Wiki­leaks ver­sio­nes archi­vo secre­to de Irak – Al Jazeera

Lec­tu­ra de los documentos

La gra­ve­dad de los datos apor­ta­dos exi­ge una inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal inme­dia­ta y un jui­cio mul­ti­na­cio­nal por crí­me­nes de gue­rra a Bush, Aznar, Barro­so y Blair, cua­tro geno­ci­das no infe­rio­res en res­pon­sa­bi­li­dad a los diri­gen­tes nazis juz­ga­dos, con­de­na­dos y eje­cu­ta­dos en Nurenberg.

La ver­dad siem­pre aca­ba abrién­do­se paso, aun­que cues­te. No es el úni­co con­flic­to con tor­tu­ras acep­ta­das y encu­bier­tas por sus ins­ti­ga­do­res polí­ti­cos y mediá­ti­cos Debe­mos exi­gir la sali­da inme­dia­ta de los ase­si­nos y sus mer­ce­na­rios del esce­na­rio de sus crí­me­nes y erra­di­car la tor­tu­ra de la faz de la tie­rra, inclu­yen­do de Eus­kal Herria.

— — — — — — — — — — — -

En la mayor fil­tra­ción de secre­tos mili­ta­res de la his­to­ria, Wiki­leaks, la pági­na web de los denun­cian­tes, ha lan­za­do 400.000 archi­vos secre­tos de EE.UU. que deta­lla todos los aspec­tos de la gue­rra en Irak, las copias de las cua­les se han obte­ni­do por Al Jazeera.

La mag­ni­tud de los datos con­te­ni­dos en los archi­vos secre­tos reve­la una narra­ti­va grá­fi­ca de la gue­rra que va mucho más allá de cual­quier infor­ma­ción sobre el con­flic­to cada vez publi­ca­da en el domi­nio público.L

Uso de miles de cla­si­fi­ca­dos infor­mes mili­ta­res de EE.UU., Al Jazee­ra es aho­ra capaz de con­tar la his­to­ria den­tro de una gue­rra que dejó miles de muer­tos y un país frac­tu­ra­do a lo lar­go de líneas sectarias.

Tra­ba­jar con la Mesa de Perio­dis­mo de Inves­ti­ga­ción en Lon­dres des­de hace 10 sema­nas, Al Jazee­ra ha ana­li­za­do dece­nas de miles de docu­men­tos, la bús­que­da de hechos los EE.UU. ha man­te­ni­do ocul­tos del escru­ti­nio público.

Lo que se ha cubier­to a menu­do con­tra­di­ce la ver­sión ofi­cial del con­flic­to. Por ejem­plo, el fil­tra­do de datos mues­tra que los EE.UU. ha sido el man­te­ni­mien­to de regis­tros de muer­tes y heri­dos ira­quíes duran­te la gue­rra, a pesar de decla­ra­cio­nes públi­cas en sen­ti­do contrario.

La últi­ma memo­ria caché de archi­vos se refie­re a un perío­do de seis años – del 1 de enero de 2004, el 31 de diciem­bre de 2009 – y mues­tra que 109.000 per­so­nas murie­ron duran­te este tiem­po. De ellos, la asom­bro­sa cifra de 66 081 – las dos ter­ce­ras par­tes del total – eran civiles.

Las cifras son mucho mayo­res que lo esti­ma­do pre­via­men­te y que con­du­ci­rá inevi­ta­ble­men­te a una revi­sión al alza de la cifra total de muer­tos del conflicto.

Como resul­ta­do de la infor­ma­ción con­te­ni­da en los regis­tros de la gue­rra, el Iraq Body Count (IBC) – una orga­ni­za­ción que man­tie­ne un regis­tro del núme­ro de per­so­nas muer­tas – está a pun­to de ele­var sus esti­ma­cio­nes de núme­ro de muer­tos en 15.000: a 122.000 des­de 107.000.

El nue­vo mate­rial arro­ja luz sobre los horro­res del día a día de la gue­rra. El ejér­ci­to los lla­ma SIGACTs – infor­mes impor­tan­tes de acción – a nivel del sue­lo resú­me­nes de los acon­te­ci­mien­tos que mar­ca­ron el con­flic­to: alla­na­mien­tos, regis­tros, bom­bas en las carre­te­ras, las deten­cio­nes, y mucho más. Todos ellos están cla­si­fi­ca­dos «secre­to».

Los infor­mes reve­lan cómo la tor­tu­ra era gene­ra­li­za­da y cuán­tos civi­les ordi­na­rios lle­vó la peor par­te del conflicto.

Los cuen­tos gra­bar archi­vos horri­ble: las muje­res emba­ra­za­das un dis­pa­ro muer­tos en pun­tos de con­trol, de los sacer­do­tes secues­tra­dos y ase­si­na­dos, de la cár­cel ira­quí guar­dias con tala­dros eléc­tri­cos para for­zar a los pri­sio­ne­ros a confesar.

Igual­men­te inquie­tan­te es la res­pues­ta de los mili­ta­res a las muer­tes de civi­les cau­sa­das por sus tro­pas. El uso exce­si­vo de la fuer­za no fue ruti­na­ria­men­te inves­ti­ga­dos y los cul­pa­bles fue­ron lle­va­dos rara vez en el hotel.

Enten­de­mos que la vida podría estar en peli­gro con la publi­ca­ción de esos datos sen­si­bles, así que te darás cuen­ta de que hemos redac­ta­do casi todos los nom­bres que apa­re­cen en estos cables – con la excep­ción de figu­ras muy cono­ci­das, la gen­te como pri­mer minis­tro ira­quí Nou­ri al-Mali­ki. Nues­tros socios de medios de comu­ni­ca­ción han hecho lo mismo.

Pero tra­ba­jan­do jun­to a la New York Times, The Guar­dian, Der Spie­gel, y el Rei­no Uni­do de Canal 4 TV, Al Jazee­ra es cla­ro que la libe­ra­ción de los archi­vos de Irak – a pesar de su carác­ter secre­to – es vital para el inte­rés público.

— — — — — — — — — — — — — — — — -

Otras valio­sas infor­ma­cio­nes, en este enlace

http://​emm​.news​brief​.eu/​N​e​w​s​B​r​i​e​f​/​m​o​r​e​c​l​u​s​t​e​r​e​d​i​t​i​o​n​/​e​s​/​e​l​d​i​a​-​3​6​c​d​6​2​8​8​f​b​b​0​a​8​e​9​e​9​d​5​e​c​5​2​4​4​9​d​e​8​d​9​.​h​tml

— — — — — — — — — — — — — — — — — — –

War​Logs​.Wiki​leaks​.org es un sitio web que pro­por­cio­na una for­ma fácil de bus­car a tra­vés de la Gue­rra de los regis­tros de Irak, que fue­ron hechos públi­cos por Wiki­leaks el 22 de octu­bre de 2010. Los docu­men­tos son un con­jun­to de más de 391.000 infor­mes que cubren la gue­rra en Irak entre 2004 y 2009.

Des­de aquí, usted pue­de nave­gar a tra­vés de todos los docu­men­tos que han sido pues­tos en liber­tad, orga­ni­za­do por tipo, cate­go­ría, fecha, núme­ro de víc­ti­mas, y muchas otras pro­pie­da­des. Des­de cual­quierpági­na del docu­men­to, hacer clic en el ver­de sub­ra­ya­do de tex­to se abri­rá una ven­ta­na emer­gen­te que se vin­cu­la a otros docu­men­tos que con­tie­nen esas fra­ses, por lo que es posi­ble ver los tér­mi­nos de bús­que­da impor­tan­tes y las cone­xio­nes que no podría de otro modo pre­vio aviso.

Nues­tra espe­ran­za es que esta herra­mien­ta será útil para los perio­dis­tas e inves­ti­ga­do­res que estén intere­sa­dos en apren­der más acer­ca de Esta­dos Uni­dos de la gue­rra en Afga­nis­tán y dar sen­ti­do a esta impor­tan­te base de datos. Si usted desea apo­yar este tra­ba­jo, le ani­ma­mos a hacer una dona­ción a Wiki­leaks.

El códi­go fuen­te de esta pági­na web está dis­po­ni­ble gra­tui­ta­men­te en GitHub – damos la bien­ve­ni­da a cual­quier con­tri­bu­ción, mejo­ras o sugerencias.

En los documentos.



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.