Aler­ta pue­blos y gobier­nos del con­ti­nen­te. Edi­to­rial 236 – Voces de Colom­bia (ELN)

Como en los vie­jos tiem­pos, cuan­do el Pen­tá­gono fabri­có la impo­si­ción de las dic­ta­du­ras en nues­tro con­ti­nen­te para derro­car gobier­nos legí­ti­mos, demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas, hoy vuel­ve a sus andan­zas.

Ayer y hoy ha encon­tran­do como siem­pre una extre­ma dere­cha sedien­ta de poder y expre­sio­nes retró­gra­das den­tro de las Fuer­zas Arma­das y poli­cia­les ser­vi­les a dichos desig­nios. Para todos ellos, las luchas y logros de los pue­blos que han cons­trui­do en pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas, gobier­nos y diri­gen­tes autén­ti­cos, no es más que un desa­fío y atre­vi­mien­to absur­do que debe con­ju­rar­se por la vía vio­len­ta, por­que los humil­des no pue­den aspi­rar a tan­to.

La recien­te inten­to­na de Gol­pe de Esta­do en la her­ma­na Repú­bli­ca del Ecua­dor se con­cre­tó con el secues­tro de su pre­si­den­te por alre­de­dor de doce horas, cua­tro muer­tos, cer­ca de sesen­ta heri­dos, el cie­rre tem­po­ral de tres de los más impor­tan­tes aero­puer­tos y la acción de cerrar los cana­les de comu­ni­ca­ción.

De tal mane­ra pode­mos con­cluir que son tres gol­pes de Esta­do (Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor) frus­tra­dos por la valien­te y deci­di­da acción del pue­blo y sus fuer­zas arma­das y uno, (Hon­du­ras) don­de un gori­la sir­vió de puen­te para que se impu­sie­ra un gobierno ile­gi­ti­mo ele­gi­do en elec­cio­nes frau­du­len­tas, ama­ña­das y lle­va­das a cabo sobre la pun­ta de las bayo­ne­ta, ssur­gi­do de una acción de fac­to.

Dig­nos en estos actos, todos los gobier­nos, encar­na­dos en pre­si­den­tes, que aun en sus más altos nive­les, a ries­go de ser sacri­fi­ca­dos, actua­ron con leal­tad a sus pue­blos y éstos y sus Fuer­zas Arma­das, cum­plie­ron su deber patrió­ti­co y liber­ta­rio, des­con­tan­do la des­hon­ro­sa acti­tud de los mili­ta­res hon­du­re­ños que masa­cra­ron, des­apa­re­cie­ron y encar­ce­la­ron a su pue­blo, para dar­le el poder y gobierno al impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías aman­tes del terro­ris­mo.

Hoy no es ayer, por­que como dice un frag­men­to de la Segun­da Decla­ra­ción de La Haba­na “… esta gran huma­ni­dad ha dicho bas­ta y ha echa­do a andar y su paso de gigan­tes ya no se deten­drá has­ta con­quis­tar su úni­ca ver­da­de­ra e irre­nun­cia­ble inde­pen­den­cia…”

Estos dolo­ro­sos y san­grien­tos inten­tos por derro­car a los autén­ti­cos gober­nan­tes, son la más cla­ra con­fir­ma­ción de que el impe­rio y sus segui­do­res en el con­ti­nen­te y el mun­do, siguen uti­li­zan­do la vio­len­cia, el terror, el enga­ño, y la con­tra infor­ma­ción, para lle­var a cabo sus fines mez­qui­nos, exclu­yen­tes y de domi­na­ción.

Al mis­mo tiem­po lan­zan ama­ña­das cam­pa­ñas rei­vin­di­can­do el res­pe­to a los dere­chos huma­nos, can­tan odas a la demo­cra­cia y el res­pe­to a la liber­tad, al tiem­po que con­de­nan de mane­ra hipó­cri­ta y cíni­ca, los esfuer­zos de los pue­blos a rebe­lar­se, para defen­der­se de la opre­sión, la impo­si­ción, la mise­ria y la vio­len­cia.

Aler­ta pue­blos y gobier­nos del Con­ti­nen­te y el mun­do en lucha por alcan­zar o afian­zar la demo­cra­cia, la sobe­ra­nía y el socia­lis­mo. El impe­ria­lis­mo no se resig­na a per­der lo que arbi­tra­ria­men­te con­si­de­ra suyo. Ade­más den­tro de las fuer­zas lea­les a los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas, la bota gori­la infil­tra­da a su inte­rior y ser­vil al Pen­tá­gono, jue­ga uni­da a los oli­gar­cas que llo­ran su derro­ta.

De cua­tro Gol­pes de Esta­do, fabri­ca­dos con­tra los pue­blos y gobier­nos de nues­tra Amé­ri­ca, solo uno ha pros­pe­ra­do y es urgen­te asi­mi­lar las expe­rien­cias para que nun­ca más los jura­dos enemi­gos del pue­blo logren sus obje­ti­vos cri­mi­na­les.

La uni­dad y vigi­lan­cia de los pue­blos y gobier­nos son el con­ju­ro para los peli­gros que siguen ace­chan­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *