Blan­co nego­cia con fon­dos extran­je­ros para que finan­cien obras públi­cas – AHT Gel­di­tu – Elkar­la­na

La prio­ri­dad de Blan­co se cen­tra prin­ci­pal­men­te en dos gran­des actua­cio­nes: la cone­xión ferro­via­ria de algu­nos puer­tos que aún no dis­po­nen de ella, como es el caso de Alge­ci­ras y Bar­ce­lo­na, y la clau­su­ra de gran­des pro­yec­tos de alta velo­ci­dad, como su lle­ga­da defi­ni­ti­va a Gali­cia y el corre­dor del Medi­te­rrá­neo. Las mis­mas fuen­tes ase­gu­ran que varias cons­truc­to­ras extran­je­ras podrían entrar a pujar en los con­cur­sos de estos pro­yec­tos.

Al bor­de de la quie­bra

La entra­da de estos nue­vos agen­tes es prác­ti­ca­men­te el últi­mo car­tu­cho para un sec­tor que cami­na des­de hace meses por la cuer­da flo­ja y que, a fal­ta de medi­das excep­cio­na­les, podría entrar en barre­na a fina­les de año. El pasa­do mes de abril, el sec­tor vio en el Plan Extra­or­di­na­rio de Blan­co una vía de esca­pe a la caí­da en pica­do de lici­ta­ción de obras. Sin embar­go, la sequía de finan­cia­ción ha con­ver­ti­do este camino en un espe­jis­mo. Y es que, a pesar de los acuer­dos fir­ma­dos enton­ces por Fomen­to con la Con­fe­de­ra­ción Espa­ño­la de Cajas de Aho­rros (CECA), la Aso­cia­ción Espa­ño­la de Ban­ca (AEB), el Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial (ICO) y el Ban­co Euro­peo de Inver­sio­nes (BEI), las reti­cen­cias del sec­tor finan­cie­ro a asu­mir más ries­gos en infra­es­truc­tu­ras espa­ño­las han ido cre­cien­do. Y lo han hecho en para­le­lo al dete­rio­ro de la gra­ve situa­ción que viven algu­nas de las auto­pis­tas de pea­je nacio­na­les, pese a que en su momen­to fue­ron ava­la­das por el Esta­do.

Aun­que se tra­ta de dos casos dife­ren­tes, lo cier­to es que el mal pre­ce­den­te de uno está con­di­cio­nan­do de hecho el futu­ro del segun­do. Las garan­tías que ofre­ció el Esta­do sir­vie­ron de impul­so para que los ban­cos finan­cia­ran en la últi­ma déca­da pro­yec­tos que aho­ra resul­tan no ser via­bles y, sin embar­go, el patrón de aus­te­ri­dad impues­to a Espa­ña por Bru­se­las está ponien­do en duda la posi­bi­li­dad de res­pues­ta real del Esta­do.

En las empre­sas, el patrón se repi­te: son auto­pis­tas con una baja inten­si­dad de trá­fi­co —que, de hecho, dis­ta varias cifras de las pre­vi­sio­nes ini­cia­les— lo que les impi­de cum­plir con la pre­vi­sión ini­cial de ingre­sos y, por tan­to, de pagos. El ejem­plo más cla­ro es la auto­pis­ta entre Madrid y Tole­do, que tenía unas pre­vi­sio­nes de trá­fi­co ini­cia­les de 17.000 vehícu­los al día y la reali­dad es que no lle­ga casi ni a los 2.000.

Fuen­tes del sec­tor con­sul­ta­das apun­tan a que, entre fina­les de este año y prin­ci­pios del pró­xi­mo, comen­za­rán bue­na par­te de los ven­ci­mien­tos de deu­da, lo que podría desem­bo­car en una cas­ca­da de con­cur­sos de acree­do­res. Lle­ga­do este pun­to, se acti­va­rían las garan­tías esta­ta­les —algo con lo que no están dis­pues­tos a car­gar en el Minis­te­rio de Eco­no­mía— por lo que en Fomen­to tra­ba­jan a mar­chas for­za­das para encon­trar una solu­ción nego­cia­da entre Bru­se­las y las con­ce­sio­na­rias afec­ta­das.

Ferro­ca­rri­les en jaque

Otro pun­to calien­te que debe abor­dar Blan­co antes de que fina­li­ce el año afec­ta a nume­ro­sas líneas de tren. La deci­sión sobre a qué tra­yec­tos habrá que echar el cie­rre debía haber sido toma­da en sep­tiem­bre aun­que, final­men­te, se cono­ce­rá a lo lar­go de noviem­bre. Las líneas que man­ten­gan la decla­ra­ción de ser­vi­cio publi­co, ten­drán garan­ti­za­das una sub­ven­ción para garan­ti­zar su via­bi­li­dad en fun­ción de cri­te­rios socio-eco­nó­mi­cos, mien­tras que aque­llas otras que no res­pon­dan a estos obje­ti­vos y no haya deman­da para sos­te­ner­las serán clau­su­ra­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *