La jus­ti­cia espa­ño­la en el tram­po­lín del ridícu­lo – Car­los Tena

Cono­cí a Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do Tou­rón (La Coru­ña, 1949), toda­vía fla­man­te Gran Jefe de la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do, cuan­do se ocu­pa­ba de ges­tio­nar los asun­tos de la Fede­ra­ción de Tele­vi­sio­nes Loca­les, una agru­pa­ción dedi­ca­da a poten­ciar ese medio audio­vi­sual en pue­blos y villas, al mar­gen de las auto­no­mías, que hoy en día sigue sien­do ges­tio­na­da por Pre­te­sa, otro de los cien­tos de ten­tácu­los del gru­po Pri­sa (¡fal­ta­ría más¡), enmar­ca­da bajo el rim­bom­ban­te y nada inte­li­gen­te nom­bre de Loca­lia, que sir­ve a los intere­ses de Polan­cos, Cebria­nes y Bor­bo­nes, para mani­pu­lar todo tipo de noti­cia que pue­da favo­re­cer sus espu­rios intere­ses de domi­na­ción del mer­ca­do, de cara a desa­rro­llar estra­te­gias alar­mis­tas sobre gobier­nos anti­ca­pi­ta­lis­tas, como es la cri­mi­na­li­za­ción del sis­te­ma boli­va­riano, en una bur­da y sinies­tra manio­bra por inten­tar “des­cu­brir” lazos entre las FARC colom­bia­nas y la orga­ni­za­ción sepa­ra­tis­ta vas­ca Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na.

Un nar­co­tra­fi­can­te y geno­ci­da como Álva­ro Uri­be (que como José María Aznar dan cla­ses en uni­ver­si­da­des yan­quis, lo que resul­ta nor­mal en aque­lla nación), pres­tó su régi­men, here­da­do por Juan Manuel San­tos tras unas elec­cio­nes paté­ti­cas en par­ti­ci­pa­ción y bes­tia­les en repre­sión y per­se­cu­ción de sin­di­ca­lis­tas, obre­ros o perio­dis­tas, para alte­rar el con­te­ni­do de algu­nos orde­na­do­res (compu­tado­ras per­so­na­les) requi­sa­dos a varios com­ba­tien­tes, inten­tan­do demos­trar al mun­do lo que no se pue­de cer­ti­fi­car ante la jus­ti­cia, apo­ya­dos por Pri­sa y las cor­po­ra­cio­nes al ser­vi­cio del neo fas­cis­mo más des­ca­ra­do. Que lo que no es ver­dad, debe pare­cer cier­to.

En aque­llos años en los que Con­de-Pum­pi­do reco­gía las miga­jas que le brin­da­ba Juan Luis Cebrián para hacer­se un nom­bre, el tal Cán­di­do pare­cía un pro­fe­sio­nal meticu­loso y bona­chón, de esos que uno sos­pe­cha ha apro­ba­do las asig­na­tu­ras, ade­más de por hin­car los codos, por gozar en su hogar de un ambien­te reple­to de olor a leyes, códi­gos y bole­ti­nes ofi­cia­les, que nor­mal­men­te ayu­da bas­tan­te a com­pren­der esas cosas tan enre­ve­sa­das del Dere­cho.

Siem­pre me intri­ga­ron los nobles ape­lli­dos como el de este sesu­do abo­ga­do, otro­ra por­ta­voz de Jue­ces para la Demo­cra­cia, en cuyo colec­ti­vo tra­ba­ja­ron algu­nos de los más hones­tos pro­fe­sio­na­les del mun­do del dere­cho. Un ape­lli­do como ese no es fácil de olvi­dar, y me dedi­qué unas horas a inves­ti­gar los orí­ge­nes de tan lus­tro­sa fami­lia, para cono­cer de cer­ca a la saga de Cán­di­do, quien como buen des­cen­dien­te de mili­tar fran­quis­ta, cum­ple lo que le dic­tan y no dis­cu­te las órde­nes. Cán­di­do ter­mi­nó dos carre­ras: Dere­cho, ade­más de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Empre­sa­ria­les, bajo la tute­la de su padre, Manuel Con­de-Pum­pi­do Ferrei­ro (Pon­te­ve­dra, 1927), abo­ga­do de cier­to renom­bre en toda Gali­cia y que deten­tó car­gos de cier­ta rele­van­cia duran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co, reci­bien­do un ejem­plo pre­cla­ro de su abue­lo, Luciano Con­de-Pum­pi­do, que había naci­do en El Ferrol y se dedi­có, como vocal y coro­nel audi­tor del ejér­ci­to del Cau­di­llo, a estam­par su fir­ma en dece­nas de sen­ten­cias de muer­te (mili­tan­tes de la UGT, CNT, etc.) como quien fir­ma che­ques sin fon­dos (Cau­sa 5037. sobre la cap­tu­ra del mer­can­te repu­bli­cano “Mar Can­tá­bri­co”), e inclu­so con­de­nar a cade­na per­pe­tua a tres meno­res de edad en el mis­mo pro­ce­so. Todo un ante­pa­sa­do inta­cha­ble, como diría José Bono.

Los Fis­ca­les Gene­ra­les del Esta­do siem­pre me han pare­ci­do una gen­te que nece­si­ta pare­cer estu­pen­da, muy pro­fe­sio­na­les, pero algo pusi­lá­ni­mes cuan­do hay que apli­car el dere­cho bajo los códi­gos inter­na­cio­na­les. ¿Para qué el “habeas cor­pus”?, ¿para qué “in dubio pro reo”? o ¿no está muy anti­cua­do eso de “la pre­sun­ción de ino­cen­cia”? ¿Es malo tor­tu­rar a un sos­pe­cho­so? O, siguien­do el ejem­plo del paté­ti­co Anto­nio Cama­cho ¿se debe inves­ti­gar los malos tra­tos a dete­ni­dos?

Me da en la nariz que Cán­di­do es un demó­cra­ta a lo Sebas­tián Piñe­ra; sim­ple­men­te cree que lo es, como su pre­si­den­te de gobierno, minis­tros, alcal­des y dece­nas de cole­gas repar­ti­dos por audien­cias y juz­ga­dos (More­nos, Velas­cos, Muri­llos, Mar­las­kas, etc.), quie­nes demues­tran no haber reci­bi­do una for­ma­ción exqui­si­ta, dada la tra­yec­to­ria y decla­ra­cio­nes, pro­ce­sos y sen­ten­cias cono­ci­das a lo lar­go de los últi­mos años. Ese es el pro­ble­ma. Cuan­do se olvi­da qué es un sis­te­ma par­ti­ci­pa­ti­vo y se vive un régi­men vio­len­to como este neo fran­quis­ta, sal­tan los fan­tas­mas de la fami­lia, de aque­lla que impu­so otros códi­gos, otras leyes y fron­te­ras, de las que debe ser muy difí­cil esca­par por mucho que se pro­nun­cien cada dos por tres slo­gans como “Así es la demo­cra­cia”, “Esto es demo­cra­cia”, “Este es un esta­do de dere­cho”, y otras lin­de­zas que, has­ta un nazi con­ven­ci­do como José María Aznar, acos­tum­bra a sol­tar ante los inde­fen­sos estu­dian­tes de las enlo­que­ci­das uni­ver­si­da­des que tie­nen la des­fa­cha­tez de invi­tar­le a ladrar.

En cier­ta oca­sión, Con­de-Pum­pi­do III comu­ni­có al Tri­bu­nal Supre­mo su opo­si­ción a que el Gobierno con­ce­die­ra el indul­to al ex secre­ta­rio de Esta­do de Segu­ri­dad Rafael Vera, con­de­na­do a sie­te años de pri­sión por la mal­ver­sa­ción de 3,5 millo­nes de euros roba­dos de los fon­dos públi­cos, por “no exis­tir razón algu­na para ello”. El delin­cuen­te salió de la cár­cel. No es aven­tu­ra­do supo­ner que un anó­ni­mo per­so­na­je con­sul­tó al Señor X (el sevi­llano), y éste a las letri­nas don­de resi­den quie­nes tra­ma­ron el terro­ris­mo que supu­sie­ron los GAL, para deci­dir si había o no per­dón para el esta­fa­dor. Con­de-Pum­pi­do se apren­dió la lec­ción, con lo que la deman­da fue una excep­ción en su futu­ra y bri­llan­te carre­ra.

Pero la Jus­ti­cia espa­ño­la se ha enca­ra­ma­do estas sema­nas a lo más alto del tram­po­lín del ridícu­lo. Sos­pe­char de la hones­ti­dad del sis­te­ma vene­zo­lano, por las decla­ra­cio­nes de dos pre­sun­tos miem­bros de ETA (obte­ni­das tras cin­co días de inco­mu­ni­ca­ción de ambos, que han denun­cia­do tor­tu­ras de todo tipo), y dar­les el gra­do de vero­si­mi­li­tud como para lan­zar­se a la zafia aven­tu­ra de colo­car a los espa­ño­les, des­in­for­ma­dos e incul­tos, en con­tra de aquel país y aquel gobierno, resul­ta tan estú­pi­do, tor­pe y des­ca­ra­do, que la manio­bra le sal­drá a Con­de-Pum­pi­do por la cula­ta.

La más que efi­cien­te, hones­ta y demo­crá­ti­ca Fis­ca­lía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na va a inves­ti­gar tales acu­sa­cio­nes, tras la peti­ción de Anto­nio Cubi­llas, ciu­da­dano vene­zo­lano en ple­ni­tud de sus dere­chos, ya que este ha soli­ci­ta­do que se vaya al fon­do del asun­to, cómo se obtu­vo esa infor­ma­ción, dón­de y cuán­do, lo que per­mi­ti­rá que el gobierno y la jus­ti­cia de Zapa­te­ro hagan de nue­vo el mayor de los ridícu­los. ¿Se inves­ti­gó en 2002 al enton­ces pre­si­den­te Aznar y a su eje­cu­ti­vo, sobre una posi­ble cone­xión del PP en el Car­mo­na­zo de Cara­cas, que se sal­dó con la huí­da de dece­nas de terro­ris­tas de aquel país y varios ase­si­na­tos? No es aven­tu­ra­do lo cho­ca­rre­ro del tema, por­que la jus­ti­cia bor­bó­ni­ca ya ha demos­tra­do su carác­ter gro­tes­co y pusi­lá­ni­me, cuan­do no se atre­ve a per­se­guir judi­cial­men­te a los ase­si­nos del perio­dis­ta espa­ñol José Couso, ulti­ma­do a manos de los mer­ce­na­rios del ejér­ci­to ame­ri­cano. Deja­ron al juez Pedraz sólo ante el peli­gro, mien­tras la Inter­pol mira­ba a Caa­ma­ño con cara de bro­ma.
.
Para Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do, a lo peor, con­tem­plar a un esbi­rro apun­tan­do con su tan­que hacia la habi­ta­ción de un Hotel, en el que sólo se alo­ja­ban cro­nis­tas y corres­pon­sa­les de gue­rra, no ha sido un dato sufi­cien­te­men­te explí­ci­to como para deci­dir la incul­pa­ción de los mili­ta­res. Pero sí, en cam­bio, lo son las con­fe­sio­nes de dos sos­pe­cho­sos inco­mu­ni­ca­dos, en un país al que los Rela­to­res de Nacio­nes Uni­das o la mis­ma Amnis­tía Inter­na­cio­nal han lla­ma­do la aten­ción en nume­ro­sas oca­sio­nes, por las fun­da­das sos­pe­chas de que la tor­tu­ra en Espa­ña sigue sien­do tan habi­tual como el estor­nu­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *