RuGAL­ca­ba. Nue­vo pre­si­den­te de fac­to. – Izca

El nue­vo gobierno es la mate­ria­li­za­ción de lo que ya venía avan­zan­do en los círcu­los que rodean a éste en los últi­mos tiem­pos. La liqui­da­ción defi­ni­ti­va del zapa­te­ris­mo, enten­di­do este como el inten­to pues­to en mar­cha en el año 2004 de un pro­gra­ma, des­de lue­go social­de­mó­cra­ta, pero con cier­tos tin­tes refor­mis­tas que bus­ca­ba en cier­ta medi­da el apo­yo del la izquier­da polí­ti­ca y social; y su sus­ti­tu­ción por el pro­yec­to puro y duro, sin con­ce­sión algu­na, del blo­que domi­nan­te espa­ñol en su ver­sión más ran­cia.

En esta evo­lu­ción, a la que podría­mos lla­mar la recu­pe­ra­ción inte­gral del feli­pis­mo, ha teni­do y tie­ne aho­ra más que nun­ca un pro­ta­go­nis­mo esen­cial el Sr. Rubal­ca­ba.

El Sr. Rubal­ca­ba fue un minis­tro de los GAL, tie­ne por tan­to una res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal en el terro­ris­mo de Esta­do prac­ti­ca­do duran­te los años 80 y 90.

El Sr. Rubal­ca­ba fue pie­za cla­ve en el últi­mo gobierno de Feli­pe Gon­za­lez 1993 – 1996, cuan­do la mier­da les sobre­pa­sa­ba las ore­jas, fue por tan­to el enca­ra­do de tras­pa­sar al PP el poder en 1996.

El Sr. Rubal­ca­ba entró en el año 2006 en el Gobierno de Zapa­te­ro para car­gar­se el pro­ce­so de paz en mar­cha en aquel momen­to, y des­de lue­go lo con­si­guió.

El Sr. Rubal­ca­ba se ha con­ver­ti­do aho­ra en el pre­si­den­te de fac­to del gobierno, y sus obje­ti­vos como siem­pre han sido, son los de ser­vir al blo­que domi­nan­te espa­ñol sin hacer nin­gu­na con­ce­sión ni en lo polí­ti­co, ni en lo social, a los pue­blos y tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del Esta­do Espa­ñol, inten­tan­do que todas las con­se­cuen­cias de la cri­sis recai­gan sobre estos; y que las deman­das de mas dere­chos polí­ti­cos se sol­ven­ten a tra­vés del códi­go penal y de enjui­cia­mien­to cri­mi­nal.

El Sr. RuGAL­ca­ba, inten­tó impe­dir que Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta- La Soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, tuvie­ra vida polí­ti­ca, ins­tru­yen­do su ile­ga­li­za­ción y su cri­mi­na­li­za­ción. No lo con­si­guió.

El Sr. Rubal­ca­ba tam­po­co, y de la mis­ma for­ma que en el caso ante­rior­men­te seña­la­do, va a con­se­guir los obje­ti­vos que se pro­po­ne. Aho­ra somos [email protected] más y si cabe mejo­res.

IzCa

Cas­ti­lla a 22 de octu­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *