¿Cuan­do fina­li­za­rá la humi­lla­ción a las vic­ti­mas del fran­quis­mo?- David Armen­dá­riz

Aun­que no ten­dría por qué, a sabien­das de la pro­fun­da hue­lla que pro­vo­có el fran­quis­mo, y al poco o nulo inte­rés de los orga­nis­mos públi­cos de este país en hacer jus­ti­cia, toda­vía reci­bo ingra­tas sor­pre­sas al des­cu­brir que, a día de hoy, no son pocos los lega­dos oscu­ros que tiñen amar­ga­men­te nume­ro­sos luga­res de nues­tra geo­gra­fía.

Visi­tan­do San­ta Cruz de Tene­ri­fe, com­pro­bé con gran tris­te­za que José Anto­nio Pri­mo de Rive­ra (en efec­to, fun­da­dor de la Falan­ge Espa­ño­la e hiji­to de papá dic­ta­dor) da nom­bre a una de las prin­ci­pa­les ave­ni­das de dicha ciu­dad. Sí señor, todo un brin­dis a la jus­ti­cia, un home­na­je a todas las víc­ti­mas de la vio­len­cia fas­cis­ta. Com­pren­de­rán que seme­jan­te igno­mi­nia hizo enro­je­cer­me de rabia e impo­ten­cia.

En Bur­gos se da una malé­vo­la para­do­ja. Maca­bra iro­nía pro­vo­ca­da por el hecho de que el gene­ral más san­gui­na­rio de Fran­co dé nom­bre al prin­ci­pal hos­pi­tal de la ciu­dad des­de hace medio siglo. Me refie­ro, por supues­to, al gene­ral Yagüe, famo­so (apar­te de otras tro­pe­lías), por lle­var a cabo la matan­za de Bada­joz. Tre­men­do el geno­ci­dio que per­pe­tró este demo­nio en agos­to del año 36. Resul­ta gro­tes­co que un hos­pi­tal, cuyo obje­ti­vo por enci­ma de todo es sal­var vidas, reci­ba el nom­bre de un autén­ti­co mata­ri­fe. Ade­más, en una calle de la loca­li­dad de Bri­vies­ca tam­bién nos encon­tra­mos con tan repug­nan­te per­so­na­je.

Esto es tan sólo un ejem­plo de la humi­lla­ción que ha sufri­do tan­tí­si­ma gen­te des­de hace déca­das y que con­ti­nuó con la lle­ga­da de la demo­cra­cia. En los últi­mos años ha habi­do algu­nos avan­ces, eso es cier­to, pero no es sufi­cien­te. Las últi­mas deci­sio­nes de las auto­ri­da­des judi­cia­les de este país con­tra el inten­to de cual­quier tipo de inves­ti­ga­ción nos recuer­dan que la som­bra del cau­di­llo sigue sien­do muy lar­ga.

Nun­ca se ha hecho ver­da­de­ra jus­ti­cia. La con­ti­nua indo­len­cia y a menu­do ata­ques de los pode­res públi­cos hacia las víc­ti­mas del fran­quis­mo es un gra­ve mal­tra­to hacia toda per­so­na aman­te de la jus­ti­cia y del res­pe­to a los dere­chos huma­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *