La par­ti­ción de Iraq- CSCA

La ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se ha sumi­do a Iraq en el des­mo­ro­na­mien­to de la segu­ri­dad y en el caos social y polí­ti­co. Una gue­rra geno­ci­da se ha cobra­do dia­ria­men­te cien­tos de vidas y ha mina­do el país de su poten­cial de recur­sos huma­nos al demo­ler el edi­fi­cio del Esta­do moderno y hacer que pre­va­lez­ca la ley de la sel­va; una com­bi­na­ción que acon­di­cio­na un terreno fér­til para el terro­ris­mo y la vio­len­cia con los que, a su vez, se han jus­ti­fi­ca­do el comer­cio de ser­vi­cios de segu­ri­dad y la inva­sión “blan­da”.

Al-Ahram Weekly, www​.rebe​lion​.org
Tra­duc­ción: Loles Oli­ván

La ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se ha sumi­do a Iraq en el des­mo­ro­na­mien­to de la segu­ri­dad y en el caos social y polí­ti­co. Una gue­rra geno­ci­da se ha cobra­do dia­ria­men­te cien­tos de vidas y ha mina­do el país de su poten­cial de recur­sos huma­nos al demo­ler el edi­fi­cio del Esta­do moderno y hacer que pre­va­lez­ca la ley de la sel­va; una com­bi­na­ción que acon­di­cio­na un terreno fér­til para el terro­ris­mo y la vio­len­cia con los que, a su vez, se han jus­ti­fi­ca­do el comer­cio de ser­vi­cios de segu­ri­dad y la inva­sión “blan­da”.

Des­de el prin­ci­pio, diver­sos sec­to­res ára­bes se apun­ta­ron a la empre­sa ira­quí ins­pi­ra­dos por la idea de que con­gra­cián­do­se con Washing­ton podrían adqui­rir un peda­zo del pas­tel ira­quí. Hay indi­cios evi­den­tes de que el pas­tel se va a cor­tar pron­to en dos mita­des, kur­da y ára­be y, si eso no fun­cio­na, en ocho esta­dos peque­ños. Algu­nos sec­to­res ára­bes han esta­do real­men­te intere­sa­dos en pro­mo­ver dichos pla­nes, a pesar de que su apli­ca­ción podría impul­sar a la región ente­ra al bor­de de la gue­rra y al caos ram­pan­te, e incli­nar la balan­za regio­nal e inter­na­cio­nal cada vez más lejos de los intere­ses ára­bes. Sin embar­go pare­ce que, en estos días de des­arrai­go ára­be, los defen­so­res y pro­mo­to­res de la par­ti­ción han hecho un pac­to con los mer­ca­de­res de la muer­te y los fie­les del dólar de ori­gen ira­quí.

Esta­dos Uni­dos se nie­ga a admi­tir el peca­do estra­té­gi­co que come­tió al inva­dir Iraq, lo que hace que la situa­ción allí sea más com­ple­ja, espe­cial­men­te a la luz de los valo­res ope­ra­ti­vos, con todos sus efec­tos nega­ti­vos y sus per­ni­cio­sos ins­tru­men­tos polí­ti­cos impor­ta­dos. Los exper­tos de los cen­tros de inves­ti­ga­ción polí­ti­ca y estra­té­gi­ca, de los think tanks y de los cen­tros de deci­sión de Esta­dos Uni­dos, han cul­pa­do a Geor­ge W. Bush y a su equi­po de ideó­lo­gos neo­con­ser­va­do­res del desas­tre polí­ti­co, de segu­ri­dad y huma­ni­ta­rio que ha barri­do Iraq, soca­va­do la efi­ca­cia de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos y con­tri­bui­do a la expan­sión del ciclo de vio­len­cia y con­tra-vio­len­cia en Orien­te Pró­xi­mo.

Sin embar­go, los acon­te­ci­mien­tos que vemos hoy en día sir­ven de san­grien­to tes­ti­mo­nio de los nume­ro­sos erro­res estra­té­gi­cos que varios sec­to­res del sta­blish­ment esta­dou­ni­den­se han per­pe­tua­do duran­te déca­das, al menos des­de la era pos­te­rior a la gue­rra de Viet­nam. Tam­bién dan tes­ti­mo­nio, por supues­to, de la par­cia­li­dad de Esta­dos Uni­dos a favor de su prin­ci­pal alia­do estra­té­gi­co, Israel, y la con­si­guien­te prio­ri­za­ción de la fuer­za mili­tar como medio para alcan­zar obje­ti­vos polí­ti­cos.

Des­de el comien­zo de la ocu­pa­ción, Esta­dos Uni­dos apli­có una polí­ti­ca de “par­ti­ción blan­da” de la socie­dad ira­quí a tra­vés del lamen­ta­ble pro­ce­so polí­ti­co que puso en mar­cha median­te la impo­si­ción de un con­jun­to de ins­tru­men­tos jurí­di­cos y órga­nos eje­cu­ti­vos dise­ña­dos a tal efec­to. Tam­bién hay una “par­ti­ción dura” que tie­ne como obje­ti­vo poner cuñas físi­cas entre los ira­quíes en ciu­da­des y pro­vin­cias a tra­vés de la crea­ción de un cli­ma de con­flic­to interno. El pro­ce­so con­du­jo a cen­te­na­res de ase­si­na­tos, al des­pla­za­mien­to de cien­tos de miles de per­so­nas y a la eli­mi­na­ción de las éli­tes edu­ca­das. Iba diri­gi­do con­tra la cla­se media en par­ti­cu­lar, por­que de ella emer­gie­ron las fuen­tes téc­ni­cas y el talen­to que habían ges­tio­na­do ante­rior­men­te las ins­ti­tu­cio­nes del país. El obje­ti­vo era des­truir los com­po­nen­tes de un Esta­do uni­fi­ca­do y fuer­te, y su efec­to alla­nó el camino para la pro­li­fe­ra­ción y la cre­cien­te fero­ci­dad de las mili­cias sec­ta­rias y étni­cas.
Los decre­tos emi­ti­dos por el famo­so Bre­mer otor­ga­ron al nue­vo sis­te­ma una páti­na de legi­ti­mi­dad polí­ti­ca y jurí­di­ca, dibu­jan­do las líneas rojas que las nue­vas éli­tes polí­ti­cas, inclu­so hoy en día, no están dis­pues­tas a cru­zar o a modi­fi­car. Las leyes y los decre­tos de la admi­nis­tra­ción del Esta­do, el des­arrai­go del Par­ti­do Baaz, la diso­lu­ción del anti­guo ejér­ci­to ira­quí y la asi­mi­la­ción de las mili­cias en las nue­vas fuer­zas arma­das, la ley con­tra el terro­ris­mo, la for­ma del nue­vo gobierno y, de hecho, la nue­va Cons­ti­tu­ción, se han dise­ña­do expre­sa­men­te con vis­tas a los pla­nes de par­ti­ción. Lo que sigue a con­ti­nua­ción son los pla­nes ofi­cia­les para la par­ti­ción de Iraq difun­di­dos recien­te­men­te:

1) En julio de 2006, se publi­có en el Armed For­ces Jour­nal un pro­yec­to del Pen­tá­gono para la rees­truc­tu­ra­ción de Orien­te Pró­xi­mo, “Fron­te­ras de san­gre: ¿Cómo sería un mejor Orien­te Pró­xi­mo?”, escri­to por el tenien­te coro­nel reti­ra­do Ralph Peters, un expo­nen­te del pen­sa­mien­to neo­con­ser­va­dor esta­dou­ni­den­se. El pro­yec­to plan­tea una visión para vol­ver a dibu­jar el mapa de la región con el obje­ti­vo de pre­ser­var el con­trol de Israel sobre todos los terri­to­rios ocu­pa­dos ára­bes y pales­ti­nos, y sal­va­guar­dar la paz y la esta­bi­li­dad regio­na­les por medio del poder de disua­sión de la abru­ma­do­ra supe­rio­ri­dad mili­tar de Israel, por un lado, y a tra­vés de la frag­men­ta­ción de Iraq, Siria y Ara­bia Sau­dí en peque­ños esta­dos hos­ti­les entre sí, por otro. El plan pre­vé la crea­ción de un “Gran Kur­dis­tán”, inte­gra­do por las tres pro­vin­cias del nor­te de Iraq, inclui­da la rica en petró­leo de Kir­kuk, así como sec­cio­nes de Irán, Siria, Tur­quía, Arme­nia y Azer­bai­yán. El pre­tex­to decla­ra­do es “res­tau­rar los dere­chos his­tó­ri­ca­men­te mal­tra­ta­dos de las mino­rías”.
2) A prin­ci­pios de mayo de 2008, Joseph Biden, quien era enton­ces sena­dor demó­cra­ta de Dela­wa­re, y Les­lie Gelb, pre­si­den­te hono­ra­rio del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do, pidie­ron la par­ti­ción de Iraq en tres regio­nes autó­no­mas, una kur­da, una suní y una chií.

3) “The case for soft par­ti­tion in Iraq” [El caso de la par­ti­ción diná­mi­ca de Iraq] es un docu­men­to polí­ti­co emi­ti­do por el Saban Cen­tre for Midd­le East Policy, que for­ma par­te de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, en Washing­ton. En el docu­men­to se dis­cu­te la via­bi­li­dad de divi­dir Iraq en regio­nes sec­ta­rias y étni­cas vin­cu­la­das por un gobierno fede­ral. Ade­más de eva­luar los posi­bles ries­gos y lo que se había logra­do has­ta la fecha, el docu­men­to ofre­ce reco­men­da­cio­nes para supe­rar las difi­cul­ta­des que las dis­tin­tas par­tes habrían de afron­tar. El pro­yec­to se ha dado a cono­cer como “Plan B” por sus auto­res, Edward Joseph, pro­fe­sor visi­tan­te en la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, quien sir­vió en las Fuer­zas de Man­te­ni­mien­to de la Paz de las Nacio­nes Uni­das en los Bal­ca­nes, y Michael O’Han­lon, espe­cia­lis­ta en segu­ri­dad nacio­nal esta­dou­ni­den­se y miem­bro la Broo­kings Ins­ti­tu­ción, quien tam­bién ha ser­vi­do en fuer­zas de man­te­ni­mien­to de la paz de la ONU en diver­sos paí­ses. Tenien­do en cuen­ta este ele­men­to común en sus ante­ce­den­tes no es de extra­ñar que [el esta­ble­ci­mien­to de] fuer­zas con­jun­tas de man­te­ni­mien­to de la paz en las fron­te­ras de las tres regio­nes desem­pe­ñe un papel cla­ve en su pro­yec­to.

4) En un dis­cur­so pro­nun­cia­do en agos­to de 2010 sobre la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­se de Iraq, el vice­pre­si­den­te Biden ins­tó a kur­dos, chiíes y suníes a “com­par­tir la rique­za y el poder y poner fin a sus dife­ren­cias”. La fór­mu­la es una cla­ra refe­ren­cia a los ins­tru­men­tos polí­ti­cos des­ti­na­dos a pro­mo­ver y per­pe­tuar el trián­gu­lo étni­co-sec­ta­rio del pro­yec­to de par­ti­ción.
Todos los ira­quíes deben estar en guar­dia con­tra los pla­nes esta­dou­ni­den­ses y sio­nis­tas diri­gi­dos a avan­zar en el pro­yec­to de par­ti­ción de Iraq. A con­ti­nua­ción se ofre­cen los ante­ce­den­tes más rele­van­tes sobre tales pro­yec­tos:
Nor­te de Iraq.
Al abor­dar esta cues­tión somos abso­lu­ta­men­te neu­tra­les cuan­do mane­ja­mos los hechos que siguie­ron al colap­so del sis­te­ma ante­rior, una de cuyos sig­nos más rele­van­tes fue el inten­to tenaz de los par­ti­dos sepa­ra­tis­tas kur­dos de mono­po­li­zar el acce­so al poder, la capa­ci­dad de influir y las rique­zas a expen­sas de un Esta­do de Iraq uni­fi­ca­do. Han tra­ta­do de refor­zar su cul­tu­ra nacio­nal sepa­ra­tis­ta a tra­vés de diver­sas prác­ti­cas y exi­gen­cias que divi­den a los ira­quíes en ciu­da­da­nos de pri­me­ra, segun­da y ter­ce­ra cate­go­ría. Dichas influen­cias han crea­do una gene­ra­ción polí­ti­ca total­men­te nue­va, fir­me en la creen­cia de la sece­sión, en el par­ti­dis­mo étni­co y en un peque­ño Esta­do inde­pen­dien­te pro­pio, a pesar de que las mili­cias de los par­ti­dos kur­dos estu­vie­ron enfren­ta­das entre sí a lo lar­go de la déca­da de 1990 por razo­nes rela­cio­na­das con dispu­tas fami­lia­res, rique­zas y saqueos.

Ade­más, en la era pos­te­rior a la inva­sión, se apre­cia un uso cada vez más fre­cuen­te del tér­mino “áreas en dispu­ta”. La noción des­en­to­na inquie­tan­te­men­te con el con­cep­to y la reali­dad de un Esta­do uni­fi­ca­do. Pero con Kir­kuk, pro­duc­to­ra de petró­leo, la fér­til Mosul, y con todas las pro­vin­cias que for­man los depó­si­tos estra­té­gi­cos de Iraq en el cen­tro de la lucha, uno comien­za a per­ci­bir por qué el tér­mino ha gana­do adep­tos.

Ape­nas se había acla­ra­do el humo de la inva­sión cuan­do los repre­sen­tan­tes de las empre­sas petro­le­ras extran­je­ras y sus adjun­tos polí­ti­cos se apre­su­ra­ron hacia el nor­te de Iraq, don­de obtu­vie­ron incen­ti­vos finan­cie­ros para que intro­du­je­ran dis­po­si­cio­nes en la Cons­ti­tu­ción ira­quí a favor de la pri­va­ti­za­ción de los acti­vos estra­té­gi­cos del país y de que éstos pudie­ran ser entre­ga­dos a los jefes de los par­ti­dos de estruc­tu­ra fami­liar del nor­te.

La mili­cia kur­da Pesh­mer­ga cuen­ta con más de ochen­ta mil efec­ti­vos fuer­tes y ates­ta­dos de armas del anti­guo ejér­ci­to ira­quí incau­ta­das en 1991 y 2003. En el oto­ño de 2008, tres avio­nes C‑130 car­ga­dos con armas lige­ras ate­rri­za­ron en Sulei­ma­ni­ya. Poco des­pués esta­lló un enfren­ta­mien­to entre los mili­cia­nos kur­dos y las fuer­zas del gobierno cen­tral en Jan­qin y en pue­blos cer­ca­nos. Ni el gobierno ni la pren­sa men­cio­na­ron esta esca­ra­mu­za.

Las fuer­zas de ocu­pa­ción han entre­na­do a las mili­cias kur­das duran­te algún tiem­po. ¿Pero por qué, para qué y en qué con­di­cio­nes? Res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses han mani­fes­ta­do abier­ta­men­te temo­res de una gue­rra ára­be-kur­da. El emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos, Ryan Croc­ker, trans­mi­tió esta preo­cu­pa­ción en el cur­so de su obser­va­ción de los acon­te­ci­mien­tos rela­cio­na­dos con la for­ma­ción del gobierno. Tam­bién se tra­jo a cola­ción en [la revis­ta] Foreign Policy bajo el títu­lo “Lo que Esta­dos Uni­dos ha deja­do en Iraq”. El artícu­lo habla de las aspi­ra­cio­nes kur­das de tomar el con­trol de las zonas ára­bes y la explo­sión inmi­nen­te del “barril de pól­vo­ra ára­be-kur­do”. Ese fan­tas­ma se cier­ne cada vez más cer­ca, a juz­gar por la alar­man­te evo­lu­ción polí­ti­ca actual.

Sur de Iraq.

Las peti­cio­nes de ayu­da des­de el sur de Iraq han gene­ra­do tal carre­ra de arma­men­tos en las pro­vin­cias del sur que se ha lle­ga­do al pun­to febril de que el pre­cio de las armas se ha mul­ti­pli­ca­do has­ta cin­co veces. Esto está ocu­rrien­do en el con­tex­to de la pro­li­fe­ra­ción de auto­ri­da­des reli­gio­sas, del estruen­do de sus ideo­lo­gías y su pro­pa­gan­da, de la fero­ci­dad cre­cien­te de su lucha por el poder e influen­cia, y de la expan­sión de sus mili­cias. En la actua­li­dad hay al menos 14 mili­cias de alian­zas, orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca y fuen­tes de finan­cia­ción dife­ren­tes, ade­más de una pre­sen­cia del gobierno ideo­ló­gi­ca­men­te par­ti­dis­ta y que dis­pa­ra con fer­vor sec­ta­rio. El sur de Iraq no sólo se ha con­ver­ti­do en el terreno de un semi­lle­ro de mili­cias como si de una nue­va pro­fe­sión se tra­ta­se, sino tam­bién de olas de deten­ción, tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca y un inten­so rear­me de la región. El caos arma­do rebo­sa peli­gros impre­de­ci­bles, el menor de los cua­les no es que se repro­duz­can los sín­dro­mes liba­nés o soma­lí, que podrían pro­vo­car­se deli­be­ra­da­men­te ali­men­tan­do con­flic­tos o inclu­so alen­tan­do una gue­rra civil en res­pues­ta apa­ren­te a las voces que se escu­chan en la actua­li­dad pidien­do la sece­sión de Baso­ra o de la Pro­vin­cia del Sur, sin incluir la Pro­vin­cia Cen­tral Éufra­tes que se está inter­na­cio­na­li­zan­do en la actua­li­dad como “el Vati­cano chií”.

Cen­tro de Iraq.

El cen­tro y nor­te de Iraq se tam­ba­lea des­de 2005 por el azo­te de una gue­rra civil. En un con­tex­to en el que los par­ti­dos sec­ta­rios han mono­po­li­za­do los ins­tru­men­tos de poder y las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes de gobierno, la polí­ti­ca de exclu­sión, las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, la lim­pie­za étni­ca, el ham­bre for­zo­sa, las deten­cio­nes masi­vas y los ase­si­na­tos sis­te­má­ti­cos pro­li­fe­ran desen­fre­na­da­men­te. Si tuvié­ra­mos acce­so al núme­ro incal­cu­la­ble de per­so­nas que son dete­ni­das cada día, nos encon­tra­ría­mos con que la mayo­ría lo es por razo­nes que tie­nen que ver con leal­ta­des sec­ta­rias y celos de cla­se, y que si se for­mu­lan car­gos con­tra ellas no se fun­da­men­tan en nin­gu­na prue­ba con­cre­ta. El recien­te inci­den­te de Falu­ya ofre­ce el tes­ti­mo­nio más evi­den­te. La pre­fe­ren­cia por la repre­sión, por el uso de la tor­tu­ra y otras for­mas de mal­tra­to físi­co y psi­co­ló­gi­co es el deno­mi­na­dor común de los nue­vos polí­ti­cos. El opor­tu­nis­mo y la codi­cia son tam­bién ras­gos comu­nes. Un gobierno ára­be ha esta­do tra­ba­jan­do para con­ver­tir la pro­vin­cia de Al-Inbihar en una región apar­te para lo cual ha con­tra­ta­do a un equi­po de mer­ce­na­rios polí­ti­cos loca­les y mer­ca­de­res de la muer­te. El dise­ño está con­de­na­do al fra­ca­so por­que la gen­te de Al-Inbihar está en guar­dia en con­tra el pro­yec­to. Tam­bién hay un inten­to en cur­so de que se reco­noz­ca inter­na­cio­nal­men­te la sepa­ra­ción de Kir­kuk en una pro­vin­cia, de con­for­mi­dad con una pro­pues­ta del repre­sen­tan­te de la ONU. La suge­ren­cia hecha por el Saban Cen­tre for Midd­le East Policy de que sean la ONU y la Liga Ára­be quie­nes se encar­guen de la par­ti­ción de Iraq y Sudán dan tes­ti­mo­nio de estos pro­yec­tos.

En resu­men, hay muchas razo­nes para temer que los think tanks y las empre­sas de mer­ce­na­rios occi­den­ta­les sigan empe­ña­dos en ali­men­tar con­flic­tos y en que se pren­da la gue­rra civil median­te las divi­sio­nes étni­cas y sec­ta­rias en Iraq. ¿A dón­de con­du­ci­ría ello a Iraq y al pue­blo ira­quí? Evi­den­te­men­te a una espe­cie de tubo de ensa­yo de repro­duc­ción de Soma­lia enca­mi­na­do a la par­ti­ción del Esta­do. Con doce­nas de mili­cias que ope­ran fue­ra del con­trol de las auto­ri­da­des cen­tra­les, suje­tas úni­ca­men­te a las órde­nes de sus par­ti­dos y con ganas de actuar, y con los ele­men­tos terro­ris­tas que se han infil­tra­do en el país, el terreno es pro­pi­cio para tales expe­ri­men­tos.

Casi sie­te meses des­pués de la far­sa de las elec­cio­nes ira­quíes patro­ci­na­das por Esta­dos Uni­dos, Iraq expe­ri­men­ta un aumen­to de la agi­ta­ción polí­ti­ca que ame­na­za a todo el pue­blo ira­quí. Ese cli­ma alien­ta tan­to a la cla­se de mer­ce­na­rios, dema­go­gos, tra­fi­can­tes del sec­ta­ris­mo y de la san­gre ira­quí, como a quie­nes se están subien­do a bor­do del tren patrió­ti­co con el pro­pó­si­to de enga­ñar al pue­blo ira­quí, de cegar­lo ante el com­plot que se está incu­ban­do para divi­dir Iraq y en el que están en con­ni­ven­cia entre bas­ti­do­res.
Mien­tras tan­to, nada ha cam­bia­do real­men­te en la trá­gi­ca esce­na de Iraq. La cruel ocu­pa­ción aún pesa sobre el pue­blo ira­quí en todo el país a pesar de la sis­te­má­ti­ca cam­pa­ña de pro­pa­gan­da. Las cáma­ras pue­den mos­trar imá­ge­nes de la reti­ra­da de tro­pas, pero en reali­dad lo que está tenien­do lugar es una dis­mi­nu­ción de uni­da­des, tras­la­dos a Afga­nis­tán y suti­les cam­bios en el modo de hacer la gue­rra. Al mis­mo tiem­po, el con­tro­ver­ti­do entra­ma­do jurí­di­co sigue vigen­te, aún cuan­do, éste tam­bién, ha sido com­ple­ta­men­te soca­va­do por diver­sas maqui­na­cio­nes polí­ti­cas, a excep­ción de la pri­va­ti­za­ción de los par­ti­dos sec­ta­rios del pri­mer minis­tro, del inmor­tal aun­que ofi­cial­men­te expi­ra­do Artícu­lo 140, de la clo­na­da Ley Anti­te­rro­ris­ta esta­dou­ni­den­se, apli­ca­da faná­ti­ca y pre­jui­cio­sa­men­te para silen­ciar a los opo­si­to­res polí­ti­cos, y de su con­tra­ria, la Ley de Amnis­tía, que se uti­li­za para absol­ver a los ladro­nes y los ase­si­nos que han con­se­gui­do medrar en la esca­la del gobierno. En cuan­to a las deno­mi­na­das fuer­zas arma­das guber­na­men­ta­les, basan su acción en rumo­res sec­ta­rios de espías a suel­do.

Hay millo­nes de ira­quíes des­pla­za­dos, tan­to en Iraq como en el extran­je­ro, que son víc­ti­mas del terro­ris­mo inter­na­cio­nal y del de las mili­cias. Hay un millón de viu­das y cin­co millo­nes de huér­fa­nos. Dece­nas de miles de dete­ni­dos han muer­to o se pudren en las cár­ce­les ira­quíes. El ejér­ci­to de para­dos alcan­za al 70% de la pobla­ción, sin embar­go, Iraq impor­ta mano de obra extran­je­ra. Si estas cifras se refi­rie­sen a víc­ti­mas esta­dou­ni­den­ses todo el mun­do pro­tes­ta­ría aira­da­men­te. Vimos al pre­si­den­te Oba­ma feli­ci­tan­do a su ejér­ci­to, pero no diri­gió ni una pala­bra de dis­cul­pa al pue­blo ira­quí por su holo­caus­to. Al pare­cer, los pue­blos del ter­cer mun­do no son más que com­bus­ti­ble y forra­je para las gue­rras de Esta­dos Uni­dos.
Por con­si­guien­te, ani­ma­mos al pue­blo ira­quí a que no cai­ga en la tram­pa de la par­ti­ción y del enfren­ta­mien­to civil, y a que des­tru­ya los per­ni­cio­sos pila­res del sec­ta­ris­mo polí­ti­co. El ver­da­de­ro y autén­ti­co pue­blo ira­quí debe unir sus fuer­zas para luchar con­tra los pla­nes que tie­nen como obje­ti­vo des­man­te­lar Iraq, divi­dir a su pue­blo, y tomar el con­trol sobre sus fuen­tes de rique­za. Con este fin se debe desa­rro­llar y seguir un plan de tra­ba­jo que reac­ti­ve el poder de Iraq para res­ta­ble­cer y sal­va­guar­dar la esta­bi­li­dad y el equi­li­brio en la región y en el mun­do. Des­pués de todo, las cla­ves del poder y de la influen­cia ira­quí siguen estan­do allí, si empla­za­mos a la deter­mi­na­ción colec­ti­va para usar­los.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *