Euro­pa: ahí sigue la lucha de cla­ses – Ángel Gue­rra

Si echa­mos una mira­da al mapa la ofen­si­va del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral a par­tir de Reagan-That­cher sólo ha podi­do ser con­te­ni­da y en par­te recha­za­da en Amé­ri­ca Lati­na, aun­que varios paí­ses asiá­ti­cos logra­ran una apli­ca­ción menos férrea del dog­ma que en nues­tra región. Aquí, com­ba­ti­vos movi­mien­tos popu­la­res, algu­nos con un com­po­nen­te indí­ge­na esen­cial pero todos inte­gra­dos por tra­ba­ja­do­res, mar­gi­na­les, pobla­do­res y sec­to­res medios empo­bre­ci­dos, con­du­je­ron al sur­gi­mien­to des­de 1999 de un gru­po hete­ro­gé­neo pero coor­di­na­do de gobier­nos opues­tos a las polí­ti­cas del Con­sen­so de Washing­ton y que luchan por la inte­gra­ción regio­nal.

Sin embar­go, en Euro­pa occi­den­tal, a dife­ren­cia de Esta­dos Uni­dos se con­ser­va­ron has­ta hace muy poco una par­te de los ras­gos esen­cia­les de los lla­ma­dos Esta­dos de bien­es­tar, con­jun­to de dere­chos socia­les con­quis­ta­dos por las luchas obre­ras de los siglos XIX y XX y tam­bién logra­das debi­do al excep­cio­nal pro­ta­go­nis­mo del Ejér­ci­to Rojo en la derro­ta del nazi-fas­cis­mo y a la exis­ten­cia del cam­po socia­lis­ta y sus indis­cu­ti­bles avan­ces socia­les. Fue jus­ta­men­te la implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca y demás regí­me­nes euro­peos que for­ma­ban par­te de esa reali­dad la que pro­pi­ció la tras­for­ma­ción de las regio­nes cen­tral y orien­tal de Euro­pa en polí­gono de prue­bas de crue­les rece­tas de ajus­te fon­do­mo­ne­ta­ris­tas, apli­ca­das de un día para otro. Ver­da­de­ra piña­ta que en un abrir y cerrar de ojos logró una colo­sal tras­fe­ren­cia de rique­za de esos Esta­dos, espe­cial­men­te Rusia, a los gran­des cen­tros finan­cie­ros capi­ta­lis­tas.

Pero es evi­den­te que las gran­des cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras no habían renun­cia­do a des­po­jar tam­bién de sus con­quis­tas a los tra­ba­ja­do­res y la pobla­ción euro­pea occi­den­tal. Sólo espe­ra­ban por la oca­sión pro­pi­cia y esta vino con la quie­bra de Leman Brothers y el con­ta­gio de la cri­sis que atra­vie­san des­de enton­ces el sis­te­ma finan­cie­ro y la eco­no­mía esta­du­ni­den­ses. A par­tir del cata­cis­mo se macha­có por la mafia mediá­ti­ca con varios mitos, como que las eco­no­mías nacio­na­les y la euro­pea se hun­di­rían y cun­di­ría el des­em­pleo si los Esta­dos no res­ca­ta­ban a los ban­cos, obvia­men­te con los impues­tos de los de aba­jo. En reali­dad, pre­ci­sa­men­te por apli­car esa rece­ta los Esta­dos están en quie­bra, las eco­no­mías se hun­die­ron y el paro se ha exten­di­do insó­li­ta­men­te. Eso sí, los ban­cos decla­ran uti­li­da­des obs­ce­nas y en Wall Street anun­cian que repar­ti­rán una millo­na­da entre sus eje­cu­ti­vos. La opor­tu­ni­dad fue apro­ve­cha­da tam­bién para ir al asal­to de las pen­sio­nes y otros bene­fi­cios socia­les de los tra­ba­ja­do­res euro­peos, mien­tras ni siquie­ra se impo­nían o ele­va­ban los impues­tos a la oli­gar­quía cuyos inte­gran­tes han aumen­ta­do y en muchos casos dobla­do el mon­to de sus for­tu­na duran­te la cri­sis mien­tras dece­nas de millo­nes de obre­ros en el Vie­jo Con­ti­nen­te y en todo el mun­do se empo­bre­cen sin siquie­ra la espe­ran­za de recu­pe­rar sus dere­chos o pues­tos de tra­ba­jo arre­ba­ta­dos.

Cole­ta­zo del des­ba­ra­jus­te esta­du­ni­den­se de pron­to se anun­ció que Gre­cia esta­ba en quie­bra y las cali­fi­ca­do­ras reba­ja­ron la cate­go­ría de su deu­da. En este mun­do al revés, uno de los gran­des ban­cos de inver­sión, Gold­man Sachs, había defrau­da­do al Esta­do grie­go en com­pli­ci­dad con la oli­gar­quía nati­va. Por supues­to, el ban­co no indem­ni­za­ría al país helé­ni­co sino se con­ver­ti­ría en su vir­tual pro­pie­ta­rio. Ya la pren­sa finan­cie­ra ingle­sa, don­de sue­len des­cu­brir­se alguno de los malé­vo­los pro­yec­tos de la ban­ca anglo­sa­jo­na, había acu­ña­do el tér­mino PIGS, acró­ni­mo para refe­rir­se a Por­tu­gal, Irlan­da, Gre­cia y Espa­ña, paí­ses parias y sin futu­ro.

Lo alen­ta­dor es cómo han reac­cio­na­do la cla­se obre­ra y el pue­blo grie­gos, que ya acu­mu­lan ocho jor­na­das de huel­ga gene­ral y no dan seña­les de decai­mien­to y de nue­vo Fran­cia y París, con seis huel­gas de junio a la fecha, una acti­va pre­sen­cia juve­nil y la gran inte­rro­gan­te de si el gobierno con­se­gui­rá el des­gas­te a que apues­ta o estas jor­na­das son el comien­zo de algo mayor. La for­mi­da­ble huel­ga gene­ral del 29 de sep­tiem­bre en Espa­ña podría abrir el camino a la crea­ción de un polo muy amplio de izquier­da social y polí­ti­ca anti­neo­li­be­ral. Has­ta en los paí­ses ex socia­lis­tas hay mues­tras de com­ba­ti­vi­dad obre­ra. La aper­tu­ra de un fren­te euro­peo anti­neo­li­be­ral podría anu­dar­se fir­me­men­te con las luchas lati­no­ame­ri­ca­nas, las que se orga­ni­zan des­de una gran diver­si­dad de movi­mien­tos en Áfri­ca y Asia y todas jun­tas esti­mu­lar hacia la izquier­da la rebel­día y el des­con­ten­to en Esta­dos Uni­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *