El impe­rio por den­tro (Segun­da par­te) – Cuba­de­ba­te

En la Refle­xión de ayer apa­re­ce un párra­fo cla­ve extraí­do del libro de Wood­ward: “Un secre­to impor­tan­te que nun­ca había sido repor­ta­do en los medios ni en nin­gu­na otra par­te era la exis­ten­cia de un ejér­ci­to encu­bier­to de 3 000 hom­bres en Afga­nis­tán, cuyo obje­ti­vo era matar o cap­tu­rar a los tali­ba­nes y en oca­sio­nes aden­trar­se en las zonas tri­ba­les para paci­fi­car­las y obte­ner apo­yo.”

Tal ejér­ci­to, crea­do y mane­ja­do por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA), entre­na­do y orga­ni­za­do como “fuer­za espe­cial”, ha sido inte­gra­do sobre bases tri­ba­les, socia­les, anti­rre­li­gio­sas y anti­pa­trió­ti­cas; su misión es el segui­mien­to y la eli­mi­na­ción físi­ca de gue­rri­lle­ros tali­ba­nes y otros afga­nos, cali­fi­ca­dos como extre­mis­tas musul­ma­nes. Nada tie­nen que ver con Al Qae­da y Bin Laden, un sau­di­ta reclu­ta­do y finan­cia­do por la CIA para luchar con­tra los sovié­ti­cos cuan­do sus tro­pas ocu­pa­ron Afga­nis­tán. Cuan­do el Vice­pre­si­den­te Biden via­jó a Kabul, a prin­ci­pios de 2009, David Mckier­nan, jefe de las tro­pas de Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán, le dijo cuan­do este pre­gun­tó por Al Qae­da: “que no había vis­to ni un solo ára­be en dos años allí”.

A pesar de la rela­ti­va­men­te bre­ve y efí­me­ra impor­tan­cia que los prin­ci­pa­les medios inter­na­cio­na­les de pren­sa die­ron a “Las gue­rras de Oba­ma”, estos, sin embar­go, no deja­ron de con­sig­nar esta reve­la­do­ra noti­cia.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos esta­ba ante un pro­ble­ma inso­lu­ble. En una de las últi­mas reunio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal duran­te la pre­si­den­cia de Bush, se apro­bó un infor­me don­de se afir­ma­ba: “que los Esta­dos Uni­dos no podrían man­te­ner­se en Afga­nis­tán a menos que se resol­vie­ran tres gran­des pro­ble­mas: mejo­rar la gober­na­bi­li­dad, dis­mi­nuir la corrup­ción y eli­mi­nar los san­tua­rios de los tali­ba­nes…”

Podría aña­dir­se que el pro­ble­ma es más gra­ve si se toman en cuen­ta los com­pro­mi­sos polí­ti­cos y mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos con Pakis­tán, un país dota­do de armas nuclea­res, cuya esta­bi­li­dad en medio de ten­sos equi­li­brios de carác­ter étni­co, había sido afec­ta­da por la aven­tu­re­ra gue­rra de Bush en Afga­nis­tán. Cien­tos de kiló­me­tros de fron­te­ra mon­ta­ño­sa, con pobla­cio­nes del mis­mo ori­gen que están sien­do ata­ca­das y masa­cra­das por avio­nes sin pilo­to, son com­par­ti­dos por Pakis­tán y Afga­nis­tán. Las tro­pas de la OTAN, cuya moral decre­ce día por día, no podrán ganar esta gue­rra.

Sin enor­mes can­ti­da­des de com­bus­ti­ble, ali­men­tos y muni­cio­nes, nin­gún ejér­ci­to pue­de mover­se. La pro­pia lucha de los afga­nos y pakis­ta­níes, de uno y otro lado de la fron­te­ra, ha des­cu­bier­to el pun­to débil de las sofis­ti­ca­das tro­pas de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. Las lar­gas rutas de abas­te­ci­mien­tos se están con­vir­tien­do en cemen­te­rio de los enor­mes camio­nes y cis­ter­nas des­ti­na­dos a esa tarea. Los avio­nes sin pilo­to, las comu­ni­ca­cio­nes más moder­nas, las sofis­ti­ca­das armas con­ven­cio­na­les, radio­eléc­tri­cas y has­ta las nuclea­res, sobran.

Pero el pro­ble­ma es mucho más gra­ve que lo que estas líneas expre­san.

Segui­mos, sin embar­go, ade­lan­te con la sín­te­sis del espec­ta­cu­lar libro de Wood­ward.

“CAPÍTULO 8

“Jack Kea­ne, Gene­ral reti­ra­do, muy cer­cano a Hillary Clin­ton, le advir­tió que la estra­te­gia segui­da en Afga­nis­tán era inco­rrec­ta, que el ele­va­do núme­ro de víc­ti­mas no iba a poner fin a la insur­gen­cia, que esto tenía el efec­to con­tra­rio, que la úni­ca sali­da era una ofen­si­va con­tra­in­sur­gen­te inten­si­va para pro­te­ger a los afga­nos. McKier­nan no esta­ba inter­ac­tuan­do con los gober­na­do­res de las pro­vin­cias. Kea­ne le expre­só que se recu­rría mucho a la lucha anti­te­rro­ris­ta y la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te no mar­cha­ba a la par.

“Kea­ne le pro­pu­so sus­ti­tuir a McKier­nan por el Tenien­te Gene­ral Lloyd Aus­tin III, segun­do al man­do en Irak; y tam­bién pro­pu­so a McChrys­tal, agre­gan­do que éste era, sin dudas, el mejor can­di­da­to.

“McChrys­tal había orga­ni­za­do bue­nas cam­pa­ñas anti­te­rro­ris­tas en Irak, pero los éxi­tos tác­ti­cos no se tra­du­cían en vic­to­rias estra­té­gi­cas. Es por ello que la con­tra­in­sur­gen­cia era nece­sa­ria.

“CAPÍTULO 9

“En la audien­cia de con­fir­ma­ción de Leon Panet­ta como Direc­tor de la CIA ante el Comi­té de Inte­li­gen­cia del Sena­do, este afir­mó que la Agen­cia ya no envia­ría a los supues­tos terro­ris­tas a otro país para que fue­sen tor­tu­ra­dos, por­que esto esta­ba prohi­bi­do según las órde­nes eje­cu­ti­vas del nue­vo Pre­si­den­te. Él decla­ró que tenía la sos­pe­cha de que la CIA envia­ba per­so­nas a otros paí­ses para que fue­sen inte­rro­ga­das uti­li­zan­do téc­ni­cas que ‘vio­la­ban nues­tras nor­mas’.

“Hay­den lo esta­ba obser­van­do por la tele­vi­sión y se pre­gun­ta­ba, moles­to, si Panet­ta había igno­ra­do la con­ver­sa­ción que ambos habían teni­do el mes ante­rior. Hay­den con­tac­tó a Jeff Smith, ex ase­sor gene­ral de la CIA, quien esta­ba ayu­dan­do en la tran­si­ción entre Hay­den y Panet­ta y le ame­na­zó dicién­do­le: ‘O bien él reti­ra lo dicho en su tes­ti­mo­nio públi­co maña­na o ten­dre­mos el espec­tácu­lo don­de el actual Direc­tor de la CIA le diga al futu­ro Direc­tor de la CIA que no sabe de lo que está hablan­do’. Hay­den dijo que lo expre­sa­ría públi­ca­men­te y que eso no iba a bene­fi­ciar a nadie. Al día siguien­te fue el Sena­dor Kit Bond, de Mis­sou­ri, el jefe repu­bli­cano del Comi­té de Inte­li­gen­cia, quien le pre­gun­tó a Panet­ta si él se retrac­ta­ba de lo que había dicho el día ante­rior y Panet­ta dijo que sí.

“Hay­den pos­te­rior­men­te se reu­nió con Panet­ta y le dijo que había leí­do sus escri­tos, don­de decía que el gobierno de Bush había selec­cio­na­do la mejor infor­ma­ción de inte­li­gen­cia para ale­gar la exis­ten­cia de armas de des­truc­ción masi­va en Irak. Panet­ta había cul­pa­do de ello a una uni­dad espe­cial del Pen­tá­gono crea­da por Rums­feld. Panet­ta res­pon­dió que no era cier­to, que había sido un error de ellos, y acep­tó que se había pro­du­ci­do en ese caso un catas­tró­fi­co fallo de inte­li­gen­cia en la agen­cia de la cual iba a ser direc­tor.

“El 13 de febre­ro el pre­si­den­te se reu­nió nue­va­men­te con el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal para dis­cu­tir cua­tro opcio­nes para el des­plie­gue de tro­pas en Afga­nis­tán.

“1. Deci­dir sólo des­pués de defi­nir una estra­te­gia.

“2. Enviar de inme­dia­to a 17 000 efec­ti­vos.

“3. Enviar los 17 000 pero en dos par­tes.

“4. Enviar 27 000, con lo cual se daría cum­pli­mien­to a la soli­ci­tud del Gene­ral McKier­nan.

“Clin­ton, Gates, Mullen y Petraeus apo­ya­ron el envío de los 17 000 de inme­dia­to. Ésta tam­bién fue la reco­men­da­ción de Jones. Richard Hol­broo­ke, en un video de segu­ri­dad, advir­tió que 44 años atrás el Pre­si­den­te John­son deba­tía lo mis­mo con sus ase­so­res para el caso de Viet Nam. ‘No se pue­de olvi­dar la his­to­ria’, agre­gó. Viet Nam nos había ense­ña­do que las gue­rri­llas ganan en una situa­ción de impas­se, y que por lo tan­to él apo­ya­ba el envío de los 17 000. Oba­ma final­men­te le noti­fi­có al Pen­tá­gono que había deci­di­do enviar 17 000.

“CAPÍTULO 10

“El obje­ti­vo para el gobierno de Oba­ma esta­ba cla­ro: des­man­te­lar y final­men­te derro­tar a Al Qae­da y sus alia­dos extre­mis­tas, sus estruc­tu­ras de apo­yo y sus san­tua­rios en Pakis­tán, y evi­tar su regre­so a Pakis­tán o Afga­nis­tán. Jones, Gates y Mullen se pre­gun­ta­ban si podían con­fiar en los pakis­ta­níes. Biden pro­po­nía refor­zar las ope­ra­cio­nes anti-terro­ris­tas y con­cen­trar­se en Al Qae­da y en Pakis­tán. Oba­ma pre­gun­tó si el envío de 17 000 efec­ti­vos y pos­te­rior­men­te 4 000 más harían la dife­ren­cia y la res­pues­ta fue que sí. Oba­ma pre­gun­tó cuán­to cos­ta­ría esta ope­ra­ción y la res­pues­ta fue que no se sabía, que esto sólo era un estu­dio y que no se había hecho un cálcu­lo del pre­su­pues­to, pero que el cos­to de colo­car a un sol­da­do esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, inclui­dos los pagos como vete­rano de gue­rra, el segu­ro de salud, el cos­to de la aten­ción a sus fami­lia­res, la ali­men­ta­ción y el arma­men­to, ascen­día a apro­xi­ma­da­men­te 25 000 dóla­res al año. El cos­to de un sol­da­do afgano en el terreno ascen­día a unos 12 000 dóla­res. Más tar­de Oba­ma con­fir­mó que Pakis­tán sería el cen­tro de cual­quier nue­va estra­te­gia.

“En una reu­nión con el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, Oba­ma dijo que espe­ra­ba con­tar duran­te al menos dos años con el apo­yo popu­lar para su estra­te­gia. Biden expre­só que la suer­te esta­ba echa­da, aun­que hacien­do notar que disen­tía, pero ase­gu­ró que apo­ya­ría la estra­te­gia del pre­si­den­te.

“CAPÍTULO 11

“Petraeus se mos­tra­ba preo­cu­pa­do. Le preo­cu­pa­ba con­ver­tir­se en la víc­ti­ma de sus éxi­tos ante­rio­res en Irak. Pro­ba­ble­men­te una con­tra­in­sur­gen­cia no era la estra­te­gia correc­ta en Afga­nis­tán, pero Petraeus le había asig­na­do la tarea de estu­diar el tema a un gru­po de exper­tos en ope­ra­cio­nes y acti­vi­da­des de inte­li­gen­cia, quie­nes tenían una opi­nión con­tra­ria. Pare­cía que el Pre­si­den­te no había acep­ta­do sus argu­men­tos a favor de una ope­ra­ción con­tra­in­sur­gen­te. El pre­si­den­te anun­ció en un dis­cur­so su estra­te­gia de des­man­te­lar y derro­tar a Al Qae­da. Un edi­to­rial del dia­rio The Washing­ton Post elo­gió el plan con el siguien­te titu­lar: ‘El pre­cio del Rea­lis­mo’. El dis­cur­so sor­pren­dió a algu­nos. El pre­si­den­te per­so­nal­men­te le había hecho cam­bios al tex­to. Oba­ma no se había com­pro­me­ti­do total­men­te con el envío de todas las tro­pas soli­ci­ta­das por el ejér­ci­to. Oba­ma dijo que ana­li­za­ría la cues­tión nue­va­men­te des­pués de las elec­cio­nes en Afga­nis­tán.

“El Secre­ta­rio de Defen­sa Gates pare­cía cómo­do con la deci­sión: Dos días des­pués decla­ró que no veía la nece­si­dad de pedir más tro­pas o pedir­le al Pre­si­den­te que las apro­ba­ra has­ta tan­to no se vie­ra el desem­pe­ño de las mis­mas.

“El Pre­si­den­te de Pakis­tán se reu­nió con Oba­ma en su ofi­ci­na. Oba­ma le dijo que no que­ría armar a Pakis­tán en con­tra de la India. Reco­no­ció que habían avan­za­do en Swat pero que el cese al fue­go había pro­vo­ca­do que los extre­mis­tas sub­vir­tie­ran la legi­ti­mi­dad del gobierno pakis­ta­ní, y que el gobierno estu­vie­ra dan­do la impre­sión de que nadie esta­ba a car­go. Oba­ma reco­no­ció que Pakis­tán actua­ba aho­ra con más deci­sión, lo cual se había hecho evi­den­te por su actua­ción en Swat y por haber per­mi­ti­do que la CIA lan­za­ra como pro­me­dio un ata­que con avio­nes no tri­pu­la­dos cada tres días en el cur­so del mes ante­rior. Los pakis­ta­níes habían lan­za­do una ope­ra­ción con 15 000 efec­ti­vos, una de las mayo­res has­ta el momen­to, con­tra los tali­ba­nes.

“El jefe del Esta­do Mayor Con­jun­to se daba cuen­ta de que la solu­ción del pro­ble­ma afgano esta­ba jus­to a la vis­ta, mero­dean­do por los pasi­llos del Pen­tá­gono. McChrys­tal ya era una leyen­da. Había tra­ba­ja­do más que nadie, solu­cio­nan­do pro­ble­mas y sin pro­tes­tar. Cum­plía a caba­li­dad todas las órde­nes. Gates final­men­te anun­ció que McChrys­tal sería el nue­vo coman­dan­te de las tro­pas en Afga­nis­tán. ‘Nues­tra misión allí’, dijo, ‘requie­re nue­vas ideas y nue­vos enfo­ques por par­te de nues­tros jefes mili­ta­res’. Pos­te­rior­men­te Oba­ma expre­só que él había esta­do de acuer­do con esta deci­sión por­que con­fia­ba en las opi­nio­nes de Gates y Mullen, pero que no había teni­do la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar per­so­nal­men­te con él.

“El 26 de mayo de 2009 apa­re­ció en el infor­me al Pre­si­den­te uno de los más sen­si­bles repor­tes de inte­li­gen­cia pro­fun­da. Su títu­lo era: Los reclu­tas de Al Qae­da en Amé­ri­ca del Nor­te pudie­ran hacer cam­biar los obje­ti­vos y las tác­ti­cas en los Esta­dos Uni­dos y en Cana­dá. Según el infor­me, alre­de­dor de 20 par­ti­da­rios de Al Qae­da con pasa­por­tes esta­dou­ni­den­ses, cana­dien­ses o euro­peos se esta­ban entre­nan­do en los san­tua­rios de Pakis­tán para regre­sar a sus paí­ses de ori­gen y per­pe­trar actos terro­ris­tas de alto per­fil. Entre ellos se incluían media doce­na del Rei­no Uni­do, varios cana­dien­ses, algu­nos ale­ma­nes y tres esta­dou­ni­den­ses. No se cono­cían sus nom­bres. Den­nis Blair pen­sa­ba que los infor­mes eran lo sufi­cien­te­men­te alar­man­tes y creí­bles como para que el Pre­si­den­te fue­se infor­ma­do. Pero Rahm Emma­nuel no esta­ba de acuer­do. Blair res­pon­dió, como ase­sor de inte­li­gen­cia del Pre­si­den­te, que se sen­tía real­men­te preo­cu­pa­do y Emma­nuel lo acu­só de estar tra­tan­do de res­pon­sa­bi­li­zar­lo a él y al Pre­si­den­te.

“Al salir de la Casa Blan­ca Blair esta­ba con­ven­ci­do de que ambos vivían en pla­ne­tas dife­ren­tes con res­pec­to a este tema. Cada vez más veía una falla en el gobierno.

“CAPÍTULO 12

“El Gene­ral Jones acos­tum­bra­ba a via­jar él mis­mo a Afga­nis­tán para hacer sus pro­pias valo­ra­cio­nes. Él era de la opi­nión de que los Esta­dos Uni­dos no podían per­der esa gue­rra, por­que la gen­te iba a decir que los terro­ris­tas habían gana­do y este tipo de accio­nes se iban a ver en Áfri­ca, Amé­ri­ca del Sur y otros luga­res. Las orga­ni­za­cio­nes como la OTAN, la Unión Euro­pea y las Nacio­nes Uni­das podrían que­dar rele­ga­das al basu­re­ro de la his­to­ria.

“Jones visi­ta a los sol­da­dos heri­dos, se reúne con los coro­ne­les y se entre­vis­ta con McChrys­tal. McChrys­tal le con­fie­sa que Afga­nis­tán esta­ba mucho peor que lo que él espe­ra­ba. Advir­tió que había sobra­das razo­nes para preo­cu­par­se y que si la situa­ción no se rever­tía pron­to se haría irre­ver­si­ble. Jones pidió que le enu­me­ra­ra los pro­ble­mas y McChrys­tal comen­zó a citar toda una leta­nía de ellos: el núme­ro de tali­ba­nes en el país era muy supe­rior a lo que se pen­sa­ba (25 000). Jones comen­tó que eso era el resul­ta­do del tra­ta­do fir­ma­do entre Pakis­tán y sus tri­bus, pues allí los nue­vos tali­ba­nes podían ser entre­na­dos sin inter­fe­ren­cias. El núme­ro de ata­ques tali­ba­nes se acer­ca­ba a los 550 sema­na­les y en los últi­mos meses se había casi dupli­ca­do. Las bom­bas a los bor­des de la carre­te­ra esta­ban matan­do a apro­xi­ma­da­men­te 50 efec­ti­vos de las tro­pas de la coa­li­ción cada mes, a dife­ren­cia de la cifra de ocho regis­tra­da el año ante­rior.

“Jones insis­tía en que la nue­va estra­te­gia tenía tres eta­pas:

“1.- La segu­ri­dad.

“2.- El desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la recons­truc­ción.

“3.- La gober­na­bi­li­dad por par­te de los afga­nos bajo el impe­rio de la ley.

“Jones insis­tía en que la gue­rra no la iba a ganar sólo el ejér­ci­to, que duran­te el pró­xi­mo año la par­te de la estra­te­gia que debía comen­zar a fun­cio­nar era el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, y que si eso no se hacía bien no iban a haber sufi­cien­tes tro­pas en el mun­do para lograr la vic­to­ria. Jones acla­ró que ésta era una nue­va épo­ca y que Oba­ma no le iba a dar a los coman­dan­tes del ejér­ci­to todas las fuer­zas que ellos pedían, como acos­tum­bra­ba a hacer Bush duran­te la gue­rra en Irak. Jones aña­dió que el Pre­si­den­te sabía que esta­ba cami­nan­do por el filo de una nava­ja, lo cual que­ría decir que no sólo eran tiem­pos difí­ci­les y peli­gro­sos, sino que la situa­ción podía avan­zar en una u otra direc­ción.

“En la pro­vin­cia de Hel­mand, Jones acla­ró que la estra­te­gia de Oba­ma esta­ba des­ti­na­da a redu­cir la par­ti­ci­pa­ción y el com­pro­mi­so de los Esta­dos Uni­dos, que él no pen­sa­ba que Afga­nis­tán debía ser la gue­rra sólo de los Esta­dos Uni­dos, pero que había habi­do una ten­den­cia a ame­ri­ca­ni­zar­la.

“A su regre­so Jones le infor­ma a Oba­ma que la situa­ción era des­con­cer­tan­te; que no había rela­ción algu­na entre lo que le habían esta­do dicien­do duran­te los últi­mos meses y lo que el Gene­ral McChrys­tal esta­ba enfren­tan­do. Oba­ma le pre­gun­ta al fin cuán­tas tro­pas se nece­si­ta­ban y Jones le infor­ma que aún no había un núme­ro defi­ni­do. Él pen­sa­ba que era nece­sa­rio com­ple­tar las dos pri­me­ras eta­pas de la estra­te­gia ‑desa­rro­llo eco­nó­mi­co y gobernabilidad‑, o de lo con­tra­rio Afga­nis­tán sim­ple­men­te se iba a tra­gar cual­quier cifra adi­cio­nal de tro­pas.

“En el Pen­tá­gono la reac­ción era muy dife­ren­te. Jones fue acu­sa­do de que­rer poner lími­tes a la cifra de tro­pas. Éste ale­ga­ba que no era jus­to que el pre­si­den­te toma­ra la deci­sión que había teni­do que tomar en mar­zo, y antes de com­ple­tar los 21 000 efec­ti­vos allí, deci­dir que como la situa­ción era tan mala se nece­si­ta­ban de 40 000 a 80 000 efec­ti­vos adi­cio­na­les.

“Entre la Casa Blan­ca y el Pen­tá­gono exis­tía un abis­mo cada vez mayor, y esto ocu­rría sólo cua­tro meses des­pués de que el Pre­si­den­te die­ra a cono­cer su nue­va estra­te­gia.

“CAPÍTULO 13

“Algu­nos fun­cio­na­rios del gobierno esta­dou­ni­den­se des­cri­bían el gobierno de Oba­ma uti­li­zan­do la ter­mi­no­lo­gía afga­na, y decían que la pre­si­den­cia esta­ba pobla­da por ‘tri­bus’, lo cual refle­ja­ba sus divi­sio­nes. La tri­bu de Hillary vivía en el Depar­ta­men­to de Esta­do; la tri­bu de Chica­go ocu­pa­ba las ofi­ci­nas de Axel­rod y Emma­nuel; la tri­bu de la cam­pa­ña pre­si­den­cial ocu­pa­ba el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, que esta­ba diri­gi­do por el jefe de gabi­ne­te Mark Lip­pert y el direc­tor de comu­ni­ca­cio­nes estra­té­gi­cas Denis McDo­nough. A este gru­po le lla­ma­ban la ‘insur­gen­cia’.

“La derro­ta del Tali­bán reque­ría más tro­pas, dine­ro y tiem­po que su des­man­te­la­mien­to. La derro­ta sig­ni­fi­ca­ba una ren­di­ción incon­di­cio­nal, una capi­tu­la­ción total; la vic­to­ria, ganar en el más amplio sen­ti­do de la pala­bra, des­truir com­ple­ta­men­te al Tali­bán.

“Richard Hol­broo­ke se mos­tra­ba pesi­mis­ta cer­ca de las elec­cio­nes del 20 de agos­to en Afga­nis­tán y expre­só: ‘Si hubie­se 10 resul­ta­dos posi­bles en Afga­nis­tán, 9 de ellos son malos. Todos ellos fluc­túan entre la gue­rra civil y las irre­gu­la­ri­da­des’.

“Tan pron­to cerra­ron los cole­gios de vota­ción el 20 de agos­to hubo repor­tes de frau­de en las urnas. Muchos fun­cio­na­rios de Nacio­nes Uni­das y del Depar­ta­men­to de Esta­do no aban­do­na­ron sus resi­den­cias para visi­tar los cen­tros de vota­ción por razo­nes de segu­ri­dad.

“El día pos­te­rior a las elec­cio­nes Hool­bro­ke y el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se se reu­nie­ron con Kar­zai, al cual le pre­gun­ta­ron qué haría si había una segun­da vuel­ta. Kar­zai dijo que él había sido reelec­to y que no habría una segun­da vuel­ta.

“Des­pués de la reu­nión Kar­zai lla­mó al cen­tro de ope­ra­cio­nes del Depar­ta­men­to de Esta­do y pidió hablar con Oba­ma o con Hillary. El emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se le reco­men­dó al pre­si­den­te que no acep­ta­ra la lla­ma­da, pues Kar­zai se había colo­ca­do a la defen­si­va dicien­do que una segun­da vuel­ta era impo­si­ble. Oba­ma estu­vo de acuer­do en no hablar con él.

“Los infor­mes de inte­li­gen­cia des­cri­bían a Kar­zai como una per­so­na cada vez más deli­ran­te y para­noi­co. Kar­zai les dijo: ‘Uste­des están en con­tra mía. Es un com­plot entre los esta­dou­ni­den­ses y los bri­tá­ni­cos’.

“En el mes de agos­to se creó un gru­po a fin de que entre­vis­ta­ra a los miem­bros del gru­po estra­té­gi­co del Gene­ral McChrys­tal que recién aca­ba­ban de regre­sar de Afga­nis­tán, con el obje­ti­vo de saber qué era lo que esta­ba ocu­rrien­do en el terreno, cómo iba la gue­rra, qué esta­ba fun­cio­nan­do y qué no. McChrys­tal le dio al gru­po tres pre­gun­tas a modo de guía para su estu­dio: ¿es posi­ble cum­plir la misión?; y de ser así, ¿qué es nece­sa­rio cam­biar para que la misión se cum­pla?; ¿se requie­ren más recur­sos para cum­plir la misión?

“McChrys­tal le pidió al gru­po que fue­se prag­má­ti­co y se con­cen­tra­ra en las cosas que real­men­te fun­cio­na­ban.

“El gru­po lle­gó a la con­clu­sión de que el ejér­ci­to enten­día rela­ti­va­men­te poco a la pobla­ción afga­na. No alcan­za­ba a com­pren­der cómo las cam­pa­ñas de inti­mi­da­ción lan­za­das por los tali­ba­nes afec­ta­ban a la pobla­ción. El aco­pio de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia era un desas­tre. El gru­po des­cu­brió que el 70 por cien­to de los requi­si­tos de inte­li­gen­cia se cen­tra­ban en el enemi­go. Algu­nos miem­bros del gru­po pen­sa­ban que den­tro de uno o dos años la gue­rra esta­ría total­men­te ame­ri­ca­ni­za­da. Los esta­dou­ni­den­ses pre­fe­rían que los alia­dos de la OTAN apor­ta­ran dine­ro y ase­so­res para las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas, en vez de que estu­vie­sen mero­dean­do por todo el país pidien­do apo­yo aéreo para ata­car a los afga­nos de apa­rien­cia sos­pe­cho­sa.

“El gru­po sólo tenía malas noti­cias para McChrys­tal. Se podía lle­var a cabo la mejor cam­pa­ña de con­tra­in­sur­gen­cia en la his­to­ria del mun­do, y aún así ésta fra­ca­sa­ría por la debi­li­dad y la corrup­ción que exis­tían en el gobierno afgano. McChrys­tal que­dó como si hubie­se sido atro­pe­lla­do por un tren. De todos modos, le dio las gra­cias al gru­po.

“McChrys­tal le hizo saber a Gates que nece­si­ta­ría 40 000 efec­ti­vos más. Tras lar­gas dis­cu­sio­nes, Gates le pro­me­tió que le daría tan­tos efec­ti­vos como pudie­ra mien­tras pudie­ra. ‘Usted tie­ne un cam­po de bata­lla allá y yo ten­go un cam­po de bata­lla aquí’, le dijo.

“CAPÍTULO 14

“Biden se había pasa­do cin­co horas tra­tan­do de dise­ñar una alter­na­ti­va para McChrys­tal, la cual lla­mó ‘anti­te­rro­ris­mo plus’. En vez de una can­ti­dad inten­si­va de efec­ti­vos, el plan se con­cen­tra­ba en lo que él creía era la ame­na­za real: Al Qae­da. Esta estra­te­gia ponía énfa­sis en la des­truc­ción de los gru­pos terro­ris­tas median­te el ase­si­na­to o la cap­tu­ra de sus líde­res. Biden pen­sa­ba que era posi­ble disua­dir a Al Qae­da de regre­sar a Afga­nis­tán, y así evi­tar enfras­car­se en la cos­to­sa misión de pro­te­ger al pue­blo afgano.

“Biden pen­sa­ba que Al Qae­da toma­ría por el camino don­de encon­tra­rían menor resis­ten­cia y que no regre­sa­rían a sus anti­guos luga­res de ori­gen si:

“1. Los Esta­dos Uni­dos man­te­nían al menos dos bases (Baram y Khan­dahar) para que las Fuer­zas Espe­cia­les pudie­ran ope­rar en cual­quier lugar del país.

“2. Los Esta­dos Uni­dos con­ta­ran con fuer­zas sufi­cien­tes para con­tro­lar el espa­cio aéreo afgano.

“3. Las redes de inte­li­gen­cia huma­na den­tro de Afga­nis­tán le pro­por­cio­na­ban infor­ma­ción acer­ca de los obje­ti­vos que serían ata­ca­dos a las Fuer­zas Espe­cia­les.

“4. La éli­te de la CIA, una fuer­za com­pues­ta por 3 000 afga­nos para ope­ra­cio­nes anti-terro­ris­tas podían mover­se libre­men­te.

“Afga­nis­tán debía con­ver­tir­se en un ambien­te lige­ra­men­te más hos­til para Al Qae­da que Pakis­tán para que ellos deci­die­ran no regre­sar.

“Oba­ma nece­si­ta­ba a alguien que lo guia­ra. Había esta­do en el Sena­do sólo cua­tro años, y Biden 35. El pre­si­den­te pen­sa­ba que los mili­ta­res no podían pre­sio­nar­lo, pero ellos podían aplas­tar a un pre­si­den­te inex­per­to. Biden acu­dió a Oba­ma, y éste le dijo: ‘Tú eres quien cono­ces a esa gen­te. Ade­lan­te. Pre­sio­na’.

“Oba­ma con­fe­só des­pués que el que­ría que su vice­pre­si­den­te fue­se un detrac­tor agre­si­vo, y que dije­ra exac­ta­men­te lo que pen­sa­ba, que hicie­ra las pre­gun­tas más difí­ci­les, por­que esta­ba con­ven­ci­do de que ésa era la mejor mane­ra de ser­vir al pue­blo y a las tro­pas, esta­ble­cien­do un fuer­te deba­te sobre estas cues­tio­nes de vida o muer­te.

“Oba­ma con­vo­có a un peque­ño gru­po de los más expe­ri­men­ta­dos miem­bros de su equi­po de segu­ri­dad nacio­nal para ana­li­zar el infor­me cla­si­fi­ca­do de 66 pági­nas ela­bo­ra­do por McChrys­tal, que en resu­men decía que si no se envia­ban más efec­ti­vos era pro­ba­ble que la gue­rra ter­mi­na­ra en un fra­ca­so en los pró­xi­mos 12 meses. El pre­si­den­te agre­gó que las opcio­nes en este caso no eran bue­nas y acla­ró que no acep­ta­ría auto­má­ti­ca­men­te la solu­ción pro­pues­ta por el Gene­ral ni por nadie. ‘Tene­mos que abor­dar esto con el espí­ri­tu de desa­fiar nues­tras pro­pias pre­sun­cio­nes’.

“Peter Lavoy, vice­je­fe de aná­li­sis de la ofi­ci­na del direc­tor de la DIN, con­si­de­ra­ba que tras los ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos, Bin Laden y su orga­ni­za­ción habían sido gol­pea­dos, ase­dia­dos, pero no aca­ba­dos, que Al Qae­da se había con­ver­ti­do en la san­gui­jue­la del Tali­bán.

“Oba­ma que­ría saber si era posi­ble o no derro­tar a Al Qae­da y cómo; si era nece­sa­rio des­truir al Tali­bán para des­truir a Al Qae­da; qué se podía lograr en los pró­xi­mos años; qué tipo de pre­sen­cia era nece­sa­rio tener en Afga­nis­tán para poder con­tar con una pla­ta­for­ma anti­te­rro­ris­ta efi­caz.

“Lo que no se dijo y todos sabían era que un pre­si­den­te no podía per­der una gue­rra ni hacer ver que la esta­ba per­dien­do. Oba­ma dijo que iba a ser nece­sa­rio tra­ba­jar duran­te cin­co años y pro­po­nía con­si­de­rar otras prio­ri­da­des nacio­na­le

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *