El impe­rio por den­tro – Fidel Cas­tro (Cuar­ta par­te)

CAPÍTULOS 20 Y 21

“Con­ti­núan las valo­ra­cio­nes sobre las opcio­nes rela­cio­na­das con la gue­rra en Afga­nis­tán. Se iden­ti­fi­can tres prio­ri­da­des en tér­mi­nos de esfuer­zos de carác­ter civil: la agri­cul­tu­ra, la edu­ca­ción y la reduc­ción de los cul­ti­vos de ama­po­la. Si se logra­ban estos obje­ti­vos se podría soca­var el apo­yo al Tali­bán.

“La gran pre­gun­ta seguía sien­do qué se podía hacer en un año.

“Petraeus dijo haber redac­ta­do un manual titu­la­do ‘Lec­cio­nes sobre la recon­ci­lia­ción’, sobre sus expe­rien­cias en Irak, del cual Mullen no tenía cono­ci­mien­to.

“Según las encues­tas públi­cas, dos de cada tres esta­dou­ni­den­ses pen­sa­ban que el Pre­si­den­te care­cía de un plan bien defi­ni­do para Afga­nis­tán. Inclu­so entre la pobla­ción, las opi­nio­nes esta­ban divi­di­das acer­ca de cómo pro­ce­der.

“Axel­rod res­pi­ró pro­fun­do. El públi­co no hacía dis­tin­ción entre el Tali­bán y Al Qae­da. Eso podía ser par­te del pro­ble­ma.

“Sólo el 45 por cien­to de la pobla­ción apro­ba­ba la mane­ra en que Oba­ma mane­ja­ba el asun­to de la gue­rra (había per­di­do 10 pun­tos en un mes, 15 pun­tos des­de el mes de agos­to y 18 des­de que alcan­zó su nivel más alto). La reduc­ción de la cifra se debía a la pér­di­da del apo­yo repu­bli­cano.

“Axel­rod no se preo­cu­pa­ba; decía que al final serían él o todos los que expli­ca­rían cuál era la deci­sión en tér­mi­nos cla­ros, para que la gen­te pudie­ra enten­der lo que se esta­ba hacien­do y por qué.

“Panet­ta decla­ró que nin­gún pre­si­den­te demó­cra­ta podía ir en con­tra de las reco­men­da­cio­nes de los mili­ta­res, en espe­cial si el Pre­si­den­te las había soli­ci­ta­do. Su reco­men­da­ción era hacer lo que ellos decían. Les expre­só a otros fun­cio­na­rios de la Casa Blan­ca que en su opi­nión la deci­sión debía haber sido toma­da en una sema­na, pero que Oba­ma nun­ca le pre­gun­tó y que él nun­ca le había expre­sa­do volun­ta­ria­men­te su opi­nión al Pre­si­den­te.

“El ex vice­pre­si­den­te Dick Che­ney expre­só públi­ca­men­te que los Esta­dos Uni­dos no debían titu­bear cuan­do sus fuer­zas arma­das esta­ban en peli­gro.

“Oba­ma desea­ba tomar una deci­sión antes de su via­je por Asia. Dijo que aún no se le habían pre­sen­ta­do dos opcio­nes, que eran los 40 000 efec­ti­vos o nada. Dijo que que­ría una nue­va opción esa mis­ma sema­na. Tenía en su mano un memo­ran­do de dos hojas envia­do por su direc­tor de pre­su­pues­to, Peter Ors­zag, con el esti­ma­do de los cos­tos de la gue­rra en Afga­nis­tán. Según la estra­te­gia reco­men­da­da por McChrys­tal, el cos­to duran­te los pró­xi­mos 10 años sería 889 mil millo­nes de dóla­res, casi 1 billón de dóla­res.

“‘Esto no es lo que yo estoy bus­can­do’, dijo Oba­ma. ‘No voy a pro­lon­gar esto duran­te diez años; no voy a enfras­car­me en la cons­truc­ción de una nación a lar­go pla­zo. No voy a gas­tar un billón de dóla­res. Les he esta­do pre­sio­nan­do al res­pec­to.’

“‘Esto no está en fun­ción del inte­rés nacio­nal. Sí, es nece­sa­rio inter­na­cio­na­li­zar esta situa­ción. Esa es una de las gran­des fallas del plan que se me ha pre­sen­ta­do.’

“Gates apo­ya­ba la soli­ci­tud de tro­pas de McChrys­tal, pero por el momen­to era nece­sa­rio rete­ner a la cuar­ta bri­ga­da.

“Oba­ma dijo: ‘Qui­zás no nece­si­te­mos a la cuar­ta bri­ga­da, ni a los 400 000 efec­ti­vos de las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas que McChrys­tal se pro­po­ne entre­nar. Pudié­ra­mos aspi­rar a un cre­ci­mien­to más mesu­ra­do de esta fuer­za. Pudié­ra­mos incre­men­tar los efec­ti­vos para con­tra­rres­tar el auge enemi­go pero sin enfras­car­nos en una estra­te­gia a lar­go pla­zo.’

“Hillary opi­na­ba que a McChrys­tal se le debía dar lo que él pedía, pero coin­ci­día en que se debía espe­rar antes de enviar a la cuar­ta bri­ga­da.

“Oba­ma le pre­gun­tó a Gates: ‘¿Real­men­te nece­si­tas 40 000 efec­ti­vos para rever­tir el auge del Tali­bán? ¿Qué tal si envia­mos de 15 000 a 20 000? ¿Por qué no sería sufi­cien­te con esa can­ti­dad de tro­pas?’ Reite­ró que no esta­ba de acuer­do con gas­tar un billón de dóla­res ni con una estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia que se pro­lon­ga­se duran­te diez años.

“‘Quie­ro una estra­te­gia de sali­da’, agre­gó el Pre­si­den­te.

“Todo el mun­do se dio cuen­ta de que, al apo­yar a McChrys­tal, Hillary unía fuer­zas con los mili­ta­res y con el Secre­ta­rio de Defen­sa, limi­tan­do así la capa­ci­dad de manio­bra del Pre­si­den­te. Había redu­ci­do sus posi­bi­li­da­des de aspi­rar a un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te menor de tro­pas o una polí­ti­ca más mode­ra­da.

“Era un momen­to deci­si­vo en sus rela­cio­nes con la Casa Blan­ca. ¿Era ella de con­fiar? ¿Podía ella algún día per­te­ne­cer real­men­te al equi­po de Oba­ma? ¿Había sido ella en algún momen­to par­te de su equi­po? Gates pen­sa­ba que ella habla­ba a par­tir de sus pro­pias con­vic­cio­nes.

“Muy pron­to aque­llos que tenían ideas simi­la­res se agru­pa­ron. Biden, Blin­ken, Doni­lon, Lute, Bren­nan y McDo­nough era un gru­po pode­ro­so, cer­cano a Oba­ma en muchos sen­ti­dos, y eran el equi­li­brio con­tra el fren­te uni­do com­pues­to por Gates, Mullen, Petraeus, McChrys­tal y aho­ra Clin­ton.

“CAPÍTULOS 22 Y 23

“Oba­ma con­vo­có a los jefes del Esta­do Mayor a la Casa Blan­ca. Duran­te los últi­mos dos meses los mili­ta­res uni­for­ma­dos habían esta­do insis­tien­do en el envío de 40 000 efec­ti­vos, pero los jefes de los ser­vi­cios indi­vi­dua­les aún no habían sido con­sul­ta­dos. Los jefes del Ejér­ci­to, la Mari­na de Gue­rra, los Infan­tes de Mari­na y la Fuer­za Aérea eran los que reclu­ta­ban, entre­na­ban, equi­pa­ban y sumi­nis­tra­ban las tro­pas para los coman­dan­tes como Petraeus y sus jefes subor­di­na­dos en el terreno como McChrys­tal. Estos dos últi­mos no asis­tie­ron por encon­trar­se en Afga­nis­tán.

“Oba­ma les pidió que le pro­pu­sie­ran tres opcio­nes.

“James Con­way, coman­dan­te gene­ral de los mari­nes, se refi­rió a la aler­gia de los com­ba­tien­tes a las misio­nes pro­lon­ga­das que se extien­den más allá de la derro­ta del enemi­go. Su reco­men­da­ción era que el Pre­si­den­te no debía enfras­car­se en una ope­ra­ción a lar­go pla­zo para la cons­truc­ción de una nación.

“El gene­ral Geor­ge Casey, jefe del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to, dijo que el reti­ro pro­gra­ma­do en Irak le per­mi­ti­ría al ejér­ci­to dis­po­ner de los 40 000 efec­ti­vos para Afga­nis­tán, pero que se sen­tía escép­ti­co con res­pec­to a los gran­des com­pro­mi­sos de tro­pas en estas gue­rras. Para él la cla­ve esta­ba en una tran­si­ción rápi­da, pero que el plan de 40 000 era un ries­go glo­bal acep­ta­ble para el ejér­ci­to.

“El jefe de ope­ra­cio­nes nava­les y el jefe de la Fuer­za Aérea tenían poco que decir, pues cual­quie­ra que fue­se la deci­sión en Afga­nis­tán, el impac­to en sus fuer­zas sería míni­mo.

“Final­men­te Mullen le pre­sen­tó al Pre­si­den­te tres opcio­nes:

“1. 85 000 efec­ti­vos. Esto era una cifra impo­si­ble. Todos sabían que no se dis­po­nía de esta fuer­za.

“2. 40 000 efec­ti­vos.

“3. de 30 000 a 35 000 efec­ti­vos.

“La opción híbri­da era de 20 000 efec­ti­vos o dos bri­ga­das para dis­per­sar al Tali­bán y entre­nar a las tro­pas afga­nas.

“CAPÍTULOS 24 Y 25

“Oba­ma le pro­po­ne al Pre­si­den­te pakis­ta­ní una esca­la­da con­tra los gru­pos terro­ris­tas que ope­ra­ban des­de ese país.

“El Direc­tor de la CIA dijo espe­rar pleno apo­yo de Pakis­tán, dado que Al Qae­da y sus segui­do­res eran enemi­gos comu­nes. Agre­gó que se tra­ta­ba de la pro­pia super­vi­ven­cia de Pakis­tán.

“Oba­ma se daba cuen­ta de que la cla­ve para man­te­ner uni­do al equi­po de segu­ri­dad nacio­nal era Gates.

“Tras su regre­so de Asia, Oba­ma con­vo­ca una reu­nión de su equi­po de segu­ri­dad nacio­nal y les pro­me­tió que en dos días toma­ría la deci­sión final. Dijo estar de acuer­do con los obje­ti­vos menos ambi­cio­sos y más rea­lis­tas, y que dichos obje­ti­vos debían lograr­se en un perío­do de tiem­po más cor­to que el que el Pen­tá­gono había reco­men­da­do ini­cial­men­te. Agre­gó que el núme­ro de tro­pas comen­za­ría a dis­mi­nuir a par­tir del mes de julio de 2011, el perío­do de tiem­po que Gates había suge­ri­do en la últi­ma sesión.

“‘No nece­si­ta­mos per­fec­ción; cua­tro­cien­tos mil no va a ser la cifra a la cual lle­ga­re­mos antes de que comen­ce­mos a redu­cir las tro­pas.’

“Hillary pare­cía casi sal­tar sobre su asien­to, dan­do mues­tras de que que­ría que la deja­sen hablar, pero Jones ya había deci­di­do el orden de pala­bra y la Secre­ta­ria tuvo que escu­char pri­me­ro los comen­ta­rios de Biden.

“Biden había ela­bo­ra­do un memo­ran­do que apo­ya­ba al Pre­si­den­te, que cues­tio­na­ba el tiem­po y los obje­ti­vos de la estra­te­gia. Petraeus sen­tía como si el aire aban­do­na­ra la sala.

“Biden no esta­ba segu­ro de que la cifra de 40 000 era sos­te­ni­ble des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co y tenía muchas inte­rro­gan­tes acer­ca de la via­bi­li­dad de los ele­men­tos de la estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia.

“Clin­ton tuvo la opor­tu­ni­dad de hablar. Ella apo­ya­ba ple­na­men­te la estra­te­gia. ‘Hemos pasa­do un año espe­ran­do por una elec­ción y un nue­vo gobierno allí. La comu­ni­dad inter­na­cio­nal y Kar­zai saben cuál sería el des­en­la­ce si no incre­men­ta­mos nues­tros com­pro­mi­sos. Lo que esta­mos hacien­do aho­ra no va a dar resul­ta­dos. El plan no es todo lo que noso­tros hubié­se­mos que­ri­do, pero no lo sabre­mos si no nos com­pro­me­te­mos. Yo apo­yo el esfuer­zo; tie­ne un cos­to enor­me, pero si lo aco­me­te­mos sin deseos no vamos a lograr nada’. Sus pala­bras eran una ver­sión de una fra­se muy usual en ella cuan­do era Pri­me­ra Dama de la Casa Blan­ca y que aún uti­li­za con regu­la­ri­dad: ‘fín­ge­lo has­ta lograr­lo.’

“Gates pro­po­nía espe­rar has­ta diciem­bre de 2010 para hacer una eva­lua­ción total de la situa­ción. Creía que el mes de julio era una fecha muy anti­ci­pa­da para ello.

“Mullen, a tra­vés de una video­con­fe­ren­cia des­de Gine­bra, apo­ya­ba el plan y dijo que era nece­sa­rio enviar tro­pas lo más rápi­do posi­ble, que esta­ba segu­ro de que la estra­te­gia para una con­tra­in­sur­gen­cia iba a tener resul­ta­dos.

“Al ver que se ali­nea­ba un blo­que a favor del envío de los 40 000 efec­ti­vos, el Pre­si­den­te inter­vino: ‘No quie­ro ver­me den­tro de seis meses dis­cu­tien­do en esta sala el envío de otros 40 000.’

“‘No vamos a pedir otros 40 000′, dijo Mullen.

“Petraeus expre­só que apo­ya­ba cual­quier deci­sión que toma­ra el Pre­si­den­te. Y des­pués de haber decla­ra­do su apo­yo incon­di­cio­nal, expre­só que su reco­men­da­ción, des­de el pun­to de vis­ta mili­tar, era que los obje­ti­vos no se podrían lograr con menos de 40 000 efec­ti­vos.

“Peter Ors­zag dijo que pro­ba­ble­men­te habría que pedir­le al Con­gre­so un finan­cia­mien­to adi­cio­nal.

“Hol­broo­ke esta­ba de acuer­do con lo expre­sa­do por Hillary.

“Bren­nan ase­gu­ró que el pro­gra­ma anti­te­rro­ris­ta con­ti­nua­ría inde­pen­dien­te­men­te de la deci­sión que se toma­se.

“Emma­nuel se refi­rió a la difi­cul­tad de pedir un finan­cia­mien­to adi­cio­nal al Con­gre­so.

“Cartw­right dijo que apo­ya­ba la opción híbri­da de 20 000 efec­ti­vos.

“El Pre­si­den­te inten­tó resu­mir. ‘Al cabo de dos años aún hay ele­men­tos ambi­guos en esta situa­ción’, dijo. Les dio las gra­cias a todos y anun­ció que esta­ría tra­ba­jan­do en esto duran­te el fin de sema­na para tomar una deci­sión defi­ni­ti­va a prin­ci­pios de la sema­na entran­te.

“El miér­co­les 25 de noviem­bre Oba­ma se reu­nió en la Ofi­ci­na Oval con Jones, Doni­lon, McDo­nough y Rho­des. Dijo estar incli­na­do a apro­bar el envío de 30 000 efec­ti­vos, pero que esta deci­sión no era defi­ni­ti­va.

“‘Esto tie­ne que ser un plan para trans­fe­rir­les el man­do y salir de Afga­nis­tán. Todo lo que haga­mos tie­ne que estar cen­tra­do en la mane­ra en que vamos a redu­cir nues­tra pre­sen­cia allí. Es par­te de nues­tro inte­rés de segu­ri­dad nacio­nal. Tie­ne que que­dar cla­ro que esto es lo que esta­mos hacien­do’, dijo Oba­ma. ‘El pue­blo esta­dou­ni­den­se no entien­de de núme­ro de bri­ga­das, sino de núme­ro de tro­pas. Y he deci­di­do que sean 30 000.’

“Oba­ma aho­ra pare­cía más segu­ro acer­ca de la cifra de efec­ti­vos.

“‘Tene­mos que acla­rar­le al pue­blo que el cán­cer está en Pakis­tán. La razón por la cual esta­mos ope­ran­do en Afga­nis­tán es para que el cán­cer no se expan­da hacia allá. Y tam­bién nece­si­ta­mos extir­par el cán­cer de Pakis­tán.’

“Pare­cía que la cifra de 30 000 era ina­mo­vi­ble. Oba­ma comen­tó que des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co era para él más fácil decir que no a los 30 000, pues así podría dedi­car­se a la agen­da nacio­nal, que él que­ría fue­se el cen­tro de su man­da­to como Pre­si­den­te. Pero los mili­ta­res no enten­dían eso.

“‘Polí­ti­ca­men­te sería más fácil para mí dar un dis­cur­so y decir que el pue­blo esta­dou­ni­den­se esta­ba har­to de esta gue­rra, y que íba­mos a enviar sola­men­te 10 000 ase­so­res por­que esa era la mane­ra en que íba­mos a poder salir de allí. Pero los mili­ta­res se iban a moles­tar.’

“Era evi­den­te que una gran par­te de Oba­ma que­ría pre­ci­sa­men­te pro­nun­ciar ese dis­cur­so. Pare­cía que lo esta­ba ensa­yan­do.

“Doni­lon dijo que Gates renun­cia­ría si sólo se envia­ban 10 000 ase­so­res.

“‘Eso sería algo difí­cil’, dijo Oba­ma, ‘por­que no exis­te en mi equi­po de segu­ri­dad nacio­nal otro miem­bro más fuer­te que él.’

“El Pre­si­den­te esta­ba deci­di­do a anun­ciar los 30 000, para poder man­te­ner jun­ta a la fami­lia.

“CAPÍTULOS 26 Y 27

“El 27 de noviem­bre Oba­ma invi­tó nue­va­men­te a Colin Powell a su ofi­ci­na para una con­ver­sa­ción pri­va­da. El Pre­si­den­te le dijo que se esta­ba deba­tien­do entre varios pun­tos de vis­ta dife­ren­tes. Los mili­ta­res se habían uni­do para apo­yar a McChrys­tal y su soli­ci­tud de 40 000 efec­ti­vos, y sus ase­so­res polí­ti­cos esta­ban muy escép­ti­cos. Él con­ti­nua­ba pidien­do nue­vos enfo­ques, pero seguían dán­do­le las mis­mas opcio­nes.

“Powell le dijo: ‘Usted no tie­ne por qué aguan­tar eso. Usted es el Coman­dan­te en Jefe. Esos tipos tra­ba­jan para usted. El hecho de que adop­ten una posi­ción uná­ni­me en sus reco­men­da­cio­nes no sig­ni­fi­ca que las mis­mas sean las correc­tas. Gene­ra­les hay varios, pero exis­te sólo un Coman­dan­te en Jefe.’

“Oba­ma con­si­de­ra­ba a Powell un ami­go.

“Un día des­pués de Acción de Gra­cias, Jones, Doni­lon, Emma­nuel, McDo­nough, Lute y el coro­nel John Tien, vete­rano de Irak, fue­ron a ver al Pre­si­den­te en su ofi­ci­na. Oba­ma pre­gun­tó por qué se reu­nían de nue­vo con él para tra­tar el mis­mo tema. ‘Pen­sé que esto se había aca­ba­do el miér­co­les’, expre­só.

“Doni­lon y Lute le expli­ca­ron que aún había pre­gun­tas del Pen­tá­gono que no se habían res­pon­di­do, y ellos que­rían saber si se acep­ta­ba un incre­men­to del 10 por cien­to a la cifra de efec­ti­vos, con lo cual se inclui­ría a los faci­li­ta­do­res.

“El Pre­si­den­te, exas­pe­ra­do, dijo que no, que sólo los 30 000, y pre­gun­tó el por­qué de aque­lla reu­nión des­pués que todos habían esta­do de acuer­do. Al Pre­si­den­te se le dijo que aún se esta­ba tra­ba­jan­do con los mili­ta­res. Ellos que­rían aho­ra que los 30 000 efec­ti­vos estu­vie­sen en Afga­nis­tán en el verano.

“Pare­cía que el Pen­tá­gono esta­ba abrien­do de nue­vo cada uno de los temas. Tam­bién se esta­ba cues­tio­nan­do la fecha de reti­ra­da de las tro­pas (julio de 2011). Gates pre­fe­ría que fue­ra seis meses des­pués (fina­les de 2011).

“‘Estoy moles­to’, dijo Oba­ma, sin alzar la voz. Pare­cía que todos los temas iban a ser nue­va­men­te dis­cu­ti­dos, nego­cia­dos o escla­re­ci­dos. Oba­ma les dijo que esta­ba dis­pues­to a dar mar­cha atrás y acep­tar el envío de 10 000 ase­so­res. Y esa sería la cifra defi­ni­ti­va.

“Esto era una con­tro­ver­sia que enfren­ta­ba al Pre­si­den­te y al sis­te­ma mili­tar. Doni­lon se asom­bra­ba de ver el poder polí­ti­co que los mili­ta­res esta­ban ejer­cien­do, pero se daba cuen­ta de que la Casa Blan­ca tenía que ser el corre­dor de lar­ga dis­tan­cia en esta com­pe­ten­cia.

“Oba­ma con­ti­nua­ba tra­ba­jan­do con Doni­lon, Lute y los demás. Comen­zó a dic­tar pre­ci­sa­men­te lo que que­ría, ela­bo­ran­do lo que Doni­lon lla­mó una ‘hoja de pla­zos y con­di­cio­nes’, simi­lar al docu­men­to legal uti­li­za­do en una tran­sac­ción comer­cial. Acor­dó que el con­cep­to estra­té­gi­co de la ope­ra­ción sería ‘degra­dar’ al Tali­bán, no des­man­te­lar­lo, ni des­truir­lo ni derro­tar­lo. Copió al cal­co las seis misio­nes mili­ta­res reque­ri­das para rever­tir el auge del Tali­bán.

“Pero los civi­les en el Pen­tá­gono y el Esta­do Mayor tra­ta­ban de expan­dir la estra­te­gia.

“‘Uste­des no le pue­den hacer eso al Pre­si­den­te’, les decía Doni­lon. ‘Eso no era lo que Oba­ma que­ría. Él que­ría una misión más redu­ci­da.’ Pero la pre­sión con­ti­nua­ba.

“‘Pon­le res­tric­cio­nes’, le orde­na­ba Oba­ma. Pero cuan­do Doni­lon regre­sa­ba del Pen­tá­gono venía con más adi­cio­nes, y no menos. Una de ellas era enviar­le un men­sa­je a Al Qae­da. ‘Eso no lo vamos a hacer’, dijo el Pre­si­den­te cuan­do se ente­ró.

“Doni­lon se sen­tía como si estu­vie­se rees­cri­bien­do las mis­mas órde­nes diez veces.

“Del Pen­tá­gono seguían lle­gan­do soli­ci­tu­des para misio­nes cola­te­ra­les. Oba­ma seguía dicien­do que no.

“Algu­nos con­ti­nua­ban aho­ra apo­yan­do la soli­ci­tud ori­gi­nal de McChrys­tal de 40 000 efec­ti­vos. Era como si nadie les hubie­ra dicho a ellos que no.

“‘No’, dijo Oba­ma. La cifra defi­ni­ti­va era 30 000, y man­te­nía la fecha de reti­ra­da de las tro­pas en julio del 2011, que tam­bién sería la fecha para comen­zar a trans­fe­rir la res­pon­sa­bi­li­dad de la segu­ri­dad a las tro­pas afga­nas.

“Sus órde­nes fue­ron pasa­das a máqui­na en seis hojas a un espa­cio. Su deci­sión no era sólo hacer un dis­cur­so y refe­rir­se a los 30 000; esto sería ade­más una direc­ti­va, y todo el mun­do ten­dría que leer­la y fir­mar­la. Ése era el pre­cio que él iba a exi­gir, la for­ma en que él pre­ten­día poner­le fin a la con­tro­ver­sia ‑al menos por el momen­to. Pero como aho­ra todos noso­tros sabe­mos, la con­tro­ver­sia, al igual que la gue­rra, pro­ba­ble­men­te no ter­mi­na­ría, y la lucha con­ti­nua­ría.

“El 28 de noviem­bre fue otro día dedi­ca­do al Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, encuen­tro en el que par­ti­ci­pa­ron Doni­lon y Lute. El aná­li­sis de la estra­te­gia se con­ver­tía en el cen­tro del uni­ver­so. El Pre­si­den­te y todos ellos esta­ban sien­do arro­lla­dos por los mili­ta­res. Ya no impor­ta­ban las pre­gun­tas que el Pre­si­den­te o alguien más hicie­ran. Aho­ra la úni­ca solu­ción via­ble eran los 40 000 efec­ti­vos.

“Doni­lon se pre­gun­ta­ba cuán­tos de los que esta­ban pre­sio­nan­do a favor de esa opción iban a estar aquí para ver los efec­tos de la estra­te­gia en el mes de julio del 2011.

“La con­clu­sión era que todos ellos se irían, y aquí que­da­ría el Pre­si­den­te con todo lo que esos tipos le habían ven­di­do.

“El deba­te con­ti­nua­ba ‑en su casa y en su cabe­za. Oba­ma pare­cía vaci­lar en cuan­to a los 30 000 efec­ti­vos. Le pidió la opi­nión a su equi­po. Clin­ton, Gates y Jones no se encon­tra­ban pre­sen­tes.

“El coro­nel Tien le dijo al Pre­si­den­te que no sabía de qué for­ma él iba a desa­fiar la cade­na de man­do de los mili­ta­res. ‘Si usted le dice a McChrys­tal, ‘me estu­dié su valo­ra­ción, pero he deci­di­do hacer otra cosa’, pro­ba­ble­men­te usted ten­ga que sus­ti­tuir­lo. Usted no le pue­de decir ‘haz­lo a mi mane­ra, gra­cias por tu labor’. El Coro­nel qui­so decir que McChrys­tal, Petraeus, Mullen, e inclu­so Gates, esta­rían dis­pues­tos a dimi­tir ‑algo sin pre­ce­den­tes en el alto man­do mili­tar.

“Oba­ma sabía que Bren­nan se opo­nía a un gran incre­men­to de tro­pas.

“Oba­ma había here­da­do una gue­rra con un comien­zo, una par­te inter­me­dia, pero sin un final cla­ro.

“Lute pen­sa­ba que Gates era dema­sia­do defe­ren­te con los mili­ta­res uni­for­ma­dos. El Secre­ta­rio de Defen­sa es la pri­me­ra línea de con­trol civil del Pre­si­den­te. Si el Secre­ta­rio no garan­ti­za­ba ese con­trol, el Pre­si­den­te ten­dría que hacer­lo. Lute pen­sa­ba que Gates no le esta­ba pres­tan­do un buen ser­vi­cio al Pre­si­den­te.

“El Pre­si­den­te lla­mó a Biden por telé­fono y le infor­mó que que­ría reu­nir­se con todo el equi­po de segu­ri­dad nacio­nal el domin­go en la Ofi­ci­na Oval. Biden pidió reu­nir­se con él pri­me­ro y Oba­ma le dijo que no.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *