¿Qué mar­xis­mo para las Amé­ri­cas? Del bicen­te­na­rio a la segun­da inde­pen­den­cia- Iña­ki Gil de San Vicen­te

1.- LA MÁS RARA LIBERTAD DIALÉCTICA

He de con­fe­sar que sen­tí un agra­da­ble sobre­sal­to cuan­do me pidie­ron que escri­bie­ra un cor­to tex­to sobre Amé­ri­ca Lati­na y Marx, pudien­do hacer refe­ren­cia a mi nación, Eus­kal Herria, y foca­li­zán­do­lo en la dia­léc­ti­ca entre la cues­tión nacio­nal y la domi­na­ción de cla­se, den­tro de la refle­xión sus­ci­ta­da por el Bicen­te­na­rio. De inme­dia­to me vino a la memo­ria J. Ari­có cuan­do dijo aque­llo de que “Resul­ta sor­pren­den­te com­pro­bar que todas aque­llas “rui­nas de pue­blos” que Engels con­de­na­ba en 1849 a su inexo­ra­ble extin­ción son aho­ra pre­ci­sa­men­te las que hoy pro­ta­go­ni­zan en Euro­pa las luchas más enér­gi­cas y de masa por su inde­pen­den­cia nacio­nal: nos refe­ri­mos a esco­ce­ses, gale­ses, bre­to­nes, vas­cos, etcé­te­ra”. ¿Por qué me acor­dé de Ari­có y de sus refe­ren­cias a pue­blos no ame­ri­ca­nos? La res­pues­ta que voy a dar pare­ce a sim­ple vis­ta que enma­ra­ña aún más el pro­ble­ma, pero vere­mos que no. Me acor­dé por­que el títu­lo del libro es: “Marx y Amé­ri­ca Lati­na”[1]. ¿Qué cone­xión pue­de exis­tir entre las “rui­nas de pue­blos” euro­peos, el mar­xis­mo y Amé­ri­ca Lati­na?

Para com­pren­der bien la res­pues­ta debe­mos dete­ner­nos un ins­tan­te en una carac­te­rís­ti­ca silen­cia­da del méto­do de Marx por­que cho­ca fron­tal­men­te con la linea­li­dad del méto­do meca­ni­cis­ta. Habla­mos de la “más rara liber­tad” de Marx para mover­se en el terreno empí­ri­co, según reco­no­ció uno de los pri­me­ros crí­ti­cos serios de El Capi­tal, “liber­tad” con­fir­ma­da por otros muchos auto­res, y que para noso­tros tie­ne espe­cial tras­cen­den­cia en lo que ata­ñe al con­cep­to de “for­ma­ción eco­nó­mi­co-social”[2]. En una car­ta a Kugel­man, Marx atri­bu­yó dicha cua­li­dad al “Méto­do Dia­léc­ti­co”[3], con mayús­cu­las. Sin duda, la rara liber­tad del méto­do dia­léc­ti­co para pro­fun­di­zar por entre diver­sos pro­ble­mas apa­ren­te­men­te inco­mu­ni­ca­dos unos de otros, esta capa­ci­dad esta­ba en pleno fun­cio­na­mien­to en Marx en verano de 1870 cuan­do ya había empe­za­do a estu­diar la len­gua rusa para com­pren­der mejor la reali­dad de las comu­nas cam­pe­si­nas, y estu­dia­ba el modo de pro­duc­ción ger­má­ni­co. Es ver­dad que estas y otras inquie­tu­des ya esta­ban acti­vas explí­ci­ta­men­te des­de 1853, cuan­do le comu­ni­ca a Engels sus pri­me­ras ideas sobre el modo de pro­duc­ción asiá­ti­co, y que se fue­ron enri­que­cien­do sobre todo des­de 1859 con los borra­do­res sobre las for­ma­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, mos­tran­do una visión no lineal ni deter­mi­nis­ta de la his­to­ria.

Pero tam­bién es ver­dad que, en estos años apa­re­cen en su obra tesis con tufo de evo­lu­cio­nis­mo deter­mi­nis­ta y lineal, como el Pre­fa­cio de 1859, tex­to que des­con­tex­tua­li­za­do dicen que sir­ve de “prue­ba” defi­ni­ti­va para quie­nes acu­san a Marx de deter­mi­nis­ta-eco­nó­mi­co. Pien­so que D. Sayer y Ph. Corri­gan están en los cier­to cuan­do indi­can que las ideas dia­léc­ti­cas y anti­de­ter­mi­nis­tas que abren la posi­bi­li­dad de varias vías de evo­lu­ción socio­his­tó­ri­ca están ya pre­sen­tes en los pri­me­ros tex­tos de Marx y Engels, y que la obra de estos auto­res ha de ser vis­ta como un apren­di­za­je en el que las con­tra­dic­cio­nes no anu­lan una con­ti­nui­dad que tie­ne su máxi­mo esplen­dor en el deno­mi­na­do “últi­mo”[4] Marx. Duran­te su apren­di­za­je, Marx ela­bo­ra una com­ple­ja lis­ta de sie­te[5] modos de pro­duc­ción –el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo, el asiá­ti­co, el anti­guo, el ger­má­ni­co, el escla­vis­ta, el feu­dal y el capi­ta­lis­ta – , que indi­can la ampli­tud de miras de su méto­do. B. S. Tur­ner sos­tie­ne que esta visión de sie­te modos dife­ren­tes es “mul­ti­li­neal” y no deter­mi­nis­ta[6], aun­que reco­no­ce que el con­cep­to de “modo de pro­duc­ción asiá­ti­co” se ha sobre­di­men­sio­na­do en exce­so para dar res­pues­ta a las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas. Una opi­nión simi­lar nos la ofre­ce M. Gode­lier, que sien­do muy crí­ti­co con el tér­mino “asiá­ti­co”, no duda en exten­der su fon­do de ver­dad a los gran­des rei­nos afri­ca­nos y Esta­dos Thai de la penín­su­la indo­chi­na[7], ade­más de a las meso­ame­ri­ca­nas, andi­nas, etc. J. Ches­naux dice que hay que usar el tér­mino asiá­ti­co “pro­vi­sio­nal­men­te” ya que las carac­te­rís­ti­cas bási­cas de estas socie­da­des se están des­cu­brien­do en otras muchas, como en Mada­gas­car, Viet­nam, Cam­bo­ya, etc.[8].

Otros muchos auto­res pre­fie­ren el de “modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio”[9]. Otros inves­ti­ga­do­res no usan el tér­mino asiá­ti­co y tri­bu­ta­rio, pero hablan de “para­le­los estre­chos en el desa­rro­llo de Amé­ri­ca, Eura­sia y Áfri­ca”[10] a pesar de las insal­va­bles dis­tan­cias entre los con­ti­nen­tes, lo que les sugie­re que estos pue­blos debie­ron desa­rro­llar for­mas socia­les idén­ti­cas en el fon­do, basa­das en el poder de cas­tas sacer­do­ta­les y gue­rre­ras. V. Mas­son ofre­ce la lis­ta de “Sumer, Egip­to, Harap­pa, la Chi­na de la dinas­tía Yin, la Gre­cia cre­ten­se-micé­ni­ca, el gru­po de civi­li­za­cio­nes meso­ame­ri­ca­nas y las civi­li­za­cio­nes anti­guas del Perú (…)”[11], socie­da­des que dan solu­cio­nes idén­ti­cas en el fon­do pero dife­ren­tes en la for­ma a las nece­si­da­des pro­duc­ti­vas y repro­duc­ti­vas. Cen­trán­do­se en el urba­nis­mo E. Jones opi­na que las nece­si­da­des del incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la pro­du­je­ron “resul­ta­dos bas­tan­te simi­la­res, ya en el Lejano Orien­te y el Orien­te Medio, ya en Amé­ri­ca Cen­tral” [12].

Cen­trán­do­nos en las Amé­ri­cas, A. Entral­go, ade­más de coin­ci­dir en la gran exten­sión geo­grá­fi­ca ya des­cri­ta del “modo asiá­ti­co”, sin­te­ti­za dos carac­te­rís­ti­cas: pro­pie­dad colec­ti­va de la tie­rra y exclu­sión de la pri­va­da, y muchas for­mas de explo­ta­ción pero que se rea­li­zan siem­pre a tra­vés de las comu­ni­da­des[13]. H. J. Prem dice que: “Como el obje­ti­vo del Impe­rio azte­ca con­sis­tía fun­da­men­tal­men­te en la recau­da­ción pací­fi­ca de gran­des can­ti­da­des de tri­bu­tos, se le ha lla­ma­do a menu­do impe­rio tri­bu­ta­rio”[14]. Otras veces la recau­da­ción era median­te la gue­rra, lo que ori­gi­na­ba la resis­ten­cia del inva­di­do, como hizo siem­pre el pue­blo zapo­te­ca, que tam­bién tenía un sis­te­ma tri­bu­ta­rio[15]. Ana­li­zan­do a “todas las gran­des civi­li­za­cio­nes ame­ri­ca­nas”, S. Gue­rra Vila­boy sos­tie­ne que: “Este sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co, que des­can­sa­ba en la explo­ta­ción de toda la comu­ni­dad por la cas­ta domi­nan­te, se pare­ce mucho al tipo de socie­dad que Car­los Marx des­cri­bió para la India y Chi­na anti­guas con el nom­bre de “modo de pro­duc­ción asiá­ti­co” o escla­vi­tud gene­ra­li­za­da –otros auto­res lo han deno­mi­na­do “des­pó­ti­co-tri­bu­ta­rio” – , un régi­men de tran­si­ción de la comu­ni­dad pri­mi­ti­va a la socie­dad de cla­ses en el cual coexis­ten for­mas arcai­cas de orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria –ayllú entre los incas y cal­pu­lli para los azte­cas – , con un esta­do jerar­qui­za­do domi­na­do por una teo­cra­cia que exi­ge tri­bu­tos y pres­ta­cio­nes per­so­na­les (mita entre los incas y cua­te­quil entre los azte­cas)”[16].

2.- PROPIEDAD COMUNAL, COMUNALISTA Y COMUNISTA

Vis­to lo ante­rior, pode­mos decir que lo que carac­te­ri­za a la lis­ta es que la pro­pie­dad colec­ti­va domi­na sobre la pri­va­da en los cua­tro pri­me­ros; en los dos siguien­tes, el escla­vis­ta y el feu­dal, hay una pug­na per­ma­nen­te entre la pro­pie­dad pri­va­da en ascen­so y la colec­ti­va, o comu­nal, en retro­ce­so, pero toda­vía muy fuer­te; mien­tras que en el capi­ta­lis­mo el cho­que entre la pro­pie­dad pri­va­da y la colec­ti­va es bru­tal e impla­ca­ble, a vida o muer­te, ya que el capi­ta­lis­mo es el pri­mer modo de pro­duc­ción habi­do en la his­to­ria huma­na irre­con­ci­lia­ble por esen­cia con cual­quier for­ma de pro­pie­dad colec­ti­va y comu­nal, debi­do al papel cla­ve que jue­ga la mer­can­ti­li­za­ción y el valor de cam­bio en el capi­ta­lis­mo. De hecho, pode­mos hablar de los cua­tro pri­me­ros como “socie­da­des comu­na­les”, en el sen­ti­do expues­to por R. A. Pad­gug[17].

Pues bien, Marx fue toman­do cada vez más con­cien­cia del papel revo­lu­cio­na­rio de las “socie­da­des comu­na­les” des­de la déca­da de 1850 en ade­lan­te, al aplau­dir las luchas anti­co­lo­nia­lis­tas de los pue­blos[18]. En los For­men reco­no­ció la supe­rior resis­ten­cia[19] del modo asiá­ti­co com­pa­ra­da con los ante­rio­res, y en El Capi­tal ala­bó la for­ta­le­za de las socie­da­des “asiá­ti­cas”: “Los obs­tácu­los que la soli­dez y la estruc­tu­ra inte­rio­res de los sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta se opo­nen a la influen­cia dis­gre­ga­do­ra de comer­cio se reve­la de un modo pal­ma­rio en el comer­cio de los ingle­ses con la India y con Chi­na”[20]. Poco des­pués pro­fun­di­zó sus estu­dios sobre las comu­nas cam­pe­si­nas rusas[21], y a fina­les de 1877 escri­bió que: “Esta vez la revo­lu­ción empe­za­rá en Orien­te, que ha sido has­ta aho­ra for­ta­le­za inex­pug­na­ble y ejér­ci­to de reser­va de la con­tra­rre­vo­lu­ción”[22]. Con­si­de­ran­do estas y otras tesis de Marx y Engels, debe­mos dar la razón a R. Levre­ro cuan­do afir­ma que: “Supie­ron des­cu­brir correc­ta­men­te el sig­ni­fi­ca­do del pro­gre­si­vo des­pla­za­mien­to del núcleo del movi­mien­to socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio del cen­tro hacia la peri­fe­ria del mun­do capi­ta­lis­ta”[23].

Pero come­tie­ron el “error” de no pres­tar ape­nas aten­ción, o nin­gu­na, a las luchas de los pue­blos de las Amé­ri­cas, e inclu­so caye­ron en la linea­li­dad deter­mi­nis­ta sobre la inva­sión de Méxi­co por los EEUU, o en el injus­to e insos­te­ni­ble ata­que[24] de Marx a Bolí­var, por citar dos ejem­plos. El mis­mo “error” lo come­tie­ron con el Pue­blo Vas­co y los “pue­blos sin his­to­ria”, sobre todo por par­te de Engels, a quien Ros­dolsky ha exa­mi­na­do a fon­do[25]. Aho­ra bien ¿fue un error o algo más? L. Vita­les escri­bió la “car­ta abier­ta” a J. Rosa­les[26] en la que, entre otras cosas, pro­po­nía una refle­xión lati­no­ame­ri­ca­na sobre Marx por­que, según razo­na­ba, el “error” de Marx no se debía sólo a su euro­cen­tris­mo. Pien­so que, en reali­dad, fue un lími­te estruc­tu­ral al pen­sa­mien­to socia­lis­ta, que no úni­ca­men­te mar­xis­ta[27], que ha aca­rrea­do funes­tas con­se­cuen­cias his­tó­ri­cas. Aho­ra bien, pien­so que den­tro del méto­do mar­xis­ta tene­mos a nues­tra dis­po­si­ción herra­mien­tas teó­ri­cas poli­va­len­tes que deben ser adap­ta­das a cada con­tex­to, que nos per­mi­ten recu­pe­rar mucho del tiem­po per­di­do y enmen­dar muchos erro­res.

Por ejem­plo, para Eus­kal Herria es con­ve­nien­te el deba­te sobre las posi­bles rela­cio­nes, si las hubo, entre el modo de pro­duc­ción ger­má­ni­co, con su inter­ac­ción entre la pro­pie­dad común y la pro­pie­dad fami­liar espar­ci­da en las tie­rras, con su demo­cra­cia, etc.[28], y el sis­te­ma de dere­cho pire­nai­co con terri­to­rio comu­nal y lotes pri­va­dos orga­ni­za­dos en “comu­ni­dad veci­nal” auto­su­fi­cien­te e igua­li­ta­ria, “con nive­les equi­li­bra­dos de recur­sos eco­nó­mi­cos”, mil años ante­rior a la inva­sión roma­na[29]. Con la men­te crí­ti­ca, como hace J. L. Soza[30], se tra­ta de pro­fun­di­zar en los efec­tos pre­sen­tes de los res­tos de las “socie­da­des comu­na­les” antes vis­tas, de lo que F. Mata­mo­ros defi­ne como el “ima­gi­na­rio de resis­ten­cia”[31] estu­dia­do des­de un “mar­xis­mo abier­to”, por­que allí don­de el movi­mien­to obre­ro y popu­lar ha man­te­ni­do de algún modo recuer­dos vivos de las for­mas auto­or­ga­ni­za­ti­vas de las “socie­da­des comu­na­les”, apa­re­cen con más rapi­dez y fuer­za las prác­ti­cas de demo­cra­cia obre­ra, de con­se­jos, soviets y comu­nas[32]. En esta línea, T. Sha­nin afir­ma que: “Fue la inte­gra­ción del mar­xis­mo con las tra­di­cio­nes polí­ti­cas indí­ge­nas lo que sub­ya­ce a todos los casos cono­ci­dos de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad por los socia­lis­tas, inter­na­men­te gene­ra­da y polí­ti­ca­men­te efec­ti­va”[33]. Y dice el Mall­ku: “El mar­xis­mo tene­mos que india­ni­zar­lo”[34].

3.- EL SER COMUNAL Y LA IDENTIDAD COMU (NAL) NISTA

Una de las fun­da­men­ta­les fuer­zas en el “ima­gi­na­rio de resis­ten­cia” es el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral. Según Marx: “El len­gua­je mis­mo es tan pro­duc­to de una comu­ni­dad como, en otro sen­ti­do, lo es la exis­ten­cia de la comu­ni­dad mis­ma. Es, por así decir­lo, el ser comu­nal que habla por sí mis­mo”[35]. Muchos his­to­ria­do­res estu­dian los “resur­gi­mien­tos indí­ge­nas”[36] tras el hun­di­mien­to de impe­rios y Esta­dos; el fenó­meno de la “inte­rio­ri­dad nacio­nal en la his­to­ria” y de la “con­ti­nui­dad nacio­nal” de “pue­blos que en el trans­cur­so de los siglos han per­te­ne­ci­do a con­jun­tos polí­ti­co-his­tó­ri­cos más amplios, que se hacían y se des­ha­cían al azar de las con­quis­tas mili­ta­res y de las muta­cio­nes dinás­ti­cas”[37]; y del fenó­meno del “des­per­tar de las nacio­na­li­da­des”[38] tras mucho tiem­po de ocul­ta­mien­to; o el fenó­me­nos de las “reali­da­des huma­nas de lar­ga dura­ción”, que dis­po­nen de una “estruc­tu­ra espa­cial de los gru­pos carac­te­ri­za­dos por soli­da­ri­da­des muy anti­guas de tipo etno­grá­fi­co, lin­güís­ti­co, tri­bal, etc. La estruc­tu­ra de dis­tri­bu­ción de los gru­pos étni­cos es un tipo de reali­dad de lar­ga dura­ción (…) Obser­va­mos que la per­ma­nen­cia de una len­gua, de un fol­clo­re, de “prác­ti­cas” de diver­sos tipos, que desem­pe­ñan un papel tan impor­tan­te en las “etnias”, for­man par­te de las estruc­tu­ras men­ta­les de lar­ga dura­ción”[39].

Según los con­tex­tos, el “ser comu­nal que habla por sí mis­mo” inser­to en las “estruc­tu­ras men­ta­les de lar­ga dura­ción”, apa­re­ce como la “inte­rio­ri­dad nacio­nal en la his­to­ria” que se hace públi­ca median­te los “resur­gi­mien­tos indí­ge­nas” y el “des­per­tar de las nacio­na­li­da­des”. Depen­dien­do de la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes, este com­ple­jo fenó­meno que nun­ca es mono­lí­ti­co, opta con más o menos fuer­za por la opre­sión o por la libe­ra­ción. Gra­cias a la agu­da con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria de Bolí­var y a la ayu­da arma­da de la Hai­tí insur­gen­te[40], la gran mayo­ría de las masas cam­pe­si­nas, escla­vas e indí­ge­nas, esa sín­te­sis explo­si­va, optó por la revo­lu­ción inde­pen­den­tis­ta. El Liber­ta­dor decre­tó leyes para devol­ver las tie­rras y los dere­chos a las nacio­nes ori­gi­na­rias que fue­ron ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rias para su épo­ca, tenien­do un con­te­ni­do radi­cal de “refor­ma agra­ria” que en modo alguno podía ser acep­ta­do por las cla­ses crio­llas que habían diri­gi­do el pro­ce­so eman­ci­pa­dor y que no esta­ban para nada de acuer­do con Bolí­var[41]. Cono­ce­mos la tenaz defen­sa de la “socie­dad comu­nal” por par­te de los pue­blos indí­ge­nas que, por ejem­plo, fue vital en la inde­pen­den­cia mexi­ca­na al defen­der sus comu­ni­da­des[42], como vol­vió a ser­lo en el ejér­ci­to de Emi­liano Zapa­ta y su Comu­na de More­los[43].

Bajan­do al extre­mo sur, el geno­ci­dio blan­co con­tra el Guay­cu­ru en 1911buscaba la des­truc­ción de la pro­pie­dad comu­nal indí­ge­na[44]. Tras cin­co siglos, en muchos luga­res de los Andes el “ser comu­nal que habla por sí mis­mo” expli­ca por qué “Los andi­nos esta­ble­cen pocas dife­ren­cias entre los espa­ño­les que die­ron muer­te a Inka­rí y los “espa­ño­les” o “grin­gos” que con­tro­lan el Perú moderno”[45]. En otras con­di­cio­nes muy dife­ren­tes, como las de EEUU, vemos la toma de con­cien­cia de movi­mien­tos negros que no renun­cian de sus orí­ge­nes, leyen­do la dedi­ca­to­ria de Mumia Abu-Jamal: “A los ances­tros, a los sin nom­bre que fue­ron arras­tra­dos a vivir mil infier­nos enca­de­na­dos: “extran­je­ros en una tie­rra extra­ña””[46]. Los “ances­tros” son par­te sus­tan­ti­va del “ima­gi­na­rio de resis­ten­cia” de las masas afro­ame­ri­ca­nas.

Pero lo que late en los resur­gi­mien­tos indí­ge­nas y de los pue­blos explo­ta­dos en la for­ma más radi­cal de la lucha de cla­ses entre el inva­sor y el inva­di­do. O. Belu­che ana­li­za las con­tra­dic­cio­nes inter­nas a la domi­na­ción espa­ño­la, y las pre­sio­nes exter­nas cau­sa­das por la gue­rra entre Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. Ocu­pa­da Espa­ña, la oli­gar­quía crio­lla tuvo medio camino anda­do por­que Espa­ña no podía enviar más tro­pas a Amé­ri­ca. Pese a ello, en 1810 dudó entre la inde­pen­den­cia y la auto­no­mía. Sola­men­te las gran­des gue­rras sos­te­ni­das a par­tir de 1814 abrie­ron las puer­tas a una inde­pen­den­cia ade­cua­da a las cla­ses domi­nan­tes, que no resol­vió las nece­si­da­des de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das[47]. Con este méto­do, com­pren­de­mos mejor la masa­cre que se pro­du­jo en El Sal­va­dor de 1932 cuan­do la oli­gar­quía, con el apo­yo yan­qui, exter­mi­nó al 4% de la pobla­ción. Un terra­te­nien­te escri­bió: “No había ni un solo indio que no estu­vie­ra infec­ta­do por el comu­nis­mo devas­ta­dor (…) Come­ti­mos un error gra­ve al hacer­los ciu­da­da­nos”[48]. Como míni­mo, inter­vi­nie­ron cua­tro fac­to­res: la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial des­de 1929; las rei­vin­di­ca­cio­nes indí­ge­nas y cam­pe­si­nas por la tie­rra; el ideal comu­nis­ta o al menos comu­nal del pue­blo tra­ba­ja­dor en su con­jun­to; y la defi­ni­ción bur­gue­sa de ciu­da­da­nía. El pasa­do se hizo pre­sen­te en una revo­lu­ción masa­cra­da en la que 440 años ardie­ron en pocos días. La “ciu­da­da­nía” se sen­tó sobre 30.000 cadá­ve­res expul­sa­dos de la nación bur­gue­sa triun­fan­te, la que aho­ra cele­bra el Bicen­te­na­rio.

El indi­ge­nis­mo, como el movi­mien­to obre­ro, tie­ne con­tra­dic­cio­nes en su inte­rior. J. Petras exa­mi­nó las rela­cio­nes entre muchos “sepa­ra­tis­mos” y los intere­ses de EEUU. Extra­yen­do lec­cio­nes del com­por­ta­mien­to pro­nor­te­ame­ri­cano de muchas “nacio­nes inde­pen­dien­tes” tras la implo­sión de la URSS y de Yugos­la­via, hace un espe­cial hin­ca­pié en Ecua­dor y Boli­via, aun­que su estu­dio es más abar­ca­dor. Con razón denun­cia los ins­tru­men­tos de mani­pu­la­ción[49] impe­ria­lis­ta para orien­tar algu­nos “sepa­ra­tis­mo” hacia los intere­ses del capi­ta­lis­mo[50], des­ta­can­do, por ejem­plo, el papel de las ONG[51]; y aña­de: “Si revi­ta­li­za­mos la noción de auto­de­ter­mi­na­ción y la loca­li­za­mos en el con­tex­to de la lucha de cla­ses y anti­im­pe­ria­lis­ta, pode­mos empe­zar a apro­xi­mar­nos a la res­pues­ta de cuán­do, dón­de y con quién toma­mos par­ti­do en la lucha por la libe­ra­ción social y nacio­nal”[52]. Pero revi­ta­li­zar la auto­de­ter­mi­na­ción den­tro de la lucha de cla­ses y del anti­im­pe­ria­lis­mo nos exi­ge antes saber cómo fun­cio­na y que con­tra­dic­cio­nes tie­ne el capi­ta­lis­mo en este asun­to.

D. Har­vey[53] mues­tra que en la pro­duc­ción de con­fi­gu­ra­cio­nes espa­cia­les y en las movi­li­da­des geo­grá­fi­cas del capi­tal y el tra­ba­jo, el capi­tal tie­ne una con­tra­dic­ción entre la nece­si­dad de poseer un espa­cio terri­to­rial segu­ro para su acu­mu­la­ción, impac­tan­do así en el desa­rro­llo de los pue­blos que lo ocu­pan, y la nece­si­dad de expan­dir­se hacia el exte­rior, inva­dien­do pue­blos y terri­to­rios. L. Már­mo­ra[54] estu­dia esta con­tra­dic­ción bási­ca y la ele­va a la cau­sa de las luchas nacio­na­les: mien­tras que los modos pre­ca­pi­ta­lis­tas se limi­ta­ban a la pro­duc­ción de valo­res de uso, el capi­ta­lis­mo se dedi­ca a los valo­res de cam­bio, crean­do la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal. El capi­ta­lis­mo nece­si­ta de un espa­cio geo­pro­duc­ti­vo y cul­tu­ral ‑mer­ca­do- para asen­tar­se y a la vez nece­si­ta aumen­tar­lo. Sís­to­le y diás­to­le que deter­mi­na la suer­te de los pue­blos y defi­ne la espe­ci­fi­ci­dad de la opre­sión nacio­nal, y que está en la base de la evo­lu­ción del “impe­ria­lis­mo his­tó­ri­co” al “impe­ria­lis­mo per­ma­nen­te”[55].

4.- DEL BICENTENARIO A LA INDEPENDENCIA COMU (NAL) NISTA

El impe­ria­lis­mo es enemi­go irre­con­ci­lia­ble de la inde­pen­den­cia de los pue­blos tra­ba­ja­do­res, de las “patrias socia­lis­tas”, y de la expro­pia­ción de los expro­pia­do­res. Nos hace­mos una idea exac­ta del valor prác­ti­co del “ima­gi­na­rio de resis­ten­cia” leyen­do la car­ta de un sol­da­do cam­pe­sino ruso al final del verano de 1917: “Que­ri­do com­pa­dre, segu­ra­men­te tam­bién allí han oído hablar de bol­che­vi­ques, de men­che­vi­ques, de social-revo­lu­cio­na­rios. Bueno, com­pa­dre, le expli­ca­ré que son los bol­che­vi­ques. Los bol­che­vi­ques, com­pa­dre, somos noso­tros, el pro­le­ta­ria­do más explo­ta­do, sim­ple­men­te noso­tros, los obre­ros y los cam­pe­si­nos más pobres. Éste es su pro­gra­ma: todo el poder hay que dár­se­lo a los dipu­tados obre­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos; man­dar a todos los bur­gue­ses al ser­vi­cio mili­tar; todas las fábri­cas y las tie­rras al pue­blo. Así es que noso­tros, nues­tro pelo­tón, esta­mos por este pro­gra­ma”[56].

Las tie­rras, las fábri­cas, las armas y el poder para el pue­blo. Esta con­quis­ta huma­na exi­ge el avan­ce en el con­trol obre­ro, en la auto­de­ter­mi­na­ción de los pro­duc­to­res aso­cia­dos en cada cen­tro de tra­ba­jo. En la Vene­zue­la boli­va­ria­na se ha crea­do el Fren­te Bicen­te­na­rio de empre­sas bajo con­trol obre­ro, al ser­vi­cio de la nación y con vita­les lazos con las comu­ni­da­des y con la eman­ci­pa­ción de las muje­res[57]. Unir estre­cha­men­te el Bicen­te­na­rio con el con­trol obre­ro, la eman­ci­pa­ción de la mujer y la nación libe­ra­da es defi­nir esta efe­mé­ri­de des­de un pun­to de vis­ta opues­to al bur­gués, e idén­ti­co en el fon­do al sue­ño del cam­pe­sino bol­che­vi­que. No hay otra for­ma de hacer­lo, ya que “La úni­ca con­me­mo­ra­ción váli­da es aque­lla que, apren­dien­do de las ense­ñan­zas del pasa­do, ense­ñe a odiar toda opre­sión y toda explo­ta­ción, seña­le abier­ta­men­te no sólo quié­nes fue­ron los opre­so­res y explo­ta­do­res del pasa­do –con­tra quie­nes se hizo la revo­lu­ción y gue­rra de inde­pen­den­cia — sino cuá­les son los actua­les y cuá­les son sus alia­dos al inte­rior de cada uno de los paí­ses”[58].

Los actua­les explo­ta­do­res sien­ten una “rabia vis­ce­ral”[59] con­tra el Bicen­te­na­rio defi­ni­do de esta for­ma, la úni­ca posi­ble. Es por esto que cual­quier otra defi­ni­ción del Bicen­te­na­rio que no se radi­cal, que no ata­que a la raíz de la opre­sión impe­ria­lis­ta deja hue­cos para la pro­pa­gan­da refor­mis­ta y/​o reac­cio­na­ria. Pue­de lle­gar a suce­der esto con el tex­to de O. Acha que se pier­de en dis­qui­si­cio­nes eté­reas sobre el Bicen­te­na­rio, con­cre­tan­do algu­nas obvie­da­des sobre la nece­si­dad de cons­truir la his­to­ria nacio­nal argen­ti­na[60], pero casi cayen­do en el des­pre­cio de toda la his­to­ria heroi­ca de lucha de las Amé­ri­cas. Por el con­tra­rio, la crí­ti­ca del Bicen­te­na­rio rea­li­za­da por el FPMR denun­cian­do su con­te­ni­do bur­gués[61], recor­dan­do las cua­tro gue­rras civi­les entre el pue­blo y la oli­gar­quía (1830, 1851, 1859, 1891), y el impre­sio­nan­te siglo XX de luchas y repre­sio­nes. M. Maz­zeo, sí rei­vin­di­ca las luchas de las masas y de las per­so­nas, la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta, y las intro­du­ce como fun­da­men­ta­les en el nue­vo con­cep­to de nación popu­lar y pro­gre­sis­ta que debe refor­zar­se a par­tir de este Bicen­te­na­rio[62].

Sí aplau­di­mos la muy bue­na suge­ren­cia pro­ve­nien­te de M. Cas­tal­do, al comen­tar el Bicen­te­na­rio, sobre la con­ve­nien­cia de armar a las masas explo­ta­das[63], refor­zan­do su sóli­da argu­men­ta­ción con direc­tas refe­ren­cias a Eus­kal Herria y a otros pue­blos opri­mi­dos. Aquí, en este inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio, radi­ca una de las gran­des lec­cio­nes que debe­mos extraer del pro­ce­so de cin­co siglos, de los dos siglos últi­mos, y de la épo­ca ini­cia­da con la inde­pen­den­cia cuba­na y toma cuer­po en la “segun­da inde­pen­den­cia”, la que devuel­va al pue­blo la nación que el inva­sor le ha qui­ta­do. La “segun­da inde­pen­den­cia”, la socia­lis­ta, es res­pon­der median­te la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria a la pre­gun­ta ¿de quién es la nación? ¿De la bur­gue­sía, con sus lazos depen­dien­tes hacia el impe­ria­lis­mo, o del pue­blo tra­ba­ja­dor[64]?

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 16-10-2007


[1] José Ari­có: “Marx y Amé­ri­ca Lati­na”. Catá­lo­gos Edi­to­ra. Argen­ti­na 1988. Pág.: 95.

[2] René Gallis­sot: “Con­tra el feti­chis­mo”. En “El con­cep­to de “for­ma­ción eco­nó­mi­co-social””. PyP nº 39. Méxi­co 1976. Págs.: 176 – 177.

[3] Marx: “Car­ta a Kugel­mann” del 27 de junio de 1870. En “Marx/​Engels Car­tas sobre El Capi­tal”. Edit. Laia. Bar­ce­lo­na 1974. pág.: 203.

[4] D. Sayer y Ph. Corri­gan: “El últi­mo Marx: con­ti­nui­dad, con­tra­dic­ción y apren­di­za­je”. En “El Marx tar­dío y la vía rusa”. Edit. Revo­lu­ción. Madrid 1990. Págs.: 101 – 122.

[5] Roger Bar­tra: “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co en el mar­co de las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas”. En “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co”. Gri­jal­bo. Bar­ce­lo­na 1975. Págs.: 16 – 20.

[6] Bryan S. Tur­ner: “Socie­dad asiá­ti­ca”. En “Dic­cio­na­rio de pen­sa­mien­to mar­xis­ta”. bajo la dir. de T. Bot­to­mo­re. Tec­nos. 1984. Págs.: 700 – 705.

[7] Mau­ri­ce Gode­lier: “Teo­ría mar­xis­ta de las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas”. Laia. Bar­ce­lo­na 1977. Págs.: 150 y ss.

[8] Jean Ches­naux: “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co”. En “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co”. Gri­jal­bo. Bar­ce­lo­na 1975. Págs.: 25 – 68.

[9] Samir Amin: “Cla­ses y nacio­nes en el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co” Vie­jo Todo Bar­ce­lo­na 1979, y “El euro­cen­tris­mo, crí­ti­ca de una ideo­lo­gía”. Siglo XXI. Méxi­co 1989.

[10] J. R. McNeill y William H. McNeill: “Las redes humanas”.Crítica Bar­ce­lo­na. Págs.: 123 y ss.

[11] Vadim Mas­son: “La épo­ca de las pri­me­ras civi­li­za­cio­nes”. AC de la URSS. Mos­cú 1987 nº 3. Págs.: 145 – 147.

[12] Emrys Jones: “Metró­po­lis”. Alta­ya. Madrid 1997. Pág.: 73 – 74.

[13] Arman­do Entral­go: “Áfri­ca”. Edic. Pue­blo y Edu­ca­ción. Cuba 1974. Pág.: 23.

[14] Hanns J. Prem: “Los azte­cas”. Acen­to. Madrid 2002. Pág.: 22.

[15] Vic­tor de la Cruz: “Rebe­lio­nes indí­ge­nas en el Ist­mo de Tehuan­te­pec”. “Cua­der­nos Polí­ti­cos”, Núme­ro 38, Méxi­co, D.F., Edi­to­rial Era, octu­bre –diciem­bre de 1983, Págs.: 55 – 71.

[16] S. Gue­rra Vila­boy: “Bre­ce his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na”. Edit. Cien­cias Socia­les. La Haba­na 2006. Pág.: 19.

[17] Robert A. Pad­gug: “Cla­ses y socie­dad en la Gre­cia clá­si­ca”. En “El mar­xis­mo y los estu­dios clá­si­cos”. AA.VV. Akal. Madrid 1981. Pág.: 75.

[18] Marx y Engels: “Sobre el colo­nia­lis­mo”. PyP. Argen­ti­na. 1973 Nº 37.

[19] Marx: ““For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas”. Cien­cia Nue­va. Madrid 1967. Pág.: 134.

[20] Marx: “El Capi­tal”. FCE. Mexi­co. 1973. Vol. III. Pág.: 322.

[21] Haru­ki Wada: “Marx y la Rusia revo­lu­cio­na­ria”. En “El Marx tar­dío y la vía rusa”. Ops. Cit. Págs.: 59 – 99.

[22] Marx a Sor­ge en “Corres­pon­den­cia”. Edit. Car­ta­go. Argen­ti­na 1973. Pág.: 286.

[23] Rena­to Levre­ro: “Nación, metró­po­li y colo­nias en Marx y Engels”. Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na 1975. Págs.: 86 – 87.

[24] Vicen­te Pérez Sil­va: “Bolí­var vis­to por Car­los Marx”. En “Simón, Qui­jo­te de Amé­ri­ca”. Juve­nal Herre­ra Torres (coord.). CCB. Cara­cas. 2005 Págs.: 243 – 257.

[25] Ros­dolsky: “El pro­ble­ma de los pue­blos “sin his­to­ria””. Fon­ta­ne­ra. Bar­ce­lo­na 1981

[26] Lucho Vita­les: “¿Amé­ri­ca Lati­na des­de Marx o Marx des­de Amé­ri­ca Lati­na?”. Rev. Pun­to Final. San­tia­go de Chi­le, febre­ro 1993.

[27] Gian­ni Sofri: “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co. His­to­ria de una con­tro­ver­sia mar­xis­ta”. Edic. de Bol­si­llo. Bar­ce­lo­na 1971. Págs: 85 – 138

[28] Marx: “For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas”. Cien­cia Nue­va. Madrid 1967. Págs.: 124 – 133.

[29] Tomás Urzain­ki: “Orí­ge­nes del dere­cho pire­nai­co”. www​.deia​.com 2009/​11/​02

[30] Jor­ge Luís Soza Soru­co: “El dis­cur­so de la “cos­mo­vi­sión andi­na””. www​.rosa​-blin​da​da​.info 24.Ago.10

[31] Fer­nan­do Mata­mo­ros Pon­ce: “Mar­xis­mo abier­to dia­léc­ti­ca nega­ti­va en los pro­ce­sos de resis­ten­cia”. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. Nº 29. Junio 2005. Pág.: 81.

[32] Iña­ki Gil de San Vicen­te: “Coope­ra­ti­vis­mo obre­ro, con­se­jis­mo y auto­ges­tión socia­lis­ta”. Eus­kal Herria 16-12-2002. Ago­ta­do en edi­ción papel, y a libre dis­po­si­ción en Inter­net.

[33] Teo­dor Sha­nin: “El mar­xis­mo y las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ver­ná­cu­las”. En “El Marx tar­dío y la vía rusa”. Ops. Cit. Pág.: 322.

[34] Entre­vis­ta a Feli­pe Quis­pe “El Mall­ku”. www​.kao​sen​la​red​.net 05.09−2009

[35] Marx: “For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas”. Ops. Cit. Pág.: 140.

[36] Lucien Mus­set: “Las inva­sio­nes”. Nue­va Clío. Bar­ce­lo­na 1982. Tomo I.

[37] Jean Ches­neaux: “¿Hace­mos tabla rasa del pasa­do?”. Siglo XXI, 1984. Pág.: 130.

[38] René Fédou: “El Esta­do en la Edad Media”. EDAF Uni­ver­si­ta­ria. 1977.

[39] Pie­rre Vilar: “Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis his­tó­ri­co”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na 1980 Págs.: 71 – 72.

[40] Beverly J. Sil­ver y Eric Sla­ter: “Los orí­ge­nes socia­les de las hege­mo­nías mun­dia­les”. En “Caos y orden en el sis­te­ma-mun­do moderno” G. Arrighi. Akal. Madrid 1999. Pág.: 177.

[41] Yuri Zubrits­ki: “Bolí­var y el pro­ble­ma indí­ge­na”. En “Bolí­var vis­to por mar­xis­tas”. Fon­do Edit. Car­los Apon­te. Cara­cas 2006. Págs.: 257 – 265.

[42] Con­sue­lo Sán­chez: “Los indí­ge­nas en la gue­rra de inde­pen­den­cia”. En “Memo­ria” nº 187. Méxi­co. Sep­tiem­bre 2004.

[43] Adol­fo Gilly: “Genea­lo­gía de las rebe­lio­nes”. Rev. Sudes­ta­da. Bue­nos Aires. Nº 88. 1-05-2010

[44] Jor­ge Luis Uber­ta­lli: “Guay­cu­ru. Tie­rra rebel­de”. Edit. Antar­ca. Argen­ti­na 1989. Pág.: 40.

[45] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya & Mario Much­nik. Madrid 1994. Pág.: 333.

[46] Muma Abu-Jamal: “Que­re­mos liber­tad”. Virus Edi­to­rial. Bar­ce­lo­na 2007. Pag.: 11.

[47] Olme­do Belu­che: “Inde­pen­den­cia his­pa­no­ame­ri­ca­na y lucha de cla­ses”. www​.kao​sen​la​red​.net 28-02-2010

[48] James D. Cock­croft: “Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos”. Cien­cias Socia­les. La Haba­na 2004. Pág.: 185.

[49] Gil­ber­to López y Rivas: “Antro­po­lo­gía de la con­tra­in­sur­gen­cia y la ocu­pa­ción neo­co­lo­nial”. www​.rebe​lion​.org 02-10-2010

[50] Denis Boneau: “La Gue­rra Fría psi­co­ló­gi­ca: La cien­cia de la domi­na­ción mun­dial”. www​.vol​tai​re​net​.org 07-03-2005

[51] Léa­se a Wal­ter Wen­de­lin: “Los sie­te peca­dos capi­ta­les de las ONG, que ya son 16”. En “La Eus­kal Herria ¿de quién?”. Elkal­tzen-Ipes. Bil­bao 2008. Págs.: 153 – 156.

[52] James Petras: “Sepa­ra­tis­mo y polí­ti­cas de cla­se en Amé­ri­ca Lati­na”. www​.rebe​lion​.org 25-09-2009

[53] David Har­vey: “Los lími­tes del capi­ta­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta”. FCE. 1990. Págs.: 376 – 447.

[54] Leo­pol­do Már­mo­ra: “El con­cep­to socia­lis­ta de nación”. PyP. Nº 96. Méxi­co 1986.Págs.: 82 – 116.

[55] Rodri­go Que­sa­da Mon­ge: “Amé­ri­ca Lati­na, el impe­ria­lis­mo his­tó­ri­co al impe­ria­lis­mo per­ma­nen­te”. www.rcci.net/globalización agos­to 2009

[56] Giu­sep­pe Bof­fa: “La revo­lu­ción rusa”. Era. Méxi­co 1976. Volu­men 2. Pág.: 28.

[57] Luís Tobías Bacio: “Crea­ción del Fren­te Bicen­te­na­rio de empre­sas bajo con­trol obre­ro”. www​.rebe​lion​.org 21-05-2010

[58] Luis Gar­cía: “Bicen­te­na­rio: ¿de la inde­pen­den­cia?”. En: “Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia Lati­no­ame­ri­ca­na. Por la Fede­ra­ción de Repú­bli­cas Socia­lis­tas de Amé­ri­ca Lati­na”. Edic. El Socia­lis­ta. Julio 2010 Pág.: 13

[59] Cris­tian Cepe­da: “La Rabia Vis­ce­ral de las Bur­gue­sías Lati­no­ame­ri­ca­nas”. www​.rebe​lion​.org 12-08-2009

[60] Omar Acha: “El Bicen­te­na­rio y las incer­ti­dum­bres polí­ti­co-cul­tu­ra­les de la izquier­da”. Rev. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. Nº 44

[61] Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez: “Ante el Bicen­te­na­rio bur­gués, a luchar por una patria popu­lar y sobe­ra­na”. www​.rosa​-blin​da​da​.info 03-Sep-2010.

[62] Miguel Maz­zeo: “Pen­sar la Nación: a pro­pó­si­to del Bicen­te­na­rio de la revo­lu­ción de Mayo”. Rev. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires Nº 44

[63] Mau­ri­cio Cas­tal­do: “Bicen­te­na­rio: Démos­les las armas a los negros, a los pobres y a los pue­blos”. Rev. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. Nº 44. Junio de 2010

[64] AA.VV: “La Eus­kal Herria ¿de quién?”. Elkar­tzen-Ipes. Bil­bao 2008.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *