Saha­ra Occi­den­tal: Impre­sio­nan­te movi­li­za­ción desa­fía al gobierno marro­quí-Resu­men Lati­no­ame­ri­cano.

Según el Comi­té orga­ni­za­dor saha­raui del cam­pa­men­to de pro­tes­ta esta­ble­ci­do a las afue­ras de la ciu­dad de El Aaiun, son ya unas 14000 per­so­nas las que allí se con­cen­tran. Alre­de­dor de 4200 jai­mas, entre las que muchas son tan solo tro­zos de tela uti­li­za­das para refu­giar­se de la intem­pe­rie y pro­te­ger sobre todo a los niños, se han ido levan­tan­do de for­ma impro­vi­sa­da duran­te los últi­mos seis días.


En la tar­de de ayer, dos cono­ci­dos gene­ra­les marro­quíes de alto ran­go, Hous­ni Bens­li­ma­ne y Abde­la­ziz Ben­na­ni, han inten­tan­do nego­ciar con los res­pon­sa­bles del Comi­té saha­raui para lograr des­man­te­lar el cam­pa­men­to y aca­bar con la pro­tes­ta, pero los saha­rauis se han nega­do a cual­quier nego­cia­ción si antes no se per­mi­te la entra­da de agua pota­ble, ali­men­tos y medi­ci­nas. Los saha­rauis se que­jan del des­pre­cio que el gobierno marro­quí está mos­tran­do ante la pro­tes­ta gene­ra­li­za­da, sin que hayan reci­bi­do aún nin­gu­na res­pues­ta. Des­de el Comi­té orga­ni­za­dor se pien­sa que esa acti­tud des­pó­ti­ca se debe en par­te a que la pren­sa inter­na­cio­nal no se ha hecho eco toda­vía, en toda su dimen­sión, de esta pro­tes­ta masi­va y rei­vin­di­ca­ti­va que la pobla­ción saha­raui del Sáha­ra Occi­den­tal está lle­van­do a cabo des­de hace una sema­na en todas las ciu­da­des del terri­to­rio ocu­pa­do, de for­ma más sig­ni­fi­ca­ti­va en el cam­pa­men­to del este, por el gran núme­ro de per­so­nas que lo com­po­nen. 


No se cono­ce una movi­li­za­ción igual des­de el comien­zo de la Inti­fa­da en el 2005. Una vez más, el pue­blo saha­raui está dan­do mues­tras de su uni­dad y de su pro­fun­do e irre­nun­cia­ble deseo de lograr su liber­tad y su inde­pen­den­cia. 


El ejér­ci­to marro­quí y la Gen­dar­me­ría Real, man­tie­nen cer­ca­do el cam­pa­men­to mien­tras los heli­cóp­te­ros y avio­ne­tas mili­ta­res sobre­vue­lan la zona las 24 horas. Al lle­gar la noche, los heli­cóp­te­ros con las luces apa­ga­das del apa­ra­to, se acer­can mucho y pare­ce que fue­ran a tocar tie­rra. El rui­do que pro­du­cen ate­rro­ri­za a la gen­te que no pue­den dor­mir en toda la noche. Por si eso no fue­ra poco, gru­pos de colo­nos marro­quíes, a los que el ejér­ci­to per­mi­te la entra­da al cam­pa­men­to, se dedi­can duran­te la noche, a entrar en las jai­mas y asus­tar a la gen­te pro­ta­go­ni­zan­do escán­da­los con gri­tos y ame­na­zas, que el equi­po de saha­rauis encar­ga­do de la segu­ri­dad, inten­tan con­tro­lar. 


De algu­na mane­ra se ha logra­do intro­du­cir algu­nas pro­vi­sio­nes, pero no lle­gan para abas­te­cer a todo el cam­pa­men­to y el camino que hay que reco­rrer es difi­cil y muy lar­go, lo que hace más cos­to­so el tras­la­do de bido­nes de agua pesa­dos, ade­más de la con­ti­nua per­se­cu­ción que sufren las per­so­nas que los traen. 
Poli­cías marro­quíes ves­ti­dos de pai­sano, mero­dean por el cam­pa­men­to con cáma­ras de vídeo gra­ban­do a todo el mun­do y no dan nom­bres cuan­do se les pre­gun­ta. Camio­nes del ejér­ci­to y patru­llas de la gen­dar­me­ría con­tro­lan todos los acce­so y evi­tan así que alguien pue­da intro­du­cir agua. Los pozos de las cer­ca­nías ya están vacíos y algu­nas per­so­nas se han enfer­ma­do por la inges­tión de esa agua que no está en buen esta­do. 
A pesar de las difi­cul­ta­des, los saha­rauis están orga­ni­za­dos. Gru­pos de ellos se van tur­nan­do para cus­to­diar y velar por la segu­ri­dad de todos las 24 horas del día. A unos 40 metros, la poli­cía marro­quí los rodea y están pre­pa­ra­dos para todo. Inclu­so han tras­la­da­do grúas por si reci­ben la orden de des­man­te­lar a la fuer­za las débi­les cons­truc­cio­nes en las que están vivien­do los saha­rauis. 


Hoy no ha para­do de llo­ver. Todos rezan para que pare la llu­via por­que las jai­mas se están vien­do muy afec­ta­das y los enfer­mos pue­den morir si no se encuen­tra una solu­ción rápi­da. Los camio­nes de la poli­cía marro­quí reco­rre el cam­pa­men­to levan­tan­do mucho pol­vo a su paso, lo que hace que los enfer­mos de asma y otras afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias se vean obli­ga­dos a salir de deba­jo de sus case­tas pero fue­ra tam­po­co pue­den res­pi­rar bien. Un acti­vis­ta de la orga­ni­za­ción ha dicho a la poli­cía que «si alguno mue­re debi­do a su intran­si­gen­cia en per­mi­tir la entra­da de medi­ca­men­tos, agua y ali­men­tos, deja­re­mos su cuer­po fren­te a uste­des, por­que serán uste­des los res­pon­sa­bles de su muer­te». 


Otros cam­pa­men­tos simi­la­res se han inten­ta­do levan­tar en zonas como Cabe­za Pla­ya, en la cos­ta de El Aaiun, pero ya han sido bru­tal­men­te des­man­te­la­das en dos oca­sio­nes, aún así, hoy se han vuel­to a levan­tar 13 jai­mas más por el momen­to. 

INFORMA: OFICINA DEL MINISTERIO DE TERRITORIOS OCUPADOS DE LA RASD Y COMITÉ SAHARAUI DE ORGANIZACIÓN DEL «CAMPAMENTO DE PROTESTA»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *