Artu­ro Cubi­llas: el dere­cho a la defen­sa – Marino Alva­ra­do Betancourt

Cien­tos de artícu­los de infor­ma­ción u opi­nión se han escri­to este año refi­rién­do­se a la pre­sen­cia en Vene­zue­la de Artu­ro Cubi­llas de ori­gen vas­co y nacio­na­li­dad vene­zo­la­na. La mayo­ría para sin­di­car a Artu­ro como terro­ris­ta y des­de esa his­to­ria afir­mar que el gobierno del Pre­si­den­te Chá­vez es un paraí­so para los terroristas.

Con ello tam­bién algu­nos estig­ma­ti­zan a la colo­nia vas­ca en Vene­zue­la. Lo pri­me­ro que hay que decir, es que los vas­cos y vas­cas que viven en Vene­zue­la son gen­te de paz, tra­ba­ja­do­ra y que muchos extran­je­ros se mez­cla­ron y echa­ron raí­ces en el país. En este país pola­ri­za­do los hay quie­nes sim­pa­ti­zan con el gobierno y quie­nes sim­pa­ti­zan con la opo­si­ción o sim­ple­men­te no les intere­sa nada nin­gu­na opción. Y ante la reali­dad polí­ti­ca del País Vas­co, tie­nen igual­men­te opi­nio­nes diver­sas y se incli­nan por la varie­dad de expre­sio­nes polí­ti­cas existentes.

Cier­ta­men­te en Vene­zue­la hay un gru­po de exi­lia­dos polí­ti­cos vas­cos. Aquí vinie­ron a parar no por volun­tad pro­pia, sino por un acuer­do entre el gobierno de Car­los Andrés Pérez en la déca­da de los años 80 y el gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez. Bien por el gobierno de Car­los Andrés Pérez que siguien­do una tra­di­ción vene­zo­la­na abrió sus puer­tas a asi­la­dos polí­ti­cos. Como tam­bién los hubo de El sal­va­dor, Nica­ra­gua, Pana­má, Chi­le, Argen­ti­na y Uruguay.

No es cier­to, por lo tan­to, lo que mali­cio­sa­men­te se dice que están aquí por el gobierno de Chá­vez. Cuan­do el pre­si­den­te Hugo Chá­vez asu­mió la pre­si­den­cia este gru­po de exi­lia­dos, que son cer­ca de 30, ya vivían en el país y no tenían por­que irse a otro lugar.

Duran­te el gobierno de Car­los Andrés Pérez y lue­go duran­te el gobierno de Cal­de­ra y duran­te los pri­me­ros años del pre­si­den­te Chá­vez, este gru­po de exi­lia­dos esta­ba obli­ga­do a pre­sen­tar­se cada cier­to tiem­po a la Disip. En varias opor­tu­ni­da­des acom­pa­ñé a algu­nos de ellos. Antes de Chá­vez algu­nos sufrie­ron el alla­na­mien­to de sus resi­den­cias sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da, como fue, por ejem­plo, la vivien­da de Artu­ro alla­na­da en dos opor­tu­ni­da­des sin orden judi­cial sim­ple­men­te como una mane­ra de hostigarlo.

Aún así, ni con Car­los Andrés Pérez, ni con Cal­de­ra fue­ron entre­ga­dos al gobierno de Espa­ña pesar de las inten­sas pre­sio­nes. El Esta­do espa­ñol siem­pre ha tra­ta­do el caso de los exi­lia­dos vas­cos como un tro­feo polí­ti­co a conquistar.

Para­dó­ji­ca­men­te, es con el gobierno del pre­si­den­te Chá­vez que varios vas­cos asi­la­dos fue­ron depor­ta­dos de mane­ra ile­gal para que en Espa­ña se les encarcelara.

Víc­tor Galar­za fue depor­ta­do de mane­ra incons­ti­tu­cio­nal a pesar de su esta­día legal en Vene­zue­la el 02 de junio de 2002. Y Sebas­tián Echa­niz secues­tra­do por la Disip y entre­ga­do a la poli­cía espa­ño­la el 16 de diciem­bre de 2002. Pre­ci­sa­men­te por la arbi­tra­rie­dad de su expul­sión del país, deman­dé al Esta­do vene­zo­lano ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos. Ante la con­tun­den­cia de las prue­bas, el gobierno sus­cri­bió un acuer­do amis­to­so median­te el cual se com­pro­me­tió a indem­ni­zar a los vas­cos y sus fami­lias. (INFORME11006) CASO 12.555 SOLUCIÓN AMISTOSA SEBASTIÁN ECHANIZ ALCORTA Y JUAN VÍCTOR GALARZA MENDIOLA VENEZUELA 21.10.06 Este acuer­do pue­de con­sul­tar­se enhttp://​www​.cidh​.org/​a​n​n​u​a​l​r​e​p​/​2​0​0​6​s​p​/​V​e​n​e​z​u​e​l​a​1​2​5​5​5​s​p​.​htm. Has­ta la fecha el gobierno ha incum­pli­do el cien por cien­to de dicho acuerdo.

Ten­go más de doce años como defen­sor de dere­chos huma­nos acom­pa­ñan­do jurí­di­ca­men­te a Artu­ro Cubi­llas y otros exi­lia­dos. Lo hago aco­gién­do­me al lema que tie­ne la orga­ni­za­ción de la cual soy su Coor­di­na­dor Gene­ral (PROVEA) y don­de me for­mé como acti­vis­ta: Todos los dere­chos para todos y todas.

Un perio­dis­ta me pre­gun­ta­ba ¿Cómo un defen­sor de dere­chos huma­nos pue­de defen­der a una per­so­na acu­sa­da de terro­ris­ta? la res­pues­ta es sen­ci­lla, tie­ne los mis­mos dere­chos que cual­quier otro vene­zo­lano u extran­je­ro. Tie­ne el dere­cho a la asis­ten­cia jurí­di­ca. Tie­ne dere­cho a que se pre­su­ma su ino­cen­cia. Tie­ne dere­cho a su repu­tación y honor. Tie­ne dere­cho a no ser dis­cri­mi­na­do y tie­ne dere­cho a la defensa.

Quien revi­se mi his­to­ria como defen­sor podrá cons­tar que no solo he defen­di­do a asi­la­dos polí­ti­cos vas­cos. Luché fir­me­men­te para que se defen­die­ran los dere­chos de Ceci­lia Nuñez Chi­pa­na una mujer acu­sa­da de per­te­ne­cer a Sen­de­ro Lumi­no­so quien final­men­te fue extra­di­ta­da en 1998 a pesar que el Comi­té de Nacio­nes Uni­das Con­tra la Tor­tu­ra exhor­tó al gobierno del pre­si­den­te Cal­de­ra a que no la extra­di­ta­ra. Me opu­se al secues­tro que hizo la Poli­cía Téc­ni­ca Judi­cial (así se lla­ma­ba lo que hoy cono­ce­mos como CICPC) de José María Balles­tas acu­sa­do de per­te­ne­cer al Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal de Colom­bia y quien iba a ser entre­ga­do al DAS colom­biano. Exi­gí se le hicie­ra un pro­ce­di­mien­to de extra­di­ción para que tuvie­se dere­cho a la defen­sa. Así efec­ti­va­men­te se hizo.

En mi con­di­ción de defen­sor he asis­ti­do jurí­di­ca­men­te a fun­cio­na­rios de la DISIP, PTJ, DIM, Poli­cía Metro­po­li­ta­na, Poli­cía de Cha­cao, ofi­cia­les de la Fuer­za Arma­da. A sin­di­ca­lis­tas, a cam­pe­si­nos, a empre­sa­rios. Tam­bién he actua­do como abo­ga­do acu­sa­dor de fun­cio­na­rios poli­cia­les invo­lu­cra­dos en eje­cu­cio­nes poli­cia­les. Apren­dí en Pro­vea que hay que ser­vir a todos y todas a quie­nes se les vio­len­ten sus dere­chos huma­nos sin nin­gún tipo de dis­cri­mi­na­ción y he prac­ti­ca­do esa ense­ñan­za y la con­ti­nua­ré practicando.

El pasa­do lunes acom­pa­ñé al vene­zo­lano de ori­gen vas­co Artu­ro Cubi­llas a la Fis­ca­lía Gene­ral para que pre­sen­ta­ra su soli­ci­tud de ser inves­ti­ga­do. Afor­tu­na­da­men­te el Minis­te­rio Públi­co aco­gió la soli­ci­tud y desig­nó al Fis­cal Déci­mo Nacio­nal Richard Monas­te­rios. Se hizo lo correc­to por par­te de Artu­ro y tam­bién de la Fis­ca­lía. Que­da aho­ra que se ade­lan­ten las investigaciones.

Por la his­to­ria de más de 20 años de los asi­la­dos polí­ti­cos vas­cos quie­nes todo el tiem­po han man­te­ni­do un com­por­ta­mien­to ape­ga­do a la ley vene­zo­la­na, reco­no­ci­do por los gobier­nos antes de Chá­vez y en el gobierno de Chá­vez, estoy segu­ro que la inves­ti­ga­ción que ini­cia­rá el Minis­te­rio Públi­co con­fir­ma­rá dicho com­por­ta­mien­to. Como lo expre­só Artu­ro Cubi­llas: “Nada ten­go que temer y expre­so toda mi dis­po­si­ción a cola­bo­rar con la investigación”.

La pala­bra la tie­ne el Minis­te­rio Público.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.