El impe­rio por den­tro (Segun­da par­te) – Cubadebate

En la Refle­xión de ayer apa­re­ce un párra­fo cla­ve extraí­do del libro de Wood­ward: “Un secre­to impor­tan­te que nun­ca había sido repor­ta­do en los medios ni en nin­gu­na otra par­te era la exis­ten­cia de un ejér­ci­to encu­bier­to de 3 000 hom­bres en Afga­nis­tán, cuyo obje­ti­vo era matar o cap­tu­rar a los tali­ba­nes y en oca­sio­nes aden­trar­se en las zonas tri­ba­les para paci­fi­car­las y obte­ner apoyo.”

Tal ejér­ci­to, crea­do y mane­ja­do por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA), entre­na­do y orga­ni­za­do como “fuer­za espe­cial”, ha sido inte­gra­do sobre bases tri­ba­les, socia­les, anti­rre­li­gio­sas y anti­pa­trió­ti­cas; su misión es el segui­mien­to y la eli­mi­na­ción físi­ca de gue­rri­lle­ros tali­ba­nes y otros afga­nos, cali­fi­ca­dos como extre­mis­tas musul­ma­nes. Nada tie­nen que ver con Al Qae­da y Bin Laden, un sau­di­ta reclu­ta­do y finan­cia­do por la CIA para luchar con­tra los sovié­ti­cos cuan­do sus tro­pas ocu­pa­ron Afga­nis­tán. Cuan­do el Vice­pre­si­den­te Biden via­jó a Kabul, a prin­ci­pios de 2009, David Mckier­nan, jefe de las tro­pas de Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán, le dijo cuan­do este pre­gun­tó por Al Qae­da: “que no había vis­to ni un solo ára­be en dos años allí”.

A pesar de la rela­ti­va­men­te bre­ve y efí­me­ra impor­tan­cia que los prin­ci­pa­les medios inter­na­cio­na­les de pren­sa die­ron a “Las gue­rras de Oba­ma”, estos, sin embar­go, no deja­ron de con­sig­nar esta reve­la­do­ra noticia.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos esta­ba ante un pro­ble­ma inso­lu­ble. En una de las últi­mas reunio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal duran­te la pre­si­den­cia de Bush, se apro­bó un infor­me don­de se afir­ma­ba: “que los Esta­dos Uni­dos no podrían man­te­ner­se en Afga­nis­tán a menos que se resol­vie­ran tres gran­des pro­ble­mas: mejo­rar la gober­na­bi­li­dad, dis­mi­nuir la corrup­ción y eli­mi­nar los san­tua­rios de los talibanes…”

Podría aña­dir­se que el pro­ble­ma es más gra­ve si se toman en cuen­ta los com­pro­mi­sos polí­ti­cos y mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos con Pakis­tán, un país dota­do de armas nuclea­res, cuya esta­bi­li­dad en medio de ten­sos equi­li­brios de carác­ter étni­co, había sido afec­ta­da por la aven­tu­re­ra gue­rra de Bush en Afga­nis­tán. Cien­tos de kiló­me­tros de fron­te­ra mon­ta­ño­sa, con pobla­cio­nes del mis­mo ori­gen que están sien­do ata­ca­das y masa­cra­das por avio­nes sin pilo­to, son com­par­ti­dos por Pakis­tán y Afga­nis­tán. Las tro­pas de la OTAN, cuya moral decre­ce día por día, no podrán ganar esta guerra.

Sin enor­mes can­ti­da­des de com­bus­ti­ble, ali­men­tos y muni­cio­nes, nin­gún ejér­ci­to pue­de mover­se. La pro­pia lucha de los afga­nos y pakis­ta­níes, de uno y otro lado de la fron­te­ra, ha des­cu­bier­to el pun­to débil de las sofis­ti­ca­das tro­pas de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. Las lar­gas rutas de abas­te­ci­mien­tos se están con­vir­tien­do en cemen­te­rio de los enor­mes camio­nes y cis­ter­nas des­ti­na­dos a esa tarea. Los avio­nes sin pilo­to, las comu­ni­ca­cio­nes más moder­nas, las sofis­ti­ca­das armas con­ven­cio­na­les, radio­eléc­tri­cas y has­ta las nuclea­res, sobran.

Pero el pro­ble­ma es mucho más gra­ve que lo que estas líneas expresan.

Segui­mos, sin embar­go, ade­lan­te con la sín­te­sis del espec­ta­cu­lar libro de Woodward.

“CAPÍTULO 8

“Jack Kea­ne, Gene­ral reti­ra­do, muy cer­cano a Hillary Clin­ton, le advir­tió que la estra­te­gia segui­da en Afga­nis­tán era inco­rrec­ta, que el ele­va­do núme­ro de víc­ti­mas no iba a poner fin a la insur­gen­cia, que esto tenía el efec­to con­tra­rio, que la úni­ca sali­da era una ofen­si­va con­tra­in­sur­gen­te inten­si­va para pro­te­ger a los afga­nos. McKier­nan no esta­ba inter­ac­tuan­do con los gober­na­do­res de las pro­vin­cias. Kea­ne le expre­só que se recu­rría mucho a la lucha anti­te­rro­ris­ta y la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te no mar­cha­ba a la par.

“Kea­ne le pro­pu­so sus­ti­tuir a McKier­nan por el Tenien­te Gene­ral Lloyd Aus­tin III, segun­do al man­do en Irak; y tam­bién pro­pu­so a McChrys­tal, agre­gan­do que éste era, sin dudas, el mejor candidato.

“McChrys­tal había orga­ni­za­do bue­nas cam­pa­ñas anti­te­rro­ris­tas en Irak, pero los éxi­tos tác­ti­cos no se tra­du­cían en vic­to­rias estra­té­gi­cas. Es por ello que la con­tra­in­sur­gen­cia era necesaria.

“CAPÍTULO 9

“En la audien­cia de con­fir­ma­ción de Leon Panet­ta como Direc­tor de la CIA ante el Comi­té de Inte­li­gen­cia del Sena­do, este afir­mó que la Agen­cia ya no envia­ría a los supues­tos terro­ris­tas a otro país para que fue­sen tor­tu­ra­dos, por­que esto esta­ba prohi­bi­do según las órde­nes eje­cu­ti­vas del nue­vo Pre­si­den­te. Él decla­ró que tenía la sos­pe­cha de que la CIA envia­ba per­so­nas a otros paí­ses para que fue­sen inte­rro­ga­das uti­li­zan­do téc­ni­cas que ‘vio­la­ban nues­tras normas’.

“Hay­den lo esta­ba obser­van­do por la tele­vi­sión y se pre­gun­ta­ba, moles­to, si Panet­ta había igno­ra­do la con­ver­sa­ción que ambos habían teni­do el mes ante­rior. Hay­den con­tac­tó a Jeff Smith, ex ase­sor gene­ral de la CIA, quien esta­ba ayu­dan­do en la tran­si­ción entre Hay­den y Panet­ta y le ame­na­zó dicién­do­le: ‘O bien él reti­ra lo dicho en su tes­ti­mo­nio públi­co maña­na o ten­dre­mos el espec­tácu­lo don­de el actual Direc­tor de la CIA le diga al futu­ro Direc­tor de la CIA que no sabe de lo que está hablan­do’. Hay­den dijo que lo expre­sa­ría públi­ca­men­te y que eso no iba a bene­fi­ciar a nadie. Al día siguien­te fue el Sena­dor Kit Bond, de Mis­sou­ri, el jefe repu­bli­cano del Comi­té de Inte­li­gen­cia, quien le pre­gun­tó a Panet­ta si él se retrac­ta­ba de lo que había dicho el día ante­rior y Panet­ta dijo que sí.

“Hay­den pos­te­rior­men­te se reu­nió con Panet­ta y le dijo que había leí­do sus escri­tos, don­de decía que el gobierno de Bush había selec­cio­na­do la mejor infor­ma­ción de inte­li­gen­cia para ale­gar la exis­ten­cia de armas de des­truc­ción masi­va en Irak. Panet­ta había cul­pa­do de ello a una uni­dad espe­cial del Pen­tá­gono crea­da por Rums­feld. Panet­ta res­pon­dió que no era cier­to, que había sido un error de ellos, y acep­tó que se había pro­du­ci­do en ese caso un catas­tró­fi­co fallo de inte­li­gen­cia en la agen­cia de la cual iba a ser director.

“El 13 de febre­ro el pre­si­den­te se reu­nió nue­va­men­te con el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal para dis­cu­tir cua­tro opcio­nes para el des­plie­gue de tro­pas en Afganistán.

“1. Deci­dir sólo des­pués de defi­nir una estrategia.

“2. Enviar de inme­dia­to a 17 000 efectivos.

“3. Enviar los 17 000 pero en dos partes.

“4. Enviar 27 000, con lo cual se daría cum­pli­mien­to a la soli­ci­tud del Gene­ral McKiernan.

“Clin­ton, Gates, Mullen y Petraeus apo­ya­ron el envío de los 17 000 de inme­dia­to. Ésta tam­bién fue la reco­men­da­ción de Jones. Richard Hol­broo­ke, en un video de segu­ri­dad, advir­tió que 44 años atrás el Pre­si­den­te John­son deba­tía lo mis­mo con sus ase­so­res para el caso de Viet Nam. ‘No se pue­de olvi­dar la his­to­ria’, agre­gó. Viet Nam nos había ense­ña­do que las gue­rri­llas ganan en una situa­ción de impas­se, y que por lo tan­to él apo­ya­ba el envío de los 17 000. Oba­ma final­men­te le noti­fi­có al Pen­tá­gono que había deci­di­do enviar 17 000.

“CAPÍTULO 10

“El obje­ti­vo para el gobierno de Oba­ma esta­ba cla­ro: des­man­te­lar y final­men­te derro­tar a Al Qae­da y sus alia­dos extre­mis­tas, sus estruc­tu­ras de apo­yo y sus san­tua­rios en Pakis­tán, y evi­tar su regre­so a Pakis­tán o Afga­nis­tán. Jones, Gates y Mullen se pre­gun­ta­ban si podían con­fiar en los pakis­ta­níes. Biden pro­po­nía refor­zar las ope­ra­cio­nes anti-terro­ris­tas y con­cen­trar­se en Al Qae­da y en Pakis­tán. Oba­ma pre­gun­tó si el envío de 17 000 efec­ti­vos y pos­te­rior­men­te 4 000 más harían la dife­ren­cia y la res­pues­ta fue que sí. Oba­ma pre­gun­tó cuán­to cos­ta­ría esta ope­ra­ción y la res­pues­ta fue que no se sabía, que esto sólo era un estu­dio y que no se había hecho un cálcu­lo del pre­su­pues­to, pero que el cos­to de colo­car a un sol­da­do esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, inclui­dos los pagos como vete­rano de gue­rra, el segu­ro de salud, el cos­to de la aten­ción a sus fami­lia­res, la ali­men­ta­ción y el arma­men­to, ascen­día a apro­xi­ma­da­men­te 25 000 dóla­res al año. El cos­to de un sol­da­do afgano en el terreno ascen­día a unos 12 000 dóla­res. Más tar­de Oba­ma con­fir­mó que Pakis­tán sería el cen­tro de cual­quier nue­va estrategia.

“En una reu­nión con el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, Oba­ma dijo que espe­ra­ba con­tar duran­te al menos dos años con el apo­yo popu­lar para su estra­te­gia. Biden expre­só que la suer­te esta­ba echa­da, aun­que hacien­do notar que disen­tía, pero ase­gu­ró que apo­ya­ría la estra­te­gia del presidente.

“CAPÍTULO 11

“Petraeus se mos­tra­ba preo­cu­pa­do. Le preo­cu­pa­ba con­ver­tir­se en la víc­ti­ma de sus éxi­tos ante­rio­res en Irak. Pro­ba­ble­men­te una con­tra­in­sur­gen­cia no era la estra­te­gia correc­ta en Afga­nis­tán, pero Petraeus le había asig­na­do la tarea de estu­diar el tema a un gru­po de exper­tos en ope­ra­cio­nes y acti­vi­da­des de inte­li­gen­cia, quie­nes tenían una opi­nión con­tra­ria. Pare­cía que el Pre­si­den­te no había acep­ta­do sus argu­men­tos a favor de una ope­ra­ción con­tra­in­sur­gen­te. El pre­si­den­te anun­ció en un dis­cur­so su estra­te­gia de des­man­te­lar y derro­tar a Al Qae­da. Un edi­to­rial del dia­rio The Washing­ton Post elo­gió el plan con el siguien­te titu­lar: ‘El pre­cio del Rea­lis­mo’. El dis­cur­so sor­pren­dió a algu­nos. El pre­si­den­te per­so­nal­men­te le había hecho cam­bios al tex­to. Oba­ma no se había com­pro­me­ti­do total­men­te con el envío de todas las tro­pas soli­ci­ta­das por el ejér­ci­to. Oba­ma dijo que ana­li­za­ría la cues­tión nue­va­men­te des­pués de las elec­cio­nes en Afganistán.

“El Secre­ta­rio de Defen­sa Gates pare­cía cómo­do con la deci­sión: Dos días des­pués decla­ró que no veía la nece­si­dad de pedir más tro­pas o pedir­le al Pre­si­den­te que las apro­ba­ra has­ta tan­to no se vie­ra el desem­pe­ño de las mismas.

“El Pre­si­den­te de Pakis­tán se reu­nió con Oba­ma en su ofi­ci­na. Oba­ma le dijo que no que­ría armar a Pakis­tán en con­tra de la India. Reco­no­ció que habían avan­za­do en Swat pero que el cese al fue­go había pro­vo­ca­do que los extre­mis­tas sub­vir­tie­ran la legi­ti­mi­dad del gobierno pakis­ta­ní, y que el gobierno estu­vie­ra dan­do la impre­sión de que nadie esta­ba a car­go. Oba­ma reco­no­ció que Pakis­tán actua­ba aho­ra con más deci­sión, lo cual se había hecho evi­den­te por su actua­ción en Swat y por haber per­mi­ti­do que la CIA lan­za­ra como pro­me­dio un ata­que con avio­nes no tri­pu­la­dos cada tres días en el cur­so del mes ante­rior. Los pakis­ta­níes habían lan­za­do una ope­ra­ción con 15 000 efec­ti­vos, una de las mayo­res has­ta el momen­to, con­tra los talibanes.

“El jefe del Esta­do Mayor Con­jun­to se daba cuen­ta de que la solu­ción del pro­ble­ma afgano esta­ba jus­to a la vis­ta, mero­dean­do por los pasi­llos del Pen­tá­gono. McChrys­tal ya era una leyen­da. Había tra­ba­ja­do más que nadie, solu­cio­nan­do pro­ble­mas y sin pro­tes­tar. Cum­plía a caba­li­dad todas las órde­nes. Gates final­men­te anun­ció que McChrys­tal sería el nue­vo coman­dan­te de las tro­pas en Afga­nis­tán. ‘Nues­tra misión allí’, dijo, ‘requie­re nue­vas ideas y nue­vos enfo­ques por par­te de nues­tros jefes mili­ta­res’. Pos­te­rior­men­te Oba­ma expre­só que él había esta­do de acuer­do con esta deci­sión por­que con­fia­ba en las opi­nio­nes de Gates y Mullen, pero que no había teni­do la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar per­so­nal­men­te con él.

“El 26 de mayo de 2009 apa­re­ció en el infor­me al Pre­si­den­te uno de los más sen­si­bles repor­tes de inte­li­gen­cia pro­fun­da. Su títu­lo era: Los reclu­tas de Al Qae­da en Amé­ri­ca del Nor­te pudie­ran hacer cam­biar los obje­ti­vos y las tác­ti­cas en los Esta­dos Uni­dos y en Cana­dá. Según el infor­me, alre­de­dor de 20 par­ti­da­rios de Al Qae­da con pasa­por­tes esta­dou­ni­den­ses, cana­dien­ses o euro­peos se esta­ban entre­nan­do en los san­tua­rios de Pakis­tán para regre­sar a sus paí­ses de ori­gen y per­pe­trar actos terro­ris­tas de alto per­fil. Entre ellos se incluían media doce­na del Rei­no Uni­do, varios cana­dien­ses, algu­nos ale­ma­nes y tres esta­dou­ni­den­ses. No se cono­cían sus nom­bres. Den­nis Blair pen­sa­ba que los infor­mes eran lo sufi­cien­te­men­te alar­man­tes y creí­bles como para que el Pre­si­den­te fue­se infor­ma­do. Pero Rahm Emma­nuel no esta­ba de acuer­do. Blair res­pon­dió, como ase­sor de inte­li­gen­cia del Pre­si­den­te, que se sen­tía real­men­te preo­cu­pa­do y Emma­nuel lo acu­só de estar tra­tan­do de res­pon­sa­bi­li­zar­lo a él y al Presidente.

“Al salir de la Casa Blan­ca Blair esta­ba con­ven­ci­do de que ambos vivían en pla­ne­tas dife­ren­tes con res­pec­to a este tema. Cada vez más veía una falla en el gobierno.

“CAPÍTULO 12

“El Gene­ral Jones acos­tum­bra­ba a via­jar él mis­mo a Afga­nis­tán para hacer sus pro­pias valo­ra­cio­nes. Él era de la opi­nión de que los Esta­dos Uni­dos no podían per­der esa gue­rra, por­que la gen­te iba a decir que los terro­ris­tas habían gana­do y este tipo de accio­nes se iban a ver en Áfri­ca, Amé­ri­ca del Sur y otros luga­res. Las orga­ni­za­cio­nes como la OTAN, la Unión Euro­pea y las Nacio­nes Uni­das podrían que­dar rele­ga­das al basu­re­ro de la historia.

“Jones visi­ta a los sol­da­dos heri­dos, se reúne con los coro­ne­les y se entre­vis­ta con McChrys­tal. McChrys­tal le con­fie­sa que Afga­nis­tán esta­ba mucho peor que lo que él espe­ra­ba. Advir­tió que había sobra­das razo­nes para preo­cu­par­se y que si la situa­ción no se rever­tía pron­to se haría irre­ver­si­ble. Jones pidió que le enu­me­ra­ra los pro­ble­mas y McChrys­tal comen­zó a citar toda una leta­nía de ellos: el núme­ro de tali­ba­nes en el país era muy supe­rior a lo que se pen­sa­ba (25 000). Jones comen­tó que eso era el resul­ta­do del tra­ta­do fir­ma­do entre Pakis­tán y sus tri­bus, pues allí los nue­vos tali­ba­nes podían ser entre­na­dos sin inter­fe­ren­cias. El núme­ro de ata­ques tali­ba­nes se acer­ca­ba a los 550 sema­na­les y en los últi­mos meses se había casi dupli­ca­do. Las bom­bas a los bor­des de la carre­te­ra esta­ban matan­do a apro­xi­ma­da­men­te 50 efec­ti­vos de las tro­pas de la coa­li­ción cada mes, a dife­ren­cia de la cifra de ocho regis­tra­da el año anterior.

“Jones insis­tía en que la nue­va estra­te­gia tenía tres etapas:

“1.- La seguridad.

“2.- El desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la reconstrucción.

“3.- La gober­na­bi­li­dad por par­te de los afga­nos bajo el impe­rio de la ley.

“Jones insis­tía en que la gue­rra no la iba a ganar sólo el ejér­ci­to, que duran­te el pró­xi­mo año la par­te de la estra­te­gia que debía comen­zar a fun­cio­nar era el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, y que si eso no se hacía bien no iban a haber sufi­cien­tes tro­pas en el mun­do para lograr la vic­to­ria. Jones acla­ró que ésta era una nue­va épo­ca y que Oba­ma no le iba a dar a los coman­dan­tes del ejér­ci­to todas las fuer­zas que ellos pedían, como acos­tum­bra­ba a hacer Bush duran­te la gue­rra en Irak. Jones aña­dió que el Pre­si­den­te sabía que esta­ba cami­nan­do por el filo de una nava­ja, lo cual que­ría decir que no sólo eran tiem­pos difí­ci­les y peli­gro­sos, sino que la situa­ción podía avan­zar en una u otra dirección.

“En la pro­vin­cia de Hel­mand, Jones acla­ró que la estra­te­gia de Oba­ma esta­ba des­ti­na­da a redu­cir la par­ti­ci­pa­ción y el com­pro­mi­so de los Esta­dos Uni­dos, que él no pen­sa­ba que Afga­nis­tán debía ser la gue­rra sólo de los Esta­dos Uni­dos, pero que había habi­do una ten­den­cia a americanizarla.

“A su regre­so Jones le infor­ma a Oba­ma que la situa­ción era des­con­cer­tan­te; que no había rela­ción algu­na entre lo que le habían esta­do dicien­do duran­te los últi­mos meses y lo que el Gene­ral McChrys­tal esta­ba enfren­tan­do. Oba­ma le pre­gun­ta al fin cuán­tas tro­pas se nece­si­ta­ban y Jones le infor­ma que aún no había un núme­ro defi­ni­do. Él pen­sa­ba que era nece­sa­rio com­ple­tar las dos pri­me­ras eta­pas de la estra­te­gia ‑desa­rro­llo eco­nó­mi­co y gobernabilidad‑, o de lo con­tra­rio Afga­nis­tán sim­ple­men­te se iba a tra­gar cual­quier cifra adi­cio­nal de tropas.

“En el Pen­tá­gono la reac­ción era muy dife­ren­te. Jones fue acu­sa­do de que­rer poner lími­tes a la cifra de tro­pas. Éste ale­ga­ba que no era jus­to que el pre­si­den­te toma­ra la deci­sión que había teni­do que tomar en mar­zo, y antes de com­ple­tar los 21 000 efec­ti­vos allí, deci­dir que como la situa­ción era tan mala se nece­si­ta­ban de 40 000 a 80 000 efec­ti­vos adicionales.

“Entre la Casa Blan­ca y el Pen­tá­gono exis­tía un abis­mo cada vez mayor, y esto ocu­rría sólo cua­tro meses des­pués de que el Pre­si­den­te die­ra a cono­cer su nue­va estrategia.

“CAPÍTULO 13

“Algu­nos fun­cio­na­rios del gobierno esta­dou­ni­den­se des­cri­bían el gobierno de Oba­ma uti­li­zan­do la ter­mi­no­lo­gía afga­na, y decían que la pre­si­den­cia esta­ba pobla­da por ‘tri­bus’, lo cual refle­ja­ba sus divi­sio­nes. La tri­bu de Hillary vivía en el Depar­ta­men­to de Esta­do; la tri­bu de Chica­go ocu­pa­ba las ofi­ci­nas de Axel­rod y Emma­nuel; la tri­bu de la cam­pa­ña pre­si­den­cial ocu­pa­ba el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, que esta­ba diri­gi­do por el jefe de gabi­ne­te Mark Lip­pert y el direc­tor de comu­ni­ca­cio­nes estra­té­gi­cas Denis McDo­nough. A este gru­po le lla­ma­ban la ‘insur­gen­cia’.

“La derro­ta del Tali­bán reque­ría más tro­pas, dine­ro y tiem­po que su des­man­te­la­mien­to. La derro­ta sig­ni­fi­ca­ba una ren­di­ción incon­di­cio­nal, una capi­tu­la­ción total; la vic­to­ria, ganar en el más amplio sen­ti­do de la pala­bra, des­truir com­ple­ta­men­te al Talibán.

“Richard Hol­broo­ke se mos­tra­ba pesi­mis­ta cer­ca de las elec­cio­nes del 20 de agos­to en Afga­nis­tán y expre­só: ‘Si hubie­se 10 resul­ta­dos posi­bles en Afga­nis­tán, 9 de ellos son malos. Todos ellos fluc­túan entre la gue­rra civil y las irregularidades’.

“Tan pron­to cerra­ron los cole­gios de vota­ción el 20 de agos­to hubo repor­tes de frau­de en las urnas. Muchos fun­cio­na­rios de Nacio­nes Uni­das y del Depar­ta­men­to de Esta­do no aban­do­na­ron sus resi­den­cias para visi­tar los cen­tros de vota­ción por razo­nes de seguridad.

“El día pos­te­rior a las elec­cio­nes Hool­bro­ke y el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se se reu­nie­ron con Kar­zai, al cual le pre­gun­ta­ron qué haría si había una segun­da vuel­ta. Kar­zai dijo que él había sido reelec­to y que no habría una segun­da vuelta.

“Des­pués de la reu­nión Kar­zai lla­mó al cen­tro de ope­ra­cio­nes del Depar­ta­men­to de Esta­do y pidió hablar con Oba­ma o con Hillary. El emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se le reco­men­dó al pre­si­den­te que no acep­ta­ra la lla­ma­da, pues Kar­zai se había colo­ca­do a la defen­si­va dicien­do que una segun­da vuel­ta era impo­si­ble. Oba­ma estu­vo de acuer­do en no hablar con él.

“Los infor­mes de inte­li­gen­cia des­cri­bían a Kar­zai como una per­so­na cada vez más deli­ran­te y para­noi­co. Kar­zai les dijo: ‘Uste­des están en con­tra mía. Es un com­plot entre los esta­dou­ni­den­ses y los británicos’.

“En el mes de agos­to se creó un gru­po a fin de que entre­vis­ta­ra a los miem­bros del gru­po estra­té­gi­co del Gene­ral McChrys­tal que recién aca­ba­ban de regre­sar de Afga­nis­tán, con el obje­ti­vo de saber qué era lo que esta­ba ocu­rrien­do en el terreno, cómo iba la gue­rra, qué esta­ba fun­cio­nan­do y qué no. McChrys­tal le dio al gru­po tres pre­gun­tas a modo de guía para su estu­dio: ¿es posi­ble cum­plir la misión?; y de ser así, ¿qué es nece­sa­rio cam­biar para que la misión se cum­pla?; ¿se requie­ren más recur­sos para cum­plir la misión?

“McChrys­tal le pidió al gru­po que fue­se prag­má­ti­co y se con­cen­tra­ra en las cosas que real­men­te funcionaban.

“El gru­po lle­gó a la con­clu­sión de que el ejér­ci­to enten­día rela­ti­va­men­te poco a la pobla­ción afga­na. No alcan­za­ba a com­pren­der cómo las cam­pa­ñas de inti­mi­da­ción lan­za­das por los tali­ba­nes afec­ta­ban a la pobla­ción. El aco­pio de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia era un desas­tre. El gru­po des­cu­brió que el 70 por cien­to de los requi­si­tos de inte­li­gen­cia se cen­tra­ban en el enemi­go. Algu­nos miem­bros del gru­po pen­sa­ban que den­tro de uno o dos años la gue­rra esta­ría total­men­te ame­ri­ca­ni­za­da. Los esta­dou­ni­den­ses pre­fe­rían que los alia­dos de la OTAN apor­ta­ran dine­ro y ase­so­res para las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas, en vez de que estu­vie­sen mero­dean­do por todo el país pidien­do apo­yo aéreo para ata­car a los afga­nos de apa­rien­cia sospechosa.

“El gru­po sólo tenía malas noti­cias para McChrys­tal. Se podía lle­var a cabo la mejor cam­pa­ña de con­tra­in­sur­gen­cia en la his­to­ria del mun­do, y aún así ésta fra­ca­sa­ría por la debi­li­dad y la corrup­ción que exis­tían en el gobierno afgano. McChrys­tal que­dó como si hubie­se sido atro­pe­lla­do por un tren. De todos modos, le dio las gra­cias al grupo.

“McChrys­tal le hizo saber a Gates que nece­si­ta­ría 40 000 efec­ti­vos más. Tras lar­gas dis­cu­sio­nes, Gates le pro­me­tió que le daría tan­tos efec­ti­vos como pudie­ra mien­tras pudie­ra. ‘Usted tie­ne un cam­po de bata­lla allá y yo ten­go un cam­po de bata­lla aquí’, le dijo.

“CAPÍTULO 14

“Biden se había pasa­do cin­co horas tra­tan­do de dise­ñar una alter­na­ti­va para McChrys­tal, la cual lla­mó ‘anti­te­rro­ris­mo plus’. En vez de una can­ti­dad inten­si­va de efec­ti­vos, el plan se con­cen­tra­ba en lo que él creía era la ame­na­za real: Al Qae­da. Esta estra­te­gia ponía énfa­sis en la des­truc­ción de los gru­pos terro­ris­tas median­te el ase­si­na­to o la cap­tu­ra de sus líde­res. Biden pen­sa­ba que era posi­ble disua­dir a Al Qae­da de regre­sar a Afga­nis­tán, y así evi­tar enfras­car­se en la cos­to­sa misión de pro­te­ger al pue­blo afgano.

“Biden pen­sa­ba que Al Qae­da toma­ría por el camino don­de encon­tra­rían menor resis­ten­cia y que no regre­sa­rían a sus anti­guos luga­res de ori­gen si:

“1. Los Esta­dos Uni­dos man­te­nían al menos dos bases (Baram y Khan­dahar) para que las Fuer­zas Espe­cia­les pudie­ran ope­rar en cual­quier lugar del país.

“2. Los Esta­dos Uni­dos con­ta­ran con fuer­zas sufi­cien­tes para con­tro­lar el espa­cio aéreo afgano.

“3. Las redes de inte­li­gen­cia huma­na den­tro de Afga­nis­tán le pro­por­cio­na­ban infor­ma­ción acer­ca de los obje­ti­vos que serían ata­ca­dos a las Fuer­zas Especiales.

“4. La éli­te de la CIA, una fuer­za com­pues­ta por 3 000 afga­nos para ope­ra­cio­nes anti-terro­ris­tas podían mover­se libremente.

“Afga­nis­tán debía con­ver­tir­se en un ambien­te lige­ra­men­te más hos­til para Al Qae­da que Pakis­tán para que ellos deci­die­ran no regresar.

“Oba­ma nece­si­ta­ba a alguien que lo guia­ra. Había esta­do en el Sena­do sólo cua­tro años, y Biden 35. El pre­si­den­te pen­sa­ba que los mili­ta­res no podían pre­sio­nar­lo, pero ellos podían aplas­tar a un pre­si­den­te inex­per­to. Biden acu­dió a Oba­ma, y éste le dijo: ‘Tú eres quien cono­ces a esa gen­te. Ade­lan­te. Presiona’.

“Oba­ma con­fe­só des­pués que el que­ría que su vice­pre­si­den­te fue­se un detrac­tor agre­si­vo, y que dije­ra exac­ta­men­te lo que pen­sa­ba, que hicie­ra las pre­gun­tas más difí­ci­les, por­que esta­ba con­ven­ci­do de que ésa era la mejor mane­ra de ser­vir al pue­blo y a las tro­pas, esta­ble­cien­do un fuer­te deba­te sobre estas cues­tio­nes de vida o muerte.

“Oba­ma con­vo­có a un peque­ño gru­po de los más expe­ri­men­ta­dos miem­bros de su equi­po de segu­ri­dad nacio­nal para ana­li­zar el infor­me cla­si­fi­ca­do de 66 pági­nas ela­bo­ra­do por McChrys­tal, que en resu­men decía que si no se envia­ban más efec­ti­vos era pro­ba­ble que la gue­rra ter­mi­na­ra en un fra­ca­so en los pró­xi­mos 12 meses. El pre­si­den­te agre­gó que las opcio­nes en este caso no eran bue­nas y acla­ró que no acep­ta­ría auto­má­ti­ca­men­te la solu­ción pro­pues­ta por el Gene­ral ni por nadie. ‘Tene­mos que abor­dar esto con el espí­ri­tu de desa­fiar nues­tras pro­pias presunciones’.

“Peter Lavoy, vice­je­fe de aná­li­sis de la ofi­ci­na del direc­tor de la DIN, con­si­de­ra­ba que tras los ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos, Bin Laden y su orga­ni­za­ción habían sido gol­pea­dos, ase­dia­dos, pero no aca­ba­dos, que Al Qae­da se había con­ver­ti­do en la san­gui­jue­la del Talibán.

“Oba­ma que­ría saber si era posi­ble o no derro­tar a Al Qae­da y cómo; si era nece­sa­rio des­truir al Tali­bán para des­truir a Al Qae­da; qué se podía lograr en los pró­xi­mos años; qué tipo de pre­sen­cia era nece­sa­rio tener en Afga­nis­tán para poder con­tar con una pla­ta­for­ma anti­te­rro­ris­ta eficaz.

“Lo que no se dijo y todos sabían era que un pre­si­den­te no podía per­der una gue­rra ni hacer ver que la esta­ba per­dien­do. Oba­ma dijo que iba a ser nece­sa­rio tra­ba­jar duran­te cin­co años y pro­po­nía con­si­de­rar otras prio­ri­da­des nacionale

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.