La izquier­da y el dia­blo – Pablo Bel­tran COCE

Se com­ple­tan al menos dos déca­das en que ade­más de pro­cla­mar­lo, lo inten­ta­ron y casi lo logran eva­po­rar como suje­to de la his­to­ria. Pero des­de el rin­cón al que lo reple­ga­ron, regre­só y hoy de nue­vo está con noso­tros, el socia­lis­mo como la ruta de izquier­da para la huma­ni­dad.

Duran­te su replie­gue, en todo el mun­do, muchos lo vis­tie­ron con ropa­jes libe­ra­les y has­ta neo­li­be­ra­les. Tan reple­ga­do se halla aún en Colom­bia, que la extre­ma dere­cha lo pre­sio­nó a ser cen­tro y has­ta logró con­ver­tir­lo en cen­tro dere­cha, en algu­nos casos.

Lo más gra­ve está en que para no dejar­se matar en la cuna, el socia­lis­mo ha debi­do afir­mar­se tan­to, que algu­nos lo trans­fi­gu­ra­ron en otro dis­cur­so de poder, de esos que a lo lar­go de la his­to­ria, la huma­ni­dad ha teni­do que obe­de­cer sin chis­tar.

Umber­to Eco afir­ma que los dis­cur­sos de poder son el úni­co Sata­nás que ha exis­ti­do, por­que, “el dia­blo no es el prín­ci­pe de la mate­ria, el dia­blo es la arro­gan­cia del espí­ri­tu, la fe sin son­ri­sa, la ver­dad jamás toca­da por la duda. El dia­blo es som­brío por­que sabe a dón­de va, y siem­pre va hacia el sitio del que pro­ce­de”.

El malo de la his­to­ria nos posee mucho, poqui­to o nada y exor­ci­zar­lo deman­da revi­sar de cuan­do en cuan­do nues­tras cer­te­zas, para poder decir­nos noso­tros mis­mos unas cuan­tas ver­da­des. Ellas están en la visión alter­na­ti­va, con que enfren­ta­mos las con­tra­dic­cio­nes álgi­das de la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo y su impe­rio.

TIERRA O CAPITALISMO

Des­de nues­tros Andes se alza el recla­mo del socia­lis­mo de raíz comu­ni­ta­ria, con­te­ni­do en el dile­ma más impor­tan­te de los plan­tea­dos, sobre la super­vi­ven­cia del pla­ne­ta y sus habi­tan­tes: “para que viva la tie­rra debe morir el capi­ta­lis­mo”.

El pro­duc­ti­vis­mo, desa­rro­llis­mo, extrac­ti­vis­mo, con­su­mis­mo y el derro­che son hijos de una letal creen­cia, en la que el pro­gre­so, se con­si­de­ra como una línea ascen­den­te sin fin, para domi­nar la natu­ra­le­za, devo­rar­la y ago­tar­la, en un deli­ran­te acto de egoís­mo, caren­te de res­pon­sa­bi­li­dad con el futu­ro.

LA CONTRACULTURA SOCIALISTA, ¿CUÁNTO RETA?

La esen­cia del capi­ta­lis­mo resi­de en el énfa­sis que da al poseer, en detri­men­to del ser, por ello trans­for­ma todo en mer­can­cía, has­ta las rela­cio­nes huma­nas. Así, a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los ciu­da­da­nos se le colo­ca un pre­cio, con lo que se tor­na cos­tum­bre la com­pra de votos, pagar la asis­ten­cia a una movi­li­za­ción o afi­liar­se a un par­ti­do para obte­ner bene­fi­cios, que el res­to de la gen­te no dis­fru­ta.

Luchar por los cam­bios y la revo­lu­ción sin espe­rar retri­bu­cio­nes mate­ria­les, es fun­dar el buen vivir de las siguien­tes gene­ra­cio­nes, con lo que se apor­ta al desa­rro­llo de una con­tra­cul­tu­ra socia­lis­ta, que reta a la ideo­lo­gía domi­nan­te.

Otro aspec­to vital del socia­lis­mo ha esta­do en poten­ciar la fuer­za de lo comu­ni­ta­rio, la colec­ti­vi­dad, lo social, lo públi­co, las mayo­rías y lo nacio­nal, en con­tra­po­si­ción al inte­rés indi­vi­dual, pri­va­do, sec­to­rial y de eli­te. Fuer­za crea­ti­va socia­lis­ta expre­sa­da sobre todo en la pro­duc­ción, el poder y el saber popu­lar.

CONSENSO SI, IMPOSICIÓN NO

La izquier­da al con­ver­tir­se en artis­ta de tejer con­sen­sos, deja atrás la épo­ca de tra­tar en vano de con­ver­ger alre­de­dor de una supues­ta ver­dad úni­ca, den­tro de la cual los demás siem­pre se nos debían sumar.

Lograr uni­dad de acción alre­de­dor de pun­tos comu­nes, mien­tras se deja para ense­gui­da el deba­te de las dife­ren­cias, no sola­men­te es tener sen­ti­do de la tác­ti­ca, es ante todo implan­tar una cul­tu­ra de nego­cia­ción, en la que cada cual repre­sen­ta unos intere­ses, que pac­tan y saben cum­plir acuer­dos.

Luchar con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta, es que­brar su anti­quí­si­ma con­sig­na de impo­ner su volun­tad a los pue­blos, para reem­pla­zar­la, como lo ense­ña Eins­tein:

«(..) toda cla­se de coope­ra­ción pací­fi­ca entre los hom­bres está basa­da, en prin­ci­pio, en la mutua con­fian­za y sólo en segun­do lugar en ins­ti­tu­cio­nes tales como los tri­bu­na­les de jus­ti­cia y la poli­cía. Esto vale para las nacio­nes y los indi­vi­duos. Y el fun­da­men­to de la con­fian­za es la leal­tad».

LUCHAR POR LA PAZ Y RESISTIR A LA GUERRA IMPERIALISTA

Si la razón de ser de los impe­rios está en impo­ner­se por medio de la gue­rra, la razón de vida de los pue­blos ha esta­do en defen­der­se y resis­tir; para aque­llos, la paz equi­va­le a paci­fi­ca­ción, mien­tras que para el grue­so de la huma­ni­dad, la paz es jus­ti­cia y liber­tad.

Dos­cien­tos años de apa­ren­te vida repu­bli­ca­na en Colom­bia, han sido sos­te­ni­dos por la inin­te­rrum­pi­da agre­sión de la eli­te con­tra el pue­blo, has­ta lle­gar a per­fec­cio­nar el actual régi­men de terror de Esta­do, nutri­do por múl­ti­ples vías des­de la con­tra­in­sur­gen­cia impe­ria­lis­ta. Ésta, es la úni­ca for­ma como han podi­do man­te­ner vivo su mode­lo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral.

Luchar por la paz es lograr otro mode­lo eco­nó­mi­co social, den­tro de un régi­men demo­crá­ti­co; la eli­te y el impe­rio, son quie­nes esco­gen la vía para que el pue­blo los obten­ga.

TENSIÓN ENTRE DIVERSIDAD E IDENTIDAD

En la izquier­da cre­ce la con­cien­cia sobre el valor de la unión, ya que sin ella no habrá fuer­za y sin ésta no se pro­du­cen cam­bios, revo­lu­ción ni paz. Así, ha apren­di­do, que la con­fluen­cia es un con­cier­to de plu­ra­li­dad y diver­si­dad, com­po­si­ción de esfuer­zos, en que el lide­raz­go es com­par­ti­do.

La armo­nía y vigor de la diver­si­dad resi­de en la exce­len­cia de cada uno de sus com­po­nen­tes, que resul­ta tan­to de la cali­dad de su iden­ti­dad, como de su habi­li­dad para ser con otros.

La unión no pue­de redu­cir­se a la uni­for­mi­dad, así como la cons­truc­ción del con­sen­so no riñe con res­pe­tar a la opi­nión mayo­ri­ta­ria. De la mis­ma for­ma, que para garan­ti­zar la uni­dad se esta­ble­cen nive­les de auto­no­mía, que es algo dife­ren­te a que cada uno haga según su mero cri­te­rio indi­vi­dual.

PULSO ENTRE ESTADO Y SOCIEDAD

En la lucha por un mun­do mejor, muchos pue­blos logran esta­ble­cer Gobier­nos Demo­crá­ti­co Popu­la­res, des­de los que avan­zan hacia mayo­res nive­les de Poder Popu­lar. Sus Pro­gra­mas de izquier­da reco­gen intere­ses plu­ri­cla­sis­tas, mate­ria­li­za­dos des­de el Esta­do, los que satis­fa­cen unas veces de mejor for­ma y otras de mane­ra más pre­ca­ria, las aspi­ra­cio­nes de las cla­ses popu­la­res.

Un mode­lo eco­nó­mi­co y un régi­men al ser­vi­cio de las mayo­rías, sigue depen­dien­do de la par­ti­ci­pa­ción del pue­blo en estos pro­ce­sos de trans­for­ma­ción, la que no siem­pre es pro­mo­vi­da des­de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, quie­nes por iner­cia tien­den a mono­po­li­zar tales pro­ce­sos. Por el con­tra­rio, des­de el Esta­do, muchas veces se absor­be a las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas del pue­blo, impi­dien­do que el cam­bio y la revo­lu­ción se pro­ta­go­ni­cen des­de estos espa­cios de la socie­dad.

La pre­dis­po­si­ción casi espon­tá­nea hacia exa­ge­rar la fun­ción de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les en los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios, pue­de con­tra­rres­tar­se con la cons­truc­ción del Poder Popu­lar, entre otros com­po­nen­tes, por medio de la Fuer­za Polí­ti­ca de Masas, fun­da­men­tal­men­te por fue­ra de tal ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Es la ense­ñan­za que dejan las debi­li­da­des del mode­lo cons­trui­do en el vie­jo mun­do, en don­de la lucha socia­lis­ta se con­fi­nó en el ‘Trian­gu­lo de oro’ del sin­di­ca­to, el par­ti­do y el par­la­men­to, según cri­ti­ca de Ist­van Mes­za­ros.

CONTRAPOSICIÓN ENTRE NACIÓN Y PUEBLO

La gene­ra­ción de un Pro­yec­to de nación a par­tir de una Alian­za plu­ri­cla­sis­ta, un Pro­gra­ma de izquier­da y un Gobierno Demo­crá­ti­co Popu­lar, es una carac­te­rís­ti­ca sobre­sa­lien­te de los pro­ce­sos de cam­bio y revo­lu­ción, que se cons­tru­yen en Lati­noa­mé­ri­ca.

Des­de este Pro­yec­to se están recrean­do ele­men­tos de iden­ti­dad nacio­nal, en fun­ción de intere­ses pro­pios de cada país, de Nues­tra Amé­ri­ca y de los pue­blos del Sur del pla­ne­ta.

Es posi­ble lograr un rum­bo socia­lis­ta para este Pro­yec­to de nación en el mediano y lar­go pla­zo, afian­zan­do el Poder Popu­lar, en el que real­men­te la sobe­ra­nía resi­da en el pue­blo y los tra­ba­ja­do­res.

COLISIÓN ENTRE MOVIMIENTOS SOCIALES Y ORGANIZACIONES POLÍTICAS

Por la fuer­za de la cos­tum­bre, muchas veces la lucha social de las masas por obje­ti­vos inme­dia­tos trans­cu­rre por un carril para­le­lo, de la lucha de los par­ti­dos y movi­mien­tos de izquier­da, redu­ci­dos a la puja elec­to­ral. El reto de hacer­los con­fluir está requi­rien­do que des­de la lucha social se abar­quen pro­pó­si­tos de poder, más allá de lo pura­men­te gre­mial y sec­to­rial; jun­to al esfuer­zo hecho des­de los par­ti­dos por acom­pa­ñar, arti­cu­lar y cua­li­fi­car la lucha social; ade­más de la indis­pen­sa­ble con­ver­gen­cia de ambas ver­tien­tes de lucha, en un común Pro­yec­to de nación, que garan­ti­ce los intere­ses de las gran­des mayo­rías.

La con­fluen­cia de estos dos esfuer­zos de lucha ha par­ti­do del reco­no­ci­mien­to mutuo, de la espe­ci­fi­ci­dad, diná­mi­ca pro­pia y nece­si­dad de exis­ten­cia de cada uno, para lograr el avan­ce del cam­bio y la revo­lu­ción.

El fra­ca­so de las for­mas de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca pro­pias de dos siglos de repú­bli­cas oli­gár­qui­cas, tam­bién afec­ta a la izquier­da, un ejem­plo de ello está en el des­cré­di­to de nume­ro­sos diri­gen­tes gre­mia­les ante sus bases, a quie­nes ya no todos res­pal­dan, cuan­do se pos­tu­lan para car­gos de elec­ción popu­lar.

La solu­ción de fon­do está en pro­mo­ver la auto­ges­tión en las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, con un nue­vo tipo de lide­raz­go fun­da­do en la con­sig­na de “man­dar, obe­de­cien­do”. Lo que sig­ni­fi­ca una cons­truc­ción de diver­sas expre­sio­nes de van­guar­dia colec­ti­va des­de de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, movi­mien­tos, par­ti­dos e inte­lec­tua­les de izquier­da, que encar­nan una genui­na sobe­ra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *