Ecua­to­ria­nos aco­gen lla­ma­do a la uni­dad para defen­der su Revo­lu­ción- Pren­sa Latina

Imagen activaQui­to, 16 oct (PL) La capi­tal ecua­to­ria­na vibró ano­che con el gri­to de más de 50 mil gar­gan­tas en apo­yo al lla­ma­do del Pre­si­den­te Rafael Correa de unir­se, superan­do absur­das dife­ren­cias, y orga­ni­zar­se en Comi­tés para defen­der la Revo­lu­ción Ciudadana.

Con­cen­tra­dos en la cén­tri­ca Pla­za de San Fran­cis­co tras mar­char por la demo­cra­cia en con­de­na al inten­to de gol­pe de Esta­do y mag­ni­ci­dio del 30 de sep­tiem­bre, la mul­ti­tud escu­chó a fun­cio­na­rios, par­la­men­ta­rios, diri­gen­tes sin­di­ca­les, cam­pe­si­nos, estu­dian­ti­les, de muje­res y final­men­te a Correa.

En un dis­cur­so don­de des­ta­có la refle­xión hecha de los recien­tes acon­te­ci­mien­tos, el Man­da­ta­rio afir­mó que de esa jor­na­da gris del 30 de sep­tiem­bre sólo hay per­de­do­res. Per­di­mos la vida de cin­co per­so­nas, la ima­gen del país, la ima­gen de la poli­cía, acotó.

Toda revo­lu­ción tie­ne su pro­pia con­tra­rre­vo­lu­ción, sub­ra­yó y lla­mó, hoy más que nun­ca, a la fir­me­za, ni un paso atrás para que a esta Revo­lu­ción no la pare nada ni nadie y a orga­ni­zar­se para defen­der­la con comi­tés en los barrios y cua­dras del país.

Nada tenía que ver la insu­bor­di­na­ción de un sec­tor mino­ri­ta­rio de la poli­cía con la pro­tes­ta por una ley que sólo pre­ten­de ayu­dar­los y de la cual fue­ron des­in­for­ma­dos sin siquie­ra haber­la leí­do, seña­ló Correa, tras pre­ci­sar que esa aso­na­da venía pre­pa­rán­do­se hacía tiempo.

Esta enor­me con­cen­tra­ción nos lle­na de espe­ran­za y ale­gría den­tro de tan­to dolor por cin­co vidas per­di­das que jamás olvi­da­re­mos, dijo, y reite­ró la deci­sión de cas­ti­gar a quie­nes reci­bie­ron con cri­mi­na­les bala­zos al pue­blo que se movi­li­zó des­ar­ma­do a res­ca­tar a su Presidente.

Hoy más que nun­ca reite­ra­mos el com­pro­mi­so de pro­fun­di­zar la Revo­lu­ción por la que cin­co patrio­tas murie­ron y cien­tos fue­ron heri­dos, sub­ra­yó, tras denun­ciar se tra­ta de gol­pes de nue­vo tipo, don­de los res­pon­sa­bles no dan la cara y si fra­ca­sa se lavan las manos en sus madrigueras.

Este gol­pe fue pre­pa­ra­do con sema­nas de anti­ci­pa­ción, ase­ve­ró. Hay muy extra­ñas coin­ci­den­cias, en Mia­mi los gusa­nos de la Revo­lu­ción Cuba­na pre­sen­tan­do al ex pre­si­den­te Lucio Gutié­rrez como la úni­ca espe­ran­za de Ecua­dor y, entre el públi­co, ban­que­ros ecua­to­ria­nos pró­fu­gos de la justicia.

La tác­ti­ca fue muy simi­lar a la uti­li­za­da el 21 de enero del año 2000 cuan­do deja­ron entrar una pro­tes­ta indí­ge­na a la Asam­blea Nacio­nal, se gene­ra­li­zó el caos y cayó el gobierno, expli­có, «pero aho­ra lo que se gene­ra­li­zó fue la movi­li­za­ción del pue­blo para sal­var la democracia».

Cuan­do cap­tu­ra­ron al Pre­si­den­te les fra­ca­só el com­plot y enton­ces sólo les que­da­ba matar­lo para con­so­li­dar el plan gol­pis­ta, agre­gó Correa, lue­go de pre­ci­sar que tam­bién qui­sie­ron matar a otros fun­cio­na­rios del gobierno y el Estado.

Nues­tra Amé­ri­ca ya no va a acep­tar más botas ase­si­nas, enfa­ti­zó al agra­de­cer a todo el pue­blo ecua­to­riano, pues con esa valen­tía nada ni nadie nos podrá dete­ner aun­que el enemi­go siga conspirando.

Aho­ra, recal­có Correa, pese al dolor, a sacar expe­rien­cias, con mayor com­pro­mi­so hacia el futu­ro, por las amas de casa y los niños, los pobres, los tra­ba­ja­do­res, los cam­pe­si­nos, los estu­dian­tes, los migran­tes, los empre­sa­rios hones­tos, por todo el pue­blo, por la jus­ti­cia social y la equidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.