El camino es el de Fran­cia, hay que para­li­zar la eco­no­mía, las ganan­cias, el Gobierno – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio des­de Nue­va york, del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano Prof. James Petras. Lunes 18 de octu­bre de 2010. www​.radio36​.com​.uy

Chury: Muy bien, enton­ces te esta­mos escu­chan­do con los tra­ba­jos que en este momen­to estás lle­van­do a cabo.

Petras: Ten­go cua­tro tra­ba­jos en los que estoy avan­zan­do. Uno es sobre la gue­rra en Irak don­de hemos reci­bi­do noti­cias, se ha publi­ca­do en los prin­ci­pa­les dia­rios, el hecho de que com­ba­tien­tes ira­quíes afi­nes a EE.UU. se han pasa­do a la resistencia.

Según el New York Times hay cien­tos de com­ba­tien­tes bien entre­na­dos y bien arma­dos por los EE.UU., que han pasa­do al otro lado. Es un gran gol­pe por­que ha afec­ta­do a muchas de las patru­llas y muchas de las misio­nes espe­cia­les que uti­li­za EE.UU. para ase­si­nar crí­ti­cos y adver­sa­rios. Aho­ra este cam­bio de polí­ti­ca pro­ba­ble­men­te va a afec­tar muy nega­ti­va­men­te la capa­ci­dad de EE.UU. de man­te­ner­se en el poder en Irak.

Esto más que nada mues­tra como es muy com­bus­ti­ble la situa­ción allá, que pue­de cam­biar de un día para el otro. Lo que quie­ro decir es que mien­tras EE.UU. reti­ra las tro­pas, los sol­da­dos mer­ce­na­rios empie­zan a coac­cio­nar su futu­ro y va a ace­le­rar este tipo de cam­bio de leal­ta­des. Es un pro­ce­so en que el reti­ro por un lado, sig­ni­fi­ca el aumen­to del lado de la resistencia.

Chury: Otro de los temas que estás analizando…

Petras: Otro es esta gran huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da que está afec­tan­do a Fran­cia y apa­ren­te­men­te han para­li­za­do aho­ra más de mil qui­nien­tos esta­cio­nes de ser­vi­cio y ya casi no hay gaso­li­na. Eso es pro­duc­to de una cade­na de huel­gas; pri­me­ro en los puer­tos los obre­ros por­tua­rios; des­pués en las refi­ne­rías, des­pués los camio­ne­ros y aho­ra los tra­ba­ja­do­res de las petro­le­ras. Esta cade­na pare­ce que está ace­le­rán­do­se y con la fal­ta de petró­leo no se mue­ve ni la ali­men­ta­ción, ni las mate­rias pri­mas, ni a los pasa­je­ros y emplea­dos para ir al tra­ba­jo. Está lle­gan­do al clí­max aho­ra esta enor­me lucha entre los tra­ba­ja­do­res y el gobierno de la dere­cha; y sus sim­pa­ti­zan­tes de la social demo­cra­cia se que­dan muy aislados.

La últi­ma encues­ta en Fran­cia indi­ca que más del 66% de la pobla­ción está a favor de esta huel­ga gene­ral. Y lo que está sobre la mesa no son sim­ple­men­te las pen­sio­nes, que es impor­tan­te por­que quie­ren subir la edad de la pri­mer pen­sión a 62 años y para la pen­sión com­ple­ta subir­la a 67 años. Pero los fran­ce­ses y los tra­ba­ja­do­res cons­cien­tes no creen que deben tra­ba­jar has­ta morir sino que creen que des­pués de 40 años de tra­ba­jo tie­nen el dere­cho a un perío­do de des­can­so, de ocio, de diver­sión. No sim­ple­men­te vivir para tra­ba­jar y tra­ba­jar para vivir. Quie­ren una vida más variada.

Pero más allá de eso lo que está sobre la mesa es toda esta ofen­si­va con­tra los dere­chos acu­mu­la­dos de la cla­se obre­ra. Lo que está sobre la mesa es el plan del gran capi­tal de cam­biar no sólo las con­di­cio­nes de tra­ba­jo sino las rela­cio­nes de poder, don­de el capi­tal por decre­to pue­de impo­ner gran­des trans­for­ma­cio­nes sobre pen­sio­nes, sala­rios, vaca­cio­nes, con­tra­tos, degra­dan­do una civilización.

En este caso los sec­to­res de la pren­sa y tam­bién algu­nos sec­to­res mode­ra­dos del sin­di­ca­lis­mo que están par­ti­ci­pan­do en esta huel­ga, hablan sólo de las pensiones.

Es cier­to que el pro­ble­ma de tra­tar de pro­lon­gar los años de tra­ba­jo has­ta reci­bir la pen­sión es el deto­nan­te. Pero detrás de eso hay otras con­si­de­ra­cio­nes más pro­fun­das y es ¿quién deter­mi­na las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo en el con­tex­to de Fran­cia? Y los tra­ba­ja­do­res están en con­di­cio­nes aho­ra de ganar a pesar de que el par­la­men­to ya apro­bó una de las medidas.

Dice la gran mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res que el pro­ble­ma no se resuel­ve entre estos par­la­men­ta­rios bur­gue­ses y reac­cio­na­rios sino que se resuel­ve midien­do las fuer­zas. Si ganan los tra­ba­ja­do­res en Fran­cia, va a ser un ejem­plo para la cla­se obre­ra en otros paí­ses que hacen sim­ple­men­te unas huel­gas sim­bó­li­cas con una mar­cha y un dis­cur­so y vuel­ven a someterse.

Ese no es el camino. El camino es el de Fran­cia por­que hay que para­li­zar la eco­no­mía; para­li­zar las ganan­cias; para­li­zar al gobierno para que deje de actuar como si nada estu­vie­ra pasan­do. Y para eso este ejem­plo de Fran­cia es algo muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, oja­lá que sigan y con­si­gan la victoria.

Aquí en EE.UU. es un cemen­te­rio, no hay ni dis­cu­sio­nes de lo que está pasan­do en Fran­cia, por­que tene­mos una buro­cra­cia sin­di­cal hue­ca, un sin­di­ca­lis­mo que no tie­ne nin­gu­na fun­ción social y colectiva.

Chury: Quie­re decir que lo de Fran­cia no es una cul­mi­na­ción sino el gran prin­ci­pio posi­ble de medi­das gene­ra­li­za­das ¿sí?

Petras: Sí, y las cosas se están radi­ca­li­zan­do por­que todo empe­zó con unas pro­tes­tas de emplea­dos públi­cos, des­pués se extien­de al sec­tor pri­va­do, des­pués empe­zó a pro­lon­gar­se, des­pués se incor­po­ra­ron los estu­dian­tes. Mien­tras el pre­si­den­te Sar­kozy siga intran­si­gen­te sin reti­rar las medi­das, las cosas se están radi­ca­li­zan­do. Si aho­ra es sobre pro­ble­mas socio eco­nó­mi­cos, rápi­da­men­te si las con­di­cio­nes se radi­ca­li­zan más, pue­de ter­mi­nar como Fran­cia del 68 don­de lla­man la aten­ción y cues­tio­nan la legi­ti­mi­dad del régi­men y ponen en peli­gro la con­ti­nui­dad del gobierno de Sar­kozy. No digo que sea un situa­ción pre revo­lu­cio­na­ria, pero por lo menos si una fase ante­rior a tum­bar el régimen.

Chury: ¿Estás tra­ba­jan­do en algún otro tema?

Petras: Ten­go dos cosas más que son impor­tan­tes. En Chi­na, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na estu­vo reu­ni­do este fin de sema­na para dis­cu­tir el pro­gra­ma para los pró­xi­mos cin­co años y fijar las prio­ri­da­des y nom­brar el pro­pio lide­raz­go. Pero lo intere­san­te que sale de este con­gre­so es que el par­ti­do, por lo menos los líde­res actua­les, deci­die­ron que la prio­ri­dad es bajar las des­igual­da­des por­que ya el con­tras­te entre ricos y pobres es dema­sia­do gran­de. Y el mis­mo Par­ti­do Comu­nis­ta se está pre­pa­ran­do a tomar medi­das para aumen­tar el poder de con­su­mo de los tra­ba­ja­do­res y bus­car algu­na for­ma de limi­tar las ganan­cias del capital.

Lo impor­tan­te en eso es que dicen que es más impor­tan­te mayor igual­dad que mayo­res tasas de cre­ci­mien­to. Eso es intere­san­te por­que es un retorno del régi­men a la revo­lu­ción Chi­na, que sig­ni­fi­ca que las gran­des des­igual­da­des son los peo­res pecados.

Obvia­men­te en Chi­na capi­ta­lis­ta no van a recu­pe­rar estos valo­res, pero por lo menos eso indi­ca las enor­mes pre­sio­nes socia­les que se están acu­mu­lan­do con las miles y miles de huel­gas y pro­tes­tas, y el lide­raz­go quie­re evi­tar mayo­res explosiones.

Chury: Bien Petras, vamos con el últi­mo tema de los cuatro

Petras: Lo últi­mo es que hemos reci­bi­do mucha comu­ni­ca­ción de Ecua­dor entre varios movi­mien­tos socia­les, que algu­nos plan­tea­ron algu­nas crí­ti­cas sobre lo que he escri­to sobre Ecua­dor. Aho­ra, yo no soy nin­gún apo­lo­gis­ta de Correa, inclu­so he apren­di­do mucho de los movi­mien­tos indí­ge­nas y de varios inte­lec­tua­les de Ecua­dor crí­ti­cos con Correa. Y es cier­to que ha com­pro­me­ti­do muchos recur­sos al gran capi­tal que muchos de los izquier­dis­tas en el exte­rior no han nota­do; pero de fon­do mi úni­ca dife­ren­cia ‑no es defen­der a Correa- es que defi­ní el ata­que con­tra él como un gol­pe. Recha­zar la polí­ti­ca de alguien es una cosa, no opo­ner­se al gol­pe es otra. Sobre la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Correa no ten­go mucho bueno para decir por­que ha fir­ma­do con­tra­tos con gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les bajo con­di­cio­nes poco favo­ra­bles. Pero por lo mis­mo debe­mos recha­zar el golpe.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.