor y Bra­sil, los regí­me­nes post-neo­li­be­ra­les res­pal­da­dos por las éli­tes indus­tria­les, mine­ras y del sec­tor agrí­co­la expor­ta­dor y por las cla­ses popu­la­res logra­ron hacer retro­ce­der a las éli­tes pro-esta­dou­ni­den­ses neo­li­be­ra­les arrai­ga­das en la polí­ti­ca de la déca­da de 1990 y ante­rio­res. La polí­ti­ca de des­es­ta­bi­li­za­ción no con­si­guió des­pla­zar la cons­truc­ción de polí­ti­cas exte­rio­res rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­tes de esos nue­vos gobier­nos, que se nega­ron a regre­sar al vie­jo orden de la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se.

Don­de Washing­ton ha recu­pe­ra­do terreno polí­ti­co con la elec­ción de regí­me­nes polí­ti­cos dere­chis­tas, lo ha con­se­gui­do gra­cias a su capa­ci­dad de apro­ve­char­se del «des­gas­te» de la polí­ti­ca de cen­tro-izquier­da (Chi­le), el frau­de polí­ti­co y la mili­ta­ri­za­ción (Hon­du­ras y Méxi­co), la deca­den­cia de la izquier­da popu­lar nacio­nal (Cos­ta Rica, Pana­má y Perú) y la con­so­li­da­ción de un Esta­do poli­cial enor­me­men­te mili­ta­ri­za­do (Colom­bia). Estas vic­to­rias elec­to­ra­les, sobre todo en Colom­bia, han con­ven­ci­do a Washing­ton de que la alter­na­ti­va mili­tar, uni­da a la inter­ven­ción y la explo­ta­ción pro­fun­das de los pro­ce­sos elec­to­ra­les abier­tos, es el modo de fre­nar el giro a la izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na; sobre todo en Vene­zue­la.

La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Vene­zue­la: Aunar tác­ti­cas mili­ta­res y elec­to­ra­les.

Los esfuer­zos de Esta­dos Uni­dos para derro­car al gobierno demo­crá­ti­co del Pre­si­den­te Chá­vez adop­tan muchas de las tác­ti­cas ya apli­ca­das con­tra adver­sa­rios demo­crá­ti­cos ante­rio­res. Entre ellas se encuen­tran las incur­sio­nes en las fron­te­ras de fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res colom­bia­nas seme­jan­tes a los ata­ques trans­fron­te­ri­zos de la «con­tra» finan­cia­da por Esta­dos Uni­dos para debi­li­tar al gobierno san­di­nis­ta de Nica­ra­gua en la déca­da de 1980. La ten­ta­ti­va de cer­car y ais­lar a Vene­zue­la se ase­me­ja a la polí­ti­ca lle­va­da a cabo por Washing­ton en la segun­da mitad del siglo pasa­do con­tra Cuba. La cana­li­za­ción de fon­dos hacia gru­pos, par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción y ONG opo­si­to­res a tra­vés de agen­cias esta­dou­ni­den­ses y fun­da­cio­nes «fic­ti­cias» es una reedi­ción de la tác­ti­ca emplea­da para des­es­ta­bi­li­zar al gobierno demo­crá­ti­co de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le entre los años 1970 – 1973, al de Evo Mora­les en Boli­via entre los años 2007 – 2010 y a muchos otros gobier­nos de la región.

La polí­ti­ca de Washing­ton de aco­me­ter múl­ti­ples vías está orien­ta­da hacia una esca­la­da de la gue­rra de ner­vios a base de inten­si­fi­car ince­san­te­men­te las ame­na­zas para la segu­ri­dad. Las pro­vo­ca­cio­nes mili­ta­res, en par­te, son una «prue­ba» de los dis­po­si­ti­vos de segu­ri­dad de Vene­zue­la con­ce­bi­da para son­dear los pun­tos débi­les de su defen­sa terres­tre, aérea y marí­ti­ma. Este tipo de pro­vo­ca­cio­nes tam­bién for­ma par­te de una estra­te­gia de des­gas­te, cuyo obje­ti­vo es obli­gar al gobierno de Chá­vez a poner a sus tro­pas defen­si­vas en «aler­ta» y movi­li­zar a la pobla­ción para, a con­ti­nua­ción, redu­cir pro­vi­sio­nal­men­te la pre­sión has­ta el pró­xi­mo acto de pro­vo­ca­ción. La inten­ción es des­au­to­ri­zar las alu­sio­nes cons­tan­tes del gobierno vene­zo­lano a las ame­na­zas con el fin de debi­li­tar la vigi­lan­cia y, cuan­do lo per­mi­tan las cir­cuns­tan­cias, ases­tar el gol­pe opor­tuno.

La acu­mu­la­ción mili­tar de Washing­ton en el exte­rior está con­ce­bi­da para inti­mi­dar a los paí­ses del Cari­be y Amé­ri­ca Cen­tral que pudie­ran tra­tar de esta­ble­cer rela­cio­nes eco­nó­mi­cas más estre­chas con Vene­zue­la. La demos­tra­ción de fuer­za tam­bién está con­ce­bi­da para fomen­tar la opo­si­ción inter­na a las accio­nes más agre­si­vas. Al mis­mo tiem­po, la acti­tud de con­fron­ta­ción se diri­ge con­tra los sec­to­res «débi­les» o «mode­ra­dos» del gobierno cha­vis­ta que están ansio­sos e impa­cien­tes por la «recon­ci­lia­ción», aun pagan­do el pre­cio de rea­li­zar con­ce­sio­nes sin escrú­pu­los a la opo­si­ción y al nue­vo régi­men colom­biano del Pre­si­den­te San­tos. La pre­sen­cia mili­tar cre­cien­te está con­ce­bi­da para ralen­ti­zar el pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción inter­na y para evi­tar el for­ta­le­ci­mien­to de los lazos cada vez más estre­chos de Vene­zue­la con Orien­te Pró­xi­mo y otros regí­me­nes con­tra­rios a la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Washing­ton está apos­tan­do a que una esca­la­da mili­tar y una gue­rra psi­co­ló­gi­ca que vin­cu­le a Vene­zue­la con movi­mien­tos insur­gen­tes revo­lu­cio­na­rios como la gue­rri­lla colom­bia­na desem­bo­ca­rán en el dis­tan­cia­mien­to de los alia­dos y ami­gos lati­no­ame­ri­ca­nos de Chá­vez con su régi­men. Igual­men­te impor­tan­tes son las acu­sa­cio­nes sin fun­da­men­to ver­ti­das por Washing­ton según las cua­les Vene­zue­la alber­ga cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros de las FARC, cuya inten­ción es pre­sio­nar a Chá­vez para que reduz­ca el apo­yo que pres­ta a todos los movi­mien­tos socia­les de la región, inclui­do el de los cam­pe­si­nos sin tie­rra de Bra­sil, así como las orga­ni­za­cio­nes no vio­len­tas de dere­chos huma­nos y los sin­di­ca­tos de Colom­bia. Washing­ton bus­ca la «pola­ri­za­ción» polí­ti­ca: Esta­dos Uni­dos o Chá­vez. Recha­za la pola­ri­za­ción polí­ti­ca exis­ten­te hoy día que enfren­ta a Washing­ton con el MERCOSUR, la orga­ni­za­ción para la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca en la que jun­to a Vene­zue­la par­ti­ci­pan Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay y Para­guay, en sin­to­nía con los per­te­ne­cien­tes a ALBA (una estruc­tu­ra de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca en la que par­ti­ci­pan Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua, Ecua­dor y algu­nos otros Esta­dos cari­be­ños).

El fac­tor FARC

Oba­ma y el actual ex Pre­si­den­te Uri­be han acu­sa­do a Vene­zue­la de brin­dar un san­tua­rio para las gue­rri­llas colom­bia­nas (las FARC y el ELN). En reali­dad, se tra­ta de una argu­cia para pre­sio­nar al Pre­si­den­te Chá­vez para que denun­cie o, como míni­mo, recla­me que las FARC aban­do­nen la lucha arma­da con las con­di­cio­nes impues­tas por los regí­me­nes esta­dou­ni­den­se y colom­biano.

Con­tra­ria­men­te a los alar­des del Pre­si­den­te Uri­be y el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se, según los cua­les las FARC son un resi­duo deca­den­te, ais­la­do y ven­ci­do del pasa­do como con­se­cuen­cia de otras cam­pa­ñas con­tra­in­sur­gen­tes vic­to­rio­sas, un estu­dio de cam­po minu­cio­so rea­li­za­do por un inves­ti­ga­dor colom­biano, La gue­rra con­tra las FARC y la gue­rra de las FARC, demues­tra que en los dos últi­mos años la gue­rri­lla han con­so­li­da­do su influen­cia en más de un ter­cio del país, y que el régi­men de Bogo­tá con­tro­la solo la mitad del país. Des­pués de sufrir derro­tas impor­tan­tes en 2008, las FARC y el ELN han avan­za­do de for­ma sos­te­ni­da duran­te los años 2009 y 2010 cau­san­do más de 1.300 bajas mili­ta­res el año pasa­do y, segu­ra­men­te, casi el doble este año (La Jor­na­da, 8 de junio de 2010). El resur­gir y el avan­ce de las FARC revis­ten una impor­tan­cia fun­da­men­tal en lo que se refie­re a la cam­pa­ña mili­tar de Washing­ton con­tra Vene­zue­la. Tam­bién refle­jan la posi­ción de su «alia­do estra­té­gi­co»: el régi­men de San­tos. En pri­mer lugar, demues­tran que, pese a los más de 6.000 millo­nes de dóla­res de ayu­da mili­tar esta­dou­ni­den­se a Colom­bia, su cam­pa­ña con­tra la insur­gen­cia para «exter­mi­nar» a las FARC ha fra­ca­sa­do. En segun­do lugar, la ofen­si­va de las FARC abre un «segun­do fren­te» en Colom­bia, lo que debi­li­ta toda ten­ta­ti­va de empren­der la inva­sión de Vene­zue­la uti­li­zan­do Colom­bia como «tram­po­lín». En ter­cer lugar, ante una lucha de cla­ses inter­na cada vez más inten­sa, es pro­ba­ble que el nue­vo Pre­si­den­te San­tos tra­te de ali­viar las ten­sio­nes con Vene­zue­la con la espe­ran­za de reubi­car tro­pas des­ta­ca­das en la fron­te­ra con su vecino para des­ti­nar­las a la lucha con la cre­cien­te insur­gen­cia gue­rri­lle­ra. En cier­to sen­ti­do, a pesar de los rece­los de Chá­vez con­tra la gue­rri­llas y los lla­ma­mien­tos expre­sos para poner fin a la lucha gue­rri­lle­ra, el resur­gir de los movi­mien­tos arma­dos segu­ra­men­te es un fac­tor fun­da­men­tal para debi­li­tar las pers­pec­ti­vas de una inter­ven­ción enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos.

Con­clu­sión

La polí­ti­ca de múl­ti­ples vías de Washing­ton enca­mi­na­da a des­es­ta­bi­li­zar al gobierno vene­zo­lano ha sido con­tra­pro­du­cen­te en gene­ral, ha sufri­do fra­ca­sos impor­tan­tes y cose­cha­do pocos éxi­tos.
La línea dura con­tra Vene­zue­la no ha con­se­gui­do «reca­bar» nin­gún apo­yo en los prin­ci­pa­les paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, con la excep­ción de Colom­bia. Ha ais­la­do a Washing­ton, no a Cara­cas. Las ame­na­zas mili­ta­res qui­zá hayan radi­ca­li­za­do las medi­das socio­eco­nó­mi­cas adop­ta­das por Chá­vez, no las han mode­ra­do. Las ame­na­zas y acu­sa­cio­nes pro­ce­den­tes de Colom­bia han for­ta­le­ci­do la cohe­sión inter­na en Vene­zue­la, excep­to en el núcleo duro de los gru­pos de opo­si­ción. Tam­bién han lle­va­do a Vene­zue­la a mejo­rar sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, poli­cía y ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Las pro­vo­ca­cio­nes de Colom­bia han supues­to una rup­tu­ra de rela­cio­nes y un des­cen­so del 80 por cien­to del comer­cio trans­fron­te­ri­zo mul­ti­mi­llo­na­rio, dejan­do en la quie­bra a infi­ni­dad de empre­sas colom­bia­nas, a las que Vene­zue­la sus­ti­tu­ye con impor­ta­cio­nes agra­rias e indus­tria­les pro­ce­den­tes de Bra­sil y Argen­ti­na. Los efec­tos de las medi­das para inten­si­fi­car la ten­sión y la «gue­rra de des­gas­te» son difí­ci­les de pon­de­rar, sobre todo en tér­mi­nos del impac­to que hayan podi­do cau­sar sobre las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 26 de sep­tiem­bre de 2010, de cru­cial impor­tan­cia. Sin duda, el fra­ca­so de Vene­zue­la a la hora de regu­lar y con­tro­lar la afluen­cia mul­ti­mi­llo­na­ria de fon­dos esta­dou­ni­den­ses hacia sus socios vene­zo­la­nos en el inte­rior han cau­sa­do un impac­to impor­tan­te en su capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va. No cabe duda de que el empeo­ra­mien­to de la eco­no­mía se ha deja­do sen­tir en la res­tric­ción de gas­to públi­co para nue­vos pro­gra­mas socia­les. Asi­mis­mo, la incom­pe­ten­cia y la corrup­ción de varios altos car­gos cha­vis­tas, sobre todo en el ámbi­to de la dis­tri­bu­ción públi­ca de ali­men­tos, en la vivien­da y en la segu­ri­dad, ten­drán con­se­cuen­cias elec­to­ra­les.

Es pro­ba­ble que estos fac­to­res «inter­nos» influ­yan mucho más a la hora de dar for­ma a la dis­tri­bu­ción del voto en Vene­zue­la que la polí­ti­ca de con­fron­ta­ción agre­si­va adop­ta­da por Washing­ton. Sin embar­go, si la opo­si­ción pro-esta­dou­ni­den­se aumen­ta de for­ma sus­tan­cial su pre­sen­cia legis­la­ti­va en las elec­cio­nes del 26 de sep­tiem­bre (has­ta supe­rar un ter­cio de los miem­bros del Con­gre­so), tra­ta­rá de blo­quear los cam­bios socia­les y las polí­ti­cas de estí­mu­lo eco­nó­mi­co. Esta­dos Uni­dos redo­bla­rá sus esfuer­zos para pre­sio­nar a Vene­zue­la con el fin de que des­víe recur­sos hacia asun­tos de segu­ri­dad con el fin de mer­mar los gas­tos socio­eco­nó­mi­cos que sus­ten­tan el apo­yo del 60 por cien­to más pobre de la pobla­ción vene­zo­la­na.

Has­ta el momen­to, la polí­ti­ca de la Casa Blan­ca basa­da en una mayor mili­ta­ri­za­ción y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na ini­cia­ti­va eco­nó­mi­ca nove­do­sa ha sido un fra­ca­so. Ha ani­ma­do a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos más exten­sos a acre­cen­tar su inte­gra­ción eco­nó­mi­ca, como ates­ti­guan los nue­vos acuer­dos adua­ne­ros y aran­ce­la­rios adop­ta­dos en la reu­nión de MERCOSUR de prin­ci­pios de agos­to de este año. No ha supues­to la dis­mi­nu­ción de las hos­ti­li­da­des entre Esta­dos Uni­dos y los paí­ses de ALBA. No ha aumen­ta­do la influen­cia de Esta­dos Uni­dos. En cam­bio, Amé­ri­ca Lati­na ha avan­za­do en la con­so­li­da­ción de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca regio­nal nue­va, UNASUR (que exclu­ye a Esta­dos Uni­dos), bajan­do de cate­go­ría a la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, a la que Esta­dos Uni­dos emplea para impul­sar sus pla­nes. Las úni­cas luces que bri­llan a lo lejos, por iro­nías del des­tino, pro­ce­den de los pro­ce­sos elec­to­ra­les inter­nos. El can­di­da­to dere­chis­ta José Serra está rea­li­zan­do una carre­ra fir­me para las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les bra­si­le­ñas. En Argen­ti­na, Para­guay y Boli­via, la dere­cha pro-esta­dou­ni­den­se se está reagru­pan­do con la espe­ran­za de regre­sar al poder.

Lo que Washing­ton no logra com­pren­der es que en todo el espec­tro polí­ti­co que com­pren­de des­de la izquier­da has­ta el cen­tro-dere­cha, a los diri­gen­tes polí­ti­cos les espan­ta el impul­so y el fomen­to esta­dou­ni­den­se de la alter­na­ti­va mili­tar, y se opo­nen a que cons­ti­tu­ya el ele­men­to cen­tral de la polí­ti­ca. Prác­ti­ca­men­te todos los líde­res polí­ti­cos tie­nen recuer­dos des­agra­da­bles del exi­lio y la per­se­cu­ción del ciclo ante­rior de regí­me­nes mili­ta­res res­pal­da­dos por Esta­dos Uni­dos. El auto­pro­cla­ma­do alcan­ce terri­to­rial del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, que ope­ra des­de sus sie­te bases en Colom­bia, ha ensan­cha­do la bre­cha exis­ten­te entre los regí­me­nes demo­crá­ti­cos cen­tris­tas y de cen­tro izquier­da y la Casa Blan­ca de Oba­ma. En otras pala­bras: Amé­ri­ca Lati­na per­ci­be la agre­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se hacia Vene­zue­la como un «pri­mer paso» en direc­ción sur para lle­gar tam­bién a sus paí­ses. Jun­to al impul­so hacia una mayor inde­pen­den­cia polí­ti­ca y la diver­si­fi­ca­ción de los mer­ca­dos, eso ha debi­li­ta­do las ten­ta­ti­vas diplo­má­ti­cas y polí­ti­cas de Washing­ton de ais­lar a Vene­zue­la.

El nue­vo Pre­si­den­te San­tos de Colom­bia, hecho con el mis­mo mol­de dere­chis­ta de su pre­de­ce­sor Álva­ro Uri­be, se enfren­ta a un dile­ma espi­no­so: con­ti­nuar sien­do un ins­tru­men­to de con­fron­ta­ción mili­tar y des­es­ta­bi­li­za­ción esta­dou­ni­den­se de Vene­zue­la a cos­ta de varios miles de millo­nes de dóla­res en pér­di­das comer­cia­les y ais­la­mien­to del res­to de Amé­ri­ca Lati­na, o ali­viar las ten­sio­nes e incur­sio­nes fron­te­ri­zas des­em­ba­ra­zán­do­se de la retó­ri­ca de la pro­vo­ca­ción y nor­ma­li­zan­do las rela­cio­nes con Vene­zue­la. Si suce­de esto últi­mo, Esta­dos Uni­dos per­de­rá la últi­ma herra­mien­ta de su estra­te­gia exte­rior de ali­men­tar las «ten­sio­nes» y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. A Washing­ton le que­da­rán dos opcio­nes: una inter­ven­ción mili­tar direc­ta y uni­la­te­ral o finan­ciar una gue­rra polí­ti­ca a tra­vés de sus cola­bo­ra­do­res en el inte­rior del país.

Mien­tras tan­to, el Pre­si­den­te Chá­vez y sus par­ti­da­rios harían bien en con­cen­trar­se en sacar a la eco­no­mía de la rece­sión, apla­car la corrup­ción del Esta­do y la inefi­ca­cia monu­men­tal y capa­ci­tar a los con­se­jos comu­ni­ta­rios y fabri­les para que desem­pe­ñen un papel más rele­van­te en todos los aspec­tos, des­de el incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad has­ta la segu­ri­dad públi­ca. En últi­ma ins­tan­cia, la segu­ri­dad de Vene­zue­la a lar­go pla­zo fren­te a los ten­tácu­los lar­gos y pene­tran­tes del impe­rio esta­dou­ni­den­se depen­de de la fuer­za de la orga­ni­za­ción de las agru­pa­cio­nes de masas que sus­ten­tan el gobierno de Chá­vez.

James Petras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *