Jui­cio a M.P.M. «Are­nas»: un jui­cio a la «alga­ra­vía»- JM Ola­rie­ta

El jui­cio del pró­xi­mo 28 de octu­bre se refie­re a uno de los más espec­ta­cu­la­res de los ope­ra­ti­vos, en los que el mis­mo día vola­ron simul­tá­nea­men­te dos dele­ga­cio­nes de Hacien­da en pleno cen­tro de Madrid y colo­ca­ron otra bom­ba en un pue­blo cer­cano, Alco­ben­das, que fue deto­na­da por los arti­fi­cie­ros de la poli­cía.

A raíz de las explo­sio­nes la poli­cía y Gar­zón pusie­ron en mar­cha duran­te dos años un dis­po­si­ti­vo, tan amplio como inú­til, de escu­cha de unos 200 telé­fo­nos de per­so­nas y esta­ble­ci­mien­tos de la capi­tal con la cla­ra inten­ción de orga­ni­zar uno de aque­llos mon­ta­jes judi­cia­les a los que nos tenía acos­tum­bra­dos el juez aho­ra estre­lla­do. Para una orga­ni­za­ción peque­ña como los GRAPO, vigi­lar 200 telé­fo­nos sólo en una ciu­dad es bas­tan­te indi­ca­ti­vo de algo: o los GRAPO no son tan pocos, o la repre­sión es mucha, o ambas cosas a la vez. Las víc­ti­mas de aque­lla cons­pi­ra­ción tele­fó­ni­ca eran fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos, anti­guos pre­sos, ami­gos de pre­sos, abo­ga­dos de pre­sos, veci­nos de pre­sos, loca­les, bares, aso­cia­cio­nes, cen­tro de reu­nión, tien­das y cual­quier per­so­na o lugar que tuvie­ra el más míni­mo con­tac­to con cual­quier inte­gran­te de la gala­xia anti­fas­cis­ta de Madrid.

¿Qué obtu­vie­ron Gar­zón y la poli­cía de aquel espio­na­je masi­vo duran­te dos años? No lo sabe­mos por­que en el suma­rio judi­cial no cons­ta nada, es decir, del resul­ta­do de las escu­chas a dis­cre­ción nada se sabe ofi­cial­men­te. A las per­so­nas que fue­ron vigi­la­das nadie les infor­mó nun­ca de aque­lla inva­sión ile­gal de su inti­mi­dad. Cabe supo­ner que resul­ta­ron inú­ti­les por el hecho mis­mo de que no apa­re­cen, es decir, que a los suma­rios sólo se incor­po­ran aque­llas prue­bas que son des­fa­vo­ra­bles, nun­ca las favo­ra­bles. El gra­do de neu­tra­li­dad de la fis­ca­lía y los jue­ces en las inves­ti­ga­cio­nes es, pues, de nivel cero. Por con­si­guien­te, el suma­rio es ile­gal des­de el prin­ci­pio, un ver­da­de­ro mon­ta­je.

Des­pués de per­der el tiem­po duran­te dos años, el suma­rio se para­li­za como con­se­cuen­cia de la pues­ta en mar­cha de una nue­va estra­te­gia por par­te del gobierno del PP, cuyos dos ejes son los siguien­tes: ley de par­ti­dos y cesión de las inves­ti­ga­cio­nes por par­te de la poli­cía, que pasan a manos la Guar­dia Civil. Esos dos ejes se resu­men judi­cial­men­te en uno: ni las bom­bas ni los GRAPO intere­san nada, lo que intere­sa es el PCE®, es decir, el ver­da­de­ro obje­ti­vo de la repre­sión es una ideo­lo­gía y una línea polí­ti­ca. Pero ¿cómo se juz­ga una ideo­lo­gía y una línea polí­ti­ca?

Des­de los tiem­pos de los roma­nos los juris­tas saben ‑o debe­rían saber- un prin­ci­pio uni­ver­sal: «Cogi­ta­tio­nes poe­nam nemo pati­tur», es decir, que las ideas no son deli­to. Pero eso no va con este país, que en el siglo XVI creó la Inqui­si­ción y des­de enton­ces es el que tie­ne más y mejor expe­rien­cia en juz­gar algo tan volá­til como la con­cien­cia, la ideo­lo­gía y el pen­sa­mien­to de los demás (no el pro­pio). Cuan­do tras la con­quis­ta de Gra­na­da, los moros fue­ron expul­sa­dos, que­da­ron los moris­cos que no habían podi­do huir por­que eran la par­te más pobre y se tuvie­ron que con­ver­tir a la ver­da­de­ra reli­gion, que es la cris­tia­na, por las bue­nas o por las malas. Los moris­cos empe­za­ron a ir a misa los domin­gos por la maña­na, pero ¿eran cris­tia­nos autén­ti­cos o isla­mis­tas dis­fra­za­dos? Eso es lo que tra­ta­ba de ave­ri­guar la Inqui­si­ción, con­vir­tien­do des­de enton­ces a los jue­ces espa­ño­les en maes­tros en el arte de juz­gar la con­cien­cia de los demás, por enci­ma de las apa­rien­cias.

Uno de los méto­dos de la Inqui­si­ción para dis­cer­nir a los cris­tia­nos autén­ti­cos de los isla­mis­tas dis­fra­za­dos eran los regis­tros domi­ci­lia­rios masi­vos a los moris­cos: si les sor­pren­dían con pape­les en ára­be, era prue­ba del deli­to; si les escu­cha­ban hablar «alga­ra­vía», el idio­ma que hablan los espa­ño­les ará­bi­go-par­lan­tes, tam­bién. Aún hoy en Levan­te o en Anda­lu­cía apa­re­cen manus­cri­tos en ára­be empa­re­da­dos des­de el siglo XVI que reapa­re­cen al derri­bar vie­jos edi­fi­cios. En este país la liber­tad y la cul­tu­ra, es decir, la con­cien­cia, está empa­re­da­da des­de hace siglos y la úni­ca mane­ra de res­ca­tar­la con­sis­te en derri­bar los muros que la man­tie­nen ocul­ta.

Hablar y escri­bir en «alga­ra­vía» fue la excu­sa para per­se­guir a los moris­cos y pocas cosas han cam­bia­do en los tri­bu­na­les des­de enton­ces, que siguen nece­si­tan­do excu­sas para lo que no tie­ne excu­sa: para ente­rrar la con­cien­cia entre los muros. Los GRAPO y sus bom­bas son la «alga­ra­vía», la coar­ta­da para juz­gar la con­cien­cia, en este caso, la con­cien­cia de cla­se.

La demos­tra­ción es evi­den­te: en el jui­cio del día 28 los GRAPO no apa­re­cen para nada; no apa­re­cen quie­nes pusie­ron las bom­bas pero sí apa­re­cen, por el con­tra­rio, quie­nes ‑supues­ta­men­te- les orde­na­ron poner­las: Vic­to­ria Gómez y Manuel Pérez. Están los induc­to­res pero no están los indu­ci­dos. ¿Cómo es eso posi­ble? Por­que lo de menos es el hecho en sí, por­que la famo­sa «vio­len­cia» no impor­ta nada, por­que lo que impor­ta es la con­cien­cia, la ideo­lo­gía y la línea polí­ti­ca, que es lo que el Esta­do pre­ten­de erra­di­car, silen­ciar y ocul­tar. Las bom­bas son la la coar­ta­da, la excu­sa; si no las hubie­ra, habría que bus­car otra dis­tin­ta. Lo que no cabe duda es que apa­re­ce­ría, es decir, el Esta­do tie­ne medios sufi­cien­tes para encon­trar aque­llas coar­ta­das que nece­si­ta para jus­ti­fi­car la repre­sión polí­ti­ca. Lo que no pue­de es pres­cin­dir de la repre­sión por­que para eso es Esta­do.

Sin embar­go, el dis­cur­so ofi­cial es jus­ta­men­te el con­tra­rio: como país demo­crá­ti­co, Espa­ña admi­te todas las ideas polí­ti­cas pero no los «méto­dos» vio­len­tos pues­tos en prác­ti­ca para impo­ner­las. Es el absur­do dis­cur­so jesuí­ti­co de los medios y los fines; los fines son todos acep­ta­bles siem­pre, pero los «méto­dos vio­len­tos» en nin­gún caso. Este jui­cio pone a prue­ba la hipo­cre­sía del dis­cur­so: lo que se juz­gan no son los «méto­dos» de una orga­ni­za­ción arma­da sino los obje­ti­vos de un par­ti­do polí­ti­co. No están los que debe­rían y están los que no debe­rían.

Para pro­ce­der de esa mane­ra en 2002 el PP y su Tri­bu­nal Supre­mo impu­sie­ron el axio­ma de que ambos, el par­ti­do comu­nis­ta y la orga­ni­za­ción arma­da son lo mis­mo, una úni­ca orga­ni­za­ción divi­di­da en dos «ramas», sien­do uno, los GRAPO, el bra­zo eje­cu­tor del otro, el PCE®. ¿Prue­bas? Agá­rren­se fuer­te: los tri­bu­na­les fran­ce­ses lo con­si­de­ran pro­ba­do por­que lo han dicho los tri­bu­na­les espa­ño­les y los tri­bu­na­les espa­ño­les lo con­si­de­ran pro­ba­do por­que lo han dicho los tri­bu­na­les fran­ce­ses. Esto se ha con­ver­ti­do ya en un dog­ma de fe a prue­ba de incré­du­los. No se equi­vo­quen: segui­mos bajo el impe­rio de la Inqui­si­ción.

Se habrán dado cuen­ta de otro deta­lle: lo que esta­mos juz­gan­do aquí no son per­so­nas sino orga­ni­za­cio­nes y ¿saben en qué se dife­ren­cia un sis­te­ma penal demo­crá­ti­co de otro nazi? En que un sis­te­ma penal demo­crá­ti­co juz­ga hechos (no opi­nio­nes ni con­cien­cia) de los que res­pon­sa­bi­li­za a per­so­nas con­cre­tas, mien­tras que los nazis con­de­na­ban colec­ti­va­men­te a socie­da­des ente­ras por lo que eran, lo mis­mo que la Inqui­si­ción con­de­nó colec­ti­va­men­te a los moris­cos no por nada sino por ser eso, por ser moris­cos, y ayer como hoy moris­cos y terro­ris­tas son lo mis­mo.

Juan Manuel Ola­rie­ta es abo­ga­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *