Puer­to Rico: Los Mache­te­ros anun­cian nue­vas acciones

En una nue­va entre­vis­ta, la direc­ción de los Mache­te­ros, orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar del pue­blo bori­cua anun­cia que siguen en ope­ra­cio­nes con­tra el impe­ria­lis­mo yanqui.

SAN JUAN, Puer­to Rico, 12 de octu­bre de 2010 (NCM) –

El Ejér­ci­to Popu­lar Bori­cua-Mache­te­ros afir­mó que en Puer­to Rico se dan las con­di­cio­nes para un levan­ta­mien­to popu­lar con­tra los abu­sos y deja­ron cla­ro que, aun­que están dis­pues­tos a reanu­dar las con­ver­sa­cio­nes con la Igle­sia Cató­li­ca abor­ta­das en 2005, sus gru­pos coman­dos ya están lis­tos para entrar en acción, en el lugar y momen­to adecuados.Hace algún tiempo, 

NCM Noti­cias difun­dió en luga­res públi­cos sie­te pre­gun­tas para esa for­ma­ción polí­ti­co-mili­tar y se ha reci­bi­do, con mem­bre­te ofi­cial de los Mache­te­ros, las res­pues­tas fir­ma­das por el Coman­dan­te Gua­sá­ba­ra, del Esta­do Mayor y «des­de algún rin­cón en el cora­zón de Borinquen».

Pre­gun­ta: ¿Cuál es la misión del EPB‑M en esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca en Puer­to Rico y el Cari­be? Res­pues­ta: Duran­te toda esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca hemos veni­do obser­van­do con pacien­cia y con res­pon­sa­bi­li­dad, hemos escu­cha­do las que­jas cons­tan­tes del pue­blo y per­so­nas en su carác­ter indi­vi­dual que se acer­can a noso­tros muy angus­tia­dos por todo lo que está suce­dien­do. Ya nues­tra pacien­cia y pasi­vi­dad han lle­ga­do a su tér­mino. El volu­men de infor­ma­ción que ha lle­ga­do a nues­tras manos sobre el saqueo al era­rio públi­co, los com­pro­mi­sos con los gran­des capi­ta­les, los miles de des­pi­dos, el aten­tar con­tra nues­tra cul­tu­ra no admi­te de nues­tra par­te dila­cio­nes de nin­gu­na espe­cie. Fal­ta­ría­mos a nues­tros ele­men­ta­les debe­res como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria arma­da si per­ma­ne­cié­ra­mos tran­qui­la­men­te con los bra­zos cru­za­dos y voci­fe­ran­do con­sig­nas a los cua­tro vien­tos sin ases­tar el puño en el momen­to ade­cua­do, el lugar ade­cua­do al obje­ti­vo ade­cua­do. Siem­pre tra­tan­do de evi­tar caer en un pater­na­lis­mo político.

P: Hace algún tiem­po el EPB‑M anun­ció que esta­ba en reclu­ta­mien­to… ¿Ya se cum­plie­ron las metas trazadas?

R: Esta­mos en gue­rra, por tal razón, los coman­dos mache­te­ros, al igual que el reclu­ta­mien­to per­ma­nen­te, son nece­sa­rios. Serán nece­sa­rios has­ta que logre­mos la República.

P: ¿Sigue el EPB‑M como «reta­guar­dia» o se anti­ci­pa algún cam­bio debi­do a la situa­ción de Puer­to Rico?

R: Los Mache­te­ros somos dia­léc­ti­cos y enten­de­mos las leyes obje­ti­vas por las que se rige la lucha de libe­ra­ción de nues­tro pue­blo. Cree­mos en la evo­lu­ción de lo infe­rior a lo supe­rior, de lo sim­ple a lo com­ple­jo de que todo depen­de de las con­di­cio­nes, del lugar y del tiem­po. El tér­mino reta­guar­dia tene­mos que enten­der­lo en tres eta­pas. La pri­me­ra es la ofen­si­va estra­té­gi­ca del enemi­go y la defen­sa de par­te nues­tra. La segun­da es el perío­do de con­so­li­da­ción estra­té­gi­ca de la polí­ti­ca neo­li­be­ral y de nues­tra pre­pa­ra­ción para la con­tra­ofen­si­va. La ter­ce­ra es el perío­do de nues­tra con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca como orga­ni­za­ción a la luz de la reali­dad polí­ti­ca actual.

P: ¿Cómo afec­ta a Puer­to Rico la situa­ción polí­ti­co-mili­tar en la fron­te­ra de Vene­zue­la y Colom­bia, así otros pun­tos de con­flic­to en la región?

R: El gobierno nor­te­ame­ri­cano está detrás de los con­flic­tos en Amé­ri­ca Lati­na pues entien­de que así debi­li­ta la Revo­lu­ción Lati­no­ame­ri­ca­na. Lo que no ha teni­do en cuen­ta es que esto le ha per­mi­ti­do al Pre­si­den­te Hugo Chá­vez pro­fun­di­zar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en su país. No hay otra for­ma de derro­tar al impe­ria­lis­mo sino pro­fun­di­zan­do el pro­ce­so y no echán­do­lo para atrás que es lo que ellos pre­ten­den. Nues­tra lucha se hace más urgen­te por­que echar a los yan­quis de nues­tro sue­lo, es impor­tan­te para lograr la soli­da­ri­dad que pue­dan brin­dar­nos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y para con­so­li­da­ción de las revo­lu­cio­nes latinoamericanas.

P: ¿Qué aná­li­sis tie­nen los EPB‑M sobre la lucha nacio­nal y social en Puer­to Rico con ele­men­tos tales como los estu­dian­tes, los sin­di­ca­tos, los par­ti­dos y los gru­pos de rei­vin­di­ca­cio­nes particulares?

R: La situa­ción polí­ti­ca actual en Puer­to Rico es com­pli­ca­da y no deben hacer­se aná­li­sis pre­ci­pi­ta­dos. Por un lado, el gobierno colo­nial, apo­ya­do por el gobierno de la metró­po­lis, ha extre­ma­do las medi­das repre­si­vas y de opre­sión eco­nó­mi­ca con­tra el pue­blo. Los des­pi­dos de emplea­dos públi­cos han lle­va­do el des­em­pleo a nive­les casi nun­ca vis­tos en Puer­to Rico. Los des­pi­dos han afec­ta­do el ser­vi­cio que reci­bía el pue­blo en todas las agen­cias del gobierno, al pun­to que las pro­tes­tas han esta­lla­do entre las per­so­nas que espe­ran horas y días para reci­bir un ser­vi­cio que antes toma­ba minu­tos. La solu­ción que da el gobierno de pasar esos ser­vi­cios a empre­sas pri­va­das, trae­rá el enca­re­ci­mien­to de los mis­mos a un pue­blo ya ago­bia­do por impues­tos exce­si­vos, empleos pre­ca­rios y sala­rios de ham­bre. En su afán por com­pla­cer a los que pagan las cam­pa­ñas polí­ti­cas, el gobierno aprue­ba leyes que con­fis­can fun­da­men­ta­les dere­chos al pue­blo como el de libre expre­sión y aso­cia­ción, el dere­cho de hogar segu­ro per­mi­tien­do las expro­pia­cio­nes sin la par­ti­ci­pa­ción de las comu­ni­da­des y sin pro­ce­sos que garan­ti­cen el uso públi­co de las pro­pie­da­des expro­pia­das, el dere­cho de las mino­rías a fis­ca­li­zar el gobierno cuan­do no per­mi­ten a la opo­si­ción mani­fes­tar­se en las Cáma­ras Legis­la­ti­vas, las men­ti­ras y los inten­tos de jus­ti­fi­car obras que per­ju­di­can y des­tru­yen el ambien­te y ponen en peli­gro pro­pie­da­des y vidas huma­nas, como es el caso del infa­me gaso­duc­to, los inten­tos de des­truir la edu­ca­ción públi­ca y la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico, los ata­ques a la cul­tu­ra puer­to­rri­que­ña. La lis­ta es muy lar­ga. Bas­te decir que lo que suce­de en Puer­to Rico ha crea­do las con­di­cio­nes para un levan­ta­mien­to popu­lar. Si eso se da o no se da, depen­de­rá de cómo reac­cio­nen sec­to­res impor­tan­tes de la socie­dad, como son los sin­di­ca­tos, las comu­ni­da­des orga­ni­za­das y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas. Si se inti­mi­dan y no hablan cla­ro al pue­blo, las posi­bi­li­da­des dis­mi­nu­yen. Por nues­tra par­te, hare­mos todo lo posi­ble para que nues­tro pue­blo entien­da que tie­ne que defen­der­se de tan­to abuso.

P: ¿Tie­ne el EPB‑M infor­ma­ción sobre la estra­te­gia polí­ti­ca y mili­tar de EEUU con res­pec­to a Puer­to Rico?

R: Nues­tra orga­ni­za­ción siem­pre reci­be infor­ma­ción impor­tan­te que nos per­mi­te man­te­ner­nos acti­vos y defi­nir estra­te­gias y tác­ti­cas de lucha. Por eso hemos resis­ti­do la per­se­cu­ción por tan­tos años. Obvia­men­te, al igual que los perio­dis­tas serios, no reve­la­mos nues­tras fuen­tes. La infor­ma­ción la uti­li­za­mos para nues­tros fines y sola­men­te se reve­la aque­lla que es bene­fi­cio­sa y nece­sa­ria para el pue­blo y para nosotros.

P: ¿Hay con­di­cio­nes para que se reanu­den las con­ver­sa­cio­nes con la Igle­sia que fue­ron abor­ta­das por el ase­si­na­to del Coman­dan­te Fili­ber­to Ojeda?

R: Noso­tros siem­pre hemos esta­do dis­pues­tos a con­ver­sar con el Mon­se­ñor Rober­to Gon­zá­lez Nie­ves e inter­cam­biar ideas sobre la situa­ción polí­ti­ca de Puer­to Rico. En lo que nun­ca par­ti­ci­pa­ría­mos sería en una con­ver­sa­ción con­du­cen­te a que aban­do­ne­mos nues­tra línea polí­ti­ca sobre la lucha arma­da en Puer­to Rico. Siem­pre que nos intere­sa­ba que el Secre­ta­rio Gene­ral, Coman­dan­te Fili­ber­to Oje­da, se reu­nie­ra con alguien, o nos lle­ga­ba la infor­ma­ción de que tal o cual líder desea­ba reu­nir­se con noso­tros, lo dis­cu­tía­mos y lo ana­li­zá­ba­mos y se daba el vis­to bueno o lo pos­po­nía­mos por un tiem­po. Siem­pre el com­pa­ñe­ro Coman­dan­te ren­día un infor­me sobre lo dis­cu­ti­do en esas reunio­nes. En el caso de la reu­nión con el obis­po Rober­to Gon­zá­lez Nie­ves, nos dijo entre otras cosas, que el Obis­po tra­tó de con­ven­cer­lo para que salie­ra de la clan­des­ti­ni­dad y aban­do­na­ra la lucha arma­da. A lo cual nues­tro Secre­ta­rio Gene­ral le con­tes­tó con todo res­pe­to, que, le reco­no­cía el dere­cho de tra­tar de con­ven­cer­lo, y, de igual mane­ra, lo invi­tó a que se unie­ra a nues­tra cau­sa. Dos líde­res tra­tan­do uno de con­ven­cer al otro. Cual­quier otra afir­ma­ción sobre el par­ti­cu­lar se ha saca­do de con­tex­to por des­co­no­ci­mien­to genuino o por algu­na otra razón que no conocemos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.