Ni PCE-EPK ni Eus­ka­di­ko Ezke­rra, Ni nos ren­di­mos, ni nos arre­pen­ti­mos- Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak

Siguien­do la este­la de aná­li­sis ante­rio­res, insis­ti­mos en que son tres las cla­ves o fuer­zas his­tó­ri­cas deter­mi­nan­tes en la his­to­ria del Eus­kal Herria y en su pro­ce­so de libe­ra­ción:

1. El desa­rro­llo del modo pro­duc­ti­vo capi­ta­lis­ta, en su doble ver­tien­te exte­rior e inte­rior.

2. La estruc­tu­ra repre­si­va de los Esta­dos impe­ria­lis­tas, tan­to espa­ñol como el fran­cés.

3. La lucha de cla­ses entre vas­cos, es decir, el cho­que entre pro­yec­tos nacio­na­les y socia­les anta­gó­ni­cos.

Las tres cla­ves men­cio­na­das se rela­cio­nan de for­mas espe­cí­fi­cas en las dis­tin­tas épo­cas y ciclos. His­tó­ri­ca­men­te res­pon­den ante dos intere­ses enfren­ta­dos:

1. De un lado, el con­jun­to de fuer­zas bur­gue­sas, con su blo­que social y humano de apo­yo, sus Esta­dos e ins­tru­men­tos de poder.

2. De otro lado, el con­jun­to de fuer­zas popu­la­res que luchan por la libe­ra­ción nacio­nal y social.

Sus evo­lu­cio­nes, fuer­zas res­pec­ti­vas, alian­zas inter­nas e inter­na­cio­na­les y demás, son inse­pa­ra­bles de la evo­lu­ción glo­bal del con­flic­to en Eus­kal Herria y en el mun­do. A gran­des ras­gos y de una mane­ra some­ra se pue­de afir­mar que los cam­bios adop­ta­dos en la Izquier­da Aber­tza­le res­pon­den a la nece­si­dad de for­ta­le­cer al Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y al con­jun­to de fuer­zas popu­la­res que abar­can des­de la social­de­mo­cra­cia has­ta los comu­nis­tas. La deci­sión de crear la Mura­lla Popu­lar no es un capri­cho. De lo que se tra­ta es de parar la ofen­si­va del capi­tal (en tran­si­ción y por lo tan­to más agre­si­vo) y a su vez avan­zar en el pro­yec­to his­tó­ri­co de “inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa”. Quien no sea capaz de con­ce­bir el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria como las dos patas de una mis­ma cons­truc­ción, difí­cil­men­te enten­de­rá qué suce­de en el solar vas­co y en qué pun­to his­tó­ri­co se encuen­tra la lucha del MLNV.

Afir­man los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les del sis­te­ma que la polí­ti­ca es “el arte de lo posi­ble”. Noso­tros y noso­tras, des­de EHK, nega­mos la mayor y nos abra­za­mos a esa mara­vi­llo­sa afir­ma­ción del Che que, con rotun­di­dad, expre­sa­ba todo el con­jun­to del pen­sa­mien­to y sen­ti­mien­to revo­lu­cio­na­rio: “la polí­ti­ca es el arte de hacer posi­ble lo impo­si­ble”. Sabe­mos que la pro­fun­di­za­ción en lo impo­si­ble para hacer­lo posi­ble, en las actua­les cir­cuns­tan­cias, topa con una reali­dad domi­na­da por una cri­sis que se agu­di­za­rá aún más y que res­pon­de a la nece­si­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta por per­pe­tuar­se y bus­car­se una sali­da vic­to­rio­sa de nue­vo. Una cri­sis en la que pre­do­mi­nan la des­ideo­lo­gi­za­ción y los intere­ses indi­vi­dua­les. Cual­quier fun­da­men­to que pre­ten­da inci­dir en la reali­dad des­de un cri­te­rio revo­lu­cio­na­rio es tacha­do de obso­le­to y fini­qui­ta­do.

Toda cri­sis se nos pre­sen­ta como un par­to, un perío­do de “tran­si­ción”. Lo vie­jo que no aca­ba de morir y lo nue­vo que no aca­ba de nacer. Todo par­to sue­le ser dolo­ro­so y el MLNV ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que debe pre­pa­rar­se. Y habla­mos del MLNV en su con­jun­to y no sólo de una de sus face­tas o ins­tru­men­to de lucha. Quien cen­tre su mira­da y reali­ce una lec­tu­ra reduc­cio­nis­ta y ses­ga­da sobre la cues­tión (exclu­si­va­men­te) arma­da de este pro­ce­so his­tó­ri­co o no entien­de o no cono­ce la dia­léc­ti­ca.

Por­que la garan­tía de man­te­ni­mien­to de la Rup­tu­ra en un pro­ce­so polí­ti­co fren­te a la Refor­ma no depen­de de un solo fac­tor, sino de un con­jun­to de varia­bles inter­co­nec­ta­das.

Mire­mos por un ins­tan­te al pasa­do de nues­tro País, Eus­kal Herria. La expe­rien­cia his­tó­ri­ca como fuen­te de apren­di­za­je, como ori­gen de nues­tra sabi­du­ría. Inva­ria­ble­men­te, lo que somos actual­men­te es la acu­mu­la­ción de nues­tras expe­rien­cias vita­les, indi­vi­dua­les y colec­ti­vas, como pue­blo y como cla­se eman­ci­pa­do­ra. La his­to­ria nos retro­trae a fijar­nos en dos hechos que deben de ser­vir­nos como refe­ren­cia de lo que se pue­de pero no se debe hacer:

1. Una es la lega­li­za­ción del PCE-EPK.

2. Otra, la inte­gra­ción en la refor­ma de Eus­ka­di­ko Ezke­rra y la frac­ción “Zaz­pi­ki” de la orga­ni­za­ción arma­da ETA (pm). El Blo­que polí­ti­co-mili­tar.

Dos orga­ni­za­cio­nes, un mis­mo des­tino. Dos orga­ni­za­cio­nes “total­men­te dis­tin­tas” pero a las que les fue­ron apli­ca­das las mis­mas rece­tas para su neu­tra­li­za­ción. Con su “ingre­so” en la Refor­ma se advir­tió un debi­li­ta­mien­to evi­den­te del Blo­que de fuer­zas popu­la­res y del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co que se enfren­ta­ban, en ese momen­to, al con­jun­to de fuer­zas bur­gue­sas tan­to impe­ria­les como regio­na­lis­tas.

Ambas fuer­zas (PCE-EPK y EE), teó­ri­ca­men­te mar­xis­tas-leni­nis­tas no supie­ron o no qui­sie­ron, visua­li­zar la tram­pa a las que fue­ron empu­ja­das. Una tram­pa que dis­po­nía de cua­tro meca­nis­mos muy bien entre­la­za­dos en los dis­tin­tos fren­tes de lucha coor­di­na­dos todos ellos por la repre­sión del Esta­do:

  1. En el ideo­ló­gi­co no se renun­cia, en un prin­ci­pio, a lo que se es, pero sí se exi­ge y se inci­de en un desar­me inte­lec­tual pro­gre­si­vo y en una des­ac­ti­va­ción del capi­tal polí­ti­co con­se­gui­do por años de lucha. Se incen­ti­va el frac­cio­na­mien­to y las esci­sio­nes. Se renun­cia y se denun­cia el pasa­do. Se des­tru­ye de fac­to, la fuer­za moral que los ha lle­va­do a ser quie­nes son. En ese con­tex­to lo que se es se va dejan­do de lado, comien­za el via­je al aban­dono y al olvi­do pro­gre­si­vo, el via­je a la nada. Es el paso inevi­ta­ble de la revo­lu­ción a la social­de­mo­cra­cia. Es la inca­pa­ci­dad de aná­li­sis.
  2. En el fren­te ins­ti­tu­cio­nal, se pone todo el énfa­sis del accio­nar polí­ti­co en el elec­to­ra­lis­mo. Las elec­cio­nes bur­gue­sas pasan de ser una refe­ren­cia, un medio, a con­ver­tir­se en el fin, en obje­ti­vo final. Ganar una con­fron­ta­ción elec­to­ral bur­gue­sa y ges­tio­nar­la se con­fun­de con la toma de poder. Lo prag­má­ti­co es lo correc­to, lo impo­si­ble y la uto­pía se mar­gi­nan. El mie­do al ais­la­mien­to polí­ti­co jue­ga a favor del Esta­do.
  3. En el fren­te de masas, se pro­cu­ra la des­ac­ti­va­ción de toda rei­vin­di­ca­ción. La movi­li­za­ción social es con­tra­pro­du­cen­te, pue­de cues­tio­nar la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal (la polí­ti­ca se rea­li­za en los par­la­men­tos y no en las calles). Se neu­tra­li­zan fór­mu­las de con­tra­po­der que cues­tio­nen el orden social. La lucha en la calle se aís­la y se repri­me por dis­tin­tos medios. La lucha de cla­ses se igno­ra, aho­ra es la exis­ten­cia de la ciu­da­da­nía la nue­va fór­mu­la mági­ca que des­pla­za a las cla­ses en liza.
  4. El movi­mien­to obre­ro se ins­ta­la en el Pac­to social, las rei­vin­di­ca­cio­nes de las mejo­ras socia­les y sala­ria­les son aten­di­das. El sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta se hace con las rien­das del mun­do labo­ral ante las “vic­to­rias” logra­das fren­te a la patro­nal.

Duran­te muchos años, los Esta­dos espa­ñol y fran­cés han pre­mia­do la trai­ción, los sobor­nos, com­pras y rega­los acom­pa­ña­dos por la impo­si­ción vio­len­ta y el mie­do. Lo sabe­mos. Pero por con­tra­dic­to­rio que pue­da resul­tar, el mis­mo Esta­do espa­ñol y fran­cés, su repre­sión, y sus bur­gue­sías tan­to impe­ria­les como regio­na­lis­tas, han pues­to los medios y las con­di­cio­nes para ini­ciar la siguien­te fase en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de este pue­blo. Un nue­vo pro­ce­so de pro­ce­sos.

La deci­sión polí­ti­ca de la Izquier­da Aber­tza­le de ini­ciar la cons­truc­ción nacio­nal a comien­zos de los 90, aban­do­nan­do pos­tu­ras de resis­ten­cia que die­ron resul­ta­dos exi­to­sos años atrás, va a obli­gar a los Esta­dos espa­ñol y fran­cés a redi­se­ñar su estra­te­gia repre­si­va. El resul­ta­do del cho­que son las ile­ga­li­za­cio­nes polí­ti­cas en Eus­kal Herria que siguie­ron pasos cal­cu­la­dos y metó­di­cos. El orden del guión esta­ble­ci­do es lle­va­do mili­mé­tri­ca­men­te a la prác­ti­ca. Con el lema: “todo es ETA”, los Esta­dos (sobre todo el espa­ñol) ini­cian su asal­to final ante la insur­gen­cia vas­ca.

En el fren­te ideo­ló­gi­co la repre­sión se ceba en el dia­rio EGIN, des­pués Egun­ka­ria. Tras los medios de opi­nión vino la inter­ven­ción en las orga­ni­za­cio­nes que actua­ban en la lucha de masas, Jarrai y Ges­to­ras pro-amnis­tia, prohi­bi­ción de mani­fes­ta­cio­nes, cri­mi­na­li­za­ción de orga­nis­mos popu­la­res como el movi­mien­to anti-TAV, (aho­ra Aska­pe­na, las com­par­sas de Kas­ka­go­rri y Txo­ri­ba­rro­te…) para poco des­pués cen­trar­se en la Uni­dad Popu­lar deno­mi­na­da Bata­su­na, con ello se neu­tra­li­zan las luchas ins­ti­tu­cio­na­les y polí­ti­cas en los dis­tin­tos par­la­men­tos y lo que es más impor­tan­te, la ges­tión de ayun­ta­mien­tos por par­te de la Izquier­da Aber­tza­le. Qui­zás sea una cues­tión de tiem­po que los Esta­dos actúen en el fren­te sin­di­cal.

Pero este pro­ce­so de ile­ga­li­za­cio­nes lle­va con­si­go el ger­men del des­pla­za­mien­to de la bur­gue­sía regio­na­lis­ta del fren­te ins­ti­tu­cio­nal y de la “mayo­ría social vas­ca”. El PNV y UPN pier­den ges­tión a favor del cen­tra­lis­mo auto­ri­ta­rio espa­ñol, ya no son nece­sa­rias para la esta­bi­li­za­ción de la Refor­ma. Las ile­ga­li­za­cio­nes sal­pi­can ya a todo el entra­ma­do social de Eus­kal Herria. Hay una cues­tión aña­di­da en todo este pano­ra­ma pero muy impor­tan­te, el retro­ce­so y frac­cio­na­mien­to del mun­do aber­tza­le social­de­mó­cra­ta (EA, Ara­lar, NABAI…) que no se re-sitúa ante los nue­vos acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­co-socia­les y polí­ti­cos que, pro­gre­si­va­men­te, les van colo­can­do en situa­cio­nes de ver­da­de­ra difi­cul­tad para el avan­ce de sus posi­cio­nes. Sin duda, todos ellos espe­ra­ban el des­mo­ro­na­mien­to de una Izquier­da Aber­tza­le “aco­rra­la­da” por la acción poli­cial y mili­tar para bene­fi­ciar­se de ello. Las pre­vi­sio­nes de estos par­ti­dos no se cum­plen, la cla­ve: la resis­ten­cia ines­pe­ra­da del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y sus cla­ses popu­la­res.

En el pano­ra­ma sin­di­cal, el for­ta­le­ci­mien­to de la con­cep­ción de un mar­co labo­ral pro­pio hace que, en torno a él, giren las posi­cio­nes de ELA y LAB, que veri­fi­can con la cri­sis, que el pac­to social, here­da­do de los Pac­tos de la Mon­cloa, ha cerra­do su ciclo. Jun­tos pero no revuel­tos, ELA y LAB avan­zan en acuer­dos que pue­dan tra­du­cir­se en una lucha con­jun­ta con­tra el des­man­te­la­mien­to del esta­do del bien­es­tar.

Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les, polí­ti­cas y sobre­to­do ideo­ló­gi­cas, tan­to a nivel inter­na­cio­nal como en Eus­kal Herria, que lle­va­ron a la neu­tra­li­za­ción o pos­te­rior des­apa­ri­ción del PCE-EPK y EE no son en nin­gún caso com­pa­ra­bles a la actua­li­dad.

El resul­ta­do del cho­que entre la estra­te­gia de la Izquier­da aber­tza­le y los Esta­dos no ha con­se­gui­do, pre­ci­sa­men­te, la des­apa­ri­ción del pro­yec­to “inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa”. Obser­ve­mos aho­ra los fren­tes y actue­mos en con­se­cuen­cia.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *