El bata­llón Comu­ne­ros de Cas­ti­lla

ste bata­llón cons­ti­tu­ye, sin duda algu­na, la uni­dad de mili­cias cas­te­llano y leo­ne­sas que, tan­to en su ori­gen y com­po­si­ción ini­cial como en el man­te­ni­mien­to a lo lar­go de toda la gue­rra de cla­ra con­cien­cia de iden­ti­dad regio­nal, pre­sen­ta unas carac­te­rís­ti­cas más níti­das y defi­ni­das como repre­sen­ta­ti­va del com­por­ta­mien­to del volun­ta­ria­do cas­te­llano y leo­nés que pudo ofre­cer resis­ten­cia a la suble­va­ción y par­ti­ci­par acti­va­men­te en la con­tien­da.

A lo lar­go de la gue­rra for­ma­ron par­te de »Comu­ne­ros» un núme­ro de hom­bres supe­rior a los 2.200, man­te­nien­do siem­pre los de ori­gen cas­te­llano y leo­nés un por­cen­ta­je en su com­po­si­ción cer­cano al 70 por 100. Pero qui­zás sea más sig­ni­fi­ca­ti­vo el con­si­de­rar que en el perío­do de los pri­me­ros meses de gue­rra – en que se con­fi­gu­ra como uni­dad típi­ca­men­te mili­cia­na- pasa­ron por la mis­ma 1.503 hom­bres, dos ter­cios de los cua­les eran ori­gi­na­rios y resi­den­tes habi­tua­les en pro­vin­cias cas­te­llano y leo­ne­sas, sien­do de des­ta­car tam­bién el alto por­cen­ta­je de madri­le­ños de pro­ba­ble ori­gen cas­te­llano y leo­nés.

El ori­gen de »Comu­ne­ros de Cas­ti­lla» se sitúa en los pri­me­ros días de la gue­rra, cuan­do a ini­cia­ti­va de los direc­ti­vos del Cen­tro Abu­len­se, situa­do en la Calle Fomen­to, 11, de Madrid, se difun­de la con­vo­ca­to­ria para for­mar par­te de una »colum­na cas­te­lla­na» para »com­ba­tir con­tra los rebel­des de las pro­vin­cias de Ávi­la, Sala­man­ca, Valla­do­lid y Sego­via”. El Cen­tro Abu­len­se edi­ta unos pas­qui­nes que se dis­tri­bu­yen con pro­fu­sión en las calles madri­le­ñas, al tiem­po que por radio y otros medios alcan­za gran eco el lla­ma­mien­to. En esta publi­ci­dad se hace hin­ca­pié en la libe­ra­ción de Ávi­la y Sala­man­ca.

De mane­ra que en los pri­me­ro días de agos­to ‑el alis­ta­mien­to comien­za el día 10- han fir­ma­do un com­pro­mi­so de com­ba­te un núme­ro de hom­bres y muje­res supe­rior a 200.

Dos son los con­tin­gen­tes ini­cia­les que con­for­man este colec­ti­vo: por una lado un gran núme­ro de eva­cua­dos del valle del Tié­tar y la Sie­rra de Gre­dos; por otra par­te, nume­ro­sos madri­le­ños ori­gi­na­rios de las pro­vin­cias cas­te­lla­nas y leo­ne­sas ‑socios del cen­tro en espe­cial- acu­den a ins­cri­bir­se. Gru­pos de tran­seún­tes de estas pro­vin­cias, como es el caso de los atle­tas sal­man­ti­nos des­pla­za­dos a par­ti­ci­par en la Olim­pia­da Popu­lar de Bar­ce­lo­na, tam­bién for­ma­rán par­te del bata­llón.

El día 23 de agos­to la Ins­pec­ción de Mili­cias auto­ri­za la for­ma­ción del bata­llón en los tér­mi­nos usua­les, esta­ble­cien­do un habi­li­ta­do y desig­nan­do sus pri­me­ros man­dos. Las labo­res de reclu­ta y orga­ni­za­ción esta­rán en manos del Comi­té de Mili­cias del Cen­tro Abu­len­se, for­ma­do por los com­po­nen­tes de la ante­rior Jun­ta Direc­ti­va. Aval polí­ti­co de estas pri­me­ras ges­tio­nes es el dipu­tado Casa­nue­va, quien man­te­nía amis­tad con el dipu­tado socia­lis­ta por Ávi­la, Gar­cía Muro, fusi­la­do por los rebel­des. El Cen­tro Abu­len­se pro­por­cio­nó tam­bién en un pri­mer momen­to el equi­pa­mien­to bási­co, inclui­do arma­men­to, impren­ta, taller de con­fec­ción, etc. El apo­yo del Cen­tro lle­ga­rá has­ta cons­ti­tuir inclu­so una ban­da de músi­ca que, has­ta su diso­lu­ción el 30 de noviem­bre, dará a la uni­dad un aspec­to de espe­cial­men­te bien equi­pa­da. Con­ta­rá tam­bién con un Bole­tín interno que, con el tiem­po, lle­ga­rá a ser por­ta­voz de la Bri­ga­da Mix­ta en que se inte­gre el bata­llón.

Duran­te el mes de sep­tiem­bre la uni­dad se orga­ni­za y acre­cien­ta el reclu­ta­mien­to has­ta alcan­zar un con­tin­gen­te de 692 hom­bres. Los man­dos mili­ta­res son Sal­va­dor Bláz­quez y A. Mon­te­qui, como coman­dan­tes, sien­do el res­pon­sa­ble polí­ti­co ante la Coman­dan­cia de Mili­cias Emi­liano Gar­cía. Los dos pri­me­ros coman­dan­tes diri­gie­ron las ope­ra­cio­nes en que inter­vino la uni­dad, a comien­zos de octu­bre, que con­sis­tie­ron en una serie de accio­nes de refor­za­mien­to del fren­te de Tole­do-Tala­ve­ra.

Las pri­me­ras accio­nes sobre los pue­blos de Gri­ñón, Illes­cas y Sta. Cruz de Reta­mar, se sal­da­ron con un fra­ca­so total y el resul­ta­do sería una suce­sión de reti­ra­das ante el avan­ce de las tro­pas marro­quíes. Tras cona­tos de resis­ten­cia en Fuen­la­bra­da, los res­tos de la uni­dad, que que­da muy dis­mi­nui­da, se uni­rán en Cara­ban­chel al esfuer­zo defen­si­vo de la capi­tal.

Esta pri­me­ra fase de actua­cio­nes del bata­llón reve­ló, ade­más de inefi­ca­cia mili­tar e inade­cua­ción para accio­nes mili­ta­res de cier­ta enver­ga­du­ra, la nece­si­dad de dotar a la uni­dad de medios ade­cua­dos. Se pro­du­ci­rán hechos demos­tra­ti­vos de esta nue­va orien­ta­ción: el refor­za­mien­to de efec­ti­vos se hará en gran par­te asi­mi­lan­do mili­cia­nos abu­len­se de uni­da­des meno­res y de nue­vos reclu­ta­mien­tos; así mis­mo se da una cier­ta depu­ra­ción al aban­do­nar el bata­llón cer­ca de cien hom­bres como con­se­cuen­cia del Decre­to de Mili­ta­ri­za­ción de 30 de sep­tiem­bre; supre­sión de algu­nos ser­vi­cios pro­pios como el taller de cos­tu­ra o la ban­da de músi­ca; pro­mo­ción a pues­tos de man­do – tras pro­tes­tas habi­das por el pro­ce­di­mien­to segui­do con ante­rio­ri­dad- de per­so­nas con expe­rien­cia mili­tar o supe­rior de for­ma­ción; crea­ción de una com­pa­ñía de ame­tra­lla­do­ras… Medi­das todas ellas en con­so­nan­cia con el giro de la con­tien­da y los nue­vos dis­po­si­ti­vos mili­ta­res, cuyo para­dig­ma lo cons­ti­tuían en esos días uni­da­des del Quin­to Regi­mien­to.

En la Defen­sa de Madrid el bata­llón “Comu­ne­ros” es des­ti­na­do al fren­te de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, jun­to al Hos­pi­tal Clí­ni­co. Toma­rá el man­do de la uni­dad, tras la muer­te en acción de gue­rra de los dos pri­me­ros coman­dan­tes, un vete­rano mili­tar Julián del Cas­ti­llo, lau­rea­do y con expe­rien­cias en Cuba y Fili­pi­nas, com­ba­tien­te volun­ta­rio des­de julio en el Fren­te de Extre­ma­du­ra.

Con pos­te­rio­ri­dad a la bata­lla de Madrid, el bata­llón per­ma­ne­ce­rá duran­te toda la gue­rra prác­ti­ca­men­te en las mis­mas posi­cio­nes. Inte­gra­rá, con la deno­mi­na­ción de »60 bata­llón», jun­to a los bata­llo­nes »1º de Mayo», »Artes Blan­cas» y »Cór­do­ba» la 40 Bri­ga­da Mix­ta, den­tro de la 7ª. Divi­sión al man­do del Tenien­te Coro­nel Orte­ga. Otra uni­dad con la que man­ten­drá rela­cio­nes per­ma­nen­tes será el bata­llón 58 » Mili­cias Vas­cas», al que refor­za­rá en oca­sio­nes con efec­ti­vos sobran­tes.

Lle­va­rá a cabo accio­nes de impor­tan­cia a pri­me­ros del año 1937 en la zona del Par­que del Oes­te, pero fun­da­men­tal­men­te su papel será de guar­ni­ción de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria den­tro de la 7ª Divi­sión. A Julián del Cas­ti­lla le suce­de­rá como coman­dan­te Ángel Rillo Ruiz, quien será sus­ti­tui­do ya en 1938 por Gre­go­rio Moro­llón de Cos. Estos últi­mos son de los alis­ta­dos en los pri­me­ros días y rea­li­zan su pro­mo­ción mili­tar den­tro de la uni­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *