Un media­dor de la Decla­ra­ción de Bru­se­las acu­sa a Madrid de intran­si­gen­cia con los vas­cos e incum­plir con ETA.

John P. Lins­troth, uno de los media­do­res que fir­mó en mar­zo la Decla­ra­ción de Bru­se­las, acu­sa al Gobierno espa­ñol de man­te­ner «una pos­tu­ra muy intran­si­gen­te con los vas­cos», de uti­li­zar «medi­das repre­si­vas» y «tác­ti­cas sucias» y de «no haber cum­pli­do todas sus pro­me­sas con ETA duran­te los pro­ce­sos de nego­cia­ción de los ante­rio­res alto el fue­go», moti­vo por el cual con­si­de­ró nece­sa­rio «a lar­go pla­zo» impul­sar una media­ción inter­na­cio­nal para aca­bar con el «con­flic­to» en el País Vas­co. Ade­más de con­si­de­rar que la muer­te de Jon Anza tie­ne «para­le­lis­mos» con la des­apa­ri­ción de Lasa y Zaba­la, cali­fi­ca a los pre­sos de ETA como pre­sos «polí­ti­cos» y recla­ma la impli­ca­ción de Oba­ma en un pro­ce­so de paz.

«Cla­ra­men­te debe haber una media­ción inter­na­cio­nal en este con­flic­to, por­que des­de mi cono­ci­mien­to el Gobierno espa­ñol tie­ne una pos­tu­ra muy intran­si­gen­te con los vas­cos», expli­có el media­dor en una entre­vis­ta publi­ca­da por el Inter­na­tio­nal Affairs Forum, reco­gi­da por Euro­pa Press.

Lins­troth, que for­ma par­te del Inter­na­cio­nal Pea­ce Research Ins­ti­tu­te de Oslo, defien­de que «al final, se requie­re que haya una media­ción por media­do­res inter­na­cio­na­les para traer a todos los par­ti­dos polí­ti­cos vas­cos jun­to al par­ti­do gober­nan­te espa­ñol, el Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol, para un diá­lo­go que pon­ga fin al pun­to muer­to entre ETA y España».

El media­dor jus­ti­fi­có la media­ción inter­na­cio­nal por­que «hay indi­ca­do­res cla­ros que demues­tran no sólo que el Esta­do espa­ñol es rea­cio a nego­ciar con ETA sino tam­bién abu­sos del poder del Esta­do tam­bién». «Para muchos acti­vis­tas polí­ti­cos vas­cos, el Gobierno fede­ral espa­ñol ha con­ti­nua­do con sus medi­das repre­si­vas con­tra los vas­cos has­ta el momen­to actual des­de el perio­do de la dic­ta­du­ra de Fran­co», ha argumentado.

ACUSA AL GOBIERNO DE «TÁCTICAS SUCIAS» 

Lins­troth denun­ció que «exis­ten muchos ejem­plos de “tác­ti­cas sucias” emplea­das por las fuer­zas de segu­ri­dad espa­ño­las con­tra los vas­cos, espe­cial­men­te con­tra la Izquier­da Aber­tza­le vas­ca, bien sea en rela­ción con infor­mes sobre sui­ci­dios cues­tio­na­bles, des­apa­ri­cio­nes o prác­ti­cas de tor­tu­ra con­ti­nua a los acti­vis­tas vascos».

«Las liber­ta­des civi­les de los vas­cos y los acti­vis­tas polí­ti­cos vas­cos son con­ti­nua­men­te vio­la­das en tér­mi­nos de dere­cho de asam­blea, dere­cho a votar y dere­cho con­tra sus­pen­der sin orden judi­cial el habeas cor­pus», ha cri­ti­ca­do el media­dor, al tiem­po que con­de­nó que «la deten­ción inco­mu­ni­ca­da de los mili­tan­tes vas­cos por las fuer­zas de segu­ri­dad espa­ño­las se pro­lon­ga duran­te días, inclu­so has­ta dos sema­nas, antes de que un dete­ni­do pue­da tener acce­so a su abo­ga­do o rea­li­zar una decla­ra­ción ante el juez».

«Tales medi­das repre­si­vas con­tra los nacio­na­lis­tas vas­cos no ayu­dan si va a haber un esfuer­zo con­cer­ta­do para hacer avan­zar el pro­ce­so de paz y con­se­cuen­te­men­te aca­bar con el con­flic­to», insistió.

NI ESPAÑA NI FRANCIA HAN EXPLICADO QUE PASO CON JON ANZA

El media­dor dejó cla­ro que, en su opi­nión, «ni el Gobierno espa­ñol ni Gobierno fran­cés han expli­ca­do ade­cua­da­men­te a los fami­lia­res de Jon Anza –eta­rra que des­apa­re­ció cuan­do iba a hacer una entre­ga de dine­ro a ETA y un año des­pués fue encon­tra­do en la mor­gue de Tou­lou­se– qué le ocu­rrió» y ha expli­ca­do que «para muchos mili­tan­tes vas­cos» su des­apa­ri­ción guar­da «para­le­lis­mos» con la muer­te de los eta­rras José Anto­nio Lasa Aros­te­gui y José Igna­cio Zaba­la Artano a manos de los GAL.

Ade­más, el media­dor cri­ti­có abier­ta­men­te al Eje­cu­ti­vo por «haber arres­ta­do arbi­tra­ria­men­te a aque­llos que no están vin­cu­la­dos con nin­gún tipo de actos terro­ris­tas y haber­los pues­to en pri­sión duran­te mucho tiem­po», ape­lan­do expre­sa­men­te al pro­ce­so judi­cial abier­to con­tra el entra­ma­do de Ekin.

«Nin­guno de aque­llos impli­ca­dos en los car­gos judi­cia­les han esta­do impli­ca­dos en acti­vi­da­des mili­ta­res de ETA. Por ello, muchos de estos enfo­ques duros sólo han ser­vi­do para pro­lon­gar el con­flic­to. Tales medi­das poli­cia­les de Espa­ña sólo harán que el movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co esté mucho más deter­mi­na­do en su lucha con­tra el Esta­do espa­ñol», ha expli­ca­do, insis­tien­do en que la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na en 2003 «fue un error cla­ro para resol­ver el conflicto».

«ESPAÑA NO HA MANTENIDO TODAS SUS PROMESAS CON ETA»

El media­dor atri­bu­yó el fra­ca­so de pro­ce­sos nego­cia­do­res ante­rio­res entre el Gobierno y la ban­da terro­ris­ta espa­ño­la por el incum­pli­mien­to de las pro­me­sas hechas por el Eje­cu­ti­vo a ETA. «Espa­ña no ha man­te­ni­do todas sus pro­me­sas con ETA duran­te el pro­ce­so de nego­cia­ción de los últi­mos alto el fue­go», expli­có en la entrevista.

Aun­que admi­tió que «en la últi­ma nego­cia­ción, ETA tam­bién rom­pió el alto el fue­go con el aten­ta­do del Aero­puer­to Inter­na­cio­nal de Bara­jas en Madrid a fina­les de diciem­bre de 2006», insis­tió en la idea de que «el Gobierno fede­ral espa­ñol no hizo con­ce­sio­nes en cues­tio­nes como la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos en toda Espa­ña» para expli­car el fra­ca­so del ante­rior pro­ce­so de negociación.

El media­dor, que reco­no­ce que ETA no ha logra­do su obje­ti­vo de «inde­pen­den­cia terri­to­rial», ha reco­no­ci­do ade­más que no se con­si­guió «nada» de las «nego­cia­cio­nes secre­tas» que las par­tes man­tu­vie­ron duran­te el últi­mo alto el fue­go de la ban­da, entre mar­zo de 2006 y junio de 2007. «Duran­te los últi­mos alto el fue­gos hubo nego­cia­cio­nes secre­tas entre el Gobierno espa­ñol y ETA para una solu­ción polí­ti­ca para resol­ver el con­flic­to vas­co. Pero no se con­si­guió nada en tér­mi­nos de resol­ver el con­flic­to», ha precisado.

PAPEL PARA OBAMA

Lins­troth cree que «el pre­si­den­te Oba­ma y su admi­nis­tra­ción tie­nen una bue­na ven­ta­na de opor­tu­ni­dad aquí para cam­biar la obs­ti­na­ción del con­flic­to vas­co y ayu­dar a un pro­ce­so de paz». «Los vas­cos tie­nen espe­ran­za de tener solu­cio­nes a su con­flic­to simi­lar a lo que ocu­rrió en Irlan­da del Nor­te des­pués de los Acuer­dos del Vier­nes San­to», ha explicado.

En su opi­nión, nin­gún país ter­ce­ro se ha impli­ca­do en un pro­ce­so de nego­cia­ción en el País Vas­co «en par­te» por la inte­gra­ción de Espa­ña en orga­nis­mos como la Unión Euro­pea y la OTAN. «La impli­ca­ción pre­emi­nen­te de Espa­ña en la OTAN y su papel de lide­raz­go como Esta­do miem­bro de la UE han impe­di­do en par­te a otros paí­ses que se impli­quen en aumen­tar los esfuer­zos para una reso­lu­ción pací­fi­ca en el País Vas­co», ha concluido.

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.