La jus­ti­cia espa­ño­la en el tram­po­lín del ridícu­lo – Car­los Tena

Cono­cí a Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do Tou­rón (La Coru­ña, 1949), toda­vía fla­man­te Gran Jefe de la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do, cuan­do se ocu­pa­ba de ges­tio­nar los asun­tos de la Fede­ra­ción de Tele­vi­sio­nes Loca­les, una agru­pa­ción dedi­ca­da a poten­ciar ese medio audio­vi­sual en pue­blos y villas, al mar­gen de las auto­no­mías, que hoy en día sigue sien­do ges­tio­na­da por Pre­te­sa, otro de los cien­tos de ten­tácu­los del gru­po Pri­sa (¡fal­ta­ría más¡), enmar­ca­da bajo el rim­bom­ban­te y nada inte­li­gen­te nom­bre de Loca­lia, que sir­ve a los intere­ses de Polan­cos, Cebria­nes y Bor­bo­nes, para mani­pu­lar todo tipo de noti­cia que pue­da favo­re­cer sus espu­rios intere­ses de domi­na­ción del mer­ca­do, de cara a desa­rro­llar estra­te­gias alar­mis­tas sobre gobier­nos anti­ca­pi­ta­lis­tas, como es la cri­mi­na­li­za­ción del sis­te­ma boli­va­riano, en una bur­da y sinies­tra manio­bra por inten­tar “des­cu­brir” lazos entre las FARC colom­bia­nas y la orga­ni­za­ción sepa­ra­tis­ta vas­ca Eus­ka­di Ta Askatasuna.

Un nar­co­tra­fi­can­te y geno­ci­da como Álva­ro Uri­be (que como José María Aznar dan cla­ses en uni­ver­si­da­des yan­quis, lo que resul­ta nor­mal en aque­lla nación), pres­tó su régi­men, here­da­do por Juan Manuel San­tos tras unas elec­cio­nes paté­ti­cas en par­ti­ci­pa­ción y bes­tia­les en repre­sión y per­se­cu­ción de sin­di­ca­lis­tas, obre­ros o perio­dis­tas, para alte­rar el con­te­ni­do de algu­nos orde­na­do­res (compu­tado­ras per­so­na­les) requi­sa­dos a varios com­ba­tien­tes, inten­tan­do demos­trar al mun­do lo que no se pue­de cer­ti­fi­car ante la jus­ti­cia, apo­ya­dos por Pri­sa y las cor­po­ra­cio­nes al ser­vi­cio del neo fas­cis­mo más des­ca­ra­do. Que lo que no es ver­dad, debe pare­cer cierto.

En aque­llos años en los que Con­de-Pum­pi­do reco­gía las miga­jas que le brin­da­ba Juan Luis Cebrián para hacer­se un nom­bre, el tal Cán­di­do pare­cía un pro­fe­sio­nal meticu­loso y bona­chón, de esos que uno sos­pe­cha ha apro­ba­do las asig­na­tu­ras, ade­más de por hin­car los codos, por gozar en su hogar de un ambien­te reple­to de olor a leyes, códi­gos y bole­ti­nes ofi­cia­les, que nor­mal­men­te ayu­da bas­tan­te a com­pren­der esas cosas tan enre­ve­sa­das del Derecho.

Siem­pre me intri­ga­ron los nobles ape­lli­dos como el de este sesu­do abo­ga­do, otro­ra por­ta­voz de Jue­ces para la Demo­cra­cia, en cuyo colec­ti­vo tra­ba­ja­ron algu­nos de los más hones­tos pro­fe­sio­na­les del mun­do del dere­cho. Un ape­lli­do como ese no es fácil de olvi­dar, y me dedi­qué unas horas a inves­ti­gar los orí­ge­nes de tan lus­tro­sa fami­lia, para cono­cer de cer­ca a la saga de Cán­di­do, quien como buen des­cen­dien­te de mili­tar fran­quis­ta, cum­ple lo que le dic­tan y no dis­cu­te las órde­nes. Cán­di­do ter­mi­nó dos carre­ras: Dere­cho, ade­más de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Empre­sa­ria­les, bajo la tute­la de su padre, Manuel Con­de-Pum­pi­do Ferrei­ro (Pon­te­ve­dra, 1927), abo­ga­do de cier­to renom­bre en toda Gali­cia y que deten­tó car­gos de cier­ta rele­van­cia duran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co, reci­bien­do un ejem­plo pre­cla­ro de su abue­lo, Luciano Con­de-Pum­pi­do, que había naci­do en El Ferrol y se dedi­có, como vocal y coro­nel audi­tor del ejér­ci­to del Cau­di­llo, a estam­par su fir­ma en dece­nas de sen­ten­cias de muer­te (mili­tan­tes de la UGT, CNT, etc.) como quien fir­ma che­ques sin fon­dos (Cau­sa 5037. sobre la cap­tu­ra del mer­can­te repu­bli­cano “Mar Can­tá­bri­co”), e inclu­so con­de­nar a cade­na per­pe­tua a tres meno­res de edad en el mis­mo pro­ce­so. Todo un ante­pa­sa­do inta­cha­ble, como diría José Bono.

Los Fis­ca­les Gene­ra­les del Esta­do siem­pre me han pare­ci­do una gen­te que nece­si­ta pare­cer estu­pen­da, muy pro­fe­sio­na­les, pero algo pusi­lá­ni­mes cuan­do hay que apli­car el dere­cho bajo los códi­gos inter­na­cio­na­les. ¿Para qué el “habeas cor­pus”?, ¿para qué “in dubio pro reo”? o ¿no está muy anti­cua­do eso de “la pre­sun­ción de ino­cen­cia”? ¿Es malo tor­tu­rar a un sos­pe­cho­so? O, siguien­do el ejem­plo del paté­ti­co Anto­nio Cama­cho ¿se debe inves­ti­gar los malos tra­tos a detenidos?

Me da en la nariz que Cán­di­do es un demó­cra­ta a lo Sebas­tián Piñe­ra; sim­ple­men­te cree que lo es, como su pre­si­den­te de gobierno, minis­tros, alcal­des y dece­nas de cole­gas repar­ti­dos por audien­cias y juz­ga­dos (More­nos, Velas­cos, Muri­llos, Mar­las­kas, etc.), quie­nes demues­tran no haber reci­bi­do una for­ma­ción exqui­si­ta, dada la tra­yec­to­ria y decla­ra­cio­nes, pro­ce­sos y sen­ten­cias cono­ci­das a lo lar­go de los últi­mos años. Ese es el pro­ble­ma. Cuan­do se olvi­da qué es un sis­te­ma par­ti­ci­pa­ti­vo y se vive un régi­men vio­len­to como este neo fran­quis­ta, sal­tan los fan­tas­mas de la fami­lia, de aque­lla que impu­so otros códi­gos, otras leyes y fron­te­ras, de las que debe ser muy difí­cil esca­par por mucho que se pro­nun­cien cada dos por tres slo­gans como “Así es la demo­cra­cia”, “Esto es demo­cra­cia”, “Este es un esta­do de dere­cho”, y otras lin­de­zas que, has­ta un nazi con­ven­ci­do como José María Aznar, acos­tum­bra a sol­tar ante los inde­fen­sos estu­dian­tes de las enlo­que­ci­das uni­ver­si­da­des que tie­nen la des­fa­cha­tez de invi­tar­le a ladrar.

En cier­ta oca­sión, Con­de-Pum­pi­do III comu­ni­có al Tri­bu­nal Supre­mo su opo­si­ción a que el Gobierno con­ce­die­ra el indul­to al ex secre­ta­rio de Esta­do de Segu­ri­dad Rafael Vera, con­de­na­do a sie­te años de pri­sión por la mal­ver­sa­ción de 3,5 millo­nes de euros roba­dos de los fon­dos públi­cos, por “no exis­tir razón algu­na para ello”. El delin­cuen­te salió de la cár­cel. No es aven­tu­ra­do supo­ner que un anó­ni­mo per­so­na­je con­sul­tó al Señor X (el sevi­llano), y éste a las letri­nas don­de resi­den quie­nes tra­ma­ron el terro­ris­mo que supu­sie­ron los GAL, para deci­dir si había o no per­dón para el esta­fa­dor. Con­de-Pum­pi­do se apren­dió la lec­ción, con lo que la deman­da fue una excep­ción en su futu­ra y bri­llan­te carrera.

Pero la Jus­ti­cia espa­ño­la se ha enca­ra­ma­do estas sema­nas a lo más alto del tram­po­lín del ridícu­lo. Sos­pe­char de la hones­ti­dad del sis­te­ma vene­zo­lano, por las decla­ra­cio­nes de dos pre­sun­tos miem­bros de ETA (obte­ni­das tras cin­co días de inco­mu­ni­ca­ción de ambos, que han denun­cia­do tor­tu­ras de todo tipo), y dar­les el gra­do de vero­si­mi­li­tud como para lan­zar­se a la zafia aven­tu­ra de colo­car a los espa­ño­les, des­in­for­ma­dos e incul­tos, en con­tra de aquel país y aquel gobierno, resul­ta tan estú­pi­do, tor­pe y des­ca­ra­do, que la manio­bra le sal­drá a Con­de-Pum­pi­do por la culata.

La más que efi­cien­te, hones­ta y demo­crá­ti­ca Fis­ca­lía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na va a inves­ti­gar tales acu­sa­cio­nes, tras la peti­ción de Anto­nio Cubi­llas, ciu­da­dano vene­zo­lano en ple­ni­tud de sus dere­chos, ya que este ha soli­ci­ta­do que se vaya al fon­do del asun­to, cómo se obtu­vo esa infor­ma­ción, dón­de y cuán­do, lo que per­mi­ti­rá que el gobierno y la jus­ti­cia de Zapa­te­ro hagan de nue­vo el mayor de los ridícu­los. ¿Se inves­ti­gó en 2002 al enton­ces pre­si­den­te Aznar y a su eje­cu­ti­vo, sobre una posi­ble cone­xión del PP en el Car­mo­na­zo de Cara­cas, que se sal­dó con la huí­da de dece­nas de terro­ris­tas de aquel país y varios ase­si­na­tos? No es aven­tu­ra­do lo cho­ca­rre­ro del tema, por­que la jus­ti­cia bor­bó­ni­ca ya ha demos­tra­do su carác­ter gro­tes­co y pusi­lá­ni­me, cuan­do no se atre­ve a per­se­guir judi­cial­men­te a los ase­si­nos del perio­dis­ta espa­ñol José Couso, ulti­ma­do a manos de los mer­ce­na­rios del ejér­ci­to ame­ri­cano. Deja­ron al juez Pedraz sólo ante el peli­gro, mien­tras la Inter­pol mira­ba a Caa­ma­ño con cara de broma.
.
Para Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do, a lo peor, con­tem­plar a un esbi­rro apun­tan­do con su tan­que hacia la habi­ta­ción de un Hotel, en el que sólo se alo­ja­ban cro­nis­tas y corres­pon­sa­les de gue­rra, no ha sido un dato sufi­cien­te­men­te explí­ci­to como para deci­dir la incul­pa­ción de los mili­ta­res. Pero sí, en cam­bio, lo son las con­fe­sio­nes de dos sos­pe­cho­sos inco­mu­ni­ca­dos, en un país al que los Rela­to­res de Nacio­nes Uni­das o la mis­ma Amnis­tía Inter­na­cio­nal han lla­ma­do la aten­ción en nume­ro­sas oca­sio­nes, por las fun­da­das sos­pe­chas de que la tor­tu­ra en Espa­ña sigue sien­do tan habi­tual como el estornudo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.