Reso­lu­ción ante la deten­ción de 13 jóve­nes inde­pen­den­tis­tas vas­cos.- Colec­ti­vos de Jove­nes Comunistas

En la madru­ga­da de hoy, 22 de octu­bre, tre­ce jóve­nes de Eus­kal Herria han sido dete­ni­dos bajo la acu­sa­ción de per­te­ne­cer a SEGI. 300 agen­tes de poli­cía han par­ti­ci­pa­do en esta ope­ra­ción. Éste es un nue­vo epi­so­dio repre­si­vo con­tra la juven­tud vas­ca, con una inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca cla­ra. Los Colec­ti­vos de Jóve­nes Comu­nis­tas denun­cia­mos y con­de­na­mos las deten­cio­nes y pedi­mos su pues­ta inme­dia­ta en libertad.

Este caso vie­ne de la mano del incre­men­to gra­dual de los nive­les de repre­sión que ejer­ce el Esta­do Espa­ñol, tan­to en Eus­kal Herria como en el con­jun­to de su terri­to­rio. Esto se expli­ca a tra­vés de la con­fluen­cia de dos tendencias:

  • por un lado, el aban­dono de la estra­te­gia de lucha arma­da por par­te de ETA, res­ta una enor­me legi­ti­mi­dad al con­sen­so impues­to por el Esta­do y por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, en torno a la idea de que cual­quier repre­sión con­tra el movi­mien­to popu­lar e inde­pen­den­tis­ta está jus­ti­fi­ca­do ya que este movi­mien­to es “terro­ris­ta”. La estra­te­gia repre­si­va sigue apos­tan­do por prohi­bir cual­quier opción polí­ti­ca que plan­tee alter­na­ti­vas al mode­lo eco­nó­mi­co y terri­to­rial de la oli­gar­quía espa­ño­la. Sin embar­go, la excu­sa aho­ra es “el entorno” de ETA, tér­mino exten­si­ble a cual­quier orga­ni­za­ción o lucha que plan­tee solu­cio­nes en tér­mi­nos rup­tu­ris­tas. Aquí cabe des­de la lucha con­tra el Tren de Alta Velo­ci­dad has­ta orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas juve­ni­les inde­pen­den­tis­tas como SEGI.
  • por otro lado, el cre­ci­mien­to de la lucha popu­lar, no sólo en Eus­kal Herria, sino en todo el Esta­do, ha pro­vo­ca­do un aumen­to cla­ro de la repre­sión con­tra el movi­mien­to popu­lar. Hacía mucho tiem­po que no había tan­tos mili­tan­tes comu­nis­tas ‑espe­cial­men­te, jóve­nes- res­pon­dien­do ante los tri­bu­na­les por sus acti­vi­da­des políticas.

Los recien­tes cam­bios de res­pon­sa­bi­li­da­des del Gobierno (refuer­zo de legi­ti­mi­dad en la figu­ra de Rubal­ca­ba e inclu­sión de Ramón Jau­re­gui) se pro­du­cen en un con­tex­to de des­gas­te y des­cré­di­to del PSOE, y pre­ten­den entre otras cosas correr una cor­ti­na de humo ante su fra­ca­so eco­nó­mi­co y social car­gan­do las tin­tas sobre Eus­kal Herria.

El Esta­do Espa­ñol apues­ta cada vez más por solu­cio­nes poli­cia­les: por arres­tos, iden­ti­fi­ca­cio­nes, regis­tros, gra­ba­ción de lla­ma­das y espio­na­je en inter­net. El Esta­do de excep­ción se apli­ca en Eus­kal Herria a raja­ta­bla, don­de cual­quier idea cer­ca­na al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta se juz­ga como terro­ris­ta, se ile­ga­li­zan par­ti­dos polí­ti­cos y cen­te­na­res de jóve­nes están en pri­sión bajo la acu­sa­ción de terro­ris­mo sin nece­si­dad de prue­ba alguna.

Las mis­mas garan­tías for­ma­les de la demo­cra­cia de las que pre­su­me este sis­te­ma son vio­la­das de for­ma cons­tan­te, por no hablar de los contenidos.

Dice el minis­tro del Inte­rior Rubal­ca­ba que tan­tas veces como se reor­ga­ni­ce SEGI, tan­tas veces se harán macro­rre­da­das para des­ar­ti­cu­lar­la. Cual­quier minis­tro fran­quis­ta hubie­ra podi­do decir lo mis­mo sobre el par­ti­do comu­nis­ta; cual­quier dic­ta­dor lati­no­ame­ri­cano habría fir­ma­do una ame­na­za en esos tér­mi­nos. La degra­da­ción demo­crá­ti­ca en Espa­ña ha lle­ga­do has­ta tal pun­to que gran­des sec­to­res de la pobla­ción no se sor­pren­den ‑e inclu­so, sim­pa­ti­zan- por la deten­ción de jóve­nes de 20 o 22 años, por sus ideas polí­ti­cas, por su com­pro­mi­so con el movi­mien­to estu­dian­til, obre­ro, de soli­da­ri­dad,… etc

Hay vagas refe­ren­cias en la pren­sa a posi­bles rela­cio­nes con la Kale Borro­ka y un argu­men­to reite­ra­do has­ta el abu­rri­mien­to de que SEGI es la “can­te­ra de ETA”, es decir, que algu­nos de sus miem­bros podrían lle­gar a mili­tar en ETA en el futu­ro, por cer­ca­nía ideo­ló­gi­ca. Es decir, esta­mos ante repre­sión “pre­ven­ti­va”, ante un “mino­rity report” don­de se arres­ta a quie­nes se les pre­su­me ino­cen­cia, pero que podrían lle­gar a ser “terro­ris­tas” debi­do a sus ideas.

De ahí se deri­va toda una legis­la­ción repre­si­va que inclu­ye leyes anti­de­mo­crá­ti­cas como la Ley Anti­te­rro­ris­ta o la Ley de par­ti­dos que recien­te­men­te PP y PSOE han dado mues­tras de que­rer refor­zar para evi­tar, en lo inme­dia­to, reti­rar ‑por vía judi­cial- a los car­gos elec­tos de la izquier­da aber­tza­le de los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad para los que han sido ele­gi­dos legi­ti­ma­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes, pero cuya apli­ca­ción podría ser­vir para exten­der el cer­co o apartheid sobre otras fuer­zas de la izquier­da rup­tu­ris­ta o anti­ca­pi­ta­lis­ta para evi­tar que ten­gan algu­na posi­bi­li­dad de alcan­zar cual­quier tipo de repre­sen­ta­ción a nivel local u otras.

La Ley Anti­te­rro­ris­ta no sólo se apli­ca en Eus­kal Herria, sino que es un arma en manos del Esta­do para apli­car con total impu­ni­dad una sus­pen­sión de las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les en el arres­to de sin­di­ca­lis­tas, mili­tan­tes comu­nis­tas y los sec­to­res popu­la­res. De hecho, eso ya está sucediendo.

En toda la estra­te­gia repre­si­va, jue­ga un papel fun­da­men­tal el apa­ra­to mediá­ti­co del régi­men espa­ñol. Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, pro­pie­dad del Esta­do o de la oli­gar­quía, repi­ten de for­ma sis­te­má­ti­ca toda la pro­pa­gan­da guber­na­men­tal, hacien­do jus­ti­fi­ca­ble la repre­sión y con­vir­tien­do a per­so­nas del pue­blo sin nin­gu­na acción arma­da en su haber, en terroristas.

La pre­sun­ción de ino­cen­cia bri­lla por su ausen­cia. Los medios han repro­du­ci­do los nom­bres y ape­lli­dos de los mili­tan­tes de SEGI, así como sus foto­gra­fías. Recor­de­mos que son jóve­nes a los que los tri­bu­na­les, por aho­ra, no han con­se­gui­do con­de­nar por nin­gún deli­to y que, inclu­so para la jus­ti­cia espa­ño­la, son pre­sun­ta­men­te inocentes.

Los Colec­ti­vos de Jóve­nes Comu­nis­tas denun­cia­mos la repre­sión con­tra la orga­ni­za­ción SEGI y con­tra el movi­mien­to popu­lar, juve­nil y de la cla­se obrera.

Comi­té Cen­tral de los CJC

22 de Octu­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.