Artu­ro Cubi­llas: el dere­cho a la defen­sa – Marino Alva­ra­do Betan­court

Cien­tos de artícu­los de infor­ma­ción u opi­nión se han escri­to este año refi­rién­do­se a la pre­sen­cia en Vene­zue­la de Artu­ro Cubi­llas de ori­gen vas­co y nacio­na­li­dad vene­zo­la­na. La mayo­ría para sin­di­car a Artu­ro como terro­ris­ta y des­de esa his­to­ria afir­mar que el gobierno del Pre­si­den­te Chá­vez es un paraí­so para los terro­ris­tas.

Con ello tam­bién algu­nos estig­ma­ti­zan a la colo­nia vas­ca en Vene­zue­la. Lo pri­me­ro que hay que decir, es que los vas­cos y vas­cas que viven en Vene­zue­la son gen­te de paz, tra­ba­ja­do­ra y que muchos extran­je­ros se mez­cla­ron y echa­ron raí­ces en el país. En este país pola­ri­za­do los hay quie­nes sim­pa­ti­zan con el gobierno y quie­nes sim­pa­ti­zan con la opo­si­ción o sim­ple­men­te no les intere­sa nada nin­gu­na opción. Y ante la reali­dad polí­ti­ca del País Vas­co, tie­nen igual­men­te opi­nio­nes diver­sas y se incli­nan por la varie­dad de expre­sio­nes polí­ti­cas exis­ten­tes.

Cier­ta­men­te en Vene­zue­la hay un gru­po de exi­lia­dos polí­ti­cos vas­cos. Aquí vinie­ron a parar no por volun­tad pro­pia, sino por un acuer­do entre el gobierno de Car­los Andrés Pérez en la déca­da de los años 80 y el gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez. Bien por el gobierno de Car­los Andrés Pérez que siguien­do una tra­di­ción vene­zo­la­na abrió sus puer­tas a asi­la­dos polí­ti­cos. Como tam­bién los hubo de El sal­va­dor, Nica­ra­gua, Pana­má, Chi­le, Argen­ti­na y Uru­guay.

No es cier­to, por lo tan­to, lo que mali­cio­sa­men­te se dice que están aquí por el gobierno de Chá­vez. Cuan­do el pre­si­den­te Hugo Chá­vez asu­mió la pre­si­den­cia este gru­po de exi­lia­dos, que son cer­ca de 30, ya vivían en el país y no tenían por­que irse a otro lugar.

Duran­te el gobierno de Car­los Andrés Pérez y lue­go duran­te el gobierno de Cal­de­ra y duran­te los pri­me­ros años del pre­si­den­te Chá­vez, este gru­po de exi­lia­dos esta­ba obli­ga­do a pre­sen­tar­se cada cier­to tiem­po a la Disip. En varias opor­tu­ni­da­des acom­pa­ñé a algu­nos de ellos. Antes de Chá­vez algu­nos sufrie­ron el alla­na­mien­to de sus resi­den­cias sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da, como fue, por ejem­plo, la vivien­da de Artu­ro alla­na­da en dos opor­tu­ni­da­des sin orden judi­cial sim­ple­men­te como una mane­ra de hos­ti­gar­lo.

Aún así, ni con Car­los Andrés Pérez, ni con Cal­de­ra fue­ron entre­ga­dos al gobierno de Espa­ña pesar de las inten­sas pre­sio­nes. El Esta­do espa­ñol siem­pre ha tra­ta­do el caso de los exi­lia­dos vas­cos como un tro­feo polí­ti­co a con­quis­tar.

Para­dó­ji­ca­men­te, es con el gobierno del pre­si­den­te Chá­vez que varios vas­cos asi­la­dos fue­ron depor­ta­dos de mane­ra ile­gal para que en Espa­ña se les encar­ce­la­ra.

Víc­tor Galar­za fue depor­ta­do de mane­ra incons­ti­tu­cio­nal a pesar de su esta­día legal en Vene­zue­la el 02 de junio de 2002. Y Sebas­tián Echa­niz secues­tra­do por la Disip y entre­ga­do a la poli­cía espa­ño­la el 16 de diciem­bre de 2002. Pre­ci­sa­men­te por la arbi­tra­rie­dad de su expul­sión del país, deman­dé al Esta­do vene­zo­lano ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos. Ante la con­tun­den­cia de las prue­bas, el gobierno sus­cri­bió un acuer­do amis­to­so median­te el cual se com­pro­me­tió a indem­ni­zar a los vas­cos y sus fami­lias. (INFORME11006) CASO 12.555 SOLUCIÓN AMISTOSA SEBASTIÁN ECHANIZ ALCORTA Y JUAN VÍCTOR GALARZA MENDIOLA VENEZUELA 21.10.06 Este acuer­do pue­de con­sul­tar­se enhttp://​www​.cidh​.org/​a​n​n​u​a​l​r​e​p​/​2​0​0​6​s​p​/​V​e​n​e​z​u​e​l​a​1​2​5​5​5​s​p​.​htm. Has­ta la fecha el gobierno ha incum­pli­do el cien por cien­to de dicho acuer­do.

Ten­go más de doce años como defen­sor de dere­chos huma­nos acom­pa­ñan­do jurí­di­ca­men­te a Artu­ro Cubi­llas y otros exi­lia­dos. Lo hago aco­gién­do­me al lema que tie­ne la orga­ni­za­ción de la cual soy su Coor­di­na­dor Gene­ral (PROVEA) y don­de me for­mé como acti­vis­ta: Todos los dere­chos para todos y todas.

Un perio­dis­ta me pre­gun­ta­ba ¿Cómo un defen­sor de dere­chos huma­nos pue­de defen­der a una per­so­na acu­sa­da de terro­ris­ta? la res­pues­ta es sen­ci­lla, tie­ne los mis­mos dere­chos que cual­quier otro vene­zo­lano u extran­je­ro. Tie­ne el dere­cho a la asis­ten­cia jurí­di­ca. Tie­ne dere­cho a que se pre­su­ma su ino­cen­cia. Tie­ne dere­cho a su repu­tación y honor. Tie­ne dere­cho a no ser dis­cri­mi­na­do y tie­ne dere­cho a la defen­sa.

Quien revi­se mi his­to­ria como defen­sor podrá cons­tar que no solo he defen­di­do a asi­la­dos polí­ti­cos vas­cos. Luché fir­me­men­te para que se defen­die­ran los dere­chos de Ceci­lia Nuñez Chi­pa­na una mujer acu­sa­da de per­te­ne­cer a Sen­de­ro Lumi­no­so quien final­men­te fue extra­di­ta­da en 1998 a pesar que el Comi­té de Nacio­nes Uni­das Con­tra la Tor­tu­ra exhor­tó al gobierno del pre­si­den­te Cal­de­ra a que no la extra­di­ta­ra. Me opu­se al secues­tro que hizo la Poli­cía Téc­ni­ca Judi­cial (así se lla­ma­ba lo que hoy cono­ce­mos como CICPC) de José María Balles­tas acu­sa­do de per­te­ne­cer al Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal de Colom­bia y quien iba a ser entre­ga­do al DAS colom­biano. Exi­gí se le hicie­ra un pro­ce­di­mien­to de extra­di­ción para que tuvie­se dere­cho a la defen­sa. Así efec­ti­va­men­te se hizo.

En mi con­di­ción de defen­sor he asis­ti­do jurí­di­ca­men­te a fun­cio­na­rios de la DISIP, PTJ, DIM, Poli­cía Metro­po­li­ta­na, Poli­cía de Cha­cao, ofi­cia­les de la Fuer­za Arma­da. A sin­di­ca­lis­tas, a cam­pe­si­nos, a empre­sa­rios. Tam­bién he actua­do como abo­ga­do acu­sa­dor de fun­cio­na­rios poli­cia­les invo­lu­cra­dos en eje­cu­cio­nes poli­cia­les. Apren­dí en Pro­vea que hay que ser­vir a todos y todas a quie­nes se les vio­len­ten sus dere­chos huma­nos sin nin­gún tipo de dis­cri­mi­na­ción y he prac­ti­ca­do esa ense­ñan­za y la con­ti­nua­ré prac­ti­can­do.

El pasa­do lunes acom­pa­ñé al vene­zo­lano de ori­gen vas­co Artu­ro Cubi­llas a la Fis­ca­lía Gene­ral para que pre­sen­ta­ra su soli­ci­tud de ser inves­ti­ga­do. Afor­tu­na­da­men­te el Minis­te­rio Públi­co aco­gió la soli­ci­tud y desig­nó al Fis­cal Déci­mo Nacio­nal Richard Monas­te­rios. Se hizo lo correc­to por par­te de Artu­ro y tam­bién de la Fis­ca­lía. Que­da aho­ra que se ade­lan­ten las inves­ti­ga­cio­nes.

Por la his­to­ria de más de 20 años de los asi­la­dos polí­ti­cos vas­cos quie­nes todo el tiem­po han man­te­ni­do un com­por­ta­mien­to ape­ga­do a la ley vene­zo­la­na, reco­no­ci­do por los gobier­nos antes de Chá­vez y en el gobierno de Chá­vez, estoy segu­ro que la inves­ti­ga­ción que ini­cia­rá el Minis­te­rio Públi­co con­fir­ma­rá dicho com­por­ta­mien­to. Como lo expre­só Artu­ro Cubi­llas: “Nada ten­go que temer y expre­so toda mi dis­po­si­ción a cola­bo­rar con la inves­ti­ga­ción”.

La pala­bra la tie­ne el Minis­te­rio Públi­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *