¡Agro­pa­tria! – Hugo Chávez

I

Toda esta sema­na ha esta­do mar­ca­da por el ini­cio del nue­vo año esco­lar 2010 – 2011: por la con­ti­nui­dad y pro­fun­di­za­ción de la Revo­lu­ción edu­ca­ti­va en marcha.

Decía nues­tro Liber­ta­dor que “el pri­mer deber del Gobierno es dar edu­ca­ción al pue­blo”. Y duran­te estos once años de Revo­lu­ción Boli­va­ria­na la edu­ca­ción popu­lar ha sido y es, como nun­ca antes en nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea, el pri­mer deber en el ejer­ci­cio de Gobierno: el pri­mer y obli­gan­te deber de cuyo rigu­ro­so cum­pli­mien­to depen­de la con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo mode­lo de socie­dad y un nue­vo modo de vida sin explo­ta­ción, domi­na­ción o ena­je­na­ción algu­na. Este es el camino por el que anda­mos y nada ni nadie nos va a sacar de él.

Hemos res­ca­ta­do la ple­na vigen­cia del Esta­do docen­te: una res­pon­sa­bi­li­dad que es inde­le­ga­ble e intrans­fe­ri­ble. Par­ti­mos del prin­ci­pio de que todo mode­lo edu­ca­ti­vo está deter­mi­na­do his­tó­ri­ca, cul­tu­ral, polí­ti­ca y social­men­te: no hay mode­lo edu­ca­ti­vo neu­tro ni atemporal.

Den­tro del pro­ce­so de tran­si­ción al socia­lis­mo, nues­tro mode­lo edu­ca­ti­vo tie­ne nece­sa­ria­men­te que orien­tar­se hacia la cons­ti­tu­ción de una nue­va sub­je­ti­vi­dad: es el hom­bre nue­vo y la mujer nue­va, capa­ces de rea­li­zar ple­na­men­te todas las poten­cia­li­da­des de lo humano; que for­man su alma, su men­te y su cora­zón, dicién­do­lo boli­va­ria­na y robin­so­nia­na­men­te, “para la liber­tad, para la jus­ti­cia, para lo gran­de, para lo her­mo­so”. Se tra­ta enton­ces, ver­da­de­ra­men­te, de un pro­yec­to antro­po­ló­gi­co, tan radi­cal como tras­cen­den­te, que se ha ido con­vir­tien­do en pra­xis eman­ci­pa­to­ria, en ener­gía liberadora.

Si de núme­ros se tra­ta, hay una cifra que habla por sí sola: hoy tene­mos en la edu­ca­ción for­mal a casi 10 millo­nes de vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas, sin incluir a quie­nes se for­man en las Misio­nes Socia­les. Son exac­ta­men­te 9,7 millo­nes de com­pa­trio­tas, dis­tri­bui­dos en todos los nive­les, des­de la edu­ca­ción ini­cial has­ta la uni­ver­si­ta­ria. Vene­zue­la es, hoy por hoy, el aula más gran­de del mun­do. Esta es una rup­tu­ra his­tó­ri­ca total con el pasa­do: hace 11 años no pasá­ba­mos de los últi­mos luga­res en la tasa de esco­la­ri­dad a nivel mundial.

Un logro que me com­pla­ce des­ta­car es que Vene­zue­la ocu­pa el quin­to lugar mun­dial en tasa de esco­la­ri­dad uni­ver­si­ta­ria con 2,1 millo­nes de estu­dian­tes. Lue­go de 11 años de Revo­lu­ción, sólo Cuba nos supera en nues­tro continente.

Hace 11 años Vene­zue­la con­ta­ba con 169 mil maes­tros: una cifra pau­pé­rri­ma que reve­la el esta­do de aban­dono de la edu­ca­ción públi­ca y la mar­cha inexo­ra­ble hacia su pri­va­ti­za­ción. Hoy con­ta­mos con 584 mil edu­ca­do­res, pero nues­tro obje­ti­vo es lle­gar al millón: un obje­ti­vo que alcan­za­re­mos a tra­vés del Pro­gra­ma Nacio­nal de For­ma­ción de Educadores.

Vea­mos otra cifra que mar­ca la dife­ren­cia: cuan­do lle­gó la Revo­lu­ción, el pro­gra­ma de ali­men­ta­ción esco­lar (PAE) bene­fi­cia­ba sólo a 119 mil estu­dian­tes, mien­tras que hoy bene­fi­cia a más de 4 millo­nes de niños, niñas y jóve­nes. ¡Más de 3.000%! Esto es sólo posi­ble en Revolución.

Podría seguir dan­do cifras y enu­me­ran­do logros, pero se me iría todo el espa­cio. Quie­ro insis­tir en la nece­si­dad impe­ra­ti­va de que nues­tra estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal e infor­ma­ti­va se reim­pul­se al cua­dra­do, o al cubo, para pro­yec­tar y des­ta­car todo lo que hemos hecho y esta­mos hacien­do en mate­ria edu­ca­ti­va: tene­mos que des­atar toda nues­tra crea­ti­vi­dad para que estas cifras y estos logros sean para nues­tro pue­blo ver­dad común y compartida.

II

Quie­ro rese­ñar las cua­tro inau­gu­ra­cio­nes de cen­tros edu­ca­ti­vos a las que asis­tí esta sema­na: el lunes 4, con el arran­que del año esco­lar, estu­vi­mos inau­gu­ran­do el Liceo Eco­ló­gi­co Boli­va­riano “Pedro Are­nas Bolí­var” en Arau­re, esta­do Por­tu­gue­sa, y la Uni­dad Edu­ca­ti­va Nacio­nal Boli­va­ria­na “Héc­tor Rojas Meza” en Cabu­da­re, esta­do Lara; el miér­co­les 6 de octu­bre asis­ti­mos a la aper­tu­ra de la Aldea Uni­ver­si­ta­ria “4 de Febre­ro” en Tina­qui­llo, esta­do Coje­des; y el vier­nes 8 de octu­bre ‑en el Día del Gue­rri­lle­ro Heroi­co y con el Che vivo y com­ba­tien­te en la memo­ria- estu­vi­mos inau­gu­ran­do el Liceo Eco­ló­gi­co Boli­va­riano “Gral. Müller Rojas”, allá en el boni­to Valle de Fuer­te Tiu­na. Son cua­tro infra­es­truc­tu­ras modé­li­cas en su con­cep­ción y rea­li­za­ción, con un pro­fun­do sen­ti­do socia­lis­ta, huma­nis­ta, revolucionario.

Se impo­nen algu­nos comen­ta­rios en rela­ción con estas inauguraciones.

Quie­ro decir que me lle­vé un recuer­do imbo­rra­ble de la Héc­tor Rojas Meza: ver la feli­ci­dad de tan­tos niños y niñas al reci­bir su compu­tado­ra Canai­ma y saber que aho­ra cuen­tan en casa con una herra­mien­ta fun­da­men­tal para su pro­ce­so edu­ca­ti­vo. El lunes comen­za­mos la entre­ga de las pri­me­ras 19 mil compu­tado­ras, dis­tri­bui­re­mos de for­ma gra­tui­ta duran­te este año esco­lar 243 mil a niños de pri­mer gra­do y 525 mil a niños de segun­do gra­do, has­ta lle­gar a la meta: todos los niños y niñas de pri­ma­ria ten­drán su “Canai­ma”. Esta­mos derro­tan­do a la exclu­sión y garan­ti­zan­do el acce­so a las nue­vas tecnologías.

Por otra par­te, Me pare­ce de la mayor impor­tan­cia el sis­te­ma de apren­di­za­je agro­eco­ló­gi­co que se incor­po­ra al com­po­nen­te for­ma­ti­vo en los liceos y escue­las eco­ló­gi­cas boli­va­ria­nas. Optar por la agro­eco­lo­gía es optar por el por­ve­nir de la huma­ni­dad y por la sal­va­ción del pla­ne­ta; es des­lin­dar­se de la des­truc­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta y reco­nec­tar­se con los sabe­res y con el amor por la tie­rra de la agri­cul­tu­ra indígena.

No pue­do pasar por alto la nece­si­dad que tene­mos de ace­le­rar la cons­truc­ción de aldeas uni­ver­si­ta­rias en todo el país: vamos a inau­gu­rar 7 en lo que res­ta de año, y esta­mos reha­bi­li­tan­do 19, pero la cifra es modes­ta y me sien­to incon­for­me. El pro­ce­so de muni­ci­pa­li­za­ción uni­ver­si­ta­ria no pue­de estan­car­se ni mucho menos detenerse.

Un últi­mo comen­ta­rio: qué esti­mu­lan­te y alen­ta­dor ha sido encon­trar­me con los niños y las niñas y los jóve­nes y las jóve­nes de Vene­zue­la duran­te esta sema­na. Ellos y ellas son el espa­cio y el tiem­po de la Patria resu­ci­ta­da: de la Patria bue­na y boni­ta. Uno se hace estu­dian­te de nue­vo entre tan­ta mucha­cha­da y reme­mo­ra cuán­ta heren­cia ha deja­do en uno el paso por la esco­la­ri­dad y se lle­na de espe­ran­zas y casi pal­pa el por­ve­nir. Uno se reafir­ma en la pode­ro­sa con­vic­ción de que nada es más impor­tan­te ni más deci­si­vo que la edu­ca­ción de nues­tros niños y jóve­nes: de todos nues­tros hijos, de todas nues­tras hijas.

III

Lo digo en voz alta y cla­ra: nada está por enci­ma de los sagra­dos intere­ses de la Patria. Recuer­do aque­llas pala­bras que escri­bie­ra Mar­tí en 1873: “La Patria es comu­ni­dad de intere­ses, uni­dad de tra­di­cio­nes, uni­dad de fines, fusión dul­cí­si­ma y con­so­la­do­ra de amo­res y espe­ran­zas”. Y noso­tros que­re­mos y esta­mos deci­di­dos a hacer vivas esas palabras.
Hago esta refle­xión nece­sa­ria, a pro­pó­si­to de la deci­sión que asu­mi­mos el domin­go pasa­do de expro­piar a la com­pa­ñía tras­na­cio­nal Agro­is­le­ña, ya que algu­nos sec­to­res se empe­ñan en ter­gi­ver­sar la medi­da con espu­rias moti­va­cio­nes políticas.

El pue­blo está cons­cien­te de los enor­mes esfuer­zos que veni­mos rea­li­zan­do no sólo para hacer jus­ti­cia en la tenen­cia de la tie­rra, sino tam­bién para con­quis­tar nues­tra sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Por todo ello, tenía­mos que impe­dir a toda cos­ta que el oli­go­po­lio Agro­is­le­ña siguie­ra extor­sio­nan­do a nues­tros cam­pe­si­nos con sus pre­cios y con el ele­va­do inte­rés de sus cré­di­tos, amén de impo­ner­nos un paque­te agro­tó­xi­co y eco­ci­da tras­na­cio­nal que dete­rio­ra nues­tros sue­los con pro­duc­tos de alta inci­den­cia ambien­tal. Tene­mos, enton­ces, que esta empre­sa ejem­pli­fi­ca­ba todas las per­ver­sio­nes del capitalismo.

En varias oca­sio­nes se les advir­tió de la nece­si­dad de aco­plar­se a los pla­nes imple­men­ta­dos por el Gobierno nacio­nal, sin que estos lla­ma­dos fue­sen aten­di­dos. Pro­ce­di­mos a expro­piar por razo­nes de inte­rés nacional.

La nacio­na­li­za­ción de Agro­is­le­ña va a con­tri­buir tan­to en el aba­ra­ta­mien­to de los ali­men­tos, y con ello a la dis­mi­nu­ción de la infla­ción, como a la sal­va­guar­da eco­ló­gi­ca de nues­tros suelos.

Ten­ga­mos pre­sen­te lo que bien seña­la el des­ta­ca­do agro­ecó­lo­go vene­zo­lano Miguel Ángel Núñez: Agro­is­le­ña tie­ne nume­ro­sos pasi­vos socia­les, labo­res y ambien­ta­les. En reali­dad y en ver­dad al nacio­na­li­zar­la esta­mos comen­zan­do a sal­dar una deu­da his­tó­ri­ca con el cam­po venezolano.

Quie­ro des­de aquí expre­sar­les a todas y todos los tra­ba­ja­do­res de Agro­is­le­ña, que este Gobierno se hace res­pon­sa­ble, como se ha res­pon­sa­bi­li­za­do siem­pre, de su esta­bi­li­dad labo­ral y de la garan­tía de todos sus bene­fi­cios con­tem­pla­dos en nues­tras leyes: con­ta­mos con uste­des para que la empre­sa crez­ca y rin­da sus mejo­res divi­den­dos al ser­vi­cio del pue­blo trabajador.

Agro­is­le­ña es aho­ra pro­pie­dad popu­lar, pro­pie­dad patria. Y ese es pre­ci­sa­men­te el nue­vo nom­bre que le damos des­de aho­ra: Agropatria.

Sepan los lati­fun­dis­tas que se aca­bó este oli­go­po­lio del que tan­to se bene­fi­cia­ron: aho­ra es cuan­do la Revo­lu­ción agra­ria va a acelerarse.

Digá­mos­lo con el Gene­ral Zamora:
“Tie­rras y Hom­bres Libres”

Ven­ce­re­mos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.