Para la jus­ti­cia de Oba­ma, masa­crar a 16 pre­sos polí­ti­cos no es moti­vo de expul­sión.

Masa­crar a 16 pre­sos polí­ti­cos no es moti­vo sufi­cien­te para extra­di­tar con urgen­cia a su país de ori­gen que lo recla­ma el autor de tan horro­ro­so cri­men. Ocho meses des­pués de su arres­to en Mia­mi don­de pros­pe­ra­ba ven­dien­do sus ser­vi­cios al Pen­tá­gono, el tenien­te de navío argen­tino Rober­to Gui­ller­mo “El Ñato “ Bra­vo, sigue libre bajo fian­za espe­ran­do la deci­sión de un juez cono­ci­do por sus víncu­los con la mafia cuba­no­ame­ri­ca­na.

Según el Nue­vo Herald de Mia­mi, el caso del “Mons­truo de Telew”, bene­fi­cia­do con un pro­ce­so judi­cial dila­to­rio que se pro­se­guía ayer – no es más que un “espi­no­so deba­te judi­cial en torno al cas­ti­go o el per­dón” de los crí­me­nes come­ti­dos por mili­ta­res argen­ti­nos.

La Masa­cre de Tre­lew, ocu­rrió el 22 de agos­to de 1972 en la base naval Almi­ran­te Zar y Bra­vo fue iden­ti­fi­ca­do por tres sobre­vi­vien­tes no solo como el ofi­cial que tomo la ini­cia­ti­va del cri­men sino como quién dio los tiros de gra­cia a las víc­ti­mas. Unos meses des­pués de la Masa­cre, “El Ñato” se apa­re­ció con su cóm­pli­ce, el capi­tán Luis Emi­lio Sosa, encar­go de la ins­ta­la­ción mili­tar al momen­to de los hechos cri­men, en la Agre­ga­du­ría Naval Argen­ti­na en Washing­ton.

En una audien­cia ante­rior, hace unos días, el abo­ga­do defen­sor, Neal Son­net, argu­men­tó que la masa­cre “no fue otra cosa que un tiro­teo entre los mili­ta­res y un gru­po de gue­rri­lle­ros que había tra­ta­do de esca­par”, repor­ta la pren­sa mafio­sa.

Son­net se encon­tró un tes­ti­go a medi­da en la per­so­na del argen­tino Alfre­do Sola­ri, pro­fe­sor adjun­to de la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires cuya evic­ción del cen­tro de estu­dios es recla­ma­da por defen­so­res de los Dere­chos Huma­nos.

Antes del caso Bra­vo, Sola­ri ha defen­di­do de la mis­ma mane­ra a varios otros mili­ta­res acu­sa­dos de deli­tos de lesa huma­ni­dad, entre los cua­les Ricar­do Miguel Cava­llo, alias Ser­pi­co, acu­sa­do de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos ‑tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes- duran­te la dic­ta­du­ra y arres­ta­do por INTERPOL en el 2008 en Espa­ña.

“Bra­vo actuó apro­pia­da­men­te al enca­rar una cir­cuns­tan­cia muy difí­cil en la que debía cum­plir su misión como líder de la guar­dia res­pon­sa­ble de defen­der­se de los dete­ni­dos faná­ti­ca­men­te peli­gro­sos”, afir­mó el abo­ga­do fas­cis­ta, repor­ta­do por el Herald.

El “show” judi­cial de Bra­vo comen­zó en febre­ro de este año cuan­do la jus­ti­cia argen­ti­na, tras ente­rar­se por la pren­sa de la pre­sen­cia de Bra­vo Mia­mi, recla­mó al ex mili­tar de 67 años.

Des­de su arres­to, Bra­vo ha reci­bi­do los mis­mos pri­vi­le­gios judi­cia­les rega­la­dos al agen­te CIA y terro­ris­ta inter­na­cio­nal Luis Posa­da Carri­les cuyo jui­cio, des­pués de años de pro­ce­di­mien­tos, no lle­ga a arran­car.

El juez Robert Dube que mane­ja su caso es bien cono­ci­do en Mia­mi como un socio fir­me de la fau­na cuba­no­ame­ri­ca­na.

Dube fue entre otras cosas quién “resol­vió” el caso de los “acti­vis­tas anti­cas­tris­tas” San­tia­go Alva­rez y Osval­do Mitat cuan­do fue­ron acu­sa­dos, en diciem­bre del 2005, de sie­te car­gos por pose­sión ile­gal de un enor­me arse­nal de armas y explo­si­vos.

Increi­ble­men­te, des­pués de su arres­to, Bra­vo pidió un pla­zo en las audien­cias por­que tuvo que via­jar a Guan­tá­na­mo como jefe de la Fuer­za de Tareas sobre Tra­ta­mien­to de Enemi­gos Com­ba­tien­tes de la Ame­ri­can Bar Asso­cia­tion.

Mia­mi alber­ga una ver­da­de­ra colo­nia de ex cóm­pli­ces de todos los regí­me­nes de ultra­de­re­cha del con­ti­nen­te.

Ayer mis­mo, se supo que la jus­ti­cia boli­via­na deter­mi­na­rá en los pro­xi­mos días, in ausen­cia, la sen­ten­cia del ex pre­si­den­te Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da, acu­sa­do en su país de geno­ci­dio jun­to a otros de sus cola­bo­ra­do­res, y que sigue hos­pe­da­do por Esta­dos Uni­dos a pesar de las reite­ra­das soli­ci­tu­des de las auto­ri­da­des boli­via­nas.

Hace poco, el terro­ris­ta vene­zo­lano Raúl Díaz Peña, fue aco­gi­do en Mia­mi des­pués de fugar­se de Vene­zue­la apro­ve­chan­do un per­mi­so de sali­da de la pri­sión.

Entre­tan­to el ex tenien­te de la Guar­dia Nacio­nal vene­zo­la­na José Anto­nio Coli­na, pró­fu­go de la Jus­ti­cia de su país por ser res­pon­sa­ble de ata­ques terro­ris­tas, lan­zó des­de esta ciu­dad lla­ma­mien­tos sub­ver­si­vos con la com­pli­ci­dad del mis­mo Nue­vo Herald, dia­rio de Mia­mi vin­cu­la­do a la mafia terro­ris­ta cuba­no­ame­ri­ca­na.

Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *