Etxe­rat ante los últi­mos suce­sos

Etxe­rat quie­re denun­ciar con fir­me­za lo acon­te­ci­do duran­te las últi­mas fechas en las pri­sio­nes de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Una cruel reali­dad que se repi­te cons­tan­te­men­te y que no hace más que ahon­dar en el sufri­mien­to y la vul­ne­ra­ción de dere­chos que sufren las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Noso­tros y noso­tras, los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas tam­po­co nos libra­mos del aco­so cons­tan­te al que veni­mos sien­do some­ti­dos a lo lar­go del últi­mo año. Las per­so­nas que nos mues­tran su soli­da­ri­dad tam­po­co se libran de ser cas­ti­ga­dos sin visi­ta.

Pron­to se va a cum­plir un año de la pues­ta en mar­cha de los cacheos humi­llan­tes antes de entrar en los vis a vis. Una situa­ción que ha pro­vo­ca­do la pér­di­da de cien­tos de visi­tas y, en la prác­ti­ca, el robo de cien­tos de besos, cari­cias, abra­zos, son­ri­sas y momen­tos irre­pe­ti­bles. Una ini­cia­ti­va con la que el Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol ha bus­ca­do rom­per la uni­dad del Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos (EPPK) así como bus­car la dis­cor­dia entre fami­lia­res. Una medi­da que, ade­más de vul­ne­rar los dere­chos más ele­men­ta­les per­si­gue con­se­guir intere­ses polí­ti­cos abso­lu­ta­men­te bas­tar­dos a tra­vés del sufri­mien­to de una gran par­te de la socie­dad vas­ca.

Ata­car a los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos supo­ne arre­me­ter con­tra la socie­dad vas­ca. Y es que fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos los pode­mos encon­trar en todas las capas y ámbi­tos de la socie­dad vas­ca. Miles de per­so­nas per­te­ne­cien­tes al mun­do de la cul­tu­ra, la músi­ca, el arte, la lite­ra­tu­ra, el depor­te de alta com­pe­ti­ción, la polí­ti­ca, el sin­di­ca­lis­mo, la uni­ver­si­dad, la medi­ci­na, la cien­cia y las nue­vas tec­no­lo­gías, los medios de comu­ni­ca­ción, el sec­tor públi­co, la empre­sa o la res­tau­ra­ción cuen­tan con rela­ción direc­ta con las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Por tan­to, le corres­pon­de a toda la socie­dad arro­par a los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Es tarea de todos y todas denun­ciar estas con­cul­ca­cio­nes de dere­chos.

Más aún en el esce­na­rio que se está abrien­do en Eus­kal Herria. Un tiem­po para la espe­ran­za y la acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a un eje fun­da­men­tal: el res­pe­to a los dere­chos de todas las per­so­nas en toda Eus­kal Herria. Inclui­dos, por supues­to, el res­pe­to a los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das y su par­ti­ci­pa­ción en un pro­ce­so que trai­ga con­si­go una solu­ción demo­crá­ti­ca a Eus­kal Herria. Lo dicho, es tarea de todos y todas cons­truir un futu­ro mejor para este pue­blo y poner un enor­me dique de con­ten­ción para des­ac­ti­var la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te. Una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que vul­ne­ra dia­ria­men­te los dere­chos más ele­men­ta­les.

Lectura de la asociación Etxerat  ante los últimos sucesos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *