¡Agro­pa­tria! – Hugo Chá­vez

I

Toda esta sema­na ha esta­do mar­ca­da por el ini­cio del nue­vo año esco­lar 2010 – 2011: por la con­ti­nui­dad y pro­fun­di­za­ción de la Revo­lu­ción edu­ca­ti­va en mar­cha.

Decía nues­tro Liber­ta­dor que “el pri­mer deber del Gobierno es dar edu­ca­ción al pue­blo”. Y duran­te estos once años de Revo­lu­ción Boli­va­ria­na la edu­ca­ción popu­lar ha sido y es, como nun­ca antes en nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea, el pri­mer deber en el ejer­ci­cio de Gobierno: el pri­mer y obli­gan­te deber de cuyo rigu­ro­so cum­pli­mien­to depen­de la con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo mode­lo de socie­dad y un nue­vo modo de vida sin explo­ta­ción, domi­na­ción o ena­je­na­ción algu­na. Este es el camino por el que anda­mos y nada ni nadie nos va a sacar de él.

Hemos res­ca­ta­do la ple­na vigen­cia del Esta­do docen­te: una res­pon­sa­bi­li­dad que es inde­le­ga­ble e intrans­fe­ri­ble. Par­ti­mos del prin­ci­pio de que todo mode­lo edu­ca­ti­vo está deter­mi­na­do his­tó­ri­ca, cul­tu­ral, polí­ti­ca y social­men­te: no hay mode­lo edu­ca­ti­vo neu­tro ni atem­po­ral.

Den­tro del pro­ce­so de tran­si­ción al socia­lis­mo, nues­tro mode­lo edu­ca­ti­vo tie­ne nece­sa­ria­men­te que orien­tar­se hacia la cons­ti­tu­ción de una nue­va sub­je­ti­vi­dad: es el hom­bre nue­vo y la mujer nue­va, capa­ces de rea­li­zar ple­na­men­te todas las poten­cia­li­da­des de lo humano; que for­man su alma, su men­te y su cora­zón, dicién­do­lo boli­va­ria­na y robin­so­nia­na­men­te, “para la liber­tad, para la jus­ti­cia, para lo gran­de, para lo her­mo­so”. Se tra­ta enton­ces, ver­da­de­ra­men­te, de un pro­yec­to antro­po­ló­gi­co, tan radi­cal como tras­cen­den­te, que se ha ido con­vir­tien­do en pra­xis eman­ci­pa­to­ria, en ener­gía libe­ra­do­ra.

Si de núme­ros se tra­ta, hay una cifra que habla por sí sola: hoy tene­mos en la edu­ca­ción for­mal a casi 10 millo­nes de vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas, sin incluir a quie­nes se for­man en las Misio­nes Socia­les. Son exac­ta­men­te 9,7 millo­nes de com­pa­trio­tas, dis­tri­bui­dos en todos los nive­les, des­de la edu­ca­ción ini­cial has­ta la uni­ver­si­ta­ria. Vene­zue­la es, hoy por hoy, el aula más gran­de del mun­do. Esta es una rup­tu­ra his­tó­ri­ca total con el pasa­do: hace 11 años no pasá­ba­mos de los últi­mos luga­res en la tasa de esco­la­ri­dad a nivel mun­dial.

Un logro que me com­pla­ce des­ta­car es que Vene­zue­la ocu­pa el quin­to lugar mun­dial en tasa de esco­la­ri­dad uni­ver­si­ta­ria con 2,1 millo­nes de estu­dian­tes. Lue­go de 11 años de Revo­lu­ción, sólo Cuba nos supera en nues­tro con­ti­nen­te.

Hace 11 años Vene­zue­la con­ta­ba con 169 mil maes­tros: una cifra pau­pé­rri­ma que reve­la el esta­do de aban­dono de la edu­ca­ción públi­ca y la mar­cha inexo­ra­ble hacia su pri­va­ti­za­ción. Hoy con­ta­mos con 584 mil edu­ca­do­res, pero nues­tro obje­ti­vo es lle­gar al millón: un obje­ti­vo que alcan­za­re­mos a tra­vés del Pro­gra­ma Nacio­nal de For­ma­ción de Edu­ca­do­res.

Vea­mos otra cifra que mar­ca la dife­ren­cia: cuan­do lle­gó la Revo­lu­ción, el pro­gra­ma de ali­men­ta­ción esco­lar (PAE) bene­fi­cia­ba sólo a 119 mil estu­dian­tes, mien­tras que hoy bene­fi­cia a más de 4 millo­nes de niños, niñas y jóve­nes. ¡Más de 3.000%! Esto es sólo posi­ble en Revo­lu­ción.

Podría seguir dan­do cifras y enu­me­ran­do logros, pero se me iría todo el espa­cio. Quie­ro insis­tir en la nece­si­dad impe­ra­ti­va de que nues­tra estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal e infor­ma­ti­va se reim­pul­se al cua­dra­do, o al cubo, para pro­yec­tar y des­ta­car todo lo que hemos hecho y esta­mos hacien­do en mate­ria edu­ca­ti­va: tene­mos que des­atar toda nues­tra crea­ti­vi­dad para que estas cifras y estos logros sean para nues­tro pue­blo ver­dad común y com­par­ti­da.

II

Quie­ro rese­ñar las cua­tro inau­gu­ra­cio­nes de cen­tros edu­ca­ti­vos a las que asis­tí esta sema­na: el lunes 4, con el arran­que del año esco­lar, estu­vi­mos inau­gu­ran­do el Liceo Eco­ló­gi­co Boli­va­riano “Pedro Are­nas Bolí­var” en Arau­re, esta­do Por­tu­gue­sa, y la Uni­dad Edu­ca­ti­va Nacio­nal Boli­va­ria­na “Héc­tor Rojas Meza” en Cabu­da­re, esta­do Lara; el miér­co­les 6 de octu­bre asis­ti­mos a la aper­tu­ra de la Aldea Uni­ver­si­ta­ria “4 de Febre­ro” en Tina­qui­llo, esta­do Coje­des; y el vier­nes 8 de octu­bre ‑en el Día del Gue­rri­lle­ro Heroi­co y con el Che vivo y com­ba­tien­te en la memo­ria- estu­vi­mos inau­gu­ran­do el Liceo Eco­ló­gi­co Boli­va­riano “Gral. Müller Rojas”, allá en el boni­to Valle de Fuer­te Tiu­na. Son cua­tro infra­es­truc­tu­ras modé­li­cas en su con­cep­ción y rea­li­za­ción, con un pro­fun­do sen­ti­do socia­lis­ta, huma­nis­ta, revo­lu­cio­na­rio.

Se impo­nen algu­nos comen­ta­rios en rela­ción con estas inau­gu­ra­cio­nes.

Quie­ro decir que me lle­vé un recuer­do imbo­rra­ble de la Héc­tor Rojas Meza: ver la feli­ci­dad de tan­tos niños y niñas al reci­bir su compu­tado­ra Canai­ma y saber que aho­ra cuen­tan en casa con una herra­mien­ta fun­da­men­tal para su pro­ce­so edu­ca­ti­vo. El lunes comen­za­mos la entre­ga de las pri­me­ras 19 mil compu­tado­ras, dis­tri­bui­re­mos de for­ma gra­tui­ta duran­te este año esco­lar 243 mil a niños de pri­mer gra­do y 525 mil a niños de segun­do gra­do, has­ta lle­gar a la meta: todos los niños y niñas de pri­ma­ria ten­drán su “Canai­ma”. Esta­mos derro­tan­do a la exclu­sión y garan­ti­zan­do el acce­so a las nue­vas tec­no­lo­gías.

Por otra par­te, Me pare­ce de la mayor impor­tan­cia el sis­te­ma de apren­di­za­je agro­eco­ló­gi­co que se incor­po­ra al com­po­nen­te for­ma­ti­vo en los liceos y escue­las eco­ló­gi­cas boli­va­ria­nas. Optar por la agro­eco­lo­gía es optar por el por­ve­nir de la huma­ni­dad y por la sal­va­ción del pla­ne­ta; es des­lin­dar­se de la des­truc­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta y reco­nec­tar­se con los sabe­res y con el amor por la tie­rra de la agri­cul­tu­ra indí­ge­na.

No pue­do pasar por alto la nece­si­dad que tene­mos de ace­le­rar la cons­truc­ción de aldeas uni­ver­si­ta­rias en todo el país: vamos a inau­gu­rar 7 en lo que res­ta de año, y esta­mos reha­bi­li­tan­do 19, pero la cifra es modes­ta y me sien­to incon­for­me. El pro­ce­so de muni­ci­pa­li­za­ción uni­ver­si­ta­ria no pue­de estan­car­se ni mucho menos dete­ner­se.

Un últi­mo comen­ta­rio: qué esti­mu­lan­te y alen­ta­dor ha sido encon­trar­me con los niños y las niñas y los jóve­nes y las jóve­nes de Vene­zue­la duran­te esta sema­na. Ellos y ellas son el espa­cio y el tiem­po de la Patria resu­ci­ta­da: de la Patria bue­na y boni­ta. Uno se hace estu­dian­te de nue­vo entre tan­ta mucha­cha­da y reme­mo­ra cuán­ta heren­cia ha deja­do en uno el paso por la esco­la­ri­dad y se lle­na de espe­ran­zas y casi pal­pa el por­ve­nir. Uno se reafir­ma en la pode­ro­sa con­vic­ción de que nada es más impor­tan­te ni más deci­si­vo que la edu­ca­ción de nues­tros niños y jóve­nes: de todos nues­tros hijos, de todas nues­tras hijas.

III

Lo digo en voz alta y cla­ra: nada está por enci­ma de los sagra­dos intere­ses de la Patria. Recuer­do aque­llas pala­bras que escri­bie­ra Mar­tí en 1873: “La Patria es comu­ni­dad de intere­ses, uni­dad de tra­di­cio­nes, uni­dad de fines, fusión dul­cí­si­ma y con­so­la­do­ra de amo­res y espe­ran­zas”. Y noso­tros que­re­mos y esta­mos deci­di­dos a hacer vivas esas pala­bras.
Hago esta refle­xión nece­sa­ria, a pro­pó­si­to de la deci­sión que asu­mi­mos el domin­go pasa­do de expro­piar a la com­pa­ñía tras­na­cio­nal Agro­is­le­ña, ya que algu­nos sec­to­res se empe­ñan en ter­gi­ver­sar la medi­da con espu­rias moti­va­cio­nes polí­ti­cas.

El pue­blo está cons­cien­te de los enor­mes esfuer­zos que veni­mos rea­li­zan­do no sólo para hacer jus­ti­cia en la tenen­cia de la tie­rra, sino tam­bién para con­quis­tar nues­tra sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Por todo ello, tenía­mos que impe­dir a toda cos­ta que el oli­go­po­lio Agro­is­le­ña siguie­ra extor­sio­nan­do a nues­tros cam­pe­si­nos con sus pre­cios y con el ele­va­do inte­rés de sus cré­di­tos, amén de impo­ner­nos un paque­te agro­tó­xi­co y eco­ci­da tras­na­cio­nal que dete­rio­ra nues­tros sue­los con pro­duc­tos de alta inci­den­cia ambien­tal. Tene­mos, enton­ces, que esta empre­sa ejem­pli­fi­ca­ba todas las per­ver­sio­nes del capi­ta­lis­mo.

En varias oca­sio­nes se les advir­tió de la nece­si­dad de aco­plar­se a los pla­nes imple­men­ta­dos por el Gobierno nacio­nal, sin que estos lla­ma­dos fue­sen aten­di­dos. Pro­ce­di­mos a expro­piar por razo­nes de inte­rés nacio­nal.

La nacio­na­li­za­ción de Agro­is­le­ña va a con­tri­buir tan­to en el aba­ra­ta­mien­to de los ali­men­tos, y con ello a la dis­mi­nu­ción de la infla­ción, como a la sal­va­guar­da eco­ló­gi­ca de nues­tros sue­los.

Ten­ga­mos pre­sen­te lo que bien seña­la el des­ta­ca­do agro­ecó­lo­go vene­zo­lano Miguel Ángel Núñez: Agro­is­le­ña tie­ne nume­ro­sos pasi­vos socia­les, labo­res y ambien­ta­les. En reali­dad y en ver­dad al nacio­na­li­zar­la esta­mos comen­zan­do a sal­dar una deu­da his­tó­ri­ca con el cam­po vene­zo­lano.

Quie­ro des­de aquí expre­sar­les a todas y todos los tra­ba­ja­do­res de Agro­is­le­ña, que este Gobierno se hace res­pon­sa­ble, como se ha res­pon­sa­bi­li­za­do siem­pre, de su esta­bi­li­dad labo­ral y de la garan­tía de todos sus bene­fi­cios con­tem­pla­dos en nues­tras leyes: con­ta­mos con uste­des para que la empre­sa crez­ca y rin­da sus mejo­res divi­den­dos al ser­vi­cio del pue­blo tra­ba­ja­dor.

Agro­is­le­ña es aho­ra pro­pie­dad popu­lar, pro­pie­dad patria. Y ese es pre­ci­sa­men­te el nue­vo nom­bre que le damos des­de aho­ra: Agro­pa­tria.

Sepan los lati­fun­dis­tas que se aca­bó este oli­go­po­lio del que tan­to se bene­fi­cia­ron: aho­ra es cuan­do la Revo­lu­ción agra­ria va a ace­le­rar­se.

Digá­mos­lo con el Gene­ral Zamo­ra:
“Tie­rras y Hom­bres Libres”

Ven­ce­re­mos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *