El camino es el de Fran­cia, hay que para­li­zar la eco­no­mía, las ganan­cias, el Gobierno – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio des­de Nue­va york, del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano Prof. James Petras. Lunes 18 de octu­bre de 2010. www​.radio36​.com​.uy

Chury: Muy bien, enton­ces te esta­mos escu­chan­do con los tra­ba­jos que en este momen­to estás lle­van­do a cabo.

Petras: Ten­go cua­tro tra­ba­jos en los que estoy avan­zan­do. Uno es sobre la gue­rra en Irak don­de hemos reci­bi­do noti­cias, se ha publi­ca­do en los prin­ci­pa­les dia­rios, el hecho de que com­ba­tien­tes ira­quíes afi­nes a EE.UU. se han pasa­do a la resis­ten­cia.

Según el New York Times hay cien­tos de com­ba­tien­tes bien entre­na­dos y bien arma­dos por los EE.UU., que han pasa­do al otro lado. Es un gran gol­pe por­que ha afec­ta­do a muchas de las patru­llas y muchas de las misio­nes espe­cia­les que uti­li­za EE.UU. para ase­si­nar crí­ti­cos y adver­sa­rios. Aho­ra este cam­bio de polí­ti­ca pro­ba­ble­men­te va a afec­tar muy nega­ti­va­men­te la capa­ci­dad de EE.UU. de man­te­ner­se en el poder en Irak.

Esto más que nada mues­tra como es muy com­bus­ti­ble la situa­ción allá, que pue­de cam­biar de un día para el otro. Lo que quie­ro decir es que mien­tras EE.UU. reti­ra las tro­pas, los sol­da­dos mer­ce­na­rios empie­zan a coac­cio­nar su futu­ro y va a ace­le­rar este tipo de cam­bio de leal­ta­des. Es un pro­ce­so en que el reti­ro por un lado, sig­ni­fi­ca el aumen­to del lado de la resis­ten­cia.

Chury: Otro de los temas que estás ana­li­zan­do…

Petras: Otro es esta gran huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da que está afec­tan­do a Fran­cia y apa­ren­te­men­te han para­li­za­do aho­ra más de mil qui­nien­tos esta­cio­nes de ser­vi­cio y ya casi no hay gaso­li­na. Eso es pro­duc­to de una cade­na de huel­gas; pri­me­ro en los puer­tos los obre­ros por­tua­rios; des­pués en las refi­ne­rías, des­pués los camio­ne­ros y aho­ra los tra­ba­ja­do­res de las petro­le­ras. Esta cade­na pare­ce que está ace­le­rán­do­se y con la fal­ta de petró­leo no se mue­ve ni la ali­men­ta­ción, ni las mate­rias pri­mas, ni a los pasa­je­ros y emplea­dos para ir al tra­ba­jo. Está lle­gan­do al clí­max aho­ra esta enor­me lucha entre los tra­ba­ja­do­res y el gobierno de la dere­cha; y sus sim­pa­ti­zan­tes de la social demo­cra­cia se que­dan muy ais­la­dos.

La últi­ma encues­ta en Fran­cia indi­ca que más del 66% de la pobla­ción está a favor de esta huel­ga gene­ral. Y lo que está sobre la mesa no son sim­ple­men­te las pen­sio­nes, que es impor­tan­te por­que quie­ren subir la edad de la pri­mer pen­sión a 62 años y para la pen­sión com­ple­ta subir­la a 67 años. Pero los fran­ce­ses y los tra­ba­ja­do­res cons­cien­tes no creen que deben tra­ba­jar has­ta morir sino que creen que des­pués de 40 años de tra­ba­jo tie­nen el dere­cho a un perío­do de des­can­so, de ocio, de diver­sión. No sim­ple­men­te vivir para tra­ba­jar y tra­ba­jar para vivir. Quie­ren una vida más varia­da.

Pero más allá de eso lo que está sobre la mesa es toda esta ofen­si­va con­tra los dere­chos acu­mu­la­dos de la cla­se obre­ra. Lo que está sobre la mesa es el plan del gran capi­tal de cam­biar no sólo las con­di­cio­nes de tra­ba­jo sino las rela­cio­nes de poder, don­de el capi­tal por decre­to pue­de impo­ner gran­des trans­for­ma­cio­nes sobre pen­sio­nes, sala­rios, vaca­cio­nes, con­tra­tos, degra­dan­do una civi­li­za­ción.

En este caso los sec­to­res de la pren­sa y tam­bién algu­nos sec­to­res mode­ra­dos del sin­di­ca­lis­mo que están par­ti­ci­pan­do en esta huel­ga, hablan sólo de las pen­sio­nes.

Es cier­to que el pro­ble­ma de tra­tar de pro­lon­gar los años de tra­ba­jo has­ta reci­bir la pen­sión es el deto­nan­te. Pero detrás de eso hay otras con­si­de­ra­cio­nes más pro­fun­das y es ¿quién deter­mi­na las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo en el con­tex­to de Fran­cia? Y los tra­ba­ja­do­res están en con­di­cio­nes aho­ra de ganar a pesar de que el par­la­men­to ya apro­bó una de las medi­das.

Dice la gran mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res que el pro­ble­ma no se resuel­ve entre estos par­la­men­ta­rios bur­gue­ses y reac­cio­na­rios sino que se resuel­ve midien­do las fuer­zas. Si ganan los tra­ba­ja­do­res en Fran­cia, va a ser un ejem­plo para la cla­se obre­ra en otros paí­ses que hacen sim­ple­men­te unas huel­gas sim­bó­li­cas con una mar­cha y un dis­cur­so y vuel­ven a some­ter­se.

Ese no es el camino. El camino es el de Fran­cia por­que hay que para­li­zar la eco­no­mía; para­li­zar las ganan­cias; para­li­zar al gobierno para que deje de actuar como si nada estu­vie­ra pasan­do. Y para eso este ejem­plo de Fran­cia es algo muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, oja­lá que sigan y con­si­gan la vic­to­ria.

Aquí en EE.UU. es un cemen­te­rio, no hay ni dis­cu­sio­nes de lo que está pasan­do en Fran­cia, por­que tene­mos una buro­cra­cia sin­di­cal hue­ca, un sin­di­ca­lis­mo que no tie­ne nin­gu­na fun­ción social y colec­ti­va.

Chury: Quie­re decir que lo de Fran­cia no es una cul­mi­na­ción sino el gran prin­ci­pio posi­ble de medi­das gene­ra­li­za­das ¿sí?

Petras: Sí, y las cosas se están radi­ca­li­zan­do por­que todo empe­zó con unas pro­tes­tas de emplea­dos públi­cos, des­pués se extien­de al sec­tor pri­va­do, des­pués empe­zó a pro­lon­gar­se, des­pués se incor­po­ra­ron los estu­dian­tes. Mien­tras el pre­si­den­te Sar­kozy siga intran­si­gen­te sin reti­rar las medi­das, las cosas se están radi­ca­li­zan­do. Si aho­ra es sobre pro­ble­mas socio eco­nó­mi­cos, rápi­da­men­te si las con­di­cio­nes se radi­ca­li­zan más, pue­de ter­mi­nar como Fran­cia del 68 don­de lla­man la aten­ción y cues­tio­nan la legi­ti­mi­dad del régi­men y ponen en peli­gro la con­ti­nui­dad del gobierno de Sar­kozy. No digo que sea un situa­ción pre revo­lu­cio­na­ria, pero por lo menos si una fase ante­rior a tum­bar el régi­men.

Chury: ¿Estás tra­ba­jan­do en algún otro tema?

Petras: Ten­go dos cosas más que son impor­tan­tes. En Chi­na, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na estu­vo reu­ni­do este fin de sema­na para dis­cu­tir el pro­gra­ma para los pró­xi­mos cin­co años y fijar las prio­ri­da­des y nom­brar el pro­pio lide­raz­go. Pero lo intere­san­te que sale de este con­gre­so es que el par­ti­do, por lo menos los líde­res actua­les, deci­die­ron que la prio­ri­dad es bajar las des­igual­da­des por­que ya el con­tras­te entre ricos y pobres es dema­sia­do gran­de. Y el mis­mo Par­ti­do Comu­nis­ta se está pre­pa­ran­do a tomar medi­das para aumen­tar el poder de con­su­mo de los tra­ba­ja­do­res y bus­car algu­na for­ma de limi­tar las ganan­cias del capi­tal.

Lo impor­tan­te en eso es que dicen que es más impor­tan­te mayor igual­dad que mayo­res tasas de cre­ci­mien­to. Eso es intere­san­te por­que es un retorno del régi­men a la revo­lu­ción Chi­na, que sig­ni­fi­ca que las gran­des des­igual­da­des son los peo­res peca­dos.

Obvia­men­te en Chi­na capi­ta­lis­ta no van a recu­pe­rar estos valo­res, pero por lo menos eso indi­ca las enor­mes pre­sio­nes socia­les que se están acu­mu­lan­do con las miles y miles de huel­gas y pro­tes­tas, y el lide­raz­go quie­re evi­tar mayo­res explo­sio­nes.

Chury: Bien Petras, vamos con el últi­mo tema de los cua­tro

Petras: Lo últi­mo es que hemos reci­bi­do mucha comu­ni­ca­ción de Ecua­dor entre varios movi­mien­tos socia­les, que algu­nos plan­tea­ron algu­nas crí­ti­cas sobre lo que he escri­to sobre Ecua­dor. Aho­ra, yo no soy nin­gún apo­lo­gis­ta de Correa, inclu­so he apren­di­do mucho de los movi­mien­tos indí­ge­nas y de varios inte­lec­tua­les de Ecua­dor crí­ti­cos con Correa. Y es cier­to que ha com­pro­me­ti­do muchos recur­sos al gran capi­tal que muchos de los izquier­dis­tas en el exte­rior no han nota­do; pero de fon­do mi úni­ca dife­ren­cia ‑no es defen­der a Correa- es que defi­ní el ata­que con­tra él como un gol­pe. Recha­zar la polí­ti­ca de alguien es una cosa, no opo­ner­se al gol­pe es otra. Sobre la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Correa no ten­go mucho bueno para decir por­que ha fir­ma­do con­tra­tos con gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les bajo con­di­cio­nes poco favo­ra­bles. Pero por lo mis­mo debe­mos recha­zar el gol­pe.

Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *