Fren­te al éxi­to indus­trial socia­lis­ta, la basu­ra con­ta­mi­nan­te capi­ta­lis­ta hún­ga­ra- Par­ti­do Comu­nis­ta Obre­ro de Hungria

En 1995 la con­tra­rre­vo­lu­ción entre­gó la flo­re­cien­te indus­tria socia­lis­ta hún­ga­ra a una ban­da de mafio­sos que se han dedi­ca­do a acu­mu­lar for­tu­nas, des­truir a los tra­ba­ja­do­res y a la Naturaleza.

El últi­mo caso es el gigan­tes­co ver­ti­do tóxi­co en Ajkai de la empre­sa cri­mi­nal Ajkai Tim­folg­yar pro­pie­dad de la mul­ti­na­cio­nal hún­ga­ra Mal Rt crea­da tras pri­va­ti­zar­se los com­bi­na­dos meta­lúr­gi­cos socia­lis­tas. Mien­tras 8 per­so­nas han muer­to, cen­te­na­res han sido que­ma­das por lodo corro­si­vo, la pobla­ción ha sido eva­cua­da y ha per­di­do tie­rras y casas y las pér­di­das son incal­cu­la­bles, sus due­ños dis­fru­tan de sus for­tu­nas: Lajos Tol­nay con 83 millo­nes de euros y Béla Petrusz y Arjal Bakony con 60 millo­nes cada uno.

El Par­ti­do Comu­nis­ta Obre­ro de Hun­gría (PCOH), ade­más de reco­ger fon­dos para las per­so­nas afec­ta­das, ha denun­cia­do con toda ener­gía la mayor catás­tro­fe natu­ral pro­vo­ca­da por el capi­ta­lis­mo húngaro.

Las empre­sas pri­va­das, no some­ti­das a nin­gu­na regu­la­ción, se limi­tan a reco­ger bene­fi­cios. Los cama­ra­das denun­cian que la fuer­za arma­da ha sido con­ver­ti­da en fuer­za expe­di­cio­na­ria al ser­vi­cio de la OTAN y es inca­paz de ofre­cer ayu­da a la pobla­ción afec­ta­da. Espe­re­mos que esta catás­tro­fe abra los ojos a la pobla­ción y deje de apo­yar al capi­ta­lis­mo y empren­da la lucha por res­tau­rar la Repú­bli­ca Popular.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.