Res­pues­ta a sie­te pre­gun­tas sobre las vio­len­cias- Iña­ki Gil de San Vicen­te

RESPUESTA A SIETE PREGUNTAS SOBRE LAS VIOLENCIAS

“La gue­rra civil es impues­ta a la cla­se obre­ra por sus enemi­gos mor­ta­les. Si no quie­re sui­ci­dar­se y renun­ciar a su por­ve­nir, que es el por­ve­nir de la huma­ni­dad, la cla­se obre­ra no pue­de evi­tar de res­pon­der gol­pe con gol­pe a sus agre­so­res. Los par­ti­dos comu­nis­tas no pro­vo­can jamás arti­fi­cial­men­te la gue­rra civil, se esfuer­zan por dis­mi­nuir en la medi­da de lo posi­ble su dura­ción en todas aque­llas opor­tu­ni­da­des en que se pre­sen­ta como inevi­ta­ble, en redu­cir al míni­mo el núme­ro de víc­ti­mas, pero por enci­ma de todo tra­ta de ase­gu­rar el triun­fo del pro­le­ta­ria­do. De aquí pro­vie­ne la nece­si­dad de des­ar­mar a tiem­po a la bur­gue­sía, de armar a los obre­ros, de crear un ejér­ci­to comu­nis­ta para defen­der el poder del pro­le­ta­ria­do y la invio­la­bi­li­dad de su cons­truc­ción socia­lis­ta”.

(MANIFIESTO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA A LOS PROLETARIOS DE TODO EL MUNDO[1] )

“La revo­lu­ción es en la his­to­ria como el médi­co que asis­te al naci­mien­to de una nue­va vida. No usa sin nece­si­dad los apa­ra­tos de fuer­za, pero los usa sin vaci­la­ción cada vez que sea nece­sa­rio para ayu­dar al par­to. Par­to que trae a las masas escla­vi­za­das y explo­ta­das la espe­ran­za de una vida mejor”

(SEGUNDA DECLARACION DE LA HABANA 1962[2])

.….….….….….….….….….….….….….….…..

El com­pa­ñe­ro y ami­go Dax Tos­cano me ha plan­tea­do una serie de pre­gun­tas rela­cio­na­das con las diver­sas vio­len­cias, con sus cau­sas y efec­tos, con sus inter­re­la­cio­nes direc­tas o remo­tas con otros pro­ble­mas, con los pro­gra­mas y tác­ti­cas que las izquier­das debe­mos rea­li­zar para enfren­tar­nos a muchas de esas vio­len­cias, etc. Las pre­gun­tas tie­nen la vir­tud inhe­ren­te al mar­xis­mo de ir a la raíz de los pro­ble­mas, lo cual se agra­de­ce en estos momen­tos de agu­di­za­ción de la bru­ta­li­dad impe­ria­lis­ta y, a la vez, de aco­bar­da­mien­to de los con­ta­dos “pro­gre­sis­tas” que aún sub­sis­ten en la cas­ta inte­lec­tual, teme­ro­sos de per­der sus suel­dos y pri­vi­le­gios si alzan la voz más allá de lo per­mi­ti­do por el amo.

Ade­más, las pre­gun­tas se hacen en un con­tex­to mun­dial y lati­no­ame­ri­cano espe­cial­men­te duro, cada día más ten­sio­na­do e inquie­to por la des­ca­ra­da y fría mili­ta­ri­za­ción desa­rro­lla­da por el impe­ria­lis­mo en su con­jun­to, y por el esta­dou­ni­den­se en con­cre­to. Una mili­ta­ri­za­ción que no sólo es un rear­me clá­si­co, sino un pro­ce­so tota­li­zan­te nue­vo en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. La mili­ta­ri­za­ción ha des­bor­da­do ya al apa­ra­to tec­no­cien­tí­fi­co e indus­trial-mili­tar clá­si­co, y ha pene­tra­do, como vere­mos, en la fábri­ca ideo­ló­gi­ca bur­gue­sa, y, por no exten­der­nos, ya se ha hecho impa­ra­ble inclu­so en la supues­ta­men­te “demo­crá­ti­ca Euro­pa”, don­de uno de los Esta­dos refe­ren­cia­les de los “dere­chos huma­nos”, el Esta­do fran­cés aca­ba de anun­ciar que va a dedi­car nada menos que 10.000 tro­pas mili­ta­res a la espe­cia­li­za­ción repre­si­va anti­po­pu­lar y anti­obre­ra en pre­vi­sión de una lucha de cla­ses agu­di­za­da al extre­mo[3]. Y mien­tras se mili­ta­ri­za defi­ni­ti­va­men­te la repre­sión poli­cial, a la vez se refuer­za y se extien­de el terro­ris­mo blan­co[4], actos terro­ris­tas no rei­vin­di­ca­dos por nadie, sin fir­ma ni autor, des­ti­na­dos a masi­fi­car el páni­co y el mie­do en el pue­blo tra­ba­ja­dor.

Por últi­mo, este cues­tio­na­rio es tan­to más impor­tan­te por cuan­to que en la actua­li­dad se está pro­du­cien­do un deba­te estra­té­gi­co entre dos ten­den­cias glo­ba­les opues­tas: por un lado, quie­nes sos­tie­nen que ya no tie­ne actua­li­dad el dere­cho a la rebe­lión, reco­no­ci­do por la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, ya que “la socie­dad moder­na” está entran­do en una nue­va fase de “liber­ta­des glo­ba­li­za­das” que garan­ti­zan el res­pec­to a los dere­chos demo­crá­ti­cos; por otra par­te esta­mos quie­nes defen­de­mos que el dere­cho a la rebe­lión sigue sien­do aho­ra tan actual o más que cuan­do lo decla­ró solem­ne­men­te la ONU en 1948. Sos­te­ne­mos que la his­to­ria huma­na no se entien­de sin la prác­ti­ca de la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia, y aña­di­mos ade­más que la evo­lu­ción recien­te, en este últi­mo medio siglo, del capi­ta­lis­mo mun­dial refuer­za la vigen­cia de este dere­cho.

Hace muy pocos días, Samir Amin ha sos­te­ni­do que exis­te una ten­den­cia al alza de las luchas socia­les, de masas y de cla­ses, de los pue­blos explo­ta­dos con­tra la explo­ta­ción acre­cen­ta­da, y que esa ten­den­cia res­pon­de a un hecho inne­ga­ble: que jamás antes en la his­to­ria[5] había exis­ti­do tan­ta des­igual­dad entre la mino­ría enri­que­ci­da y la mayo­ría empo­bre­ci­da. Mien­tras la des­igual­dad exis­ta exis­ti­rá rebe­lión con­tra ella, y exis­ti­rán vio­len­cias múl­ti­ples como las que Dax Tos­cano plan­tea aquí. Care­ce de sen­ti­do, por tan­to, per­der el tiem­po sobre el paci­fis­mo, que ha sido y es un rotun­do fra­ca­so his­tó­ri­co.

PREGUNTA PRIMERA ¿Pue­de atri­buir­se el ori­gen de todo tipo de vio­len­cia a la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y a la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y de las cla­ses socia­les?

PREGUNTA SEGUNDA: ¿Los deli­tos que se deno­mi­nan pasio­na­les, que están rela­cio­na­dos con los celos, fun­da­men­tal­men­te, tie­nen algu­na rela­ción con la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da? ¿Pue­de pen­sar­se que en una socie­dad don­de no exis­ta la pro­pie­dad pri­va­da, estos hechos no se pro­du­ci­rán?

PREGUNTA TERCERA: ¿Los medios de comu­ni­ca­ción son gene­ra­do­res de vio­len­cia o sólo refle­jan la vio­len­cia que exis­te en la socie­dad? ¿Los medios debe­rían dejar de publi­car imá­ge­nes de vio­len­cia? ¿No es nece­sa­rio que la pobla­ción ten­ga con­cien­cia a tra­vés de la ima­gen de lo que está suce­dien­do en su alre­de­dor, en el mun­do mis­mo, así se tra­te de imá­ge­nes fuer­tes como la de cadá­ve­res? ¿Pue­de con­si­de­rar­se a la publi­ci­dad como gene­ra­do­ra de vio­len­cia por fomen­tar el con­su­mis­mo?

PREGUNTA CUARTA: ¿Qué papel tie­nen los pro­ce­sos de alie­na­ción en la gene­ra­ción de vio­len­cia? ¿Podrías citar casos con­cre­tos?

PREGUNTA QUINTA: ¿Hay una rela­ción direc­ta entre la exis­ten­cia de la pobre­za y la vio­len­cia? Pre­gun­to esto por­que en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, pese a los logros obte­ni­dos por el gobierno revo­lu­cio­na­rio que ha dis­mi­nui­do sus­tan­cial­men­te la pobre­za, más allá de la cam­pa­ña mediá­ti­ca rea­li­za­da en su con­tra para fabri­car una ima­gen de un país invi­vi­ble por la can­ti­dad de crí­me­nes y homi­ci­dios que se comen­ten, como lo ha seña­la­do el New York Times, lle­gan­do a afir­mar inclu­so que Vene­zue­la es un país más peli­gro­so que Irak, no se pue­de ocul­tar que la inse­gu­ri­dad pro­duc­to de la delin­cuen­cia común es un pro­ble­ma serio. ¿Qué pien­sas al res­pec­to? Asi­mis­mo, ¿cuál es la rela­ción entre el con­su­mo de dro­gas y alcohol y la delin­cuen­cia?

PREGUNTA SEXTA: En varios luga­res del mun­do se come­ten crí­me­nes con­tra la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, rea­li­za­dos por mafias delin­cuen­cia­les o por gen­te lum­pen: robos a per­so­nas, casas y vehícu­los, asal­tos y secues­tros con armas a per­so­nas, pri­ván­do­les inclu­so de la vida, vio­la­cio­nes, etc. La gen­te recla­ma mayor segu­ri­dad y, por ende, más vigi­lan­cia y con­trol. ¿Se debe­ría enton­ces brin­dar a las fuer­zas del orden todo el apo­yo por par­te de la pobla­ción? ¿La visión sobre las fuer­zas repre­si­vas debe ser la mis­ma, des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, inclu­so si la poli­cía acu­de a defen­der a una per­so­na o a una comu­ni­dad, barrio deter­mi­na­do fren­te a los robos o asal­tos per­pe­tra­dos por delin­cuen­tes comu­nes? ¿Es acer­ta­da está visión? ¿Qué medi­das serían las ade­cua­das para que un colec­ti­vo social haga fren­te a ese tipo de deli­tos?

PREGUNTA SEPTIMA: En Amé­ri­ca Lati­na, par­ti­cu­lar­men­te en el Ecua­dor, las comu­ni­da­des indí­ge­nas se han orga­ni­za­do para auto­de­fen­der­se. Sin embar­go, en la apli­ca­ción de su jus­ti­cia, muchas veces se han lle­va­do ade­lan­te actos con­tra los indi­vi­duos acu­sa­dos de un deli­to que son repu­dia­dos por otros sec­to­res de la pobla­ción como el col­gar a las per­so­nas, des­nu­dar­las, bañar­las en agua fría, azo­tar­las o inclu­so que­mar­las. En los barrios tam­bién la gen­te se orga­ni­za fren­te a la inefi­cien­cia poli­cial y han colo­ca­do letre­ros en los que se expre­sa: “delin­cuen­te cap­tu­ra­do, delin­cuen­te ajus­ti­cia­do”. ¿Cuál es tu cri­te­rio sobre esto?

— — — — — — — — — — — — — — — –

RESPUESTA PRIMERA

PREGUNTA: “¿Pue­de atri­buir­se el ori­gen de todo tipo de vio­len­cia a la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y a la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y de las cla­ses socia­les?”

RESPUESTA: Antes que nada debe­mos des­cu­brir el ori­gen de la vio­len­cia esen­cial, fun­dan­te, la que va uni­da a la explo­ta­ción, la refuer­za y a la vez es refor­za­da por ella, y de las vio­len­cias que se deri­van de la pri­me­ra, tan­to de las múl­ti­ples vio­len­cias opre­so­ras como de las vio­len­cias defen­si­vas, jus­tas y revo­lu­cio­na­rias. Una vez resuel­to este enig­ma, podre­mos avan­zar en las res­tan­tes cues­tio­nes. Las refle­xio­nes sobre las vio­len­cias son tan anti­guas como los con­flic­tos vio­len­tos. Muy pro­ba­ble­men­te, no exis­ta una prác­ti­ca huma­na tan estu­dia­da, ter­gi­ver­sa­da y ocul­ta­da como la de las vio­len­cias. B. Was­sers­tein ini­cia su exten­so estu­dio sobre la bar­ba­rie moder­na citan­do a W. Ben­ja­mín: “No exis­te un solo docu­men­to sobre la civi­li­za­ción que no sea al mis­mo tiem­po un docu­men­to sobre la bar­ba­rie”[6].

A. Ferrill, his­to­ria­dor mili­tar, afir­ma que ape­nas se pue­de pen­sar en vio­len­cia entre huma­nos antes del Paleo­lí­ti­co, reco­no­cien­do que exis­te un esque­le­to nean­der­tal con posi­bles sig­nos de un lan­za­do en la pel­vis[7]. Las prue­bas de cani­ba­lis­mo de hace 1,3 millo­nes de años des­cu­bier­tas en Ata­puer­ca[8] no per­mi­ten escla­re­cer si la víc­ti­ma había muer­to por acci­den­te, cau­sas natu­ra­les o por vio­len­cia huma­na. Gui­lai­ne y Zam­mit tam­bién reco­no­cen la exis­ten­cia de cani­ba­lis­mo entre nean­dertha­les y apor­tan prue­bas de que cro­ma­ño­nes no eran “ino­fen­si­vos”, se mata­ban mutua­men­te como lo mues­tran los res­tos de hace más de 22.000 años[9], coin­ci­dien­do con las tesis de G. Dyer arri­ba vis­tas.

Vinien­do más hacia el pre­sen­te, sobre el reco­no­ci­mien­to ofi­cial de la exis­ten­cia de vio­len­cias vemos que las más anti­guas, de las des­cu­bier­tas has­ta hace una déca­da, repre­sen­ta­cio­nes de extran­je­ros en el Anti­guo Egip­cio son pri­sio­ne­ros obte­ni­dos en gue­rras con otros pue­blos[10]. En la mis­ma épo­ca, apa­re­ce de for­ma ine­quí­vo­ca lo que pode­mos defi­nir en tér­mi­nos actua­les como “explo­ta­ción de un pue­blo por otro”, u opre­sión étni­ca, etno-nacio­nal o nacio­nal. Oppenheim fija en la mitad del ter­cer mile­nio adne el momen­to en el que el míti­co rey sume­rio Luga­lan­ne­mun­du rei­na sobre una estruc­tu­ra social en la que la inva­sión, opre­sión y explo­ta­ción de otros pue­blos jue­ga un impor­tan­te papel[11]. F. J. Pre­se­do defien­de la tesis de que una lec­tu­ra seria de los tex­tos de fina­les del Impe­rio Anti­guo egip­cio (-2664 a ‑2181) sugie­re la idea de ten­sio­nes socia­les muy fuer­tes entre ban­dos reac­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas, con esce­nas de vio­len­cia de las masas que des­tru­yen los archi­vos ofi­cia­les[12].

Los pri­me­ros him­nos rig­vé­di­cos escri­tos en la India entre el ‑1500 y el ‑1000 narran las cam­pa­ñas mili­ta­res del dios gue­rre­ro Indra des­tru­yen­do a sus enemi­gos[13]. Des­de una pers­pec­ti­va más gene­ral, J. Kuc­zins­ki inves­ti­ga sobre uno de los orí­ge­nes fun­da­men­ta­les de la pro­pie­dad pri­va­da en muchas socia­les, mos­tran­do cómo el repar­to des­igual de los boti­nes de gue­rra aumen­ta­ba las pro­pie­da­des de los cla­nes y gran­des fami­lias domi­nan­tes, que se que­da­ban con la mayor par­te, acu­mu­lan­do rique­za y poder y dis­tan­cián­do­se de la mayo­ría social[14]. El mis­mo Buda, dejó cons­tan­cia de las vio­len­cias e injus­ti­cias exis­ten­tes en su juven­tud[15], más de 500 años antes de nues­tra era. En la cul­tu­ra judeo-cris­tia­na, la que noso­tros pade­ce­mos, las vio­len­cias están pre­sen­tes des­de el ini­cio de la Biblia, des­de el derro­ca­mien­to del Ángel Caí­do, de la expul­sión del Paraí­so y del ase­si­na­to de Abel por Caín, que hace refe­ren­cia a las luchas entre agri­cul­to­res neo­lí­ti­cos en expan­sión al tener más pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, y gana­de­ros nóma­das en retro­ce­so.

Inclu­so des­de una pers­pec­ti­va cris­tia­na actual que se basa en la lec­tu­ra del Evan­ge­lio de Lucas[16], las vio­len­cias son vivi­das según la posi­ción de cada suje­to colec­ti­vo e indi­vi­dual en la estruc­tu­ra de domi­na­ción. Según esta corrien­te, el após­tol Lucas defi­nió las vio­len­cias en el siglo I según su natu­ra­le­za explo­ta­do­ra o explo­ta­da. Sin pro­fun­di­zar aho­ra en las con­tra­dic­cio­nes del cris­tia­nis­mo con res­pec­to a las vio­len­cias, recor­de­mos cómo el sacer­do­te gue­rri­lle­ro C. Torres con­clu­ye su inves­ti­ga­ción de fina­les de 1966 sobre la vio­len­cia en Colom­bia ana­li­zan­do el pro­ble­ma de la pro­pie­dad colec­ti­va cam­pe­si­na[17] y de la pro­pie­dad pri­va­da terra­te­nien­te y mino­ri­ta­ria. Aho­ra bien, los pode­res esta­ble­ci­dos nun­ca han ceja­do en sus inten­tos por ocul­tar o des­truir la ver­sión dada por Lucas. P. Lafar­gue expli­ca cómo Rock­fe­ller sufra­gó la ven­ta a pre­cios popu­la­res de una ver­sión de la Biblia pur­ga­da de toda refe­ren­cia a las injus­ti­cias de los ricos y a los pade­ci­mien­tos de los pobres; y Lafar­gue con­ti­núa expli­can­do que la Igle­sia cató­li­ca que­mó vivo a Wiclef, pri­mer tra­duc­tor de la Biblia a la len­gua popu­lar[18].

Vol­vien­do al pasa­do, no es casua­li­dad que los sis­te­mas defen­si­vos está­ti­cos, empa­li­za­das, fosos, casas cerra­das excep­to por el teja­do para defen­der­las mejor, mura­llas, etc., sur­gie­ran sólo a par­tir del momen­to en el que los colec­ti­vos huma­nos habían logra­do pro­du­cir más de lo que con­su­mían en el momen­to, acu­mu­lan­do así un exce­den­te social como reser­va para el futu­ro y, sobre todo, para cam­biar­lo por otros pro­duc­tos. Arre­ba­tar este exce­den­te social que incluía a las muje­res era –y sigue sien­do– una de las razo­nes bási­cas de la vio­len­cia lle­va­da al extre­mo. En la alta edad media, por ejem­plo, la gue­rra se hacía “para robar ani­ma­les, grano, rap­tar mucha­chas, sor­pren­der una torre, des­tro­zar un molino”[19]. Aun­que en la Anti­güe­dad esta razón mate­rial bási­ca se expre­sa­ba envuel­ta en otras, como la del honor, la tra­di­ción, la ven­gan­za recor­da­da duran­te gene­ra­cio­nes, estas otras cau­sas ideo­ló­gi­cas encu­brían la razón mate­rial de fon­do, aun­que ope­ra­ban con mucha auto­no­mía rela­ti­va. Ade­más, este pro­ce­so fue uni­do a la esci­sión social inter­na entre casas ricas y pobres, como paso al pos­te­rior sur­gi­mien­to de las cla­ses socia­les enfren­ta­das[20].

R. Kha­wan, cita­do por J. Verstryn­ge, narra cómo actuó Ale­jan­dro Magno para tomar una ciu­dad tan fuer­te­men­te amu­ra­lla­da y con tan­tas reser­vas de agua y grano que era prác­ti­ca­men­te inex­pug­na­ble: intro­du­jo en ella a supues­tos mer­ca­de­res neu­tra­les bien pro­vis­tos de dine­ro; apa­ren­tó levan­tar el cer­co y mar­char­se; los habi­tan­tes, con­ven­ci­dos de que ya no había peli­gro, acep­ta­ron los pre­cios de los mer­ca­de­res y les ven­die­ron las reser­vas de grano, tras lo que huye­ron de la ciu­dad des­pués de que­mar todo el grano com­pra­do; Ale­jan­dro vol­vió de inme­dia­to a sitiar la ciu­dad que ya no tenía ali­men­tos, y que se rin­dió a los pocos días[21]. La ver­sión dada por R. Kha­wan pone en cla­ro la inter­ac­ción de todos los “fac­to­res eco­nó­mi­cos” que inter­vie­nen en el des­en­vol­vi­mien­to de las vio­len­cias.

Todos cono­ce­mos el inte­rés mate­rial y has­ta “cien­tí­fi­co” del expan­sio­nis­mo mace­dó­ni­co, pero este caso nos mues­tra cómo la bús­que­da de estas ganan­cias, tam­bién de las sexua­les, van uni­das a la astu­ta uti­li­za­ción de las leyes de la eco­no­mía mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta por Ale­jan­dro. La ley de la ofer­ta y deman­da tam­bién actúa en la eco­no­mía mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta, y gra­cias a ella el pue­blo ata­ca­do per­dió su inde­pen­den­cia ali­men­ta­ria tenien­do que ren­dir­se. Ale­jan­dro asu­mió una pér­di­da eco­nó­mi­ca pre­via, en pala­bras actua­les una “inver­sión a fon­do per­di­do”, para aca­pa­rar el mer­ca­do de grano, mono­po­li­zán­do­lo; des­pués lo des­tru­yó, como los capi­ta­lis­tas cie­rran las fábri­cas que han com­pran­do a la com­pe­ten­cia para mono­po­li­zar la pro­duc­ción y des­pués subir los pre­cios. Ale­jan­dro se apo­de­ró de la ciu­dad como un mono­po­lio se apo­de­ra del mer­ca­do. A buen segu­ro que las ganan­cias obte­ni­das con la ocu­pa­ción de la ciu­dad supe­ra­ban con cre­ces la “inver­sión a fon­do per­di­do” rea­li­za­da ante­rior­men­te.

La rela­ción entre eco­no­mía y vio­len­cias tam­bién apa­re­ce al des­nu­do en el Impe­rio Romano. En sus siglos de auge, Roma inter­ve­nía en lo eco­nó­mi­co prohi­bien­do las expor­ta­cio­nes de bie­nes estra­té­gi­cos; gra­van­do con impues­tos las mer­can­cías extran­je­ras, y modi­fi­can­do las tari­fas de los pue­blos ocu­pa­dos para bene­fi­ciar a la eco­no­mía roma­na. El Sena­do toma­ba las deci­sio­nes de inva­dir tal o cual pue­blo sólo des­pués de estu­diar la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la gue­rra con infor­mes de espías que reco­rrían el pue­blo a inva­dir dis­fra­za­dos de comer­cian­tes que lue­go se adue­ña­ban del país con­quis­ta pro­te­gi­dos por las legio­nes[22]. Sal­van­do las dis­tan­cias entre el modo de pro­duc­ción escla­vis­ta-romano y el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta actual, no exis­ten mayo­res dife­ren­cias entre la pla­ni­fi­ca­ción roma­na y la pla­ni­fi­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na para apro­piar­se de los recur­sos ira­quíes, por ejem­plo[23].

Otras veces, la fina­li­dad eco­nó­mi­ca es admi­ti­da con fran­que­za: Piza­rro res­pon­dió a un frai­le que le exi­gía que tra­tar­se mejor a los indios, que: “No he veni­do aquí para eso, sino para sacar­les el oro”[24]. Pero ade­más de sacar­les el oro, los espa­ño­les les saca­ban tam­bién la gra­sa de un indio gor­do des­pan­zu­rra­do para hacer con ella “unto” con el que sanar las heri­das de sus sol­da­dos como reco­no­ció Ber­nal Díaz sin remor­di­mien­to alguno duran­te la con­quis­ta de Méxi­co[25]. Obvian­do los poco más de cua­tro siglos trans­cu­rri­dos des­de enton­ces, no hay dife­ren­cia esen­cial entre la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la gra­sa huma­na rea­li­za­da por los espa­ño­les y la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los cam­pos nazis de exter­mi­nio[26]. Debe­mos recor­dar el ori­gen occi­den­tal de estas prác­ti­cas “civi­li­za­das” para enten­der correc­ta­men­te la noti­cia de que la poli­cía perua­na detu­vo a una ban­da de ase­si­nos que mata­ban per­so­nas para ven­der a muy alto pre­cio su gra­sa, con­ve­nien­te­men­te tra­ta­da, en la indus­tria euro­pea[27] de los cos­mé­ti­cos.

J. Petras hace un segui­mien­to his­tó­ri­co del papel de la vio­len­cia y de la bar­ba­rie[28] a lo lar­go del impe­ria­lis­mo, enten­dien­do a éste de una for­ma más gene­ral, no como la actual fase impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo, sino como una prác­ti­ca cons­tan­te des­de el modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio has­ta el capi­ta­lis­ta, prác­ti­ca en la que la vio­len­cia explo­ta­do­ra ha ido cam­bian­do y adap­tán­do­se a las nece­si­da­des nue­vas de cada modo de pro­duc­ción, pero man­te­nien­do una cons­tan­te ele­men­tal a lo lar­go de los siglos que no es otra que el recur­so a las vio­len­cias más cri­mi­na­les para aumen­tar los bene­fi­cias de la mino­ría explo­ta­do­ra.

Pode­mos resu­mir lo vis­to has­ta aquí con las pala­bras de Fidel Cas­tro cuan­do cen­tra el ori­gen de la gue­rra des­de que se tie­nen datos escri­tos en el inte­rés de una poten­cia por saquear a otra, y pone como caso para­dig­má­ti­co actual a la jus­ta resis­ten­cia ira­ní, que defien­de sus intere­ses nacio­na­les, fren­te a los “bas­tar­dos y gro­se­ros intere­ses mate­ria­les”[29] de los EEUU. Once años antes de estas pala­bras, el his­to­ria­dor C. M. Cipo­lla había ade­lan­ta­do una base expli­ca­ti­va que refuer­za y con­fir­ma lo dicho por Fidel Cas­tro. Cipo­lla, estu­dian­do las media­cio­nes entre las excu­sas y pre­tex­tos ideo­ló­gi­cos y las bas­tar­das razo­nes e intere­ses eco­nó­mi­cos, mate­ria­les, que se escon­den deba­jo de la men­ti­ra pro­pa­gan­dís­ti­ca del ata­can­te, dijo que: “La reli­gión faci­li­tó el pre­tex­to y el oro el móvil”[30]. Efec­ti­va­men­te, aho­ra mis­mo, tan­to en la inva­sión de Iraq, de Afga­nis­tán y de la que el impe­ria­lis­mo está pre­pa­ran­do con­tra Irán, por no hablar de otras muchas, en estas vio­len­cias injus­tas e inhu­ma­nas el pre­tex­to de los EEUU y de sus alia­dos es, en pri­mer lugar, la defen­sa de la civi­li­za­ción cris­tia­na con­tra el “terro­ris­mo islá­mi­co”, y lue­go otras excu­sas según las dife­ren­tes situa­cio­nes que ire­mos vien­do.

Pero la pre­gun­ta de Dax Tos­cano es más rigu­ro­sa y abar­ca­do­ra: ¿pue­de atri­buir­se todo tipo de vio­len­cia a la pro­pie­dad pri­va­da? Hemos vis­to que la pro­pie­dad pri­va­da es la cau­sa de la vio­len­cia explo­ta­do­ra, y vere­mos que tam­bién es la cau­sa de las múl­ti­ples for­mas en las que se rami­fi­ca la vio­len­cia explo­ta­do­ra para res­pon­der a cuan­tos colec­ti­vos huma­nos nece­si­ta explo­tar. Hay tan­tas vio­len­cias explo­ta­do­ras como fuen­tes de rique­za explo­ta­ble por la mino­ría pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Depen­dien­do de cir­cuns­tan­cias y reali­da­des dife­ren­tes, el pre­tex­to de la vio­len­cia opre­so­ra pue­de ser el oro, o la reli­gión, o el sexo, o el arte, o la natu­ra­le­za, o la psi­co­lo­gía, o el racis­mo, o la “demo­cra­cia”, etc., pero al final del estu­dio mar­xis­ta de la his­to­ria, y del papel que jue­gan las vio­len­cias en ella, des­cu­bri­re­mos el oro, es decir, la ganan­cia eco­nó­mi­ca expre­sa­da en algo tan ele­men­tal como es la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de la mino­ría pro­pie­ta­ria a expen­sas del empeo­ra­mien­to abso­lu­to o rela­ti­vo de las con­di­cio­nes de vida de la mayo­ría explo­ta­da.

Las media­cio­nes entre la reli­gión y el oro, o entre el pre­tex­to y el móvil, nos remi­ten bási­ca­men­te al pro­ble­ma de la ideo­lo­gía y de la cul­tu­ra, y estas cues­tio­nes nos remi­ten a la fuer­za al pro­ble­ma de la per­so­na­li­dad huma­na, del papel del incons­cien­te y del mun­do sub­je­ti­vo. En todo deba­te sobre las vio­len­cias, cuan­do nues­tra inves­ti­ga­ción nos lle­va a la dia­léc­ti­ca entre lo racio­nal y lo irra­cio­nal, entre el móvil eco­nó­mi­co de la vio­len­cia explo­ta­do­ra, racio­nal y fría­men­te pen­sa­do, y las excu­sas irra­cio­na­les que la mino­ría explo­ta­do­ra crea para jus­ti­fi­car sus atro­ci­da­des, des­de las reli­gio­nes has­ta el racis­mo pasan­do por la supues­ta infe­rio­ri­dad de la mujer, de las nacio­nes que aplas­ta, etc., cuan­do lle­ga­mos a este nivel cru­cial de la inves­ti­ga­ción ten­de­mos a echar­nos para atrás por­que esta­mos entran­do en nues­tra pro­pia vida, en nues­tros pro­pios egoís­mos e impul­sos irra­cio­na­les.

El gran his­to­ria­dor E. H. Carr ha reco­no­ci­do abier­ta­men­te que “Des­de que escri­bie­ron Marx y Freud, el his­to­ria­dor ya no tie­ne excu­sa para pen­sar­se indi­vi­duo sepa­ra­do, al mar­gen de la socie­dad y fue­ra de la his­to­ria. Esta­mos en la edad de la con­cien­cia de sí mis­mo: el his­to­ria­dor pue­de y tie­ne la obli­ga­ción de saber lo que está hacien­do”[31]. La sín­te­sis entre Marx y Freud pro­pues­ta por Carr nos per­mi­te avan­zar en las media­cio­nes entre la excu­sa y la cau­sa, la reli­gión y el oro, pero tam­bién nos abre la puer­ta al uni­ver­so recón­di­to de los lar­gos efec­tos socia­les de la vio­len­cia injus­ta, del terro­ris­mo y de la bru­ta­li­dad de la mino­ría pro­pie­ta­ria. Por ejem­plo, avan­zan­do de Freud a la psi­co­lo­gía polí­ti­ca, la inter­ac­ción de ésta con Marx nos per­mi­te avan­zar en el estu­dio de la memo­ria de las gene­ra­cio­nes de vas­cas y vas­cos actua­les de los hechos trau­má­ti­cos[32] acae­ci­dos por la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y de ocu­pa­ción nacio­nal des­en­ca­de­na­da con el gol­pe fran­quis­ta de julio de 1936.

Aho­ra bien, aun reco­no­cien­do la impor­tan­cia de Freud para com­pren­der mejor las vio­len­cias, sin embar­go al final de todo estu­dio debe­mos vol­ver nues­tra mira­da al vere­dic­to de la his­to­ria, y enton­ces nos encon­tra­mos con esta aplas­tan­te lec­ción mate­rial resu­mi­da por R. Wright: “Los movi­mien­tos nati­vos de inde­pen­den­cia fra­ca­san habi­tual­men­te en el Nue­vo Mun­do debi­do a que los blan­cos tie­nen acce­so a las armas y al apo­yo exte­rior, mien­tras que los indios no”[33].

RESPUESTA SEGUNDA

PREGUNTA: “¿Los deli­tos que se deno­mi­nan pasio­na­les, que están rela­cio­na­dos con los celos, fun­da­men­tal­men­te, tie­nen algu­na rela­ción con la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da? ¿Pue­de pen­sar­se que en una socie­dad don­de no exis­ta la pro­pie­dad pri­va­da, estos hechos no se pro­du­ci­rán?”

RESPUESTA: Debe­mos empe­zar por el prin­ci­pio mate­rial antes de bucear en las for­mas psi­co­ló­gi­cas en las que se pre­sen­ta la vio­len­cia patriar­cal, y en nues­tro caso, los “deli­tos pasio­na­les”. Heró­do­to, con­si­de­ra­do como “pri­mer his­to­ria­dor”, en el sen­ti­do actual de la pala­bra, empie­za el pri­mer libro –Clio– de su obra dan­do cuen­ta del rap­to con vio­len­cia[34] de varias muje­res per­sas por nave­gan­tes feni­cios cuan­do comer­cia­ban con ellas en una pla­ya. El rap­to de muje­res es una prác­ti­ca coti­dia­na en la anti­güe­dad y Heró­do­to deja cons­tan­cia de ella, pero es sólo una par­te de la vio­len­cia patriar­cal ya que ésta debe ser muy correc­ta­men­te como “vio­len­cias mul­ti­for­mes”[35] que se arras­tran des­de tiem­pos inme­mo­ria­les. La gue­rra anti­gua tenía, como la moder­na, una base pre­ci­sa: la obten­ción de bene­fi­cios mate­ria­les, inclui­dos los sexua­les. La obten­ción de muje­res era una de las razo­nes de la gue­rra anti­gua, como indi­ca G. Bouthoul[36], ade­más de otros muchos auto­res. V. Sau ha dicho con­fir­ma­do estas tesis y las ha amplia­do mos­tran­do cómo en el pre­sen­te, en el capi­ta­lis­mo actual, las vio­len­cias con­tra las muje­res, las vio­la­cio­nes, etc., siguen muy acti­vas y rela­cio­na­das con la idea de apro­pia­ción de la mujer por el hom­bre[37]. Toma­mos con­cien­cia de la impor­tan­cia de la vio­la­ción, en cual­quie­ra de sus for­mas, cuan­do la inser­ta­mos en la prác­ti­ca del Esta­do patriar­co-bur­gués.

Las vio­len­cias múl­ti­ples, físi­cas y psí­qui­cas, inhe­ren­tes a todas las for­mas de vio­la­ción deben ser estu­dia­das como par­te de las prác­ti­cas de tor­tu­ra y terro­ris­mo que refuer­zan el some­ti­mien­to de un gru­po explo­ta­do, las muje­res, al gru­po explo­ta­dor: los hom­bres. Para com­pren­der la diná­mi­ca de esta bru­ta­li­dad hay que recu­rrir al Esta­do patriar­co-bur­gués y vice­ver­sa, para cono­cer qué, cómo, por qué y para qué actúa este Esta­do hay que tener siem­pre en cuen­ta las vio­len­cias múl­ti­ples que sufren las muje­res y en con­cre­to la vio­la­ción, como ha demos­tra­do C. A. Mac­Kin­non[38]. Una visión femi­nis­ta-crí­ti­ca del Esta­do, del “Esta­do-varón”[39], nos faci­li­ta com­pren­der la inter­ac­ción entre el sur­gi­mien­to del poder esta­tal, del sis­te­ma patriar­cal y de la pro­pie­dad pri­va­da en manos mas­cu­li­nas, alre­de­dor del ‑3500 y ‑2000, como se com­prue­ba con la deno­mi­na­da “inver­sión de sím­bo­los”: la viri­li­dad se impu­so a la femi­ni­dad[40], y la fun­ción social que cum­ple la vio­len­cia de géne­ro en esta explo­ta­ción his­tó­ri­ca[41]. E. Sanahu­ja indi­ca por qué y cómo ya en la Anti­güe­dad las muje­res tra­ba­ja­ban más y en peo­res con­di­cio­nes que los hom­bres, lo que indi­ca la exis­ten­cia de una ini­cial des­igual­dad social[42], o explo­ta­ción de sexo-géne­ro. R.P. Wright tam­bién ha con­fir­ma­do seme­jan­te reali­dad exten­dién­do­la a las divi­sio­nes de etni­ci­dad, sexo-géne­ro y cla­se en la pro­duc­ción tex­til y en la pose­sión de los tela­res[43].

Aquí debe­mos recu­pe­rar a Carr y su tesis sobre Marx y Freud, apli­ca­da a las vio­len­cias pri­me­ras habi­das en la his­to­ria, las que pade­cen las muje­res y que, apa­ren­te­men­te, no tie­ne nada que ver con la eco­no­mía. Hemos con­clui­do la res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta hacien­do refe­ren­cia a la acción de lo irra­cio­nal en la vida racio­nal, sin exten­der­nos en mayo­res pre­ci­sio­nes, por­que son las bases teó­ri­cas míni­mas e impres­cin­di­bles para asen­tar la res­pues­ta a esta segun­da pre­gun­ta de Dax Tos­cano. Freud ya nos advir­tió de las fuer­tes resis­ten­cias incons­cien­tes al aná­li­sis[44], y su magis­tral lec­ción no sólo con­ser­va su valía sino que se refuer­za en lo rela­cio­na­do con los “deli­tos pasio­na­les”, con el terro­ris­mo patriar­cal en su for­ma cru­da: o sea, y como dice el refrán popu­lar: “la maté por­que era mía”. Si apli­ca­mos la teo­ría de Freud sobre la resis­ten­cia al aná­li­sis, sal­van­do las dis­tan­cias, a la nega­ti­va de muchas muje­res a reco­no­cer públi­ca­men­te el terro­ris­mo patriar­cal que pade­cen, resis­ten­cia que va en aumen­to[45], com­pren­de­mos la efec­ti­vi­dad tan­to de los meca­nis­mos de mie­do y de terror en el inte­rior de las muje­res, como de sen­ti­mien­to de supe­rio­ri­dad y des­pre­cio con­tra las muje­res en el inte­rior de los hom­bres.

Seme­jan­te resis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca al “aná­li­sis”, en ter­mi­no­lo­gía freu­dia­na, o al cono­ci­mien­to crí­ti­co de la reali­dad de sumi­sión ante la vio­len­cia por las muje­res y de su ejer­ci­cio por los hom­bres, este com­por­ta­mien­to entra den­tro de las media­cio­nes entre la excu­sa y el móvil de las que habla­ba Cipo­lla. En nues­tro con­tex­to, resul­ta difí­cil para un hom­bre asu­mir abier­ta­men­te que la mujer es un sim­ple “ins­tru­men­to de pro­duc­ción”, según cri­ti­can Marx y Engels en el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta. Y si lo asu­me, lo hace des­de la ideo­lo­gía patriar­cal más atroz e inhu­ma­na. En reali­dad, a un ins­tru­men­to de pro­duc­ción, sea una mujer, un asno o un trac­tor, se le usa has­ta ago­tar­lo o rom­per­lo y lue­go, cuan­do ya no tie­ne arre­glo, se tira y se reem­pla­za por otro. La reli­gión, el patriar­ca­do, etc., son excu­sas para asu­mir que la mujer es ese ins­tru­men­to de pro­duc­ción, y la socio­bio­lo­gía y el gene­tis­mo tam­bién, como lo vere­mos lue­go.

Un dato escue­to nos sir­ve para enten­der la direc­ta rela­ción entre vio­len­cia, eco­no­mía y sexo: en Euro­pa hay no menos de 140.000 “muje­res escla­vi­za­das por la pros­ti­tu­ción” según expo­ne M. R. Sau­qui­llo[46], y todo indi­ca que deben ser muchas más entre otras razo­nes por­que la cri­sis eco­nó­mi­ca incre­men­ta la pros­ti­tu­ción. Como ire­mos vien­do en las res­pues­tas pos­te­rio­res, la cri­sis tam­bién mul­ti­pli­ca las vio­len­cias explo­ta­do­ras en todos los nive­les, sobre todo las vio­len­cias patriar­ca­les domés­ti­cas[47], invi­si­bi­li­za­das la mayo­ría de las veces, sobre todo cuan­do se expre­sa en las mil tor­tu­ras domés­ti­cas invi­si­bles, físi­cas, psi­co­ló­gi­cas, afec­ti­vas, emo­cio­na­les, etc.[48] Una de las razo­nes que expli­can el aumen­to de las vio­len­cias domés­ti­cas es que la cri­sis eco­nó­mi­ca actual fre­na los divor­cios y las sepa­ra­cio­nes[49], mul­ti­pli­can­do expo­nen­cial­men­te las pro­ba­bi­li­da­des de vio­len­cia del más fuer­te, el hom­bre, sobre la mujer, la más débil. Estas y otras reali­da­des estruc­tu­ra­les al capi­ta­lis­mo, aun­que ope­ran en espa­cios tenues y gri­ses, poco visi­bles a la luz de la vida públi­ca, son las que le lle­van a V. Aldu­na­te a sos­te­ner que para las muje­res es impo­si­ble vivir sin vio­len­cias. Citan­do a una femi­nis­ta ayma­ra les­bia­na, Julie­ta Pare­des, Aldu­na­te habla de las sub-opre­sio­nes[50] que el poder patriar­cal ejer­ce con­tra las muje­res.

Los “deli­tos pasio­na­les” tie­nen múl­ti­ples cau­sas pero todas ellas nos remi­ten al sen­ti­do de pro­pie­dad que tene­mos los hom­bres sobre las muje­res. Las con­si­de­ra­mos como nues­tros “ins­tru­men­tos de pro­duc­ción” de pla­cer sexual, de tran­qui­li­dad afec­ti­va, de tra­ba­jo domés­ti­co, de edu­ca­ción de la infan­cia, de pres­ti­gio social; ins­tru­men­tos que han de ser obe­dien­tes y dóci­les. Nos hace­mos una idea de la pro­duc­ti­vi­dad de este ins­tru­men­to al cono­cer que, sólo en el Esta­do fran­cés, el tra­ba­jo domés­ti­co no con­ta­bi­li­za­do ofi­cial­men­te ascien­de a 41 mil millo­nes de horas, entre­ga­das gra­tui­ta­men­te al sis­te­ma patriar­co-bur­gués[51]. Cuan­do ese “ins­tru­men­to de pro­duc­ción” se nie­ga a tra­ba­jar para noso­tros en la tarea que más nos ape­te­ce, o lo hace mal y con indi­fe­ren­cia, o peor aún, pre­ten­de inde­pen­di­zar­se y con­quis­tar su liber­tad, enton­ces reac­cio­na­mos furi­bun­da­men­te con­tra ella. Por lo gene­ral, antes de que se inde­pen­di­ce y para evi­tar que lo inten­te, el sis­te­ma patriar­co-bur­gués ha desa­rro­lla­do una enor­me can­ti­dad de téc­ni­cas de con­trol, domi­na­ción e inti­mi­da­ción machis­ta, en las que no vamos a dete­ner­nos aho­ra.

Y de la mis­ma for­ma en que la domi­na­ción bur­gue­sa tie­ne uno de sus pila­res en la “figu­ra del Amo”[52], intro­yec­ta­da en la per­so­na­li­dad colec­ti­va logran­do que domi­ne la indi­fe­ren­cia polí­ti­ca, el sis­te­ma patriar­co-bur­gués intro­du­ce la “figu­ra del Amo” en la mayo­ría de las muje­res. Es así como se com­pren­de que sola­men­te se conoz­ca una par­te muy peque­ña, ínfi­ma, de los “deli­tos pasio­na­les”, por­que muchas muje­res han acep­ta­do la ideo­lo­gía del Amo: “Las muje­res hemos desa­rro­lla­do una alta tole­ran­cia a la vio­len­cia sexual y mucho de eso se lo debe­mos a la mis­ma bue­na volun­tad de otras muje­res que con­si­de­ra­ron una vic­to­ria amol­dar­se a los mode­los de pro­duc­ción machis­tas capi­ta­lis­tas y popu­la­ri­zar el ideal”[53].En su inte­rior, el hom­bre cree ser el Amo de la mujer, y reac­cio­na como tal cuan­do ella inten­ta libe­rar­se. Pero el Amo no sólo domi­na por el mie­do sino tam­bién gra­cias a la com­pli­ci­dad de su víc­ti­ma, sobre todo cuan­do es “adic­ta al agre­sor”[54]. Tan­to la mujer que asu­me y jus­ti­fi­ca el “deli­to pasio­nal” como el hom­bre de lo prac­ti­ca, ambos, asu­men el cri­te­rio de cul­pa­bi­li­dad de la vio­len­ta­da, ya habría algu­na razón para el cas­ti­go[55].

Esta­mos ya en con­di­cio­nes de ter­mi­nar la res­pues­ta a esta pre­gun­ta ana­li­zan­do cómo se irá apa­gan­do gra­dual y pro­gre­si­va­men­te la “figu­ra del Amo” y sus múl­ti­ples vio­len­cias con­for­me se extin­gan los res­col­dos deja­dos por la pro­pie­dad pri­va­da, espe­cial­men­te por la pro­pie­dad patriar­cal. Dado que la pro­pie­dad pri­va­da estruc­tu­ra la tota­li­dad de la exis­ten­cia capi­ta­lis­ta, y dado que la pro­pie­dad de la mujer por el hom­bre es ante­rior a la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, vien­do esta secuen­cia his­tó­ri­ca pode­mos apli­car a la vio­len­cia explo­ta­do­ra en gene­ral y a la machis­ta en con­cre­to, la defi­ni­ción “liber­tad” rea­li­za­da por O. Negt cuan­do estu­dia­ba la deri­va auto­ri­ta­ria de la Ale­ma­nia Fede­ral des­de comien­zos de la déca­da de 1960: “liber­tad igual al deseo de pro­pie­dad y men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio”[56]. Tan­to en el sis­te­ma patriar­co-bur­gués como en el modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción, la liber­tad es la liber­tad del pro­pie­ta­rio, es la pra­xis de la men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio.

Don­de man­da la mer­can­cía, la men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio es el cri­te­rio que rige la defi­ni­ción de liber­tad. La mujer, al ser un “ins­tru­men­to de pro­duc­ción”, es una mer­can­cía que se com­pra y se ven­de en el mer­ca­do sexo-eco­nó­mi­co. El pro­pie­ta­rio de esa mer­can­cía cree ejer­ci­tar su liber­tad “inna­ta” domi­nan­do a su pro­pie­dad, extra­yén­do­le toda su pro­duc­ti­vi­dad y vio­len­tán­do­la cuan­do sea nece­sa­rio. La men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio es la men­ta­li­dad patriar­cal por esen­cia, y las dos sur­gen de la pro­pie­dad pri­va­da. Cuan­do ésta se extin­ga y con ella sus remo­tas secue­las, las vio­len­cias sobre las que des­can­sa y las que a la vez gene­ra, tam­bién des­apa­re­ce­rán, y con ellas se habrá extin­gui­do la liber­tad bur­gue­sa, patriar­cal e impe­ria­lis­ta.

Ade­más de esto, el hecho de que viva­mos toda­vía en una socie­dad de la esca­sez rela­ti­va o abso­lu­ta, según los casos, este hecho es la cau­sa de lo que E. Fromm defi­ne como la “psi­co­lo­gía de la esca­sez”, es decir, la incer­ti­dum­bre por el futu­ro ya que la rela­ti­va abun­dan­cia que aho­ra poda­mos tener –y el pro­pio con­cep­to de “abun­dan­cia” es rela­ti­vo al con­tex­to social exis­ten­te– pue­de des­apa­re­cer maña­na mis­mo por mil razo­nes, des­de una cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que des­tru­ya pues­tos de tra­ba­jo, has­ta una enfer­me­dad o acci­den­te, pasa­do por un cata­clis­mo, o por cual­quier otra razón, de mane­ra que la “psi­co­lo­gía de la esca­sez” pro­vo­ca ansie­dad, envi­dia, ego­tis­mo, etc., mien­tras que la “psi­co­lo­gía de la abun­dan­cia” pro­du­ce ini­cia­ti­va, fe en la vida, soli­da­ri­dad, etc.[57]. Fromm no habla de la “abun­dan­cia” de la que dis­fru­ta la bur­gue­sía, sino de la “abun­dan­cia” eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y éti­ca­men­te asen­ta­da sobre otro modo de pro­duc­ción supe­rior cua­li­ta­ti­va­men­te al capi­ta­lis­ta. Una abun­dan­cia no cuan­ti­ta­ti­va ni pro­pie­ta­ria de una cla­se mino­ri­ta­ria, sino cua­li­ta­ti­va y públi­ca, dis­fru­ta­da por la socie­dad en su con­jun­to. Des­de esta pers­pec­ti­va, una “socie­dad de la abun­dan­cia” no pro­du­ci­rá las vio­len­cias injus­tas ni las per­so­na­li­da­des envi­dio­sas y frus­tra­das que mal­vi­ven en una “socie­dad de la esca­sez”.

La inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca ha mos­tra­do no sólo cómo la impo­si­ción de la pro­pie­dad pri­va­da des­tro­zó las for­mas vida igua­li­ta­ria basa­da en la pro­pie­dad colec­ti­va, sino tam­bién cómo el avan­ce del dine­ro y la des­truc­ción de la eco­no­mía de la reci­pro­ci­dad y del true­que, rom­pió las for­mas de vida comu­ni­ta­ria. La inves­ti­ga­ción ha mos­tra­do, por ejem­plo, que los valo­res socio­re­li­gio­sos de las nacio­nes indias, cen­tra­dos en un igua­li­ta­ris­mo admi­ra­do por Marx y Engels, empe­za­ron a corroer­se cuan­do se ini­ció la caza para cam­biar­la por dine­ro extran­je­ro, ya que su reli­gión les prohi­bía ven­der lo que el “Due­ño de la Vida” había “colo­ca­do sobre la tie­rra”[58] para el dis­fru­te y ali­men­to de todos. La biblio­gra­fía cien­tí­fi­co-crí­ti­ca sobre cómo la des­truc­ción de la pro­pie­dad colec­ti­va abrió una fase his­tó­ri­ca de vio­len­cias y sufri­mien­tos, en la que toda­vía esta­mos, esta biblio­gra­fía es tan aplas­tan­te que no vamos a exten­der­nos en ella.

RESPUESTA TERCERA

PREGUNTA: “¿Los medios de comu­ni­ca­ción son gene­ra­do­res de vio­len­cia o sólo refle­jan la vio­len­cia que exis­te en la socie­dad? ¿Los medios debe­rían dejar de publi­car imá­ge­nes de vio­len­cia? ¿No es nece­sa­rio que la pobla­ción ten­ga con­cien­cia a tra­vés de la ima­gen de lo que está suce­dien­do en su alre­de­dor, en el mun­do mis­mo, así se tra­te de imá­ge­nes fuer­tes como la de cadá­ve­res? ¿Pue­de con­si­de­rar­se a la publi­ci­dad como gene­ra­do­ra de vio­len­cia por fomen­tar el con­su­mis­mo?”

RESPUESTA: En 1961 la Admi­nis­tra­ción Ken­nedy ela­bo­ró el infor­me Iron Moun­tain que habla­ba de la “gue­rra desea­ble”[59] y de otras tác­ti­cas como la de pro­vo­car el mie­do social, difun­dir “noti­cias” de naves extra­te­rres­tres, gene­ra­li­zar el uso de jue­gos vio­len­tos en la socie­dad y crear una poli­cía inter­na­cio­nal con­tro­la­da por EEUU, etc. ¿Por qué la Admi­nis­tra­ción Ken­nedy pro­pi­ció la uti­li­za­ción de jue­gos vio­len­tos en infan­cia nor­te­ame­ri­ca­na? A buen segu­ro que no se tra­ta­ba sólo de acti­var la indus­tria del jugue­te, sino de algo más, de edu­car a una gene­ra­ción infan­til en el uso coti­diano del “jue­go de la gue­rra”, como pre­pa­ra­ción psi­co­ló­gi­ca para la ver­da­de­ra “gue­rra desea­ble” que el impe­ria­lis­mo nece­si­ta­ba pro­vo­car. Pero estas medi­das no venían solas. Ya en 1954 el pre­si­den­te Eisenho­wer apro­bó la prác­ti­ca de la ora­ción en la edu­ca­ción para refor­zar las “armas espi­ri­tua­les” yan­quis “en la paz y en la gue­rra”[60], dan­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la lar­ga expe­rien­cia mani­pu­la­do­ra que tie­ne la bur­gue­sía nor­te­ame­ri­ca­na. Una déca­da des­pués de 1961, la diná­mi­ca direc­ta­men­te patro­ci­na­da por el Esta­do se refor­zó en 1971 con la ela­bo­ra­ción del Memo­ran­do Powell[61], en el que se pro­yec­ta­ba una con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca para recu­pe­rar el poder hege­mó­ni­co de EEUU, un poder en el que el deno­mi­na­do key­ne­sia­nis­mo mili­tar juga­ba un papel cla­ve.

La rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción de Joan­na Bour­ke[62] sobre el com­ba­te cuer­po a cuer­po nos apor­ta un argu­men­to aplas­tan­te con­tra la tesis de la cau­sa gené­ti­ca de las vio­len­cias, que lue­go cri­ti­ca­re­mos con más deta­lle, y a favor de la tesis social, en con­cre­to la de la res­pon­sa­bi­li­dad de la pren­sa capi­ta­lis­ta en la pro­vo­ca­ción de las vio­len­cias. La auto­ra des­gra­na pági­na a pági­na la tota­li­dad de recur­sos pro­pa­gan­dís­ti­cos, comu­ni­ca­ti­vos, edu­ca­ti­vos, lúdi­cos y de diver­sión, polí­ti­cos, reli­gio­sos y de las “cien­cias socia­les” en espe­cial, que mol­dean la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas en el capi­ta­lis­mo –no retro­ce­de a otros modos de pro­duc­ción– duran­te el siglo XX, pre­pa­ran­do a las gen­tes, inclui­das las niñas peque­ñas, para la prác­ti­ca de la vio­len­cia. Es muy reve­la­do­ra la par­te en la que la auto­ra ana­li­za el papel de la indus­tria de los jugue­tes infan­ti­les, expli­can­do cómo para fina­les de la déca­da de 1960 los padres podían com­prar a sus hijos e hijas jue­gos com­ple­tos que ayu­da­ban a que se ima­gi­na­sen ser “boi­nas ver­des”[63]. Recor­de­mos que los “boi­nas ver­des” eran una uni­dad de eli­te espe­cial­men­te adies­tra­da para exter­mi­nar efi­caz­men­te.

Recor­de­mos tam­bién aho­ra, por no exten­der­nos, cómo el infor­me Iron Moun­tain de 1961 pro­po­nía, ade­más de pro­vo­car el mie­do social, tam­bién ampliar el con­su­mo de jugue­tes béli­cos para faci­li­tar la acep­ta­ción popu­lar de la “gue­rra desea­ble”. N. Davies es autor de una exce­len­te obra sobre los sacri­fi­cios huma­nos, sobre la vio­len­cia sacri­fi­cial, y ade­más de negar el deter­mi­nis­mo gené­ti­co inhe­ren­te a la tesis del “impe­ra­ti­vo terri­to­rial”, igual­men­te cri­ti­ca­da por otros auto­res, sos­tie­ne que la dife­ren­cia entre la vio­len­cia ani­mal y la huma­na radi­ca, en lo que con­cier­ne al sacri­fi­cio humano, en el papel de la reli­gión. Y aña­de que la “socie­dad moder­na”, al sepa­rar la reli­gión de la polí­ti­ca, desa­cra­li­za la muer­te, la masi­fi­ca e inclu­so la redu­ce a un espec­tácu­lo tan fre­cuen­te que un niño o niña esta­dou­ni­den­se lle­ga­ba a ver como pro­me­dio –a fina­les de la déca­da de 1970 – , has­ta 36.000 muer­tes en la tele­vi­sión. N. Davies sos­tie­ne que “por lo que res­pec­ta a los niños, pue­de resul­tar poco cla­ra la dis­tin­ción entre la muer­te fic­ti­cia y la muer­te real, entre la sal­sa de toma­te y la muer­te ver­da­de­ra”[64]. El ter­cio de siglo trans­cu­rri­do des­de la pri­me­ra edi­ción de la obra mues­tra cómo la con­fu­sión entre la san­gre y la sal­sa de toma­te es una de las diná­mi­cas socia­les des­en­ca­de­nan­tes de vio­len­cias y ase­si­na­tos.

Las niñas y los niños han sido indu­ci­dos al equí­vo­co de con­fun­dir la sal­sa de toma­te con la muer­te, con la san­gre huma­na, por­que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo com­ple­to, des­de sus pri­me­ros días de exis­ten­cia has­ta su ado­les­cen­cia, rezu­ma legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia opre­so­ra y des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia defen­si­va. La pasi­vi­dad y la sumi­sión ante la vio­len­cia opre­so­ra y el recha­zo irra­cio­nal y mie­do­so a la dig­na y nece­sa­ria resis­ten­cia ante la injus­ti­cia y su vio­len­cia, esta nor­ma es intro­du­ci­da en la psi­que infan­til por com­ple­jos y efec­ti­vos sis­te­mas de alie­na­ción peda­gó­gi­ca. Sis­te­mas que for­man par­te de lo que M. Colus­si defi­ne como “mol­de social”[65] que da for­ma a nues­tra “per­so­na­li­dad vio­len­ta”: no es la gené­ti­ca ni la bio­lo­gía, ni son los “ins­tin­tos ani­ma­les” los que nos hacen vio­len­tos, sino el “mol­de social” crea­do por y para una mino­ría que con­tro­la el poder y la pro­pie­dad. R. Fisk ha mos­tra­do muy recien­te­men­te cómo la deno­mi­na­da “lite­ra­tu­ra infan­til” y en espe­cial los comics dedi­ca­dos a la infan­cia, han man­te­ni­do una per­ma­nen­te cam­pa­ña legi­ti­ma­do­ra de la vio­len­cia impe­ria­lis­ta de los EEUU des­de la IIGM has­ta el pre­sen­te. Los este­reo­ti­pos mili­ta­ris­tas y vio­len­tos[66] han per­ma­ne­ci­do inal­te­ra­bles en su men­sa­je de fon­do aun­que sus for­mas exter­nas iban sien­do cam­bia­das según cam­bia­ban las nece­si­da­des mili­ta­res de los EEUU.

Si la mili­ta­ri­za­ción de las con­cien­cias infan­ti­les ya actúa ple­na­men­te en la indus­tria del comic, por no hablar del cine crea­do por la fac­to­ría Dis­ney, que rezu­ma vio­len­cia por las cua­tro esqui­nas, lo mis­mo debe suce­der con carác­ter de obli­ga­to­rie­dad cie­ga en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Ello es debi­do a que el capi­ta­lis­mo es una tota­li­dad y más tem­prano que tar­de el auto­ri­ta­ris­mo reac­cio­na­rio que cre­ce en una de sus indus­trias, en este caso la rela­cio­na­da con la infan­cia, ter­mi­na pudrien­do a todas las áreas res­tan­tes, espe­cial­men­te a la edu­ca­ti­va, por­que entre la indus­tria de la edu­ca­ción y la indus­tria del espec­tácu­lo hay un nexo común irrom­pi­ble, el del máxi­mo bene­fi­cio empre­sa­rial. Es por esto que la peda­go­ga Patro­ci­nio Nava­rro está en lo cier­to cuan­do denun­cia la mili­ta­ri­za­ción de la escue­la[67] como par­te de la mili­ta­ri­za­ción de la socie­dad bur­gue­sa.

Pero si avan­za­mos de la edu­ca­ción mili­ta­ris­ta infan­til al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio, vemos que la pre­sen­cia del com­ple­jo indus­trial-mili­tar se hace toda­vía más pode­ro­sa. T. Muñoz ha inves­ti­ga­do la pene­tra­ción del com­ple­jo finan­cie­ro-indus­trial con nego­cios en la pro­duc­ción mili­tar en el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio del Esta­do espa­ñol[68], pene­tra­ción inten­si­fi­ca­da tras el Plan Bolo­nia de la UE. Ya en 2007 la Ley de la Carre­ra Mili­tar espa­ño­la agi­li­za­ba los sis­te­mas de inter­ac­ción entre el Ejér­ci­to y las uni­ver­si­da­des para mejo­rar la for­ma­ción cien­tí­fi­ca de los mili­ta­res e impli­car a las uni­ver­si­da­des en la ela­bo­ra­ción de pro­gra­mas béli­cos[69].

He hecho hin­ca­pié en la inter­ac­ción entre sis­te­ma edu­ca­ti­vo y medios de pro­pa­gan­da por­que ape­nas se tie­ne en cuen­ta que la infan­cia tie­ne dos gran­des cana­les de for­ma­ción de su per­so­na­li­dad duran­te su pri­me­ra y deci­si­va socia­li­za­ción: la fami­lia y la edu­ca­ción, y que en medio de ellos actúan más tar­de las rela­cio­nes de amis­tas for­ma­das en las pan­di­llas y gru­pos de ami­gas y ami­gos, y el sis­te­ma de pro­pa­gan­da. Pero los años deci­si­vos en la for­ma­ción de la per­so­na­li­dad en sus bases pro­fun­das son los vivi­dos o mal­vi­vi­dos entre la fami­lia y la edu­ca­ción infan­til. La ado­les­cen­cia y la edad adul­ta son bom­bar­dea­das por al vio­len­cia mediá­ti­ca y según como haya sido su pri­me­ra socia­li­za­ción, resis­ti­rá mejor o peor los impac­tos emo­cio­na­les que, al prin­ci­pio, pro­vo­can las esce­nas maca­bras y san­gui­no­len­tas de la pren­sa. La vio­len­cia refle­ja­da y has­ta inci­ta­da por la pren­sa tie­ne más efec­tos prác­ti­cos en las per­so­nas que no han dis­pues­to de una pri­me­ra socia­li­za­ción no vio­len­ta, que no hayan sufri­do vio­len­cia en su infan­cia y que no han vis­to prac­ti­car la vio­len­cia en su entorno for­ma­ti­vo, en su fami­lia y en su medio edu­ca­ti­vo. Quie­nes han sufri­do vio­len­cia en su infan­cia, y/​o han vis­to sufrir­la o prac­ti­car­la en su entorno inme­dia­to, esta­rán más pre­dis­pues­tos a reac­cio­nar vio­len­ta­men­te, sobre todo cuan­do asu­men la ideo­lo­gía bur­gue­sa y sus valo­res.

Par­tien­do de aquí, los medios no crean la vio­len­cia, por­que ya está inser­ta en la estruc­tu­ra social capi­ta­lis­ta, en sus entra­ñas; los medios la mani­pu­lan, la recrean, la indus­tria­li­zan, la amplían con fines polí­ti­co-empre­sa­ria­les, resal­tan­do tal o cual vio­len­cia con­cre­ta, o tal matiz de una vio­len­cia deter­mi­na­da para ocul­tar otras, etc. Los exper­tos se die­ron cuen­ta bien pron­to que hay que mani­pu­lar todas las for­mas y órga­nos de la sen­si­bi­li­dad huma­na para que la comu­ni­ca­ción sea efec­ti­va[70], y lo hicie­ron. Mani­pu­lar las emo­cio­nes es la base de la acti­vi­dad per­sua­si­va de la pren­sa para impe­dir que el públi­co reali­ce un “aná­li­sis racio­nal de los acon­te­ci­mien­tos”[71]. Hay que mer­mar o anu­lar la capa­ci­dad racio­nal del pue­blo, abu­san­do de la tru­cu­len­cia más maca­bra. Según J. E. Ovie­do: “San­gre, dolor, llan­tos, his­te­rias colec­ti­vas, desas­tres, acci­den­tes, todo sir­ve a los efec­tos “dra­má­ti­cos” para des­per­tar la sen­si­bi­li­dad del tele­es­pec­ta­dor, ayu­da­do por una esté­ti­ca tele­vi­si­va que pri­vi­le­gia la cris­pa­ción espas­mó­di­ca, los pla­nos que van y vie­nen en pul­sa­cio­nes ner­vio­sas, los encua­dres des­es­truc­tu­ra­dos y un rit­mo per­ma­nen­te­men­te tre­pi­dan­te”[72], o como dice otro inves­ti­ga­dor: “bajo el rit­mo del relám­pa­go”[73].

La indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca no pue­de dejar de explo­tar estos recur­sos por­que está en jue­go su tasa de bene­fi­cios y sus intere­ses polí­ti­cos. Por esto fusio­nan las “noti­cias” sobre las vio­len­cias que pre­via­men­te han fabri­ca­do, y jun­to a otras mani­pu­la­cio­nes, pre­sen­tan una jus­ti­fi­ca­ción del terro­ris­mo prác­ti­co del impe­ria­lis­mo median­te el terro­ris­mo mediá­ti­co[74] que ha crea­do la indus­tria polí­ti­ca-mediá­ti­ca. Dax Tos­cano[75] ha inves­ti­ga­do con exce­len­te rigor y pro­fun­di­dad esta indus­tria pro­duc­to­ra de terro­ris­mo mediá­ti­co, que en reali­dad es par­te del terro­ris­mo en cuan­to tal. La vorá­gi­ne caó­ti­ca y pre­ci­pi­ta­da de desas­tres, ase­si­na­tos, ham­bru­nas, enfer­me­da­des, des­gra­cias y vio­len­cias múl­ti­ples que cada segun­do escu­pen los medios de pro­pa­gan­da, huyen­do de la míni­ma con­tex­tua­li­za­ción, bus­ca refor­zar en el pue­blo el “afán eva­si­vo res­pec­to a sus pro­ble­mas, a sus fobias, deri­va­das en bue­na par­te de la con­fu­sión, la inse­gu­ri­dad y el mie­do que le ins­pi­ra la socie­dad tec­no­crá­ti­ca actual”[76], para, por fin, lograr que “el ciu­da­dano esté físi­ca y cog­nos­ci­ti­va­men­te ais­la­do”[77]. Ais­la­do del entorno, inse­gu­ro y mie­do­so, con­fu­so, sin capa­ci­dad físi­ca de pen­sar por él mis­mo, el pue­blo, las per­so­nas, pue­den acep­tar más fácil­men­te la vio­len­cia explo­ta­do­ra y asu­mir el paci­fis­mo pasi­vo y cobar­de que renie­ga de todo dere­cho de rebe­lión, de jus­ta vio­len­cia defen­si­va ante la injus­ti­cia.

Es en el pro­ble­ma del mie­do inci­ta­do por el poder, que reve­la las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles del capi­tal, en don­de con más insis­ten­cia obse­si­va se vuel­can los ideó­lo­gos con aires refor­mis­tas, como es el caso del dema­go­go D. Inne­ra­rity que en su artícu­lo sobre el mie­do glo­bal[78] hace esfuer­zos titá­ni­cos para excul­par al sis­te­ma capi­ta­lis­ta adap­tan­do a Hob­bes a las con­di­cio­nes pre­sen­tes. Hob­bes vivió en la pri­me­ra fase del capi­ta­lis­mo, cuan­do aún no había supe­ra­do todas las tra­bas medie­va­les, y entre ellas la depen­den­cia cog­ni­ti­va hacia el símil zoo­ló­gi­co; es por esto que el hob­be­siano “homo homi­nis lupus” sólo es váli­do para esta fase ini­cial, ya que en el capi­ta­lis­mo indus­trial desa­rro­lla­do, en el impe­ria­lis­mo, el lema no es otro que el de “homo homi­nis mer­ca­tor”, es decir, el hom­bre es el mer­ca­der para el hom­bre, o dicho en pala­bras de G. Kol­ko: “para el capi­ta­lis­mo, la gue­rra no es más que la con­ti­nua­ción del mer­ca­do por otros medios”[79]. Natu­ral­men­te, es impo­si­ble exi­gir estos nive­les de rigor teó­ri­co a la cas­ta inte­lec­tual bur­gue­sa ancla­da en Hob­bes, por lo que reco­men­da­mos se estu­die a J. Ramos cuan­do demues­tra por qué exis­te una vio­len­cia legí­ti­ma[80] opues­ta en todo a la vio­len­cia ile­gí­ti­ma e injus­ta.

Para ir aca­ban­do esta res­pues­ta, bas­ta por ejem­plo un estu­dio serio de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca que pres­ta espe­cial aten­ción a su rama de mer­ca­do­tec­nia, de mar­ke­ting, para des­cu­brir de inme­dia­to la res­pon­sa­bi­li­dad de la bur­gue­sía en la gene­ra­li­za­ción de mie­dos y vio­len­cias. No esta­mos plan­tean­do la nece­si­dad de vol­ver al rigor teó­ri­co del pro­ce­so de extrac­ción de plus­va­lor y su trans­for­ma­ción en plus­va­lía para, den­tro de ese pro­ce­so, des­cu­brir las cau­sas bur­gue­sas de la vio­len­cia fun­dan­te e injus­ta. Sim­ple­men­te nos limi­ta­mos a dos ejem­plos entre los miles dis­po­ni­bles. El pri­me­ro expli­ca cómo a comien­zos de 1917 Roc­ke­fe­ller y Mor­gan, y otros doce mag­na­tes todo­po­de­ro­sos, orga­ni­za­ron una reu­nión para ver cómo con­ven­cer al pue­blo nor­te­ame­ri­cano para que apo­ya­se los pla­nes de entrar en la gue­rra mun­dial. Deci­die­ron con­tro­lar los 25 perió­di­cos más influ­yen­tes y com­prar su línea edi­to­rial, se cam­bia­ron sus direc­to­res y se impu­so una línea infor­ma­ti­va común en lo esen­cial sobre la urgen­cia de entrar en la gue­rra con­tra Ale­ma­nia[81], obje­ti­vo logra­do ade­más con la uti­li­za­ción de otros méto­dos.

El segun­do ejem­plo se cen­tra en el estu­dio de la esfe­ra de la cir­cu­la­ción de la mer­can­cía, y con­cre­ta­men­te del mar­ke­ting, en esta par­te del pro­ce­so ente­ro de la acu­mu­la­ción del capi­tal, tam­bién se gene­ran vio­len­cias y mie­dos. P. A. Hon­ru­bia sos­tie­ne que las tres pre­ten­sio­nes de la publi­ci­dad son inci­tar al con­su­mo com­pul­si­vo, some­ter y alie­nar al ciu­da­dano y ata­car la liber­tad indi­vi­dual[82]. En mayor o menos gra­do, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, los tres obje­ti­vos de la publi­ci­dad reper­cu­ten en las cau­sas pro­pi­cia­do­ras de las vio­len­cias y de los mie­dos.

RESPUESTA CUARTA

PREGUNTA: “¿Qué papel tie­nen los pro­ce­sos de alie­na­ción en la gene­ra­ción de vio­len­cia? ¿Podrías citar casos con­cre­tos?”

RESPUESTA: Dax Tos­cano, como buen mar­xis­ta, sabe que una de las diná­mi­cas socia­les que refuer­zan la alie­na­ción es el con­su­mis­mo, y por eso ha plan­tea­do la pre­gun­ta de sus rela­cio­nes con las vio­len­cias inme­dia­ta­men­te des­pués de la pre­gun­ta sobre el con­su­mis­mo y éstas. Muy correc­ta­men­te, Hon­ru­bia ha con­fir­ma­do esa dia­léc­ti­ca cau­sa-efec­to. Una de las mejo­res defi­ni­cio­nes de lo que es la alie­na­ción, qui­tan­do las rea­li­za­das por Marx[83], la encon­tra­mos en L. Sil­va cuan­do dice que es el “paso uni­ver­sal del valor de uso al valor de cam­bio”[84], es decir, es la vic­to­ria defi­ni­ti­va de la mer­can­cía y del dine­ro sobre la natu­ra­le­za huma­na y sus poten­cia­li­da­des libe­ra­do­ras. For­zan­do un poco la tesis de un psi­co­ana­lis­ta pode­mos decir que la alie­na­ción se pro­du­ce cuan­do “lo sub­je­ti­vo ha ingre­sa­do en la for­ma mer­can­cía”[85].

Para el pro­ble­ma de las vio­len­cias esta segun­da defi­ni­ción nos sir­ve de mucho por­que plan­tea abier­ta­men­te la dia­léc­ti­ca entre los sub­je­ti­vo, la per­so­na­li­dad en su con­jun­to, y la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta expre­sa­da en su pecu­lia­ri­dad úni­ca: la mer­can­cía. Si a estas pala­bras le aña­di­mos una refe­ren­cia direc­ta al papel de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca, nos encon­tra­mos con la opi­nión de L. Del­ga­do: “Para decir­lo de una mane­ra lla­na, alie­na­ción es el pro­ce­so ideo­ló­gi­co median­te el cual un indi­vi­duo —o colec­ti­vo— se ve for­za­do a alte­rar y tras­tor­nar su con­cien­cia de cla­se y su mane­ra típi­ca y huma­na de reac­cio­nar, has­ta el pun­to de tor­nar­la incon­ci­lia­ble con aque­llo que debía míni­ma­men­te espe­rar­se de su con­di­ción”[86].

Més­zá­ros ha pres­ta­do espe­cial aten­ción al ascen­so de la sub­je­ti­vi­dad colec­ti­va des­de la alie­na­ción, o ena­je­na­ción, a la eman­ci­pa­ción huma­na ple­na. Demues­tra que la des­alie­na­ción no debe limi­tar­se a la eman­ci­pa­ción reli­gio­sa[87], por muy nece­sa­ria que sea, sino que debe supe­rar esta fase y mate­ria­li­zar­se en el trán­si­to revo­lu­cio­na­rio al socia­lis­mo median­te, entre otras cosas, la demo­cra­cia direc­ta[88]. La des­alie­na­ción es un pro­ce­sos esen­cial y emi­nen­te­men­te polí­ti­co que pue­de ir y que muy pre­su­mi­ble­men­te irá uni­do a diver­sos nive­les de vio­len­cias opre­so­ras y libe­ra­do­ras. La bur­gue­sía cono­ce per­fec­ta­men­te el poder eman­ci­pa­dor de la des­alie­na­ción y, para frus­trar su avan­ce impo­ne un “len­gua­je neu­tral”. Según J. P. Gar­nier: “‘Capi­ta­lis­mo’, ‘impe­ria­lis­mo’, ‘explo­ta­ción’, ‘domi­na­ción’, ‘des­po­se­sión’, ‘opre­sión’, alienación’…Estas pala­bras, anta­ño ele­va­das al ran­go de con­cep­tos y vin­cu­la­das a la exis­ten­cia de una “gue­rra civil lar­va­da”, no tie­ne cabi­da en una “demo­cra­cia paci­fi­ca­da”. Con­si­de­ra­das casi como pala­bro­tas, han sido supri­mi­das del voca­bu­la­rio que se emplea tan­to en los tri­bu­na­les como en las redac­cio­nes, en los anfi­tea­tros uni­ver­si­ta­rios o los pla­tós de tele­vi­sión”[89].

El con­cep­to de “demo­cra­cia paci­fi­ca­da” tie­ne en sí mis­mo un con­te­ni­do cla­ro de vio­len­cia repre­si­va que ha “paci­fi­ca­do” la demo­cra­cia abs­trac­ta. La supre­sión del voca­bu­la­rio ofi­cial y “cul­to” de pala­bras como alie­na­ción y las res­tan­tes que cita Gar­nier es de hecho una vio­len­cia cul­tu­ral y sim­bó­li­ca explí­ci­ta, según la tesis de H. Pross de que “La vio­len­cia sim­bó­li­ca es el poder de impo­ner a otros seres huma­nos la vali­dez de sig­ni­fi­ca­do median­te sig­nos, con el efec­to de que estos otros seres huma­nos se iden­ti­fi­quen con el sig­ni­fi­ca­do vali­da­do”[90]. La vio­len­cia sim­bó­li­ca va mer­man­do la capa­ci­dad de pen­sa­mien­to inde­pen­dien­te y crí­ti­co de las gen­tes explo­ta­das, sin recur­sos con­cep­tua­les, de modo que ter­mi­nan inter­pre­tan­do la reali­dad en la que mal­vi­ven con las nor­mas y creen­cias ela­bo­ra­das por la cla­se domi­nan­te. Una par­te espe­cial­men­te dañi­na de la vio­len­cia sim­bó­li­ca es la “vio­len­cia epis­té­mi­ca” inser­ta en las “cien­cias socia­les”, como expli­ca S. Cas­to-Gómez al recu­pe­rar esta impor­tan­te defi­ni­ción crí­ti­ca ela­bo­ra­da por Gaya­rik Spi­vak[91]. Vol­ve­re­mos a la “vio­len­cia epis­té­mi­co” cuan­do estu­die­mos los esfuer­zos del sis­te­ma bur­gués para erra­di­car del len­gua­je cul­to, ofi­cial y domi­nan­te el uso de con­cep­to cien­tí­fi­co-crí­ti­cos como alie­na­ción, capi­ta­lis­mo, explo­ta­ción y otros más que nos remi­ten a las vio­len­cias varias.

Tene­mos el ejem­plo del des­pi­do del pues­to de tra­ba­jo, del paro. La ideo­lo­gía bur­gue­sa sos­tie­ne que el paro es un “fenó­meno natu­ral” y “lógi­co” en una socie­dad en la que los “ciu­da­da­nos libres” pue­den nego­ciar en liber­tad las con­di­cio­nes del con­tra­to labo­ral. El ciu­da­dano-patrón y el ciu­da­dano-obre­ro no tie­nen por qué lle­gar siem­pre a un “acuer­do entre igua­les”, sino que tie­nen “liber­tad” para no acep­tar las “con­di­cio­nes del mer­ca­do”. Si es el ciu­da­dano-obre­ro el que recha­za el con­tra­to nue­vo, exi­gien­do uno mejor pero recha­za­do por el ciu­da­dano-patrón, enton­ces pier­de su tra­ba­jo y se que­da en paro. La vio­len­cia sim­bó­li­ca refuer­za la ali­nea­ción del obre­ro, que ter­mi­na acep­tan­do pasi­va­men­te la nue­va reali­dad de para­do, inter­pre­tán­do­la como natu­ral. Sin embar­go, des­de una pers­pec­ti­va mar­xis­ta, el des­pi­do no es otra cosa que “la vio­len­cia del poder pri­va­do”[92] de la cla­se bur­gue­sa sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Pero la alie­na­ción tam­bién está refor­za­da por otros meca­nis­mos de orden psi­co­ló­gi­co, como la “figu­ra del Amo” antes des­cri­ta; como el terri­ble “mie­do a la liber­tad” ana­li­za­do por E. Fromm[93]; como el “mie­do al pla­cer” estu­dia­do por el femi­nis­mo radi­cal, etc. Sin exten­der­nos mucho, P. Brück­ner sos­tie­ne que: “La prohi­bi­ción colec­ti­va de bus­car o pre­gun­tar fue­ra del cam­po de los pro­ble­mas abier­tos (los que están per­mi­ti­dos por los esti­los edu­ca­ti­vos auto­ri­ta­rios) pro­vo­ca mie­do en el que se atre­ve a hacer­lo, si es que ha lle­ga­do ya a pro­yec­tar sobre sí mis­mo aque­llas exi­gen­cias de prohi­bi­ción; inclu­so las des­via­cio­nes de un méto­do esta­ble­ci­do, lle­gan a pro­du­cir­le intran­qui­li­dad. Aquí es don­de ter­mi­na la for­ma­ción y comien­za la obe­dien­cia social”[94].

Vis­tos en su con­jun­to, estos y otros fac­to­res per­mi­ten com­pren­der en su jus­to alcan­ce uno de los efec­tos más devas­ta­do­res de la alie­na­ción lle­va­da a sus últi­mas con­se­cuen­cias, es decir, cuan­do ha pene­tra­do en lo más pro­fun­do de la estruc­tu­ra psí­qui­ca de las cla­ses explo­ta­das. Nos refe­ri­mos a la con­tun­den­te crí­ti­ca de W. Reich a la “nor­ma­li­dad” domi­nan­te: “La psi­co­lo­gía bur­gue­sa tie­ne por cos­tum­bre en estos casos el que­rer expli­car median­te la psi­co­lo­gía por qué moti­vos, lla­ma­dos irra­cio­na­les, se ha ido a la huel­ga o se ha roba­do, lo que con­du­ce siem­pre a expli­ca­cio­nes reac­cio­na­rias. Para la psi­co­lo­gía mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca la cues­tión es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no roban y por qué la mayo­ría de los explo­ta­dos no van a la huel­ga. La socio­eco­no­mía, por tan­to, expli­ca ínte­gra­men­te un hecho social cuan­do la acción y el pen­sa­mien­to son racio­na­les y ade­cua­dos, es decir, están al ser­vi­cio de la satis­fac­ción de la nece­si­dad y repro­du­cen y con­ti­núan de una mane­ra inme­dia­ta la situa­ción eco­nó­mi­ca. No lo con­si­gue cuan­do el pen­sa­mien­to y la acción de los hom­bres están en con­tra­dic­ción con la situa­ción eco­nó­mi­ca y, por tan­to, son irra­cio­na­les[95].

La per­so­na alie­na­da está siem­pre en per­ma­nen­te con­tra­dic­ción con la reali­dad, aun­que no es cons­cien­te de ella, sino que la asu­me como “nor­ma­li­dad”, por­que mal­vi­ve den­tro de la irra­cio­na­li­dad del sis­te­ma. Un ejem­plo de lo que deci­mos lo tene­mos en la mujer explo­ta­da, con una tri­ple opre­sión –patriar­cal, nacio­nal y de cla­se– y que, pese a ello, avan­za de rodi­llas ante la vir­gen de Fáti­ma para implo­rar que los comu­nis­tas no ganen las elec­cio­nes. Lo irra­cio­nal de este com­por­ta­mien­to per­mi­te al sis­te­ma que las cla­ses explo­ta­das no se suble­ven. La alie­na­ción le dice que la resis­ten­cia es peca­do mor­tal, y que es vir­tud la sumi­sión al poder. Otro ejem­plo es el del obre­ro que cree que una huel­ga no sir­ve para nada, y que es nega­ti­va, por­que para­li­za la eco­no­mía, por­que le hace per­der par­te del sala­rio, por­que enfu­re­ce al empre­sa­rio que pue­de tomar medi­das de repre­sa­lia “jus­tas” y por­que, en defi­ni­ti­va, “siem­pre habrá ricos y pobres”. Mien­tras los com­pa­ñe­ros en huel­ga sufren penu­ria eco­nó­mi­ca y son macha­ca­dos a gol­pes por las fuer­zas repre­si­vas, el obre­ro alie­na­do espe­ra a que ter­mi­ne el cho­que entre la vio­len­cia bur­gue­sa y la vio­len­cia obre­ra, para seguir tra­ba­jan­do como un buey.

Por no exten­der­nos, hay otros ejem­plos sobre los efec­tos de la alie­na­ción de las varias for­mas de vio­len­cia que se sufren en el capi­ta­lis­mo. Uno es la alie­na­ción ante el mode­lo ofi­cial de ima­gen exter­na que impo­ne el sis­te­ma. Se tra­ta de una alie­na­ción uni­da a la vio­len­cia sim­bó­li­ca de la ima­gen cor­po­ral, e inse­pa­ra­ble de los efec­tos del con­su­mis­mo, duran­te el cual la pro­pia ima­gen: “se pier­de la cons­cien­cia de la auto­po­se­sión, se cosi­fi­ca el yo indi­vi­dual depo­si­tán­do­lo en el cuer­po físi­co, para a con­ti­nua­ción exter­na­li­zar­lo, hacer­lo públi­co, some­ter­lo a todo tipo de limi­ta­cio­nes y exi­gen­cias. El cuer­po es uti­li­za­do como pose­sión, del mis­mo modo que lo es el ves­ti­do, la sim­bio­sis cuer­po-ves­ti­do-ima­gen es ofre­ci­da ante la socie­dad espe­ran­do que “cai­ga” bien, ser acep­ta­dos, desea­dos, com­pren­di­dos. Se tra­ta de poner en el mer­ca­do de com­pra-ven­ta la ima­gen de noso­tros mis­mos. El cuer­po y, de su mano, el indi­vi­duo, entra así en el mer­ca­do, se comer­cia­li­za, y se hace par­te del mis­mo. Es lógi­co enton­ces que el ven­de­dor y el com­pra­dor se con­fun­dan en la mis­ma per­so­na”[96].

Hemos dicho arri­ba que la alie­na­ción con­sis­te en la vic­to­ria del valor de cam­bio sobre el valor de uso, de la mer­can­cía sobre la sub­je­ti­vi­dad. Esto mis­mo vie­ne a decir D. Ques­sa­da[97] en su crí­ti­ca a la publi­ci­dad y a sus efec­tos, cuan­do ven­ce la dis­tan­cia entre el suje­to y el obje­to, entre la sub­je­ti­vi­dad y la mer­can­cía. La publi­ci­dad supera la dico­to­mía de Kant entre el suje­to y el obje­to, y bus­ca la fusión de ambos pero bajo la direc­ción de la cosa, de la mer­can­cía, que ha absor­bi­do al suje­to, a la sub­je­ti­vi­dad, aun­que esta crea que se ha rea­li­za­do como tal pre­ci­sa­men­te com­pran­do la mer­can­cía año­ra­da, la cosa que la mer­ca­do­tec­nia le ha pre­sen­ta­do como la solu­ción de todos sus pro­ble­mas y frus­tra­cio­nes.

¿Qué pue­de ocu­rrir cuan­do por resul­ta impo­si­ble cum­plir con el man­da­to bur­gués de rea­li­zar­se como “per­so­na libre” median­te la alie­na­ción en la mer­can­cía que nos sub­su­me y anu­la? G. Kazi res­pon­de así: “Cuan­do no pue­de satis­fa­cer el deseo de adqui­rir una deter­mi­na­da mer­can­cía, el suje­to sufre y se menos­pre­cia a sí mis­mo por esa impo­si­bi­li­dad; pero si en cam­bio fue­ra cons­cien­te de las rela­cio­nes de explo­ta­ción, adver­ti­ría que la acu­mu­la­ción del capi­tal da al explo­ta­dor una apro­xi­ma­ción dis­tin­ta al obje­to en cues­tión, sobre todo aque­llo que se refie­ra a un deseo-satis­fac­ción dife­ren­te al del explo­ta­do (…) La insa­tis­fac­ción del deseo de adqui­rir un obje­to siem­pre cau­sa angus­tia, mas en un suje­to crí­ti­co le escla­re­ce su con­di­ción de opri­mi­do, en tan­to que un suje­to alie­na­do deri­va en un sufri­mien­to que ahon­da su opre­sión. Otro tan­to ocu­rre cuan­do se satis­fa­ce el deseo de adqui­rir una mer­can­cía, pues el “pla­cer” que otor­ga sue­le opa­car las dife­ren­tes pers­pec­ti­vas del explo­ta­do y del explo­ta­dor hacia el obje­to”[98].

La impo­si­bi­li­dad de cum­plir con la orden con­su­mis­ta ahon­da el sufri­mien­to y la opre­sión que pade­ce de for­ma incons­cien­te el suje­to alie­na­do. Muchos estu­dios crí­ti­cos mues­tran que en estas con­di­cio­nes, las per­so­nas alie­na­das tie­nen menos capa­ci­dad de auto­con­trol y de refle­xión crí­ti­ca sobre sus nece­si­da­des y sus capa­ci­da­des. En un entorno de endu­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, cuyas cau­sas son des­co­no­ci­das para el suje­to alie­na­do, se mul­ti­pli­can las nece­si­da­des incons­cien­tes de alter­na­ti­vas fal­sas, enga­ño­sas, palia­ti­vos nece­sa­rios para sopor­tar la cre­cien­te dure­za de la vida coti­dia­na, sus mie­dos, frus­tra­cio­nes y vio­len­cias múl­ti­ples. Los estu­dios recien­tes mues­tran un aumen­to en el con­su­mo de ciber­se­xo, de la fal­sa sexua­li­dad que ofre­ce Inter­net, del alcoho­lis­mo en las muje­res y en la juven­tud, y los cam­bios en el uso tra­di­cio­nal de otras dro­gas como los esti­mu­lan­tes, las anfe­ta­mi­nas y sus deri­va­dos, así como de la cocaí­na, etc., cam­bios rea­li­za­dos bajo la pre­sión de las nue­vas reali­da­des socia­les y que tie­nen efec­tos duros aun­que toda­vía muy poco estu­dia­dos sobre la cali­dad de vida de las per­so­nas[99]. Se acre­cien­tan, por tan­to, las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para la aumen­to de las vio­len­cias.

RESPUESTA QUINTA

PREGUNTA: “¿Hay una rela­ción direc­ta entre la exis­ten­cia de la pobre­za y la vio­len­cia? Pre­gun­to esto por­que en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, pese a los logros obte­ni­dos por el gobierno revo­lu­cio­na­rio que ha dis­mi­nui­do sus­tan­cial­men­te la pobre­za, más allá de la cam­pa­ña mediá­ti­ca rea­li­za­da en su con­tra para fabri­car una ima­gen de un país invi­vi­ble por la can­ti­dad de crí­me­nes y homi­ci­dios que se comen­ten, como lo ha seña­la­do el New York Times, lle­gan­do a afir­mar inclu­so que Vene­zue­la es un país más peli­gro­so que Irak, no se pue­de ocul­tar que la inse­gu­ri­dad pro­duc­to de la delin­cuen­cia común es un pro­ble­ma serio. ¿Qué pien­sas al res­pec­to? Asi­mis­mo, ¿cuál es la rela­ción entre el con­su­mo de dro­gas y alcohol y la delin­cuen­cia?”

RESPUESTA: Tene­mos que pre­ci­sar de qué vio­len­cia se tra­ta, y de qué pobre­za se tra­ta. Es cier­to que la expli­ca­ción inme­dia­ta­men­te pos­te­rior encua­dra ambas cues­tio­nes, pero aún así es nece­sa­rio acla­rar, pri­me­ro, que la pobre­za es en reali­dad empo­bre­ci­mien­to cau­sa­do his­tó­ri­ca­men­te por la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, lo que más tar­de o más tem­prano gene­ra vio­len­cias varias, unas defen­si­vas y revo­lu­cio­na­rias, pero otras indi­vi­dua­les, de per­so­nas que o bien no tie­nen otro medio de sub­sis­ten­cia, o bien han caí­do en las deno­mi­na­das “redes de delin­cuen­cia”, redes que pue­den tener lazos direc­tos o indi­rec­tos con “pode­res oscu­ros” de la bur­gue­sía, inclu­so con apa­ra­tos de su Esta­do. En la situa­ción lati­no­ame­ri­ca­na, las “maras” son un ejem­plo con­clu­yen­te de lo que habla­mos, como lo expli­ca muy bien el médi­co psi­quia­tra R. Kep­fer en la entre­vis­ta que le hace M. Colus­si: “Las maras reci­clan las vio­len­cias que están por toda la socie­dad; su vio­len­cia no es sino la vio­len­cia apren­di­da de lo que encuen­tran en otros espa­cios de la socie­dad” [100]. Es el capi­ta­lis­mo el que ali­men­ta estas y otras vio­len­cias, muchas de las cua­les son muy bene­fi­cio­sas para la mino­ría explo­ta­do­ra, como veni­mos insis­tien­do. Y den­tro de la reali­dad capi­ta­lis­ta están los apa­ra­tos esta­ta­les, que cen­tra­li­zan estra­té­gi­ca­men­te las vio­len­cias reac­cio­na­rias múl­ti­ples y que tele­di­ri­gen muchas de las vio­len­cias juve­ni­les orga­ni­za­das, como vere­mos lue­go al vol­ver al pro­ble­ma de las “maras”

Tene­mos en caso de Cen­troa­mé­ri­ca, en don­de el “cri­men orga­ni­za­do” va expan­dién­do­se ape­nas sin obs­tácu­los, en don­de las maras y el pan­di­llis­mo juve­nil se están cons­ti­tu­yen­do en fuer­zas socia­les con influen­cia públi­ca nefas­ta, reac­cio­na­ria, como expli­ca M. A. Gan­dá­se­gui en su estu­dio sobre toda el área meso­ame­ri­ca­na. Por ejem­plo: “Al igual que en Pana­má, las cau­sas que per­mi­ten la apa­ri­ción de estas orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les son las polí­ti­cas públi­cas equi­vo­ca­das que eje­cu­tan los gobier­nos de turno que desin­te­gran las ins­ti­tu­cio­nes bási­cas de la socie­dad. Estas polí­ti­cas de fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo y de “aper­tu­ra” a inver­sio­nes de capi­tal “sucio” se hacen cada vez más peli­gro­sas al ser subor­di­na­dos los gobier­nos por los intere­ses del cri­men orga­ni­za­do”[101]. La delin­cuen­cia orga­ni­za­da y per­mi­ti­da es un méto­do muy fre­cuen­te­men­te emplea­do por bur­gue­sías débi­les que nece­si­tan des­truir la cen­tra­li­dad socio­po­lí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor duran­te gene­ra­cio­nes, para explo­tar­lo más fácil­men­te. Cuan­do estas bur­gue­sías se enfren­tan a pode­ro­sos movi­mien­tos insu­rrec­cio­na­les, arma­dos y cohe­ren­tes, el “cri­men orga­ni­za­do” pasa a ser un com­po­nen­te más de la polí­ti­ca, como es el caso de Colom­bia y de su “nar­co­po­lí­ti­ca”[102], país en el que la polí­ti­ca y el poder están “mar­ca­dos”[103] por el nar­co.

Vene­zue­la sufre espe­cia­les pre­sio­nes del “cri­men orga­ni­za­do”, lo que agra­va el pro­ble­ma de la vio­len­cia delin­cuen­cial y de la (in)seguridad, como demues­tra L. Brit­to con la pro­fun­di­dad que le carac­te­ri­za:

“Los niños naci­dos y for­ma­dos duran­te el gobierno boli­va­riano están por cum­plir diez años. Sus crí­me­nes no exce­den de robar­le la merien­da a un com­pa­ñe­ri­to. La esta­dís­ti­ca delic­ti­va es nutri­da por per­so­nas naci­das y for­ma­das duran­te la Cuar­ta Repú­bli­ca. Sus defen­so­res escu­pen hacia arri­ba al cul­par al pro­ce­so por los actos de una gene­ra­ción que se for­mó mien­tras ellos esta­ban en el poder. La difi­cul­tad de con­tro­lar una fron­te­ra de más de dos mil kiló­me­tros ha per­mi­ti­do una pene­tra­ción para­mi­li­tar que denun­cia­mos hace tiem­po. El año ante­pa­sa­do, el Pre­si­den­te reco­no­ció que la inva­sión lle­gó a Cara­cas. Los infil­tra­dos cobran vacu­na y mon­tan alca­ba­las, suplan­tan al ham­pa crio­lla, ase­si­nan diri­gen­tes agra­rios y sin­di­ca­les, redu­cen al pavor a las comu­ni­da­des median­te crí­me­nes horren­dos y legi­ti­man sus capi­ta­les median­te bin­gos, casi­nos, salas de jue­gos y pros­tí­bu­los apa­dri­na­dos por lo más corrup­to, amo­ral y nau­sea­bun­do de las auto­ri­da­des. Según el Infor­me 1998 – 2000 de la Ofi­ci­na de la ONU con­tra la Dro­ga y el Deli­to, Colom­bia pre­sen­ta­ba para enton­ces una tasa de 61,7847 homi­ci­dios por cada 100.000 per­so­nas, la más alta del mun­do y más del doble de la de 31,6138 por cada 100.000 per­so­nas que enton­ces mos­tra­ba Vene­zue­la. Algu­na compu­tado­ra mági­ca serru­chó des­pués la tasa de Colom­bia redu­cién­do­la a 37 y ele­vó la nues­tra a 48. (…) Se recu­rre a la vio­len­cia para obte­ner o con­ser­var un bien cuan­do los res­tan­tes pro­ce­di­mien­tos fallan. En socie­da­des don­de una ínfi­ma mino­ría aca­pa­ra los bie­nes indis­pen­sa­bles, las mayo­rías des­po­seí­das optan entre vio­len­cia o ina­ni­ción. Si un sis­te­ma comu­ni­ca­cio­nal las con­ven­ce vein­ti­cua­tro horas al día de que sólo quien tie­ne vale, la vio­len­cia se con­ver­ti­rá en valor”[104].

Aun así, la situa­ción vene­zo­la­na, pese a su gra­ve­dad, pue­de ser bas­tan­te mejor en esta cues­tión que la de otras revo­lu­cio­nes del pasa­do –sin entrar aho­ra a valo­rar qué es y cómo va el pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la– en las que la delin­cuen­cia, el mer­ca­do negro, el ban­do­le­ris­mo, etc., fue­ron un arma con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria muy pode­ro­sa. La expe­rien­cia de la revo­lu­ción bol­che­vi­que es alec­cio­na­do­ra en este caso, acep­tan­do todas las dis­tan­cias entre la URSS de enton­ces y la Vene­zue­la de aho­ra. Aquí no tene­mos más reme­dio que recor­dar a C. Rakovsky, que en 1928 habló de “las masas redu­ci­das a la men­di­ci­dad o semi­pau­pe­ri­za­das que, gra­cias a los sub­si­dios irri­so­rios otor­ga­dos por el esta­do, viven en el mis­mo lími­te del ham­bre, del robo y de la pros­ti­tu­ción”, mien­tras que la buro­cra­cia en for­ma­ción ya bas­tan­te asen­ta­da en aque­lla épo­ca vivía ya bas­tan­te mejor, dis­fru­tan­do de todos los pri­vi­le­gios de una “nue­va cate­go­ría social”[105] que se des­en­tien­de de la repre­sión que ella mis­ma lan­za­ba con­tra sus anti­guos cama­ra­das de lucha. Algu­nas de las crí­ti­cas de este vie­jo y heroi­co bol­che­vi­que, inta­cha­ble en su com­por­ta­mien­to éti­co y polí­ti­co, tie­nen cier­ta apli­ca­bi­li­dad a la izquier­da vene­zo­la­na actual, como cuan­do denun­cia las enor­mes difi­cul­ta­des que tenían que supe­rar los obre­ros rusos para adqui­rir for­ma­ción teó­ri­ca mar­xis­ta[106], por­que la lucha con­tra la delin­cuen­cia y el cri­men orga­ni­za­do e ins­ti­ga­do por el impe­ria­lis­mo para aplas­tar a Vene­zue­la sí requie­re de una espe­cial for­ma­ción teó­ri­ca.

Es aquí en don­de vemos la impor­tan­cia de la últi­ma cues­tión plan­tea­da por Dax Tos­cano en esta pre­gun­ta: “¿cuál es la rela­ción entre el con­su­mo de dro­gas y alcohol y la delin­cuen­cia?”

Hay una rela­ción indi­vi­dual muy estu­dia­da que se expre­sa tan­to en las reac­cio­nes vio­len­tas de las per­so­nas some­ti­das a los efec­tos inhi­bi­do­res y exci­ta­do­res de muchas dro­gas, como en la “peque­ña delin­cuen­cia” de robos y atra­cos para com­prar las dosis nece­sa­rias cuan­do se ha caí­do en la dro­go­de­pen­den­cia. La bur­gue­sía mag­ni­fi­ca esta peque­ña delin­cuen­cia, que es la que aba­rro­ta las cár­ce­les, sobre todo en perío­dos de pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca[107] con pre­sos de las cla­ses popu­la­res. La “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na” jalea­da por el sis­te­ma tie­ne en esta delin­cuen­cia menor su gran baza argu­men­ta­ti­va, apar­te de la del “terro­ris­mo”. Pero la gra­ve­dad del pro­ble­ma radi­ca en el doble papel del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo. Antes de seguir debe­mos saber que hay inves­ti­ga­do­res que sos­tie­nen que la gran ban­ca impe­ria­lis­ta se sal­vo del desas­tre duran­te los pri­me­ros días de la cri­sis finan­cie­ra de verano de 2008 gra­cias al dine­ro del nar­co­trá­fi­co inter­na­cio­nal[108], sien­do los ban­cos yan­quis los que con más impu­ni­dad lavan el nar­co­di­ne­ro, como se ha vuel­to a con­fir­mar hace muy poco al saber­se que el Ban­co Wacho­via había blan­quea­do nada menos que 380.000 millo­nes de dóla­res de cár­te­les mexi­ca­nos, y que ha sali­do de rosi­tas tras pagar una mul­ta de sólo 160 millo­nes[109].

Vea­mos el caso de El Sal­va­dor que, como Vene­zue­la, tam­bién es zona de paso de dro­gas a otros paí­ses: se ha demos­tra­do que la exis­ten­cia de redes inter­na­cio­na­les de trá­fi­co de dro­gas, que no sólo de ven­ta para el con­su­mo final, acre­cien­ta la ines­ta­bi­li­dad social[110] en los paí­ses por don­de tran­si­ta. Pero cen­tré­mo­nos en Vene­zue­la, para seguir con la pre­gun­ta. R. Bra­cho expli­ca que el 20% del dine­ro que cir­cu­la por el mun­do pro­ce­de de las dro­gas y que el 10% de la pobla­ción mun­dial las con­su­me asi­dua­men­te. Apli­can­do esta reali­dad a Vene­zue­la, Bra­cho sos­tie­ne con toda la razón que: “La adic­ción a las dro­gas no es un pro­ble­ma de salud, es mucho más que eso, lamen­ta­ble­men­te. Quie­nes pre­ten­dan que se abor­de des­de el mode­lo de pro­ble­ma de salud públi­ca solo repre­sen­ta­rán a las fuer­zas de resis­ten­cia al cam­bio. El pro­ble­ma es un pro­ble­ma no solo médi­co, es social, es polí­ti­co, es edu­ca­ti­vo, es de segu­ri­dad nacio­nal. Hay una gue­rra, una inva­sión, las dro­gas son misi­les silen­cio­sos que apun­tan des­de Colom­bia a nues­tras mejo­res gene­ra­cio­nes. Por lo tan­to el abor­da­je revo­lu­cio­na­rio debe ser inte­gral, con la mis­ma inten­si­dad des­de lo sani­ta­rio, como des­de lo social, como des­de lo mili­tar y polí­ti­co has­ta lo comu­nal”[111].

En las luchas socia­les, la crea­ción de la “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na”, y de las sen­sa­cio­nes de mie­do y temor entre las per­so­nas alie­na­das o con poca con­cien­cia, es una de las bazas reac­cio­na­rias de la cla­se domi­nan­te des­de siem­pre, pero espe­cial­men­te agu­di­za­da en el capi­ta­lis­mo, que se orien­ta, en pri­mer lugar, a diri­gir social y polí­ti­ca­men­te a las per­so­nas psi­co­ló­gi­ca­men­te auto­ri­ta­rias, débi­les en su auto­es­ti­ma y auto­co­no­ci­mien­to, que nece­si­tan de una auto­ri­dad supe­rior a ellas que les guíe por su exis­ten­cia. W. F. Sto­ne, tras una exten­sa refe­ren­cia a muchas inves­ti­ga­cio­nes sobre este deci­si­vo asun­to, sos­tie­ne que: “el auto­ri­ta­rio tien­de a uti­li­zar la supers­ti­ción y la este­reo­ti­pia para des­pla­zar la cau­sa­li­dad hacia fuer­zas exter­nas, fue­ra del con­trol per­so­nal. El mie­do a la pro­pia debi­li­dad le lle­va a valo­rar exa­ge­ra­da­men­te el poder y la fuer­za”[112].

Pero hemos dicho que se tra­ta del pri­mer paso, ya que lue­go siguen otros pasos des­ti­na­dos a ampliar la masa social de apo­yo a las polí­ti­cas reac­cio­na­rias, pre­ten­dien­do lle­gar a sec­to­res no tan alie­na­dos, sino inclu­so con algu­nos nive­les de con­cien­cia polí­ti­ca. Sal­tan­do de Vene­zue­la a la Euro­pa más “civi­li­za­da”, esto mis­mo es lo que está hacien­do aho­ra la bur­gue­sía más “demo­crá­ti­ca”, por no hablar de la dere­cha neo­fas­cis­ta[113]. La mani­pu­la­ción y exa­cer­ba­ción del racis­mo es uno de los méto­dos para crear “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na”, pero no el úni­co ya que aumen­tan los ata­ques repre­si­vos con­tra las izquier­das revo­lu­cio­na­rias polí­ti­cas, sin­di­ca­les y cul­tu­ra­les a raíz de la “gue­rra social”[114] que rena­ce en Euro­pa.

Sin embar­go y a pesar de la exten­sión de esta res­pues­ta, sola­men­te ana­li­za­mos una par­te del pro­ble­ma, por­que la otra es la que tra­ta de la ideo­lo­gía bur­gue­sa jus­ti­fi­ca­do­ra de la repre­sión que ejer­ce con­tra el pue­blo en gene­ral uti­li­zan­do tan­to la excu­sa de la delin­cuen­cia como la inter­pre­ta­ción supues­ta­men­te “cien­tí­fi­ca” de las “cau­sas gené­ti­cas” e “ins­tin­ti­vas” de la vio­len­cia en gene­ral. La bur­gue­sía no ceja en impul­sar la “cien­cia gené­ti­ca” en bus­ca del san­to grial que demues­tre para siem­pre la “infe­rio­ri­dad natu­ral” de los pobres, de los “pue­blos atra­sa­dos”, de las “razas infe­rio­res”, de las muje­res, es decir, de la fuer­za de tra­ba­jo huma­na explo­ta­da por el impe­ria­lis­mo occi­den­tal lide­ra­do por los EEUU. Es esta ideo­lo­gía inhu­ma­na la que envol­vía moral­men­te las atro­ci­da­des de los médi­cos yan­quis en Gua­te­ma­la cuan­do infec­ta­ban de sífi­lis a cen­te­na­res de per­so­nas para expe­ri­men­tar en sus cuer­pos[115], como habían hecho los nazis muy pocos meses antes en Euro­pa.

La creen­cia en la supe­rio­ri­dad racial y gené­ti­ca no sólo se apli­ca a las “razas infe­rio­res”, sino tam­bién a las cla­ses explo­ta­das, a las muje­res y a todos los colec­ti­vos sus­cep­ti­bles de ser explo­ta­dos por la “cla­se supe­rior”. La vio­len­cia que apli­ca así esta mino­ría “supe­rior” está jus­ti­fi­ca­da por cuan­to defien­de los “valo­res de la civi­li­za­ción y el pro­gre­so”, de modo que, al final, esta­ba ase­gu­ra­da la vic­to­ria de Occi­den­te sobre sus enemi­gos exter­nos e inter­nos debi­do al deter­mi­nis­mo gené­ti­co[116], como expli­can varios auto­res en un tex­to clá­si­co de lec­tu­ra obli­ga­da para enten­der el res­to de esta res­pues­ta.

La repre­sión de las vio­len­cias de todo tipo por par­te de la bur­gue­sía encuen­tra bue­na par­te de su legi­ti­ma­ción en la ideo­lo­gía de la euta­na­sia social, de la socio­bio­lo­gía y del gene­tis­mo, en cuan­to supues­tas “razo­nes cien­tí­fi­cas” que excul­pan a Occi­den­te de sus actos, ya que, ade­más de cum­plir con su “des­tino mani­fies­to”, tam­bién alum­bra a la huma­ni­dad con la luz del pro­gre­so. E. Dus­sel[117], y otros auto­res tam­bién, ya ha pul­ve­ri­za­do esta men­ti­ra así que no nos exten­de­mos. Tam­po­co repe­ti­mos la his­to­ria de estas tesis des­de fina­les del siglo XIX has­ta aho­ra, y sus esen­cia­les cone­xio­nes con lo más reac­cio­na­rio de las corrien­tes indi­vi­dua­lis­tas de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa.

Acer­cán­do­nos al pre­sen­te, hay que recor­dar que ya en 1947, los pri­me­ros neo­li­be­ra­les orga­ni­za­dos casi secre­ta­men­te en Mont Pele­rin, Sui­za, comen­za­ron la redac­ción de su docu­men­to fun­da­cio­nal afir­man­do que “Los valo­res cen­tra­les de la civi­li­za­ción están en peli­gro”[118]. Aun­que hace mucho tiem­po que se des­mon­tó defi­ni­ti­va­men­te toda tesis socio­bio­ló­gi­ca, siem­pre es con­ve­nien­te actua­li­zar esas crí­ti­cas sobre todo cuan­do nos encon­tra­mos ante la reali­dad de la vio­len­cia. La nece­si­dad de este deba­te apa­re­ce cla­ra cuan­do vemos cómo des­de nada menos que 1976 se han ter­gi­ver­sa­do invo­lun­ta­ria o volun­ta­ria­men­te la tesis de R. Daw­kins en bene­fi­cio de la ver­sión más faná­ti­ca­men­te neo­li­be­ral y anti­de­mo­crá­ti­ca a par­tir del equí­vo­co títu­lo de su cono­ci­do libro “El gen egoís­ta”[119] y de algu­nas lagu­nas expli­ca­ti­vas que con­te­nía su pri­me­ra ver­sión.

Cho­ro­ver inves­ti­gó cómo la socio­bio­lo­gía actua­ba para la “paci­fi­ca­ción del cere­bro” de los “vio­len­tos”, y pone como un ejem­plo entre mil los pla­nes de inter­ven­ción repre­si­va de las ins­ti­tu­cio­nes médi­cas ofi­cia­les para aplas­tar las gran­des movi­li­za­cio­nes anti­rra­cis­tas rea­li­za­das por la pobla­ción negra en oto­ño de 1967. La bur­gue­sía blan­ca nece­si­ta­ba extir­par defi­ni­ti­va­men­te los “esta­lli­dos de vio­len­cia”[120] de las masas explo­ta­das y la socio­bio­lo­gía y el gene­tis­mo eran una “cien­cia” ade­cua­da para ello. Recor­de­mos que estos pla­nes, que tenían cla­ros ante­ce­den­tes en ante­rio­res cri­sis socia­les, se idea­ron en un perío­do mar­ca­do por el infor­me Iron Moun­tain de 1961 y el Memo­ran­do Powell de 1971, y den­tro de la doc­tri­na del “des­tino mani­fies­to” que, según dicen, guía el des­tino de Nor­te­amé­ri­ca des­de la mitad del siglo XIX en post del máxi­mo bien­es­tar de su pue­blo.

En reali­dad, no exis­te dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va algu­na, en el plano de la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca, entre el “des­tino mani­fies­to” que jus­ti­fi­ca todas las atro­ci­da­des del impe­ria­lis­mo yan­qui, y la prio­ri­dad nazi por el bien­es­tar de la “comu­ni­dad del pue­blo”[121] ale­mán. La socio­bio­lo­gía fue uno de los com­po­nen­tes fuer­tes del nazis­mo y la bru­ta­li­dad extre­ma de este régi­men para saquear sis­te­má­ti­ca­men­te a casi toda Euro­pa a fin de evi­tar las ham­bru­nas y pade­ci­mien­tos que sufrió el pue­blo ale­mán des­de 1916, y que pro­pi­cia­ron la olea­da revo­lu­cio­na­ria ini­cia­da en 1918 y sos­te­ni­da con alti­ba­jos has­ta el triun­fo nazi en 1933, este expo­lio deno­mi­na­do “crí­me­nes en bene­fi­cio del pue­blo”[122], ape­nas tie­ne dife­ren­cia esen­cial algu­na con el expo­lio de media huma­ni­dad por EEUU para garan­ti­zar su “des­tino mani­fies­to”. Bue­na par­te del pro­ble­ma de las actua­les vio­len­cias tie­ne en estas seme­jan­zas estruc­tu­ra­les una de sus expli­ca­cio­nes más obvias.

Cho­ro­ver, como hemos vis­to, habla­ba de la vio­len­cia implí­ci­ta al gene­tis­mo como ins­tru­men­to para la “paci­fi­ca­ción del cere­bro”; el “des­tino mani­fies­to” tie­ne la fina­li­dad de ase­gu­rar “el esti­lo de vida ame­ri­cano”, del mis­mo modo que el nazis­mo bus­ca­ba “com­prar a los ale­ma­nes” para impe­dir otra revo­lu­ción bol­che­vi­que. La socio­bio­lo­gía es un com­po­nen­te estruc­tu­ral de estas prác­ti­cas impe­ria­lis­tas geno­ci­das y, aho­ra mis­mo, no trans­cu­rre una sema­na sin que lea­mos en pren­sa una noti­cia sobre el penúl­ti­mo “des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co” sobre la deter­mi­na­ción gené­ti­ca de la vio­len­cia huma­na. Es por esto que con­vie­ne res­ca­tar los tex­tos cien­tí­fi­cos que dejan las cosas cla­ras. La ver­sión domi­nan­te en la socio­bio­lo­gía y gene­tis­mo pre­ten­de argu­men­tar la supe­rio­ri­dad de la “raza blan­ca”, el deter­mi­nis­mo bio­ló­gi­co de la con­duc­ta huma­na y de las “abe­rra­cio­nes” en su com­por­ta­mien­to, etc., pero los avan­ces cien­tí­fi­cos han pul­ve­ri­za­do estas tesis[123].

Otras inves­ti­ga­cio­nes tam­bién cri­ti­can la super­fi­cia­li­dad, las tram­pas y las fala­cias del gene­tis­mo[124], las estre­chas rela­cio­nes de la bio­tec­no­lo­gía gené­ti­ca con la indus­tria capi­ta­lis­ta, el uso repre­si­vo y de con­trol social que hace el capi­ta­lis­mo de la gené­ti­ca por él desa­rro­lla­da, limi­tan­do la pri­va­ci­dad y las liber­ta­des civi­les[125], etc. Los deno­mi­na­dos “per­fi­les gené­ti­cos” son masi­va­men­te usa­dos en la repre­sión polí­ti­ca de la disi­den­cia median­te el ficha­je poli­cial[126]. Feliz­men­te, la crí­ti­ca mar­xis­ta al deter­mi­nis­mo está abar­can­do, ade­más de al bio­ló­gi­co, tam­bién a su opues­to, el cul­tu­ral, que repi­te los erro­res del ante­rior, negan­do la dia­léc­ti­ca entre lo natu­ral y lo social[127], negan­do así el prin­ci­pio socio­na­tu­ral de la espe­cie huma­na, prin­ci­pio en el que el com­po­nen­te social, colec­ti­vo y cons­cien­te pue­de diri­gir la huma­ni­dad al socia­lis­mo.

No hay duda de que sólo esta visión dia­léc­ti­ca de la inter­ac­ción entre lo social y lo bio­ló­gi­co pue­de ser­vir­nos de guía crí­ti­ca cuan­do lee­mos noti­cias apa­ren­te­men­te asép­ti­cas y neu­tra­les sobre el con­trol de la gené­ti­ca del mie­do, avan­ces cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos sobre rato­nes que mos­tra­rían que se pue­de cor­to­cir­cui­tar el pro­ce­so ins­tin­ti­vo del mie­do con el símil del “inte­rrup­tor del mie­do”[128]. Aun­que se reco­no­ce que el pro­ce­so del mie­do y de las muy dife­ren­tes reac­cio­nes que pue­de pro­du­cir, des­de la huí­da has­ta la lucha deses­pe­ra­da pasan­do por la pará­li­sis, es más com­ple­jo de lo que se espe­ra­ba, siem­pre que­da en el aire la duda sobre si el meca­nis­mo inte­rrup­tor del mie­do pue­de ser apli­ca­do a la espe­cie huma­na. Pero si usa­mos la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta vemos que, des­de anti­guo, exis­ten muchos “inte­rrup­to­res” del mie­do des­ti­na­dos a con­ver­tir a los seres huma­nos en faná­ti­cos vio­len­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, capa­ces de ase­si­nar a su madre y vio­lar a su her­ma­na si se lo orde­na la auto­ri­dad esta­ble­ci­da. Recor­de­mos, por ejem­plo, el esca­pu­la­rio cató­li­co con una ima­gen del Sagra­do Cora­zón de Jesús y el lema “Deten­te bala, Dios está con­mi­go”, con el que ata­ca­ban las tro­pas fran­quis­tas en la gue­rra de 1936 – 39, tras ser exhor­ta­das por el cape­llán y beber gran­des y gene­ro­sos tra­gos de coñac o “sal­ta­pa­ra­pe­tos”.

Pero exis­te una visión menos dura de la bio­tec­no­lo­gía, socio­bio­lo­gía y gene­tis­mo que inclu­so bus­ca aires de “neu­tra­li­dad cien­tí­fi­ca” en el estu­dio de la bio­tec­no­lo­gía en gene­ral, aun­que tie­ne que reco­no­cer la nece­si­dad de un empleo rigu­ro­so del “prin­ci­pio de pre­cau­ción”[129], que en sí mis­mo anu­la­ría bue­na par­te de las inves­ti­ga­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas actua­les, sobre todo las rela­cio­na­das con los ejér­ci­tos impe­ria­lis­tas[130]. Otros auto­res pro­gre­sis­tas envuel­ven con una mez­cla de post­mo­der­nis­mo, decos­truc­ción y has­ta el “segun­do” Witt­gens­tein sus denun­cias al inten­to del con­trol y direc­ción “demo­crá­ti­ca” de la socie­dad median­te la mani­pu­la­ción gené­ti­ca[131], mien­tras se igno­ra la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo y de sus efec­tos gene­ra­do­res no sólo de vio­len­cias múl­ti­ples sino tam­bién de la pro­pia indus­tria gené­ti­ca.

Por no exten­der­nos, en lo rela­cio­na­do con la agre­si­vi­dad huma­na tam­bién pro­li­fe­ra la asep­sia que escu­rre el bul­to ante los pro­ble­mas cru­cia­les de la estruc­tu­ra de poder y explo­ta­ción, limi­tán­do­se a reco­no­cer la “com­ple­ji­dad del pro­ble­ma” de la agre­si­vi­dad, la inter­ac­ción entre los fac­to­res bio­ló­gi­cos y los socia­les, aun­que al final sur­ge el ata­que vela­do a los defen­so­res de los dere­chos socia­les, echán­do­les en cara que su recha­zo a nue­vos fár­ma­cos para con­tro­lar la “vio­len­cia pato­ló­gi­ca” difi­cul­ta la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca al res­pec­to[132]. Tal vez sea pura casua­li­dad, pero la últi­ma pági­na del libro es un anun­cio de una de las más poten­tes empre­sas bio­mé­di­cas.

Cen­trán­do­nos en el pro­ble­ma de la agre­si­vi­dad y de las vio­len­cias, Lan­ga­ney des­tro­zó los mitos del macho humano, supues­to clon del “macho domi­nan­te” en las espe­cies ani­ma­les, que para mul­ti­pli­car su estir­pe, impo­ner­se en la “jun­gla huma­na” y aumen­tar su pro­pie­dad pri­va­da, se com­por­ta agre­si­va­men­te pero con­tro­lan­do su “natu­ral ins­tin­to vio­len­to”. Tras estu­diar minu­cio­sa­men­te las rela­cio­nes entre sexua­li­dad y terri­to­rio en muchas espe­cies este cien­tí­fi­co sin­te­ti­zó teó­ri­ca­men­te tres lími­tes insal­va­bles que carac­te­ri­zan y dife­ren­cian la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia ani­mal de la huma­na: no debe prac­ti­car­se con­tra las hem­bras; no debe ser sis­te­má­ti­ca­men­te mor­tal, y la agre­sión no es siem­pre una ven­ta­ja para el ata­can­te[133]. Vere­mos en las res­pues­tas que nin­gu­na de estas tres cons­tan­tes ani­ma­les es res­pe­ta­da por las vio­len­cias opre­so­ras, las que prac­ti­can las cla­ses pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Aquí, en la pro­pie­dad pri­va­da, radi­ca en últi­mo aná­li­sis la dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre la agre­si­vi­dad y vio­len­cia ani­mal y la huma­na.

C. Mar­tí­nez se ha hecho eco de las inves­ti­ga­cio­nes de Janes Goo­dall sobre los chim­pan­cés en sus cace­rías para pro­veer­se de car­ne matan­do a otros monos y comién­do­se­los. Los chim­pan­cés ata­can­tes, que se comían algu­nas a las crías del gru­po ata­ca­do, sin embar­go se apro­pia­ban de sus hem­bras y de sus crías, que pasa­ban a inte­grar­se en el gru­po vic­to­rio­so. Pero lo deci­si­vo es que la auto­ra apor­ta datos incues­tio­na­bles sobre la pre­do­mi­nan­cia abru­ma­do­ra de la coope­ra­ción mutua y la afec­ti­vi­dad den­tro de los gru­pos y el papel de la agre­si­vi­dad y vio­len­cia en su seno, mos­tran­do que no se pue­de extra­po­lar a la espe­cie huma­na algu­nos com­por­ta­mien­tos pun­tua­les en chim­pan­cés[134].

Basán­do­se en los mis­mos estu­dios de J. Goo­dall y de otros muchos inves­ti­ga­do­res, G. Dyer tam­bién resu­me las “gue­rras” entre chim­pan­cés, indi­can­do que alre­de­dor de un 30% de machos de cada gru­po mue­ren en esos “con­flic­tos”. Extien­de su aná­li­sis a las diver­sas “gue­rras” entre las comu­ni­da­des huma­nas del paleo­lí­ti­co en base a los datos dis­po­ni­bles reco­no­cien­do la exis­ten­cia de vio­len­cia entre los Nean­dertha­les, y pro­fun­di­za en las “gue­rras” entre las comu­ni­da­des reco­lec­to­ras iti­ne­ran­tes, lle­gan­do a la con­clu­sión de que la cau­sa ori­gi­na­ria de las vio­len­cias ani­ma­les y huma­nas no radi­ca en los genes sino en la dis­po­ni­bi­li­dad de los recur­sos ener­gé­ti­co[135], afir­ma­ción anti­ge­ne­tis­ta que refuer­za más ade­lan­te al insis­tir en que la vio­len­cia entre los babui­nos, como entre los pri­ma­tes en gene­ral y en los huma­nos, no res­pon­de a cau­sas gené­ti­cas sino socia­les[136].Y para ter­mi­nar con las “gue­rras” de los chim­pan­cés, inves­ti­ga­cio­nes recien­tes tam­bién con­fir­man estas con­clu­sio­nes[137] que hun­den las patra­ñas gene­tis­tas.

Por tan­to, con­clu­yen­do, el impe­ria­lis­mo nece­si­ta pro­vo­car la delin­cuen­cia social en todas par­tes para gene­ra­li­zar el mie­do, y con él la “depen­den­cia auto­ri­ta­ria” de los sec­to­res alie­na­dos, que actúan como base de masas y fuer­za de cho­que de la con­tra­rre­vo­lu­ción. En Vene­zue­la esta tác­ti­ca es una reali­dad dia­ria. Pero tam­bién tene­mos que cono­cer la ideo­lo­gía jus­ti­fi­ca­do­ra de las atro­ci­da­des repre­si­vas, basa­da en la creen­cia anti­cien­tí­fi­ca de la “supe­rio­ri­dad” del pro­pie­ta­rio de las fuer­zas pro­duc­ti­vas sobre quien úni­ca­men­te sólo tie­ne su fuer­za de tra­ba­jo para mal­vi­vir ven­dién­do­la al empre­sa­rio por un sala­rio.

RESPUESTA SEXTA:

PREGUNTA: “En varios luga­res del mun­do se come­ten crí­me­nes con­tra la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, rea­li­za­dos por mafias delin­cuen­cia­les o por gen­te lum­pen: robos a per­so­nas, casas y vehícu­los, asal­tos y secues­tros con armas a per­so­nas, pri­ván­do­les inclu­so de la vida, vio­la­cio­nes, etc. La gen­te recla­ma mayor segu­ri­dad y, por ende, más vigi­lan­cia y con­trol. ¿Se debe­ría enton­ces brin­dar a las fuer­zas del orden todo el apo­yo por par­te de la pobla­ción? ¿La visión sobre las fuer­zas repre­si­vas debe ser la mis­ma, des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, inclu­so si la poli­cía acu­de a defen­der a una per­so­na o a una comu­ni­dad, barrio deter­mi­na­do fren­te a los robos o asal­tos per­pe­tra­dos por delin­cuen­tes comu­nes? ¿Es acer­ta­da está visión? ¿Qué medi­das serían las ade­cua­das para que un colec­ti­vo social haga fren­te a ese tipo de deli­tos?”

RESPUESTA: Es muy cier­to que en muchos luga­res del mun­do las mafias ata­can a la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, robán­do­la, vio­lan­do y matan­do. En cada sitio habrá que hacer un estu­dio con­cre­to, pero en líneas gene­ra­les debe­mos tener en cuen­ta, como míni­mo, cin­co caras del pro­ble­ma. Una es la peque­ña delin­cuen­cia, los “rate­ros”, “came­llos de barrio”, “car­te­ris­tas”, “man­guis”, “pin­cho­tas”, etc., que a lo sumo ata­can a la peque­ña bur­gue­sía, pero que ape­nas se atre­ven con las zonas resi­den­cia­les y de nego­cios muy pro­te­gi­das poli­cial­men­te. Otra es el “ladrón espe­cia­li­za­do”, gru­pos espe­cia­li­za­dos en robar a bur­gue­ses, joye­ros, ban­que­ros, gran­des empre­sas, saquear zonas resi­den­cia­les, etc., y que ape­nas se mez­clan con la “peque­ña delin­cuen­cia” por­que está muy pene­tra­da por la poli­cía. Ade­más, están las gran­des mafias de los nego­cios ile­ga­les mun­dia­les, rela­cio­na­das o no con los ser­vi­cios secre­tos de los Esta­dos, que no dudan en ase­si­nar a cual­quie­ra, des­de el peque­ño tra­pi­che­ro de barrio que no ha paga­do a tiem­po el pre­cio de su dro­ga a la red de repar­to, has­ta secues­tra­dos pasan­do por pros­ti­tu­tas, sin olvi­dar a los sica­rios, y que pue­de cola­bo­rar con los ser­vi­cios secre­tos bur­gue­ses en el nar­co­trá­fi­co, armas, etc.

Tam­bién están los ser­vi­cios espe­cia­les de las poli­cías, que con­tro­lan más o menos estas redes, infil­tra­das en ellas o con dela­to­res en su seno, y que pue­den recu­rrir a delin­cuen­tes para que reali­cen deter­mi­na­das ope­ra­cio­nes sucias sin dejar nin­gún ras­tro polí­ti­co, ade­más de los “ser­vi­cios de lim­pie­za” dedi­ca­dos a “matar por con­trol remo­to”, ser­vi­cios ultra­se­cre­tos a los que ni el Pre­mio Nóbel de la Paz, Oba­ma, se atre­ve a parar­les los pies[138]. Por últi­mo, están los ver­da­de­ros cri­mi­na­les, la bur­gue­sía en su con­jun­to y los ban­que­ros en par­ti­cu­lar, sin olvi­dar a al Esta­do del Vati­cano y sus per­ma­nen­tes escán­da­los eco­nó­mi­cos[139]. Recor­de­mos la pre­gun­ta de B. Brecht: ¿Quién es más delin­cuen­te: el que atra­ca un ban­co o el que fun­da un ban­co? No hay duda de que estas cin­co caras del pro­ble­ma se pre­sen­tan mez­cla­das en par­te en cier­tos momen­tos pero las izquier­das no pue­den come­ter el error de cen­trar­se en la pri­me­ra cara, la de la delin­cuen­cia social más bási­ca, ni en la ter­ce­ra, la de las gran­des mafias cri­mi­na­les, sobre todo cuan­do en medio de la cri­sis actual, los Esta­dos bur­gue­ses cen­tra­li­zan y dis­ci­pli­nan sus dife­ren­tes fuer­zas repre­si­vas, e inclu­so crean otras nue­vas, de masas, adap­tan­do a las con­di­cio­nes ame­ri­ca­nas las lec­cio­nes del nazi­fas­cis­mo euro­peo.

Las izquier­das han de tener una visión crí­ti­ca de papel que jue­gan las vio­len­cias deli­cuen­cia­les en el capi­ta­lis­mo sobre explo­ta­dor y en cri­sis. Como hemos dicho arri­ba, vol­ve­mos a la reali­dad cre­cien­te de las “maras” por­que, a nues­tro enten­der y desa­rro­llan­do la tesis de M. Colus­si[140], esta­mos ante la apli­ca­ción a las Amé­ri­cas de una prác­ti­ca ale­ma­na de extre­ma dere­cha jus­to des­de 1918, cuan­do tras la derro­ta de la gue­rra, esta­lló la revo­lu­ción. La bur­gue­sía ale­ma­na orga­ni­zó gru­pos de jóve­nes sol­da­dos y ofi­cia­les de extre­ma dere­cha para exter­mi­nar a la revo­lu­ción en Ale­ma­nia y a los bol­che­vi­ques en los paí­ses bál­ti­cos que habían per­te­ne­ci­do al impe­rio zaris­ta. Lue­go Mus­so­li­ni hizo otro tan­to con los “cami­sas negras”, y todos los movi­mien­tos nazi­fas­cis­tas repi­tie­ron ese méto­do tan efec­ti­vo.

Hay dife­ren­cias lla­ma­ti­vas, como que las “maras” están for­ma­das por jóve­nes lum­pen, mien­tras que en los gru­pos euro­peos tam­bién par­ti­ci­pa­ron jóve­nes de la noble­za y de la bur­gue­sía. Sal­van­do estas y otras dife­ren­cias, el méto­do y el fin es el mis­mo: ate­rro­ri­zar e impo­ner la pasi­vi­dad des­uni­da al pue­blo tra­ba­ja­dor sin que, por el momen­to, ten­gan que inter­ve­nir las fuer­zas repre­si­vas ofi­cia­les del Esta­do. Pero la mayor dife­ren­cia, la cua­li­ta­ti­va, con res­pec­to al pasa­do, con­sis­te en el mis­mo capi­ta­lis­mo, en el papel que tie­ne aho­ra las masas ingen­tes de dine­ro sucio y ensan­gren­ta­do que sur­ge a cho­rros del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo. Seme­jan­te nego­cio nece­si­ta de un entra­ma­do com­ple­jo, diver­si­fi­ca­do en extre­mo y has­ta tal pun­to ubi­cuo y adap­ta­ti­vo que ha pene­tra­do en todos los rin­co­nes del capi­ta­lis­mo, inclui­do el Vati­cano[141].

Antes de seguir es menes­ter pre­ci­sar un poco de qué habla­mos cuan­do habla­mos de nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y cri­men orga­ni­za­do: “Estas orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les nos mane­jan nues­tro tiem­po, pues nos impo­nen su lógi­ca ase­si­na y des­truc­ti­va y como pode­mos apre­ciar for­man par­te del cir­cui­to eco­nó­mi­co mun­dial. Hoy el Cri­men Orga­ni­za­do repre­sen­ta el 5% del Pro­duc­to Bru­to Mun­dial. En un hipo­té­ti­co ran­king de PBI, hoy el top five sería de la siguien­te mane­ra: 1º Unión Euro­pea, 2º Esta­dos Uni­dos, 3º Japón, 4º el Cri­men Orga­ni­za­do y 5° Chi­na. La red de “ser­vi­cios” que abar­can al Cri­men Orga­ni­za­do es muy varia­da: ropa, medi­ca­men­tos, cos­mé­ti­cos, elec­tro­do­més­ti­cos, jue­gos, equi­pos elec­tró­ni­cos, tra­ta de blan­cas, armas, jue­go, empren­di­mien­tos inmo­bi­lia­rios, mas el ape­te­ci­ble y super­ren­ta­ble comer­cio de dro­ga. Por todos esos con­cep­tos se logra recau­dar alre­de­dor de 700.000 millo­nes de euros[142].

Domi­nan­do estos datos enten­de­mos per­fec­ta­men­te qué son y qué poder tie­nen las “maras”, el pan­di­llis­mo, la mafia orga­ni­za­da y conec­ta­da con la corrup­ción e inefi­cien­cia del Esta­do, etc. M. A. Gan­dá­se­gui se ha hecho eco de una estre­me­ce­do­ra entre­vis­ta que el dia­rio bra­si­le­ño O Glo­bo hizo a un jefe mafio­so que diri­ge cri­mi­nes des­de una de las cár­ce­les de Sao Pau­lo. Lea­mos lo que sigue: “No hay más pro­le­ta­rios o infe­li­ces o explo­ta­dos”, seña­la Mar­co­la. “Hay una ter­ce­ra cosa cre­cien­do, cul­ti­va­da en el barro, edu­cán­do­se en el más abso­lu­to anal­fa­be­tis­mo, diplo­mán­do­se en las cár­ce­les, como un mons­truo escon­di­do en los rin­co­nes de la ciu­dad. Ya sur­gió una espe­cie de post mise­ria que gene­ra una nue­va cul­tu­ra ase­si­na, ayu­da­da por la tec­no­lo­gía, saté­li­tes, celu­la­res, inter­net y armas moder­nas (…) O Glo­bo pre­gun­ta: ¿Pero, qué debe­mos hacer? Mar­co­la con­tes­ta: “Les voy a dar una idea, aun­que sea en con­tra de mis intere­ses. ¡Aga­rren a «los baro­nes, nar­co­tra­fi­can­tes del pol­vo» (cocaí­na)! Hay dipu­tados, sena­do­res, empre­sa­rios y ex pre­si­den­tes meti­dos en el trá­fi­co de la cocaí­na y de las armas. ¿Pero, quién pue­de meter­les mano? ¿El Ejér­ci­to? Noso­tros somos hor­mi­gas devo­ra­do­ras, escon­di­das en los rin­co­nes. Para aca­bar con noso­tros nece­si­tan esta­llar una bom­ba ató­mi­ca en las fave­las. ¿Ya pen­só? ¿Ipa­ne­ma radio-acti­va?”[143].

Tenien­do esto en cuen­ta la pre­gun­ta de Dax Tos­cano de que: “la gen­te recla­ma mayor segu­ri­dad y, por ende, más vigi­lan­cia y con­trol. ¿Se debe­ría enton­ces brin­dar a las fuer­zas del orden todo el apo­yo por par­te de la pobla­ción?”, adquie­re deci­si­va impor­tan­cia para las izquier­das. La res­pues­ta, pien­so yo, tie­ne que venir de otro lado, de la polí­ti­ca inde­pen­dien­te de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en todos los aspec­tos, y espe­cial­men­te hacia el Esta­do y sus medios repre­si­vos. Pode­mos ade­lan­tar par­te de la res­pues­ta leyen­do estas pala­bras sobre el con­cep­to abier­to e inclu­yen­te de “auto­de­fen­sa inte­gral” que repro­du­ci­mos extraí­da de la entre­vis­ta que J. Lofre­do hizo al mexi­cano Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo Insur­gen­te –ERPI – , según la cual: “rei­vin­di­ca­mos la auto­de­fen­sa inte­gral, no sólo la que se basa en las armas, sino en la defen­sa legí­ti­ma de la pro­duc­ción, de la edu­ca­ción, la cul­tu­ra, la salud y las luchas orga­ni­za­das del pue­blo que van des­de la exi­gen­cia de ser­vi­cios como el agua, la luz las carre­te­ras, etc., has­ta la lucha polí­ti­ca por una auten­ti­ca demo­cra­cia”[144]. Poco antes de estas pala­bras el por­ta­voz del ERPI había habla­do de la nece­si­dad de una éti­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­pa­triar­cal que pro­te­ja a la estra­te­gia y tác­ti­ca del ERPI de quie­nes supe­di­tan los medios a los fines, es decir, de quie­nes no acep­tan la nece­si­dad de una éti­ca revo­lu­cio­na­ria inser­ta en la acción polí­ti­ca y que actúa como garan­te de la dia­léc­ti­ca entre fines y medios, medios y fines.

En la lucha con­tra las “maras” y la delin­cuen­cia orga­ni­za­da con el apo­yo direc­to o indi­rec­to del Esta­do, el con­cep­to de “auto­de­fen­sa inte­gral” se apli­ca en el sen­ti­do de una prác­ti­ca con­cien­cia­do­ra y orga­ni­za­do­ra de las masas para su auto­de­fen­sa sin tener que depen­der del Esta­do bur­gués, de su judi­ca­tu­ra y de sus fuer­zas repre­si­vas, pen­sa­das pasa aplas­tar a los empo­bre­ci­dos, con­de­nar­los a penas de pri­sión por cual­quier deli­to menor con­tra la pro­pie­dad pri­va­da, mien­tras que la bur­gue­sía, los empre­sa­rios, ban­que­ros y terra­te­nien­tes hacen nego­cios millo­na­rios. La auto­de­fen­sa inte­gral está espe­cial­men­te pen­sa­da para los pue­blos sin poder revo­lu­cio­na­rio pro­pio, que tie­nen que empe­zar des­de la nada y con­tra Esta­dos cada vez más podri­dos, corrup­tos y repre­so­res, como el mexi­cano[145]. Se tra­ta de ir crean­do con­tra­po­de­res popu­la­res dedi­ca­dos a la lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do des­de y para un pro­yec­to comu­nis­ta, nun­ca des­de un pro­yec­to ambi­guo, popu­lis­ta-reac­cio­na­rio y racis­ta, machis­ta y con cla­ras reso­nan­cias pro­to­fas­cis­tas o neo­fas­cis­tas. En Euro­pa tam­bién se han crea­do estos “pique­tes ciu­da­da­nos”, mayo­ri­ta­ria­men­te de dere­chas y peque­ño bur­gue­ses auto­ri­ta­rios, o abier­ta­men­te fas­cis­tas como las “ron­das negras”[146] ita­lia­nas.

Pero noso­tros debe­mos avan­zar en jus­to lo con­tra­rio: Se tra­ta de que esos con­tra­po­de­res avan­cen en un doble poder coor­di­na­do para auto­de­fen­sa popu­lar en esos y otros pro­ble­mas. Hay expe­rien­cias prác­ti­cas que demues­tran que eso pue­de lograr­se siem­pre que se man­ten­ga la cohe­ren­cia éti­co-polí­ti­ca y teó­ri­ca entre los fines y los medios. Pero simul­tá­nea­men­te a este avan­ce, hay que man­te­ner una crí­ti­ca polí­ti­ca radi­cal de la teo­ría bur­gue­sa de la “admi­nis­tra­ción públi­ca” como algo sepa­ra­do cua­li­ta­ti­va­men­te del Esta­do. La crí­ti­ca del mito de la neu­tra­li­dad de la “admi­nis­tra­ción públi­ca” es deci­si­va sobre todo en la cues­tión de la judi­ca­tu­ra, las leyes, etc., por­que mucha gen­te opri­mi­da cree en la neu­tra­li­dad de la ley fren­te al explo­ta­dor y el explo­ta­do. Con toda razón, O. Gue­rre­ro sos­tie­ne que: “la admi­nis­tra­ción públi­ca no es la admi­nis­tra­ción de la socie­dad, sino la admi­nis­tra­ción del Esta­do en la socie­dad, el poder eje­cu­ti­vo que gobier­na en inte­rés de las cla­ses domi­nan­tes en la medi­da en que el Esta­do es su pro­pio repre­sen­tan­te. La admi­nis­tra­ción públi­ca es el gobierno en acción, el poder eje­cu­ti­vo dele­ga­cio­nal del Esta­do en la socie­dad, es decir, los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes fren­te al res­to de la socie­dad (…) Decir admi­nis­tra­ción públi­ca es decir, a la vez, polí­ti­ca y admi­nis­tra­ción”[147].

La “admi­nis­tra­ción públi­ca” pier­de toda­vía más su nulo con­te­ni­do “públi­co” con­for­me nos intro­du­ci­mos en los espa­cios de poder deci­si­vos, la eco­no­mía, el ejér­ci­to, la judi­ca­tu­ra, etc., en los que el Esta­do con­tro­la muy estric­ta­men­te la fide­li­dad de la “carre­ra fun­cio­na­rial” al amo bur­gués. La teo­ría mar­xis­ta del Esta­do, que no pode­mos desa­rro­llar aquí, insis­te en esta esen­cia polí­ti­ca reac­cio­na­ria de estos apa­ra­tos ofi­cial­men­te “públi­cos” pero her­mé­ti­ca­men­te cerra­dos al con­trol demo­crá­ti­co, sobre todo cuan­do éste es ejer­ci­do por el pue­blo. La buro­cra­cia esta­tal se nutre de téc­ni­cos pro­ve­nien­tes de la bur­gue­sía y de la media bur­gue­sía, y en mucha menor medi­da de la peque­ña bur­gue­sía. Pro­por­cio­nal­men­te a la com­po­si­ción cuan­ti­ta­ti­va de cla­ses en el capi­ta­lis­mo, es muy redu­ci­do el tan­to por cien­to de la “admi­nis­tra­ción públi­ca” de ori­gen obre­ro y tra­ba­ja­dor, y su enana pre­sen­cia se redu­ce aún más en los apa­ra­tos deci­si­vos. Según R. Mili­band: “En una épo­ca en la que tan­to se habla de la demo­cra­cia, de la igual­dad, de la movi­li­dad social, de la des­apa­ri­ción de las cla­ses y de todo los demás, en los paí­ses capi­ta­lis­tas avan­za­dos ha segui­do sien­do un hecho fun­da­men­tal el que la gran mayo­ría de hom­bres y de muje­res de estos paí­ses ha sido gober­na­da, repre­sen­ta­da, admi­nis­tra­da, juz­ga­da y man­da­da en la gue­rra por per­so­nas pro­ce­den­tes de otras cla­ses eco­nó­mi­ca y social­men­te supe­rio­res y rela­ti­va­men­te dis­tan­tes”[148].

El ter­cio de siglo trans­cu­rri­do des­de que se escri­bie­ron los dos tex­tos cita­dos ha corro­bo­ra­do su vera­ci­dad teó­ri­ca, espe­cial­men­te a par­tir de la ace­le­ra­ción de las cri­sis par­cia­les des­de la déca­da de 1990 en diver­sas par­tes del mun­do, y sobre todo des­de su con­fluen­cia y sín­te­sis explo­si­va en la cri­sis mun­dial a par­tir de verano de 2007 has­ta aho­ra. Son los pue­blos explo­ta­dos por bur­gue­sías débi­les y bru­ta­les, y las nacio­nes ocu­pa­das por Esta­dos extran­je­ros, los que más impo­si­bi­li­dad tie­nen de acce­der a la “admi­nis­tra­ción públi­ca”, y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na de influir en su fun­cio­na­mien­to. Lo vis­to has­ta aquí no quie­re decir que haya que dar por per­di­da e impo­si­ble la lucha con­cien­cia­do­ra en el inte­rior de las buro­cra­cias más cer­ca­nas al pue­blo, inclu­so entre la tro­pa de base del ejér­ci­to. La expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria, teo­ri­za­da bri­llan­te­men­te en los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y veri­fi­ca­da siem­pre has­ta aho­ra, indi­ca la nece­si­dad de minar des­de den­tro estos apa­ra­tos esta­ta­les, pero sin hacer­se dema­sia­das espe­ran­zas. Estu­dian­do la san­grien­ta expe­rien­cia lati­no­ame­ri­ca­na, M. Colus­si resal­ta los lími­tes de esta tarea en algo tan fun­da­men­tal como son los ejér­ci­tos for­ma­dos por los EEUU para man­te­ner su poder sobre los pue­blos de las Amé­ri­cas, y con­clu­ye con una cues­tión a la que vol­ve­re­mos por su impor­tan­cia, la de los “gol­pes sua­ves”[149] para “defen­der la demo­cra­cia” tal cual la defi­ne el impe­ria­lis­mo.

No hay duda de que el pan­di­llis­mo y las “maras” son par­te de la estra­te­gia pro­pi­cia­do­ra de las inter­ven­cio­nes repre­si­vas mayo­res, duras o sua­ves, por lo que es tan impor­tan­te avan­zar en la prác­ti­ca del dere­cho a la auto­de­fen­sa inte­gral tam­bién con­tra esas agre­sio­nes. Tareas como la edu­ca­ción en leyes y en abo­ga­cía, la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que orien­ten la defen­sa legal de las per­so­nas agre­di­das para que no sean enga­ña­das por las tram­pas y men­ti­ras de la ley bur­gue­sa, la rea­li­za­ción de encuen­tros y deba­tes nacio­na­les e inter­na­cio­na­les sobre los dere­chos huma­nos y las rela­cio­nes entre el cri­men orga­ni­za­do y el Esta­do bur­gués, estas y otras tareas entran den­tro de la auto­de­fen­sa inte­gral legal, pací­fi­ca y no vio­len­ta, capaz de ir aglu­ti­nan­do a cre­cien­tes sec­to­res gol­pea­dos por esas vio­len­cias. Lle­ga­dos a este pun­to, es menes­ter expli­car las rela­cio­nes entre la vio­len­cia y la resis­ten­cia popu­la­res: “La cla­se domi­nan­te no dis­tin­gue entre vio­len­ciaresis­ten­cia. La rebe­lión de los exclui­dos de la ban­lieu pari­si­na y de las gran­des ciu­da­des de Fran­cia exi­ge vio­len­cia fren­te a la vio­len­cia de los que deten­tan el poder y los medios de pro­duc­ción y, al mis­mo tiem­po, la resis­ten­cia a la pér­di­da de las con­quis­tas socia­les de aque­lla gene­ra­ción de emi­gran­tes que ayu­da­ron en la post­gue­rra. Lo mis­mo ocu­rre con los niños de la Inti­fa­da ante la vio­len­cia sio­nis­ta. Es la resis­ten­cia del exclui­do y la lucha por el reco­no­ci­mien­to”[150].

Muchas, sobre todo las pri­me­ras, de las accio­nes de la jus­ti­cia popu­lar en la apli­ca­ción de la auto­de­fen­sa inte­gral serán accio­nes de resis­ten­cia, ya que los ata­ques de las “maras” aten­tan con­tra dere­chos inalie­na­bles y has­ta reco­no­ci­dos de mala gana por las bur­gue­sías de esos paí­ses. Son accio­nes de auto­de­fen­sa inte­gral resis­ten­te fren­te a los ata­ques del cri­men mafio­so legi­ti­ma­do por la pasi­vi­dad e inca­pa­ci­dad del Esta­do para defen­der al pue­blo. Y esas accio­nes deben dis­po­ner de los mejo­res recur­sos lega­les de auto­de­fen­sa inte­gral, de modo que vayan ganan­do la bata­lla de la legi­ti­mi­dad popu­lar. Aho­ra bien, la resis­ten­cia siem­pre tie­ne que hacer­se den­tro de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que con­tan­te teó­ri­ca­men­te la deno­mi­na­da “inevi­ta­bi­li­dad”[151] de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria en base a una correc­ta defi­ni­ción del sis­te­ma impe­ria­lis­ta en su con­jun­to. Des­de esta pers­pec­ti­va, pode­mos vol­ver a la muy con­fir­ma­da tesis de Rosa Luxem­bur­go sobre la inter­ac­ción entre vio­len­cia y par­la­men­ta­ris­mo, tesis ela­bo­ra­da en la pri­me­ra déca­da del siglo XX:

“El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los “posi­ti­vos éxi­tos” de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, sólo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia”[152].

Quié­ra­se o no admi­tir­lo, lo cier­to es que des­de 1906 la his­to­ria ha con­fir­ma­do estas pala­bras de la revo­lu­cio­na­ria comu­nis­ta ase­si­na­da por la social­de­mo­cra­cia. Para el deba­te sobre las “maras” y el pan­di­llis­mo, y en gene­ral sobre las rela­cio­nes entre la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria y la polí­ti­ca de izquier­das, lo dicho por Rosa Luxem­bur­go mues­tra que la auto­de­fen­sa inte­gral debe ser cons­cien­te de que sólo la movi­li­za­ción socia­lis­ta de las masas pue­de parar los pies a la bur­gue­sía en gene­ral, y a sus esbi­rros del cri­men orga­ni­za­do en con­cre­to. De hecho, de entre quie­nes la ase­si­na­ron a ella y a milla­res de revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios, entre esos ase­si­nos a suel­do del capi­tal había mucho cri­mi­nal, lum­pen y esbi­rros.

Has­ta aho­ra ana­li­za­mos la lucha con­tra la delin­cuen­cia cri­mi­nal del pan­di­llis­mo y de las “maras” en los paí­ses en los que el pue­blo tra­ba­ja­dor no tie­ne, toda­vía, influen­cia polí­ti­ca, y menos aún el poder polí­ti­co en áreas impor­tan­tes del Esta­do y de su admi­nis­tra­ción “públi­ca”. Para las con­di­cio­nes más avan­za­das en liber­ta­des, dere­chos y pode­res popu­la­res, como Vene­zue­la, F. Sie­rra hizo una bri­llan­te denun­cia del sis­te­ma polí­ti­co-judi­cial reac­cio­na­rio abru­ma­do­ra­men­te mayo­ri­ta­rio en las Amé­ri­cas, exten­dién­do­lo inclu­so a Euro­pa, y ade­más se atre­vió a enu­me­rar cin­co pro­pues­tas que repe­ti­mos aquí: 1) demos­trar que la inse­gu­ri­dad la crea la dere­cha; 2) medi­das socia­les y crea­ción de empleo; 3) expro­piar tie­rras y fábri­cas para crear empleo y redu­cir la delin­cuen­cia común; 4) refor­mar el códi­go penal ins­tau­ran­do la demo­cra­cia y la jus­ti­cia, y repri­mien­do la cri­mi­na­li­dad bur­gue­sa; y 5) orga­ni­zar nue­vas poli­cías, tri­bu­na­les y sis­te­mas peni­ten­cia­rios en base a la idea de deli­tos mayo­res y deli­tos meno­res”[153].

Como se apre­cia, estas pro­pues­tas van en la direc­ción estra­té­gi­ca de rom­per con el capi­ta­lis­mo y con su pro­pie­dad. For­mal­men­te no cues­tio­nan el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, pero en la reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na lle­van al lími­te la cues­tión deci­si­va del poder y de la pro­pie­dad pri­va­da ya que si, por ejem­plo, se quie­re masi­va­men­te ampliar los dere­chos socia­les y crear empleo en las con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo actual, más tem­prano que tar­de se cho­ca­rá fron­tal­men­te con los intere­ses del capi­tal; enfren­ta­mien­to que se ace­le­ra­rá si, enci­ma, se pro­ce­de a la expro­pia­ción de tie­rras y fábri­cas para crear empleo. Es cier­to que la nacio­na­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas por si mis­ma no es una medi­da revo­lu­cio­na­ria, pero en el con­tex­to actual, y más en el lati­no­ame­ri­cano, su sola enun­cia­ción pro­du­ce páni­co en las bur­gue­sías y pone en mar­cha los moto­res de la IV Flo­ta yan­qui, poten­cia que como bien advier­te L. Alza­ga: “pla­ni­fi­ca con tiem­po”[154]. Las refor­mas del códi­go penal pue­den ser tole­ra­das por la bur­gue­sía duran­te un tiem­po, a la espe­ra de que triun­fe su gol­pe con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio para endu­re­cer toda­vía más la anti­gua ley que ya les bene­fi­cia­ba en todo. Por últi­mo, la refor­ma del sis­te­ma poli­cial, car­ce­la­rio y judi­cial –se supo­ne que tam­bién del mili­tar– pro­vo­ca más iras­ci­bi­li­dad, odio y furia en la cla­se domi­nan­te que la refor­ma de la ley, y tan­ta como la expro­pia­ción de sus fábri­cas y tie­rras, ya que las armas son tan impor­tan­tes, al final, como la pro­pie­dad pri­va­da, de hecho, la bur­gue­sía sos­tie­ne que las armas son de su exclu­si­va pro­pie­dad, y que el pue­blo debe estar des­ar­ma­do.

Son estas y otras ten­den­cias de fon­do las que expli­can no sólo la situa­ción vene­zo­la­na sino tam­bién toda la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del doble poder en cuan­to perío­do tem­po­ral muy cor­to y ten­so en el que todas las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles se apro­xi­man rápi­da­men­te al pun­to crí­ti­co del esta­lli­do vio­len­to. Care­ce­mos de espa­cio para hacer aquí una crí­ti­ca de las uto­pías de quie­nes recha­zan la teo­ría mar­xis­ta del poder polí­ti­co, del Esta­do de cla­se, etc. Para la cues­tión de las “maras”, seme­jan­tes ilu­sio­nes idea­lis­tas e inge­nuas son un muy serio peli­gro, ya que ade­más de con­fun­dir y des­orien­tar al pue­blo aplas­ta­do, al decir­le que no hace fal­ta crear con­tra­po­de­res popu­la­res que ejer­ci­ten la auto­de­fen­sa inte­gral, tam­bién ayu­dan a ocul­tar la reali­dad del Esta­do bur­gués, su esen­cial terro­ris­ta. Hollo­way, por ejem­plo, no pre­sen­ta nin­gún argu­men­to his­tó­ri­co y lógi­co[155] con­tra Lenin, Rosa Luxem­bur­go, Trotsky, Grams­ci, Mao, el Che, etc., y los exco­mul­ga tajan­te­men­te sin ofre­cer alter­na­ti­va algu­na a quie­nes son macha­ca­dos por el cri­men orga­ni­za­do.

La refe­ren­cia a lo dicho por L. Alza­ga sobre el lar­go tiem­po de pla­ni­fi­ca­ción con que actúa el impe­ria­lis­mo es espe­cial­men­te váli­da para com­pren­der que las maras pue­den ser, y son, un esla­bón en la cade­na de acon­te­ci­mien­tos que el impe­ria­lis­mo pla­ni­fi­ca. No es casua­li­dad que el pan­di­llis­mo tuvie­ra en Hon­du­ras una espe­cial fuer­za –alre­de­dor de 100.000 jóve­nes, según la seria inves­ti­ga­ción de Dax Tos­cano[156]– y que el gol­pe mili­tar en este país inten­ta­ra auto legi­ti­mar­se en base a la “defen­sa de la demo­cra­cia”. Pues bien, el gol­pe mili­tar en Hon­du­ras, que M. A. Tos­cano[157] ha inves­ti­ga­do con vibran­te rigor, es un ejem­plo per­fec­to de la nue­va teo­ría “post­mo­der­na” del “gol­pe sua­ve” ela­bo­ra­da por la doc­tri­na yan­qui de la con­tra­in­sur­gen­cia remo­za­da en 2006[158]. Aquí tene­mos que recor­dar a lo ante­rior­men­te dicho por M. Colus­si sobre las “maras” como fuer­zas reac­cio­na­rias, los mili­ta­res, los “gol­pes sua­ves” y la “defen­sa de la demo­cra­cia” según la defi­ne los EEUU.

Movién­do­nos ya en un plano gene­ral, debe­mos dete­ner­nos un ins­tan­te en las impli­ca­cio­nes de esta con­ca­te­na­ción de secuen­cias pla­ni­fi­ca­das que nos remi­te al Esta­do bur­gués, por­que la delin­cuen­cia cri­mi­nal prac­ti­ca­da con­tra el pue­blo per­mi­te una muy efec­ti­va mani­pu­la­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca reac­cio­na­ria en aque­llos paí­ses en los que, por las razo­nes que fue­sen, ya no exis­te un peli­gro revo­lu­cio­na­rio espe­cial­men­te gra­ve, ni tam­po­co una ame­na­za exte­rior, por lo que la bur­gue­sía ha de crear un “enemi­go interno” atroz que pro­vo­que mie­do y que, jun­to a otras razo­nes, jus­ti­fi­ca un gol­pe mili­tar. La “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na” es, como veni­mos dicien­do, uno de los méto­dos más efec­ti­vos para expli­car “gol­pes sua­ves”, ya que los “gol­pes duros” los reser­va la bur­gue­sía para aplas­tar el “peli­gro comu­nis­ta”. Pues bien, des­de hace dos déca­das el impe­ria­lis­mo pre­ten­de jus­ti­fi­car sus vio­len­cias sua­ves y duras, sus dife­ren­tes gol­pes de Esta­do, con una serie de argu­men­tos que, al final, nos remi­ten al mis­mo pun­to: la defen­sa de la demo­cra­cia, de los dere­chos huma­nos, etc., median­te el “uso con­tro­la­do” de la vio­len­cia legi­ti­ma­da por las Ins­ti­tu­cio­nes Inter­na­cio­na­les, o dicho por J. R. Pau­wels: las “gue­rras bue­nas”[159] ante las que no pode­mos neu­tra­les en modo alguno. La base argu­men­tal es la mis­ma para masa­crar Iraq con la excu­sa del “terro­ris­mo” y para pre­pa­rar un gol­pe sua­ve en otro país con la excu­sa de la nar­co­de­lin­cuen­cia.

Sin embar­go la mayo­ría de la cas­ta inte­lec­tual, excep­tuan­do hon­ro­sas mino­rías, ha ter­mi­na­do acep­tan­do y jus­ti­fi­can­do la “vio­len­cia bue­na”, la “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria”, etc., sin dar­se cuen­ta de que retro­ce­den al ver­gon­zo­so apo­yo al colo­nia­lis­mo e impe­ria­lis­mo occi­den­ta­les de amplios sec­to­res de la inte­lec­tua­li­dad de fina­les del últi­mo ter­cio del siglo XIX y comien­zos del XX, jus­ti­fi­ca­ción que lle­gó a ser asu­mi­da en su ver­sión “pro­gre­sis­ta” por sig­ni­fi­ca­ti­vos sec­to­res de la social­de­mo­cra­cia euro­pea, con deci­si­vo poder interno sobre el fun­cio­na­mien­to de la II Inter­na­cio­nal[160]. Al final del siglo XX bue­na par­te la inte­lec­tua­li­dad pro­gre­sis­ta fue ple­gán­do­se a la ideo­lo­gía bur­gue­sa bajo las pre­sio­nes del post­mo­der­nis­mo, post­mar­xis­mo, etc., de mane­ra que ape­nas exis­tió una crí­ti­ca fuer­te al impe­ria­lis­mo arma­do y cul­tu­ral de la épo­ca. Las ins­ti­tu­cio­nes del capi­tal habían crea­do una efi­caz red de orga­nis­mos “civi­les sin afán de lucro” apa­ren­te, ONGs, etc., que envol­vían a los inte­lec­tua­les supues­ta­men­te “crí­ti­cos”. Aún así, J. Bric­mont des­mon­tó una a una todas las patra­ñas “huma­ni­ta­rias” demos­tran­do, entre otras cosas, que eran ela­bo­ra­das por las nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes “civi­les” gene­ro­sa­men­te sub­ven­cio­na­das por la bur­gue­sía[161]. Por su par­te, J. A. Vale­ra había des­tro­za­do no sólo el argu­men­to de la “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria” tal cual se defi­nía a comien­zos de 2003 sino que pro­fun­di­zó en su crí­ti­ca has­ta demos­trar la cone­xión de fon­do entre el len­gua­je béli­co, la estruc­tu­ra psí­qui­ca y la estruc­tu­ra del poder impe­ria­lis­ta[162].

Uno de los argu­men­tos de las “gue­rras huma­ni­ta­rias” con­sis­te en pre­sen­tar una ima­gen rec­ti­lí­nea e idí­li­ca del aumen­to de las “leyes de la gue­rra” que limi­tan sus atro­ci­da­des y que la “huma­ni­zan”. Pero la expe­rien­cia his­tó­ri­ca dice lo con­tra­rio, sobre toda la más recien­te y en espe­cial cuan­do se tra­ta de las vio­len­cias de todo tipo que tie­nen que pade­cer las muje­res[163], la infan­cia y las per­so­nas mayo­res y no com­ba­tien­tes. Por lo demás, es con­ve­nien­te releer, entre otros muchos, a M. Wal­zer cuan­do en lo más duro de la eufo­ria beli­cis­ta del impe­ria­lis­mo, en 2003, se atre­vió a argu­men­tar por qué había que optar por las ins­pec­cio­nes y no por la gue­rra[164]. Debe­mos decir que Wal­zer reco­no­ce que exis­ten situa­cio­nes en las que “la lucha arma­da es nece­sa­ria para lograr la liber­tad de los seres huma­nos”[165]. En cuan­to a la his­to­ria de los inten­tos de regu­la­ción de la gue­rra G. Par­ker escri­be sobre el “cere­mo­nial de las atro­ci­da­des”[166] en don­de mues­tra la rela­ti­vi­dad y los alti­ba­jos de las suce­si­vas regu­la­cio­nes de las gue­rras, has­ta lle­gar a las atro­ci­da­des de fina­les del siglo XX.

Refor­zan­do esta visión crí­ti­ca, la orga­ni­za­ción chi­le­na Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez nos recuer­da cómo las bur­gue­sías se unen para regu­lar entre ellas el ejer­ci­cio de sus vio­len­cias para legi­ti­mar­las y a la vez des­le­gi­ti­mar y con­de­nar las vio­len­cias defen­si­vas de las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das[167]. Con­si­de­ran­do estas y otras crí­ti­cas fun­da­das, son bal­díos los esfuer­zos de algu­nos, como A. E. Bellamy, por embo­rro­nar la cues­tión con abs­trac­cio­nes que no reco­no­cen la dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre las vio­len­cias opre­so­ras y opri­mi­das[168], y en las que, por tan­to, no exis­ten fuer­zas deter­mi­nan­tes como el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta[169].

Pero sin duda, la defi­ni­ti­va des­au­to­ri­za­ción de estas patra­ñas sur­ge de su fra­ca­so estra­té­gi­co en los obje­ti­vos que decía que­rer con­se­guir: aca­bar con la pro­duc­ción de dro­gas[170], aca­bar con la explo­ta­ción de la mujer[171], reins­tau­rar la “demo­cra­cia” y los “dere­chos huma­nos”, etc. Vien­do aho­ra la reali­dad en todos los luga­res don­de los pue­blos han sufri­do este “huma­ni­ta­ris­mo”, des­de Esta­dos has­ta zonas geo­grá­fi­cas, es inne­ga­ble que el ven­ce­dor sobre dece­nas de miles de cadá­ve­res es el impe­ria­lis­mo.

RESPUESTA SEPTIMA:

PREGUNTA: “En Amé­ri­ca Lati­na, par­ti­cu­lar­men­te en el Ecua­dor, las comu­ni­da­des indí­ge­nas se han orga­ni­za­do para auto­de­fen­der­se. Sin embar­go, en la apli­ca­ción de su jus­ti­cia, muchas veces se han lle­va­do ade­lan­te actos con­tra los indi­vi­duos acu­sa­dos de un deli­to que son repu­dia­dos por otros sec­to­res de la pobla­ción como el col­gar a las per­so­nas, des­nu­dar­las, bañar­las en agua fría, azo­tar­las o inclu­so que­mar­las. En los barrios tam­bién la gen­te se orga­ni­za fren­te a la inefi­cien­cia poli­cial y han colo­ca­do letre­ros en los que se expre­sa: “delin­cuen­te cap­tu­ra­do, delin­cuen­te ajus­ti­cia­do”. ¿Cuál es tu cri­te­rio sobre esto?”

RESPUESTA: Lo pri­me­ro que debe­mos con­si­de­rar es la rela­ti­vi­dad socio­his­tó­ri­ca de los valo­res con los que noso­tros ana­li­za­mos, y cri­ti­ca­mos, a los pue­blos que no han tran­si­ta­do por el lar­go camino de la for­ma­ción capi­ta­lis­ta, o que han tran­si­ta­do poco y en medio de muchas inter­co­ne­xio­nes con otros modos de pro­duc­ción en los que la pro­pie­dad colec­ti­va, comu­nal, man­te­nía mucha pre­sen­cia. Antes de entrar a la res­pues­ta deta­lla­da, debe­mos saber que con­cep­tos que para noso­tros son muy impor­tan­tes como los de “liber­tad”, “pro­pie­dad” y otros, tenían otros sen­ti­dos para otras civi­li­za­cio­nes, e inclu­so ni exis­tían como ha demos­tra­do V. Yakob­són en su inves­ti­ga­ción sobre el Orien­te Anti­guo[172] apli­can­do el méto­do del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co a este pro­ble­ma, lo que nos per­mi­te infe­rir que algo idén­ti­co suce­día en amplias zonas de la Amé­ri­ca ante­rior a la inva­sión euro­pea.

Par­tien­do de este impres­cin­di­ble rela­ti­vis­mo socio­his­tó­ri­co, debe­mos releer a Pasu­ka­nis por­que demos­tró las diná­mi­cas de fon­do que impul­sa­ron la evo­lu­ción de la “jus­ti­cia” basa­da en el dere­cho a la ven­gan­za de san­gre[173], –o ley del talión, o de Lynch, etc., para enten­der­nos – , por par­te de la per­so­na agre­di­da, a la “jus­ti­cia” basa­da en otras for­mas menos duras y direc­tas y pro­gre­si­va­men­te cen­tra­das en el resar­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en el ostra­cis­mo, o en otros méto­dos. P. Gare­lli con­fir­mó las tesis de Pasu­ka­nis al estu­diar la evo­lu­ción de la “jus­ti­cia” en los pri­me­ros Esta­dos, sin­te­ti­zán­do­la en cua­tro fases: una, la ley bru­ta de la ven­gan­za de san­gre; dos, pasar al cas­ti­go eco­nó­mi­co como alter­na­ti­va al des­cuar­ti­za­mien­to físi­co; tres, ten­den­cia al aumen­to de los cas­ti­gos eco­nó­mi­cos y al des­cen­so de los cas­ti­gos físi­cos; y cua­tro, ten­den­cia a la uni­fi­ca­ción de penas y al aumen­to del cas­ti­go a los escla­vos[174]. Sabe­mos que la evo­lu­ción huma­na tie­ne múl­ti­ples vías, pero estas inves­ti­ga­cio­nes pue­den ser­vir­nos para encua­drar el mar­co de posi­bi­li­da­des más o menos limi­ta­das de evo­lu­ción gene­ral. Según I. Diá­ko­nov, los aus­tra­lia­nos del meso­lí­ti­co o neo­lí­ti­co infe­rior sabían que por “el rap­to de muje­res de una tri­bu aje­na corres­pon­día matar a uno o dos miem­bros de la tri­bu de los rap­to­res, y en una socie­dad pre­es­ta­tal pos­te­rior (por ejem­plo, entre los islan­de­ses anti­guos) la cos­tum­bre impo­nía con exac­ti­tud las nor­mas de la mul­ta por haber mata­do a per­so­nas que ocu­pa­ran en la tri­bu algu­na posi­ción social, por hur­to de gana­do, etc.”[175].

Uno de los cas­ti­gos más duros en todas las socie­da­des, tam­bién en la actual capi­ta­lis­ta, es el del ostra­cis­mo, o des­tie­rro en extre­mas con­di­cio­nes de sole­dad y des­am­pa­ro, de inde­fen­sión. La comu­ni­dad expul­sa­ba a quién o a quie­nes supo­nían un peli­gro para su equi­li­brio interno. La expe­rien­cia de la nación siux es con­clu­yen­te ya que la expul­sión de la vida colec­ti­va supo­nía prác­ti­ca­men­te la muer­te. La demo­cra­cia colec­ti­va exis­ten­te en las socie­da­des ante­rio­res a la pro­pie­dad pri­va­da ase­gu­ra­ba que las per­so­nas con­de­na­das al des­tie­rro u ostra­cis­mo pudie­ran ser acom­pa­ña­das por otras per­so­nas, por fami­lia­res o ami­gos, o por quie­nes no esta­ban de acuer­do con la deci­sión colec­ti­va de des­tie­rro por con­si­de­rar­la injus­ta[176]. El des­tie­rro u ostra­cis­mo, en aque­llas con­di­cio­nes, podía supo­ner la muer­te o, al menos, un pro­fun­do tras­torno psí­qui­co. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que con­for­me avan­za la impo­si­ción de la pro­pie­dad pri­va­da tam­bién avan­zan los años de des­tie­rro. En la Gre­cia clá­si­ca el cas­ti­go lle­gó a ser de diez años[177], y des­pués se ha lle­ga­do al des­tie­rro de por vida, o a la cár­cel de por vida.

Cen­trán­do­nos ya en las Amé­ri­cas, sabe­mos que antes de la extre­ma vio­len­cia ase­si­na des­ata­da por las fue­ras repre­si­vas en varios Esta­dos andi­nos con­tra las gue­rri­llas, antes de esta ofen­si­va, “matar era excep­cio­nal (…) un lema en el cam­po era “cas­ti­gar pero no matar” (…) la san­ción lími­te era la expul­sión de la comu­ni­dad y la pér­di­da de esta­tus del “comu­ne­ro”. Sin embar­go, aun­que el matar era excep­cio­nal antes del con­flic­to arma­do, había algu­nos casos en los que se apli­có la “pena de muer­te”. Por ejem­plo, en Carhuahu­rán, en 1975 o 1976, mata­ron a una fami­lia de abi­geos que había igno­ra­do las múl­ti­ples adver­ten­cias de las auto­ri­da­des comu­na­les para que cesa­ran de robar gana­do y se des­pla­za­ran hacia otra zona. Siguien­do un patrón común, las auto­ri­da­des les habían dado tres cas­ti­gos y opor­tu­ni­da­des de dejar de robar antes de tomar esa fatal deci­sión”[178].

Las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas no occi­den­ta­les, tri­bu­ta­rias y no cris­tia­nas, por lo gene­ral eran espe­cial­men­te dadas a con­tro­lar el ejer­ci­cio de la pena de muer­te. Aho­ra sabe­mos que los cro­nis­tas espa­ño­les aumen­ta­ron desor­bi­ta­da­men­te por razo­nes de pro­pa­gan­da los famo­sos “sacri­fi­cios huma­nos” atri­bui­dos a los azte­cas y a otras cul­tu­ras por los inva­so­res euro­peos. Del mis­mo modo, la vio­len­cia sacri­fi­cial de estas cul­tu­ras no lle­ga­ba a la metó­di­ca frial­dad mer­can­til de la vio­len­cia capi­ta­lis­ta, como afir­man muchos estu­dio­sos del tema, entre ellos S. Lindq­vist que sos­tie­ne que: “Las accio­nes san­gui­na­rias de los blan­cos son aún más atro­ces por­que las prac­ti­can hom­bres de un alto desa­rro­llo inte­lec­tual. No se pue­de decir que la vio­len­cia sea ejer­ci­da por per­so­nas ais­la­das, que podrían ser hechas res­pon­sa­bles indi­vi­dual­men­te. No”[179]. Some­ti­dos a una rapi­dí­si­ma y estre­me­ce­do­ra liqui­da­ción de sus pue­blos, las gen­tes de las Amé­ri­cas no tuvie­ron otra alter­na­ti­va que acep­tar pasi­va­men­te su des­apa­ri­ción o resis­tir­se a ella median­te el uso con­ve­nien­te y astu­to de todas las for­mas de resis­ten­cia. Como en situa­cio­nes idén­ti­cas, el terri­to­rio pro­pio y la iden­ti­dad de gru­po apa­re­cen como los más efi­ca­ces recur­sos de super­vi­ven­cia colec­ti­va e indi­vi­dual, según demues­tra Th. Jor­dan[180]. La impor­tan­cia de la “tie­rra-terri­to­rio”, la “genea­lo­gía civi­li­za­to­ria” del pue­blo que habi­ta esa “tie­rra-terri­to­rio” ha sido resal­ta­da P. Mama­ni Rodrí­guez[181]. De este modo, la defen­sa de la iden­ti­dad colec­ti­va y del terri­to­rio pro­pio es una prio­ri­dad viven­cial para los pue­blos explo­ta­dos al extre­mo.

Una vez vis­ta esta base mate­rial y cul­tu­ral pode­mos eman­ci­par nues­tro pen­sa­mien­to de la dog­má­ti­ca occi­den­ta­lis­ta y com­pren­der que, bajo las enor­mes pre­sio­nes dia­rias de la explo­ta­ción glo­bal, y en el mar­co de su cul­tu­ra, estos pue­blos toman medi­das defen­si­vas que pue­den pare­cer­nos muy duras. En la mis­ma nece­si­dad de aná­li­sis inde­pen­dien­te y obje­ti­vo se encon­tra­ron Marx y Engels cuan­do estu­dia­ron las for­mas de lucha anti­co­lo­nial de la segun­da mitad del siglo XIX. Hablan­do sobre las tác­ti­cas chi­nas, Engels escri­bió:

“Enve­ne­nan al por mayor el pan de la comu­ni­dad euro­pea de Hong­kong, y lo hacen con la más fría pre­me­di­ta­ción […] Suben a bor­do de bar­cos mer­can­tes por­tan­do armas ocul­tas y duran­te la tra­ve­sía matan a toda la tri­pu­la­ción y a los pasa­je­ros euro­peos, y se apo­de­ran del bar­co. Secues­tran y matan a todos los extran­je­ros que tie­nen a su alcan­ce […] Aun fue­ra de Chi­na, los colo­nos chi­nos, las per­so­nas has­ta aho­ra más dóci­les y sumi­sas, cons­pi­ran y de pron­to se alzan en una insu­rrec­ción noc­tur­na […] ¿Qué pue­de hacer un ejér­ci­to con­tra un pue­blo que recu­rre a seme­jan­tes for­mas de lucha? ¿Dón­de, has­ta qué pun­to debe­rá pene­trar en terri­to­rio enemi­go; cómo se man­ten­drá allí? Los que tra­fi­can con la civi­li­za­ción, los que bom­bar­dean una ciu­dad inde­fen­sa y suman las vio­la­cio­nes al ase­si­na­to, pue­den cali­fi­car este sis­te­ma de cobar­de, bár­ba­ro, atroz; ¿pero qué les impor­ta a los chi­nos, si tie­ne éxi­to? Pues­to que los ingle­ses los tra­tan como si fue­sen bár­ba­ros, no les pue­den negar toda la ven­ta­ja de su bar­ba­rie. Si sus secues­tros, sus ata­ques sor­pre­sa, sus matan­zas de media noche son lo que noso­tros deno­mi­na­mos cobar­día, los que tra­fi­can con la civi­li­za­ción no deben olvi­dar que, según sus pro­pias mani­fes­ta­cio­nes, no hubie­ran podi­do resis­tir los medios de des­truc­ción euro­peos con sus for­mas de lucha corrien­tes. En resu­men, en lugar de mora­li­zar sobre las horri­bles atro­ci­da­des de los chi­nos, como lo hace la caba­lle­res­ca pren­sa ingle­sa, es mejor reco­no­cer que ésta es una gue­rra por aris et foci, una gue­rra popu­lar por la con­ser­va­ción de la nación chi­na con todos sus abru­ma­do­res pre­jui­cios […] pero, aún así, una gue­rra popu­lar. Y en una gue­rra popu­lar los medios que emplea la nación insur­gen­te no pue­den medir­se con las reglas usual­men­te reco­no­ci­das de una gue­rra regu­lar, ni por nin­gu­na otra nor­ma abs­trac­ta, sino sólo por el gra­do de civi­li­za­ción alcan­za­do por esa nación insur­gen­te”[182].

Es cier­to que Engels ana­li­za una situa­ción mucho más extre­ma que la pre­sen­ta­da por Dax Tos­cano en su pre­gun­ta, en la que se ciñe a las for­mas de “jus­ti­cia” indí­ge­na, y no a las for­mas de resis­ten­cia de una nación insur­gen­te. Pero el méto­do de Engels nos sir­ve para estruc­tu­rar la res­pues­ta a Dax Tos­cano por­que los pue­blos afec­ta­dos por la cri­mi­na­li­dad incon­tro­la­ble deben res­pon­der de algu­na for­ma, y lo hacen recu­rrien­do a sus tra­di­cio­nes colec­ti­vas con una efec­ti­va capa­ci­dad de inter­re­la­ción fun­cio­nal de las for­mas de lucha. ¿Qué tene­mos que hacer las izquier­das revo­lu­cio­na­rias fren­te a todo ello? Pien­so que la res­pues­ta ade­cua­da es la que bus­ca la inte­gra­ción de la auto­de­fen­sa inte­gral con sus nor­mas socia­lis­tas arri­ba expues­tas, con la iden­ti­dad y tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les de los pue­blos que se auto­de­fien­den de la cri­mi­na­li­dad como pue­den. La expe­rien­cia mues­tra que impo­ner por la fuer­za a los pue­blos cri­te­rios, nor­mas y códi­gos extra­ños, que nos les defien­den ape­nas y que, enci­ma, pue­den ser ins­tru­men­tos de poder de una mino­ría domi­nan­te corrup­ta que usa su “jus­ti­cia” y sus poli­cías para bene­fi­cio pro­pio y en con­tra del pue­blo, impo­ner este méto­do aca­ba sien­do con­tra­pro­du­cen­te.

Sabe­mos des­de hace tiem­po que el impe­ria­lis­mo uti­li­za en con­tra de la revo­lu­ción los erro­res de las izquier­das en su tra­to a los pue­blos indí­ge­nas[183], e igual­men­te sabe­mos que la ocu­pa­ción neo­co­lo­nial está sien­do refor­za­da por las recien­tes inno­va­cio­nes en la “cien­cia” de la antro­po­lo­gía como arma impe­ria­lis­ta[184]. Estas armas con­cep­tua­les per­mi­ten disi­mu­lar la bru­ta sober­bia con­tra todo lo indí­ge­na, el des­pre­cio occi­den­tal de la men­ta­li­dad indí­ge­na y los rápi­dos rit­mos de inte­gra­ción casi for­za­da de estos pue­blos en la “civi­li­za­ción”. Estos y otros méto­dos son dia­ria­men­te uti­li­za­dos por el impe­ria­lis­mo para des­tro­zar des­de den­tro los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios. La pro­pia expe­rien­cia ecua­to­ria­na sir­ve como pun­to de refle­xión urgen­te. En el repa­so que hace H. Blan­co de las luchas indí­ge­nas por la defen­sa de la Madre Tie­rra, expli­ca cómo los pue­blos ori­gi­na­rios del Ecua­dor fue­ron la fuer­za deter­mi­nan­te en las derro­tas de la dere­cha y de la vic­to­ria de Correa, e inme­dia­ta­men­te aña­de que estos pue­blos aho­ra se enfren­tan a Correa para defen­der sus terri­to­rios ame­na­za­dos por las petro­le­ras, la ley de aguas, las leyes sobre edu­ca­ción y en exi­gen­cia de que se apli­que la cons­ti­tu­ción plu­ri­na­cio­nal[185] del Esta­do ecua­to­riano.

Siguien­do con la expe­rien­cia ecua­to­ria­na, R. Espi­no­za ha reac­ti­va­do un deba­te clá­si­co en la his­to­ria movi­mien­to obre­ro mun­dial siem­pre que éste se encuen­tra con el pro­ble­ma de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias esta­ta­lis­tas que no acep­tan, o lo hacen a rega­ña­dien­tes, el deba­tir sobre las for­mas orga­ni­za­ti­vas pro­pias de los pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te, o sea, si las nacio­nes ori­gi­na­rias del Ecua­dor tie­nen el dere­cho a orga­ni­zar­se polí­ti­ca­men­te[186] fue­ra de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les occi­den­ta­li­za­dos, un deba­te que refle­ja la inde­pen­den­cia polí­ti­ca casi de fac­to del movi­mien­to indí­ge­na des­de hace mucho tiem­po, por lo menos des­de que en 1990 la CONAI reali­zó un levan­ta­mien­to nacio­nal arres­tan­do a 12 mili­ta­res, ocu­pan­do el Con­gre­so ecua­to­riano duran­te dos días en mayo de 1991, etcé­te­ra y obli­gan­do al gobierno con­ce­der deter­mi­na­dos dere­chos en 1992 que no pode­mos expo­ner aho­ra[187]. Por tan­to, el deba­te sobre la for­ma-par­ti­do y la for­ma-movi­mien­to, clá­si­co deba­te en todos los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal, no res­pon­de a una genia­li­dad indi­vi­dual sino a las exi­gen­cias obje­ti­vas del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Este deba­te reco­rre cada vez más fuer­te­men­te la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria en las Amé­ri­cas, repi­tien­do casi al milí­me­tro la mis­ma diná­mi­ca acae­ci­da en todos los con­ti­nen­tes en los que la revo­lu­ción se veía fre­na­da por el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta de las orga­ni­za­cio­nes supues­ta­men­te “revo­lu­cio­na­rias”, pero defen­so­ras del esta­ta­lis­mo de sus bur­gue­sías “nacio­na­les”. Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, un ejem­plo más de la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de resol­ver armó­ni­ca­men­te este deba­te en bene­fi­cio de los intere­ses de la huma­ni­dad explo­ta­da y de los dere­chos de los pue­blos, lo tene­mos en lo rela­cio­na­do con el movi­mien­to arma­do Manuel Quin­tín Lame, crea­do por las nacio­nes ori­gi­na­rias del Cau­ca, Colom­bia, y des­mon­ta­do una vez cum­pli­do sus obje­ti­vos[188]. No pode­mos exten­der­nos aho­ra en estas cues­tio­nes que reac­ti­van dis­cu­sio­nes per­ma­nen­tes en la his­to­ria de la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial, por lo que exi­gen un rigor teó­ri­co apre­cia­ble, y que se com­ple­ji­zan toda­vía más en el caso de los deno­mi­na­dos “pue­blos ori­gi­na­rios” en las Amé­ri­cas, como muy bien reco­no­ce Aní­bal Qui­jano[189].

Pero, como veni­mos dicien­do, la impor­tan­cia de esta cues­tión, al igual que la del méto­do emplea­do por Engels para enjui­ciar la vio­len­cia de las masas chi­nas sin acep­tar la men­ti­ro­sa ver­sión colo­nia­lis­ta, esta impor­tan­cia supera los lími­tes de su espe­ci­fi­ci­dad con­cre­ta para ilu­mi­nar­nos sobre los pro­ble­mas tan impor­tan­tes plan­tea­dos por Dax Tos­cano en su últi­ma pre­gun­ta. En efec­to, antes que nada, debe­mos huir del impe­ria­lis­mo con­cep­tual y axio­ló­gi­co euro­cén­tri­co y avan­zar en la con­cre­ción enri­que­ce­do­ra del mar­xis­mo gra­cias a las nue­vas nece­si­da­des y reali­da­des, amplian­do la sen­da abier­ta, entre otras corrien­tes inno­va­do­ras, por la de deno­mi­na­da “epis­te­mo­lo­gía del sur” en la que tan­ta impor­tan­cia tie­ne la cul­tu­ra de los pue­blos indí­ge­nas y afro­ame­ri­ca­nos[190]. Y sobre esta base pode­mos y debe­mos ela­bo­rar estra­te­gias y tác­ti­cas de desa­rro­llo de la auto­de­fen­sa inte­gral apli­ca­da a la lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do, pero tam­bién para el con­trol pre­ven­ti­vo de la delin­cuen­cia indi­vi­dual, la ejer­ci­ta­da al mar­gen del cri­men orga­ni­za­do.

El cono­ci­mien­to de la cul­tu­ra popu­lar, con sus aspec­tos posi­ti­vos y nega­ti­vos, es impres­cin­di­ble para avan­zar en esta tarea, por­que sin ese cono­ci­mien­to esta­re­mos en manos de la antro­po­lo­gía con­tra­in­sur­gen­te, que nos enga­ña­rá, y fra­ca­sa­re­mos en la prác­ti­ca en el inte­rior de las masas explo­ta­das que pien­san y actúan con sus nor­mal tra­di­cio­na­les cuan­do las ofi­cia­les demues­tran ser con­tra­pro­du­cen­te e inú­ti­les. Y no podre­mos enten­der las for­mas orga­ni­za­ti­vas que sus­ten­tan la “jus­ti­cia popu­lar” sín­te­sis entre usos pre­ca­pi­ta­lis­tas asu­mi­dos como pro­pios, y leyes capi­ta­lis­tas no acep­ta­das del todo, en las barria­das empo­bre­ci­das del Ecua­dor, sin un cono­ci­mien­to de su cul­tu­ra, y vice­ver­sa, no enten­de­re­mos la cul­tu­ra popu­lar sin un cono­ci­mien­to de su auto­or­ga­ni­za­ción prác­ti­ca. T. Sha­nin refle­xio­na muy opor­tu­na­men­te sobre cómo incor­po­rar las “tra­di­cio­nes ver­ná­cu­las revo­lu­cio­na­rias” al acer­bo mar­xis­ta, hacien­do espe­cial hin­ca­pié en el pro­ble­ma del cam­pe­si­na­do al que el pro­pio Lenin fue tan recep­ti­vo des­de 1904, como míni­mo[191].

Los mar­xis­tas debe­mos apli­car a estos pro­ble­mas que des­bor­dan el euro­cen­tris­mo de nues­tra cul­tu­ra polí­ti­ca, el mis­mo méto­do de Marx cuan­do se enfren­tó al pro­ble­ma de las luchas socia­les de todo tipo en el impe­rio zaris­ta, a la reali­dad de las comu­nas cam­pe­si­nas y del for­tí­si­mo arrai­go de masas del muy poco cono­ci­do y muy des­pres­ti­gia­do “popu­lis­mo ruso” del últi­mo ter­cio del siglo XIX: apren­der la len­gua rusa para cono­cer las con­tra­dic­cio­nes en su des­en­vol­vi­mien­to interno, sin depen­der de las ver­sio­nes intere­sa­das. Domi­nar la len­gua rusa era impres­cin­di­ble no sólo para pro­fun­di­zar en el estu­dio de la comu­na rural y del modo de pro­duc­ción asiá­ti­co, sino tam­bién para com­pren­der tan­to cómo se ges­ta­ba la revo­lu­ción en Rusia como para com­pren­der cómo podría ges­tar­se la revo­lu­ción en el res­to del mun­do, don­de el cam­pe­si­na­do era abru­ma­do­ra­men­te mayo­ri­ta­rio y ya defen­día sus tie­rras comu­na­les, su cul­tu­ra y su iden­ti­dad a la deses­pe­ra­da de los ata­ques colo­nia­lis­tas[192]. En ambas cues­tio­nes la his­to­ria ha dado la razón a Marx, y se la ha qui­ta­do a los “euro­mar­xis­tas”.

Noso­tros tene­mos que apren­der crí­ti­ca­men­te la “jus­ti­cia popu­lar” de estos pue­blos que es una mez­cla entre prác­ti­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas y capi­ta­lis­tas, estu­diar sus cone­xio­nes con la vida total y con la iden­ti­dad colec­ti­va tal cual se expre­sa en sus con­tra­dic­cio­nes y lími­tes. Y con­for­me vamos avan­zan­do en ese cono­ci­mien­to libre de las men­ti­ras de la antro­po­lo­gía con­tra­in­sur­gen­te, a la vez de ese esfuer­zo de enri­que­ci­mien­to civi­li­za­cio­nes y huma­nis­ta, debe­mos ayu­dar a la auto­de­fen­sa inte­gral con­tra el cri­men, argu­men­tan­do pacien­te y peda­gó­gi­ca­men­te des­de el inte­rior de la pro­pia reali­dad, mos­tran­do alter­na­ti­vas revo­lu­cio­na­rias, expli­can­do por qué y cómo hay que apli­car otras penas y cas­ti­gos, otras solu­cio­nes no capi­ta­lis­tas a esas delin­cuen­cias menos y mayo­res. Y apli­can­do siem­pre la máxi­ma del Che Gue­va­ra según la cual la prác­ti­ca es la mejor peda­go­gía, por­que la vic­to­ria sobre el cri­men orga­ni­za­do, las vio­len­cias múl­ti­ples y el capi­ta­lis­mo sólo será defi­ni­ti­va e irre­ver­si­ble en el comu­nis­mo, y mien­tras tan­to la lucha es y será nues­tro “ideal de vida”, como reco­no­cía Marx.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE.

EUSKAL HERRIA (10−10−2010)


[1] “Mani­fies­to de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta a los pro­le­ta­rios de todo el mun­do”, en “Los cua­tro pri­me­ros Con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta”, PyP, nº 43, Méxi­co 1977, pri­me­ra par­te, Pág.: 97.

[2] “Segun­da Decla­ra­ción”. En “De Mar­tí a Cas­tro”. Edit. Gri­jal­bo. Méxi­co 1970. Pág.: 133.

[3] www​.boltxe​.info 10-10-2010

[4] Vicky Pelaez: “La som­bra del terro­ris­mo blan­co se extien­de”. www​.rebe​lion​.org 13.05.2010

[5] Samir Amin: “La des­igual­dad actual es el hecho social e his­tó­ri­co más impre­sio­nan­te de la his­to­ria”. www​.lahai​ne​.org 07-10-2010

[6] Ber­nard Was­sers­tein: “Bar­ba­rie y civi­li­za­ción. Una his­to­ria de la Euro­pa de nues­tro tiem­po”. Ariel. Bar­ce­lo­na 2010. Pág.: 13

[7] Arther Ferrill: “Los orí­ge­nes de la gue­rra”, Edic. Ejér­ci­to, Madrid 1987, p. 32.

[8] www​.elmun​do​.es 15 de julio de 2009.

[9] Jean Gui­lai­ne-Jean Zam­mit: “El camino de la gue­rra. La vio­len­cia en la pre­his­to­ria”, Ariel, Bar­ce­lo­na 2002, p. 62 y ss.

[10] Ana María Váz­quez: “Anti­guo Egip­to”. His­to­ria de la Huma­ni­dad. Arlan­za Edic. Madrid 2000. Tomo 4 Pág.: 19.

[11] A. Oppenheim: “Comen­ta­rio”, en “Esta­do y cla­ses en las socie­da­des anti­guas”, AA.VV., Akal, Madrid 1982, p. 46.

[12] Fran­cis­co José Pre­se­do: “El impe­rio anti­guo”, en GHU CIL, Madrid 1986, tomo 3, pp. 166 – 168.

[13] Donald Kagan: “Sobre las cau­sas de la gue­rra y la pre­ser­va­ción de la paz,” Tur­ner, FCE, Madrid 2003, p. 19.

[14] Jür­gen Kuc­zons­ki: “Bre­ve his­to­ria de la eco­no­mía”, Cas­te­llo­te Edi­tor, Madrid 1976, p. 47.

[15] Ser­gio Barrios Esca­lan­te: “Cien­cia, civi­li­za­ción y bar­ba­rie”. www​.rebe​lion​.org 26-07-2010

[16] Fran­cis­co Bosch: “La vio­len­cia mira­da des­de aba­jo”. www​.rebe​lion​.org 25-10-2009

[17] Cami­lo Torres: “La vio­len­cia y los cam­bios socia­les”. La Gace­ta. Bogo­tá. Año III. Nº 16 – 17 Oto­ño 1966

[18] Pablo Lafar­gue: “La creen­cia en Dios”, en Tex­tos esco­gi­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, p. 304.

[19] Rober Fos­sier: “La infan­cia de Euro­pa”, Nue­va Clío, 1984, p. 298.

[20] Fran­cis­co Gra­cia Alon­so: “La gue­rra en la Pro­to­his­to­ria. Héroes, nobles, mer­ce­na­rios y cam­pe­si­nos”. Ariel. Bar­ce­lo­na 2003. Págs.: 95 – 162.

[21] Jor­ge Verstryn­ge: “Fren­te al impe­rio (gue­rra asi­mé­tri­ca y gue­rra total)”. Foca. Madrid 2007, Pág.: 49.

[22] Mau­ro Olme­da: “El desa­rro­llo de la socie­dad”, Edit. Ayu­so, Madrid 1973, tomo III, p. 350.

[23] Nao­mi Klein: “La doc­tri­na del Shock”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 2007. Págs.: 431 – 499.

[24] Anthony Pag­den: “Pue­blos e Impe­rios”, Mon­da­do­ri, Bar­ce­lo­na 2002, p. 92.

[25] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya-Much­nik. Madrid. 1994. Pág.: 344

[26] Götz Aly: “La uto­pía nazi”. Ops. Cit. Págs.: 213 – 312.

[27] www​.elmun​do​.es 20-11-2009

[28] James Petras: “Impe­ria­lis­mo y bar­ba­rie impe­ria­lis­ta”. www​.lahai​ne​.org 27-09-2010

[29] Fidel Cas­tro: “El ori­gen de la gue­rra”. www​.cuba​de​ba​te​.cu 26-09-2010

[30] Car­lo. M. Cipo­lla: “Las máqui­nas del tiem­po y de la gue­rra”, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1999, p. 179.

[31] E. H. Carr: “¿Qué es la his­to­ria”? Ariel. Bar­ce­lo­na 1983. Pág.: 190.

[32] AA.VV: “Pro­ce­sos socia­les de recuer­do de hechos trau­má­ti­cos”. En “Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca”. Valen­cia. 1993. Nº 6, Págs.: 73 – 93.

[33] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya & Mario Much­nik. Madrid 1994. Pág.: 305.

[34] Heró­do­to: “Los nue­ve libros de la his­to­ria”. Grá­fi­cas Moder­nas. Bogo­tá. 2000 P. 7

[35] Car­men Ale­many: «Vio­len­cias», en “Dic­cio­na­rio Crí­ti­co del Femi­nis­mo”, Edi­to­rial Sín­te­sis, Madrid 2003, pp. 291 – 293.

[36] Gas­tón Bouthoul: “La gue­rra”, Oikps-Tau, Bar­ce­lo­na 1971, pp. 43 – 44.

[37] Vic­to­ria Sau: “Dic­cio­na­rio ideo­ló­gi­co femi­nis­ta”,. Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1990, p. 276.

[38] C. A. Mac-Kin­non: “Hacia una teo­ría femi­nis­ta del Esta­do”. Femi­nis­mos. Madrid 1995. Págs.: 306 y ss.

[39] Mar­ce­la Valen­te: “Don­de el Esta­do es varón”. www​.rebe​lion​.org 12-07-2009

[40] Jean Gui­lai­ne-Jean Zam­mit: “El camino de la gue­rra. La vio­len­cia en la pre­his­to­ria”, op. cit., pp. 201 – 203.

[41] Bea­triz Broi­de y Susa­na Toda­ro: “Fun­cio­na­li­dad social de la vio­len­cia de géne­ro”. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. Nº 36. Octu­bre de 2007

[42] Encar­na Sanahu­ja: “La coti­dia­nei­dad en la pre­his­to­ria”, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 117 – 118.

[43] Rita P. Wright: «Tec­no­lo­gía, géne­ro y cla­se: mun­dos de dife­ren­cia en Meso­po­ta­mia duran­te el perío­do de Ur III», en “Arqueo­lo­gía y teo­ría femi­nis­ta”, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 173 – 214.

[44] Sig­mund Freud: “Las resis­ten­cias con­tra el psi­co­aná­li­sis”. En Obras Com­ple­tas. RBA. Bar­ce­lo­na 2006. Tomo IV. Págs.: 2801 – 2807.

[45] Javier Mar­tín-Arro­yo: “Aumen­tan las víc­ti­mas de vio­len­cia machis­ta que reti­ran la denun­cia”. www​.elpais​.com 25-08-2009

[46] www​.elpais​.com 30-06-2010

[47] Sabi­na Zac­ca­ro: “La vio­len­cia está en casa”. www​.rebe​lion​.org 08-03-2010

[48] Pro­yec­to Mal­va: “Las hue­llas invi­si­bles de la vio­len­cia domés­ti­ca”. www​.rebe​lion​.org 29/​07/​2007

[49] www​.elpais​.com 17-09-2009

[50] Vic­to­ria Aldu­na­te Mora­les: “¿Una vida sin vio­len­cia…?”. www​.kao​sen​la​red​.net 28-04-2010

[51] Thé­rè­se Clerc: “Mil millo­nes de tra­ba­jo domés­ti­co”. www​.rebe​lion​.org 08-11-2009

[52] Daniel Sibony: “De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca”. En “Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va”. Arman­do Ver­di­glio­ne Edit. Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na 1976. Pág.: 108.

[53] Dul­ce María: “Vio­len­cia: real y sim­bó­li­ca”. www​.corrien​te​pra​xis​.org​.ar 24 – 3‑2006

[54] www​.publi​co​.es 13-08-2008

[55] J.C. Gon­zá­lez y C.E. Rodrí­guez: “Si le pegó fue por algo”. www​.lahai​ne​.org 29-09-2008

[56] Oskar Negt: “Hacia una socie­dad auto­ri­ta­ria”. En “Capi­tal mono­po­lis­ta y socie­dad auto­ri­ta­ria”. Libros de Con­fron­ta­ción. Bar­ce­lo­na 1973. Pág.: 255.

[57] Erich Fromm: “Los aspec­tos psi­co­ló­gi­cos del suel­do ase­gu­ra­do”. En “Sobre la des­obe­dien­cia y otros ensa­yos”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 1984. Págs.: 129 – 143.

[58] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya-Much­nik. Madrid 1994. Pág.: 278.

[59] Cris­ti­na Mar­tín: “El Club Bil­der­berg”, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 164 – 168.

[60] Susan Geor­ge: “El pen­sa­mien­to secues­tra­do”, Públi­co, Madrid 2009, p. 243.

[61] Susan Geor­ge: “El pen­sa­mien­to secues­tra­do”, op. cit., p. 261 y ss.

[62] Joan­na Bour­ke: “Sed de san­gre”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na 2008 Págs.: 21 – 106.

[63] Joan­na Bour­ke: “Sed de san­gre”. Ops. Cit. Pág.: 30.

[64] Nigel Davies: “Sacri­fi­cios huma­nos”. Gri­jal­bo. Bar­ce­lo­na 1983. Pág.: 311.

[65] Mar­ce­lo Colus­si: “La polí­ti­ca: una for­ma de vio­len­cia”. www​.rebe​lion​.org 16-09-2010

[66] Robert Fisk: “Los este­reo­ti­pos de la gue­rra apren­di­dos de peque­ños”. www​.cuba​de​ba​te​.cu 25-09-2010

[67] Patro­ci­nia Nava­rro: “¿Mili­ta­ri­zar la escue­la o cam­biar sus estruc­tu­ras”? www​.kao​sen​la​red​.net 17-09-2009

[68] Tomás Muñoz Gar­cía: “Las empre­sas dedi­ca­das a la ven­ta de arma­men­to mul­ti­pli­can los con­ve­nios con las uni­ver­si­da­des espa­ño­las”. www​.rebe​lion​.org 18-12-2009

[69] Miguel Agui­le­ra: “El Ejér­ci­to entra en la Uni­ver­si­dad”. www​.rebe​lion​.org 22-12-2007

[70] Jor­di Berrio: “Te0ría social de la per­sua­sión”. Edit, Mitre​.Bar​ce​lo​na 1983. Pág.: 189.

[71] Ramon Roig: “El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas: Bases estruc­tu­ra­les y psi­co­so­cia­les”. Edic. Liber­ta­rias. Madrid 1995. Pág.: 398.

[72] Jor­ge Enri­que Ovie­do: “La fas­ci­na­ción de la ima­gen”. En “El Poder en la Socie­dad Pos­mo­der­na”. Pro­me­teo Libros. Argen­ti­na 2001. Pág.: 32.

[73] Vicen­te Rome­ro: “El tiem­po y el espa­cio en la comu­ni­ca­ción”. HIRU Argi­ta­letxe. Hon­da­rri­bia 1998. Pág.: 399 y ss.

[74] Car­los Azna­res: “Terro­ris­mo mediá­ti­co: sumi­sión del os medios con­ven­cio­na­les y nece­si­dad de resis­tir”. www​.kao​sen​la​red​.net 17-04-2008

[75] Dax Tos­cano: “Medios y revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na”. ABP 08-11-2009

[76] R. Roig: “El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas: Bases estruc­tu­ra­les y psi­co­so­cia­les”. Ops. Cit. Pág.: 181.

[77] R. Roig: “El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas: Bases estruc­tu­ra­les y psi­co­so­cia­les”. Ops. Cit Pág.: 354.

[78] Daniel Inne­ra­rity: “El mie­do glo­bal”. www​.elpais​.com 19-09-2010

[79] Gabriel Kol­ko: “El siglo de las gue­rras. Polí­ti­ca, con­flic­to y socie­dad des­de 1914”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 2005. Pág.: 343.

[80] Javier Ramos: “La legí­ti­ma vio­len­cia (I y II)”. www.gara-net 1506 y 2707 de 2010

[81] Cris­ti­na Mar­tín: “El Club Bil­der­berg”, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 238 – 239.

[82] Pedro Anto­nio Hon­ru­bia Hur­ta­do: “Publi­ci­dad y aná­li­sis psi­co­ló­gi­co: cons­tru­yen­do la alie­na­ción con­su­mis­ta” www​.kao​sen​la​red​.net 14-06-2010

[83] Marx: “Manus­cri­tos: eco­no­mía y filo­so­fía”. Alian­za Edi­to­rial. Madrid 1974. Págs.: 110 y ss.

[84] Ludo­vi­co Sil­va: “La alie­na­ción como sis­te­ma”, Alfa­dil Edic., Cara­cas 1983, p. 323.

[85] N. Argue­te y B. Schij­man: “Entre­vis­ta al psi­co­ana­lis­ta Jor­ge Ale­mán”. www​.rebe​lion​.org 14-09-2010

[86] Luís Del­ga­do Arria: “Alie­na­ción, neo-tele­vi­sión y nue­vas luchas de cla­ses”. www​.rebe​lion​.org 09-01-2008

[87] Ist­ván Més­zá­ros: “La teo­ría de la ena­je­na­ción en Marx” Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2005, p. 179 y ss.

[88] Ist­ván Més­zá­ros: “La teo­ría de la ena­je­na­ción en Marx”, op. cit., p. 318.

[89] Jean Pie­rre Gar­nier: “Con­tra los terri­to­rios del poder”. Virus Edi­to­rial. Bar­ce­lo­na 2006. Pág.: 22

[90] Harry Pross: “La vio­len­cia de los sím­bo­los socia­les”, Anth­ro­pos, Bar­ce­lo­na 1989, pp. 112 – 113.

[91] San­tia­go Cas­tro-Gómez: “Cien­cias socia­les, vio­len­cia epis­té­mi­ca y el pro­ble­ma de la “inven­ción del otro””, en “La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les”, Edgar­do Lan­der (com­pi­la­dor), Clac­so, Bue­nos Aires 2003, pp. 145 – 161.

[92] Albert Tole­do: “El des­pi­do como vio­len­cia social”, en Sin­Mu­ro, nº 35, diciem­bre 2009, pp. 29 – 31.

[93] Erich Fromm: “El mie­do a la liber­tad”. Pla­ne­ta-Agos­ti­ni, Bar­ce­lo­na 1985, p. 128 y ss.

[94] Peter Brück­ner: “Sobre la pato­lo­gía de la obe­dien­cia”, en “Psi­co­lo­gía polí­ti­ca”, AA.VV., Barral Edit., Bar­ce­lo­na 1971, p. 182.

[95] Wilhelm Reich: “Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo”. Edi­to­rial Ayu­so. Madrid 1972. Pág.: 32.

[96] Jesús J. de la Gán­da­ra: “Com­prar por com­prar”. Cau­ce Edi­to­rial. Madrid 1996. Págs.: 194 – 195.

[97] Domi­ni­que Ques­sa­da: “La era del sier­vo­se­ñor. La filo­so­fía, la publi­ci­dad y el con­trol de la opi­nión”. Tus­quets Edi­to­res. Bar­ce­lo­na 2006. Págs.: 286 – 287.

[98] Gre­go­rio Kazi: “Sub­je­ti­vi­dad y apa­ra­to psí­qui­co: acer­ca de quie­tu­des e inquie­tu­des”. En “Salud men­tal y dere­chos huma­nos”. AA.VV. Edic. Madres de la Pla­za de Mayo. Bue­nos Aires. Argen­ti­na 2004. Pág.: 117

[99] www​.gara​.net 24-05-2009

[100] Mar­ce­lo Colus­si: “Entre­vis­ta a Rodol­fo Kep­fer “La socie­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas tie­nen múl­ti­ples expre­sio­nes de vio­len­cia, las “maras” son una de ellas”. www​.rebe​lion​.org 12-05-2010

[101] Mar­co A. Gan­dá­se­gui: “El cri­men orga­ni­za­do avan­za sin con­trol en Cen­troa­mé­ri­ca”. www​.rebe​lion​.org 18-09-2010

[102] Gil­ber­to Lópes: “Nar­co­po­lí­ti­ca, el secre­to de las elec­cio­nes colom­bia­nas”. www​.lahai​ne​.org 2-06-2010

[103] Car­los Gutie­rrez: “Colombia/​política y poder: la mar­ca del nar­co”. www​.enla​ce​so​cia​lis​ta​.org 21-09-2010

[104] Luis Brit­to: “Vene­zue­la: (In)seguridad”. www​.lahai​ne​.org 22-09-2010

[105] Cris­tian Rakovsky: “Los peli­gros pro­fe­sio­na­les del poder”. Edic. Rojas. Bar­ce­lo­na 1977. Págs.: 14 – 15.

[106] Cris­tian Rakovsky: “Los peli­gros pro­fe­sio­na­les del poder”. Ops. Cit. Pág.: 20.

[107] Hai­der Riz­vi: “La rece­sión engor­da las cár­ce­les”. www​.rebe​lion​.org 20-09-2010

[108] Alfre­do Jali­fe-Rah­me: “El dine­ro del nar­co­trá­fi­co sal­vó a los ban­cos duran­te la cri­sis glo­bal”. www​.rebe​lion​.org 17-12-2009

[109] Zach Car­ter: “Wall Street está lavan­do dine­ro del nar­co­trá­fi­co y que­da impu­ne”. www​.lahai​ne​.org 19 – 7‑2010

[110] Iván Esco­bar: “Trá­fi­co de dro­gas gene­ra ines­ta­bi­li­dad en paí­ses de trán­si­to”. www​.kao​sen​la​red​.net 1-07-2010

[111] Raúl Bra­cho: “La dro­ga es ya el gran nego­cio, el car­tel impe­rial”. www​.apo​rrea​.org 01-04-2010

[112] W. F. Sto­ne: “Mani­pu­la­ción del terror y auto­ri­ta­ris­mo”, en Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 23, 2001, p. 8.

[113] Artu­ro van den Eyden: “Sin­Mu­ro” Bar­ce­lo­na Mar­zo 2010. Nº 37

[114] Char­les-André Udry: “Ha empe­za­do una nue­va gue­rra social en Euro­pa”. www​.lahai​ne​.org 30-07-2010

[115] Patri­cia Peño­la­za: “EU: expe­ri­men­tos cri­mi­na­les”. www​.rebe​lion​.org 04-10-2010

[116] Lewon­tin, Rose y Kamin: “No está en lo genes”, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2003. Págs 13 – 81.

[117] Enri­que Dus­sel: “Euro­pa, moder­ni­dad y euro­cen­tris­mo”, en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, CLACSO, Bue­nos Aires 2003, pp. 48 – 49.

[118] David Har­vey: “Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo”, Akal, Madrid 2007, pp. 26 – 37.

[119] Anto­nio J. Antón Fer­nán­dez: “Una res­pues­ta urgen­te y un par de suge­ren­cias. Daw­kins y los egoís­tas”. www​.rebe​lion​.org 18-07-2010

[120] Stephan L. Cho­ro­ver: “Del Géne­sis al Geno­ci­dio. La socio­bio­lo­gía en cues­tión”. BDC. Bar­ce­lo­na 1986. Págs.: 179 y ss.

[121] Richard Grun­ber­ger: “His­to­ria social del Ter­cer Reich”. Ariel. Bar­ce­lo­na 2009. Págs.: 54 – 66.

[122] Götz Aly: “La uto­pía nazi. Cómo Hitler com­pró a los ale­ma­nes”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na. 2006. Págs.: 316 y ss.

[123] Daniel Sou­tu­llo: “De Dar­win al ADN”. Tala­sa. Madrid 1998. Págs.: 13 – 52.

[124] R. Hub­bard y E. Wald: “El mito del gen”. Alian­za Edi­to­rial. Madrid 1999. Págs.: 181 – 187.

[125] R. Hub­bard y E. Wald: “El mito del gen”. Ops. Cit.: Págs.: 203 – 267.

[126] www​.gara​.net 2009-III-30

[127] Con­cep­ción Cruz: “No está en los genes”. www​.rebe​lion​.org 05-09-2010

[128] www​.elpais​.com 25-08-2010

[129] Emi­lio Muñoz: “Bio­tec­no­lo­gía y socie­dad”. CUP. Madrid 2001. Págs.: 103 y ss.

[130] Nick Tur­se: “Las armas des­ca­be­lla­das de la DARPA”. www​.rebe​lion​.org 31-08-2008

[131] Car­los Cas­tro­de­za: “Los cami­nos pro­fun­dos de la bio­lo­gía”. En “El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX”: Cáte­dra. Madrid 2005. Págs.: 804 – 811.

[132] Huer­tas, López-Ibor y Cres­po Her­vás: “Neu­ro­bio­lo­gía de la agre­si­vi­dad huma­na”. Ars Medi­ca. Madrid 2004. Págs.: 129 – 134.

[133] André Lan­ge­ney: “Sexo e inno­va­ción”, Colec­ción Plu­ral, Cien­cia Abier­ta, J. Grá­ni­ca Edic., Bar­ce­lo­na 1985, pp. 75 – 76.

[134] Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do: “El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na”, Biblio­te­ca Nue­va, Madrid 2003, pp. 231 – 248.

[135] Gwyn­ne Dyer: “Gue­rra”. Edit. Belac­qua. Bar­ce­lo­na 2007. Págs.: 67 – 95.

[136] Gwyn­ne Dyer: “Gue­rra”. Ops. Cit. Pág.: 386.

[137] Luís Miguel Ari­za: “Nobles, crue­les o ven­ga­ti­vos”, www​.elpais​.com 8 de noviem­bre de 2009.

[138] William Fisher: “Ase­si­na­tos por con­trol remo­to”. www​.rebe​lion​.org 06-07-2010

[139] www​.elpais​.com 21-09-2010

[140] Mar­ce­lo Colus­si: “Las “maras”: nue­va for­ma de con­trol social”. www​.rebe​lion​.org 19-05-2010

[141] Ber­nar­do Barran­co V.: “El mode­lo empre­sa­rial de los legio­na­rios de Cris­to”. www​.rebe​lion​.org 23-07-2010

[142] Car­los A. Perey­ra Mele: “El Tiem­po y el Cri­men Orga­ni­za­do”. www​.rebe​lion​.org 24-10-2009

[143] Mar­co A. Gan­dá­se­gui: ���Polí­ti­cas equi­vo­ca­das y cri­men orga­ni­za­do”. www​.pintxo​go​rria​.net 10-10-2010

[144] Jor­ge Lofre­do: “Rei­vin­di­ca­mos la auto­de­fen­sa inte­gral, no sólo la que se basa en las armas, sino en la defen­sa legí­ti­ma de la pro­duc­ción”. www​.rebe​lion​.org 30-06-2009

[145] Hedel­ber­to López Blanch: “Méxi­co, en pica­do con el TCLAN”. www​.rebe​lion​.org 15-07-2009

[146] www​.elpais​.com 14-06-2009

[147] Omar Gue­rre­ro: “La admi­nis­tra­ción públi­ca del Esta­do capi­ta­lis­ta”. Edit. Fon­ta­ma­ra. Bar­ce­lo­na 1981. Pág.: 246.

[148] Ralph Mili­band: “El Esta­do en la socie­dad capi­ta­lis­ta”. Siglo XXI. Madrid 1980. Págs.: 66 – 67.

[149] Mar­ce­lo Colus­si: “Mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos: bue­nos alum­nos”. www​.rebe​lion​.org 06-10-2010

[150] Javier Mén­dez-Vigo: “Vio­len­cia y capi­ta­lis­mo”. www​.kao​sen​la​red​.net 04-04-2007

[151] Roland Denis: “La inevi­ta­bi­li­dad de la lucha arma­da”. www​.lahai​ne​.org 25-09-2010

[152] Rosa Luxem­bur­go: “Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga”. En “Deba­te sobre la huel­ga de masas”. PyP. Nº 62. Car­ta­go. Argen­ti­na 1975. Pág.: 110.

[153] Fran­cis­co Sie­rra Corra­les: “Por qué la segu­ri­dad es la prin­ci­pal y úni­ca ban­de­ra de la dere­cha”. www​.apo​rrea​.org 01-12-2008

[154] Luciano Alza­ga: “Amé­ri­ca Lati­na: El impe­ria­lis­mo pla­ni­fi­ca con tiem­po”. www​.rosa​-blin​da​da​.info 23-10-2009

[155] John Hollo­way: “Cam­biar el mun­do sin tomar el poder”, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2002, p. 37.

[156] Dax Tos­cano Sego­via: “¿Gol­pe a la demo­cra­cia?” www​.hon​du​ra​sen​lu​cha​.blogs​pot​.com 27-07-2009

[157] Mar­co Anto­nio Tos­cano Arro­yo: “Cró­ni­ca de un gol­pe de fac­to anun­cia­do”. www​.lahis​to​ria​del​dia​.word​press​.com 16-09-2009

[158] www​.cuba​de​ba​te​.cu 22-08-2009

[159] Jac­ques R. Pau­wels: “El mito de la gue­rra bue­na”, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 2002, p. 301.

[160]Annie Krie­gel: “La Segun­da Inter­na­cio­nal (1889−1914)”. En “His­to­ria gene­ral del socia­lis­mo”. Edic. Des­tino. Bar­ce­lo­na 1982. Tomo 2. Págs.: 574 – 575.

[161] Jean Bric­mont: “Impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio”. El Vie­jo Topo. Bar­ce­lo­na 2008. Págs.: 225 y ss.

[162] Jesús Alfon­so Vare­la: “Gue­rra y terro­ris­mo, el len­gua­je béli­co del poder”. www​.rebe​lion​.org 4-04-2003

[163] Lau­ra Carl­sen: “Crí­me­nes de gue­rra con­tra las muje­res: un infierno pri­va­do”. www​.rebe​lion​.org 14-05-2010

[164] Michael Wan­zer: “Refle­xio­nes sobre la gue­rra”. Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2007. Pág.: 153.

[165] Michael Wal­zer: “Gue­rras jus­tas e injus­ta”, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2001. p.280.

[166] Geof­frey Par­ker: “El éxi­to nun­ca es defi­ni­ti­vo”. Tau­rus. Madrid 2001. Págs.: 143 – 167.

[167] FPMR: “La vio­len­cia polí­ti­ca”. www​.rosa​-blin​da​da​.info 16-05-2009

[168] Alex J. Bellamy: “Gue­rras jus­tas. De Cice­rón a Iraq”, FCE, Madrid 2009. Págs.: 225 – 241.

[169] Alex J. Bellamy: “Gue­rras jus­tas. De Cice­rón a Iraq”. Ops. Cit. Págs.: 323 – 343.

[170] Raúl Cre­po: “Oba­ma y su gue­rra con­tra las dro­gas”. www​.apo​rrea​.org 17-05-2010

[171] Patrick Cock­burn: “Muje­res afga­nas: ‘Si no dejáis de tra­ba­jar, os cor­ta­mos la cabe­za’”. www​.rebe​lion​.org 23-07-2010

[172] Vla­di­mir Yakob­son: “El Esta­do y el Dere­cho en Orien­te Anti­guo”, AA.VV., en “Cien­cias Socia­les”. de A.C. de la URSS, Mos­cú 1985, nº 3, p. 194.

[173] Evge­ni B. Pasu­ka­nis: “Teo­ría gene­ral del dere­cho y mar­xis­mo” Edit. Labor, Bar­ce­lo­na 1976 Pág.: 144.

[174] Paul Gare­lli: “El pró­xi­mo Orien­te asiá­ti­co”, Nue­va Clío, Bar­ce­lo­na 1982, p. 268.

[175] Igor Diá­ko­nov: “El Esta­do y el Dere­cho en el Orien­te Anti­guo”, AA.VV, en “Cien­cias Socia­les”, de la A. C. de la URSS, Mos­cú 1985, Nº 3, Págs.: 198.

[176] Mari San­doz: “Así eran los siux”, Hes­pe­rus, Bar­ce­lo­na 1996, Págs.: 36 – 37.

[177] AA.VV.: “Ostra­cis­mo”, en “La Enci­clo­pe­dia”, Sal­vat, Madrid 2004, tomo 15, Págs.: 11472.

[178] Kim­berly Thei­don: “Los enca­pu­cha­dos: enca­rán­do­se con el pasa­do en el Perú”, en “Mie­dos y memo­rias”, Comu­ni­car­te, Cór­do­na, Argen­ti­na 2006, Pág.: 101.

[179] Sven Lindq­vist: “Exter­mi­nad a todos los sal­va­jes”, Tur­ner, Madrid 2004, p. 190.

[180] Tho­mas Jor­dan: “La psi­co­lo­gía de la terri­to­ria­li­dad en los con­flic­tos”, en “Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca”, Valen­cia, nº 13, noviem­bre de 1996. Pág.: 51.

[181] P. Mama­ni Rodrí­guez: Tie­rra-terri­to­rio y el poder indí­ge­na-popu­lar en Boli­via, www​.rcci​.net/​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​ion noviem­bre de 2009.

[182] Engels: “Per­sia y Chi­na”, en “Sobre el colo­nia­lis­mo”, PyP, nº 37, Cór­do­ba, Argen­ti­na 1973. Págs.: 114 – 115.

[183] Denis Boneau: “La Gue­rra Fría psi­co­ló­gi­ca: La cien­cia de la domi­na­ción mun­dial”. www​.vol​tai​re​net​.org 07-03-2005

[184] Gil­ber­to López y Rivas: “Antro­po­lo­gía de la con­tra­in­sur­gen­cia y la ocu­pa­ción neo­co­lo­nial”. www​.rebe​lion​.org 02-10-2010

[185] Hugo Blan­co: “Indí­ge­nas luchan en defen­sa de la Madre Tie­rra y de su orga­ni­za­ción colec­ti­va”. www​.lahai​ne​.org 02-04-2010

[186] Rober­to Espi­no­za: “¿Por qué es nece­sa­ria una orga­ni­za­ción polí­ti­ca indí­ge­na autó­no­ma?”. www​.rebe​lion​.org 26-08-2010

[187] James D. Cock­croft: “Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos”. Cien­cias Socia­les. La Haba­na. 2004. Pág.: 513.

[188] Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na del Cau­ca (Cric). Con­clu­sio­nes Com­ple­tas. www​.lahai​ne​.org 22-07-2010

[189] Aní­bal Qui­jano: “El “movi­mien­to indí­ge­na” y las cues­tio­nes pen­dien­tes en Amé­ri­ca Lati­na”.

www​.rosa​-blin​da​da​.info 08-06-2009

[190] Fer­nan­do Are­llano Ortiz: “Boa­ven­tu­ra de Sou­sa y la epis­te­mo­lo­gía del sur como alter­na­ti­va de eman­ci­pa­ción social”. www​.rebe​lion​.org 09-09-2010

[191] Teo­dor Sha­nin: “El mar­xis­mo y las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ver­ná­cu­las”. En “El Marx tar­dío y la vía rusa. Marx y la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo”. Edit. Revo­lu­ción. Madrid 1990. Pág.: 319.

[192] Jean Ches­naux: “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co”. Gri­jal­bo Bar­ce­lo­na 1975. Págs.: 25 – 58.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *