Ecua­to­ria­nos aco­gen lla­ma­do a la uni­dad para defen­der su Revo­lu­ción- Pren­sa Lati­na

Imagen activaQui­to, 16 oct (PL) La capi­tal ecua­to­ria­na vibró ano­che con el gri­to de más de 50 mil gar­gan­tas en apo­yo al lla­ma­do del Pre­si­den­te Rafael Correa de unir­se, superan­do absur­das dife­ren­cias, y orga­ni­zar­se en Comi­tés para defen­der la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na.

Con­cen­tra­dos en la cén­tri­ca Pla­za de San Fran­cis­co tras mar­char por la demo­cra­cia en con­de­na al inten­to de gol­pe de Esta­do y mag­ni­ci­dio del 30 de sep­tiem­bre, la mul­ti­tud escu­chó a fun­cio­na­rios, par­la­men­ta­rios, diri­gen­tes sin­di­ca­les, cam­pe­si­nos, estu­dian­ti­les, de muje­res y final­men­te a Correa.

En un dis­cur­so don­de des­ta­có la refle­xión hecha de los recien­tes acon­te­ci­mien­tos, el Man­da­ta­rio afir­mó que de esa jor­na­da gris del 30 de sep­tiem­bre sólo hay per­de­do­res. Per­di­mos la vida de cin­co per­so­nas, la ima­gen del país, la ima­gen de la poli­cía, aco­tó.

Toda revo­lu­ción tie­ne su pro­pia con­tra­rre­vo­lu­ción, sub­ra­yó y lla­mó, hoy más que nun­ca, a la fir­me­za, ni un paso atrás para que a esta Revo­lu­ción no la pare nada ni nadie y a orga­ni­zar­se para defen­der­la con comi­tés en los barrios y cua­dras del país.

Nada tenía que ver la insu­bor­di­na­ción de un sec­tor mino­ri­ta­rio de la poli­cía con la pro­tes­ta por una ley que sólo pre­ten­de ayu­dar­los y de la cual fue­ron des­in­for­ma­dos sin siquie­ra haber­la leí­do, seña­ló Correa, tras pre­ci­sar que esa aso­na­da venía pre­pa­rán­do­se hacía tiem­po.

Esta enor­me con­cen­tra­ción nos lle­na de espe­ran­za y ale­gría den­tro de tan­to dolor por cin­co vidas per­di­das que jamás olvi­da­re­mos, dijo, y reite­ró la deci­sión de cas­ti­gar a quie­nes reci­bie­ron con cri­mi­na­les bala­zos al pue­blo que se movi­li­zó des­ar­ma­do a res­ca­tar a su Pre­si­den­te.

Hoy más que nun­ca reite­ra­mos el com­pro­mi­so de pro­fun­di­zar la Revo­lu­ción por la que cin­co patrio­tas murie­ron y cien­tos fue­ron heri­dos, sub­ra­yó, tras denun­ciar se tra­ta de gol­pes de nue­vo tipo, don­de los res­pon­sa­bles no dan la cara y si fra­ca­sa se lavan las manos en sus madri­gue­ras.

Este gol­pe fue pre­pa­ra­do con sema­nas de anti­ci­pa­ción, ase­ve­ró. Hay muy extra­ñas coin­ci­den­cias, en Mia­mi los gusa­nos de la Revo­lu­ción Cuba­na pre­sen­tan­do al ex pre­si­den­te Lucio Gutié­rrez como la úni­ca espe­ran­za de Ecua­dor y, entre el públi­co, ban­que­ros ecua­to­ria­nos pró­fu­gos de la jus­ti­cia.

La tác­ti­ca fue muy simi­lar a la uti­li­za­da el 21 de enero del año 2000 cuan­do deja­ron entrar una pro­tes­ta indí­ge­na a la Asam­blea Nacio­nal, se gene­ra­li­zó el caos y cayó el gobierno, expli­có, «pero aho­ra lo que se gene­ra­li­zó fue la movi­li­za­ción del pue­blo para sal­var la demo­cra­cia».

Cuan­do cap­tu­ra­ron al Pre­si­den­te les fra­ca­só el com­plot y enton­ces sólo les que­da­ba matar­lo para con­so­li­dar el plan gol­pis­ta, agre­gó Correa, lue­go de pre­ci­sar que tam­bién qui­sie­ron matar a otros fun­cio­na­rios del gobierno y el Esta­do.

Nues­tra Amé­ri­ca ya no va a acep­tar más botas ase­si­nas, enfa­ti­zó al agra­de­cer a todo el pue­blo ecua­to­riano, pues con esa valen­tía nada ni nadie nos podrá dete­ner aun­que el enemi­go siga cons­pi­ran­do.

Aho­ra, recal­có Correa, pese al dolor, a sacar expe­rien­cias, con mayor com­pro­mi­so hacia el futu­ro, por las amas de casa y los niños, los pobres, los tra­ba­ja­do­res, los cam­pe­si­nos, los estu­dian­tes, los migran­tes, los empre­sa­rios hones­tos, por todo el pue­blo, por la jus­ti­cia social y la equi­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *