Ni PCE-EPK ni Eus­ka­di­ko Ezke­rra, Ni nos ren­di­mos, ni nos arre­pen­ti­mos- Eus­kal Herri­ko Komunistak

Siguien­do la este­la de aná­li­sis ante­rio­res, insis­ti­mos en que son tres las cla­ves o fuer­zas his­tó­ri­cas deter­mi­nan­tes en la his­to­ria del Eus­kal Herria y en su pro­ce­so de liberación:

1. El desa­rro­llo del modo pro­duc­ti­vo capi­ta­lis­ta, en su doble ver­tien­te exte­rior e interior.

2. La estruc­tu­ra repre­si­va de los Esta­dos impe­ria­lis­tas, tan­to espa­ñol como el francés.

3. La lucha de cla­ses entre vas­cos, es decir, el cho­que entre pro­yec­tos nacio­na­les y socia­les antagónicos.

Las tres cla­ves men­cio­na­das se rela­cio­nan de for­mas espe­cí­fi­cas en las dis­tin­tas épo­cas y ciclos. His­tó­ri­ca­men­te res­pon­den ante dos intere­ses enfrentados:

1. De un lado, el con­jun­to de fuer­zas bur­gue­sas, con su blo­que social y humano de apo­yo, sus Esta­dos e ins­tru­men­tos de poder.

2. De otro lado, el con­jun­to de fuer­zas popu­la­res que luchan por la libe­ra­ción nacio­nal y social.

Sus evo­lu­cio­nes, fuer­zas res­pec­ti­vas, alian­zas inter­nas e inter­na­cio­na­les y demás, son inse­pa­ra­bles de la evo­lu­ción glo­bal del con­flic­to en Eus­kal Herria y en el mun­do. A gran­des ras­gos y de una mane­ra some­ra se pue­de afir­mar que los cam­bios adop­ta­dos en la Izquier­da Aber­tza­le res­pon­den a la nece­si­dad de for­ta­le­cer al Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y al con­jun­to de fuer­zas popu­la­res que abar­can des­de la social­de­mo­cra­cia has­ta los comu­nis­tas. La deci­sión de crear la Mura­lla Popu­lar no es un capri­cho. De lo que se tra­ta es de parar la ofen­si­va del capi­tal (en tran­si­ción y por lo tan­to más agre­si­vo) y a su vez avan­zar en el pro­yec­to his­tó­ri­co de “inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa”. Quien no sea capaz de con­ce­bir el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria como las dos patas de una mis­ma cons­truc­ción, difí­cil­men­te enten­de­rá qué suce­de en el solar vas­co y en qué pun­to his­tó­ri­co se encuen­tra la lucha del MLNV.

Afir­man los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les del sis­te­ma que la polí­ti­ca es “el arte de lo posi­ble”. Noso­tros y noso­tras, des­de EHK, nega­mos la mayor y nos abra­za­mos a esa mara­vi­llo­sa afir­ma­ción del Che que, con rotun­di­dad, expre­sa­ba todo el con­jun­to del pen­sa­mien­to y sen­ti­mien­to revo­lu­cio­na­rio: “la polí­ti­ca es el arte de hacer posi­ble lo impo­si­ble”. Sabe­mos que la pro­fun­di­za­ción en lo impo­si­ble para hacer­lo posi­ble, en las actua­les cir­cuns­tan­cias, topa con una reali­dad domi­na­da por una cri­sis que se agu­di­za­rá aún más y que res­pon­de a la nece­si­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta por per­pe­tuar­se y bus­car­se una sali­da vic­to­rio­sa de nue­vo. Una cri­sis en la que pre­do­mi­nan la des­ideo­lo­gi­za­ción y los intere­ses indi­vi­dua­les. Cual­quier fun­da­men­to que pre­ten­da inci­dir en la reali­dad des­de un cri­te­rio revo­lu­cio­na­rio es tacha­do de obso­le­to y finiquitado.

Toda cri­sis se nos pre­sen­ta como un par­to, un perío­do de “tran­si­ción”. Lo vie­jo que no aca­ba de morir y lo nue­vo que no aca­ba de nacer. Todo par­to sue­le ser dolo­ro­so y el MLNV ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que debe pre­pa­rar­se. Y habla­mos del MLNV en su con­jun­to y no sólo de una de sus face­tas o ins­tru­men­to de lucha. Quien cen­tre su mira­da y reali­ce una lec­tu­ra reduc­cio­nis­ta y ses­ga­da sobre la cues­tión (exclu­si­va­men­te) arma­da de este pro­ce­so his­tó­ri­co o no entien­de o no cono­ce la dialéctica.

Por­que la garan­tía de man­te­ni­mien­to de la Rup­tu­ra en un pro­ce­so polí­ti­co fren­te a la Refor­ma no depen­de de un solo fac­tor, sino de un con­jun­to de varia­bles interconectadas.

Mire­mos por un ins­tan­te al pasa­do de nues­tro País, Eus­kal Herria. La expe­rien­cia his­tó­ri­ca como fuen­te de apren­di­za­je, como ori­gen de nues­tra sabi­du­ría. Inva­ria­ble­men­te, lo que somos actual­men­te es la acu­mu­la­ción de nues­tras expe­rien­cias vita­les, indi­vi­dua­les y colec­ti­vas, como pue­blo y como cla­se eman­ci­pa­do­ra. La his­to­ria nos retro­trae a fijar­nos en dos hechos que deben de ser­vir­nos como refe­ren­cia de lo que se pue­de pero no se debe hacer:

1. Una es la lega­li­za­ción del PCE-EPK.

2. Otra, la inte­gra­ción en la refor­ma de Eus­ka­di­ko Ezke­rra y la frac­ción “Zaz­pi­ki” de la orga­ni­za­ción arma­da ETA (pm). El Blo­que político-militar.

Dos orga­ni­za­cio­nes, un mis­mo des­tino. Dos orga­ni­za­cio­nes “total­men­te dis­tin­tas” pero a las que les fue­ron apli­ca­das las mis­mas rece­tas para su neu­tra­li­za­ción. Con su “ingre­so” en la Refor­ma se advir­tió un debi­li­ta­mien­to evi­den­te del Blo­que de fuer­zas popu­la­res y del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co que se enfren­ta­ban, en ese momen­to, al con­jun­to de fuer­zas bur­gue­sas tan­to impe­ria­les como regionalistas.

Ambas fuer­zas (PCE-EPK y EE), teó­ri­ca­men­te mar­xis­tas-leni­nis­tas no supie­ron o no qui­sie­ron, visua­li­zar la tram­pa a las que fue­ron empu­ja­das. Una tram­pa que dis­po­nía de cua­tro meca­nis­mos muy bien entre­la­za­dos en los dis­tin­tos fren­tes de lucha coor­di­na­dos todos ellos por la repre­sión del Estado:

  1. En el ideo­ló­gi­co no se renun­cia, en un prin­ci­pio, a lo que se es, pero sí se exi­ge y se inci­de en un desar­me inte­lec­tual pro­gre­si­vo y en una des­ac­ti­va­ción del capi­tal polí­ti­co con­se­gui­do por años de lucha. Se incen­ti­va el frac­cio­na­mien­to y las esci­sio­nes. Se renun­cia y se denun­cia el pasa­do. Se des­tru­ye de fac­to, la fuer­za moral que los ha lle­va­do a ser quie­nes son. En ese con­tex­to lo que se es se va dejan­do de lado, comien­za el via­je al aban­dono y al olvi­do pro­gre­si­vo, el via­je a la nada. Es el paso inevi­ta­ble de la revo­lu­ción a la social­de­mo­cra­cia. Es la inca­pa­ci­dad de análisis.
  2. En el fren­te ins­ti­tu­cio­nal, se pone todo el énfa­sis del accio­nar polí­ti­co en el elec­to­ra­lis­mo. Las elec­cio­nes bur­gue­sas pasan de ser una refe­ren­cia, un medio, a con­ver­tir­se en el fin, en obje­ti­vo final. Ganar una con­fron­ta­ción elec­to­ral bur­gue­sa y ges­tio­nar­la se con­fun­de con la toma de poder. Lo prag­má­ti­co es lo correc­to, lo impo­si­ble y la uto­pía se mar­gi­nan. El mie­do al ais­la­mien­to polí­ti­co jue­ga a favor del Estado.
  3. En el fren­te de masas, se pro­cu­ra la des­ac­ti­va­ción de toda rei­vin­di­ca­ción. La movi­li­za­ción social es con­tra­pro­du­cen­te, pue­de cues­tio­nar la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal (la polí­ti­ca se rea­li­za en los par­la­men­tos y no en las calles). Se neu­tra­li­zan fór­mu­las de con­tra­po­der que cues­tio­nen el orden social. La lucha en la calle se aís­la y se repri­me por dis­tin­tos medios. La lucha de cla­ses se igno­ra, aho­ra es la exis­ten­cia de la ciu­da­da­nía la nue­va fór­mu­la mági­ca que des­pla­za a las cla­ses en liza.
  4. El movi­mien­to obre­ro se ins­ta­la en el Pac­to social, las rei­vin­di­ca­cio­nes de las mejo­ras socia­les y sala­ria­les son aten­di­das. El sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta se hace con las rien­das del mun­do labo­ral ante las “vic­to­rias” logra­das fren­te a la patronal.

Duran­te muchos años, los Esta­dos espa­ñol y fran­cés han pre­mia­do la trai­ción, los sobor­nos, com­pras y rega­los acom­pa­ña­dos por la impo­si­ción vio­len­ta y el mie­do. Lo sabe­mos. Pero por con­tra­dic­to­rio que pue­da resul­tar, el mis­mo Esta­do espa­ñol y fran­cés, su repre­sión, y sus bur­gue­sías tan­to impe­ria­les como regio­na­lis­tas, han pues­to los medios y las con­di­cio­nes para ini­ciar la siguien­te fase en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de este pue­blo. Un nue­vo pro­ce­so de procesos.

La deci­sión polí­ti­ca de la Izquier­da Aber­tza­le de ini­ciar la cons­truc­ción nacio­nal a comien­zos de los 90, aban­do­nan­do pos­tu­ras de resis­ten­cia que die­ron resul­ta­dos exi­to­sos años atrás, va a obli­gar a los Esta­dos espa­ñol y fran­cés a redi­se­ñar su estra­te­gia repre­si­va. El resul­ta­do del cho­que son las ile­ga­li­za­cio­nes polí­ti­cas en Eus­kal Herria que siguie­ron pasos cal­cu­la­dos y metó­di­cos. El orden del guión esta­ble­ci­do es lle­va­do mili­mé­tri­ca­men­te a la prác­ti­ca. Con el lema: “todo es ETA”, los Esta­dos (sobre todo el espa­ñol) ini­cian su asal­to final ante la insur­gen­cia vasca.

En el fren­te ideo­ló­gi­co la repre­sión se ceba en el dia­rio EGIN, des­pués Egun­ka­ria. Tras los medios de opi­nión vino la inter­ven­ción en las orga­ni­za­cio­nes que actua­ban en la lucha de masas, Jarrai y Ges­to­ras pro-amnis­tia, prohi­bi­ción de mani­fes­ta­cio­nes, cri­mi­na­li­za­ción de orga­nis­mos popu­la­res como el movi­mien­to anti-TAV, (aho­ra Aska­pe­na, las com­par­sas de Kas­ka­go­rri y Txo­ri­ba­rro­te…) para poco des­pués cen­trar­se en la Uni­dad Popu­lar deno­mi­na­da Bata­su­na, con ello se neu­tra­li­zan las luchas ins­ti­tu­cio­na­les y polí­ti­cas en los dis­tin­tos par­la­men­tos y lo que es más impor­tan­te, la ges­tión de ayun­ta­mien­tos por par­te de la Izquier­da Aber­tza­le. Qui­zás sea una cues­tión de tiem­po que los Esta­dos actúen en el fren­te sindical.

Pero este pro­ce­so de ile­ga­li­za­cio­nes lle­va con­si­go el ger­men del des­pla­za­mien­to de la bur­gue­sía regio­na­lis­ta del fren­te ins­ti­tu­cio­nal y de la “mayo­ría social vas­ca”. El PNV y UPN pier­den ges­tión a favor del cen­tra­lis­mo auto­ri­ta­rio espa­ñol, ya no son nece­sa­rias para la esta­bi­li­za­ción de la Refor­ma. Las ile­ga­li­za­cio­nes sal­pi­can ya a todo el entra­ma­do social de Eus­kal Herria. Hay una cues­tión aña­di­da en todo este pano­ra­ma pero muy impor­tan­te, el retro­ce­so y frac­cio­na­mien­to del mun­do aber­tza­le social­de­mó­cra­ta (EA, Ara­lar, NABAI…) que no se re-sitúa ante los nue­vos acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­co-socia­les y polí­ti­cos que, pro­gre­si­va­men­te, les van colo­can­do en situa­cio­nes de ver­da­de­ra difi­cul­tad para el avan­ce de sus posi­cio­nes. Sin duda, todos ellos espe­ra­ban el des­mo­ro­na­mien­to de una Izquier­da Aber­tza­le “aco­rra­la­da” por la acción poli­cial y mili­tar para bene­fi­ciar­se de ello. Las pre­vi­sio­nes de estos par­ti­dos no se cum­plen, la cla­ve: la resis­ten­cia ines­pe­ra­da del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y sus cla­ses populares.

En el pano­ra­ma sin­di­cal, el for­ta­le­ci­mien­to de la con­cep­ción de un mar­co labo­ral pro­pio hace que, en torno a él, giren las posi­cio­nes de ELA y LAB, que veri­fi­can con la cri­sis, que el pac­to social, here­da­do de los Pac­tos de la Mon­cloa, ha cerra­do su ciclo. Jun­tos pero no revuel­tos, ELA y LAB avan­zan en acuer­dos que pue­dan tra­du­cir­se en una lucha con­jun­ta con­tra el des­man­te­la­mien­to del esta­do del bienestar.

Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les, polí­ti­cas y sobre­to­do ideo­ló­gi­cas, tan­to a nivel inter­na­cio­nal como en Eus­kal Herria, que lle­va­ron a la neu­tra­li­za­ción o pos­te­rior des­apa­ri­ción del PCE-EPK y EE no son en nin­gún caso com­pa­ra­bles a la actualidad.

El resul­ta­do del cho­que entre la estra­te­gia de la Izquier­da aber­tza­le y los Esta­dos no ha con­se­gui­do, pre­ci­sa­men­te, la des­apa­ri­ción del pro­yec­to “inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa”. Obser­ve­mos aho­ra los fren­tes y actue­mos en consecuencia.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.