Algu­nas refle­xio­nes sobre la situa­ción en Fran­cia – Phi­lip­pe Alcoy

Antes del 12, con todos los pre­avi­sos de huel­ga inde­fi­ni­da en sec­to­res cla­ves de la eco­no­mía, se veía que la sema­na que aca­ba de pasar iba a mar­car un momen­to impor­tan­te en la lucha y un cam­bio en rela­ción a las sema­nas pre­ce­den­tes. Por pri­me­ra vez des­de el comien­zo de la lucha con­tra la refor­ma veía­mos que la pers­pec­ti­va de un comien­zo de huel­ga por tiem­po inde­ter­mi­na­do que blo­quee sec­to­res impor­tan­tes de la eco­no­mía se mate­ria­li­za­ba. Vimos esta sema­na movi­mien­tos de huel­ga inde­fi­ni­da en los ferro­via­rios, en la RATP [Régie Auto­no­me des Trans­ports Pari­siens], en las refi­ne­rías, etc., que se suma­ban a los otros sec­to­res que ya esta­ban en lucha como los por­tua­rios, agen­tes de ter­mi­na­les petro­le­ras, etc. Tam­bién hemos vis­to mul­ti­pli­car­se el núme­ro de peque­ñas mani­fes­ta­cio­nes por toda Fran­cia. Hoy se pue­de hablar tam­bién de un movi­mien­to liceís­ta [estu­dian­tes de secun­da­ria] que entró en lucha con cen­te­na­res de liceos blo­quea­dos y/​o per­tur­ba­dos. Entre los estu­dian­tes, comien­zan movi­li­zar­se, sien­do Ren­nes 2 la facul­tad más avan­za­da.

Todo esto mues­tra que esta sema­na no tie­ne nada que ver con los días pre­ce­den­tes en don­de, a pesar de un cre­cien­te des­con­ten­to, entre dos «jor­na­das de acción» no había o casi no había mani­fes­ta­cio­nes loca­les y mucho menos huel­gas (sal­vo los sec­to­res muy com­ba­ti­vos en los puer­tos y ter­mi­na­les petro­le­ras).

Los movi­mien­tos de tra­ba­ja­do­res más intere­san­tes por el momen­to son la ener­gía, con huel­gas que se endu­re­cen en las refi­ne­rías y en don­de el gobierno tuvo que hacer inter­ve­nir a la poli­cía para des­blo­quear los depó­si­tos, y los agen­tes por­tua­rios y los tra­ba­ja­do­res de las ter­mi­na­les petro­le­ras que aguan­tan a pesar de los ata­ques de la patro­nal en la pren­sa («En Les Echos del lunes 11 de octu­bre, un colec­ti­vo “No toque a mi puer­to” publi­có una pági­na de publi­ci­dad. En este docu­men­to, titu­la­do «The best job in the world», se pro­po­ne con­ver­tir­se en con­duc­tor de grúa en el puer­to de Mar­sei­lle con un sala­rio de 4.000 euros bru­tos por die­cio­cho horas de tra­ba­jo sema­nal, con ocho sema­nas de vaca­cio­nes. El empleo es «garan­tía de vida» [1]). En la SNCF [tre­nes] y la ATP hay un núcleo de huel­guis­tas impor­tan­te, pero da la impre­sión que hay muchos vaci­lan­tes. La derro­ta de 2007 pare­ce que toda­vía pesa. Pero el hecho de que haya un gru­po de huel­guis­tas deja abier­ta la posi­bi­li­dad de exten­der la huel­ga si la situa­ción gene­ral se radi­ca­li­za.

La entra­da de los liceís­tas en el movi­mien­to le da un «gol­pe de juven­tud» y de ener­gía. Por el momen­to, no pare­cen dema­sia­do orga­ni­za­dos, aun­que en todas par­tes tra­tan de hacer auto­ges­tión (AG), etc. Esta entra­da de los liceís­tas en el movi­mien­to es alta­men­te inquie­tan­te para el gobierno pero tam­bién para la buro­cra­cia sin­di­cal que tie­ne mie­do de no poder con­tro­lar a los jóve­nes. Ray­mond Sou­bie expre­sa este temor con una ana­lo­gía intere­san­te: «en la esca­la de Rich­ter de los movi­mien­tos socia­les, los liceís­tas en la calle, es un nivel de aler­ta cer­cano a seis o sie­te» [2]. Esto es lo que expli­ca la muy fuer­te repre­sión des­en­ca­de­na­da con­tra los liceís­tas a par­tir del jue­ves, en don­de un alumno fue envia­do al hos­pi­tal y corre el ries­go de per­der un ojo.

El movi­mien­to estu­dian­til uni­ver­si­ta­rio está a la ras­tra. Muy por deba­jo de lo que es capaz de hacer por el momen­to. Es cier­to que el reini­cio tar­dío con­tri­bu­ye pero las derro­tas sufri­das en los movi­mien­tos LRU 1 et 2 tam­bién pesan. En este sen­ti­do la movi­li­za­ción en Ren­nes 2 es muy impor­tan­te con AG de 1500 per­so­nas. Uni­ver­si­da­des que esta­ban muy movi­li­za­das en el pasa­do como Tol­biac o Paris 8 comien­zan a mover­se pero len­ta­men­te, dema­sia­do len­ta­men­te qui­zás. Lo que es muy posi­ti­vo, sin embar­go, es que en Ile-de-Fran­ce hayan rea­li­za­do una pri­me­ra reu­nión de coor­di­na­ción con la par­ti­ci­pa­ción de varias uni­ver­si­da­des; Ren­nes 2 inclu­so lla­ma a una pri­me­ra coor­di­na­ción nacio­nal estu­dian­til el 23.

Toda­vía no se está en una situa­ción de blo­queo total o casi total de la eco­no­mía, con miles de alum­nos y estu­dian­tes en las calles y en los pique­tes de huel­ga. Inclu­so podría­mos decir que el pre­avi­so de huel­ga ili­mi­ta­da de la CGT en la RATP aun­que haya arras­tra­do a otros sec­to­res a lla­mar a la huel­ga ili­mi­ta­da como la SNCF y las refi­ne­rías, no tuvo un impac­to sufi­cien­te­men­te fuer­te para des­en­ca­de­nar la huel­ga en impor­tan­tes ramas del sec­tor pri­va­do (sal­vo refi­ne­rías evi­den­te­men­te). Por otra par­te, jus­ta­men­te como el grue­so del pro­le­ta­ria­do indus­trial del sec­tor pri­va­do no ha segui­do a los sec­to­res más pro­le­ta­rios de las empre­sas del Esta­do (ferro­via­rios, etc.) esto le per­mi­te a la bur­gue­sía pro­yec­tar, aun­que sea un poco, que la sema­na pró­xi­ma, cuan­do la ley sea vota­da, el movi­mien­to pue­da des­ace­le­rar­se.

Sin embar­go, esta sema­na ha sido esen­cial­men­te «tran­si­to­ria»: toda­vía no esta­mos en la huel­ga gene­ral, pero tam­po­co esta­mos en la fase ante­rior. A par­tir de la sema­na pró­xi­ma las cosas van a estar más cla­ras por­que el tiem­po de las ambi­güe­da­des lle­ga a su fin. Efec­ti­va­men­te, por par­te de las direc­cio­nes sin­di­ca­les es cada vez más evi­den­te hacia don­de tien­de las cen­tra­les CFDT y UNSA: «Los sin­di­ca­tos refor­mis­tas con­si­de­ran que el voto del pro­yec­to de ley en el Sena­do impon­drá otras for­mas de acción, dicho de otro, modo, el fin del movi­mien­to. «Esta­mos en demo­cra­cia. En un momen­to dado, lo polí­ti­co domi­na sobre lo social. Cuan­do el Par­la­men­to vota una refor­ma, aun cuan­do esta no nos con­vie­ne, no pode­mos hacer como si no pasa­ra nada», ana­li­za Jean Gros­set (UNSA). El núme­ro dos de la CFDT, Mar­cel Grig­nard, está en la mis­ma línea» [3].

La acti­tud de la CGT sigue sien­do incier­ta aun fren­te a la con­ti­nui­dad del movi­mien­to des­pués del voto en el Sena­do: «La direc­ción de la CGT no ha empu­ja­do a sus tro­pas a las huel­gas inde­fi­ni­das. Muy por el con­tra­rio. Pero no quie­re asu­mir el ries­go polí­ti­co de poner fin, inclu­so con otros, a la movi­li­za­ción (…) esto sería abrir una cri­sis fron­tal con esta par­te de la CGT que per­ma­ne­ce opues­ta a la línea de aper­tu­ra defen­di­da por Ber­nard Thi­bault» [4].

Aun­que la pren­sa, el gobierno y la buro­cra­cia sin­di­cal quie­ran lle­var­nos a un deba­te estú­pi­do sobre las cifras de mani­fes­tan­tes, es cada vez más evi­den­te que lo que inquie­ta a la bur­gue­sía no es el núme­ro de mani­fes­tan­tes (3.5, 3 o 2 millo­nes de per­so­nas es mucho de todas mane­ras) sino las huel­gas duras en las refi­ne­rías, una posi­ble pro­fun­di­za­ción y exten­sión de la huel­ga en los ferro­via­rios o un movi­mien­to de huel­ga gene­ral que se le esca­pa de las manos a las cen­tra­les. Como para los liceís­tas, el envío de CRS (Com­pa­ñía Repu­bli­ca­na de Segu­ri­dad, anti­dis­tur­bios) para des­blo­quear los depó­si­tos de com­bus­ti­ble es una prue­ba de esta preo­cu­pa­ción. Por el momen­to la poli­cía logra des­blo­quear sin inci­den­tes y sin que haya gran­des accio­nes de soli­da­ri­dad con los huel­guis­tas, pero cer­ca de Rouen hubo una suer­te de «blo­queo inter­pro­fe­sio­nal» de un depó­si­to de petró­leo.

Como se ana­li­za­ba en un artícu­lo sobre la situa­ción fran­ce­sa, en el «dos­sier jubi­la­cio­nes» tan­to el gobierno y la bur­gue­sía como las direc­cio­nes sin­di­ca­les tie­nen mucho que per­der. Si el gobierno debe retro­ce­der fren­te a la movi­li­za­ción y a las huel­gas, sal­dría muy debi­li­ta­do y qui­zás sea inca­paz de impo­ner su «auto­ri­dad» sobre cual­quier otro tema o refor­ma. Esto inclu­so podría cues­tio­nar a todo el gobierno y abrir una cri­sis polí­ti­ca con una sali­da incier­ta, con un movi­mien­to social for­ta­le­ci­do en medio de una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. Si el gobierno obtie­ne una vic­to­ria con una trai­ción abier­ta de los sin­di­ca­tos, el esce­na­rio pue­de ser difí­cil a mediano pla­zo no sola­men­te para el gobierno actual sino para los pla­nes de la pro­pia bur­gue­sía fran­ce­sa.

El debi­li­ta­mien­to de sin­di­ca­tos como la CGT y el for­ta­le­ci­mien­to de otros como FO o SUD, a cau­sa de su acti­tud sobre el tema de las jubi­la­cio­nes, pue­de com­pli­car la apli­ca­ción de otras con­tra-refor­mas en el futu­ro. Por eso el lla­ma­do a la «sus­pen­sión» (y no el reti­ro) de la refor­ma para nego­ciar con los sin­di­ca­tos lan­za­do por la inter­sin­di­cal (CGT y CFDT a la cabe­za) pare­ce ser la mejor solu­ción tan­to para el gobierno como para los sin­di­ca­tos, sobre todo en caso de radi­ca­li­za­ción. El gobierno podría decir­se dis­pues­to a nego­ciar y hacer algu­nas con­ce­sio­nes sim­bó­li­cas como el man­te­ni­mien­to de la edad de jubi­la­ción a 60 aumen­tan­do los años de apor­tes; los sin­di­ca­tos can­ta­rían vic­to­ria ense­gui­da y lla­ma­rían a dete­ner el movi­mien­to. Sin embar­go, nada dice que el gobierno esté dis­pues­to a ceder y menos aún que los huel­guis­tas acep­ten ver aumen­tar el núme­ro de apor­tes; todo esto sin hablar de las rei­vin­di­ca­cio­nes pro­pias de cada sec­tor, como la super­vi­ven­cia de la acti­vi­dad de refi­ne­ría en Fran­cia, etc.

Lo que hay que tomar en cuen­ta tam­bién es que una trai­ción dema­sia­do evi­den­te de las direc­cio­nes sin­di­ca­les pue­de crear un sen­ti­mien­to de escep­ti­cis­mo en muchos tra­ba­ja­do­res res­pec­to a los sin­di­ca­tos en sí. Para tra­tar de evi­tar esto hay que denun­ciar cla­ra­men­te la polí­ti­ca de las buro­cra­cias, inter­pe­lar­las para que lla­men a la huel­ga gene­ral, luchar para crear ins­tan­cias inter­pro­fe­sio­na­les auto-orga­ni­za­das para coor­di­nar los sec­to­res en lucha y desa­rro­llar una direc­ción alter­na­ti­va a los buró­cra­tas, para per­mi­tir a los tra­ba­ja­do­res sacar lec­cio­nes de la lucha.

Algu­nas pala­bras sobre el carác­ter de esta lucha

La lucha con­tra la refor­ma de las jubi­la­cio­nes en Fran­cia tie­ne el méri­to de con­cen­trar en un suje­to muchos des­con­ten­tos. Esta refor­ma afec­ta a un gran núme­ro de sec­to­res, lo que da un carác­ter «glo­bal» a la lucha: jóve­nes liceís­tas has­ta jubi­la­dos pasan­do por los tra­ba­ja­do­res en CDI [Con­tra­to de Dura­ción Inde­ter­mi­na­da], en CDD [con­tra­tos tem­po­ra­les], los des­ocu­pa­dos, las cues­tio­nes de opre­sión de las muje­res en el tra­ba­jo, etc.

En el con­tex­to actual de cri­sis eco­nó­mi­ca en don­de las peo­res con­se­cuen­cias están por venir, esta lucha es una suer­te de «ensa­yo gene­ral» de lo que pue­de pasar en los pró­xi­mos meses y años en Fran­cia, pero tam­bién en Euro­pa y en el mun­do. En ese sen­ti­do, las lec­cio­nes que podre­mos sacar de esto ten­drán un inte­rés para las luchas de los tra­ba­ja­do­res de toda Euro­pa en el cor­to y mediano pla­zo.

17/​10/​2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *