El impe­rio por den­tro (Ter­ce­ra par­te) – Fidel Castro

“El Almi­ran­te Mullen com­pa­re­ció ante el Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos del Sena­do para su audien­cia de con­fir­ma­ción con vis­ta a un segun­do man­da­to de dos años, dos días des­pués de la pri­me­ra sesión dedi­ca­da a la estra­te­gia. En su ale­ga­to el Almi­ran­te se refie­re a la estra­te­gia suge­ri­da por McChrys­tal y aña­de que esto ‘pro­ba­ble­men­te sig­ni­fi­que más tropas’.

“Cuan­do Oba­ma supo del tes­ti­mo­nio de Mullen, le hizo saber a su equi­po cuán des­con­ten­to se sen­tía al saber que Mullen públi­ca­men­te esta­ba apo­yan­do la estra­te­gia de McChrys­tal. El Almi­ran­te decla­ró que ‘el tali­bán había cre­ci­do tan­to en tama­ño como en com­ple­ji­dad’, y que por eso apo­ya­ba los esfuer­zos enca­mi­na­dos hacia una con­tra­in­sur­gen­cia con los recur­sos ade­cua­dos. ¿Aca­so el Almi­ran­te igno­ra­ba lo que Oba­ma había dicho ape­nas dos días antes? ¿No le había dicho el Pre­si­den­te a todos los pre­sen­tes, Mullen inclui­do, que nin­gu­na de las opcio­nes pare­cía ade­cua­da, que era nece­sa­rio que ellos desa­fia­ran sus pro­pias pre­sun­cio­nes y que iban a tener cua­tro o cin­co sesio­nes de deba­te sobre este asun­to? ¿Qué era lo que esta­ba hacien­do el prin­ci­pal ase­sor mili­tar del Pre­si­den­te al infor­mar públi­ca­men­te estas con­clu­sio­nes preliminares?

“En la reu­nión de los prin­ci­pa­les del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal se evi­den­cia­ba que esta­ban furio­sos. Los Gene­ra­les y Almi­ran­tes cons­tan­te­men­te le están cerran­do el paso al Presidente.

“Emma­nuel comen­tó que lo que se movía entre el Almi­ran­te y Petraeus no era correc­to, que todo el mun­do había apo­ya­do públi­ca­men­te la noción de que hacía fal­ta enviar más tro­pas. El Pre­si­den­te ni siquie­ra había teni­do una oportunidad.

“Morrell opi­na­ba que Mullen podía haber evi­ta­do la con­tro­ver­sia en su audien­cia, sim­ple­men­te dicien­do que su fun­ción era la de ase­sor mili­tar prin­ci­pal del Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos y del secre­ta­rio de Defen­sa, y que debía dar­les sus reco­men­da­cio­nes a ellos pri­me­ro en pri­va­do antes de anun­ciar­las públi­ca­men­te y que no con­si­de­ra­ba ade­cua­do com­par­tir­las antes con el Comité.

“Morrell pen­sa­ba que todo era par­te de la com­pul­sión que sen­tía Mullen por comu­ni­car, for­ta­le­cer la pro­mi­nen­cia y la esta­tu­ra de su posi­ción. Tenía una pági­na en Face­book, una cuen­ta en Twit­ter, videos en You­Tu­be y un sitio web lla­ma­do ‘Los via­jes con Mullen: una con­ver­sa­ción con el país’.

“El pro­pio Mullen al salir al lobby des­cu­brió que él mis­mo era el tema de una aca­lo­ra­da controversia.

“Emma­nuel y Doni­lon le pre­gun­ta­ron: ¿Cómo se supo­ne que noso­tros enfren­te­mos este asun­to? Tú has dicho esto, y ¿qué debe­mos decir nosotros?

“Emma­nuel agre­gó que esta noti­cia iba a hacer titu­la­res en todos los noti­cie­ros nocturnos.

“Mullen que­dó sor­pren­di­do. La Casa Blan­ca sabía de ante­mano lo que él iba a decir, pero en su tes­ti­mo­nio no había dado cifras espe­cí­fi­cas de tro­pas. Fue tan amor­fo como pudo. Pero en su audien­cia de con­fir­ma­ción él tenía que decir la ver­dad y la ver­dad era que él com­par­tía la noción de la nece­si­dad de una con­tra­in­sur­gen­cia. ‘Eso es lo que yo pien­so’, dijo. ¿Cuál era su alternativa?

“Doni­lon se pre­gun­ta­ba por qué Mullen había teni­do que usar la pala­bra ‘pro­ba­ble­men­te’, y por qué no había dicho ‘no sé’. Eso hubie­ra sido mejor.

“El titu­lar de la pri­me­ra pági­na de The Washing­ton Post de la maña­na siguien­te reza­ba: ‘Mullen: ‘Pro­ba­ble­men­te’ se nece­si­ten más tropas’.

“Oba­ma con­vo­có al Gene­ral reti­ra­do Collin Powell a una reu­nión pri­va­da en la Ofi­ci­na Oval el 16 de sep­tiem­bre. Sien­do Repu­bli­cano, Powell le había dado un fuer­te apo­yo a Oba­ma duran­te su campaña.

“Refi­rién­do­se a Afga­nis­tán, Powell le comen­tó que no se tra­ta­ba de una deci­sión que se toma­ba una sola vez, que ésta era una deci­sión que iba a tener con­se­cuen­cias para una gran par­te de su gobierno. Le reco­men­dó: ‘Sr. Pre­si­den­te, no se deje pre­sio­nar por la izquier­da que quie­re que usted no haga nada. No se deje pre­sio­nar por la dere­cha que quie­re que usted lo haga todo. Tóme­se su tiem­po y deci­da usted mismo.’

“Y tam­bién le reco­men­dó que no se deja­ra pre­sio­nar por los medios de pren­sa, que se toma­ra su tiem­po, que reco­pi­la­ra toda la infor­ma­ción que nece­si­ta­ra para garan­ti­zar que des­pués se iba a sen­tir cómo­do con la deci­sión tomada.

“Si usted deci­de enviar más tro­pas, o si eso es lo que usted pien­sa es nece­sa­rio hacer, ase­gú­re­se de com­pren­der bien qué es lo que van a hacer esas tro­pas y tra­te de tener algu­na cer­te­za de que el envío de tro­pas adi­cio­na­les va a redun­dar en un éxi­to. Usted no pue­de garan­ti­zar el éxi­to en un tea­tro de ope­ra­cio­nes tan com­ple­jo como el de Afga­nis­tán, que se com­pli­ca cada vez más con el pro­ble­ma de Pakis­tán al lado.

“‘Usted tie­ne que garan­ti­zar que la base de este com­pro­mi­so suyo va a ser sóli­da, por­que en estos momen­tos es un poco sua­ve’ dijo Powell, refi­rién­do­se a Kar­zai y a la corrup­ción gene­ra­li­za­da que exis­te en su gobierno.

“El Pre­si­den­te no apo­ya­ba ple­na­men­te una ope­ra­ción de con­tra­in­sur­gen­cia, por­que eso sig­ni­fi­ca­ba asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de Afga­nis­tán por un lar­go perío­do de tiempo.

“El Pre­si­den­te dijo que cuan­do se reci­bie­ra la valo­ra­ción hecha por McChrys­tal, era evi­den­te que todo el mun­do tenía que reu­nir­se en un salón a fin de garan­ti­zar que todo el mun­do estu­vie­se can­tan­do a par­tir del mis­mo cantoral.

“CAPÍTULO 16

“El 29 de sep­tiem­bre Jones con­vo­có a los prin­ci­pa­les del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal para un deba­te de dos horas, a modo de ensa­yo para la reu­nión del día siguien­te, sin la pre­sen­cia del Presidente.

“Cual­quie­ra que hubie­se vis­to un video de la reu­nión pro­ba­ble­men­te se alar­ma­ría. Ocho años des­pués de haber comen­za­do la gue­rra, aún se bata­lla­ba por defi­nir cuá­les eran los obje­ti­vos principales.

“Biden había escri­to un memo­ran­do de seis pági­nas exclu­si­va­men­te para el Pre­si­den­te, cues­tio­nan­do los infor­mes de inte­li­gen­cia sobre los tali­ba­nes. Los infor­mes pre­sen­ta­ban al Tali­bán como el nue­vo Al Qae­da. Como los tali­ba­nes eran los que com­ba­tían con­tra los esta­dou­ni­den­ses, se había hecho usual que los ára­bes, los uzbe­cos, los tayi­kos y los che­che­nios cru­za­ran hacia Afga­nis­tán para lo que ellos lla­ma­ban ‘el verano del yihad’.

“Biden indi­có que estas cifras eran exa­ge­ra­das, que el núme­ro de com­ba­tien­tes extran­je­ros no sobre­pa­sa­ba los 50 o los 75 cada vez.

“El miér­co­les 30 de sep­tiem­bre el Pre­si­den­te cele­bró la segun­da reu­nión para ana­li­zar el pro­ble­ma de Afga­nis­tán y Pakis­tán. Esta vez el gru­po de asis­ten­tes era mayor. Petraeus esta­ba presente.

“El Pre­si­den­te pre­gun­tó: ‘¿Hay alguien aquí que pien­se que debe­mos irnos de Afga­nis­tán?’ Todos que­da­ron en silen­cio. Nadie dijo nada.

“‘Bien’, dijo el Pre­si­den­te, ‘aho­ra que pode­mos pres­cin­dir de eso, continuemos.’

“Oba­ma tam­bién que­ría ale­jar­se del tema de Afga­nis­tán duran­te el res­to de la sesión.

“‘Comen­ce­mos por lo que nos intere­sa, que es real­men­te Pakis­tán, no Afga­nis­tán’, dijo. ‘De hecho, si quie­ren, les pue­den decir a los líde­res pakis­ta­níes que no nos vamos a ir de Afganistán.’

“Oba­ma esta­ble­ció las reglas para el res­to de la sesión. ‘Real­men­te quie­ro cen­trar­me en los Esta­dos Uni­dos. Con­si­de­ro que exis­ten tres obje­ti­vos cla­ves. Uno de ellos es pro­te­ger a los Esta­dos Uni­dos, a sus alia­dos y a sus intere­ses en el extran­je­ro. Dos, la preo­cu­pa­ción acer­ca de la esta­bi­li­dad y las armas nuclea­res en manos de Pakis­tán. Y si estoy cen­tran­do mi aten­ción en los Esta­dos Uni­dos, ¿exis­te aca­so algu­na dife­ren­cia entre los peli­gros que ema­nan de Al Qae­da o del Talibán?’

“Lavoy y Petraeus hicie­ron sus inter­ven­cio­nes. Mac­Chrys­tal hizo una pre­sen­ta­ción sobre lo que él lla­ma­ba ‘El Camino’ hacia su valo­ra­ción inicial.

“Oba­ma expre­só: ‘Bien, uste­des han hecho su tra­ba­jo, pero hay tres nue­vos acon­te­ci­mien­tos: los pakis­ta­níes se están com­por­tan­do mejor; la situa­ción en Afga­nis­tán es mucho más seria que lo que anti­ci­pá­ba­mos; y las elec­cio­nes afga­nas no die­ron como resul­ta­do el pun­to de vira­je que espe­rá­ba­mos ‑un gobierno más legítimo.’

“Biden favo­re­cía el pre­su­pues­to, impug­na­do por el Pre­si­den­te, de que Pakis­tán evo­lu­cio­na­ría de la mis­ma for­ma que evo­lu­cio­na­ría Afganistán.

“Robert Gates pro­po­nía tener en cuen­ta los intere­ses en el exte­rior y los aliados.

“Hacia el final de la reu­nión Hillary pre­gun­tó de qué for­ma se uti­li­za­rían las tro­pas adi­cio­na­les, a dón­de irían, si iban en cali­dad de ase­so­res, y cómo se apli­ca­rían las lec­cio­nes apren­di­das en Irak.

“Los aná­li­sis de inte­li­gen­cia al más alto nivel nun­ca fue­ron con­clu­yen­tes acer­ca de una acción en Afga­nis­tán en estos momen­tos. Un Afga­nis­tán com­ple­ta­men­te des­es­ta­bi­li­za­do tar­de o tem­prano des­es­ta­bi­li­za­ría a Pakis­tán. De modo que la inte­rro­gan­te ante el Pre­si­den­te y su equi­po era la siguien­te: ¿Podían los Esta­dos Uni­dos asu­mir ese riesgo?

“Gates se reu­nió con el emba­ja­dor pakis­ta­ní, Haq­qa­ni, en los Esta­dos Uni­dos. Tenía que hacer­le lle­gar un men­sa­je explí­ci­to del Pre­si­den­te: no nos íba­mos de Afga­nis­tán. Haq­qa­ni se refi­rió a una lar­ga lis­ta de cosas que el ejér­ci­to pakis­ta­ní nece­si­ta­ba. El Con­gre­so había apro­ba­do un fon­do de 400 millo­nes de dóla­res en mayo para mejo­rar el arse­nal de la con­tra­in­sur­gen­cia. Haq­qa­ni abor­dó el pro­ble­ma de los 1 600 millo­nes que los Esta­dos Uni­dos le debían al ejér­ci­to de Pakis­tán por per­mi­tir­le lle­var a cabo ope­ra­cio­nes mili­ta­res a lo lar­go de la fron­te­ra. Des­pués del 11 de sep­tiem­bre, los Esta­dos Uni­dos habían crea­do una cuen­ta de gas­tos a favor de Pakis­tán y de otros paí­ses, lla­ma­da Fon­do de Apo­yo a la Coa­li­ción, con la cual se les reem­bol­sa­ba a los alia­dos por la ayu­da prestada.

“CAPÍTULO 17

“Oba­ma se reúne con un gru­po bipar­ti­dis­ta de apro­xi­ma­da­men­te 30 líde­res del Con­gre­so con el fin de dar­les una infor­ma­ción actua­li­za­da sobre la revi­sión de la estrategia.

“Varios legis­la­do­res cri­ti­ca­ban el enfo­que de Biden que defen­día una ofen­si­va anti­te­rro­ris­ta. Lo inter­pre­ta­ban como una for­ma de redu­cir la pre­sen­cia de los Esta­dos Unidos.

“Biden acla­ró que no esta­ba defen­dien­do una polí­ti­ca que impli­ca­ra una ope­ra­ción rea­li­za­da sólo con el uso de Tro­pas Especiales.

“El Pre­si­den­te tuvo que acla­rar que nadie esta­ba hablan­do de aban­do­nar Afganistán.

“McCain dijo que sólo espe­ra­ba que la deci­sión no fue­se toma­da a la lige­ra y que res­pe­ta­ba el hecho de que la deci­sión la debía tomar Oba­ma como Coman­dan­te en Jefe.

“Oba­ma le res­pon­dió: ‘le ase­gu­ro que no estoy toman­do nin­gu­na deci­sión a la lige­ra. Y usted tie­ne toda la razón. La deci­sión la ten­go que tomar yo y yo soy el Coman­dan­te en Jefe’.

“Oba­ma con­ti­nuó dicien­do: ‘nadie sien­te tan­ta urgen­cia en tomar esta deci­sión ‑y hacer­lo de la mane­ra correc­ta- como yo.’

“Ese mis­mo día a las 3:30 de la tar­de Oba­ma vol­vió a reu­nir a su equi­po para ana­li­zar la situa­ción de Pakistán

“El con­sen­so den­tro de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia era que la situa­ción en Afga­nis­tán no se iba a resol­ver si no había rela­cio­nes esta­bles entre la India y Pakistán.

“Mullen apun­ta­ba que los pro­gra­mas de cola­bo­ra­ción entre los ejér­ci­tos de los Esta­dos Uni­dos y Pakis­tán habían ascen­di­do a casi 2 000 millo­nes al año, por con­cep­to de equi­pa­mien­to, entre­na­mien­to y otras empresas.

“Hubo suge­ren­cias de abrir nue­vas ins­ta­la­cio­nes en Pakis­tán con el fin de infil­trar fuen­tes de infor­ma­ción en las tri­bus e incluir a ase­so­res mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en las uni­da­des pakistaníes.

“Oba­ma apro­bó todas las accio­nes en el terreno. Era inusual reci­bir una orden inme­dia­ta del Pre­si­den­te, pues has­ta el momen­to en las sesio­nes de tra­ba­jo se habla­ba mucho y no se toma­ban decisiones.

“CAPÍTULO 18

“Por fin McChrys­tal tenía la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar su opción para el incre­men­to de tro­pas sólo ante los prin­ci­pa­les (Oba­ma no esta­ba pre­sen­te) el 8 de octubre.

“La esen­cia de su expo­si­ción, con 14 dia­po­si­ti­vas, era que las con­di­cio­nes en Afga­nis­tán eran mucho peor que lo que se pen­sa­ba, y que sólo una ofen­si­va con­tra­in­sur­gen­te que con­ta­ra con ple­nos recur­sos podía reme­diar la situación.

“Jones dijo que había pre­gun­tas aún sin res­pon­der, y ano­tó en su libre­ta que era impo­si­ble poner en prác­ti­ca cual­quier estra­te­gia para Afga­nis­tán que no abor­da­ra el pro­ble­ma de los san­tua­rios en Pakistán.

“McChrys­tal plan­tea­ba tres opciones:

“1. de 10 000 a 11 000 efec­ti­vos para entre­nar a las fuer­zas de segu­ri­dad afganas.

“2. 40 000 efec­ti­vos para pro­te­ger a la población.

“3. 85 000 efec­ti­vos para el mis­mo propósito.

“McChrys­tal acla­ró que el obje­ti­vo en este caso no era derro­tar al tali­bán sino degra­dar­lo, o sea, impe­dir que vol­vie­sen a tomar el con­trol de par­tes cla­ves del país.

“Hillary pre­gun­tó si era posi­ble lle­var a cabo la misión de degra­da­ción con un menor núme­ro de tro­pas, y el Gene­ral le res­pon­dió que no, que él abo­ga­ba por los 40 000 efectivos.

“Al día siguien­te Oba­ma des­per­tó con la noti­cia de que le habían otor­ga­do el Pre­mio Nobel de la Paz.

“Esa mis­ma tar­de a las 2:30 el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal en pleno ten­dría una sesión de tra­ba­jo con el Pre­si­den­te. Éste comen­zó la reu­nión pidién­do­les a todos que le dije­ran qué debía hacer­se con la guerra.

“Lavoy comen­zó hablan­do sobre Pakis­tán y su obse­sión con la India, y que los pakis­ta­níes tenían reser­vas acer­ca del com­pro­mi­so de los estadounidenses.

“McChrys­tal dijo que a menos que la misión cam­bia­ra, él pre­sen­ta­ba las mis­mas opciones.

“Eiken­berry resu­mió en 10 minu­tos sus opi­nio­nes, que eran bas­tan­te pesi­mis­tas. Coin­ci­día con el hecho de que la situa­ción se esta­ba dete­rio­ran­do y que era nece­sa­rio enviar más recur­sos, pero pen­sa­ba que la ofen­si­va con­tra­in­sur­gen­te era muy ambiciosa.

“Gates recor­dó que todos se habían abra­za­do a sólo tres opciones:

“1. Con­tra­in­sur­gen­cia, es decir, cons­truc­ción de la nación.

“2. Anti­te­rro­ris­mo, que muchas per­so­nas pien­san se tra­ta de misi­les lan­za­dos des­de un buque en el océano.

“3. Anti­te­rro­ris­mo plus, la estra­te­gia pro­pues­ta por el vicepresidente.

“Pero evi­den­te­men­te había más opcio­nes y no sólo estas tres. Gates agre­gó que era nece­sa­rio rede­fi­nir el obje­ti­vo y que pro­ba­ble­men­te los Esta­dos Uni­dos esta­ban tra­tan­do de lograr más que lo que se podía alcanzar.

“Petraeus con­clu­yó: ‘Noso­tros no vamos a des­truir al Tali­bán, pero nece­si­ta­mos negar­le el acce­so a zonas pobla­das y líneas de comu­ni­ca­ción cla­ves para contenerlos.’

“Biden pre­gun­tó: ‘¿Cual sería el mejor esti­ma­do de tiem­po para que las cosas mar­chen en la direc­ción correc­ta? Si den­tro de un año no hay un pro­gre­so pal­pa­ble, ¿qué hacemos?’

“No hubo respuesta.

“Biden insis­tió: ‘Si el gobierno mejo­ra y uste­des reci­ben las tro­pas, ¿cuál sería el impacto?’

“Eiken­berry res­pon­dió que si bien los últi­mos cin­co años no habían sido muy espe­ran­za­do­res, había habi­do peque­ños pro­gre­sos, y que se podía capi­ta­li­zar en ellos, pero que no se debían espe­rar avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en los pró­xi­mos seis a doce meses.

“CAPÍTULO 19

“Le toca­ba el turno a Hillary en la reu­nión del 9 de octu­bre. Hillary dijo que el dile­ma era deci­dir qué era lo pri­me­ro, si más tro­pas o un mejor gobierno; que para evi­tar el colap­so se nece­si­ta­ban más tro­pas, pero que ello no garan­ti­za­ba el progreso.

“Pre­gun­tó si era posi­ble el logro de los obje­ti­vos en Afga­nis­tán y Pakis­tán sin el com­pro­mi­so de enviar más tro­pas. Ella mis­ma res­pon­dió que la úni­ca for­ma de lograr que el gobierno cam­bia­se era envian­do más tro­pas, pero que aún así no había garan­tías de que esto die­ra resultado.

“Aña­dió que todas las opcio­nes eran difí­ci­les e insa­tis­fac­to­rias y agre­gó: ‘Noso­tros sí tene­mos un inte­rés de segu­ri­dad nacio­nal en garan­ti­zar que el Tali­bán no nos derro­te. Lo mis­mo ocu­rre con la des­truc­ción de Al Qae­da, que sería difí­cil sin Afga­nis­tán. Es una opción extre­ma­da­men­te difí­cil, pero las opcio­nes son limi­ta­das, a menos que nos com­pro­me­ta­mos y obten­ga­mos una ven­ta­ja psicológica.’

“Mullen se hizo eco de otros comen­ta­rios de línea dura. Den­nis Blair sugi­rió que la polí­ti­ca inter­na podía ser un pro­ble­ma por el núme­ro de bajas, pues el mes ante­rior la cifra había ascen­di­do a 40, el doble de la del año ante­rior. Él se pre­gun­ta­ba si val­dría la pena. La res­pues­ta era que el pue­blo lo iba a apo­yar en tan­to cre­ye­ra que había logros.

“‘Por pri­me­ra vez el Pre­si­den­te ten­dría una estra­te­gia ela­bo­ra­da por el gabi­ne­te de gue­rra en pleno, y podre­mos decir­le al pue­blo de los Esta­dos Uni­dos lo que esta­mos hacien­do’, dijo.

“Panet­ta opi­na­ba lo siguien­te: ‘Usted no se pue­de ir. No pue­de derro­tar al Tali­bán.’ ‘Ellos no esta­ban hablan­do de la posi­bi­li­dad de implan­tar una demo­cra­cia al esti­lo de la de Jef­fer­son en Afga­nis­tán’, decía Panet­ta, quien con­si­de­ra­ba que ésta era la base para redu­cir la misión de los Esta­dos Uni­dos y acep­tar a Kar­zai a pesar de sus defec­tos. Según Panet­ta, la misión era luchar con­tra Al Qae­da y garan­ti­zar que no exis­tie­ran san­tua­rios. Era nece­sa­rio tra­ba­jar con Karzai.

“Susan Rice dijo no haber toma­do aún una deci­sión, pero que pen­sa­ba era nece­sa­rio refor­zar la segu­ri­dad en Afga­nis­tán para derro­tar a Al Qaeda.

“Hol­broo­ke dijo que se nece­si­ta­ban más tro­pas; la cues­tión era saber cuán­tas y cómo utilizarlas.

“John Bren­nan pre­gun­ta­ba qué era lo que se tra­ta­ba de lograr, pues las deci­sio­nes en mate­ria de segu­ri­dad que se adop­ta­ran aquí serían apli­ca­das tam­bién en otras regio­nes. Si se tra­ta­ra de un gobierno no corrup­to, que pres­ta­ra ser­vi­cios a toda la pobla­ción, eso no se iba a lograr mien­tras él estu­vie­se vivo. ‘Es por eso’, decía él, ‘que las pala­bras ‘éxi­to’, ‘vic­to­ria’ y ‘ganar’ com­pli­can nues­tra tarea.’

“Habían trans­cu­rri­do ya dos horas y media. El Pre­si­den­te dijo que esas reunio­nes habían dado como resul­ta­do una defi­ni­ción útil del pro­ble­ma, que esta­ba emer­gien­do una nue­va definición.

“‘Esto no lo vamos a resol­ver hoy’, dijo Oba­ma. ‘Ya hemos reco­no­ci­do que no podre­mos derro­tar com­ple­ta­men­te al Talibán.’

“Oba­ma dijo que si apro­ba­ba el envío de 40 000 tro­pas, eso no bas­ta­ría para una estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia que cubrie­ra a todo el país.

“Oba­ma pre­gun­ta­ba si era posi­ble lle­var a los afga­nos al pun­to de que les per­mi­tie­ran a los Esta­dos Uni­dos reti­rar­se en un perío­do de dos, tres, cua­tro años.

“‘No pode­mos man­te­ner un com­pro­mi­so por tiem­po inde­fi­ni­do en los Esta­dos Uni­dos’, dijo Oba­ma. ‘No podre­mos man­te­ner el apo­yo interno y el de nues­tros alia­dos sin dar nin­gu­na expli­ca­ción que inclu­ya los lími­tes de tiempo.’

“Hol­broo­ke regre­só a su ofi­ci­na en el Depar­ta­men­to de Esta­do, don­de el per­so­nal se que­ja­ba de que se man­te­nían des­pier­tos toda la noche redac­tan­do aná­li­sis que nadie se leía.

“Hol­broo­ke res­pon­dió que la per­so­na a la cual esta­ban diri­gi­dos sí se los leía. Que las noches en vela no habían sido en vano y que debían pre­pa­rar un nue­vo paque­te de infor­mes para el Pre­si­den­te.” Así con­clu­ye la sín­te­sis de los capí­tu­los 15 al 19, de los 33 que con­tie­ne “Las gue­rras de Obama”.

Ayer se anun­cia­ba la publi­ca­ción, casi simul­tá­nea, de otro libro, “Con­ver­san­do con­mi­go mis­mo”, con pró­lo­go de Barack Oba­ma. Pero esta vez la edi­ción verá la luz en 20 idio­mas. Según se afir­ma, con­tie­ne car­tas y docu­men­tos impor­tan­tes de la vida de su autor: nues­tro cono­ci­do y esti­ma­do ami­go Nel­son Mandela.

En los años fina­les de su cruel encie­rro, Esta­dos Uni­dos con­vir­tió el sinies­tro régi­men del apartheid en poten­cia nuclear, sumi­nis­trán­do­le más de media doce­na de bom­bas nuclea­res, des­ti­na­das a gol­pear las fuer­zas inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nas, para impe­dir su avan­ce en el terri­to­rio ocu­pa­do por Sudá­fri­ca en Nami­bia. La aplas­tan­te derro­ta del ejér­ci­to del apartheid en el Sur de Ango­la dio al tras­te con el infa­me sistema.

Nues­tros repre­sen­tan­tes en Espa­ña pro­me­tie­ron adqui­rir y enviar de inme­dia­to ejem­pla­res del libro, cuyo lan­za­mien­to esta­ba anun­cia­do para hoy 12 de octu­bre. Pero casi a las seis de la tar­de nada se sabía toda­vía, por­que era feria­do en Espa­ña y las libre­rías no ven­dían. Se cum­plía el 518 ani­ver­sa­rio del día en que nos des­cu­brie­ron y Espa­ña se con­vir­tió en imperio.

Pro­si­gue mañana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.