Los (nue­vos) ros­tros de la polí­ti­ca con­ser­va­do­ra en el vie­jo con­ti­nen­te – Txen­te Rekon­do

El éxi­to elec­to­ral de los Demó­cra­tas Sue­cos en las recien­tes elec­cio­nes de aquel país ha encen­di­do las seña­les de alar­ma en algu­nos medios euro­peos. Algu­nos ya han comen­za­do a apun­tar un auge de los lla­ma­dos par­ti­dos de extre­ma dere­cha hacien­do caso omi­so de la his­to­ria de esas for­ma­cio­nes en el pasa­do o de su pre­sen­cia en la reali­dad polí­ti­ca euro­pea.

Tras la fina­li­za­ción de la II Gue­rra Mun­dial se nos qui­so ven­der una reali­dad don­de las expre­sio­nes polí­ti­cas nazis y fas­cis­tas habían des­apa­re­ci­do, algo simi­lar a lo que ocu­rri­ría pos­te­rior­men­te con la lla­ma­da tran­si­ción espa­ño­la y el fran­quis­mo. Así, en Ale­ma­nia las cam­pa­ñas de des­na­zi­fi­ca­ción difi­cul­tó la pre­sen­cia de par­ti­dos here­de­ros del nazis­mo, sin embar­go a par­tir de 1946 comen­za­rían a sur­gir algu­nas for­ma­cio­nes mar­ca­da­men­te de extre­ma dere­cha, sobre todo a nivel regio­nal, que se pre­sen­ta­ron a las elec­cio­nes con esca­so éxi­to (en torno al diez por cien­to en algu­nas regio­nes). Algu­nas voces sos­tie­nen que bue­na par­te de los segui­do­res de Hitler habrían bus­ca­do aco­mo­do en for­ma­cio­nes del sis­te­ma, ingre­san­do en las filas de los par­ti­dos con­ser­va­do­res ale­ma­nes.

Dan­do un sal­to impor­tan­te en la his­to­ria asis­ti­mos a un resur­gir de los ros­tros más radi­ca­les y reac­cio­na­rios de las fuer­zas con­ser­va­do­ras euro­peas entre los años 1980 y 2000. El Fren­te Nacio­nal en el esta­do fran­cés, la Alian­za Nacio­nal o el Movi­mien­to Social Ita­liano, el FPÖ en Aus­tria, los repu­bli­ca­nos ale­ma­nes o el Bri­tish Natio­nal Party son algu­nas de sus expre­sio­nes más cono­ci­das.

Una nue­va ola ultra­de­re­chis­ta ha apa­re­ci­do en Euro­pa en los últi­mos años. La par­ti­ci­pa­ción en las recien­tes elec­cio­nes de for­ma­cio­nes de ese tipo en Eslo­va­quia, Hun­gría, Holan­da o Sue­cia son algu­nos ejem­plos. Jun­to a ello cabe des­ta­car el auge que en esta déca­da han expe­ri­men­ta­do otras for­ma­cio­nes o per­so­na­jes popu­lis­tas como Ber­lus­co­ni o Sar­kozy (que a su vez han des­pla­za­do a las ante­rio­res figu­ras mediá­ti­cas de la extre­ma dere­cha como Le Pen o Hai­der), o los éxi­tos elec­to­ra­les de for­ma­cio­nes dere­chis­tas del sis­te­ma en Ale­ma­nia o Gran Bre­ta­ña.

Las elec­cio­nes del pasa­do mes de abril en Hun­gría nos demues­tran que la pre­sen­cia de for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha y de otras más cen­tra­das es com­pa­ti­ble, al tiem­po que con­fir­ma el alza de dichas pos­tu­ras. La vic­to­ria aplas­tan­te del par­ti­do con­ser­va­dor Fidesz, uni­da al ter­cer pues­to en esca­ños que ha logra­do la extre­ma dere­cha del Job­bik (una orga­ni­za­ción con una mili­cia que des­fi­la uni­for­ma­da y con un cla­ro men­sa­je reac­cio­na­rio y popu­lis­ta) mues­tra ese nue­vo esce­na­rio. Lla­ma pode­ro­sa­men­te la aten­ción que los diri­gen­tes de Fidesz mues­tren su sim­pa­tía hacia las pos­tu­ras y modos de Mer­kel o Sar­kozy, remar­can­do sus dis­tan­cias hacia otras for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha o diri­gen­tes como Jean-Marie Le Pen.

Otro caso impor­tan­te lo encon­tra­mos en Holan­da, don­de el éxi­to elec­to­ral del Par­ti­do de la Liber­tad (PVV) de Geert Wil­ders ha mos­tra­do el avan­ce con­ser­va­dor. Con un dis­cur­so cla­ra­men­te isla­mó­fo­bo (defien­de el cie­rre de escue­las musul­ma­nas, dete­ner la inmi­gra­ción y derri­bar las mez­qui­tas) y popu­lis­ta ha sabi­do atraer votos des­con­ten­tos en Holan­da, uti­li­zan­do el par­la­men­to y los medios de comu­ni­ca­ción para trans­mi­tir sus pro­pues­tas y conec­tar con el elec­to­ra­do. El equi­li­brio que muchos rea­li­zan ante este tipo de for­ma­cio­nes, evi­tan­do cali­fi­car­las como de extre­ma dere­cha, ayu­da a que las mis­mas logren una cier­ta homo­lo­ga­ción por par­te del sis­te­ma, y así son muchos los que defien­den que polí­ti­cos como Wil­ders no son el este­reo­ti­po de la ultra­de­re­cha, y se acer­can más hacia pos­tu­ras popu­lis­tas.

La ideo­lo­gía de la extre­ma dere­cha nos pre­sen­ta todo un aba­ni­co de pos­tu­ras. No pode­mos pre­sen­tar al con­jun­to de expre­sio­nes reac­cio­na­rias que hoy en día encon­tra­mos en Euro­pa bajo un mis­mo mar­co. Más bien la mayo­ría de esas for­ma­cio­nes com­par­ten algu­nos ejes ideo­ló­gi­cos pero con mati­ces loca­les impor­tan­tes, y esas dife­ren­cias coyun­tu­ra­les entre los gru­pos de dife­ren­tes esta­dos, con pro­yec­tos en oca­sio­nes enfren­ta­dos, con­di­cio­nan una estruc­tu­ra común trans­na­cio­nal (como se ha vis­to a la hora de for­mar un gru­po en el par­la­men­to euro­peo).

La defen­sa de un nacio­na­lis­mo radi­cal y exclu­yen­te, la xeno­fo­bia y los ata­ques con­tra los musul­ma­nes y otras mino­rías, popu­lis­mo, uti­li­za­ción de los sen­ti­mien­tos con­tra­rios al sis­te­ma y sobre todo del har­taz­go de la pobla­ción ante los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, la defen­sa de un esta­do fuer­te y pos­tu­ras socio­eco­nó­mi­cas diver­sas (neo­li­be­ra­lis­mo chau­vi­nis­ta), son algu­nos de los ejes y dis­cur­so ideo­ló­gi­cos que man­tie­nen ese tipo de par­ti­dos polí­ti­cos.

No obs­tan­te, en oca­sio­nes las dife­ren­cias entre ellos son más que evi­den­tes. Así, encon­tra­mos for­ma­cio­nes anti-musul­ma­nas que defien­den al mis­mo tiem­po al esta­do sio­nis­ta de Israel, lo que cho­ca con la vie­ja escue­la anti­sio­nis­ta de la extre­ma dere­cha. Tam­bién las for­ma­cio­nes reac­cio­na­rias del sur occi­den­tal de Euro­pa tien­den a pre­sen­tar a los inmi­gran­tes del este como cri­mi­na­les y ladro­nes, acu­sán­do­les direc­ta­men­te de todos los males de sus esta­dos, lo que gene­ra un impor­tan­te recha­zo en los par­ti­dos extre­mis­tas del este (un caso recien­te lo encon­tra­mos en las pos­tu­ras de la mayo­ría de esta­dos hacia la mino­ría hún­ga­ra y el pue­blo roma­ní). Tam­po­co hay que olvi­dar las dispu­tas terri­to­ria­les, pues muchas de esas expre­sio­nes extre­mis­tas defien­den un pro­yec­to de una gran patria recla­man­do terri­to­rios que hoy en día se encuen­tran bajo la fron­te­ra de otro esta­do.

Hay otro aspec­to intere­san­te en esa foto­gra­fía de la dere­cha euro­pea. A día de hoy la mitad de los esta­do miem­bros de la Unión Euro­pea no tie­ne nin­gún euro­par­la­men­ta­rio de for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha, lo que lle­va a muchos a pro­cla­mar a los cua­tro vien­tos que en esos esta­dos no se regis­tran for­ma­cio­nes de esa índo­le. Es cier­to que el peso de ese tipo de gru­pos en algu­nos esta­dos es insig­ni­fi­can­te, pero una mira­da deta­lla­da nos pue­de mos­trar que su invi­si­bi­li­dad se debe a un cier­to aco­mo­do en otro tipo de for­ma­cio­nes, en esas de la dere­cha homo­lo­ga­da.

El auge de las ten­den­cias popu­lis­tas, ver­da­de­ras bene­fi­cia­rias del fra­ca­so de las polí­ti­cas y el dis­cur­so de la social­de­mo­cra­cia euro­pea, ha fre­na­do las expec­ta­ti­vas de algu­nas for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha. Sin embar­go, como en el caso del esta­do espa­ñol, los par­ti­dos que se auto­de­fi­nen como de izquier­da lle­van tiem­po pro­mo­vien­do una des­ideo­lo­gi­za­ción del dis­cur­so polí­ti­co, apos­tan­do cla­ra­men­te por pos­tu­ras de cen­tro cuan­do no defien­den las polí­ti­cas que carac­te­ri­zan a la dere­cha homo­lo­ga­da.

Ante esa situa­ción no debe­ría extra­ñar los inten­tos para rees­cri­bir la his­to­ria recien­te y que aflo­ren las pos­tu­ras más reac­cio­na­rias en la igle­sia cató­li­ca espa­ño­la, que sur­jan medios de comu­ni­ca­ción que hacen apo­lo­gía del fran­quis­mo y que la extre­ma dere­cha en defi­ni­ti­va, encuen­tre aco­mo­do den­tro de los par­ti­dos polí­ti­cos homo­lo­ga­dos de cen­tro-dere­cha.

Las pos­tu­ras ultra­con­ser­va­do­ras hace tiem­po que han teni­do aco­mo­do en el dis­cur­so polí­ti­co y entre la cla­se polí­ti­ca del esta­do espa­ñol, y si en otros esta­dos como Fran­cia e Ita­lia, este tipo de pro­yec­tos tien­den a aliar­se con las fuer­zas popu­lis­tas y con­ser­va­do­ras de Sar­kozy o Ber­lus­co­ni, no sería de extra­ñar que algo simi­lar ocu­rra al sur de los Piri­neos.

En los pró­xi­mos meses asis­ti­re­mos a una espe­cie de efec­to domi­nó en otros esta­dos euro­peos, don­de los par­ti­dos de extre­ma dere­cha pue­den apro­ve­char el tirón mediá­ti­co y elec­to­ral que otros corre­li­gio­na­rios suyos están logran­do en los últi­mos meses. No obs­tan­te, y como en las ante­rio­res olea­das de este tipo de movi­mien­tos des­de la fina­li­za­ción de la II Gue­rra Mun­dial, pro­ba­ble­men­te aca­ben des­in­flán­do­se y pasen a engor­dar son su dis­cur­so a esos otros par­ti­do de la dere­cha homo­lo­ga­da que les aco­ge en su seno con los bra­zos abier­tos.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *