El impe­rio por den­tro (Quin­ta y últi­ma par­te)- Fidel Cas­tro

“CAPÍTULOS 28 Y 29

“Oba­ma baja­ba de la resi­den­cia cuan­do se encon­tró a Biden. Éste le adver­tía: ‘Lo que usted está a pun­to de hacer es una orden pre­si­den­cial; ya no se tra­ta de la con­ti­nua­ción de un deba­te. Esto no es lo que usted pien­sa. Esto es una orden. Sin ellos, esta­ría­mos atra­pa­dos en una situa­ción pare­ci­da a la de Viet­nam.’

“Oba­ma le res­pon­dió: ‘No voy a enro­lar­me en un fra­ca­so. Si lo que yo pro­pu­se no fun­cio­na, no voy a hacer como otros pre­si­den­tes que se afe­rran a eso, por razo­nes de mi ego o mi polí­ti­ca, mi segu­ri­dad polí­ti­ca. Esto es lo que voy a anun­ciar’, y repar­tió copias de su docu­men­to de seis pági­nas.

“‘Habrá un incre­men­to de 30 000 efec­ti­vos. En diciem­bre de 2010 se hará una eva­lua­ción para ver qué fun­cio­na y qué no. En julio de 2011 comen­za­re­mos a reti­rar nues­tras tro­pas.’

“‘En el 2010 no vamos a tener una con­ver­sa­ción sobre cómo hacer más. No se va repe­tir lo que ha ocu­rri­do este año. No se tra­ta ni de con­tra­in­sur­gen­cia ni de cons­truir una nación. Los cos­tos son prohi­bi­ti­vos’, expre­só Oba­ma.

“Los mili­ta­res habían obte­ni­do casi todo lo que pedían.

“Petraeus y Mullen le rati­fi­ca­ron su apo­yo al Pre­si­den­te. Emma­nuel se preo­cu­pa­ba por el cos­to de la ope­ra­ción ‑más de 30 000 millo­nes de dóla­res.

“Biden reco­no­ció que aque­llo no era una nego­cia­ción, que era una orden del Coman­dan­te en Jefe. Era un cam­bio de misión, y si no se per­ci­bía como tal no se podían jus­ti­fi­car los meses que se habían emplea­do en este tra­ba­jo.

“El Pre­si­den­te le infor­mó su deci­sión a Eiken­berry y a McChrys­tal a tra­vés de una video­con­fe­ren­cia. Ambos estu­vie­ron de acuer­do.

“Biden esta­ba con­ven­ci­do de que el Pre­si­den­te había cla­va­do una esta­ca en el cora­zón de la ofen­si­va con­tra­in­sur­gen­te expan­di­da.

“Petraeus dijo en pri­va­do: ‘Usted debe saber tam­bién que yo no creo que usted pue­da ganar esta gue­rra. Creo que debe seguir luchan­do, algo así como en Irak. Irak es casi una metá­fo­ra para esta situa­ción. Sí, en Irak ha habi­do un pro­gre­so enor­me, pero aún se pro­du­cen ata­ques horri­bles y hay que man­te­ner­se vigi­lan­tes. Este es el tipo de gue­rra en la que usted se enfras­ca por el res­to de su vida, y pro­ba­ble­men­te por el res­to de la vida de sus hijos.’

“Oba­ma pro­nun­ció su dis­cur­so en el Tea­tro Eisenho­wer de la Aca­de­mia Mili­tar de West Point.

“Al día siguien­te, Clin­ton y Gates com­pa­re­cie­ron ante el Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos del Sena­do para hablar sobre el nue­vo plan.

“Muchos repu­bli­ca­nos se sen­tían con­tra­ria­dos por la fecha lími­te de julio de 2011, cuan­do supues­ta­men­te comen­za­ría el reti­ro de las tro­pas de Afga­nis­tán.

“Petraeus dijo des­pués que el pro­gre­so de la estra­te­gia podía adop­tar muchas for­mas, que todo cuan­to él nece­si­ta­ba era demos­trar que había habi­do avan­ces, y que eso sería sufi­cien­te para aña­dir tiem­po al reloj y que ellos pudie­ran obte­ner lo que nece­si­ta­ban.

“Lute le advir­tió que eso era una gran mala inter­pre­ta­ción de lo que había dicho el Pre­si­den­te, que Oba­ma se opo­nía a la idea de un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo.

“CAPÍTULOS 30 Y 31

“El 3 de abril Petraeus se reu­nió con Derek Har­vey, su ase­sor de inte­li­gen­cia de con­fian­za. Har­vey le mos­tra­ba una de las imá­ge­nes más pesi­mis­tas de la gue­rra. Advir­tió que la estra­te­gia polí­ti­ca y diplo­má­ti­ca no esta­ba conec­ta­da con la estra­te­gia mili­tar. ‘No va a fun­cio­nar’, dijo. ‘No vamos a alcan­zar los obje­ti­vos que nos hemos tra­za­do.’ Har­vey pre­veía un regre­so total a la situa­ción de antes del 11 de sep­tiem­bre. Petraeus pre­gun­ta­ba cuá­les eran las opcio­nes y Har­vey con­si­de­ra­ba que apo­yar al gobierno de Kar­zai era con­tra­pro­du­cen­te.

“Dijo que los resul­ta­dos de las elec­cio­nes habían for­ta­le­ci­do a Kar­zai, y que él ya esta­ba reci­bien­do todo lo que que­ría.
“Las tro­pas de McChrys­tal no habían logra­do des­pe­jar las zonas cla­ves. ‘El enemi­go ha comen­za­do a adap­tar­se’, agre­gó Har­vey.

“El 16 de abril el Pre­si­den­te se reúne con el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal para ana­li­zar la infor­ma­ción actua­li­za­da sobre Afga­nis­tán y Pakis­tán.

“El Pre­si­den­te comen­zó a pre­gun­tar por la situa­ción de zonas espe­cí­fi­cas; en todas ellas las tro­pas se encon­tra­ban resis­tien­do y en nin­gu­na se había trans­fe­ri­do la res­pon­sa­bi­li­dad a las fuer­zas loca­les.

“El patrón que se había esta­ble­ci­do esta­ba cla­ro: resis­tir, resis­tir duran­te años sin avan­ces ni trans­fe­ren­cias.

“Nadie en la reu­nión se atre­vió a pre­gun­tar cuán­do comen­za­ría la trans­fe­ren­cia.

“Doni­lon y Lute habían pre­pa­ra­do unas pre­gun­tas para que el Pre­si­den­te se con­cen­tra­ra en la situa­ción en Khan­dahar.

“El Pre­si­den­te le reco­men­dó a McChrys­tal que pen­sa­ra en cómo íba­mos a saber si está­ba­mos tenien­do éxi­to y cuán­do lo sabría­mos.

“El resul­ta­do de la reu­nión fue un pri­mer stri­ke para el Gene­ral.

“El gene­ral de bri­ga­da Law­ren­ce Nichol­son visi­tó a Jones y Lute en la Casa Blan­ca. A Nichol­son se le recor­dó el pla­zo de 12 meses que tenía para mos­trar los logros alcan­za­dos y comen­zar la trans­fe­ren­cia. ¿Cuán­do los mari­nes iban a estar lis­tos para hacer algo más, entrar, por ejem­plo, en Khan­dahar, o regre­sar a casa y ser par­te de los que regre­sa­rían en el 2011?
“Nichol­son dijo que nece­si­ta­ba al menos otros 12 meses, y eso, para los dis­tri­tos que tenían las mejo­res con­di­cio­nes. Lute le recor­dó que ése no había sido el com­pro­mi­so, que aún no se habían aden­tra­do en los subur­bios de Khan­dahar, el lugar don­de los tali­ba­nes iban a esta­ble­cer­se. Lo impor­tan­te era Khan­dahar.

“Nichol­son dijo que qui­zás se podía lle­gar allí en 24 meses, si se eli­mi­na­ba el pro­ble­ma de los cul­ti­vos de ama­po­la, que era lo que nutría a la insur­gen­cia.

“Lute se pre­gun­ta­ba cómo se iba a lograr eso. A pesar de que una pla­ga había aca­ba­do con el 33 por cien­to de esos cul­ti­vos, las pers­pec­ti­vas de una reduc­ción en el finan­cia­mien­to de la insur­gen­cia eran remo­tas. A pesar de las teo­rías cons­pi­ra­do­ras de los afga­nos, la CIA no había desa­rro­lla­do aún un insec­to que ata­ca­ra a las ama­po­las.

“McChrys­tal repor­ta­ba cier­tos avan­ces, pero cuan­do Lute pro­fun­di­za­ba en las cifras, la reali­dad era muy dife­ren­te.
“CAPÍTULOS 32 Y 33

“Habían trans­cu­rri­do 16 meses muy difí­ci­les para Den­nis Blair. Había fra­ca­sa­do en sus inten­tos por nom­brar a un jefe de inte­li­gen­cia en cada una de las capi­ta­les en el extran­je­ro. La CIA había gana­do y la con­tro­ver­sia se había hecho públi­ca. En su opi­nión la CIA esta­ba uti­li­zan­do el infor­me dia­rio al Pre­si­den­te para que Oba­ma supie­ra de sus triun­fos.
“Blair se sen­tía tan frus­tra­do que en una oca­sión dijo: ‘Yo creo que la CIA es esen­cial­men­te una orga­ni­za­ción que es como un ani­mal peli­gro­so, no muy inte­li­gen­te, pero real­men­te bien entre­na­do, que nece­si­ta ser con­tro­la­do muy de cer­ca por los adul­tos.’

“En mayo de 2010 Oba­ma le había pre­gun­ta­do a Jones y a otros si no era ya hora de des­ha­cer­se de Blair. Había habi­do muchas dis­cu­sio­nes con la CIA, y Blair había pre­sio­na­do mucho para la fir­ma de un acuer­do de no espio­na­je con los fran­ce­ses, al cual se opu­sie­ron Oba­ma y el res­to del gabi­ne­te.

“Oba­ma lo lla­mó por telé­fono y le comu­ni­có su deci­sión de des­ti­tuir­lo, y le pidió que le pre­sen­ta­ra cual­quier excu­sa per­so­nal.
“Blair se sin­tió pro­fun­da­men­te ofen­di­do. No esta­ba enfer­mo, su fami­lia esta­ba bien, y le había dicho a la gen­te que se man­ten­dría como jefe de la Direc­ción Nacio­nal de Inte­li­gen­cia duran­te cua­tro años, por­que par­te de los pro­ble­mas con la ofi­ci­na eran los con­ti­nuos reem­pla­zos al más alto nivel.

“El 21 de junio Gates le infor­ma a Jones sobre el artícu­lo publi­ca­do en la revis­ta Rolling Sto­ne sobre McChrys­tal. McChrys­tal decía que Jones era un ‘paya­so’ que se había que­da­do vara­do en el año 1985; que la estra­te­gia de Oba­ma pre­ten­día ven­der una posi­ción inven­di­ble.

“McChrys­tal lla­mó a Biden y reco­no­ció que había com­pro­me­ti­do la misión. Se dis­cul­pó con Hol­broo­ke y le pre­sen­tó su renun­cia a Gates.

“Gates le pro­pu­so a Oba­ma que cri­ti­ca­ra a McChrys­tal en los dos pri­me­ros párra­fos de su decla­ra­ción, dicien­do: ‘creo que el Gene­ral come­tió un gra­ve error y que su per­cep­ción es erra­da.’

“Oba­ma acep­tó la renun­cia de McChrys­tal y pro­pu­so a Petraeus para ese car­go.

“Oba­ma se reu­nió con Petraeus duran­te 40 minu­tos.

“El miér­co­les 23 de junio el Pre­si­den­te anun­ció los cam­bios. Reco­no­ció la lar­ga hoja de ser­vi­cios de McChrys­tal y dijo que le entris­te­cía per­der a un sol­da­do a quien había lle­ga­do a res­pe­tar y admi­rar. Agre­gó que Petraeus ‘había dado un ejem­plo extra­or­di­na­rio de ser­vi­cio y patrio­tis­mo al asu­mir esta difí­cil tarea’. Y con­clu­yó dicien­do: ‘En mi equi­po acep­to el deba­te, pero no tole­ra­ré la divi­sión.’

“En la entre­vis­ta que Oba­ma sos­tu­vo con el autor del libro, el Pre­si­den­te habló de sus ideas res­pec­to al carác­ter de la gue­rra y sus esfuer­zos por limi­tar y ulte­rior­men­te poner­le fin a la misión com­ba­ti­va de los Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán.

“Se le pre­gun­tó con qué esce­na comen­za­ría él un libro o una pelí­cu­la sobre cómo él había mane­ja­do el pro­ble­ma de Afga­nis­tán, y res­pon­dió que qui­zás comen­za­ría por el año 2002 cuan­do se dis­cu­tía el incre­men­to de tro­pas en Irak. Ése había sido qui­zás el pri­mer dis­cur­so sobre polí­ti­ca exte­rior que atra­jo mucho la aten­ción.

“Oba­ma estu­vo de acuer­do en que el carác­ter de la gue­rra eran el cos­to, el tiem­po y las con­se­cuen­cias, no defi­ni­dos, y citó a un esta­dou­ni­den­se famo­so que en una oca­sión dijo: ‘La gue­rra es el infierno.’ Se refi­rió a la fra­se expre­sa­da por el gene­ral de la Unión, William Tecum­seh Sher­man, cuan­do dijo: ‘…y una vez que se suel­tan los perros de la gue­rra, no se sabe a dón­de va a parar todo.’

“‘Cuan­do lle­gué al car­go había dos gue­rras en cur­so’, dijo Oba­ma. ‘Tra­té de escla­re­cer el caos.’

“‘Sería muy fácil ima­gi­nar una situa­ción en la que, ante la ausen­cia de una estra­te­gia cla­ra, ter­mi­ná­ra­mos por que­dar­nos en Afga­nis­tán duran­te otros cin­co, ocho, diez años, y que lo hicié­ra­mos sólo por iner­cia.’

“Al final de la entre­vis­ta, el Pre­si­den­te se daba cuen­ta de que casi todo el tra­ba­jo perio­dís­ti­co ver­sa­ría sobre las rela­cio­nes entre los líde­res civi­les y los mili­ta­res, y pen­só que debía expre­sar sus pro­pias opi­nio­nes.

“‘Pro­ba­ble­men­te yo sea el pri­mer Pre­si­den­te lo sufi­cien­te­men­te joven como para que la gue­rra en Viet­nam hubie­se sido el cen­tro de mi desa­rro­llo. Tenía 13 años en 1975 cuan­do los Esta­dos Uni­dos se reti­ra­ron de Viet­nam.’

“‘De modo que cre­cí sin la car­ga que ema­na­ba de las dispu­tas sobre la gue­rra en Viet­nam. Tam­bién con­fia­ba en que en nues­tro sis­te­ma los civi­les toma­ban las deci­sio­nes polí­ti­cas y los mili­ta­res las aca­ta­ban. No veo esto de la mane­ra en que me pare­ce lo ven muchas per­so­nas que tuvie­ron la expe­rien­cia de Viet­nam, como una con­tra­dic­ción entre civi­les y mili­ta­res. No lo veo como una lucha entre hal­co­nes y palo­mas. De modo que muchos de los mar­cos polí­ti­cos a tra­vés de los cua­les se ven estos deba­tes, no tie­nen nada que ver con­mi­go des­de el pun­to de vis­ta gene­ra­cio­nal. Ni me inti­mi­dan los mili­ta­res ni estoy pen­san­do que en cier­to modo ellos están tra­tan­do de soca­var mi posi­ción como Coman­dan­te en Jefe’.”

En este párra­fo final de la con­ver­sa­ción de Oba­ma con Wood­ward, el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos pro­nun­cia pala­bras enig­má­ti­cas que son reve­la­do­ras: “…con­fia­ba en que en nues­tro sis­te­ma los civi­les toma­ban las deci­sio­nes polí­ti­cas y los mili­ta­res las aca­ta­ban. […] No lo veo como una lucha entre hal­co­nes y palo­mas. […] Ni me inti­mi­dan los mili­ta­res ni estoy pen­san­do que en cier­to modo ellos están tra­tan­do de soca­var mi posi­ción como Coman­dan­te en Jefe.”

Hay momen­tos en que la pre­sión de los mili­ta­res es fuer­te, per­sis­ten­te y reite­ra­ti­va. Se per­ci­be la ima­gen de un pre­si­den­te resis­ti­do y desa­fia­do, como ocu­rría en la anti­gua Roma cuan­do el impe­rio depen­día ya casi úni­ca­men­te del poder de las Legio­nes.

Pero en la épo­ca de la anti­gua Roma, el pla­ne­ta era total­men­te des­co­no­ci­do en su dimen­sión, carac­te­rís­ti­cas físi­cas y ubi­ca­ción espa­cial. Care­cían enton­ces de armas de fue­go; no había comer­cio e inver­sión glo­bal, bases mili­ta­res, fuer­zas nava­les y aéreas a nivel pla­ne­ta­rio, cien­tos de saté­li­tes, comu­ni­ca­cio­nes ins­tan­tá­neas; dece­nas de miles de armas nuclea­res, a las que se unen las radio­eléc­tri­cas, elec­tro­mag­né­ti­cas y ciber­né­ti­cas; fuer­tes riva­li­da­des entre poten­cias con armas nuclea­res, cuyo empleo, inclu­so por par­te de las que menos poseen, sería sufi­cien­te para poner fin a la vida huma­na; y casi sie­te mil millo­nes de per­so­nas que requie­ren los recur­sos natu­ra­les del pla­ne­ta Tie­rra.

Es un cua­dro rela­ti­va­men­te dra­má­ti­co. Por un lado Barack Oba­ma, abo­ga­do con éxi­to, inte­lec­tual ins­trui­do y de fácil pala­bra, y por otro, mili­ta­res alta­men­te pro­fe­sio­na­li­za­dos, edu­ca­dos duran­te toda su vida en el uso de la fuer­za y el arte de la gue­rra, dota­dos con armas que pue­den poner fin a los seres huma­nos que habi­tan el pla­ne­ta en cues­tión de horas.
¿Qué espe­ran­za para la huma­ni­dad pue­de deri­var­se de ese cua­dro?

Recuer­do el dis­cur­so de Bush en West Point, en el que, como ins­tru­men­to de la extre­ma dere­cha de ese país, afir­mó que los ofi­cia­les debían estar lis­tos para ata­car inme­dia­ta­men­te y sin pre­vio avi­so a sesen­ta o más oscu­ros rin­co­nes del mun­do.
En dos de esos oscu­ros rin­co­nes, Afga­nis­tán e Irak, están empan­ta­na­dos los sol­da­dos de Esta­dos Uni­dos, des­pués de oca­sio­nar millo­nes de víc­ti­mas.

En las reunio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal con Oba­ma se expre­sa­ba el temor a difi­cul­ta­des aún más serias pro­ve­nien­tes de un ter­cer país: Pakis­tán.

Las rela­cio­nes entre la CIA y el jefe del “gru­po ára­be”, Bin Laden, se man­tu­vie­ron has­ta el mis­mo día en que se pro­du­jo el ata­que a las Torres Geme­las de Nue­va York, el 11 de sep­tiem­bre de 2001.

¿Qué infor­mó el Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia de Pakis­tán, ISI, a la cade­na nor­te­ame­ri­ca­na de radio y tele­vi­sión CBS? Que el día 10 de sep­tiem­bre Osa­ma Bin Laden fue some­ti­do a diá­li­sis del riñón en el hos­pi­tal mili­tar de Rawal­pin­di en Pakis­tán. “Debe tener­se en cuen­ta que el hos­pi­tal se encuen­tra bajo la juris­dic­ción de las Fuer­zas Arma­das de Pakis­tán, que tie­nen estre­chos víncu­los con el Pen­tá­gono… No se hizo nin­gún inten­to de aprehen­der al fugi­ti­vo más cono­ci­do en Esta­dos Uni­dos, lue­go enton­ces podría ser que Bin Laden sir­vie­ra a otro pro­pó­si­to mejor.”

Esa infor­ma­ción fue publi­ca­da en el pro­gra­ma este­lar de Dan Rather el 28 de enero de 2002, cua­tro meses y medio des­pués del aten­ta­do terro­ris­ta con que Bush jus­ti­fi­có su gue­rra anti­te­rro­ris­ta.

Cono­cer esto faci­li­ta com­pren­der por qué en los diá­lo­gos con Oba­ma en la Casa Blan­ca se afir­ma­ra que el pro­ble­ma más difí­cil podía pro­ce­der de Pakis­tán.

La per­so­na que con más res­pe­to inter­cam­bió con Oba­ma fue el gene­ral Colin Powell, que per­te­ne­ce al Par­ti­do Repu­bli­cano que se opu­so a su elec­ción como Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos. Como se cono­ce, Powell pudo ser el pri­mer Pre­si­den­te negro de Esta­dos Uni­dos. Pre­fi­rió no aspi­rar. Más tar­de Bush lo nom­bró Secre­ta­rio de Esta­do. Sé que per­so­nas alle­ga­das se opu­sie­ron fir­me­men­te a su aspi­ra­ción. Pero no poseo sufi­cien­tes ele­men­tos de jui­cio para opi­nar sobre las moti­va­cio­nes de Colin Powell.

Espe­ro que la sín­te­sis del libro “Las gue­rras de Oba­ma” haya sido útil a los lec­to­res de las Refle­xio­nes.

Fidel Cas­tro Ruz
Octu­bre 14 de 2010
9 y 51 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *