La par­ti­ción de Iraq- CSCA

La ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se ha sumi­do a Iraq en el des­mo­ro­na­mien­to de la segu­ri­dad y en el caos social y polí­ti­co. Una gue­rra geno­ci­da se ha cobra­do dia­ria­men­te cien­tos de vidas y ha mina­do el país de su poten­cial de recur­sos huma­nos al demo­ler el edi­fi­cio del Esta­do moderno y hacer que pre­va­lez­ca la ley de la sel­va; una com­bi­na­ción que acon­di­cio­na un terreno fér­til para el terro­ris­mo y la vio­len­cia con los que, a su vez, se han jus­ti­fi­ca­do el comer­cio de ser­vi­cios de segu­ri­dad y la inva­sión “blan­da”.

Al-Ahram Weekly, www​.rebe​lion​.org
Tra­duc­ción: Loles Oliván

La ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se ha sumi­do a Iraq en el des­mo­ro­na­mien­to de la segu­ri­dad y en el caos social y polí­ti­co. Una gue­rra geno­ci­da se ha cobra­do dia­ria­men­te cien­tos de vidas y ha mina­do el país de su poten­cial de recur­sos huma­nos al demo­ler el edi­fi­cio del Esta­do moderno y hacer que pre­va­lez­ca la ley de la sel­va; una com­bi­na­ción que acon­di­cio­na un terreno fér­til para el terro­ris­mo y la vio­len­cia con los que, a su vez, se han jus­ti­fi­ca­do el comer­cio de ser­vi­cios de segu­ri­dad y la inva­sión “blan­da”.

Des­de el prin­ci­pio, diver­sos sec­to­res ára­bes se apun­ta­ron a la empre­sa ira­quí ins­pi­ra­dos por la idea de que con­gra­cián­do­se con Washing­ton podrían adqui­rir un peda­zo del pas­tel ira­quí. Hay indi­cios evi­den­tes de que el pas­tel se va a cor­tar pron­to en dos mita­des, kur­da y ára­be y, si eso no fun­cio­na, en ocho esta­dos peque­ños. Algu­nos sec­to­res ára­bes han esta­do real­men­te intere­sa­dos en pro­mo­ver dichos pla­nes, a pesar de que su apli­ca­ción podría impul­sar a la región ente­ra al bor­de de la gue­rra y al caos ram­pan­te, e incli­nar la balan­za regio­nal e inter­na­cio­nal cada vez más lejos de los intere­ses ára­bes. Sin embar­go pare­ce que, en estos días de des­arrai­go ára­be, los defen­so­res y pro­mo­to­res de la par­ti­ción han hecho un pac­to con los mer­ca­de­res de la muer­te y los fie­les del dólar de ori­gen iraquí.

Esta­dos Uni­dos se nie­ga a admi­tir el peca­do estra­té­gi­co que come­tió al inva­dir Iraq, lo que hace que la situa­ción allí sea más com­ple­ja, espe­cial­men­te a la luz de los valo­res ope­ra­ti­vos, con todos sus efec­tos nega­ti­vos y sus per­ni­cio­sos ins­tru­men­tos polí­ti­cos impor­ta­dos. Los exper­tos de los cen­tros de inves­ti­ga­ción polí­ti­ca y estra­té­gi­ca, de los think tanks y de los cen­tros de deci­sión de Esta­dos Uni­dos, han cul­pa­do a Geor­ge W. Bush y a su equi­po de ideó­lo­gos neo­con­ser­va­do­res del desas­tre polí­ti­co, de segu­ri­dad y huma­ni­ta­rio que ha barri­do Iraq, soca­va­do la efi­ca­cia de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos y con­tri­bui­do a la expan­sión del ciclo de vio­len­cia y con­tra-vio­len­cia en Orien­te Próximo.

Sin embar­go, los acon­te­ci­mien­tos que vemos hoy en día sir­ven de san­grien­to tes­ti­mo­nio de los nume­ro­sos erro­res estra­té­gi­cos que varios sec­to­res del sta­blish­ment esta­dou­ni­den­se han per­pe­tua­do duran­te déca­das, al menos des­de la era pos­te­rior a la gue­rra de Viet­nam. Tam­bién dan tes­ti­mo­nio, por supues­to, de la par­cia­li­dad de Esta­dos Uni­dos a favor de su prin­ci­pal alia­do estra­té­gi­co, Israel, y la con­si­guien­te prio­ri­za­ción de la fuer­za mili­tar como medio para alcan­zar obje­ti­vos políticos.

Des­de el comien­zo de la ocu­pa­ción, Esta­dos Uni­dos apli­có una polí­ti­ca de “par­ti­ción blan­da” de la socie­dad ira­quí a tra­vés del lamen­ta­ble pro­ce­so polí­ti­co que puso en mar­cha median­te la impo­si­ción de un con­jun­to de ins­tru­men­tos jurí­di­cos y órga­nos eje­cu­ti­vos dise­ña­dos a tal efec­to. Tam­bién hay una “par­ti­ción dura” que tie­ne como obje­ti­vo poner cuñas físi­cas entre los ira­quíes en ciu­da­des y pro­vin­cias a tra­vés de la crea­ción de un cli­ma de con­flic­to interno. El pro­ce­so con­du­jo a cen­te­na­res de ase­si­na­tos, al des­pla­za­mien­to de cien­tos de miles de per­so­nas y a la eli­mi­na­ción de las éli­tes edu­ca­das. Iba diri­gi­do con­tra la cla­se media en par­ti­cu­lar, por­que de ella emer­gie­ron las fuen­tes téc­ni­cas y el talen­to que habían ges­tio­na­do ante­rior­men­te las ins­ti­tu­cio­nes del país. El obje­ti­vo era des­truir los com­po­nen­tes de un Esta­do uni­fi­ca­do y fuer­te, y su efec­to alla­nó el camino para la pro­li­fe­ra­ción y la cre­cien­te fero­ci­dad de las mili­cias sec­ta­rias y étnicas.
Los decre­tos emi­ti­dos por el famo­so Bre­mer otor­ga­ron al nue­vo sis­te­ma una páti­na de legi­ti­mi­dad polí­ti­ca y jurí­di­ca, dibu­jan­do las líneas rojas que las nue­vas éli­tes polí­ti­cas, inclu­so hoy en día, no están dis­pues­tas a cru­zar o a modi­fi­car. Las leyes y los decre­tos de la admi­nis­tra­ción del Esta­do, el des­arrai­go del Par­ti­do Baaz, la diso­lu­ción del anti­guo ejér­ci­to ira­quí y la asi­mi­la­ción de las mili­cias en las nue­vas fuer­zas arma­das, la ley con­tra el terro­ris­mo, la for­ma del nue­vo gobierno y, de hecho, la nue­va Cons­ti­tu­ción, se han dise­ña­do expre­sa­men­te con vis­tas a los pla­nes de par­ti­ción. Lo que sigue a con­ti­nua­ción son los pla­nes ofi­cia­les para la par­ti­ción de Iraq difun­di­dos recientemente:

1) En julio de 2006, se publi­có en el Armed For­ces Jour­nal un pro­yec­to del Pen­tá­gono para la rees­truc­tu­ra­ción de Orien­te Pró­xi­mo, “Fron­te­ras de san­gre: ¿Cómo sería un mejor Orien­te Pró­xi­mo?”, escri­to por el tenien­te coro­nel reti­ra­do Ralph Peters, un expo­nen­te del pen­sa­mien­to neo­con­ser­va­dor esta­dou­ni­den­se. El pro­yec­to plan­tea una visión para vol­ver a dibu­jar el mapa de la región con el obje­ti­vo de pre­ser­var el con­trol de Israel sobre todos los terri­to­rios ocu­pa­dos ára­bes y pales­ti­nos, y sal­va­guar­dar la paz y la esta­bi­li­dad regio­na­les por medio del poder de disua­sión de la abru­ma­do­ra supe­rio­ri­dad mili­tar de Israel, por un lado, y a tra­vés de la frag­men­ta­ción de Iraq, Siria y Ara­bia Sau­dí en peque­ños esta­dos hos­ti­les entre sí, por otro. El plan pre­vé la crea­ción de un “Gran Kur­dis­tán”, inte­gra­do por las tres pro­vin­cias del nor­te de Iraq, inclui­da la rica en petró­leo de Kir­kuk, así como sec­cio­nes de Irán, Siria, Tur­quía, Arme­nia y Azer­bai­yán. El pre­tex­to decla­ra­do es “res­tau­rar los dere­chos his­tó­ri­ca­men­te mal­tra­ta­dos de las minorías”.
2) A prin­ci­pios de mayo de 2008, Joseph Biden, quien era enton­ces sena­dor demó­cra­ta de Dela­wa­re, y Les­lie Gelb, pre­si­den­te hono­ra­rio del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do, pidie­ron la par­ti­ción de Iraq en tres regio­nes autó­no­mas, una kur­da, una suní y una chií.

3) “The case for soft par­ti­tion in Iraq” [El caso de la par­ti­ción diná­mi­ca de Iraq] es un docu­men­to polí­ti­co emi­ti­do por el Saban Cen­tre for Midd­le East Policy, que for­ma par­te de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, en Washing­ton. En el docu­men­to se dis­cu­te la via­bi­li­dad de divi­dir Iraq en regio­nes sec­ta­rias y étni­cas vin­cu­la­das por un gobierno fede­ral. Ade­más de eva­luar los posi­bles ries­gos y lo que se había logra­do has­ta la fecha, el docu­men­to ofre­ce reco­men­da­cio­nes para supe­rar las difi­cul­ta­des que las dis­tin­tas par­tes habrían de afron­tar. El pro­yec­to se ha dado a cono­cer como “Plan B” por sus auto­res, Edward Joseph, pro­fe­sor visi­tan­te en la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, quien sir­vió en las Fuer­zas de Man­te­ni­mien­to de la Paz de las Nacio­nes Uni­das en los Bal­ca­nes, y Michael O’Han­lon, espe­cia­lis­ta en segu­ri­dad nacio­nal esta­dou­ni­den­se y miem­bro la Broo­kings Ins­ti­tu­ción, quien tam­bién ha ser­vi­do en fuer­zas de man­te­ni­mien­to de la paz de la ONU en diver­sos paí­ses. Tenien­do en cuen­ta este ele­men­to común en sus ante­ce­den­tes no es de extra­ñar que [el esta­ble­ci­mien­to de] fuer­zas con­jun­tas de man­te­ni­mien­to de la paz en las fron­te­ras de las tres regio­nes desem­pe­ñe un papel cla­ve en su proyecto.

4) En un dis­cur­so pro­nun­cia­do en agos­to de 2010 sobre la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­se de Iraq, el vice­pre­si­den­te Biden ins­tó a kur­dos, chiíes y suníes a “com­par­tir la rique­za y el poder y poner fin a sus dife­ren­cias”. La fór­mu­la es una cla­ra refe­ren­cia a los ins­tru­men­tos polí­ti­cos des­ti­na­dos a pro­mo­ver y per­pe­tuar el trián­gu­lo étni­co-sec­ta­rio del pro­yec­to de partición.
Todos los ira­quíes deben estar en guar­dia con­tra los pla­nes esta­dou­ni­den­ses y sio­nis­tas diri­gi­dos a avan­zar en el pro­yec­to de par­ti­ción de Iraq. A con­ti­nua­ción se ofre­cen los ante­ce­den­tes más rele­van­tes sobre tales proyectos:
Nor­te de Iraq.
Al abor­dar esta cues­tión somos abso­lu­ta­men­te neu­tra­les cuan­do mane­ja­mos los hechos que siguie­ron al colap­so del sis­te­ma ante­rior, una de cuyos sig­nos más rele­van­tes fue el inten­to tenaz de los par­ti­dos sepa­ra­tis­tas kur­dos de mono­po­li­zar el acce­so al poder, la capa­ci­dad de influir y las rique­zas a expen­sas de un Esta­do de Iraq uni­fi­ca­do. Han tra­ta­do de refor­zar su cul­tu­ra nacio­nal sepa­ra­tis­ta a tra­vés de diver­sas prác­ti­cas y exi­gen­cias que divi­den a los ira­quíes en ciu­da­da­nos de pri­me­ra, segun­da y ter­ce­ra cate­go­ría. Dichas influen­cias han crea­do una gene­ra­ción polí­ti­ca total­men­te nue­va, fir­me en la creen­cia de la sece­sión, en el par­ti­dis­mo étni­co y en un peque­ño Esta­do inde­pen­dien­te pro­pio, a pesar de que las mili­cias de los par­ti­dos kur­dos estu­vie­ron enfren­ta­das entre sí a lo lar­go de la déca­da de 1990 por razo­nes rela­cio­na­das con dispu­tas fami­lia­res, rique­zas y saqueos.

Ade­más, en la era pos­te­rior a la inva­sión, se apre­cia un uso cada vez más fre­cuen­te del tér­mino “áreas en dispu­ta”. La noción des­en­to­na inquie­tan­te­men­te con el con­cep­to y la reali­dad de un Esta­do uni­fi­ca­do. Pero con Kir­kuk, pro­duc­to­ra de petró­leo, la fér­til Mosul, y con todas las pro­vin­cias que for­man los depó­si­tos estra­té­gi­cos de Iraq en el cen­tro de la lucha, uno comien­za a per­ci­bir por qué el tér­mino ha gana­do adeptos.

Ape­nas se había acla­ra­do el humo de la inva­sión cuan­do los repre­sen­tan­tes de las empre­sas petro­le­ras extran­je­ras y sus adjun­tos polí­ti­cos se apre­su­ra­ron hacia el nor­te de Iraq, don­de obtu­vie­ron incen­ti­vos finan­cie­ros para que intro­du­je­ran dis­po­si­cio­nes en la Cons­ti­tu­ción ira­quí a favor de la pri­va­ti­za­ción de los acti­vos estra­té­gi­cos del país y de que éstos pudie­ran ser entre­ga­dos a los jefes de los par­ti­dos de estruc­tu­ra fami­liar del norte.

La mili­cia kur­da Pesh­mer­ga cuen­ta con más de ochen­ta mil efec­ti­vos fuer­tes y ates­ta­dos de armas del anti­guo ejér­ci­to ira­quí incau­ta­das en 1991 y 2003. En el oto­ño de 2008, tres avio­nes C‑130 car­ga­dos con armas lige­ras ate­rri­za­ron en Sulei­ma­ni­ya. Poco des­pués esta­lló un enfren­ta­mien­to entre los mili­cia­nos kur­dos y las fuer­zas del gobierno cen­tral en Jan­qin y en pue­blos cer­ca­nos. Ni el gobierno ni la pren­sa men­cio­na­ron esta escaramuza.

Las fuer­zas de ocu­pa­ción han entre­na­do a las mili­cias kur­das duran­te algún tiem­po. ¿Pero por qué, para qué y en qué con­di­cio­nes? Res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses han mani­fes­ta­do abier­ta­men­te temo­res de una gue­rra ára­be-kur­da. El emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos, Ryan Croc­ker, trans­mi­tió esta preo­cu­pa­ción en el cur­so de su obser­va­ción de los acon­te­ci­mien­tos rela­cio­na­dos con la for­ma­ción del gobierno. Tam­bién se tra­jo a cola­ción en [la revis­ta] Foreign Policy bajo el títu­lo “Lo que Esta­dos Uni­dos ha deja­do en Iraq”. El artícu­lo habla de las aspi­ra­cio­nes kur­das de tomar el con­trol de las zonas ára­bes y la explo­sión inmi­nen­te del “barril de pól­vo­ra ára­be-kur­do”. Ese fan­tas­ma se cier­ne cada vez más cer­ca, a juz­gar por la alar­man­te evo­lu­ción polí­ti­ca actual.

Sur de Iraq.

Las peti­cio­nes de ayu­da des­de el sur de Iraq han gene­ra­do tal carre­ra de arma­men­tos en las pro­vin­cias del sur que se ha lle­ga­do al pun­to febril de que el pre­cio de las armas se ha mul­ti­pli­ca­do has­ta cin­co veces. Esto está ocu­rrien­do en el con­tex­to de la pro­li­fe­ra­ción de auto­ri­da­des reli­gio­sas, del estruen­do de sus ideo­lo­gías y su pro­pa­gan­da, de la fero­ci­dad cre­cien­te de su lucha por el poder e influen­cia, y de la expan­sión de sus mili­cias. En la actua­li­dad hay al menos 14 mili­cias de alian­zas, orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca y fuen­tes de finan­cia­ción dife­ren­tes, ade­más de una pre­sen­cia del gobierno ideo­ló­gi­ca­men­te par­ti­dis­ta y que dis­pa­ra con fer­vor sec­ta­rio. El sur de Iraq no sólo se ha con­ver­ti­do en el terreno de un semi­lle­ro de mili­cias como si de una nue­va pro­fe­sión se tra­ta­se, sino tam­bién de olas de deten­ción, tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca y un inten­so rear­me de la región. El caos arma­do rebo­sa peli­gros impre­de­ci­bles, el menor de los cua­les no es que se repro­duz­can los sín­dro­mes liba­nés o soma­lí, que podrían pro­vo­car­se deli­be­ra­da­men­te ali­men­tan­do con­flic­tos o inclu­so alen­tan­do una gue­rra civil en res­pues­ta apa­ren­te a las voces que se escu­chan en la actua­li­dad pidien­do la sece­sión de Baso­ra o de la Pro­vin­cia del Sur, sin incluir la Pro­vin­cia Cen­tral Éufra­tes que se está inter­na­cio­na­li­zan­do en la actua­li­dad como “el Vati­cano chií”.

Cen­tro de Iraq.

El cen­tro y nor­te de Iraq se tam­ba­lea des­de 2005 por el azo­te de una gue­rra civil. En un con­tex­to en el que los par­ti­dos sec­ta­rios han mono­po­li­za­do los ins­tru­men­tos de poder y las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes de gobierno, la polí­ti­ca de exclu­sión, las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, la lim­pie­za étni­ca, el ham­bre for­zo­sa, las deten­cio­nes masi­vas y los ase­si­na­tos sis­te­má­ti­cos pro­li­fe­ran desen­fre­na­da­men­te. Si tuvié­ra­mos acce­so al núme­ro incal­cu­la­ble de per­so­nas que son dete­ni­das cada día, nos encon­tra­ría­mos con que la mayo­ría lo es por razo­nes que tie­nen que ver con leal­ta­des sec­ta­rias y celos de cla­se, y que si se for­mu­lan car­gos con­tra ellas no se fun­da­men­tan en nin­gu­na prue­ba con­cre­ta. El recien­te inci­den­te de Falu­ya ofre­ce el tes­ti­mo­nio más evi­den­te. La pre­fe­ren­cia por la repre­sión, por el uso de la tor­tu­ra y otras for­mas de mal­tra­to físi­co y psi­co­ló­gi­co es el deno­mi­na­dor común de los nue­vos polí­ti­cos. El opor­tu­nis­mo y la codi­cia son tam­bién ras­gos comu­nes. Un gobierno ára­be ha esta­do tra­ba­jan­do para con­ver­tir la pro­vin­cia de Al-Inbihar en una región apar­te para lo cual ha con­tra­ta­do a un equi­po de mer­ce­na­rios polí­ti­cos loca­les y mer­ca­de­res de la muer­te. El dise­ño está con­de­na­do al fra­ca­so por­que la gen­te de Al-Inbihar está en guar­dia en con­tra el pro­yec­to. Tam­bién hay un inten­to en cur­so de que se reco­noz­ca inter­na­cio­nal­men­te la sepa­ra­ción de Kir­kuk en una pro­vin­cia, de con­for­mi­dad con una pro­pues­ta del repre­sen­tan­te de la ONU. La suge­ren­cia hecha por el Saban Cen­tre for Midd­le East Policy de que sean la ONU y la Liga Ára­be quie­nes se encar­guen de la par­ti­ción de Iraq y Sudán dan tes­ti­mo­nio de estos proyectos.

En resu­men, hay muchas razo­nes para temer que los think tanks y las empre­sas de mer­ce­na­rios occi­den­ta­les sigan empe­ña­dos en ali­men­tar con­flic­tos y en que se pren­da la gue­rra civil median­te las divi­sio­nes étni­cas y sec­ta­rias en Iraq. ¿A dón­de con­du­ci­ría ello a Iraq y al pue­blo ira­quí? Evi­den­te­men­te a una espe­cie de tubo de ensa­yo de repro­duc­ción de Soma­lia enca­mi­na­do a la par­ti­ción del Esta­do. Con doce­nas de mili­cias que ope­ran fue­ra del con­trol de las auto­ri­da­des cen­tra­les, suje­tas úni­ca­men­te a las órde­nes de sus par­ti­dos y con ganas de actuar, y con los ele­men­tos terro­ris­tas que se han infil­tra­do en el país, el terreno es pro­pi­cio para tales experimentos.

Casi sie­te meses des­pués de la far­sa de las elec­cio­nes ira­quíes patro­ci­na­das por Esta­dos Uni­dos, Iraq expe­ri­men­ta un aumen­to de la agi­ta­ción polí­ti­ca que ame­na­za a todo el pue­blo ira­quí. Ese cli­ma alien­ta tan­to a la cla­se de mer­ce­na­rios, dema­go­gos, tra­fi­can­tes del sec­ta­ris­mo y de la san­gre ira­quí, como a quie­nes se están subien­do a bor­do del tren patrió­ti­co con el pro­pó­si­to de enga­ñar al pue­blo ira­quí, de cegar­lo ante el com­plot que se está incu­ban­do para divi­dir Iraq y en el que están en con­ni­ven­cia entre bastidores.
Mien­tras tan­to, nada ha cam­bia­do real­men­te en la trá­gi­ca esce­na de Iraq. La cruel ocu­pa­ción aún pesa sobre el pue­blo ira­quí en todo el país a pesar de la sis­te­má­ti­ca cam­pa­ña de pro­pa­gan­da. Las cáma­ras pue­den mos­trar imá­ge­nes de la reti­ra­da de tro­pas, pero en reali­dad lo que está tenien­do lugar es una dis­mi­nu­ción de uni­da­des, tras­la­dos a Afga­nis­tán y suti­les cam­bios en el modo de hacer la gue­rra. Al mis­mo tiem­po, el con­tro­ver­ti­do entra­ma­do jurí­di­co sigue vigen­te, aún cuan­do, éste tam­bién, ha sido com­ple­ta­men­te soca­va­do por diver­sas maqui­na­cio­nes polí­ti­cas, a excep­ción de la pri­va­ti­za­ción de los par­ti­dos sec­ta­rios del pri­mer minis­tro, del inmor­tal aun­que ofi­cial­men­te expi­ra­do Artícu­lo 140, de la clo­na­da Ley Anti­te­rro­ris­ta esta­dou­ni­den­se, apli­ca­da faná­ti­ca y pre­jui­cio­sa­men­te para silen­ciar a los opo­si­to­res polí­ti­cos, y de su con­tra­ria, la Ley de Amnis­tía, que se uti­li­za para absol­ver a los ladro­nes y los ase­si­nos que han con­se­gui­do medrar en la esca­la del gobierno. En cuan­to a las deno­mi­na­das fuer­zas arma­das guber­na­men­ta­les, basan su acción en rumo­res sec­ta­rios de espías a sueldo.

Hay millo­nes de ira­quíes des­pla­za­dos, tan­to en Iraq como en el extran­je­ro, que son víc­ti­mas del terro­ris­mo inter­na­cio­nal y del de las mili­cias. Hay un millón de viu­das y cin­co millo­nes de huér­fa­nos. Dece­nas de miles de dete­ni­dos han muer­to o se pudren en las cár­ce­les ira­quíes. El ejér­ci­to de para­dos alcan­za al 70% de la pobla­ción, sin embar­go, Iraq impor­ta mano de obra extran­je­ra. Si estas cifras se refi­rie­sen a víc­ti­mas esta­dou­ni­den­ses todo el mun­do pro­tes­ta­ría aira­da­men­te. Vimos al pre­si­den­te Oba­ma feli­ci­tan­do a su ejér­ci­to, pero no diri­gió ni una pala­bra de dis­cul­pa al pue­blo ira­quí por su holo­caus­to. Al pare­cer, los pue­blos del ter­cer mun­do no son más que com­bus­ti­ble y forra­je para las gue­rras de Esta­dos Unidos.
Por con­si­guien­te, ani­ma­mos al pue­blo ira­quí a que no cai­ga en la tram­pa de la par­ti­ción y del enfren­ta­mien­to civil, y a que des­tru­ya los per­ni­cio­sos pila­res del sec­ta­ris­mo polí­ti­co. El ver­da­de­ro y autén­ti­co pue­blo ira­quí debe unir sus fuer­zas para luchar con­tra los pla­nes que tie­nen como obje­ti­vo des­man­te­lar Iraq, divi­dir a su pue­blo, y tomar el con­trol sobre sus fuen­tes de rique­za. Con este fin se debe desa­rro­llar y seguir un plan de tra­ba­jo que reac­ti­ve el poder de Iraq para res­ta­ble­cer y sal­va­guar­dar la esta­bi­li­dad y el equi­li­brio en la región y en el mun­do. Des­pués de todo, las cla­ves del poder y de la influen­cia ira­quí siguen estan­do allí, si empla­za­mos a la deter­mi­na­ción colec­ti­va para usarlos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.