El Sena­do fran­cés pos­po­ne la refor­ma ante la pre­sión social – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

El Sena­do fran­cés escu­chó la pre­sión de la calle y deso-bede­ció ayer al pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy en el explo­si­vo con­flic­to por las pen­sio­nes. La Cáma­ra Alta se negó a pro­ce­der a la vota­ción del pro­yec­to de ley de recor­te y la apla­zó. Como míni­mo has­ta hoy, y pro­ba­ble­men­te más tar­de, según varios sena­do­res. La jor­na­da de refle­xión que los sena­do­res ofre­cie­ron a Sar­kozy lle­gó cuan­do la huel­ga ha colo­ca­do en un nivel crí­ti­co el núme­ro de gaso­li­ne­ras cerra­das y cuan­do las car­gas poli­cia­les cre­cen en ten­sión.

El Sena­do es una cáma­ra en el que el par­ti­do de Sar­kozy cuen­ta con 149 par­la­men­ta­rios, mien­tras que radi­ca­les de izquier­da, socia­lis­tas y comu­nis­tas reúnen 157. Todo depen­de, pues, de los sena­do­res del gru­po mix­to y de la Unión Cen­tris­ta, que reúne a sena­do­res tan­to sar­kozys­tas como anti­sar­kozys­tas, con lige­ra ven­ta­ja para estos últi­mos. La situa­ción es flui­da y, dada la pre­sión de la huel­ga y de los son­deos, sus seño­rías bisa­gra no se some­tie­ron a las pri­sas que tie­ne Sar­kozy por obte­ner la apro­ba­ción de la ley.

Las auto­ri­da­des reco­no­cen que 3.190 refi­ne­rías están sin gaso­li­na

El pre­si­den­te de la cáma­ra, Gérard Lar­cher, un con­ser­va­dor que se lle­va mal con el pre­si­den­te, se negó a cerrar los tur­nos de pala­bra a la opo­si­ción. Que­dan actual­men­te varios cen­te­na­res de enmien­das por dis­cu­tir, en su mayo­ría pre­sen­ta­das por la izquier­da. La mesa ha adop­ta­do el prin­ci­pio de cele­brar sesio­nes noc­tur­nas si es nece­sa­rio. De hecho, los sena­do­res lle­van varias noches dis­cu­tien­do casi has­ta el alba.

El calen­da­rio de Sar­kozy está com­pro­me­ti­do.

El pre­si­den­te quie­re sacar su pro­yec­to del Sena­do cuan­to antes para que vaya a la Comi­sión Mix­ta y vuel­va a la Asam­blea Nacio­nal para su apro­ba­ción defi­ni­ti­va el 26 o el 27 de octu­bre. La razón es la siguien­te: las vaca­cio­nes esco­la­res se ini­cian este vier­nes y Sar­kozy espe­ra que, con las cla­ses medias des­can­san­do, la pre­sión de la calle des­apa­rez­ca.

Al pri­mer retra­so de calen­da­rio vino a sumar­se ayer un segun­do pro­ble­ma. Los sena­do­res socia­lis­tas y comu­nis­tas logra­ron obte­ner el apo­yo del cen­troiz­quier­da para lan­zar un «lla­ma­mien­to solem­ne» a Sar­kozy para que sus­pen­da el deba­te sobre su pro­yec­to de ley, que ele­va a 62 años la edad legal de jubi­la­ción y a 67 la edad que abre dere­cho al 100% de la pen­sión de base.

El 60% de los fran­ce­ses apo­ya la con­ti­nua­ción del movi­mien­to social

El apo­yo del cen­troiz­quier­da no era algo gana­do de ante­mano y trae una con­se­cuen­cia poten­cial­men­te nefas­ta para Sar­kozy: abre puen­tes con los sena­do­res de la Unión Cen­tris­ta y pue­de incli­nar esa bisa­gra hacia la izquier­da.

Por­que Fran­cia ya es una olla a pre­sión. La huel­ga de los obre­ros de las 12 refi­ne­rías del país, suma­da a las ope­ra­cio­nes de blo­queo de las refi­ne­rías y de las carre­te­ras de acce­so empie­za a alcan­zar su velo­ci­dad de cru­ce­ro. El Gobierno, que tar­dó 24 horas en reco­no­cer, al prin­ci­pio de la sema­na pasa­da, que 4.000 gaso­li­ne­ras tenían los sur­ti­do­res cerra­dos, no qui­so ser atra­pa­do de nue­vo en la omi­sión. El minis­tro de Eco­lo­gía y Ener­gías, Jean-Louis Bor­loo, reco­no­ció ayer que de las 12.311 esta­cio­nes del país, 3.190 están sin una sola gota de car­bu­ran­te. Y, según él, otras 1.700 «están en una difi­cul­tad par­ti­cu­lar».

Bor­loo mul­ti­pli­có los men­sa­jes tran­qui­li­za­do­res, afir­man­do que la penu­ria es «momen­tá­nea» y que «los camio­nes están lle­gan­do». Todo ello para cua­drar con el men­sa­je del pri­mer minis­tro, Fra­nçois Fillon, quien pro­me­tió el mar­tes que el abas­te­ci­mien­to será «nor­mal en cua­tro o cin­co días».

Por segun­do día con­se­cu­ti­vo, Sar­kozy reite­ró ayer el men­sa­je de fir­me­za afir­man­do que ha dado ins­truc­cio­nes para «des­blo­quear la tota­li­dad de depó­si­tos de car­bu­ran­te», y acu­san­do a los sin­di­ca­tos de «des­ór­de­nes que bus­can crear la pará­li­sis del país».

Pre­sión poli­cial

A par­tir de la madru­ga­da de ayer, los gen­dar­mes y los poli­cías anti­dis­tur­bios pisa­ron el ace­le­ra­dor con­tra los pique­tes que pro­te­gen los depó­si­tos de car­bu­ran­te y las refi­ne­rías. Los depó­si­tos de La Roche­lle y Le Mans y la refi­ne­ría de Don­ges fue­ron des­alo­ja­dos. En esta últi­ma, la res­pues­ta sin­di­cal fue inme­dia­ta. Nada más ser infor­ma­dos, los coor­di­na­do­res de la CFDT-Trans­por­tes movi­li­za­ron a unas 500 per­so­nas que de inme­dia­to cor­ta­ron las carre­te­ras de acce­so. Sar­kozy vol­vió así a la casi­lla de sali­da, y sólo podría evi­tar ese «jue­go del gato y el ratón» con accio­nes con­tun­den­tes y masi­vas con­tra civi­les, que la opi­nión públi­ca no tole­ra­ría.

Un nue­vo son­deo Via­voi­ce para Libé­ra­tion apun­ta que un 69% de los fran­ce­ses de-saprue­ba las accio­nes poli­cia­les tan­to con­tra tra­ba­ja­do­res huel­guis­tas como con­tra estu­dian­tes, y eso a pesar de la penu­ria de gaso­li­na. El 60% apo­ya la con­ti­nua­ción del movi­mien­to social, según una encues­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *