Res­pues­ta a sie­te pre­gun­tas sobre las vio­len­cias- Iña­ki Gil de San Vicente

RESPUESTA A SIETE PREGUNTAS SOBRE LAS VIOLENCIAS

“La gue­rra civil es impues­ta a la cla­se obre­ra por sus enemi­gos mor­ta­les. Si no quie­re sui­ci­dar­se y renun­ciar a su por­ve­nir, que es el por­ve­nir de la huma­ni­dad, la cla­se obre­ra no pue­de evi­tar de res­pon­der gol­pe con gol­pe a sus agre­so­res. Los par­ti­dos comu­nis­tas no pro­vo­can jamás arti­fi­cial­men­te la gue­rra civil, se esfuer­zan por dis­mi­nuir en la medi­da de lo posi­ble su dura­ción en todas aque­llas opor­tu­ni­da­des en que se pre­sen­ta como inevi­ta­ble, en redu­cir al míni­mo el núme­ro de víc­ti­mas, pero por enci­ma de todo tra­ta de ase­gu­rar el triun­fo del pro­le­ta­ria­do. De aquí pro­vie­ne la nece­si­dad de des­ar­mar a tiem­po a la bur­gue­sía, de armar a los obre­ros, de crear un ejér­ci­to comu­nis­ta para defen­der el poder del pro­le­ta­ria­do y la invio­la­bi­li­dad de su cons­truc­ción socialista”.

(MANIFIESTO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA A LOS PROLETARIOS DE TODO EL MUNDO[1] )

“La revo­lu­ción es en la his­to­ria como el médi­co que asis­te al naci­mien­to de una nue­va vida. No usa sin nece­si­dad los apa­ra­tos de fuer­za, pero los usa sin vaci­la­ción cada vez que sea nece­sa­rio para ayu­dar al par­to. Par­to que trae a las masas escla­vi­za­das y explo­ta­das la espe­ran­za de una vida mejor”

(SEGUNDA DECLARACION DE LA HABANA 1962[2])

.….….….….….….….….….….….….….….…..

El com­pa­ñe­ro y ami­go Dax Tos­cano me ha plan­tea­do una serie de pre­gun­tas rela­cio­na­das con las diver­sas vio­len­cias, con sus cau­sas y efec­tos, con sus inter­re­la­cio­nes direc­tas o remo­tas con otros pro­ble­mas, con los pro­gra­mas y tác­ti­cas que las izquier­das debe­mos rea­li­zar para enfren­tar­nos a muchas de esas vio­len­cias, etc. Las pre­gun­tas tie­nen la vir­tud inhe­ren­te al mar­xis­mo de ir a la raíz de los pro­ble­mas, lo cual se agra­de­ce en estos momen­tos de agu­di­za­ción de la bru­ta­li­dad impe­ria­lis­ta y, a la vez, de aco­bar­da­mien­to de los con­ta­dos “pro­gre­sis­tas” que aún sub­sis­ten en la cas­ta inte­lec­tual, teme­ro­sos de per­der sus suel­dos y pri­vi­le­gios si alzan la voz más allá de lo per­mi­ti­do por el amo.

Ade­más, las pre­gun­tas se hacen en un con­tex­to mun­dial y lati­no­ame­ri­cano espe­cial­men­te duro, cada día más ten­sio­na­do e inquie­to por la des­ca­ra­da y fría mili­ta­ri­za­ción desa­rro­lla­da por el impe­ria­lis­mo en su con­jun­to, y por el esta­dou­ni­den­se en con­cre­to. Una mili­ta­ri­za­ción que no sólo es un rear­me clá­si­co, sino un pro­ce­so tota­li­zan­te nue­vo en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. La mili­ta­ri­za­ción ha des­bor­da­do ya al apa­ra­to tec­no­cien­tí­fi­co e indus­trial-mili­tar clá­si­co, y ha pene­tra­do, como vere­mos, en la fábri­ca ideo­ló­gi­ca bur­gue­sa, y, por no exten­der­nos, ya se ha hecho impa­ra­ble inclu­so en la supues­ta­men­te “demo­crá­ti­ca Euro­pa”, don­de uno de los Esta­dos refe­ren­cia­les de los “dere­chos huma­nos”, el Esta­do fran­cés aca­ba de anun­ciar que va a dedi­car nada menos que 10.000 tro­pas mili­ta­res a la espe­cia­li­za­ción repre­si­va anti­po­pu­lar y anti­obre­ra en pre­vi­sión de una lucha de cla­ses agu­di­za­da al extre­mo[3]. Y mien­tras se mili­ta­ri­za defi­ni­ti­va­men­te la repre­sión poli­cial, a la vez se refuer­za y se extien­de el terro­ris­mo blan­co[4], actos terro­ris­tas no rei­vin­di­ca­dos por nadie, sin fir­ma ni autor, des­ti­na­dos a masi­fi­car el páni­co y el mie­do en el pue­blo trabajador.

Por últi­mo, este cues­tio­na­rio es tan­to más impor­tan­te por cuan­to que en la actua­li­dad se está pro­du­cien­do un deba­te estra­té­gi­co entre dos ten­den­cias glo­ba­les opues­tas: por un lado, quie­nes sos­tie­nen que ya no tie­ne actua­li­dad el dere­cho a la rebe­lión, reco­no­ci­do por la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, ya que “la socie­dad moder­na” está entran­do en una nue­va fase de “liber­ta­des glo­ba­li­za­das” que garan­ti­zan el res­pec­to a los dere­chos demo­crá­ti­cos; por otra par­te esta­mos quie­nes defen­de­mos que el dere­cho a la rebe­lión sigue sien­do aho­ra tan actual o más que cuan­do lo decla­ró solem­ne­men­te la ONU en 1948. Sos­te­ne­mos que la his­to­ria huma­na no se entien­de sin la prác­ti­ca de la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia, y aña­di­mos ade­más que la evo­lu­ción recien­te, en este últi­mo medio siglo, del capi­ta­lis­mo mun­dial refuer­za la vigen­cia de este derecho.

Hace muy pocos días, Samir Amin ha sos­te­ni­do que exis­te una ten­den­cia al alza de las luchas socia­les, de masas y de cla­ses, de los pue­blos explo­ta­dos con­tra la explo­ta­ción acre­cen­ta­da, y que esa ten­den­cia res­pon­de a un hecho inne­ga­ble: que jamás antes en la his­to­ria[5] había exis­ti­do tan­ta des­igual­dad entre la mino­ría enri­que­ci­da y la mayo­ría empo­bre­ci­da. Mien­tras la des­igual­dad exis­ta exis­ti­rá rebe­lión con­tra ella, y exis­ti­rán vio­len­cias múl­ti­ples como las que Dax Tos­cano plan­tea aquí. Care­ce de sen­ti­do, por tan­to, per­der el tiem­po sobre el paci­fis­mo, que ha sido y es un rotun­do fra­ca­so histórico.

PREGUNTA PRIMERA ¿Pue­de atri­buir­se el ori­gen de todo tipo de vio­len­cia a la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y a la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y de las cla­ses sociales?

PREGUNTA SEGUNDA: ¿Los deli­tos que se deno­mi­nan pasio­na­les, que están rela­cio­na­dos con los celos, fun­da­men­tal­men­te, tie­nen algu­na rela­ción con la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da? ¿Pue­de pen­sar­se que en una socie­dad don­de no exis­ta la pro­pie­dad pri­va­da, estos hechos no se producirán?

PREGUNTA TERCERA: ¿Los medios de comu­ni­ca­ción son gene­ra­do­res de vio­len­cia o sólo refle­jan la vio­len­cia que exis­te en la socie­dad? ¿Los medios debe­rían dejar de publi­car imá­ge­nes de vio­len­cia? ¿No es nece­sa­rio que la pobla­ción ten­ga con­cien­cia a tra­vés de la ima­gen de lo que está suce­dien­do en su alre­de­dor, en el mun­do mis­mo, así se tra­te de imá­ge­nes fuer­tes como la de cadá­ve­res? ¿Pue­de con­si­de­rar­se a la publi­ci­dad como gene­ra­do­ra de vio­len­cia por fomen­tar el consumismo?

PREGUNTA CUARTA: ¿Qué papel tie­nen los pro­ce­sos de alie­na­ción en la gene­ra­ción de vio­len­cia? ¿Podrías citar casos concretos?

PREGUNTA QUINTA: ¿Hay una rela­ción direc­ta entre la exis­ten­cia de la pobre­za y la vio­len­cia? Pre­gun­to esto por­que en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, pese a los logros obte­ni­dos por el gobierno revo­lu­cio­na­rio que ha dis­mi­nui­do sus­tan­cial­men­te la pobre­za, más allá de la cam­pa­ña mediá­ti­ca rea­li­za­da en su con­tra para fabri­car una ima­gen de un país invi­vi­ble por la can­ti­dad de crí­me­nes y homi­ci­dios que se comen­ten, como lo ha seña­la­do el New York Times, lle­gan­do a afir­mar inclu­so que Vene­zue­la es un país más peli­gro­so que Irak, no se pue­de ocul­tar que la inse­gu­ri­dad pro­duc­to de la delin­cuen­cia común es un pro­ble­ma serio. ¿Qué pien­sas al res­pec­to? Asi­mis­mo, ¿cuál es la rela­ción entre el con­su­mo de dro­gas y alcohol y la delincuencia?

PREGUNTA SEXTA: En varios luga­res del mun­do se come­ten crí­me­nes con­tra la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, rea­li­za­dos por mafias delin­cuen­cia­les o por gen­te lum­pen: robos a per­so­nas, casas y vehícu­los, asal­tos y secues­tros con armas a per­so­nas, pri­ván­do­les inclu­so de la vida, vio­la­cio­nes, etc. La gen­te recla­ma mayor segu­ri­dad y, por ende, más vigi­lan­cia y con­trol. ¿Se debe­ría enton­ces brin­dar a las fuer­zas del orden todo el apo­yo por par­te de la pobla­ción? ¿La visión sobre las fuer­zas repre­si­vas debe ser la mis­ma, des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, inclu­so si la poli­cía acu­de a defen­der a una per­so­na o a una comu­ni­dad, barrio deter­mi­na­do fren­te a los robos o asal­tos per­pe­tra­dos por delin­cuen­tes comu­nes? ¿Es acer­ta­da está visión? ¿Qué medi­das serían las ade­cua­das para que un colec­ti­vo social haga fren­te a ese tipo de delitos?

PREGUNTA SEPTIMA: En Amé­ri­ca Lati­na, par­ti­cu­lar­men­te en el Ecua­dor, las comu­ni­da­des indí­ge­nas se han orga­ni­za­do para auto­de­fen­der­se. Sin embar­go, en la apli­ca­ción de su jus­ti­cia, muchas veces se han lle­va­do ade­lan­te actos con­tra los indi­vi­duos acu­sa­dos de un deli­to que son repu­dia­dos por otros sec­to­res de la pobla­ción como el col­gar a las per­so­nas, des­nu­dar­las, bañar­las en agua fría, azo­tar­las o inclu­so que­mar­las. En los barrios tam­bién la gen­te se orga­ni­za fren­te a la inefi­cien­cia poli­cial y han colo­ca­do letre­ros en los que se expre­sa: “delin­cuen­te cap­tu­ra­do, delin­cuen­te ajus­ti­cia­do”. ¿Cuál es tu cri­te­rio sobre esto?

— — — — — — — — — — — — — — — –

RESPUESTA PRIMERA

PREGUNTA: “¿Pue­de atri­buir­se el ori­gen de todo tipo de vio­len­cia a la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y a la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y de las cla­ses sociales?”

RESPUESTA: Antes que nada debe­mos des­cu­brir el ori­gen de la vio­len­cia esen­cial, fun­dan­te, la que va uni­da a la explo­ta­ción, la refuer­za y a la vez es refor­za­da por ella, y de las vio­len­cias que se deri­van de la pri­me­ra, tan­to de las múl­ti­ples vio­len­cias opre­so­ras como de las vio­len­cias defen­si­vas, jus­tas y revo­lu­cio­na­rias. Una vez resuel­to este enig­ma, podre­mos avan­zar en las res­tan­tes cues­tio­nes. Las refle­xio­nes sobre las vio­len­cias son tan anti­guas como los con­flic­tos vio­len­tos. Muy pro­ba­ble­men­te, no exis­ta una prác­ti­ca huma­na tan estu­dia­da, ter­gi­ver­sa­da y ocul­ta­da como la de las vio­len­cias. B. Was­sers­tein ini­cia su exten­so estu­dio sobre la bar­ba­rie moder­na citan­do a W. Ben­ja­mín: “No exis­te un solo docu­men­to sobre la civi­li­za­ción que no sea al mis­mo tiem­po un docu­men­to sobre la bar­ba­rie”[6].

A. Ferrill, his­to­ria­dor mili­tar, afir­ma que ape­nas se pue­de pen­sar en vio­len­cia entre huma­nos antes del Paleo­lí­ti­co, reco­no­cien­do que exis­te un esque­le­to nean­der­tal con posi­bles sig­nos de un lan­za­do en la pel­vis[7]. Las prue­bas de cani­ba­lis­mo de hace 1,3 millo­nes de años des­cu­bier­tas en Ata­puer­ca[8] no per­mi­ten escla­re­cer si la víc­ti­ma había muer­to por acci­den­te, cau­sas natu­ra­les o por vio­len­cia huma­na. Gui­lai­ne y Zam­mit tam­bién reco­no­cen la exis­ten­cia de cani­ba­lis­mo entre nean­dertha­les y apor­tan prue­bas de que cro­ma­ño­nes no eran “ino­fen­si­vos”, se mata­ban mutua­men­te como lo mues­tran los res­tos de hace más de 22.000 años[9], coin­ci­dien­do con las tesis de G. Dyer arri­ba vistas.

Vinien­do más hacia el pre­sen­te, sobre el reco­no­ci­mien­to ofi­cial de la exis­ten­cia de vio­len­cias vemos que las más anti­guas, de las des­cu­bier­tas has­ta hace una déca­da, repre­sen­ta­cio­nes de extran­je­ros en el Anti­guo Egip­cio son pri­sio­ne­ros obte­ni­dos en gue­rras con otros pue­blos[10]. En la mis­ma épo­ca, apa­re­ce de for­ma ine­quí­vo­ca lo que pode­mos defi­nir en tér­mi­nos actua­les como “explo­ta­ción de un pue­blo por otro”, u opre­sión étni­ca, etno-nacio­nal o nacio­nal. Oppenheim fija en la mitad del ter­cer mile­nio adne el momen­to en el que el míti­co rey sume­rio Luga­lan­ne­mun­du rei­na sobre una estruc­tu­ra social en la que la inva­sión, opre­sión y explo­ta­ción de otros pue­blos jue­ga un impor­tan­te papel[11]. F. J. Pre­se­do defien­de la tesis de que una lec­tu­ra seria de los tex­tos de fina­les del Impe­rio Anti­guo egip­cio (-2664 a ‑2181) sugie­re la idea de ten­sio­nes socia­les muy fuer­tes entre ban­dos reac­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas, con esce­nas de vio­len­cia de las masas que des­tru­yen los archi­vos ofi­cia­les[12].

Los pri­me­ros him­nos rig­vé­di­cos escri­tos en la India entre el ‑1500 y el ‑1000 narran las cam­pa­ñas mili­ta­res del dios gue­rre­ro Indra des­tru­yen­do a sus enemi­gos[13]. Des­de una pers­pec­ti­va más gene­ral, J. Kuc­zins­ki inves­ti­ga sobre uno de los orí­ge­nes fun­da­men­ta­les de la pro­pie­dad pri­va­da en muchas socia­les, mos­tran­do cómo el repar­to des­igual de los boti­nes de gue­rra aumen­ta­ba las pro­pie­da­des de los cla­nes y gran­des fami­lias domi­nan­tes, que se que­da­ban con la mayor par­te, acu­mu­lan­do rique­za y poder y dis­tan­cián­do­se de la mayo­ría social[14]. El mis­mo Buda, dejó cons­tan­cia de las vio­len­cias e injus­ti­cias exis­ten­tes en su juven­tud[15], más de 500 años antes de nues­tra era. En la cul­tu­ra judeo-cris­tia­na, la que noso­tros pade­ce­mos, las vio­len­cias están pre­sen­tes des­de el ini­cio de la Biblia, des­de el derro­ca­mien­to del Ángel Caí­do, de la expul­sión del Paraí­so y del ase­si­na­to de Abel por Caín, que hace refe­ren­cia a las luchas entre agri­cul­to­res neo­lí­ti­cos en expan­sión al tener más pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, y gana­de­ros nóma­das en retroceso.

Inclu­so des­de una pers­pec­ti­va cris­tia­na actual que se basa en la lec­tu­ra del Evan­ge­lio de Lucas[16], las vio­len­cias son vivi­das según la posi­ción de cada suje­to colec­ti­vo e indi­vi­dual en la estruc­tu­ra de domi­na­ción. Según esta corrien­te, el após­tol Lucas defi­nió las vio­len­cias en el siglo I según su natu­ra­le­za explo­ta­do­ra o explo­ta­da. Sin pro­fun­di­zar aho­ra en las con­tra­dic­cio­nes del cris­tia­nis­mo con res­pec­to a las vio­len­cias, recor­de­mos cómo el sacer­do­te gue­rri­lle­ro C. Torres con­clu­ye su inves­ti­ga­ción de fina­les de 1966 sobre la vio­len­cia en Colom­bia ana­li­zan­do el pro­ble­ma de la pro­pie­dad colec­ti­va cam­pe­si­na[17] y de la pro­pie­dad pri­va­da terra­te­nien­te y mino­ri­ta­ria. Aho­ra bien, los pode­res esta­ble­ci­dos nun­ca han ceja­do en sus inten­tos por ocul­tar o des­truir la ver­sión dada por Lucas. P. Lafar­gue expli­ca cómo Rock­fe­ller sufra­gó la ven­ta a pre­cios popu­la­res de una ver­sión de la Biblia pur­ga­da de toda refe­ren­cia a las injus­ti­cias de los ricos y a los pade­ci­mien­tos de los pobres; y Lafar­gue con­ti­núa expli­can­do que la Igle­sia cató­li­ca que­mó vivo a Wiclef, pri­mer tra­duc­tor de la Biblia a la len­gua popu­lar[18].

Vol­vien­do al pasa­do, no es casua­li­dad que los sis­te­mas defen­si­vos está­ti­cos, empa­li­za­das, fosos, casas cerra­das excep­to por el teja­do para defen­der­las mejor, mura­llas, etc., sur­gie­ran sólo a par­tir del momen­to en el que los colec­ti­vos huma­nos habían logra­do pro­du­cir más de lo que con­su­mían en el momen­to, acu­mu­lan­do así un exce­den­te social como reser­va para el futu­ro y, sobre todo, para cam­biar­lo por otros pro­duc­tos. Arre­ba­tar este exce­den­te social que incluía a las muje­res era –y sigue sien­do– una de las razo­nes bási­cas de la vio­len­cia lle­va­da al extre­mo. En la alta edad media, por ejem­plo, la gue­rra se hacía “para robar ani­ma­les, grano, rap­tar mucha­chas, sor­pren­der una torre, des­tro­zar un molino”[19]. Aun­que en la Anti­güe­dad esta razón mate­rial bási­ca se expre­sa­ba envuel­ta en otras, como la del honor, la tra­di­ción, la ven­gan­za recor­da­da duran­te gene­ra­cio­nes, estas otras cau­sas ideo­ló­gi­cas encu­brían la razón mate­rial de fon­do, aun­que ope­ra­ban con mucha auto­no­mía rela­ti­va. Ade­más, este pro­ce­so fue uni­do a la esci­sión social inter­na entre casas ricas y pobres, como paso al pos­te­rior sur­gi­mien­to de las cla­ses socia­les enfren­ta­das[20].

R. Kha­wan, cita­do por J. Verstryn­ge, narra cómo actuó Ale­jan­dro Magno para tomar una ciu­dad tan fuer­te­men­te amu­ra­lla­da y con tan­tas reser­vas de agua y grano que era prác­ti­ca­men­te inex­pug­na­ble: intro­du­jo en ella a supues­tos mer­ca­de­res neu­tra­les bien pro­vis­tos de dine­ro; apa­ren­tó levan­tar el cer­co y mar­char­se; los habi­tan­tes, con­ven­ci­dos de que ya no había peli­gro, acep­ta­ron los pre­cios de los mer­ca­de­res y les ven­die­ron las reser­vas de grano, tras lo que huye­ron de la ciu­dad des­pués de que­mar todo el grano com­pra­do; Ale­jan­dro vol­vió de inme­dia­to a sitiar la ciu­dad que ya no tenía ali­men­tos, y que se rin­dió a los pocos días[21]. La ver­sión dada por R. Kha­wan pone en cla­ro la inter­ac­ción de todos los “fac­to­res eco­nó­mi­cos” que inter­vie­nen en el des­en­vol­vi­mien­to de las violencias.

Todos cono­ce­mos el inte­rés mate­rial y has­ta “cien­tí­fi­co” del expan­sio­nis­mo mace­dó­ni­co, pero este caso nos mues­tra cómo la bús­que­da de estas ganan­cias, tam­bién de las sexua­les, van uni­das a la astu­ta uti­li­za­ción de las leyes de la eco­no­mía mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta por Ale­jan­dro. La ley de la ofer­ta y deman­da tam­bién actúa en la eco­no­mía mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta, y gra­cias a ella el pue­blo ata­ca­do per­dió su inde­pen­den­cia ali­men­ta­ria tenien­do que ren­dir­se. Ale­jan­dro asu­mió una pér­di­da eco­nó­mi­ca pre­via, en pala­bras actua­les una “inver­sión a fon­do per­di­do”, para aca­pa­rar el mer­ca­do de grano, mono­po­li­zán­do­lo; des­pués lo des­tru­yó, como los capi­ta­lis­tas cie­rran las fábri­cas que han com­pran­do a la com­pe­ten­cia para mono­po­li­zar la pro­duc­ción y des­pués subir los pre­cios. Ale­jan­dro se apo­de­ró de la ciu­dad como un mono­po­lio se apo­de­ra del mer­ca­do. A buen segu­ro que las ganan­cias obte­ni­das con la ocu­pa­ción de la ciu­dad supe­ra­ban con cre­ces la “inver­sión a fon­do per­di­do” rea­li­za­da anteriormente.

La rela­ción entre eco­no­mía y vio­len­cias tam­bién apa­re­ce al des­nu­do en el Impe­rio Romano. En sus siglos de auge, Roma inter­ve­nía en lo eco­nó­mi­co prohi­bien­do las expor­ta­cio­nes de bie­nes estra­té­gi­cos; gra­van­do con impues­tos las mer­can­cías extran­je­ras, y modi­fi­can­do las tari­fas de los pue­blos ocu­pa­dos para bene­fi­ciar a la eco­no­mía roma­na. El Sena­do toma­ba las deci­sio­nes de inva­dir tal o cual pue­blo sólo des­pués de estu­diar la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la gue­rra con infor­mes de espías que reco­rrían el pue­blo a inva­dir dis­fra­za­dos de comer­cian­tes que lue­go se adue­ña­ban del país con­quis­ta pro­te­gi­dos por las legio­nes[22]. Sal­van­do las dis­tan­cias entre el modo de pro­duc­ción escla­vis­ta-romano y el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta actual, no exis­ten mayo­res dife­ren­cias entre la pla­ni­fi­ca­ción roma­na y la pla­ni­fi­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na para apro­piar­se de los recur­sos ira­quíes, por ejem­plo[23].

Otras veces, la fina­li­dad eco­nó­mi­ca es admi­ti­da con fran­que­za: Piza­rro res­pon­dió a un frai­le que le exi­gía que tra­tar­se mejor a los indios, que: “No he veni­do aquí para eso, sino para sacar­les el oro”[24]. Pero ade­más de sacar­les el oro, los espa­ño­les les saca­ban tam­bién la gra­sa de un indio gor­do des­pan­zu­rra­do para hacer con ella “unto” con el que sanar las heri­das de sus sol­da­dos como reco­no­ció Ber­nal Díaz sin remor­di­mien­to alguno duran­te la con­quis­ta de Méxi­co[25]. Obvian­do los poco más de cua­tro siglos trans­cu­rri­dos des­de enton­ces, no hay dife­ren­cia esen­cial entre la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la gra­sa huma­na rea­li­za­da por los espa­ño­les y la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los cam­pos nazis de exter­mi­nio[26]. Debe­mos recor­dar el ori­gen occi­den­tal de estas prác­ti­cas “civi­li­za­das” para enten­der correc­ta­men­te la noti­cia de que la poli­cía perua­na detu­vo a una ban­da de ase­si­nos que mata­ban per­so­nas para ven­der a muy alto pre­cio su gra­sa, con­ve­nien­te­men­te tra­ta­da, en la indus­tria euro­pea[27] de los cosméticos.

J. Petras hace un segui­mien­to his­tó­ri­co del papel de la vio­len­cia y de la bar­ba­rie[28] a lo lar­go del impe­ria­lis­mo, enten­dien­do a éste de una for­ma más gene­ral, no como la actual fase impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo, sino como una prác­ti­ca cons­tan­te des­de el modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio has­ta el capi­ta­lis­ta, prác­ti­ca en la que la vio­len­cia explo­ta­do­ra ha ido cam­bian­do y adap­tán­do­se a las nece­si­da­des nue­vas de cada modo de pro­duc­ción, pero man­te­nien­do una cons­tan­te ele­men­tal a lo lar­go de los siglos que no es otra que el recur­so a las vio­len­cias más cri­mi­na­les para aumen­tar los bene­fi­cias de la mino­ría explotadora.

Pode­mos resu­mir lo vis­to has­ta aquí con las pala­bras de Fidel Cas­tro cuan­do cen­tra el ori­gen de la gue­rra des­de que se tie­nen datos escri­tos en el inte­rés de una poten­cia por saquear a otra, y pone como caso para­dig­má­ti­co actual a la jus­ta resis­ten­cia ira­ní, que defien­de sus intere­ses nacio­na­les, fren­te a los “bas­tar­dos y gro­se­ros intere­ses mate­ria­les”[29] de los EEUU. Once años antes de estas pala­bras, el his­to­ria­dor C. M. Cipo­lla había ade­lan­ta­do una base expli­ca­ti­va que refuer­za y con­fir­ma lo dicho por Fidel Cas­tro. Cipo­lla, estu­dian­do las media­cio­nes entre las excu­sas y pre­tex­tos ideo­ló­gi­cos y las bas­tar­das razo­nes e intere­ses eco­nó­mi­cos, mate­ria­les, que se escon­den deba­jo de la men­ti­ra pro­pa­gan­dís­ti­ca del ata­can­te, dijo que: “La reli­gión faci­li­tó el pre­tex­to y el oro el móvil”[30]. Efec­ti­va­men­te, aho­ra mis­mo, tan­to en la inva­sión de Iraq, de Afga­nis­tán y de la que el impe­ria­lis­mo está pre­pa­ran­do con­tra Irán, por no hablar de otras muchas, en estas vio­len­cias injus­tas e inhu­ma­nas el pre­tex­to de los EEUU y de sus alia­dos es, en pri­mer lugar, la defen­sa de la civi­li­za­ción cris­tia­na con­tra el “terro­ris­mo islá­mi­co”, y lue­go otras excu­sas según las dife­ren­tes situa­cio­nes que ire­mos viendo.

Pero la pre­gun­ta de Dax Tos­cano es más rigu­ro­sa y abar­ca­do­ra: ¿pue­de atri­buir­se todo tipo de vio­len­cia a la pro­pie­dad pri­va­da? Hemos vis­to que la pro­pie­dad pri­va­da es la cau­sa de la vio­len­cia explo­ta­do­ra, y vere­mos que tam­bién es la cau­sa de las múl­ti­ples for­mas en las que se rami­fi­ca la vio­len­cia explo­ta­do­ra para res­pon­der a cuan­tos colec­ti­vos huma­nos nece­si­ta explo­tar. Hay tan­tas vio­len­cias explo­ta­do­ras como fuen­tes de rique­za explo­ta­ble por la mino­ría pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Depen­dien­do de cir­cuns­tan­cias y reali­da­des dife­ren­tes, el pre­tex­to de la vio­len­cia opre­so­ra pue­de ser el oro, o la reli­gión, o el sexo, o el arte, o la natu­ra­le­za, o la psi­co­lo­gía, o el racis­mo, o la “demo­cra­cia”, etc., pero al final del estu­dio mar­xis­ta de la his­to­ria, y del papel que jue­gan las vio­len­cias en ella, des­cu­bri­re­mos el oro, es decir, la ganan­cia eco­nó­mi­ca expre­sa­da en algo tan ele­men­tal como es la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de la mino­ría pro­pie­ta­ria a expen­sas del empeo­ra­mien­to abso­lu­to o rela­ti­vo de las con­di­cio­nes de vida de la mayo­ría explotada.

Las media­cio­nes entre la reli­gión y el oro, o entre el pre­tex­to y el móvil, nos remi­ten bási­ca­men­te al pro­ble­ma de la ideo­lo­gía y de la cul­tu­ra, y estas cues­tio­nes nos remi­ten a la fuer­za al pro­ble­ma de la per­so­na­li­dad huma­na, del papel del incons­cien­te y del mun­do sub­je­ti­vo. En todo deba­te sobre las vio­len­cias, cuan­do nues­tra inves­ti­ga­ción nos lle­va a la dia­léc­ti­ca entre lo racio­nal y lo irra­cio­nal, entre el móvil eco­nó­mi­co de la vio­len­cia explo­ta­do­ra, racio­nal y fría­men­te pen­sa­do, y las excu­sas irra­cio­na­les que la mino­ría explo­ta­do­ra crea para jus­ti­fi­car sus atro­ci­da­des, des­de las reli­gio­nes has­ta el racis­mo pasan­do por la supues­ta infe­rio­ri­dad de la mujer, de las nacio­nes que aplas­ta, etc., cuan­do lle­ga­mos a este nivel cru­cial de la inves­ti­ga­ción ten­de­mos a echar­nos para atrás por­que esta­mos entran­do en nues­tra pro­pia vida, en nues­tros pro­pios egoís­mos e impul­sos irracionales.

El gran his­to­ria­dor E. H. Carr ha reco­no­ci­do abier­ta­men­te que “Des­de que escri­bie­ron Marx y Freud, el his­to­ria­dor ya no tie­ne excu­sa para pen­sar­se indi­vi­duo sepa­ra­do, al mar­gen de la socie­dad y fue­ra de la his­to­ria. Esta­mos en la edad de la con­cien­cia de sí mis­mo: el his­to­ria­dor pue­de y tie­ne la obli­ga­ción de saber lo que está hacien­do”[31]. La sín­te­sis entre Marx y Freud pro­pues­ta por Carr nos per­mi­te avan­zar en las media­cio­nes entre la excu­sa y la cau­sa, la reli­gión y el oro, pero tam­bién nos abre la puer­ta al uni­ver­so recón­di­to de los lar­gos efec­tos socia­les de la vio­len­cia injus­ta, del terro­ris­mo y de la bru­ta­li­dad de la mino­ría pro­pie­ta­ria. Por ejem­plo, avan­zan­do de Freud a la psi­co­lo­gía polí­ti­ca, la inter­ac­ción de ésta con Marx nos per­mi­te avan­zar en el estu­dio de la memo­ria de las gene­ra­cio­nes de vas­cas y vas­cos actua­les de los hechos trau­má­ti­cos[32] acae­ci­dos por la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y de ocu­pa­ción nacio­nal des­en­ca­de­na­da con el gol­pe fran­quis­ta de julio de 1936.

Aho­ra bien, aun reco­no­cien­do la impor­tan­cia de Freud para com­pren­der mejor las vio­len­cias, sin embar­go al final de todo estu­dio debe­mos vol­ver nues­tra mira­da al vere­dic­to de la his­to­ria, y enton­ces nos encon­tra­mos con esta aplas­tan­te lec­ción mate­rial resu­mi­da por R. Wright: “Los movi­mien­tos nati­vos de inde­pen­den­cia fra­ca­san habi­tual­men­te en el Nue­vo Mun­do debi­do a que los blan­cos tie­nen acce­so a las armas y al apo­yo exte­rior, mien­tras que los indios no”[33].

RESPUESTA SEGUNDA

PREGUNTA: “¿Los deli­tos que se deno­mi­nan pasio­na­les, que están rela­cio­na­dos con los celos, fun­da­men­tal­men­te, tie­nen algu­na rela­ción con la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da? ¿Pue­de pen­sar­se que en una socie­dad don­de no exis­ta la pro­pie­dad pri­va­da, estos hechos no se producirán?”

RESPUESTA: Debe­mos empe­zar por el prin­ci­pio mate­rial antes de bucear en las for­mas psi­co­ló­gi­cas en las que se pre­sen­ta la vio­len­cia patriar­cal, y en nues­tro caso, los “deli­tos pasio­na­les”. Heró­do­to, con­si­de­ra­do como “pri­mer his­to­ria­dor”, en el sen­ti­do actual de la pala­bra, empie­za el pri­mer libro –Clio– de su obra dan­do cuen­ta del rap­to con vio­len­cia[34] de varias muje­res per­sas por nave­gan­tes feni­cios cuan­do comer­cia­ban con ellas en una pla­ya. El rap­to de muje­res es una prác­ti­ca coti­dia­na en la anti­güe­dad y Heró­do­to deja cons­tan­cia de ella, pero es sólo una par­te de la vio­len­cia patriar­cal ya que ésta debe ser muy correc­ta­men­te como “vio­len­cias mul­ti­for­mes”[35] que se arras­tran des­de tiem­pos inme­mo­ria­les. La gue­rra anti­gua tenía, como la moder­na, una base pre­ci­sa: la obten­ción de bene­fi­cios mate­ria­les, inclui­dos los sexua­les. La obten­ción de muje­res era una de las razo­nes de la gue­rra anti­gua, como indi­ca G. Bouthoul[36], ade­más de otros muchos auto­res. V. Sau ha dicho con­fir­ma­do estas tesis y las ha amplia­do mos­tran­do cómo en el pre­sen­te, en el capi­ta­lis­mo actual, las vio­len­cias con­tra las muje­res, las vio­la­cio­nes, etc., siguen muy acti­vas y rela­cio­na­das con la idea de apro­pia­ción de la mujer por el hom­bre[37]. Toma­mos con­cien­cia de la impor­tan­cia de la vio­la­ción, en cual­quie­ra de sus for­mas, cuan­do la inser­ta­mos en la prác­ti­ca del Esta­do patriarco-burgués.

Las vio­len­cias múl­ti­ples, físi­cas y psí­qui­cas, inhe­ren­tes a todas las for­mas de vio­la­ción deben ser estu­dia­das como par­te de las prác­ti­cas de tor­tu­ra y terro­ris­mo que refuer­zan el some­ti­mien­to de un gru­po explo­ta­do, las muje­res, al gru­po explo­ta­dor: los hom­bres. Para com­pren­der la diná­mi­ca de esta bru­ta­li­dad hay que recu­rrir al Esta­do patriar­co-bur­gués y vice­ver­sa, para cono­cer qué, cómo, por qué y para qué actúa este Esta­do hay que tener siem­pre en cuen­ta las vio­len­cias múl­ti­ples que sufren las muje­res y en con­cre­to la vio­la­ción, como ha demos­tra­do C. A. Mac­Kin­non[38]. Una visión femi­nis­ta-crí­ti­ca del Esta­do, del “Esta­do-varón”[39], nos faci­li­ta com­pren­der la inter­ac­ción entre el sur­gi­mien­to del poder esta­tal, del sis­te­ma patriar­cal y de la pro­pie­dad pri­va­da en manos mas­cu­li­nas, alre­de­dor del ‑3500 y ‑2000, como se com­prue­ba con la deno­mi­na­da “inver­sión de sím­bo­los”: la viri­li­dad se impu­so a la femi­ni­dad[40], y la fun­ción social que cum­ple la vio­len­cia de géne­ro en esta explo­ta­ción his­tó­ri­ca[41]. E. Sanahu­ja indi­ca por qué y cómo ya en la Anti­güe­dad las muje­res tra­ba­ja­ban más y en peo­res con­di­cio­nes que los hom­bres, lo que indi­ca la exis­ten­cia de una ini­cial des­igual­dad social[42], o explo­ta­ción de sexo-géne­ro. R.P. Wright tam­bién ha con­fir­ma­do seme­jan­te reali­dad exten­dién­do­la a las divi­sio­nes de etni­ci­dad, sexo-géne­ro y cla­se en la pro­duc­ción tex­til y en la pose­sión de los tela­res[43].

Aquí debe­mos recu­pe­rar a Carr y su tesis sobre Marx y Freud, apli­ca­da a las vio­len­cias pri­me­ras habi­das en la his­to­ria, las que pade­cen las muje­res y que, apa­ren­te­men­te, no tie­ne nada que ver con la eco­no­mía. Hemos con­clui­do la res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta hacien­do refe­ren­cia a la acción de lo irra­cio­nal en la vida racio­nal, sin exten­der­nos en mayo­res pre­ci­sio­nes, por­que son las bases teó­ri­cas míni­mas e impres­cin­di­bles para asen­tar la res­pues­ta a esta segun­da pre­gun­ta de Dax Tos­cano. Freud ya nos advir­tió de las fuer­tes resis­ten­cias incons­cien­tes al aná­li­sis[44], y su magis­tral lec­ción no sólo con­ser­va su valía sino que se refuer­za en lo rela­cio­na­do con los “deli­tos pasio­na­les”, con el terro­ris­mo patriar­cal en su for­ma cru­da: o sea, y como dice el refrán popu­lar: “la maté por­que era mía”. Si apli­ca­mos la teo­ría de Freud sobre la resis­ten­cia al aná­li­sis, sal­van­do las dis­tan­cias, a la nega­ti­va de muchas muje­res a reco­no­cer públi­ca­men­te el terro­ris­mo patriar­cal que pade­cen, resis­ten­cia que va en aumen­to[45], com­pren­de­mos la efec­ti­vi­dad tan­to de los meca­nis­mos de mie­do y de terror en el inte­rior de las muje­res, como de sen­ti­mien­to de supe­rio­ri­dad y des­pre­cio con­tra las muje­res en el inte­rior de los hombres.

Seme­jan­te resis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca al “aná­li­sis”, en ter­mi­no­lo­gía freu­dia­na, o al cono­ci­mien­to crí­ti­co de la reali­dad de sumi­sión ante la vio­len­cia por las muje­res y de su ejer­ci­cio por los hom­bres, este com­por­ta­mien­to entra den­tro de las media­cio­nes entre la excu­sa y el móvil de las que habla­ba Cipo­lla. En nues­tro con­tex­to, resul­ta difí­cil para un hom­bre asu­mir abier­ta­men­te que la mujer es un sim­ple “ins­tru­men­to de pro­duc­ción”, según cri­ti­can Marx y Engels en el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta. Y si lo asu­me, lo hace des­de la ideo­lo­gía patriar­cal más atroz e inhu­ma­na. En reali­dad, a un ins­tru­men­to de pro­duc­ción, sea una mujer, un asno o un trac­tor, se le usa has­ta ago­tar­lo o rom­per­lo y lue­go, cuan­do ya no tie­ne arre­glo, se tira y se reem­pla­za por otro. La reli­gión, el patriar­ca­do, etc., son excu­sas para asu­mir que la mujer es ese ins­tru­men­to de pro­duc­ción, y la socio­bio­lo­gía y el gene­tis­mo tam­bién, como lo vere­mos luego.

Un dato escue­to nos sir­ve para enten­der la direc­ta rela­ción entre vio­len­cia, eco­no­mía y sexo: en Euro­pa hay no menos de 140.000 “muje­res escla­vi­za­das por la pros­ti­tu­ción” según expo­ne M. R. Sau­qui­llo[46], y todo indi­ca que deben ser muchas más entre otras razo­nes por­que la cri­sis eco­nó­mi­ca incre­men­ta la pros­ti­tu­ción. Como ire­mos vien­do en las res­pues­tas pos­te­rio­res, la cri­sis tam­bién mul­ti­pli­ca las vio­len­cias explo­ta­do­ras en todos los nive­les, sobre todo las vio­len­cias patriar­ca­les domés­ti­cas[47], invi­si­bi­li­za­das la mayo­ría de las veces, sobre todo cuan­do se expre­sa en las mil tor­tu­ras domés­ti­cas invi­si­bles, físi­cas, psi­co­ló­gi­cas, afec­ti­vas, emo­cio­na­les, etc.[48] Una de las razo­nes que expli­can el aumen­to de las vio­len­cias domés­ti­cas es que la cri­sis eco­nó­mi­ca actual fre­na los divor­cios y las sepa­ra­cio­nes[49], mul­ti­pli­can­do expo­nen­cial­men­te las pro­ba­bi­li­da­des de vio­len­cia del más fuer­te, el hom­bre, sobre la mujer, la más débil. Estas y otras reali­da­des estruc­tu­ra­les al capi­ta­lis­mo, aun­que ope­ran en espa­cios tenues y gri­ses, poco visi­bles a la luz de la vida públi­ca, son las que le lle­van a V. Aldu­na­te a sos­te­ner que para las muje­res es impo­si­ble vivir sin vio­len­cias. Citan­do a una femi­nis­ta ayma­ra les­bia­na, Julie­ta Pare­des, Aldu­na­te habla de las sub-opre­sio­nes[50] que el poder patriar­cal ejer­ce con­tra las mujeres.

Los “deli­tos pasio­na­les” tie­nen múl­ti­ples cau­sas pero todas ellas nos remi­ten al sen­ti­do de pro­pie­dad que tene­mos los hom­bres sobre las muje­res. Las con­si­de­ra­mos como nues­tros “ins­tru­men­tos de pro­duc­ción” de pla­cer sexual, de tran­qui­li­dad afec­ti­va, de tra­ba­jo domés­ti­co, de edu­ca­ción de la infan­cia, de pres­ti­gio social; ins­tru­men­tos que han de ser obe­dien­tes y dóci­les. Nos hace­mos una idea de la pro­duc­ti­vi­dad de este ins­tru­men­to al cono­cer que, sólo en el Esta­do fran­cés, el tra­ba­jo domés­ti­co no con­ta­bi­li­za­do ofi­cial­men­te ascien­de a 41 mil millo­nes de horas, entre­ga­das gra­tui­ta­men­te al sis­te­ma patriar­co-bur­gués[51]. Cuan­do ese “ins­tru­men­to de pro­duc­ción” se nie­ga a tra­ba­jar para noso­tros en la tarea que más nos ape­te­ce, o lo hace mal y con indi­fe­ren­cia, o peor aún, pre­ten­de inde­pen­di­zar­se y con­quis­tar su liber­tad, enton­ces reac­cio­na­mos furi­bun­da­men­te con­tra ella. Por lo gene­ral, antes de que se inde­pen­di­ce y para evi­tar que lo inten­te, el sis­te­ma patriar­co-bur­gués ha desa­rro­lla­do una enor­me can­ti­dad de téc­ni­cas de con­trol, domi­na­ción e inti­mi­da­ción machis­ta, en las que no vamos a dete­ner­nos ahora.

Y de la mis­ma for­ma en que la domi­na­ción bur­gue­sa tie­ne uno de sus pila­res en la “figu­ra del Amo”[52], intro­yec­ta­da en la per­so­na­li­dad colec­ti­va logran­do que domi­ne la indi­fe­ren­cia polí­ti­ca, el sis­te­ma patriar­co-bur­gués intro­du­ce la “figu­ra del Amo” en la mayo­ría de las muje­res. Es así como se com­pren­de que sola­men­te se conoz­ca una par­te muy peque­ña, ínfi­ma, de los “deli­tos pasio­na­les”, por­que muchas muje­res han acep­ta­do la ideo­lo­gía del Amo: “Las muje­res hemos desa­rro­lla­do una alta tole­ran­cia a la vio­len­cia sexual y mucho de eso se lo debe­mos a la mis­ma bue­na volun­tad de otras muje­res que con­si­de­ra­ron una vic­to­ria amol­dar­se a los mode­los de pro­duc­ción machis­tas capi­ta­lis­tas y popu­la­ri­zar el ideal”[53].En su inte­rior, el hom­bre cree ser el Amo de la mujer, y reac­cio­na como tal cuan­do ella inten­ta libe­rar­se. Pero el Amo no sólo domi­na por el mie­do sino tam­bién gra­cias a la com­pli­ci­dad de su víc­ti­ma, sobre todo cuan­do es “adic­ta al agre­sor”[54]. Tan­to la mujer que asu­me y jus­ti­fi­ca el “deli­to pasio­nal” como el hom­bre de lo prac­ti­ca, ambos, asu­men el cri­te­rio de cul­pa­bi­li­dad de la vio­len­ta­da, ya habría algu­na razón para el cas­ti­go[55].

Esta­mos ya en con­di­cio­nes de ter­mi­nar la res­pues­ta a esta pre­gun­ta ana­li­zan­do cómo se irá apa­gan­do gra­dual y pro­gre­si­va­men­te la “figu­ra del Amo” y sus múl­ti­ples vio­len­cias con­for­me se extin­gan los res­col­dos deja­dos por la pro­pie­dad pri­va­da, espe­cial­men­te por la pro­pie­dad patriar­cal. Dado que la pro­pie­dad pri­va­da estruc­tu­ra la tota­li­dad de la exis­ten­cia capi­ta­lis­ta, y dado que la pro­pie­dad de la mujer por el hom­bre es ante­rior a la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, vien­do esta secuen­cia his­tó­ri­ca pode­mos apli­car a la vio­len­cia explo­ta­do­ra en gene­ral y a la machis­ta en con­cre­to, la defi­ni­ción “liber­tad” rea­li­za­da por O. Negt cuan­do estu­dia­ba la deri­va auto­ri­ta­ria de la Ale­ma­nia Fede­ral des­de comien­zos de la déca­da de 1960: “liber­tad igual al deseo de pro­pie­dad y men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio”[56]. Tan­to en el sis­te­ma patriar­co-bur­gués como en el modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción, la liber­tad es la liber­tad del pro­pie­ta­rio, es la pra­xis de la men­ta­li­dad de propietario.

Don­de man­da la mer­can­cía, la men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio es el cri­te­rio que rige la defi­ni­ción de liber­tad. La mujer, al ser un “ins­tru­men­to de pro­duc­ción”, es una mer­can­cía que se com­pra y se ven­de en el mer­ca­do sexo-eco­nó­mi­co. El pro­pie­ta­rio de esa mer­can­cía cree ejer­ci­tar su liber­tad “inna­ta” domi­nan­do a su pro­pie­dad, extra­yén­do­le toda su pro­duc­ti­vi­dad y vio­len­tán­do­la cuan­do sea nece­sa­rio. La men­ta­li­dad de pro­pie­ta­rio es la men­ta­li­dad patriar­cal por esen­cia, y las dos sur­gen de la pro­pie­dad pri­va­da. Cuan­do ésta se extin­ga y con ella sus remo­tas secue­las, las vio­len­cias sobre las que des­can­sa y las que a la vez gene­ra, tam­bién des­apa­re­ce­rán, y con ellas se habrá extin­gui­do la liber­tad bur­gue­sa, patriar­cal e imperialista.

Ade­más de esto, el hecho de que viva­mos toda­vía en una socie­dad de la esca­sez rela­ti­va o abso­lu­ta, según los casos, este hecho es la cau­sa de lo que E. Fromm defi­ne como la “psi­co­lo­gía de la esca­sez”, es decir, la incer­ti­dum­bre por el futu­ro ya que la rela­ti­va abun­dan­cia que aho­ra poda­mos tener –y el pro­pio con­cep­to de “abun­dan­cia” es rela­ti­vo al con­tex­to social exis­ten­te– pue­de des­apa­re­cer maña­na mis­mo por mil razo­nes, des­de una cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que des­tru­ya pues­tos de tra­ba­jo, has­ta una enfer­me­dad o acci­den­te, pasa­do por un cata­clis­mo, o por cual­quier otra razón, de mane­ra que la “psi­co­lo­gía de la esca­sez” pro­vo­ca ansie­dad, envi­dia, ego­tis­mo, etc., mien­tras que la “psi­co­lo­gía de la abun­dan­cia” pro­du­ce ini­cia­ti­va, fe en la vida, soli­da­ri­dad, etc.[57]. Fromm no habla de la “abun­dan­cia” de la que dis­fru­ta la bur­gue­sía, sino de la “abun­dan­cia” eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y éti­ca­men­te asen­ta­da sobre otro modo de pro­duc­ción supe­rior cua­li­ta­ti­va­men­te al capi­ta­lis­ta. Una abun­dan­cia no cuan­ti­ta­ti­va ni pro­pie­ta­ria de una cla­se mino­ri­ta­ria, sino cua­li­ta­ti­va y públi­ca, dis­fru­ta­da por la socie­dad en su con­jun­to. Des­de esta pers­pec­ti­va, una “socie­dad de la abun­dan­cia” no pro­du­ci­rá las vio­len­cias injus­tas ni las per­so­na­li­da­des envi­dio­sas y frus­tra­das que mal­vi­ven en una “socie­dad de la escasez”.

La inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca ha mos­tra­do no sólo cómo la impo­si­ción de la pro­pie­dad pri­va­da des­tro­zó las for­mas vida igua­li­ta­ria basa­da en la pro­pie­dad colec­ti­va, sino tam­bién cómo el avan­ce del dine­ro y la des­truc­ción de la eco­no­mía de la reci­pro­ci­dad y del true­que, rom­pió las for­mas de vida comu­ni­ta­ria. La inves­ti­ga­ción ha mos­tra­do, por ejem­plo, que los valo­res socio­re­li­gio­sos de las nacio­nes indias, cen­tra­dos en un igua­li­ta­ris­mo admi­ra­do por Marx y Engels, empe­za­ron a corroer­se cuan­do se ini­ció la caza para cam­biar­la por dine­ro extran­je­ro, ya que su reli­gión les prohi­bía ven­der lo que el “Due­ño de la Vida” había “colo­ca­do sobre la tie­rra”[58] para el dis­fru­te y ali­men­to de todos. La biblio­gra­fía cien­tí­fi­co-crí­ti­ca sobre cómo la des­truc­ción de la pro­pie­dad colec­ti­va abrió una fase his­tó­ri­ca de vio­len­cias y sufri­mien­tos, en la que toda­vía esta­mos, esta biblio­gra­fía es tan aplas­tan­te que no vamos a exten­der­nos en ella.

RESPUESTA TERCERA

PREGUNTA: “¿Los medios de comu­ni­ca­ción son gene­ra­do­res de vio­len­cia o sólo refle­jan la vio­len­cia que exis­te en la socie­dad? ¿Los medios debe­rían dejar de publi­car imá­ge­nes de vio­len­cia? ¿No es nece­sa­rio que la pobla­ción ten­ga con­cien­cia a tra­vés de la ima­gen de lo que está suce­dien­do en su alre­de­dor, en el mun­do mis­mo, así se tra­te de imá­ge­nes fuer­tes como la de cadá­ve­res? ¿Pue­de con­si­de­rar­se a la publi­ci­dad como gene­ra­do­ra de vio­len­cia por fomen­tar el consumismo?”

RESPUESTA: En 1961 la Admi­nis­tra­ción Ken­nedy ela­bo­ró el infor­me Iron Moun­tain que habla­ba de la “gue­rra desea­ble”[59] y de otras tác­ti­cas como la de pro­vo­car el mie­do social, difun­dir “noti­cias” de naves extra­te­rres­tres, gene­ra­li­zar el uso de jue­gos vio­len­tos en la socie­dad y crear una poli­cía inter­na­cio­nal con­tro­la­da por EEUU, etc. ¿Por qué la Admi­nis­tra­ción Ken­nedy pro­pi­ció la uti­li­za­ción de jue­gos vio­len­tos en infan­cia nor­te­ame­ri­ca­na? A buen segu­ro que no se tra­ta­ba sólo de acti­var la indus­tria del jugue­te, sino de algo más, de edu­car a una gene­ra­ción infan­til en el uso coti­diano del “jue­go de la gue­rra”, como pre­pa­ra­ción psi­co­ló­gi­ca para la ver­da­de­ra “gue­rra desea­ble” que el impe­ria­lis­mo nece­si­ta­ba pro­vo­car. Pero estas medi­das no venían solas. Ya en 1954 el pre­si­den­te Eisenho­wer apro­bó la prác­ti­ca de la ora­ción en la edu­ca­ción para refor­zar las “armas espi­ri­tua­les” yan­quis “en la paz y en la gue­rra”[60], dan­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la lar­ga expe­rien­cia mani­pu­la­do­ra que tie­ne la bur­gue­sía nor­te­ame­ri­ca­na. Una déca­da des­pués de 1961, la diná­mi­ca direc­ta­men­te patro­ci­na­da por el Esta­do se refor­zó en 1971 con la ela­bo­ra­ción del Memo­ran­do Powell[61], en el que se pro­yec­ta­ba una con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca para recu­pe­rar el poder hege­mó­ni­co de EEUU, un poder en el que el deno­mi­na­do key­ne­sia­nis­mo mili­tar juga­ba un papel clave.

La rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción de Joan­na Bour­ke[62] sobre el com­ba­te cuer­po a cuer­po nos apor­ta un argu­men­to aplas­tan­te con­tra la tesis de la cau­sa gené­ti­ca de las vio­len­cias, que lue­go cri­ti­ca­re­mos con más deta­lle, y a favor de la tesis social, en con­cre­to la de la res­pon­sa­bi­li­dad de la pren­sa capi­ta­lis­ta en la pro­vo­ca­ción de las vio­len­cias. La auto­ra des­gra­na pági­na a pági­na la tota­li­dad de recur­sos pro­pa­gan­dís­ti­cos, comu­ni­ca­ti­vos, edu­ca­ti­vos, lúdi­cos y de diver­sión, polí­ti­cos, reli­gio­sos y de las “cien­cias socia­les” en espe­cial, que mol­dean la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas en el capi­ta­lis­mo –no retro­ce­de a otros modos de pro­duc­ción– duran­te el siglo XX, pre­pa­ran­do a las gen­tes, inclui­das las niñas peque­ñas, para la prác­ti­ca de la vio­len­cia. Es muy reve­la­do­ra la par­te en la que la auto­ra ana­li­za el papel de la indus­tria de los jugue­tes infan­ti­les, expli­can­do cómo para fina­les de la déca­da de 1960 los padres podían com­prar a sus hijos e hijas jue­gos com­ple­tos que ayu­da­ban a que se ima­gi­na­sen ser “boi­nas ver­des”[63]. Recor­de­mos que los “boi­nas ver­des” eran una uni­dad de eli­te espe­cial­men­te adies­tra­da para exter­mi­nar eficazmente.

Recor­de­mos tam­bién aho­ra, por no exten­der­nos, cómo el infor­me Iron Moun­tain de 1961 pro­po­nía, ade­más de pro­vo­car el mie­do social, tam­bién ampliar el con­su­mo de jugue­tes béli­cos para faci­li­tar la acep­ta­ción popu­lar de la “gue­rra desea­ble”. N. Davies es autor de una exce­len­te obra sobre los sacri­fi­cios huma­nos, sobre la vio­len­cia sacri­fi­cial, y ade­más de negar el deter­mi­nis­mo gené­ti­co inhe­ren­te a la tesis del “impe­ra­ti­vo terri­to­rial”, igual­men­te cri­ti­ca­da por otros auto­res, sos­tie­ne que la dife­ren­cia entre la vio­len­cia ani­mal y la huma­na radi­ca, en lo que con­cier­ne al sacri­fi­cio humano, en el papel de la reli­gión. Y aña­de que la “socie­dad moder­na”, al sepa­rar la reli­gión de la polí­ti­ca, desa­cra­li­za la muer­te, la masi­fi­ca e inclu­so la redu­ce a un espec­tácu­lo tan fre­cuen­te que un niño o niña esta­dou­ni­den­se lle­ga­ba a ver como pro­me­dio –a fina­les de la déca­da de 1970 – , has­ta 36.000 muer­tes en la tele­vi­sión. N. Davies sos­tie­ne que “por lo que res­pec­ta a los niños, pue­de resul­tar poco cla­ra la dis­tin­ción entre la muer­te fic­ti­cia y la muer­te real, entre la sal­sa de toma­te y la muer­te ver­da­de­ra”[64]. El ter­cio de siglo trans­cu­rri­do des­de la pri­me­ra edi­ción de la obra mues­tra cómo la con­fu­sión entre la san­gre y la sal­sa de toma­te es una de las diná­mi­cas socia­les des­en­ca­de­nan­tes de vio­len­cias y asesinatos.

Las niñas y los niños han sido indu­ci­dos al equí­vo­co de con­fun­dir la sal­sa de toma­te con la muer­te, con la san­gre huma­na, por­que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo com­ple­to, des­de sus pri­me­ros días de exis­ten­cia has­ta su ado­les­cen­cia, rezu­ma legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia opre­so­ra y des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia defen­si­va. La pasi­vi­dad y la sumi­sión ante la vio­len­cia opre­so­ra y el recha­zo irra­cio­nal y mie­do­so a la dig­na y nece­sa­ria resis­ten­cia ante la injus­ti­cia y su vio­len­cia, esta nor­ma es intro­du­ci­da en la psi­que infan­til por com­ple­jos y efec­ti­vos sis­te­mas de alie­na­ción peda­gó­gi­ca. Sis­te­mas que for­man par­te de lo que M. Colus­si defi­ne como “mol­de social”[65] que da for­ma a nues­tra “per­so­na­li­dad vio­len­ta”: no es la gené­ti­ca ni la bio­lo­gía, ni son los “ins­tin­tos ani­ma­les” los que nos hacen vio­len­tos, sino el “mol­de social” crea­do por y para una mino­ría que con­tro­la el poder y la pro­pie­dad. R. Fisk ha mos­tra­do muy recien­te­men­te cómo la deno­mi­na­da “lite­ra­tu­ra infan­til” y en espe­cial los comics dedi­ca­dos a la infan­cia, han man­te­ni­do una per­ma­nen­te cam­pa­ña legi­ti­ma­do­ra de la vio­len­cia impe­ria­lis­ta de los EEUU des­de la IIGM has­ta el pre­sen­te. Los este­reo­ti­pos mili­ta­ris­tas y vio­len­tos[66] han per­ma­ne­ci­do inal­te­ra­bles en su men­sa­je de fon­do aun­que sus for­mas exter­nas iban sien­do cam­bia­das según cam­bia­ban las nece­si­da­des mili­ta­res de los EEUU.

Si la mili­ta­ri­za­ción de las con­cien­cias infan­ti­les ya actúa ple­na­men­te en la indus­tria del comic, por no hablar del cine crea­do por la fac­to­ría Dis­ney, que rezu­ma vio­len­cia por las cua­tro esqui­nas, lo mis­mo debe suce­der con carác­ter de obli­ga­to­rie­dad cie­ga en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Ello es debi­do a que el capi­ta­lis­mo es una tota­li­dad y más tem­prano que tar­de el auto­ri­ta­ris­mo reac­cio­na­rio que cre­ce en una de sus indus­trias, en este caso la rela­cio­na­da con la infan­cia, ter­mi­na pudrien­do a todas las áreas res­tan­tes, espe­cial­men­te a la edu­ca­ti­va, por­que entre la indus­tria de la edu­ca­ción y la indus­tria del espec­tácu­lo hay un nexo común irrom­pi­ble, el del máxi­mo bene­fi­cio empre­sa­rial. Es por esto que la peda­go­ga Patro­ci­nio Nava­rro está en lo cier­to cuan­do denun­cia la mili­ta­ri­za­ción de la escue­la[67] como par­te de la mili­ta­ri­za­ción de la socie­dad burguesa.

Pero si avan­za­mos de la edu­ca­ción mili­ta­ris­ta infan­til al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio, vemos que la pre­sen­cia del com­ple­jo indus­trial-mili­tar se hace toda­vía más pode­ro­sa. T. Muñoz ha inves­ti­ga­do la pene­tra­ción del com­ple­jo finan­cie­ro-indus­trial con nego­cios en la pro­duc­ción mili­tar en el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio del Esta­do espa­ñol[68], pene­tra­ción inten­si­fi­ca­da tras el Plan Bolo­nia de la UE. Ya en 2007 la Ley de la Carre­ra Mili­tar espa­ño­la agi­li­za­ba los sis­te­mas de inter­ac­ción entre el Ejér­ci­to y las uni­ver­si­da­des para mejo­rar la for­ma­ción cien­tí­fi­ca de los mili­ta­res e impli­car a las uni­ver­si­da­des en la ela­bo­ra­ción de pro­gra­mas béli­cos[69].

He hecho hin­ca­pié en la inter­ac­ción entre sis­te­ma edu­ca­ti­vo y medios de pro­pa­gan­da por­que ape­nas se tie­ne en cuen­ta que la infan­cia tie­ne dos gran­des cana­les de for­ma­ción de su per­so­na­li­dad duran­te su pri­me­ra y deci­si­va socia­li­za­ción: la fami­lia y la edu­ca­ción, y que en medio de ellos actúan más tar­de las rela­cio­nes de amis­tas for­ma­das en las pan­di­llas y gru­pos de ami­gas y ami­gos, y el sis­te­ma de pro­pa­gan­da. Pero los años deci­si­vos en la for­ma­ción de la per­so­na­li­dad en sus bases pro­fun­das son los vivi­dos o mal­vi­vi­dos entre la fami­lia y la edu­ca­ción infan­til. La ado­les­cen­cia y la edad adul­ta son bom­bar­dea­das por al vio­len­cia mediá­ti­ca y según como haya sido su pri­me­ra socia­li­za­ción, resis­ti­rá mejor o peor los impac­tos emo­cio­na­les que, al prin­ci­pio, pro­vo­can las esce­nas maca­bras y san­gui­no­len­tas de la pren­sa. La vio­len­cia refle­ja­da y has­ta inci­ta­da por la pren­sa tie­ne más efec­tos prác­ti­cos en las per­so­nas que no han dis­pues­to de una pri­me­ra socia­li­za­ción no vio­len­ta, que no hayan sufri­do vio­len­cia en su infan­cia y que no han vis­to prac­ti­car la vio­len­cia en su entorno for­ma­ti­vo, en su fami­lia y en su medio edu­ca­ti­vo. Quie­nes han sufri­do vio­len­cia en su infan­cia, y/​o han vis­to sufrir­la o prac­ti­car­la en su entorno inme­dia­to, esta­rán más pre­dis­pues­tos a reac­cio­nar vio­len­ta­men­te, sobre todo cuan­do asu­men la ideo­lo­gía bur­gue­sa y sus valores.

Par­tien­do de aquí, los medios no crean la vio­len­cia, por­que ya está inser­ta en la estruc­tu­ra social capi­ta­lis­ta, en sus entra­ñas; los medios la mani­pu­lan, la recrean, la indus­tria­li­zan, la amplían con fines polí­ti­co-empre­sa­ria­les, resal­tan­do tal o cual vio­len­cia con­cre­ta, o tal matiz de una vio­len­cia deter­mi­na­da para ocul­tar otras, etc. Los exper­tos se die­ron cuen­ta bien pron­to que hay que mani­pu­lar todas las for­mas y órga­nos de la sen­si­bi­li­dad huma­na para que la comu­ni­ca­ción sea efec­ti­va[70], y lo hicie­ron. Mani­pu­lar las emo­cio­nes es la base de la acti­vi­dad per­sua­si­va de la pren­sa para impe­dir que el públi­co reali­ce un “aná­li­sis racio­nal de los acon­te­ci­mien­tos”[71]. Hay que mer­mar o anu­lar la capa­ci­dad racio­nal del pue­blo, abu­san­do de la tru­cu­len­cia más maca­bra. Según J. E. Ovie­do: “San­gre, dolor, llan­tos, his­te­rias colec­ti­vas, desas­tres, acci­den­tes, todo sir­ve a los efec­tos “dra­má­ti­cos” para des­per­tar la sen­si­bi­li­dad del tele­es­pec­ta­dor, ayu­da­do por una esté­ti­ca tele­vi­si­va que pri­vi­le­gia la cris­pa­ción espas­mó­di­ca, los pla­nos que van y vie­nen en pul­sa­cio­nes ner­vio­sas, los encua­dres des­es­truc­tu­ra­dos y un rit­mo per­ma­nen­te­men­te tre­pi­dan­te”[72], o como dice otro inves­ti­ga­dor: “bajo el rit­mo del relám­pa­go”[73].

La indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca no pue­de dejar de explo­tar estos recur­sos por­que está en jue­go su tasa de bene­fi­cios y sus intere­ses polí­ti­cos. Por esto fusio­nan las “noti­cias” sobre las vio­len­cias que pre­via­men­te han fabri­ca­do, y jun­to a otras mani­pu­la­cio­nes, pre­sen­tan una jus­ti­fi­ca­ción del terro­ris­mo prác­ti­co del impe­ria­lis­mo median­te el terro­ris­mo mediá­ti­co[74] que ha crea­do la indus­tria polí­ti­ca-mediá­ti­ca. Dax Tos­cano[75] ha inves­ti­ga­do con exce­len­te rigor y pro­fun­di­dad esta indus­tria pro­duc­to­ra de terro­ris­mo mediá­ti­co, que en reali­dad es par­te del terro­ris­mo en cuan­to tal. La vorá­gi­ne caó­ti­ca y pre­ci­pi­ta­da de desas­tres, ase­si­na­tos, ham­bru­nas, enfer­me­da­des, des­gra­cias y vio­len­cias múl­ti­ples que cada segun­do escu­pen los medios de pro­pa­gan­da, huyen­do de la míni­ma con­tex­tua­li­za­ción, bus­ca refor­zar en el pue­blo el “afán eva­si­vo res­pec­to a sus pro­ble­mas, a sus fobias, deri­va­das en bue­na par­te de la con­fu­sión, la inse­gu­ri­dad y el mie­do que le ins­pi­ra la socie­dad tec­no­crá­ti­ca actual”[76], para, por fin, lograr que “el ciu­da­dano esté físi­ca y cog­nos­ci­ti­va­men­te ais­la­do”[77]. Ais­la­do del entorno, inse­gu­ro y mie­do­so, con­fu­so, sin capa­ci­dad físi­ca de pen­sar por él mis­mo, el pue­blo, las per­so­nas, pue­den acep­tar más fácil­men­te la vio­len­cia explo­ta­do­ra y asu­mir el paci­fis­mo pasi­vo y cobar­de que renie­ga de todo dere­cho de rebe­lión, de jus­ta vio­len­cia defen­si­va ante la injusticia.

Es en el pro­ble­ma del mie­do inci­ta­do por el poder, que reve­la las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles del capi­tal, en don­de con más insis­ten­cia obse­si­va se vuel­can los ideó­lo­gos con aires refor­mis­tas, como es el caso del dema­go­go D. Inne­ra­rity que en su artícu­lo sobre el mie­do glo­bal[78] hace esfuer­zos titá­ni­cos para excul­par al sis­te­ma capi­ta­lis­ta adap­tan­do a Hob­bes a las con­di­cio­nes pre­sen­tes. Hob­bes vivió en la pri­me­ra fase del capi­ta­lis­mo, cuan­do aún no había supe­ra­do todas las tra­bas medie­va­les, y entre ellas la depen­den­cia cog­ni­ti­va hacia el símil zoo­ló­gi­co; es por esto que el hob­be­siano “homo homi­nis lupus” sólo es váli­do para esta fase ini­cial, ya que en el capi­ta­lis­mo indus­trial desa­rro­lla­do, en el impe­ria­lis­mo, el lema no es otro que el de “homo homi­nis mer­ca­tor”, es decir, el hom­bre es el mer­ca­der para el hom­bre, o dicho en pala­bras de G. Kol­ko: “para el capi­ta­lis­mo, la gue­rra no es más que la con­ti­nua­ción del mer­ca­do por otros medios”[79]. Natu­ral­men­te, es impo­si­ble exi­gir estos nive­les de rigor teó­ri­co a la cas­ta inte­lec­tual bur­gue­sa ancla­da en Hob­bes, por lo que reco­men­da­mos se estu­die a J. Ramos cuan­do demues­tra por qué exis­te una vio­len­cia legí­ti­ma[80] opues­ta en todo a la vio­len­cia ile­gí­ti­ma e injusta.

Para ir aca­ban­do esta res­pues­ta, bas­ta por ejem­plo un estu­dio serio de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca que pres­ta espe­cial aten­ción a su rama de mer­ca­do­tec­nia, de mar­ke­ting, para des­cu­brir de inme­dia­to la res­pon­sa­bi­li­dad de la bur­gue­sía en la gene­ra­li­za­ción de mie­dos y vio­len­cias. No esta­mos plan­tean­do la nece­si­dad de vol­ver al rigor teó­ri­co del pro­ce­so de extrac­ción de plus­va­lor y su trans­for­ma­ción en plus­va­lía para, den­tro de ese pro­ce­so, des­cu­brir las cau­sas bur­gue­sas de la vio­len­cia fun­dan­te e injus­ta. Sim­ple­men­te nos limi­ta­mos a dos ejem­plos entre los miles dis­po­ni­bles. El pri­me­ro expli­ca cómo a comien­zos de 1917 Roc­ke­fe­ller y Mor­gan, y otros doce mag­na­tes todo­po­de­ro­sos, orga­ni­za­ron una reu­nión para ver cómo con­ven­cer al pue­blo nor­te­ame­ri­cano para que apo­ya­se los pla­nes de entrar en la gue­rra mun­dial. Deci­die­ron con­tro­lar los 25 perió­di­cos más influ­yen­tes y com­prar su línea edi­to­rial, se cam­bia­ron sus direc­to­res y se impu­so una línea infor­ma­ti­va común en lo esen­cial sobre la urgen­cia de entrar en la gue­rra con­tra Ale­ma­nia[81], obje­ti­vo logra­do ade­más con la uti­li­za­ción de otros métodos.

El segun­do ejem­plo se cen­tra en el estu­dio de la esfe­ra de la cir­cu­la­ción de la mer­can­cía, y con­cre­ta­men­te del mar­ke­ting, en esta par­te del pro­ce­so ente­ro de la acu­mu­la­ción del capi­tal, tam­bién se gene­ran vio­len­cias y mie­dos. P. A. Hon­ru­bia sos­tie­ne que las tres pre­ten­sio­nes de la publi­ci­dad son inci­tar al con­su­mo com­pul­si­vo, some­ter y alie­nar al ciu­da­dano y ata­car la liber­tad indi­vi­dual[82]. En mayor o menos gra­do, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, los tres obje­ti­vos de la publi­ci­dad reper­cu­ten en las cau­sas pro­pi­cia­do­ras de las vio­len­cias y de los miedos.

RESPUESTA CUARTA

PREGUNTA: “¿Qué papel tie­nen los pro­ce­sos de alie­na­ción en la gene­ra­ción de vio­len­cia? ¿Podrías citar casos concretos?”

RESPUESTA: Dax Tos­cano, como buen mar­xis­ta, sabe que una de las diná­mi­cas socia­les que refuer­zan la alie­na­ción es el con­su­mis­mo, y por eso ha plan­tea­do la pre­gun­ta de sus rela­cio­nes con las vio­len­cias inme­dia­ta­men­te des­pués de la pre­gun­ta sobre el con­su­mis­mo y éstas. Muy correc­ta­men­te, Hon­ru­bia ha con­fir­ma­do esa dia­léc­ti­ca cau­sa-efec­to. Una de las mejo­res defi­ni­cio­nes de lo que es la alie­na­ción, qui­tan­do las rea­li­za­das por Marx[83], la encon­tra­mos en L. Sil­va cuan­do dice que es el “paso uni­ver­sal del valor de uso al valor de cam­bio”[84], es decir, es la vic­to­ria defi­ni­ti­va de la mer­can­cía y del dine­ro sobre la natu­ra­le­za huma­na y sus poten­cia­li­da­des libe­ra­do­ras. For­zan­do un poco la tesis de un psi­co­ana­lis­ta pode­mos decir que la alie­na­ción se pro­du­ce cuan­do “lo sub­je­ti­vo ha ingre­sa­do en la for­ma mer­can­cía”[85].

Para el pro­ble­ma de las vio­len­cias esta segun­da defi­ni­ción nos sir­ve de mucho por­que plan­tea abier­ta­men­te la dia­léc­ti­ca entre los sub­je­ti­vo, la per­so­na­li­dad en su con­jun­to, y la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta expre­sa­da en su pecu­lia­ri­dad úni­ca: la mer­can­cía. Si a estas pala­bras le aña­di­mos una refe­ren­cia direc­ta al papel de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca, nos encon­tra­mos con la opi­nión de L. Del­ga­do: “Para decir­lo de una mane­ra lla­na, alie­na­ción es el pro­ce­so ideo­ló­gi­co median­te el cual un indi­vi­duo —o colec­ti­vo— se ve for­za­do a alte­rar y tras­tor­nar su con­cien­cia de cla­se y su mane­ra típi­ca y huma­na de reac­cio­nar, has­ta el pun­to de tor­nar­la incon­ci­lia­ble con aque­llo que debía míni­ma­men­te espe­rar­se de su con­di­ción”[86].

Més­zá­ros ha pres­ta­do espe­cial aten­ción al ascen­so de la sub­je­ti­vi­dad colec­ti­va des­de la alie­na­ción, o ena­je­na­ción, a la eman­ci­pa­ción huma­na ple­na. Demues­tra que la des­alie­na­ción no debe limi­tar­se a la eman­ci­pa­ción reli­gio­sa[87], por muy nece­sa­ria que sea, sino que debe supe­rar esta fase y mate­ria­li­zar­se en el trán­si­to revo­lu­cio­na­rio al socia­lis­mo median­te, entre otras cosas, la demo­cra­cia direc­ta[88]. La des­alie­na­ción es un pro­ce­sos esen­cial y emi­nen­te­men­te polí­ti­co que pue­de ir y que muy pre­su­mi­ble­men­te irá uni­do a diver­sos nive­les de vio­len­cias opre­so­ras y libe­ra­do­ras. La bur­gue­sía cono­ce per­fec­ta­men­te el poder eman­ci­pa­dor de la des­alie­na­ción y, para frus­trar su avan­ce impo­ne un “len­gua­je neu­tral”. Según J. P. Gar­nier: “‘Capi­ta­lis­mo’, ‘impe­ria­lis­mo’, ‘explo­ta­ción’, ‘domi­na­ción’, ‘des­po­se­sión’, ‘opre­sión’, alienación’…Estas pala­bras, anta­ño ele­va­das al ran­go de con­cep­tos y vin­cu­la­das a la exis­ten­cia de una “gue­rra civil lar­va­da”, no tie­ne cabi­da en una “demo­cra­cia paci­fi­ca­da”. Con­si­de­ra­das casi como pala­bro­tas, han sido supri­mi­das del voca­bu­la­rio que se emplea tan­to en los tri­bu­na­les como en las redac­cio­nes, en los anfi­tea­tros uni­ver­si­ta­rios o los pla­tós de tele­vi­sión”[89].

El con­cep­to de “demo­cra­cia paci­fi­ca­da” tie­ne en sí mis­mo un con­te­ni­do cla­ro de vio­len­cia repre­si­va que ha “paci­fi­ca­do” la demo­cra­cia abs­trac­ta. La supre­sión del voca­bu­la­rio ofi­cial y “cul­to” de pala­bras como alie­na­ción y las res­tan­tes que cita Gar­nier es de hecho una vio­len­cia cul­tu­ral y sim­bó­li­ca explí­ci­ta, según la tesis de H. Pross de que “La vio­len­cia sim­bó­li­ca es el poder de impo­ner a otros seres huma­nos la vali­dez de sig­ni­fi­ca­do median­te sig­nos, con el efec­to de que estos otros seres huma­nos se iden­ti­fi­quen con el sig­ni­fi­ca­do vali­da­do”[90]. La vio­len­cia sim­bó­li­ca va mer­man­do la capa­ci­dad de pen­sa­mien­to inde­pen­dien­te y crí­ti­co de las gen­tes explo­ta­das, sin recur­sos con­cep­tua­les, de modo que ter­mi­nan inter­pre­tan­do la reali­dad en la que mal­vi­ven con las nor­mas y creen­cias ela­bo­ra­das por la cla­se domi­nan­te. Una par­te espe­cial­men­te dañi­na de la vio­len­cia sim­bó­li­ca es la “vio­len­cia epis­té­mi­ca” inser­ta en las “cien­cias socia­les”, como expli­ca S. Cas­to-Gómez al recu­pe­rar esta impor­tan­te defi­ni­ción crí­ti­ca ela­bo­ra­da por Gaya­rik Spi­vak[91]. Vol­ve­re­mos a la “vio­len­cia epis­té­mi­co” cuan­do estu­die­mos los esfuer­zos del sis­te­ma bur­gués para erra­di­car del len­gua­je cul­to, ofi­cial y domi­nan­te el uso de con­cep­to cien­tí­fi­co-crí­ti­cos como alie­na­ción, capi­ta­lis­mo, explo­ta­ción y otros más que nos remi­ten a las vio­len­cias varias.

Tene­mos el ejem­plo del des­pi­do del pues­to de tra­ba­jo, del paro. La ideo­lo­gía bur­gue­sa sos­tie­ne que el paro es un “fenó­meno natu­ral” y “lógi­co” en una socie­dad en la que los “ciu­da­da­nos libres” pue­den nego­ciar en liber­tad las con­di­cio­nes del con­tra­to labo­ral. El ciu­da­dano-patrón y el ciu­da­dano-obre­ro no tie­nen por qué lle­gar siem­pre a un “acuer­do entre igua­les”, sino que tie­nen “liber­tad” para no acep­tar las “con­di­cio­nes del mer­ca­do”. Si es el ciu­da­dano-obre­ro el que recha­za el con­tra­to nue­vo, exi­gien­do uno mejor pero recha­za­do por el ciu­da­dano-patrón, enton­ces pier­de su tra­ba­jo y se que­da en paro. La vio­len­cia sim­bó­li­ca refuer­za la ali­nea­ción del obre­ro, que ter­mi­na acep­tan­do pasi­va­men­te la nue­va reali­dad de para­do, inter­pre­tán­do­la como natu­ral. Sin embar­go, des­de una pers­pec­ti­va mar­xis­ta, el des­pi­do no es otra cosa que “la vio­len­cia del poder pri­va­do”[92] de la cla­se bur­gue­sa sobre la cla­se trabajadora.

Pero la alie­na­ción tam­bién está refor­za­da por otros meca­nis­mos de orden psi­co­ló­gi­co, como la “figu­ra del Amo” antes des­cri­ta; como el terri­ble “mie­do a la liber­tad” ana­li­za­do por E. Fromm[93]; como el “mie­do al pla­cer” estu­dia­do por el femi­nis­mo radi­cal, etc. Sin exten­der­nos mucho, P. Brück­ner sos­tie­ne que: “La prohi­bi­ción colec­ti­va de bus­car o pre­gun­tar fue­ra del cam­po de los pro­ble­mas abier­tos (los que están per­mi­ti­dos por los esti­los edu­ca­ti­vos auto­ri­ta­rios) pro­vo­ca mie­do en el que se atre­ve a hacer­lo, si es que ha lle­ga­do ya a pro­yec­tar sobre sí mis­mo aque­llas exi­gen­cias de prohi­bi­ción; inclu­so las des­via­cio­nes de un méto­do esta­ble­ci­do, lle­gan a pro­du­cir­le intran­qui­li­dad. Aquí es don­de ter­mi­na la for­ma­ción y comien­za la obe­dien­cia social”[94].

Vis­tos en su con­jun­to, estos y otros fac­to­res per­mi­ten com­pren­der en su jus­to alcan­ce uno de los efec­tos más devas­ta­do­res de la alie­na­ción lle­va­da a sus últi­mas con­se­cuen­cias, es decir, cuan­do ha pene­tra­do en lo más pro­fun­do de la estruc­tu­ra psí­qui­ca de las cla­ses explo­ta­das. Nos refe­ri­mos a la con­tun­den­te crí­ti­ca de W. Reich a la “nor­ma­li­dad” domi­nan­te: “La psi­co­lo­gía bur­gue­sa tie­ne por cos­tum­bre en estos casos el que­rer expli­car median­te la psi­co­lo­gía por qué moti­vos, lla­ma­dos irra­cio­na­les, se ha ido a la huel­ga o se ha roba­do, lo que con­du­ce siem­pre a expli­ca­cio­nes reac­cio­na­rias. Para la psi­co­lo­gía mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca la cues­tión es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no roban y por qué la mayo­ría de los explo­ta­dos no van a la huel­ga. La socio­eco­no­mía, por tan­to, expli­ca ínte­gra­men­te un hecho social cuan­do la acción y el pen­sa­mien­to son racio­na­les y ade­cua­dos, es decir, están al ser­vi­cio de la satis­fac­ción de la nece­si­dad y repro­du­cen y con­ti­núan de una mane­ra inme­dia­ta la situa­ción eco­nó­mi­ca. No lo con­si­gue cuan­do el pen­sa­mien­to y la acción de los hom­bres están en con­tra­dic­ción con la situa­ción eco­nó­mi­ca y, por tan­to, son irra­cio­na­les[95].

La per­so­na alie­na­da está siem­pre en per­ma­nen­te con­tra­dic­ción con la reali­dad, aun­que no es cons­cien­te de ella, sino que la asu­me como “nor­ma­li­dad”, por­que mal­vi­ve den­tro de la irra­cio­na­li­dad del sis­te­ma. Un ejem­plo de lo que deci­mos lo tene­mos en la mujer explo­ta­da, con una tri­ple opre­sión –patriar­cal, nacio­nal y de cla­se– y que, pese a ello, avan­za de rodi­llas ante la vir­gen de Fáti­ma para implo­rar que los comu­nis­tas no ganen las elec­cio­nes. Lo irra­cio­nal de este com­por­ta­mien­to per­mi­te al sis­te­ma que las cla­ses explo­ta­das no se suble­ven. La alie­na­ción le dice que la resis­ten­cia es peca­do mor­tal, y que es vir­tud la sumi­sión al poder. Otro ejem­plo es el del obre­ro que cree que una huel­ga no sir­ve para nada, y que es nega­ti­va, por­que para­li­za la eco­no­mía, por­que le hace per­der par­te del sala­rio, por­que enfu­re­ce al empre­sa­rio que pue­de tomar medi­das de repre­sa­lia “jus­tas” y por­que, en defi­ni­ti­va, “siem­pre habrá ricos y pobres”. Mien­tras los com­pa­ñe­ros en huel­ga sufren penu­ria eco­nó­mi­ca y son macha­ca­dos a gol­pes por las fuer­zas repre­si­vas, el obre­ro alie­na­do espe­ra a que ter­mi­ne el cho­que entre la vio­len­cia bur­gue­sa y la vio­len­cia obre­ra, para seguir tra­ba­jan­do como un buey.

Por no exten­der­nos, hay otros ejem­plos sobre los efec­tos de la alie­na­ción de las varias for­mas de vio­len­cia que se sufren en el capi­ta­lis­mo. Uno es la alie­na­ción ante el mode­lo ofi­cial de ima­gen exter­na que impo­ne el sis­te­ma. Se tra­ta de una alie­na­ción uni­da a la vio­len­cia sim­bó­li­ca de la ima­gen cor­po­ral, e inse­pa­ra­ble de los efec­tos del con­su­mis­mo, duran­te el cual la pro­pia ima­gen: “se pier­de la cons­cien­cia de la auto­po­se­sión, se cosi­fi­ca el yo indi­vi­dual depo­si­tán­do­lo en el cuer­po físi­co, para a con­ti­nua­ción exter­na­li­zar­lo, hacer­lo públi­co, some­ter­lo a todo tipo de limi­ta­cio­nes y exi­gen­cias. El cuer­po es uti­li­za­do como pose­sión, del mis­mo modo que lo es el ves­ti­do, la sim­bio­sis cuer­po-ves­ti­do-ima­gen es ofre­ci­da ante la socie­dad espe­ran­do que “cai­ga” bien, ser acep­ta­dos, desea­dos, com­pren­di­dos. Se tra­ta de poner en el mer­ca­do de com­pra-ven­ta la ima­gen de noso­tros mis­mos. El cuer­po y, de su mano, el indi­vi­duo, entra así en el mer­ca­do, se comer­cia­li­za, y se hace par­te del mis­mo. Es lógi­co enton­ces que el ven­de­dor y el com­pra­dor se con­fun­dan en la mis­ma per­so­na”[96].

Hemos dicho arri­ba que la alie­na­ción con­sis­te en la vic­to­ria del valor de cam­bio sobre el valor de uso, de la mer­can­cía sobre la sub­je­ti­vi­dad. Esto mis­mo vie­ne a decir D. Ques­sa­da[97] en su crí­ti­ca a la publi­ci­dad y a sus efec­tos, cuan­do ven­ce la dis­tan­cia entre el suje­to y el obje­to, entre la sub­je­ti­vi­dad y la mer­can­cía. La publi­ci­dad supera la dico­to­mía de Kant entre el suje­to y el obje­to, y bus­ca la fusión de ambos pero bajo la direc­ción de la cosa, de la mer­can­cía, que ha absor­bi­do al suje­to, a la sub­je­ti­vi­dad, aun­que esta crea que se ha rea­li­za­do como tal pre­ci­sa­men­te com­pran­do la mer­can­cía año­ra­da, la cosa que la mer­ca­do­tec­nia le ha pre­sen­ta­do como la solu­ción de todos sus pro­ble­mas y frustraciones.

¿Qué pue­de ocu­rrir cuan­do por resul­ta impo­si­ble cum­plir con el man­da­to bur­gués de rea­li­zar­se como “per­so­na libre” median­te la alie­na­ción en la mer­can­cía que nos sub­su­me y anu­la? G. Kazi res­pon­de así: “Cuan­do no pue­de satis­fa­cer el deseo de adqui­rir una deter­mi­na­da mer­can­cía, el suje­to sufre y se menos­pre­cia a sí mis­mo por esa impo­si­bi­li­dad; pero si en cam­bio fue­ra cons­cien­te de las rela­cio­nes de explo­ta­ción, adver­ti­ría que la acu­mu­la­ción del capi­tal da al explo­ta­dor una apro­xi­ma­ción dis­tin­ta al obje­to en cues­tión, sobre todo aque­llo que se refie­ra a un deseo-satis­fac­ción dife­ren­te al del explo­ta­do (…) La insa­tis­fac­ción del deseo de adqui­rir un obje­to siem­pre cau­sa angus­tia, mas en un suje­to crí­ti­co le escla­re­ce su con­di­ción de opri­mi­do, en tan­to que un suje­to alie­na­do deri­va en un sufri­mien­to que ahon­da su opre­sión. Otro tan­to ocu­rre cuan­do se satis­fa­ce el deseo de adqui­rir una mer­can­cía, pues el “pla­cer” que otor­ga sue­le opa­car las dife­ren­tes pers­pec­ti­vas del explo­ta­do y del explo­ta­dor hacia el obje­to”[98].

La impo­si­bi­li­dad de cum­plir con la orden con­su­mis­ta ahon­da el sufri­mien­to y la opre­sión que pade­ce de for­ma incons­cien­te el suje­to alie­na­do. Muchos estu­dios crí­ti­cos mues­tran que en estas con­di­cio­nes, las per­so­nas alie­na­das tie­nen menos capa­ci­dad de auto­con­trol y de refle­xión crí­ti­ca sobre sus nece­si­da­des y sus capa­ci­da­des. En un entorno de endu­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, cuyas cau­sas son des­co­no­ci­das para el suje­to alie­na­do, se mul­ti­pli­can las nece­si­da­des incons­cien­tes de alter­na­ti­vas fal­sas, enga­ño­sas, palia­ti­vos nece­sa­rios para sopor­tar la cre­cien­te dure­za de la vida coti­dia­na, sus mie­dos, frus­tra­cio­nes y vio­len­cias múl­ti­ples. Los estu­dios recien­tes mues­tran un aumen­to en el con­su­mo de ciber­se­xo, de la fal­sa sexua­li­dad que ofre­ce Inter­net, del alcoho­lis­mo en las muje­res y en la juven­tud, y los cam­bios en el uso tra­di­cio­nal de otras dro­gas como los esti­mu­lan­tes, las anfe­ta­mi­nas y sus deri­va­dos, así como de la cocaí­na, etc., cam­bios rea­li­za­dos bajo la pre­sión de las nue­vas reali­da­des socia­les y que tie­nen efec­tos duros aun­que toda­vía muy poco estu­dia­dos sobre la cali­dad de vida de las per­so­nas[99]. Se acre­cien­tan, por tan­to, las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para la aumen­to de las violencias.

RESPUESTA QUINTA

PREGUNTA: “¿Hay una rela­ción direc­ta entre la exis­ten­cia de la pobre­za y la vio­len­cia? Pre­gun­to esto por­que en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, pese a los logros obte­ni­dos por el gobierno revo­lu­cio­na­rio que ha dis­mi­nui­do sus­tan­cial­men­te la pobre­za, más allá de la cam­pa­ña mediá­ti­ca rea­li­za­da en su con­tra para fabri­car una ima­gen de un país invi­vi­ble por la can­ti­dad de crí­me­nes y homi­ci­dios que se comen­ten, como lo ha seña­la­do el New York Times, lle­gan­do a afir­mar inclu­so que Vene­zue­la es un país más peli­gro­so que Irak, no se pue­de ocul­tar que la inse­gu­ri­dad pro­duc­to de la delin­cuen­cia común es un pro­ble­ma serio. ¿Qué pien­sas al res­pec­to? Asi­mis­mo, ¿cuál es la rela­ción entre el con­su­mo de dro­gas y alcohol y la delincuencia?”

RESPUESTA: Tene­mos que pre­ci­sar de qué vio­len­cia se tra­ta, y de qué pobre­za se tra­ta. Es cier­to que la expli­ca­ción inme­dia­ta­men­te pos­te­rior encua­dra ambas cues­tio­nes, pero aún así es nece­sa­rio acla­rar, pri­me­ro, que la pobre­za es en reali­dad empo­bre­ci­mien­to cau­sa­do his­tó­ri­ca­men­te por la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, lo que más tar­de o más tem­prano gene­ra vio­len­cias varias, unas defen­si­vas y revo­lu­cio­na­rias, pero otras indi­vi­dua­les, de per­so­nas que o bien no tie­nen otro medio de sub­sis­ten­cia, o bien han caí­do en las deno­mi­na­das “redes de delin­cuen­cia”, redes que pue­den tener lazos direc­tos o indi­rec­tos con “pode­res oscu­ros” de la bur­gue­sía, inclu­so con apa­ra­tos de su Esta­do. En la situa­ción lati­no­ame­ri­ca­na, las “maras” son un ejem­plo con­clu­yen­te de lo que habla­mos, como lo expli­ca muy bien el médi­co psi­quia­tra R. Kep­fer en la entre­vis­ta que le hace M. Colus­si: “Las maras reci­clan las vio­len­cias que están por toda la socie­dad; su vio­len­cia no es sino la vio­len­cia apren­di­da de lo que encuen­tran en otros espa­cios de la socie­dad” [100]. Es el capi­ta­lis­mo el que ali­men­ta estas y otras vio­len­cias, muchas de las cua­les son muy bene­fi­cio­sas para la mino­ría explo­ta­do­ra, como veni­mos insis­tien­do. Y den­tro de la reali­dad capi­ta­lis­ta están los apa­ra­tos esta­ta­les, que cen­tra­li­zan estra­té­gi­ca­men­te las vio­len­cias reac­cio­na­rias múl­ti­ples y que tele­di­ri­gen muchas de las vio­len­cias juve­ni­les orga­ni­za­das, como vere­mos lue­go al vol­ver al pro­ble­ma de las “maras”

Tene­mos en caso de Cen­troa­mé­ri­ca, en don­de el “cri­men orga­ni­za­do” va expan­dién­do­se ape­nas sin obs­tácu­los, en don­de las maras y el pan­di­llis­mo juve­nil se están cons­ti­tu­yen­do en fuer­zas socia­les con influen­cia públi­ca nefas­ta, reac­cio­na­ria, como expli­ca M. A. Gan­dá­se­gui en su estu­dio sobre toda el área meso­ame­ri­ca­na. Por ejem­plo: “Al igual que en Pana­má, las cau­sas que per­mi­ten la apa­ri­ción de estas orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les son las polí­ti­cas públi­cas equi­vo­ca­das que eje­cu­tan los gobier­nos de turno que desin­te­gran las ins­ti­tu­cio­nes bási­cas de la socie­dad. Estas polí­ti­cas de fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo y de “aper­tu­ra” a inver­sio­nes de capi­tal “sucio” se hacen cada vez más peli­gro­sas al ser subor­di­na­dos los gobier­nos por los intere­ses del cri­men orga­ni­za­do”[101]. La delin­cuen­cia orga­ni­za­da y per­mi­ti­da es un méto­do muy fre­cuen­te­men­te emplea­do por bur­gue­sías débi­les que nece­si­tan des­truir la cen­tra­li­dad socio­po­lí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor duran­te gene­ra­cio­nes, para explo­tar­lo más fácil­men­te. Cuan­do estas bur­gue­sías se enfren­tan a pode­ro­sos movi­mien­tos insu­rrec­cio­na­les, arma­dos y cohe­ren­tes, el “cri­men orga­ni­za­do” pasa a ser un com­po­nen­te más de la polí­ti­ca, como es el caso de Colom­bia y de su “nar­co­po­lí­ti­ca”[102], país en el que la polí­ti­ca y el poder están “mar­ca­dos”[103] por el narco.

Vene­zue­la sufre espe­cia­les pre­sio­nes del “cri­men orga­ni­za­do”, lo que agra­va el pro­ble­ma de la vio­len­cia delin­cuen­cial y de la (in)seguridad, como demues­tra L. Brit­to con la pro­fun­di­dad que le caracteriza:

“Los niños naci­dos y for­ma­dos duran­te el gobierno boli­va­riano están por cum­plir diez años. Sus crí­me­nes no exce­den de robar­le la merien­da a un com­pa­ñe­ri­to. La esta­dís­ti­ca delic­ti­va es nutri­da por per­so­nas naci­das y for­ma­das duran­te la Cuar­ta Repú­bli­ca. Sus defen­so­res escu­pen hacia arri­ba al cul­par al pro­ce­so por los actos de una gene­ra­ción que se for­mó mien­tras ellos esta­ban en el poder. La difi­cul­tad de con­tro­lar una fron­te­ra de más de dos mil kiló­me­tros ha per­mi­ti­do una pene­tra­ción para­mi­li­tar que denun­cia­mos hace tiem­po. El año ante­pa­sa­do, el Pre­si­den­te reco­no­ció que la inva­sión lle­gó a Cara­cas. Los infil­tra­dos cobran vacu­na y mon­tan alca­ba­las, suplan­tan al ham­pa crio­lla, ase­si­nan diri­gen­tes agra­rios y sin­di­ca­les, redu­cen al pavor a las comu­ni­da­des median­te crí­me­nes horren­dos y legi­ti­man sus capi­ta­les median­te bin­gos, casi­nos, salas de jue­gos y pros­tí­bu­los apa­dri­na­dos por lo más corrup­to, amo­ral y nau­sea­bun­do de las auto­ri­da­des. Según el Infor­me 1998 – 2000 de la Ofi­ci­na de la ONU con­tra la Dro­ga y el Deli­to, Colom­bia pre­sen­ta­ba para enton­ces una tasa de 61,7847 homi­ci­dios por cada 100.000 per­so­nas, la más alta del mun­do y más del doble de la de 31,6138 por cada 100.000 per­so­nas que enton­ces mos­tra­ba Vene­zue­la. Algu­na compu­tado­ra mági­ca serru­chó des­pués la tasa de Colom­bia redu­cién­do­la a 37 y ele­vó la nues­tra a 48. (…) Se recu­rre a la vio­len­cia para obte­ner o con­ser­var un bien cuan­do los res­tan­tes pro­ce­di­mien­tos fallan. En socie­da­des don­de una ínfi­ma mino­ría aca­pa­ra los bie­nes indis­pen­sa­bles, las mayo­rías des­po­seí­das optan entre vio­len­cia o ina­ni­ción. Si un sis­te­ma comu­ni­ca­cio­nal las con­ven­ce vein­ti­cua­tro horas al día de que sólo quien tie­ne vale, la vio­len­cia se con­ver­ti­rá en valor”[104].

Aun así, la situa­ción vene­zo­la­na, pese a su gra­ve­dad, pue­de ser bas­tan­te mejor en esta cues­tión que la de otras revo­lu­cio­nes del pasa­do –sin entrar aho­ra a valo­rar qué es y cómo va el pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la– en las que la delin­cuen­cia, el mer­ca­do negro, el ban­do­le­ris­mo, etc., fue­ron un arma con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria muy pode­ro­sa. La expe­rien­cia de la revo­lu­ción bol­che­vi­que es alec­cio­na­do­ra en este caso, acep­tan­do todas las dis­tan­cias entre la URSS de enton­ces y la Vene­zue­la de aho­ra. Aquí no tene­mos más reme­dio que recor­dar a C. Rakovsky, que en 1928 habló de “las masas redu­ci­das a la men­di­ci­dad o semi­pau­pe­ri­za­das que, gra­cias a los sub­si­dios irri­so­rios otor­ga­dos por el esta­do, viven en el mis­mo lími­te del ham­bre, del robo y de la pros­ti­tu­ción”, mien­tras que la buro­cra­cia en for­ma­ción ya bas­tan­te asen­ta­da en aque­lla épo­ca vivía ya bas­tan­te mejor, dis­fru­tan­do de todos los pri­vi­le­gios de una “nue­va cate­go­ría social”[105] que se des­en­tien­de de la repre­sión que ella mis­ma lan­za­ba con­tra sus anti­guos cama­ra­das de lucha. Algu­nas de las crí­ti­cas de este vie­jo y heroi­co bol­che­vi­que, inta­cha­ble en su com­por­ta­mien­to éti­co y polí­ti­co, tie­nen cier­ta apli­ca­bi­li­dad a la izquier­da vene­zo­la­na actual, como cuan­do denun­cia las enor­mes difi­cul­ta­des que tenían que supe­rar los obre­ros rusos para adqui­rir for­ma­ción teó­ri­ca mar­xis­ta[106], por­que la lucha con­tra la delin­cuen­cia y el cri­men orga­ni­za­do e ins­ti­ga­do por el impe­ria­lis­mo para aplas­tar a Vene­zue­la sí requie­re de una espe­cial for­ma­ción teórica.

Es aquí en don­de vemos la impor­tan­cia de la últi­ma cues­tión plan­tea­da por Dax Tos­cano en esta pre­gun­ta: “¿cuál es la rela­ción entre el con­su­mo de dro­gas y alcohol y la delincuencia?”

Hay una rela­ción indi­vi­dual muy estu­dia­da que se expre­sa tan­to en las reac­cio­nes vio­len­tas de las per­so­nas some­ti­das a los efec­tos inhi­bi­do­res y exci­ta­do­res de muchas dro­gas, como en la “peque­ña delin­cuen­cia” de robos y atra­cos para com­prar las dosis nece­sa­rias cuan­do se ha caí­do en la dro­go­de­pen­den­cia. La bur­gue­sía mag­ni­fi­ca esta peque­ña delin­cuen­cia, que es la que aba­rro­ta las cár­ce­les, sobre todo en perío­dos de pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca[107] con pre­sos de las cla­ses popu­la­res. La “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na” jalea­da por el sis­te­ma tie­ne en esta delin­cuen­cia menor su gran baza argu­men­ta­ti­va, apar­te de la del “terro­ris­mo”. Pero la gra­ve­dad del pro­ble­ma radi­ca en el doble papel del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo. Antes de seguir debe­mos saber que hay inves­ti­ga­do­res que sos­tie­nen que la gran ban­ca impe­ria­lis­ta se sal­vo del desas­tre duran­te los pri­me­ros días de la cri­sis finan­cie­ra de verano de 2008 gra­cias al dine­ro del nar­co­trá­fi­co inter­na­cio­nal[108], sien­do los ban­cos yan­quis los que con más impu­ni­dad lavan el nar­co­di­ne­ro, como se ha vuel­to a con­fir­mar hace muy poco al saber­se que el Ban­co Wacho­via había blan­quea­do nada menos que 380.000 millo­nes de dóla­res de cár­te­les mexi­ca­nos, y que ha sali­do de rosi­tas tras pagar una mul­ta de sólo 160 millo­nes[109].

Vea­mos el caso de El Sal­va­dor que, como Vene­zue­la, tam­bién es zona de paso de dro­gas a otros paí­ses: se ha demos­tra­do que la exis­ten­cia de redes inter­na­cio­na­les de trá­fi­co de dro­gas, que no sólo de ven­ta para el con­su­mo final, acre­cien­ta la ines­ta­bi­li­dad social[110] en los paí­ses por don­de tran­si­ta. Pero cen­tré­mo­nos en Vene­zue­la, para seguir con la pre­gun­ta. R. Bra­cho expli­ca que el 20% del dine­ro que cir­cu­la por el mun­do pro­ce­de de las dro­gas y que el 10% de la pobla­ción mun­dial las con­su­me asi­dua­men­te. Apli­can­do esta reali­dad a Vene­zue­la, Bra­cho sos­tie­ne con toda la razón que: “La adic­ción a las dro­gas no es un pro­ble­ma de salud, es mucho más que eso, lamen­ta­ble­men­te. Quie­nes pre­ten­dan que se abor­de des­de el mode­lo de pro­ble­ma de salud públi­ca solo repre­sen­ta­rán a las fuer­zas de resis­ten­cia al cam­bio. El pro­ble­ma es un pro­ble­ma no solo médi­co, es social, es polí­ti­co, es edu­ca­ti­vo, es de segu­ri­dad nacio­nal. Hay una gue­rra, una inva­sión, las dro­gas son misi­les silen­cio­sos que apun­tan des­de Colom­bia a nues­tras mejo­res gene­ra­cio­nes. Por lo tan­to el abor­da­je revo­lu­cio­na­rio debe ser inte­gral, con la mis­ma inten­si­dad des­de lo sani­ta­rio, como des­de lo social, como des­de lo mili­tar y polí­ti­co has­ta lo comu­nal”[111].

En las luchas socia­les, la crea­ción de la “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na”, y de las sen­sa­cio­nes de mie­do y temor entre las per­so­nas alie­na­das o con poca con­cien­cia, es una de las bazas reac­cio­na­rias de la cla­se domi­nan­te des­de siem­pre, pero espe­cial­men­te agu­di­za­da en el capi­ta­lis­mo, que se orien­ta, en pri­mer lugar, a diri­gir social y polí­ti­ca­men­te a las per­so­nas psi­co­ló­gi­ca­men­te auto­ri­ta­rias, débi­les en su auto­es­ti­ma y auto­co­no­ci­mien­to, que nece­si­tan de una auto­ri­dad supe­rior a ellas que les guíe por su exis­ten­cia. W. F. Sto­ne, tras una exten­sa refe­ren­cia a muchas inves­ti­ga­cio­nes sobre este deci­si­vo asun­to, sos­tie­ne que: “el auto­ri­ta­rio tien­de a uti­li­zar la supers­ti­ción y la este­reo­ti­pia para des­pla­zar la cau­sa­li­dad hacia fuer­zas exter­nas, fue­ra del con­trol per­so­nal. El mie­do a la pro­pia debi­li­dad le lle­va a valo­rar exa­ge­ra­da­men­te el poder y la fuer­za”[112].

Pero hemos dicho que se tra­ta del pri­mer paso, ya que lue­go siguen otros pasos des­ti­na­dos a ampliar la masa social de apo­yo a las polí­ti­cas reac­cio­na­rias, pre­ten­dien­do lle­gar a sec­to­res no tan alie­na­dos, sino inclu­so con algu­nos nive­les de con­cien­cia polí­ti­ca. Sal­tan­do de Vene­zue­la a la Euro­pa más “civi­li­za­da”, esto mis­mo es lo que está hacien­do aho­ra la bur­gue­sía más “demo­crá­ti­ca”, por no hablar de la dere­cha neo­fas­cis­ta[113]. La mani­pu­la­ción y exa­cer­ba­ción del racis­mo es uno de los méto­dos para crear “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na”, pero no el úni­co ya que aumen­tan los ata­ques repre­si­vos con­tra las izquier­das revo­lu­cio­na­rias polí­ti­cas, sin­di­ca­les y cul­tu­ra­les a raíz de la “gue­rra social”[114] que rena­ce en Europa.

Sin embar­go y a pesar de la exten­sión de esta res­pues­ta, sola­men­te ana­li­za­mos una par­te del pro­ble­ma, por­que la otra es la que tra­ta de la ideo­lo­gía bur­gue­sa jus­ti­fi­ca­do­ra de la repre­sión que ejer­ce con­tra el pue­blo en gene­ral uti­li­zan­do tan­to la excu­sa de la delin­cuen­cia como la inter­pre­ta­ción supues­ta­men­te “cien­tí­fi­ca” de las “cau­sas gené­ti­cas” e “ins­tin­ti­vas” de la vio­len­cia en gene­ral. La bur­gue­sía no ceja en impul­sar la “cien­cia gené­ti­ca” en bus­ca del san­to grial que demues­tre para siem­pre la “infe­rio­ri­dad natu­ral” de los pobres, de los “pue­blos atra­sa­dos”, de las “razas infe­rio­res”, de las muje­res, es decir, de la fuer­za de tra­ba­jo huma­na explo­ta­da por el impe­ria­lis­mo occi­den­tal lide­ra­do por los EEUU. Es esta ideo­lo­gía inhu­ma­na la que envol­vía moral­men­te las atro­ci­da­des de los médi­cos yan­quis en Gua­te­ma­la cuan­do infec­ta­ban de sífi­lis a cen­te­na­res de per­so­nas para expe­ri­men­tar en sus cuer­pos[115], como habían hecho los nazis muy pocos meses antes en Europa.

La creen­cia en la supe­rio­ri­dad racial y gené­ti­ca no sólo se apli­ca a las “razas infe­rio­res”, sino tam­bién a las cla­ses explo­ta­das, a las muje­res y a todos los colec­ti­vos sus­cep­ti­bles de ser explo­ta­dos por la “cla­se supe­rior”. La vio­len­cia que apli­ca así esta mino­ría “supe­rior” está jus­ti­fi­ca­da por cuan­to defien­de los “valo­res de la civi­li­za­ción y el pro­gre­so”, de modo que, al final, esta­ba ase­gu­ra­da la vic­to­ria de Occi­den­te sobre sus enemi­gos exter­nos e inter­nos debi­do al deter­mi­nis­mo gené­ti­co[116], como expli­can varios auto­res en un tex­to clá­si­co de lec­tu­ra obli­ga­da para enten­der el res­to de esta respuesta.

La repre­sión de las vio­len­cias de todo tipo por par­te de la bur­gue­sía encuen­tra bue­na par­te de su legi­ti­ma­ción en la ideo­lo­gía de la euta­na­sia social, de la socio­bio­lo­gía y del gene­tis­mo, en cuan­to supues­tas “razo­nes cien­tí­fi­cas” que excul­pan a Occi­den­te de sus actos, ya que, ade­más de cum­plir con su “des­tino mani­fies­to”, tam­bién alum­bra a la huma­ni­dad con la luz del pro­gre­so. E. Dus­sel[117], y otros auto­res tam­bién, ya ha pul­ve­ri­za­do esta men­ti­ra así que no nos exten­de­mos. Tam­po­co repe­ti­mos la his­to­ria de estas tesis des­de fina­les del siglo XIX has­ta aho­ra, y sus esen­cia­les cone­xio­nes con lo más reac­cio­na­rio de las corrien­tes indi­vi­dua­lis­tas de la eco­no­mía polí­ti­ca burguesa.

Acer­cán­do­nos al pre­sen­te, hay que recor­dar que ya en 1947, los pri­me­ros neo­li­be­ra­les orga­ni­za­dos casi secre­ta­men­te en Mont Pele­rin, Sui­za, comen­za­ron la redac­ción de su docu­men­to fun­da­cio­nal afir­man­do que “Los valo­res cen­tra­les de la civi­li­za­ción están en peli­gro”[118]. Aun­que hace mucho tiem­po que se des­mon­tó defi­ni­ti­va­men­te toda tesis socio­bio­ló­gi­ca, siem­pre es con­ve­nien­te actua­li­zar esas crí­ti­cas sobre todo cuan­do nos encon­tra­mos ante la reali­dad de la vio­len­cia. La nece­si­dad de este deba­te apa­re­ce cla­ra cuan­do vemos cómo des­de nada menos que 1976 se han ter­gi­ver­sa­do invo­lun­ta­ria o volun­ta­ria­men­te la tesis de R. Daw­kins en bene­fi­cio de la ver­sión más faná­ti­ca­men­te neo­li­be­ral y anti­de­mo­crá­ti­ca a par­tir del equí­vo­co títu­lo de su cono­ci­do libro “El gen egoís­ta”[119] y de algu­nas lagu­nas expli­ca­ti­vas que con­te­nía su pri­me­ra versión.

Cho­ro­ver inves­ti­gó cómo la socio­bio­lo­gía actua­ba para la “paci­fi­ca­ción del cere­bro” de los “vio­len­tos”, y pone como un ejem­plo entre mil los pla­nes de inter­ven­ción repre­si­va de las ins­ti­tu­cio­nes médi­cas ofi­cia­les para aplas­tar las gran­des movi­li­za­cio­nes anti­rra­cis­tas rea­li­za­das por la pobla­ción negra en oto­ño de 1967. La bur­gue­sía blan­ca nece­si­ta­ba extir­par defi­ni­ti­va­men­te los “esta­lli­dos de vio­len­cia”[120] de las masas explo­ta­das y la socio­bio­lo­gía y el gene­tis­mo eran una “cien­cia” ade­cua­da para ello. Recor­de­mos que estos pla­nes, que tenían cla­ros ante­ce­den­tes en ante­rio­res cri­sis socia­les, se idea­ron en un perío­do mar­ca­do por el infor­me Iron Moun­tain de 1961 y el Memo­ran­do Powell de 1971, y den­tro de la doc­tri­na del “des­tino mani­fies­to” que, según dicen, guía el des­tino de Nor­te­amé­ri­ca des­de la mitad del siglo XIX en post del máxi­mo bien­es­tar de su pueblo.

En reali­dad, no exis­te dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va algu­na, en el plano de la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca, entre el “des­tino mani­fies­to” que jus­ti­fi­ca todas las atro­ci­da­des del impe­ria­lis­mo yan­qui, y la prio­ri­dad nazi por el bien­es­tar de la “comu­ni­dad del pue­blo”[121] ale­mán. La socio­bio­lo­gía fue uno de los com­po­nen­tes fuer­tes del nazis­mo y la bru­ta­li­dad extre­ma de este régi­men para saquear sis­te­má­ti­ca­men­te a casi toda Euro­pa a fin de evi­tar las ham­bru­nas y pade­ci­mien­tos que sufrió el pue­blo ale­mán des­de 1916, y que pro­pi­cia­ron la olea­da revo­lu­cio­na­ria ini­cia­da en 1918 y sos­te­ni­da con alti­ba­jos has­ta el triun­fo nazi en 1933, este expo­lio deno­mi­na­do “crí­me­nes en bene­fi­cio del pue­blo”[122], ape­nas tie­ne dife­ren­cia esen­cial algu­na con el expo­lio de media huma­ni­dad por EEUU para garan­ti­zar su “des­tino mani­fies­to”. Bue­na par­te del pro­ble­ma de las actua­les vio­len­cias tie­ne en estas seme­jan­zas estruc­tu­ra­les una de sus expli­ca­cio­nes más obvias.

Cho­ro­ver, como hemos vis­to, habla­ba de la vio­len­cia implí­ci­ta al gene­tis­mo como ins­tru­men­to para la “paci­fi­ca­ción del cere­bro”; el “des­tino mani­fies­to” tie­ne la fina­li­dad de ase­gu­rar “el esti­lo de vida ame­ri­cano”, del mis­mo modo que el nazis­mo bus­ca­ba “com­prar a los ale­ma­nes” para impe­dir otra revo­lu­ción bol­che­vi­que. La socio­bio­lo­gía es un com­po­nen­te estruc­tu­ral de estas prác­ti­cas impe­ria­lis­tas geno­ci­das y, aho­ra mis­mo, no trans­cu­rre una sema­na sin que lea­mos en pren­sa una noti­cia sobre el penúl­ti­mo “des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co” sobre la deter­mi­na­ción gené­ti­ca de la vio­len­cia huma­na. Es por esto que con­vie­ne res­ca­tar los tex­tos cien­tí­fi­cos que dejan las cosas cla­ras. La ver­sión domi­nan­te en la socio­bio­lo­gía y gene­tis­mo pre­ten­de argu­men­tar la supe­rio­ri­dad de la “raza blan­ca”, el deter­mi­nis­mo bio­ló­gi­co de la con­duc­ta huma­na y de las “abe­rra­cio­nes” en su com­por­ta­mien­to, etc., pero los avan­ces cien­tí­fi­cos han pul­ve­ri­za­do estas tesis[123].

Otras inves­ti­ga­cio­nes tam­bién cri­ti­can la super­fi­cia­li­dad, las tram­pas y las fala­cias del gene­tis­mo[124], las estre­chas rela­cio­nes de la bio­tec­no­lo­gía gené­ti­ca con la indus­tria capi­ta­lis­ta, el uso repre­si­vo y de con­trol social que hace el capi­ta­lis­mo de la gené­ti­ca por él desa­rro­lla­da, limi­tan­do la pri­va­ci­dad y las liber­ta­des civi­les[125], etc. Los deno­mi­na­dos “per­fi­les gené­ti­cos” son masi­va­men­te usa­dos en la repre­sión polí­ti­ca de la disi­den­cia median­te el ficha­je poli­cial[126]. Feliz­men­te, la crí­ti­ca mar­xis­ta al deter­mi­nis­mo está abar­can­do, ade­más de al bio­ló­gi­co, tam­bién a su opues­to, el cul­tu­ral, que repi­te los erro­res del ante­rior, negan­do la dia­léc­ti­ca entre lo natu­ral y lo social[127], negan­do así el prin­ci­pio socio­na­tu­ral de la espe­cie huma­na, prin­ci­pio en el que el com­po­nen­te social, colec­ti­vo y cons­cien­te pue­de diri­gir la huma­ni­dad al socialismo.

No hay duda de que sólo esta visión dia­léc­ti­ca de la inter­ac­ción entre lo social y lo bio­ló­gi­co pue­de ser­vir­nos de guía crí­ti­ca cuan­do lee­mos noti­cias apa­ren­te­men­te asép­ti­cas y neu­tra­les sobre el con­trol de la gené­ti­ca del mie­do, avan­ces cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos sobre rato­nes que mos­tra­rían que se pue­de cor­to­cir­cui­tar el pro­ce­so ins­tin­ti­vo del mie­do con el símil del “inte­rrup­tor del mie­do”[128]. Aun­que se reco­no­ce que el pro­ce­so del mie­do y de las muy dife­ren­tes reac­cio­nes que pue­de pro­du­cir, des­de la huí­da has­ta la lucha deses­pe­ra­da pasan­do por la pará­li­sis, es más com­ple­jo de lo que se espe­ra­ba, siem­pre que­da en el aire la duda sobre si el meca­nis­mo inte­rrup­tor del mie­do pue­de ser apli­ca­do a la espe­cie huma­na. Pero si usa­mos la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta vemos que, des­de anti­guo, exis­ten muchos “inte­rrup­to­res” del mie­do des­ti­na­dos a con­ver­tir a los seres huma­nos en faná­ti­cos vio­len­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, capa­ces de ase­si­nar a su madre y vio­lar a su her­ma­na si se lo orde­na la auto­ri­dad esta­ble­ci­da. Recor­de­mos, por ejem­plo, el esca­pu­la­rio cató­li­co con una ima­gen del Sagra­do Cora­zón de Jesús y el lema “Deten­te bala, Dios está con­mi­go”, con el que ata­ca­ban las tro­pas fran­quis­tas en la gue­rra de 1936 – 39, tras ser exhor­ta­das por el cape­llán y beber gran­des y gene­ro­sos tra­gos de coñac o “sal­ta­pa­ra­pe­tos”.

Pero exis­te una visión menos dura de la bio­tec­no­lo­gía, socio­bio­lo­gía y gene­tis­mo que inclu­so bus­ca aires de “neu­tra­li­dad cien­tí­fi­ca” en el estu­dio de la bio­tec­no­lo­gía en gene­ral, aun­que tie­ne que reco­no­cer la nece­si­dad de un empleo rigu­ro­so del “prin­ci­pio de pre­cau­ción”[129], que en sí mis­mo anu­la­ría bue­na par­te de las inves­ti­ga­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas actua­les, sobre todo las rela­cio­na­das con los ejér­ci­tos impe­ria­lis­tas[130]. Otros auto­res pro­gre­sis­tas envuel­ven con una mez­cla de post­mo­der­nis­mo, decos­truc­ción y has­ta el “segun­do” Witt­gens­tein sus denun­cias al inten­to del con­trol y direc­ción “demo­crá­ti­ca” de la socie­dad median­te la mani­pu­la­ción gené­ti­ca[131], mien­tras se igno­ra la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo y de sus efec­tos gene­ra­do­res no sólo de vio­len­cias múl­ti­ples sino tam­bién de la pro­pia indus­tria genética.

Por no exten­der­nos, en lo rela­cio­na­do con la agre­si­vi­dad huma­na tam­bién pro­li­fe­ra la asep­sia que escu­rre el bul­to ante los pro­ble­mas cru­cia­les de la estruc­tu­ra de poder y explo­ta­ción, limi­tán­do­se a reco­no­cer la “com­ple­ji­dad del pro­ble­ma” de la agre­si­vi­dad, la inter­ac­ción entre los fac­to­res bio­ló­gi­cos y los socia­les, aun­que al final sur­ge el ata­que vela­do a los defen­so­res de los dere­chos socia­les, echán­do­les en cara que su recha­zo a nue­vos fár­ma­cos para con­tro­lar la “vio­len­cia pato­ló­gi­ca” difi­cul­ta la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca al res­pec­to[132]. Tal vez sea pura casua­li­dad, pero la últi­ma pági­na del libro es un anun­cio de una de las más poten­tes empre­sas biomédicas.

Cen­trán­do­nos en el pro­ble­ma de la agre­si­vi­dad y de las vio­len­cias, Lan­ga­ney des­tro­zó los mitos del macho humano, supues­to clon del “macho domi­nan­te” en las espe­cies ani­ma­les, que para mul­ti­pli­car su estir­pe, impo­ner­se en la “jun­gla huma­na” y aumen­tar su pro­pie­dad pri­va­da, se com­por­ta agre­si­va­men­te pero con­tro­lan­do su “natu­ral ins­tin­to vio­len­to”. Tras estu­diar minu­cio­sa­men­te las rela­cio­nes entre sexua­li­dad y terri­to­rio en muchas espe­cies este cien­tí­fi­co sin­te­ti­zó teó­ri­ca­men­te tres lími­tes insal­va­bles que carac­te­ri­zan y dife­ren­cian la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia ani­mal de la huma­na: no debe prac­ti­car­se con­tra las hem­bras; no debe ser sis­te­má­ti­ca­men­te mor­tal, y la agre­sión no es siem­pre una ven­ta­ja para el ata­can­te[133]. Vere­mos en las res­pues­tas que nin­gu­na de estas tres cons­tan­tes ani­ma­les es res­pe­ta­da por las vio­len­cias opre­so­ras, las que prac­ti­can las cla­ses pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Aquí, en la pro­pie­dad pri­va­da, radi­ca en últi­mo aná­li­sis la dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre la agre­si­vi­dad y vio­len­cia ani­mal y la humana.

C. Mar­tí­nez se ha hecho eco de las inves­ti­ga­cio­nes de Janes Goo­dall sobre los chim­pan­cés en sus cace­rías para pro­veer­se de car­ne matan­do a otros monos y comién­do­se­los. Los chim­pan­cés ata­can­tes, que se comían algu­nas a las crías del gru­po ata­ca­do, sin embar­go se apro­pia­ban de sus hem­bras y de sus crías, que pasa­ban a inte­grar­se en el gru­po vic­to­rio­so. Pero lo deci­si­vo es que la auto­ra apor­ta datos incues­tio­na­bles sobre la pre­do­mi­nan­cia abru­ma­do­ra de la coope­ra­ción mutua y la afec­ti­vi­dad den­tro de los gru­pos y el papel de la agre­si­vi­dad y vio­len­cia en su seno, mos­tran­do que no se pue­de extra­po­lar a la espe­cie huma­na algu­nos com­por­ta­mien­tos pun­tua­les en chim­pan­cés[134].

Basán­do­se en los mis­mos estu­dios de J. Goo­dall y de otros muchos inves­ti­ga­do­res, G. Dyer tam­bién resu­me las “gue­rras” entre chim­pan­cés, indi­can­do que alre­de­dor de un 30% de machos de cada gru­po mue­ren en esos “con­flic­tos”. Extien­de su aná­li­sis a las diver­sas “gue­rras” entre las comu­ni­da­des huma­nas del paleo­lí­ti­co en base a los datos dis­po­ni­bles reco­no­cien­do la exis­ten­cia de vio­len­cia entre los Nean­dertha­les, y pro­fun­di­za en las “gue­rras” entre las comu­ni­da­des reco­lec­to­ras iti­ne­ran­tes, lle­gan­do a la con­clu­sión de que la cau­sa ori­gi­na­ria de las vio­len­cias ani­ma­les y huma­nas no radi­ca en los genes sino en la dis­po­ni­bi­li­dad de los recur­sos ener­gé­ti­co[135], afir­ma­ción anti­ge­ne­tis­ta que refuer­za más ade­lan­te al insis­tir en que la vio­len­cia entre los babui­nos, como entre los pri­ma­tes en gene­ral y en los huma­nos, no res­pon­de a cau­sas gené­ti­cas sino socia­les[136].Y para ter­mi­nar con las “gue­rras” de los chim­pan­cés, inves­ti­ga­cio­nes recien­tes tam­bién con­fir­man estas con­clu­sio­nes[137] que hun­den las patra­ñas genetistas.

Por tan­to, con­clu­yen­do, el impe­ria­lis­mo nece­si­ta pro­vo­car la delin­cuen­cia social en todas par­tes para gene­ra­li­zar el mie­do, y con él la “depen­den­cia auto­ri­ta­ria” de los sec­to­res alie­na­dos, que actúan como base de masas y fuer­za de cho­que de la con­tra­rre­vo­lu­ción. En Vene­zue­la esta tác­ti­ca es una reali­dad dia­ria. Pero tam­bién tene­mos que cono­cer la ideo­lo­gía jus­ti­fi­ca­do­ra de las atro­ci­da­des repre­si­vas, basa­da en la creen­cia anti­cien­tí­fi­ca de la “supe­rio­ri­dad” del pro­pie­ta­rio de las fuer­zas pro­duc­ti­vas sobre quien úni­ca­men­te sólo tie­ne su fuer­za de tra­ba­jo para mal­vi­vir ven­dién­do­la al empre­sa­rio por un salario.

RESPUESTA SEXTA:

PREGUNTA: “En varios luga­res del mun­do se come­ten crí­me­nes con­tra la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, rea­li­za­dos por mafias delin­cuen­cia­les o por gen­te lum­pen: robos a per­so­nas, casas y vehícu­los, asal­tos y secues­tros con armas a per­so­nas, pri­ván­do­les inclu­so de la vida, vio­la­cio­nes, etc. La gen­te recla­ma mayor segu­ri­dad y, por ende, más vigi­lan­cia y con­trol. ¿Se debe­ría enton­ces brin­dar a las fuer­zas del orden todo el apo­yo por par­te de la pobla­ción? ¿La visión sobre las fuer­zas repre­si­vas debe ser la mis­ma, des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, inclu­so si la poli­cía acu­de a defen­der a una per­so­na o a una comu­ni­dad, barrio deter­mi­na­do fren­te a los robos o asal­tos per­pe­tra­dos por delin­cuen­tes comu­nes? ¿Es acer­ta­da está visión? ¿Qué medi­das serían las ade­cua­das para que un colec­ti­vo social haga fren­te a ese tipo de delitos?”

RESPUESTA: Es muy cier­to que en muchos luga­res del mun­do las mafias ata­can a la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, robán­do­la, vio­lan­do y matan­do. En cada sitio habrá que hacer un estu­dio con­cre­to, pero en líneas gene­ra­les debe­mos tener en cuen­ta, como míni­mo, cin­co caras del pro­ble­ma. Una es la peque­ña delin­cuen­cia, los “rate­ros”, “came­llos de barrio”, “car­te­ris­tas”, “man­guis”, “pin­cho­tas”, etc., que a lo sumo ata­can a la peque­ña bur­gue­sía, pero que ape­nas se atre­ven con las zonas resi­den­cia­les y de nego­cios muy pro­te­gi­das poli­cial­men­te. Otra es el “ladrón espe­cia­li­za­do”, gru­pos espe­cia­li­za­dos en robar a bur­gue­ses, joye­ros, ban­que­ros, gran­des empre­sas, saquear zonas resi­den­cia­les, etc., y que ape­nas se mez­clan con la “peque­ña delin­cuen­cia” por­que está muy pene­tra­da por la poli­cía. Ade­más, están las gran­des mafias de los nego­cios ile­ga­les mun­dia­les, rela­cio­na­das o no con los ser­vi­cios secre­tos de los Esta­dos, que no dudan en ase­si­nar a cual­quie­ra, des­de el peque­ño tra­pi­che­ro de barrio que no ha paga­do a tiem­po el pre­cio de su dro­ga a la red de repar­to, has­ta secues­tra­dos pasan­do por pros­ti­tu­tas, sin olvi­dar a los sica­rios, y que pue­de cola­bo­rar con los ser­vi­cios secre­tos bur­gue­ses en el nar­co­trá­fi­co, armas, etc.

Tam­bién están los ser­vi­cios espe­cia­les de las poli­cías, que con­tro­lan más o menos estas redes, infil­tra­das en ellas o con dela­to­res en su seno, y que pue­den recu­rrir a delin­cuen­tes para que reali­cen deter­mi­na­das ope­ra­cio­nes sucias sin dejar nin­gún ras­tro polí­ti­co, ade­más de los “ser­vi­cios de lim­pie­za” dedi­ca­dos a “matar por con­trol remo­to”, ser­vi­cios ultra­se­cre­tos a los que ni el Pre­mio Nóbel de la Paz, Oba­ma, se atre­ve a parar­les los pies[138]. Por últi­mo, están los ver­da­de­ros cri­mi­na­les, la bur­gue­sía en su con­jun­to y los ban­que­ros en par­ti­cu­lar, sin olvi­dar a al Esta­do del Vati­cano y sus per­ma­nen­tes escán­da­los eco­nó­mi­cos[139]. Recor­de­mos la pre­gun­ta de B. Brecht: ¿Quién es más delin­cuen­te: el que atra­ca un ban­co o el que fun­da un ban­co? No hay duda de que estas cin­co caras del pro­ble­ma se pre­sen­tan mez­cla­das en par­te en cier­tos momen­tos pero las izquier­das no pue­den come­ter el error de cen­trar­se en la pri­me­ra cara, la de la delin­cuen­cia social más bási­ca, ni en la ter­ce­ra, la de las gran­des mafias cri­mi­na­les, sobre todo cuan­do en medio de la cri­sis actual, los Esta­dos bur­gue­ses cen­tra­li­zan y dis­ci­pli­nan sus dife­ren­tes fuer­zas repre­si­vas, e inclu­so crean otras nue­vas, de masas, adap­tan­do a las con­di­cio­nes ame­ri­ca­nas las lec­cio­nes del nazi­fas­cis­mo europeo.

Las izquier­das han de tener una visión crí­ti­ca de papel que jue­gan las vio­len­cias deli­cuen­cia­les en el capi­ta­lis­mo sobre explo­ta­dor y en cri­sis. Como hemos dicho arri­ba, vol­ve­mos a la reali­dad cre­cien­te de las “maras” por­que, a nues­tro enten­der y desa­rro­llan­do la tesis de M. Colus­si[140], esta­mos ante la apli­ca­ción a las Amé­ri­cas de una prác­ti­ca ale­ma­na de extre­ma dere­cha jus­to des­de 1918, cuan­do tras la derro­ta de la gue­rra, esta­lló la revo­lu­ción. La bur­gue­sía ale­ma­na orga­ni­zó gru­pos de jóve­nes sol­da­dos y ofi­cia­les de extre­ma dere­cha para exter­mi­nar a la revo­lu­ción en Ale­ma­nia y a los bol­che­vi­ques en los paí­ses bál­ti­cos que habían per­te­ne­ci­do al impe­rio zaris­ta. Lue­go Mus­so­li­ni hizo otro tan­to con los “cami­sas negras”, y todos los movi­mien­tos nazi­fas­cis­tas repi­tie­ron ese méto­do tan efectivo.

Hay dife­ren­cias lla­ma­ti­vas, como que las “maras” están for­ma­das por jóve­nes lum­pen, mien­tras que en los gru­pos euro­peos tam­bién par­ti­ci­pa­ron jóve­nes de la noble­za y de la bur­gue­sía. Sal­van­do estas y otras dife­ren­cias, el méto­do y el fin es el mis­mo: ate­rro­ri­zar e impo­ner la pasi­vi­dad des­uni­da al pue­blo tra­ba­ja­dor sin que, por el momen­to, ten­gan que inter­ve­nir las fuer­zas repre­si­vas ofi­cia­les del Esta­do. Pero la mayor dife­ren­cia, la cua­li­ta­ti­va, con res­pec­to al pasa­do, con­sis­te en el mis­mo capi­ta­lis­mo, en el papel que tie­ne aho­ra las masas ingen­tes de dine­ro sucio y ensan­gren­ta­do que sur­ge a cho­rros del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo. Seme­jan­te nego­cio nece­si­ta de un entra­ma­do com­ple­jo, diver­si­fi­ca­do en extre­mo y has­ta tal pun­to ubi­cuo y adap­ta­ti­vo que ha pene­tra­do en todos los rin­co­nes del capi­ta­lis­mo, inclui­do el Vati­cano[141].

Antes de seguir es menes­ter pre­ci­sar un poco de qué habla­mos cuan­do habla­mos de nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y cri­men orga­ni­za­do: “Estas orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les nos mane­jan nues­tro tiem­po, pues nos impo­nen su lógi­ca ase­si­na y des­truc­ti­va y como pode­mos apre­ciar for­man par­te del cir­cui­to eco­nó­mi­co mun­dial. Hoy el Cri­men Orga­ni­za­do repre­sen­ta el 5% del Pro­duc­to Bru­to Mun­dial. En un hipo­té­ti­co ran­king de PBI, hoy el top five sería de la siguien­te mane­ra: 1º Unión Euro­pea, 2º Esta­dos Uni­dos, 3º Japón, 4º el Cri­men Orga­ni­za­do y 5° Chi­na. La red de “ser­vi­cios” que abar­can al Cri­men Orga­ni­za­do es muy varia­da: ropa, medi­ca­men­tos, cos­mé­ti­cos, elec­tro­do­més­ti­cos, jue­gos, equi­pos elec­tró­ni­cos, tra­ta de blan­cas, armas, jue­go, empren­di­mien­tos inmo­bi­lia­rios, mas el ape­te­ci­ble y super­ren­ta­ble comer­cio de dro­ga. Por todos esos con­cep­tos se logra recau­dar alre­de­dor de 700.000 millo­nes de euros[142].

Domi­nan­do estos datos enten­de­mos per­fec­ta­men­te qué son y qué poder tie­nen las “maras”, el pan­di­llis­mo, la mafia orga­ni­za­da y conec­ta­da con la corrup­ción e inefi­cien­cia del Esta­do, etc. M. A. Gan­dá­se­gui se ha hecho eco de una estre­me­ce­do­ra entre­vis­ta que el dia­rio bra­si­le­ño O Glo­bo hizo a un jefe mafio­so que diri­ge cri­mi­nes des­de una de las cár­ce­les de Sao Pau­lo. Lea­mos lo que sigue: “No hay más pro­le­ta­rios o infe­li­ces o explo­ta­dos”, seña­la Mar­co­la. “Hay una ter­ce­ra cosa cre­cien­do, cul­ti­va­da en el barro, edu­cán­do­se en el más abso­lu­to anal­fa­be­tis­mo, diplo­mán­do­se en las cár­ce­les, como un mons­truo escon­di­do en los rin­co­nes de la ciu­dad. Ya sur­gió una espe­cie de post mise­ria que gene­ra una nue­va cul­tu­ra ase­si­na, ayu­da­da por la tec­no­lo­gía, saté­li­tes, celu­la­res, inter­net y armas moder­nas (…) O Glo­bo pre­gun­ta: ¿Pero, qué debe­mos hacer? Mar­co­la con­tes­ta: “Les voy a dar una idea, aun­que sea en con­tra de mis intere­ses. ¡Aga­rren a «los baro­nes, nar­co­tra­fi­can­tes del pol­vo» (cocaí­na)! Hay dipu­tados, sena­do­res, empre­sa­rios y ex pre­si­den­tes meti­dos en el trá­fi­co de la cocaí­na y de las armas. ¿Pero, quién pue­de meter­les mano? ¿El Ejér­ci­to? Noso­tros somos hor­mi­gas devo­ra­do­ras, escon­di­das en los rin­co­nes. Para aca­bar con noso­tros nece­si­tan esta­llar una bom­ba ató­mi­ca en las fave­las. ¿Ya pen­só? ¿Ipa­ne­ma radio-acti­va?”[143].

Tenien­do esto en cuen­ta la pre­gun­ta de Dax Tos­cano de que: “la gen­te recla­ma mayor segu­ri­dad y, por ende, más vigi­lan­cia y con­trol. ¿Se debe­ría enton­ces brin­dar a las fuer­zas del orden todo el apo­yo por par­te de la pobla­ción?”, adquie­re deci­si­va impor­tan­cia para las izquier­das. La res­pues­ta, pien­so yo, tie­ne que venir de otro lado, de la polí­ti­ca inde­pen­dien­te de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en todos los aspec­tos, y espe­cial­men­te hacia el Esta­do y sus medios repre­si­vos. Pode­mos ade­lan­tar par­te de la res­pues­ta leyen­do estas pala­bras sobre el con­cep­to abier­to e inclu­yen­te de “auto­de­fen­sa inte­gral” que repro­du­ci­mos extraí­da de la entre­vis­ta que J. Lofre­do hizo al mexi­cano Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo Insur­gen­te –ERPI – , según la cual: “rei­vin­di­ca­mos la auto­de­fen­sa inte­gral, no sólo la que se basa en las armas, sino en la defen­sa legí­ti­ma de la pro­duc­ción, de la edu­ca­ción, la cul­tu­ra, la salud y las luchas orga­ni­za­das del pue­blo que van des­de la exi­gen­cia de ser­vi­cios como el agua, la luz las carre­te­ras, etc., has­ta la lucha polí­ti­ca por una auten­ti­ca demo­cra­cia”[144]. Poco antes de estas pala­bras el por­ta­voz del ERPI había habla­do de la nece­si­dad de una éti­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­pa­triar­cal que pro­te­ja a la estra­te­gia y tác­ti­ca del ERPI de quie­nes supe­di­tan los medios a los fines, es decir, de quie­nes no acep­tan la nece­si­dad de una éti­ca revo­lu­cio­na­ria inser­ta en la acción polí­ti­ca y que actúa como garan­te de la dia­léc­ti­ca entre fines y medios, medios y fines.

En la lucha con­tra las “maras” y la delin­cuen­cia orga­ni­za­da con el apo­yo direc­to o indi­rec­to del Esta­do, el con­cep­to de “auto­de­fen­sa inte­gral” se apli­ca en el sen­ti­do de una prác­ti­ca con­cien­cia­do­ra y orga­ni­za­do­ra de las masas para su auto­de­fen­sa sin tener que depen­der del Esta­do bur­gués, de su judi­ca­tu­ra y de sus fuer­zas repre­si­vas, pen­sa­das pasa aplas­tar a los empo­bre­ci­dos, con­de­nar­los a penas de pri­sión por cual­quier deli­to menor con­tra la pro­pie­dad pri­va­da, mien­tras que la bur­gue­sía, los empre­sa­rios, ban­que­ros y terra­te­nien­tes hacen nego­cios millo­na­rios. La auto­de­fen­sa inte­gral está espe­cial­men­te pen­sa­da para los pue­blos sin poder revo­lu­cio­na­rio pro­pio, que tie­nen que empe­zar des­de la nada y con­tra Esta­dos cada vez más podri­dos, corrup­tos y repre­so­res, como el mexi­cano[145]. Se tra­ta de ir crean­do con­tra­po­de­res popu­la­res dedi­ca­dos a la lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do des­de y para un pro­yec­to comu­nis­ta, nun­ca des­de un pro­yec­to ambi­guo, popu­lis­ta-reac­cio­na­rio y racis­ta, machis­ta y con cla­ras reso­nan­cias pro­to­fas­cis­tas o neo­fas­cis­tas. En Euro­pa tam­bién se han crea­do estos “pique­tes ciu­da­da­nos”, mayo­ri­ta­ria­men­te de dere­chas y peque­ño bur­gue­ses auto­ri­ta­rios, o abier­ta­men­te fas­cis­tas como las “ron­das negras”[146] italianas.

Pero noso­tros debe­mos avan­zar en jus­to lo con­tra­rio: Se tra­ta de que esos con­tra­po­de­res avan­cen en un doble poder coor­di­na­do para auto­de­fen­sa popu­lar en esos y otros pro­ble­mas. Hay expe­rien­cias prác­ti­cas que demues­tran que eso pue­de lograr­se siem­pre que se man­ten­ga la cohe­ren­cia éti­co-polí­ti­ca y teó­ri­ca entre los fines y los medios. Pero simul­tá­nea­men­te a este avan­ce, hay que man­te­ner una crí­ti­ca polí­ti­ca radi­cal de la teo­ría bur­gue­sa de la “admi­nis­tra­ción públi­ca” como algo sepa­ra­do cua­li­ta­ti­va­men­te del Esta­do. La crí­ti­ca del mito de la neu­tra­li­dad de la “admi­nis­tra­ción públi­ca” es deci­si­va sobre todo en la cues­tión de la judi­ca­tu­ra, las leyes, etc., por­que mucha gen­te opri­mi­da cree en la neu­tra­li­dad de la ley fren­te al explo­ta­dor y el explo­ta­do. Con toda razón, O. Gue­rre­ro sos­tie­ne que: “la admi­nis­tra­ción públi­ca no es la admi­nis­tra­ción de la socie­dad, sino la admi­nis­tra­ción del Esta­do en la socie­dad, el poder eje­cu­ti­vo que gobier­na en inte­rés de las cla­ses domi­nan­tes en la medi­da en que el Esta­do es su pro­pio repre­sen­tan­te. La admi­nis­tra­ción públi­ca es el gobierno en acción, el poder eje­cu­ti­vo dele­ga­cio­nal del Esta­do en la socie­dad, es decir, los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes fren­te al res­to de la socie­dad (…) Decir admi­nis­tra­ción públi­ca es decir, a la vez, polí­ti­ca y admi­nis­tra­ción”[147].

La “admi­nis­tra­ción públi­ca” pier­de toda­vía más su nulo con­te­ni­do “públi­co” con­for­me nos intro­du­ci­mos en los espa­cios de poder deci­si­vos, la eco­no­mía, el ejér­ci­to, la judi­ca­tu­ra, etc., en los que el Esta­do con­tro­la muy estric­ta­men­te la fide­li­dad de la “carre­ra fun­cio­na­rial” al amo bur­gués. La teo­ría mar­xis­ta del Esta­do, que no pode­mos desa­rro­llar aquí, insis­te en esta esen­cia polí­ti­ca reac­cio­na­ria de estos apa­ra­tos ofi­cial­men­te “públi­cos” pero her­mé­ti­ca­men­te cerra­dos al con­trol demo­crá­ti­co, sobre todo cuan­do éste es ejer­ci­do por el pue­blo. La buro­cra­cia esta­tal se nutre de téc­ni­cos pro­ve­nien­tes de la bur­gue­sía y de la media bur­gue­sía, y en mucha menor medi­da de la peque­ña bur­gue­sía. Pro­por­cio­nal­men­te a la com­po­si­ción cuan­ti­ta­ti­va de cla­ses en el capi­ta­lis­mo, es muy redu­ci­do el tan­to por cien­to de la “admi­nis­tra­ción públi­ca” de ori­gen obre­ro y tra­ba­ja­dor, y su enana pre­sen­cia se redu­ce aún más en los apa­ra­tos deci­si­vos. Según R. Mili­band: “En una épo­ca en la que tan­to se habla de la demo­cra­cia, de la igual­dad, de la movi­li­dad social, de la des­apa­ri­ción de las cla­ses y de todo los demás, en los paí­ses capi­ta­lis­tas avan­za­dos ha segui­do sien­do un hecho fun­da­men­tal el que la gran mayo­ría de hom­bres y de muje­res de estos paí­ses ha sido gober­na­da, repre­sen­ta­da, admi­nis­tra­da, juz­ga­da y man­da­da en la gue­rra por per­so­nas pro­ce­den­tes de otras cla­ses eco­nó­mi­ca y social­men­te supe­rio­res y rela­ti­va­men­te dis­tan­tes”[148].

El ter­cio de siglo trans­cu­rri­do des­de que se escri­bie­ron los dos tex­tos cita­dos ha corro­bo­ra­do su vera­ci­dad teó­ri­ca, espe­cial­men­te a par­tir de la ace­le­ra­ción de las cri­sis par­cia­les des­de la déca­da de 1990 en diver­sas par­tes del mun­do, y sobre todo des­de su con­fluen­cia y sín­te­sis explo­si­va en la cri­sis mun­dial a par­tir de verano de 2007 has­ta aho­ra. Son los pue­blos explo­ta­dos por bur­gue­sías débi­les y bru­ta­les, y las nacio­nes ocu­pa­das por Esta­dos extran­je­ros, los que más impo­si­bi­li­dad tie­nen de acce­der a la “admi­nis­tra­ción públi­ca”, y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na de influir en su fun­cio­na­mien­to. Lo vis­to has­ta aquí no quie­re decir que haya que dar por per­di­da e impo­si­ble la lucha con­cien­cia­do­ra en el inte­rior de las buro­cra­cias más cer­ca­nas al pue­blo, inclu­so entre la tro­pa de base del ejér­ci­to. La expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria, teo­ri­za­da bri­llan­te­men­te en los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y veri­fi­ca­da siem­pre has­ta aho­ra, indi­ca la nece­si­dad de minar des­de den­tro estos apa­ra­tos esta­ta­les, pero sin hacer­se dema­sia­das espe­ran­zas. Estu­dian­do la san­grien­ta expe­rien­cia lati­no­ame­ri­ca­na, M. Colus­si resal­ta los lími­tes de esta tarea en algo tan fun­da­men­tal como son los ejér­ci­tos for­ma­dos por los EEUU para man­te­ner su poder sobre los pue­blos de las Amé­ri­cas, y con­clu­ye con una cues­tión a la que vol­ve­re­mos por su impor­tan­cia, la de los “gol­pes sua­ves”[149] para “defen­der la demo­cra­cia” tal cual la defi­ne el imperialismo.

No hay duda de que el pan­di­llis­mo y las “maras” son par­te de la estra­te­gia pro­pi­cia­do­ra de las inter­ven­cio­nes repre­si­vas mayo­res, duras o sua­ves, por lo que es tan impor­tan­te avan­zar en la prác­ti­ca del dere­cho a la auto­de­fen­sa inte­gral tam­bién con­tra esas agre­sio­nes. Tareas como la edu­ca­ción en leyes y en abo­ga­cía, la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que orien­ten la defen­sa legal de las per­so­nas agre­di­das para que no sean enga­ña­das por las tram­pas y men­ti­ras de la ley bur­gue­sa, la rea­li­za­ción de encuen­tros y deba­tes nacio­na­les e inter­na­cio­na­les sobre los dere­chos huma­nos y las rela­cio­nes entre el cri­men orga­ni­za­do y el Esta­do bur­gués, estas y otras tareas entran den­tro de la auto­de­fen­sa inte­gral legal, pací­fi­ca y no vio­len­ta, capaz de ir aglu­ti­nan­do a cre­cien­tes sec­to­res gol­pea­dos por esas vio­len­cias. Lle­ga­dos a este pun­to, es menes­ter expli­car las rela­cio­nes entre la vio­len­cia y la resis­ten­cia popu­la­res: “La cla­se domi­nan­te no dis­tin­gue entre vio­len­ciaresis­ten­cia. La rebe­lión de los exclui­dos de la ban­lieu pari­si­na y de las gran­des ciu­da­des de Fran­cia exi­ge vio­len­cia fren­te a la vio­len­cia de los que deten­tan el poder y los medios de pro­duc­ción y, al mis­mo tiem­po, la resis­ten­cia a la pér­di­da de las con­quis­tas socia­les de aque­lla gene­ra­ción de emi­gran­tes que ayu­da­ron en la post­gue­rra. Lo mis­mo ocu­rre con los niños de la Inti­fa­da ante la vio­len­cia sio­nis­ta. Es la resis­ten­cia del exclui­do y la lucha por el reco­no­ci­mien­to”[150].

Muchas, sobre todo las pri­me­ras, de las accio­nes de la jus­ti­cia popu­lar en la apli­ca­ción de la auto­de­fen­sa inte­gral serán accio­nes de resis­ten­cia, ya que los ata­ques de las “maras” aten­tan con­tra dere­chos inalie­na­bles y has­ta reco­no­ci­dos de mala gana por las bur­gue­sías de esos paí­ses. Son accio­nes de auto­de­fen­sa inte­gral resis­ten­te fren­te a los ata­ques del cri­men mafio­so legi­ti­ma­do por la pasi­vi­dad e inca­pa­ci­dad del Esta­do para defen­der al pue­blo. Y esas accio­nes deben dis­po­ner de los mejo­res recur­sos lega­les de auto­de­fen­sa inte­gral, de modo que vayan ganan­do la bata­lla de la legi­ti­mi­dad popu­lar. Aho­ra bien, la resis­ten­cia siem­pre tie­ne que hacer­se den­tro de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que con­tan­te teó­ri­ca­men­te la deno­mi­na­da “inevi­ta­bi­li­dad”[151] de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria en base a una correc­ta defi­ni­ción del sis­te­ma impe­ria­lis­ta en su con­jun­to. Des­de esta pers­pec­ti­va, pode­mos vol­ver a la muy con­fir­ma­da tesis de Rosa Luxem­bur­go sobre la inter­ac­ción entre vio­len­cia y par­la­men­ta­ris­mo, tesis ela­bo­ra­da en la pri­me­ra déca­da del siglo XX:

“El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los “posi­ti­vos éxi­tos” de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, sólo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia”[152].

Quié­ra­se o no admi­tir­lo, lo cier­to es que des­de 1906 la his­to­ria ha con­fir­ma­do estas pala­bras de la revo­lu­cio­na­ria comu­nis­ta ase­si­na­da por la social­de­mo­cra­cia. Para el deba­te sobre las “maras” y el pan­di­llis­mo, y en gene­ral sobre las rela­cio­nes entre la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria y la polí­ti­ca de izquier­das, lo dicho por Rosa Luxem­bur­go mues­tra que la auto­de­fen­sa inte­gral debe ser cons­cien­te de que sólo la movi­li­za­ción socia­lis­ta de las masas pue­de parar los pies a la bur­gue­sía en gene­ral, y a sus esbi­rros del cri­men orga­ni­za­do en con­cre­to. De hecho, de entre quie­nes la ase­si­na­ron a ella y a milla­res de revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios, entre esos ase­si­nos a suel­do del capi­tal había mucho cri­mi­nal, lum­pen y esbirros.

Has­ta aho­ra ana­li­za­mos la lucha con­tra la delin­cuen­cia cri­mi­nal del pan­di­llis­mo y de las “maras” en los paí­ses en los que el pue­blo tra­ba­ja­dor no tie­ne, toda­vía, influen­cia polí­ti­ca, y menos aún el poder polí­ti­co en áreas impor­tan­tes del Esta­do y de su admi­nis­tra­ción “públi­ca”. Para las con­di­cio­nes más avan­za­das en liber­ta­des, dere­chos y pode­res popu­la­res, como Vene­zue­la, F. Sie­rra hizo una bri­llan­te denun­cia del sis­te­ma polí­ti­co-judi­cial reac­cio­na­rio abru­ma­do­ra­men­te mayo­ri­ta­rio en las Amé­ri­cas, exten­dién­do­lo inclu­so a Euro­pa, y ade­más se atre­vió a enu­me­rar cin­co pro­pues­tas que repe­ti­mos aquí: 1) demos­trar que la inse­gu­ri­dad la crea la dere­cha; 2) medi­das socia­les y crea­ción de empleo; 3) expro­piar tie­rras y fábri­cas para crear empleo y redu­cir la delin­cuen­cia común; 4) refor­mar el códi­go penal ins­tau­ran­do la demo­cra­cia y la jus­ti­cia, y repri­mien­do la cri­mi­na­li­dad bur­gue­sa; y 5) orga­ni­zar nue­vas poli­cías, tri­bu­na­les y sis­te­mas peni­ten­cia­rios en base a la idea de deli­tos mayo­res y deli­tos meno­res”[153].

Como se apre­cia, estas pro­pues­tas van en la direc­ción estra­té­gi­ca de rom­per con el capi­ta­lis­mo y con su pro­pie­dad. For­mal­men­te no cues­tio­nan el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, pero en la reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na lle­van al lími­te la cues­tión deci­si­va del poder y de la pro­pie­dad pri­va­da ya que si, por ejem­plo, se quie­re masi­va­men­te ampliar los dere­chos socia­les y crear empleo en las con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo actual, más tem­prano que tar­de se cho­ca­rá fron­tal­men­te con los intere­ses del capi­tal; enfren­ta­mien­to que se ace­le­ra­rá si, enci­ma, se pro­ce­de a la expro­pia­ción de tie­rras y fábri­cas para crear empleo. Es cier­to que la nacio­na­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas por si mis­ma no es una medi­da revo­lu­cio­na­ria, pero en el con­tex­to actual, y más en el lati­no­ame­ri­cano, su sola enun­cia­ción pro­du­ce páni­co en las bur­gue­sías y pone en mar­cha los moto­res de la IV Flo­ta yan­qui, poten­cia que como bien advier­te L. Alza­ga: “pla­ni­fi­ca con tiem­po”[154]. Las refor­mas del códi­go penal pue­den ser tole­ra­das por la bur­gue­sía duran­te un tiem­po, a la espe­ra de que triun­fe su gol­pe con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio para endu­re­cer toda­vía más la anti­gua ley que ya les bene­fi­cia­ba en todo. Por últi­mo, la refor­ma del sis­te­ma poli­cial, car­ce­la­rio y judi­cial –se supo­ne que tam­bién del mili­tar– pro­vo­ca más iras­ci­bi­li­dad, odio y furia en la cla­se domi­nan­te que la refor­ma de la ley, y tan­ta como la expro­pia­ción de sus fábri­cas y tie­rras, ya que las armas son tan impor­tan­tes, al final, como la pro­pie­dad pri­va­da, de hecho, la bur­gue­sía sos­tie­ne que las armas son de su exclu­si­va pro­pie­dad, y que el pue­blo debe estar desarmado.

Son estas y otras ten­den­cias de fon­do las que expli­can no sólo la situa­ción vene­zo­la­na sino tam­bién toda la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del doble poder en cuan­to perío­do tem­po­ral muy cor­to y ten­so en el que todas las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles se apro­xi­man rápi­da­men­te al pun­to crí­ti­co del esta­lli­do vio­len­to. Care­ce­mos de espa­cio para hacer aquí una crí­ti­ca de las uto­pías de quie­nes recha­zan la teo­ría mar­xis­ta del poder polí­ti­co, del Esta­do de cla­se, etc. Para la cues­tión de las “maras”, seme­jan­tes ilu­sio­nes idea­lis­tas e inge­nuas son un muy serio peli­gro, ya que ade­más de con­fun­dir y des­orien­tar al pue­blo aplas­ta­do, al decir­le que no hace fal­ta crear con­tra­po­de­res popu­la­res que ejer­ci­ten la auto­de­fen­sa inte­gral, tam­bién ayu­dan a ocul­tar la reali­dad del Esta­do bur­gués, su esen­cial terro­ris­ta. Hollo­way, por ejem­plo, no pre­sen­ta nin­gún argu­men­to his­tó­ri­co y lógi­co[155] con­tra Lenin, Rosa Luxem­bur­go, Trotsky, Grams­ci, Mao, el Che, etc., y los exco­mul­ga tajan­te­men­te sin ofre­cer alter­na­ti­va algu­na a quie­nes son macha­ca­dos por el cri­men organizado.

La refe­ren­cia a lo dicho por L. Alza­ga sobre el lar­go tiem­po de pla­ni­fi­ca­ción con que actúa el impe­ria­lis­mo es espe­cial­men­te váli­da para com­pren­der que las maras pue­den ser, y son, un esla­bón en la cade­na de acon­te­ci­mien­tos que el impe­ria­lis­mo pla­ni­fi­ca. No es casua­li­dad que el pan­di­llis­mo tuvie­ra en Hon­du­ras una espe­cial fuer­za –alre­de­dor de 100.000 jóve­nes, según la seria inves­ti­ga­ción de Dax Tos­cano[156]– y que el gol­pe mili­tar en este país inten­ta­ra auto legi­ti­mar­se en base a la “defen­sa de la demo­cra­cia”. Pues bien, el gol­pe mili­tar en Hon­du­ras, que M. A. Tos­cano[157] ha inves­ti­ga­do con vibran­te rigor, es un ejem­plo per­fec­to de la nue­va teo­ría “post­mo­der­na” del “gol­pe sua­ve” ela­bo­ra­da por la doc­tri­na yan­qui de la con­tra­in­sur­gen­cia remo­za­da en 2006[158]. Aquí tene­mos que recor­dar a lo ante­rior­men­te dicho por M. Colus­si sobre las “maras” como fuer­zas reac­cio­na­rias, los mili­ta­res, los “gol­pes sua­ves” y la “defen­sa de la demo­cra­cia” según la defi­ne los EEUU.

Movién­do­nos ya en un plano gene­ral, debe­mos dete­ner­nos un ins­tan­te en las impli­ca­cio­nes de esta con­ca­te­na­ción de secuen­cias pla­ni­fi­ca­das que nos remi­te al Esta­do bur­gués, por­que la delin­cuen­cia cri­mi­nal prac­ti­ca­da con­tra el pue­blo per­mi­te una muy efec­ti­va mani­pu­la­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca reac­cio­na­ria en aque­llos paí­ses en los que, por las razo­nes que fue­sen, ya no exis­te un peli­gro revo­lu­cio­na­rio espe­cial­men­te gra­ve, ni tam­po­co una ame­na­za exte­rior, por lo que la bur­gue­sía ha de crear un “enemi­go interno” atroz que pro­vo­que mie­do y que, jun­to a otras razo­nes, jus­ti­fi­ca un gol­pe mili­tar. La “inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na” es, como veni­mos dicien­do, uno de los méto­dos más efec­ti­vos para expli­car “gol­pes sua­ves”, ya que los “gol­pes duros” los reser­va la bur­gue­sía para aplas­tar el “peli­gro comu­nis­ta”. Pues bien, des­de hace dos déca­das el impe­ria­lis­mo pre­ten­de jus­ti­fi­car sus vio­len­cias sua­ves y duras, sus dife­ren­tes gol­pes de Esta­do, con una serie de argu­men­tos que, al final, nos remi­ten al mis­mo pun­to: la defen­sa de la demo­cra­cia, de los dere­chos huma­nos, etc., median­te el “uso con­tro­la­do” de la vio­len­cia legi­ti­ma­da por las Ins­ti­tu­cio­nes Inter­na­cio­na­les, o dicho por J. R. Pau­wels: las “gue­rras bue­nas”[159] ante las que no pode­mos neu­tra­les en modo alguno. La base argu­men­tal es la mis­ma para masa­crar Iraq con la excu­sa del “terro­ris­mo” y para pre­pa­rar un gol­pe sua­ve en otro país con la excu­sa de la narcodelincuencia.

Sin embar­go la mayo­ría de la cas­ta inte­lec­tual, excep­tuan­do hon­ro­sas mino­rías, ha ter­mi­na­do acep­tan­do y jus­ti­fi­can­do la “vio­len­cia bue­na”, la “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria”, etc., sin dar­se cuen­ta de que retro­ce­den al ver­gon­zo­so apo­yo al colo­nia­lis­mo e impe­ria­lis­mo occi­den­ta­les de amplios sec­to­res de la inte­lec­tua­li­dad de fina­les del últi­mo ter­cio del siglo XIX y comien­zos del XX, jus­ti­fi­ca­ción que lle­gó a ser asu­mi­da en su ver­sión “pro­gre­sis­ta” por sig­ni­fi­ca­ti­vos sec­to­res de la social­de­mo­cra­cia euro­pea, con deci­si­vo poder interno sobre el fun­cio­na­mien­to de la II Inter­na­cio­nal[160]. Al final del siglo XX bue­na par­te la inte­lec­tua­li­dad pro­gre­sis­ta fue ple­gán­do­se a la ideo­lo­gía bur­gue­sa bajo las pre­sio­nes del post­mo­der­nis­mo, post­mar­xis­mo, etc., de mane­ra que ape­nas exis­tió una crí­ti­ca fuer­te al impe­ria­lis­mo arma­do y cul­tu­ral de la épo­ca. Las ins­ti­tu­cio­nes del capi­tal habían crea­do una efi­caz red de orga­nis­mos “civi­les sin afán de lucro” apa­ren­te, ONGs, etc., que envol­vían a los inte­lec­tua­les supues­ta­men­te “crí­ti­cos”. Aún así, J. Bric­mont des­mon­tó una a una todas las patra­ñas “huma­ni­ta­rias” demos­tran­do, entre otras cosas, que eran ela­bo­ra­das por las nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes “civi­les” gene­ro­sa­men­te sub­ven­cio­na­das por la bur­gue­sía[161]. Por su par­te, J. A. Vale­ra había des­tro­za­do no sólo el argu­men­to de la “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria” tal cual se defi­nía a comien­zos de 2003 sino que pro­fun­di­zó en su crí­ti­ca has­ta demos­trar la cone­xión de fon­do entre el len­gua­je béli­co, la estruc­tu­ra psí­qui­ca y la estruc­tu­ra del poder impe­ria­lis­ta[162].

Uno de los argu­men­tos de las “gue­rras huma­ni­ta­rias” con­sis­te en pre­sen­tar una ima­gen rec­ti­lí­nea e idí­li­ca del aumen­to de las “leyes de la gue­rra” que limi­tan sus atro­ci­da­des y que la “huma­ni­zan”. Pero la expe­rien­cia his­tó­ri­ca dice lo con­tra­rio, sobre toda la más recien­te y en espe­cial cuan­do se tra­ta de las vio­len­cias de todo tipo que tie­nen que pade­cer las muje­res[163], la infan­cia y las per­so­nas mayo­res y no com­ba­tien­tes. Por lo demás, es con­ve­nien­te releer, entre otros muchos, a M. Wal­zer cuan­do en lo más duro de la eufo­ria beli­cis­ta del impe­ria­lis­mo, en 2003, se atre­vió a argu­men­tar por qué había que optar por las ins­pec­cio­nes y no por la gue­rra[164]. Debe­mos decir que Wal­zer reco­no­ce que exis­ten situa­cio­nes en las que “la lucha arma­da es nece­sa­ria para lograr la liber­tad de los seres huma­nos”[165]. En cuan­to a la his­to­ria de los inten­tos de regu­la­ción de la gue­rra G. Par­ker escri­be sobre el “cere­mo­nial de las atro­ci­da­des”[166] en don­de mues­tra la rela­ti­vi­dad y los alti­ba­jos de las suce­si­vas regu­la­cio­nes de las gue­rras, has­ta lle­gar a las atro­ci­da­des de fina­les del siglo XX.

Refor­zan­do esta visión crí­ti­ca, la orga­ni­za­ción chi­le­na Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez nos recuer­da cómo las bur­gue­sías se unen para regu­lar entre ellas el ejer­ci­cio de sus vio­len­cias para legi­ti­mar­las y a la vez des­le­gi­ti­mar y con­de­nar las vio­len­cias defen­si­vas de las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das[167]. Con­si­de­ran­do estas y otras crí­ti­cas fun­da­das, son bal­díos los esfuer­zos de algu­nos, como A. E. Bellamy, por embo­rro­nar la cues­tión con abs­trac­cio­nes que no reco­no­cen la dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre las vio­len­cias opre­so­ras y opri­mi­das[168], y en las que, por tan­to, no exis­ten fuer­zas deter­mi­nan­tes como el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta[169].

Pero sin duda, la defi­ni­ti­va des­au­to­ri­za­ción de estas patra­ñas sur­ge de su fra­ca­so estra­té­gi­co en los obje­ti­vos que decía que­rer con­se­guir: aca­bar con la pro­duc­ción de dro­gas[170], aca­bar con la explo­ta­ción de la mujer[171], reins­tau­rar la “demo­cra­cia” y los “dere­chos huma­nos”, etc. Vien­do aho­ra la reali­dad en todos los luga­res don­de los pue­blos han sufri­do este “huma­ni­ta­ris­mo”, des­de Esta­dos has­ta zonas geo­grá­fi­cas, es inne­ga­ble que el ven­ce­dor sobre dece­nas de miles de cadá­ve­res es el imperialismo.

RESPUESTA SEPTIMA:

PREGUNTA: “En Amé­ri­ca Lati­na, par­ti­cu­lar­men­te en el Ecua­dor, las comu­ni­da­des indí­ge­nas se han orga­ni­za­do para auto­de­fen­der­se. Sin embar­go, en la apli­ca­ción de su jus­ti­cia, muchas veces se han lle­va­do ade­lan­te actos con­tra los indi­vi­duos acu­sa­dos de un deli­to que son repu­dia­dos por otros sec­to­res de la pobla­ción como el col­gar a las per­so­nas, des­nu­dar­las, bañar­las en agua fría, azo­tar­las o inclu­so que­mar­las. En los barrios tam­bién la gen­te se orga­ni­za fren­te a la inefi­cien­cia poli­cial y han colo­ca­do letre­ros en los que se expre­sa: “delin­cuen­te cap­tu­ra­do, delin­cuen­te ajus­ti­cia­do”. ¿Cuál es tu cri­te­rio sobre esto?”

RESPUESTA: Lo pri­me­ro que debe­mos con­si­de­rar es la rela­ti­vi­dad socio­his­tó­ri­ca de los valo­res con los que noso­tros ana­li­za­mos, y cri­ti­ca­mos, a los pue­blos que no han tran­si­ta­do por el lar­go camino de la for­ma­ción capi­ta­lis­ta, o que han tran­si­ta­do poco y en medio de muchas inter­co­ne­xio­nes con otros modos de pro­duc­ción en los que la pro­pie­dad colec­ti­va, comu­nal, man­te­nía mucha pre­sen­cia. Antes de entrar a la res­pues­ta deta­lla­da, debe­mos saber que con­cep­tos que para noso­tros son muy impor­tan­tes como los de “liber­tad”, “pro­pie­dad” y otros, tenían otros sen­ti­dos para otras civi­li­za­cio­nes, e inclu­so ni exis­tían como ha demos­tra­do V. Yakob­són en su inves­ti­ga­ción sobre el Orien­te Anti­guo[172] apli­can­do el méto­do del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co a este pro­ble­ma, lo que nos per­mi­te infe­rir que algo idén­ti­co suce­día en amplias zonas de la Amé­ri­ca ante­rior a la inva­sión europea.

Par­tien­do de este impres­cin­di­ble rela­ti­vis­mo socio­his­tó­ri­co, debe­mos releer a Pasu­ka­nis por­que demos­tró las diná­mi­cas de fon­do que impul­sa­ron la evo­lu­ción de la “jus­ti­cia” basa­da en el dere­cho a la ven­gan­za de san­gre[173], –o ley del talión, o de Lynch, etc., para enten­der­nos – , por par­te de la per­so­na agre­di­da, a la “jus­ti­cia” basa­da en otras for­mas menos duras y direc­tas y pro­gre­si­va­men­te cen­tra­das en el resar­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en el ostra­cis­mo, o en otros méto­dos. P. Gare­lli con­fir­mó las tesis de Pasu­ka­nis al estu­diar la evo­lu­ción de la “jus­ti­cia” en los pri­me­ros Esta­dos, sin­te­ti­zán­do­la en cua­tro fases: una, la ley bru­ta de la ven­gan­za de san­gre; dos, pasar al cas­ti­go eco­nó­mi­co como alter­na­ti­va al des­cuar­ti­za­mien­to físi­co; tres, ten­den­cia al aumen­to de los cas­ti­gos eco­nó­mi­cos y al des­cen­so de los cas­ti­gos físi­cos; y cua­tro, ten­den­cia a la uni­fi­ca­ción de penas y al aumen­to del cas­ti­go a los escla­vos[174]. Sabe­mos que la evo­lu­ción huma­na tie­ne múl­ti­ples vías, pero estas inves­ti­ga­cio­nes pue­den ser­vir­nos para encua­drar el mar­co de posi­bi­li­da­des más o menos limi­ta­das de evo­lu­ción gene­ral. Según I. Diá­ko­nov, los aus­tra­lia­nos del meso­lí­ti­co o neo­lí­ti­co infe­rior sabían que por “el rap­to de muje­res de una tri­bu aje­na corres­pon­día matar a uno o dos miem­bros de la tri­bu de los rap­to­res, y en una socie­dad pre­es­ta­tal pos­te­rior (por ejem­plo, entre los islan­de­ses anti­guos) la cos­tum­bre impo­nía con exac­ti­tud las nor­mas de la mul­ta por haber mata­do a per­so­nas que ocu­pa­ran en la tri­bu algu­na posi­ción social, por hur­to de gana­do, etc.”[175].

Uno de los cas­ti­gos más duros en todas las socie­da­des, tam­bién en la actual capi­ta­lis­ta, es el del ostra­cis­mo, o des­tie­rro en extre­mas con­di­cio­nes de sole­dad y des­am­pa­ro, de inde­fen­sión. La comu­ni­dad expul­sa­ba a quién o a quie­nes supo­nían un peli­gro para su equi­li­brio interno. La expe­rien­cia de la nación siux es con­clu­yen­te ya que la expul­sión de la vida colec­ti­va supo­nía prác­ti­ca­men­te la muer­te. La demo­cra­cia colec­ti­va exis­ten­te en las socie­da­des ante­rio­res a la pro­pie­dad pri­va­da ase­gu­ra­ba que las per­so­nas con­de­na­das al des­tie­rro u ostra­cis­mo pudie­ran ser acom­pa­ña­das por otras per­so­nas, por fami­lia­res o ami­gos, o por quie­nes no esta­ban de acuer­do con la deci­sión colec­ti­va de des­tie­rro por con­si­de­rar­la injus­ta[176]. El des­tie­rro u ostra­cis­mo, en aque­llas con­di­cio­nes, podía supo­ner la muer­te o, al menos, un pro­fun­do tras­torno psí­qui­co. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que con­for­me avan­za la impo­si­ción de la pro­pie­dad pri­va­da tam­bién avan­zan los años de des­tie­rro. En la Gre­cia clá­si­ca el cas­ti­go lle­gó a ser de diez años[177], y des­pués se ha lle­ga­do al des­tie­rro de por vida, o a la cár­cel de por vida.

Cen­trán­do­nos ya en las Amé­ri­cas, sabe­mos que antes de la extre­ma vio­len­cia ase­si­na des­ata­da por las fue­ras repre­si­vas en varios Esta­dos andi­nos con­tra las gue­rri­llas, antes de esta ofen­si­va, “matar era excep­cio­nal (…) un lema en el cam­po era “cas­ti­gar pero no matar” (…) la san­ción lími­te era la expul­sión de la comu­ni­dad y la pér­di­da de esta­tus del “comu­ne­ro”. Sin embar­go, aun­que el matar era excep­cio­nal antes del con­flic­to arma­do, había algu­nos casos en los que se apli­có la “pena de muer­te”. Por ejem­plo, en Carhuahu­rán, en 1975 o 1976, mata­ron a una fami­lia de abi­geos que había igno­ra­do las múl­ti­ples adver­ten­cias de las auto­ri­da­des comu­na­les para que cesa­ran de robar gana­do y se des­pla­za­ran hacia otra zona. Siguien­do un patrón común, las auto­ri­da­des les habían dado tres cas­ti­gos y opor­tu­ni­da­des de dejar de robar antes de tomar esa fatal deci­sión”[178].

Las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas no occi­den­ta­les, tri­bu­ta­rias y no cris­tia­nas, por lo gene­ral eran espe­cial­men­te dadas a con­tro­lar el ejer­ci­cio de la pena de muer­te. Aho­ra sabe­mos que los cro­nis­tas espa­ño­les aumen­ta­ron desor­bi­ta­da­men­te por razo­nes de pro­pa­gan­da los famo­sos “sacri­fi­cios huma­nos” atri­bui­dos a los azte­cas y a otras cul­tu­ras por los inva­so­res euro­peos. Del mis­mo modo, la vio­len­cia sacri­fi­cial de estas cul­tu­ras no lle­ga­ba a la metó­di­ca frial­dad mer­can­til de la vio­len­cia capi­ta­lis­ta, como afir­man muchos estu­dio­sos del tema, entre ellos S. Lindq­vist que sos­tie­ne que: “Las accio­nes san­gui­na­rias de los blan­cos son aún más atro­ces por­que las prac­ti­can hom­bres de un alto desa­rro­llo inte­lec­tual. No se pue­de decir que la vio­len­cia sea ejer­ci­da por per­so­nas ais­la­das, que podrían ser hechas res­pon­sa­bles indi­vi­dual­men­te. No”[179]. Some­ti­dos a una rapi­dí­si­ma y estre­me­ce­do­ra liqui­da­ción de sus pue­blos, las gen­tes de las Amé­ri­cas no tuvie­ron otra alter­na­ti­va que acep­tar pasi­va­men­te su des­apa­ri­ción o resis­tir­se a ella median­te el uso con­ve­nien­te y astu­to de todas las for­mas de resis­ten­cia. Como en situa­cio­nes idén­ti­cas, el terri­to­rio pro­pio y la iden­ti­dad de gru­po apa­re­cen como los más efi­ca­ces recur­sos de super­vi­ven­cia colec­ti­va e indi­vi­dual, según demues­tra Th. Jor­dan[180]. La impor­tan­cia de la “tie­rra-terri­to­rio”, la “genea­lo­gía civi­li­za­to­ria” del pue­blo que habi­ta esa “tie­rra-terri­to­rio” ha sido resal­ta­da P. Mama­ni Rodrí­guez[181]. De este modo, la defen­sa de la iden­ti­dad colec­ti­va y del terri­to­rio pro­pio es una prio­ri­dad viven­cial para los pue­blos explo­ta­dos al extremo.

Una vez vis­ta esta base mate­rial y cul­tu­ral pode­mos eman­ci­par nues­tro pen­sa­mien­to de la dog­má­ti­ca occi­den­ta­lis­ta y com­pren­der que, bajo las enor­mes pre­sio­nes dia­rias de la explo­ta­ción glo­bal, y en el mar­co de su cul­tu­ra, estos pue­blos toman medi­das defen­si­vas que pue­den pare­cer­nos muy duras. En la mis­ma nece­si­dad de aná­li­sis inde­pen­dien­te y obje­ti­vo se encon­tra­ron Marx y Engels cuan­do estu­dia­ron las for­mas de lucha anti­co­lo­nial de la segun­da mitad del siglo XIX. Hablan­do sobre las tác­ti­cas chi­nas, Engels escribió:

“Enve­ne­nan al por mayor el pan de la comu­ni­dad euro­pea de Hong­kong, y lo hacen con la más fría pre­me­di­ta­ción […] Suben a bor­do de bar­cos mer­can­tes por­tan­do armas ocul­tas y duran­te la tra­ve­sía matan a toda la tri­pu­la­ción y a los pasa­je­ros euro­peos, y se apo­de­ran del bar­co. Secues­tran y matan a todos los extran­je­ros que tie­nen a su alcan­ce […] Aun fue­ra de Chi­na, los colo­nos chi­nos, las per­so­nas has­ta aho­ra más dóci­les y sumi­sas, cons­pi­ran y de pron­to se alzan en una insu­rrec­ción noc­tur­na […] ¿Qué pue­de hacer un ejér­ci­to con­tra un pue­blo que recu­rre a seme­jan­tes for­mas de lucha? ¿Dón­de, has­ta qué pun­to debe­rá pene­trar en terri­to­rio enemi­go; cómo se man­ten­drá allí? Los que tra­fi­can con la civi­li­za­ción, los que bom­bar­dean una ciu­dad inde­fen­sa y suman las vio­la­cio­nes al ase­si­na­to, pue­den cali­fi­car este sis­te­ma de cobar­de, bár­ba­ro, atroz; ¿pero qué les impor­ta a los chi­nos, si tie­ne éxi­to? Pues­to que los ingle­ses los tra­tan como si fue­sen bár­ba­ros, no les pue­den negar toda la ven­ta­ja de su bar­ba­rie. Si sus secues­tros, sus ata­ques sor­pre­sa, sus matan­zas de media noche son lo que noso­tros deno­mi­na­mos cobar­día, los que tra­fi­can con la civi­li­za­ción no deben olvi­dar que, según sus pro­pias mani­fes­ta­cio­nes, no hubie­ran podi­do resis­tir los medios de des­truc­ción euro­peos con sus for­mas de lucha corrien­tes. En resu­men, en lugar de mora­li­zar sobre las horri­bles atro­ci­da­des de los chi­nos, como lo hace la caba­lle­res­ca pren­sa ingle­sa, es mejor reco­no­cer que ésta es una gue­rra por aris et foci, una gue­rra popu­lar por la con­ser­va­ción de la nación chi­na con todos sus abru­ma­do­res pre­jui­cios […] pero, aún así, una gue­rra popu­lar. Y en una gue­rra popu­lar los medios que emplea la nación insur­gen­te no pue­den medir­se con las reglas usual­men­te reco­no­ci­das de una gue­rra regu­lar, ni por nin­gu­na otra nor­ma abs­trac­ta, sino sólo por el gra­do de civi­li­za­ción alcan­za­do por esa nación insur­gen­te”[182].

Es cier­to que Engels ana­li­za una situa­ción mucho más extre­ma que la pre­sen­ta­da por Dax Tos­cano en su pre­gun­ta, en la que se ciñe a las for­mas de “jus­ti­cia” indí­ge­na, y no a las for­mas de resis­ten­cia de una nación insur­gen­te. Pero el méto­do de Engels nos sir­ve para estruc­tu­rar la res­pues­ta a Dax Tos­cano por­que los pue­blos afec­ta­dos por la cri­mi­na­li­dad incon­tro­la­ble deben res­pon­der de algu­na for­ma, y lo hacen recu­rrien­do a sus tra­di­cio­nes colec­ti­vas con una efec­ti­va capa­ci­dad de inter­re­la­ción fun­cio­nal de las for­mas de lucha. ¿Qué tene­mos que hacer las izquier­das revo­lu­cio­na­rias fren­te a todo ello? Pien­so que la res­pues­ta ade­cua­da es la que bus­ca la inte­gra­ción de la auto­de­fen­sa inte­gral con sus nor­mas socia­lis­tas arri­ba expues­tas, con la iden­ti­dad y tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les de los pue­blos que se auto­de­fien­den de la cri­mi­na­li­dad como pue­den. La expe­rien­cia mues­tra que impo­ner por la fuer­za a los pue­blos cri­te­rios, nor­mas y códi­gos extra­ños, que nos les defien­den ape­nas y que, enci­ma, pue­den ser ins­tru­men­tos de poder de una mino­ría domi­nan­te corrup­ta que usa su “jus­ti­cia” y sus poli­cías para bene­fi­cio pro­pio y en con­tra del pue­blo, impo­ner este méto­do aca­ba sien­do contraproducente.

Sabe­mos des­de hace tiem­po que el impe­ria­lis­mo uti­li­za en con­tra de la revo­lu­ción los erro­res de las izquier­das en su tra­to a los pue­blos indí­ge­nas[183], e igual­men­te sabe­mos que la ocu­pa­ción neo­co­lo­nial está sien­do refor­za­da por las recien­tes inno­va­cio­nes en la “cien­cia” de la antro­po­lo­gía como arma impe­ria­lis­ta[184]. Estas armas con­cep­tua­les per­mi­ten disi­mu­lar la bru­ta sober­bia con­tra todo lo indí­ge­na, el des­pre­cio occi­den­tal de la men­ta­li­dad indí­ge­na y los rápi­dos rit­mos de inte­gra­ción casi for­za­da de estos pue­blos en la “civi­li­za­ción”. Estos y otros méto­dos son dia­ria­men­te uti­li­za­dos por el impe­ria­lis­mo para des­tro­zar des­de den­tro los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios. La pro­pia expe­rien­cia ecua­to­ria­na sir­ve como pun­to de refle­xión urgen­te. En el repa­so que hace H. Blan­co de las luchas indí­ge­nas por la defen­sa de la Madre Tie­rra, expli­ca cómo los pue­blos ori­gi­na­rios del Ecua­dor fue­ron la fuer­za deter­mi­nan­te en las derro­tas de la dere­cha y de la vic­to­ria de Correa, e inme­dia­ta­men­te aña­de que estos pue­blos aho­ra se enfren­tan a Correa para defen­der sus terri­to­rios ame­na­za­dos por las petro­le­ras, la ley de aguas, las leyes sobre edu­ca­ción y en exi­gen­cia de que se apli­que la cons­ti­tu­ción plu­ri­na­cio­nal[185] del Esta­do ecuatoriano.

Siguien­do con la expe­rien­cia ecua­to­ria­na, R. Espi­no­za ha reac­ti­va­do un deba­te clá­si­co en la his­to­ria movi­mien­to obre­ro mun­dial siem­pre que éste se encuen­tra con el pro­ble­ma de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias esta­ta­lis­tas que no acep­tan, o lo hacen a rega­ña­dien­tes, el deba­tir sobre las for­mas orga­ni­za­ti­vas pro­pias de los pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te, o sea, si las nacio­nes ori­gi­na­rias del Ecua­dor tie­nen el dere­cho a orga­ni­zar­se polí­ti­ca­men­te[186] fue­ra de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les occi­den­ta­li­za­dos, un deba­te que refle­ja la inde­pen­den­cia polí­ti­ca casi de fac­to del movi­mien­to indí­ge­na des­de hace mucho tiem­po, por lo menos des­de que en 1990 la CONAI reali­zó un levan­ta­mien­to nacio­nal arres­tan­do a 12 mili­ta­res, ocu­pan­do el Con­gre­so ecua­to­riano duran­te dos días en mayo de 1991, etcé­te­ra y obli­gan­do al gobierno con­ce­der deter­mi­na­dos dere­chos en 1992 que no pode­mos expo­ner aho­ra[187]. Por tan­to, el deba­te sobre la for­ma-par­ti­do y la for­ma-movi­mien­to, clá­si­co deba­te en todos los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal, no res­pon­de a una genia­li­dad indi­vi­dual sino a las exi­gen­cias obje­ti­vas del pro­ce­so revolucionario.

Este deba­te reco­rre cada vez más fuer­te­men­te la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria en las Amé­ri­cas, repi­tien­do casi al milí­me­tro la mis­ma diná­mi­ca acae­ci­da en todos los con­ti­nen­tes en los que la revo­lu­ción se veía fre­na­da por el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta de las orga­ni­za­cio­nes supues­ta­men­te “revo­lu­cio­na­rias”, pero defen­so­ras del esta­ta­lis­mo de sus bur­gue­sías “nacio­na­les”. Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, un ejem­plo más de la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de resol­ver armó­ni­ca­men­te este deba­te en bene­fi­cio de los intere­ses de la huma­ni­dad explo­ta­da y de los dere­chos de los pue­blos, lo tene­mos en lo rela­cio­na­do con el movi­mien­to arma­do Manuel Quin­tín Lame, crea­do por las nacio­nes ori­gi­na­rias del Cau­ca, Colom­bia, y des­mon­ta­do una vez cum­pli­do sus obje­ti­vos[188]. No pode­mos exten­der­nos aho­ra en estas cues­tio­nes que reac­ti­van dis­cu­sio­nes per­ma­nen­tes en la his­to­ria de la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial, por lo que exi­gen un rigor teó­ri­co apre­cia­ble, y que se com­ple­ji­zan toda­vía más en el caso de los deno­mi­na­dos “pue­blos ori­gi­na­rios” en las Amé­ri­cas, como muy bien reco­no­ce Aní­bal Qui­jano[189].

Pero, como veni­mos dicien­do, la impor­tan­cia de esta cues­tión, al igual que la del méto­do emplea­do por Engels para enjui­ciar la vio­len­cia de las masas chi­nas sin acep­tar la men­ti­ro­sa ver­sión colo­nia­lis­ta, esta impor­tan­cia supera los lími­tes de su espe­ci­fi­ci­dad con­cre­ta para ilu­mi­nar­nos sobre los pro­ble­mas tan impor­tan­tes plan­tea­dos por Dax Tos­cano en su últi­ma pre­gun­ta. En efec­to, antes que nada, debe­mos huir del impe­ria­lis­mo con­cep­tual y axio­ló­gi­co euro­cén­tri­co y avan­zar en la con­cre­ción enri­que­ce­do­ra del mar­xis­mo gra­cias a las nue­vas nece­si­da­des y reali­da­des, amplian­do la sen­da abier­ta, entre otras corrien­tes inno­va­do­ras, por la de deno­mi­na­da “epis­te­mo­lo­gía del sur” en la que tan­ta impor­tan­cia tie­ne la cul­tu­ra de los pue­blos indí­ge­nas y afro­ame­ri­ca­nos[190]. Y sobre esta base pode­mos y debe­mos ela­bo­rar estra­te­gias y tác­ti­cas de desa­rro­llo de la auto­de­fen­sa inte­gral apli­ca­da a la lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do, pero tam­bién para el con­trol pre­ven­ti­vo de la delin­cuen­cia indi­vi­dual, la ejer­ci­ta­da al mar­gen del cri­men organizado.

El cono­ci­mien­to de la cul­tu­ra popu­lar, con sus aspec­tos posi­ti­vos y nega­ti­vos, es impres­cin­di­ble para avan­zar en esta tarea, por­que sin ese cono­ci­mien­to esta­re­mos en manos de la antro­po­lo­gía con­tra­in­sur­gen­te, que nos enga­ña­rá, y fra­ca­sa­re­mos en la prác­ti­ca en el inte­rior de las masas explo­ta­das que pien­san y actúan con sus nor­mal tra­di­cio­na­les cuan­do las ofi­cia­les demues­tran ser con­tra­pro­du­cen­te e inú­ti­les. Y no podre­mos enten­der las for­mas orga­ni­za­ti­vas que sus­ten­tan la “jus­ti­cia popu­lar” sín­te­sis entre usos pre­ca­pi­ta­lis­tas asu­mi­dos como pro­pios, y leyes capi­ta­lis­tas no acep­ta­das del todo, en las barria­das empo­bre­ci­das del Ecua­dor, sin un cono­ci­mien­to de su cul­tu­ra, y vice­ver­sa, no enten­de­re­mos la cul­tu­ra popu­lar sin un cono­ci­mien­to de su auto­or­ga­ni­za­ción prác­ti­ca. T. Sha­nin refle­xio­na muy opor­tu­na­men­te sobre cómo incor­po­rar las “tra­di­cio­nes ver­ná­cu­las revo­lu­cio­na­rias” al acer­bo mar­xis­ta, hacien­do espe­cial hin­ca­pié en el pro­ble­ma del cam­pe­si­na­do al que el pro­pio Lenin fue tan recep­ti­vo des­de 1904, como míni­mo[191].

Los mar­xis­tas debe­mos apli­car a estos pro­ble­mas que des­bor­dan el euro­cen­tris­mo de nues­tra cul­tu­ra polí­ti­ca, el mis­mo méto­do de Marx cuan­do se enfren­tó al pro­ble­ma de las luchas socia­les de todo tipo en el impe­rio zaris­ta, a la reali­dad de las comu­nas cam­pe­si­nas y del for­tí­si­mo arrai­go de masas del muy poco cono­ci­do y muy des­pres­ti­gia­do “popu­lis­mo ruso” del últi­mo ter­cio del siglo XIX: apren­der la len­gua rusa para cono­cer las con­tra­dic­cio­nes en su des­en­vol­vi­mien­to interno, sin depen­der de las ver­sio­nes intere­sa­das. Domi­nar la len­gua rusa era impres­cin­di­ble no sólo para pro­fun­di­zar en el estu­dio de la comu­na rural y del modo de pro­duc­ción asiá­ti­co, sino tam­bién para com­pren­der tan­to cómo se ges­ta­ba la revo­lu­ción en Rusia como para com­pren­der cómo podría ges­tar­se la revo­lu­ción en el res­to del mun­do, don­de el cam­pe­si­na­do era abru­ma­do­ra­men­te mayo­ri­ta­rio y ya defen­día sus tie­rras comu­na­les, su cul­tu­ra y su iden­ti­dad a la deses­pe­ra­da de los ata­ques colo­nia­lis­tas[192]. En ambas cues­tio­nes la his­to­ria ha dado la razón a Marx, y se la ha qui­ta­do a los “euro­mar­xis­tas”.

Noso­tros tene­mos que apren­der crí­ti­ca­men­te la “jus­ti­cia popu­lar” de estos pue­blos que es una mez­cla entre prác­ti­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas y capi­ta­lis­tas, estu­diar sus cone­xio­nes con la vida total y con la iden­ti­dad colec­ti­va tal cual se expre­sa en sus con­tra­dic­cio­nes y lími­tes. Y con­for­me vamos avan­zan­do en ese cono­ci­mien­to libre de las men­ti­ras de la antro­po­lo­gía con­tra­in­sur­gen­te, a la vez de ese esfuer­zo de enri­que­ci­mien­to civi­li­za­cio­nes y huma­nis­ta, debe­mos ayu­dar a la auto­de­fen­sa inte­gral con­tra el cri­men, argu­men­tan­do pacien­te y peda­gó­gi­ca­men­te des­de el inte­rior de la pro­pia reali­dad, mos­tran­do alter­na­ti­vas revo­lu­cio­na­rias, expli­can­do por qué y cómo hay que apli­car otras penas y cas­ti­gos, otras solu­cio­nes no capi­ta­lis­tas a esas delin­cuen­cias menos y mayo­res. Y apli­can­do siem­pre la máxi­ma del Che Gue­va­ra según la cual la prác­ti­ca es la mejor peda­go­gía, por­que la vic­to­ria sobre el cri­men orga­ni­za­do, las vio­len­cias múl­ti­ples y el capi­ta­lis­mo sólo será defi­ni­ti­va e irre­ver­si­ble en el comu­nis­mo, y mien­tras tan­to la lucha es y será nues­tro “ideal de vida”, como reco­no­cía Marx.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE.

EUSKAL HERRIA (10−10−2010)


[1] “Mani­fies­to de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta a los pro­le­ta­rios de todo el mun­do”, en “Los cua­tro pri­me­ros Con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta”, PyP, nº 43, Méxi­co 1977, pri­me­ra par­te, Pág.: 97.

[2] “Segun­da Decla­ra­ción”. En “De Mar­tí a Cas­tro”. Edit. Gri­jal­bo. Méxi­co 1970. Pág.: 133.

[3] www​.boltxe​.info 10-10-2010

[4] Vicky Pelaez: “La som­bra del terro­ris­mo blan­co se extien­de”. www​.rebe​lion​.org 13.05.2010

[5] Samir Amin: “La des­igual­dad actual es el hecho social e his­tó­ri­co más impre­sio­nan­te de la his­to­ria”. www​.lahai​ne​.org 07-10-2010

[6] Ber­nard Was­sers­tein: “Bar­ba­rie y civi­li­za­ción. Una his­to­ria de la Euro­pa de nues­tro tiem­po”. Ariel. Bar­ce­lo­na 2010. Pág.: 13

[7] Arther Ferrill: “Los orí­ge­nes de la gue­rra”, Edic. Ejér­ci­to, Madrid 1987, p. 32.

[8] www​.elmun​do​.es 15 de julio de 2009.

[9] Jean Gui­lai­ne-Jean Zam­mit: “El camino de la gue­rra. La vio­len­cia en la pre­his­to­ria”, Ariel, Bar­ce­lo­na 2002, p. 62 y ss.

[10] Ana María Váz­quez: “Anti­guo Egip­to”. His­to­ria de la Huma­ni­dad. Arlan­za Edic. Madrid 2000. Tomo 4 Pág.: 19.

[11] A. Oppenheim: “Comen­ta­rio”, en “Esta­do y cla­ses en las socie­da­des anti­guas”, AA.VV., Akal, Madrid 1982, p. 46.

[12] Fran­cis­co José Pre­se­do: “El impe­rio anti­guo”, en GHU CIL, Madrid 1986, tomo 3, pp. 166 – 168.

[13] Donald Kagan: “Sobre las cau­sas de la gue­rra y la pre­ser­va­ción de la paz,” Tur­ner, FCE, Madrid 2003, p. 19.

[14] Jür­gen Kuc­zons­ki: “Bre­ve his­to­ria de la eco­no­mía”, Cas­te­llo­te Edi­tor, Madrid 1976, p. 47.

[15] Ser­gio Barrios Esca­lan­te: “Cien­cia, civi­li­za­ción y bar­ba­rie”. www​.rebe​lion​.org 26-07-2010

[16] Fran­cis­co Bosch: “La vio­len­cia mira­da des­de aba­jo”. www​.rebe​lion​.org 25-10-2009

[17] Cami­lo Torres: “La vio­len­cia y los cam­bios socia­les”. La Gace­ta. Bogo­tá. Año III. Nº 16 – 17 Oto­ño 1966

[18] Pablo Lafar­gue: “La creen­cia en Dios”, en Tex­tos esco­gi­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, p. 304.

[19] Rober Fos­sier: “La infan­cia de Euro­pa”, Nue­va Clío, 1984, p. 298.

[20] Fran­cis­co Gra­cia Alon­so: “La gue­rra en la Pro­to­his­to­ria. Héroes, nobles, mer­ce­na­rios y cam­pe­si­nos”. Ariel. Bar­ce­lo­na 2003. Págs.: 95 – 162.

[21] Jor­ge Verstryn­ge: “Fren­te al impe­rio (gue­rra asi­mé­tri­ca y gue­rra total)”. Foca. Madrid 2007, Pág.: 49.

[22] Mau­ro Olme­da: “El desa­rro­llo de la socie­dad”, Edit. Ayu­so, Madrid 1973, tomo III, p. 350.

[23] Nao­mi Klein: “La doc­tri­na del Shock”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 2007. Págs.: 431 – 499.

[24] Anthony Pag­den: “Pue­blos e Impe­rios”, Mon­da­do­ri, Bar­ce­lo­na 2002, p. 92.

[25] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya-Much­nik. Madrid. 1994. Pág.: 344

[26] Götz Aly: “La uto­pía nazi”. Ops. Cit. Págs.: 213 – 312.

[27] www​.elmun​do​.es 20-11-2009

[28] James Petras: “Impe­ria­lis­mo y bar­ba­rie impe­ria­lis­ta”. www​.lahai​ne​.org 27-09-2010

[29] Fidel Cas­tro: “El ori­gen de la gue­rra”. www​.cuba​de​ba​te​.cu 26-09-2010

[30] Car­lo. M. Cipo­lla: “Las máqui­nas del tiem­po y de la gue­rra”, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1999, p. 179.

[31] E. H. Carr: “¿Qué es la his­to­ria”? Ariel. Bar­ce­lo­na 1983. Pág.: 190.

[32] AA.VV: “Pro­ce­sos socia­les de recuer­do de hechos trau­má­ti­cos”. En “Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca”. Valen­cia. 1993. Nº 6, Págs.: 73 – 93.

[33] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya & Mario Much­nik. Madrid 1994. Pág.: 305.

[34] Heró­do­to: “Los nue­ve libros de la his­to­ria”. Grá­fi­cas Moder­nas. Bogo­tá. 2000 P. 7

[35] Car­men Ale­many: «Vio­len­cias», en “Dic­cio­na­rio Crí­ti­co del Femi­nis­mo”, Edi­to­rial Sín­te­sis, Madrid 2003, pp. 291 – 293.

[36] Gas­tón Bouthoul: “La gue­rra”, Oikps-Tau, Bar­ce­lo­na 1971, pp. 43 – 44.

[37] Vic­to­ria Sau: “Dic­cio­na­rio ideo­ló­gi­co femi­nis­ta”,. Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1990, p. 276.

[38] C. A. Mac-Kin­non: “Hacia una teo­ría femi­nis­ta del Esta­do”. Femi­nis­mos. Madrid 1995. Págs.: 306 y ss.

[39] Mar­ce­la Valen­te: “Don­de el Esta­do es varón”. www​.rebe​lion​.org 12-07-2009

[40] Jean Gui­lai­ne-Jean Zam­mit: “El camino de la gue­rra. La vio­len­cia en la pre­his­to­ria”, op. cit., pp. 201 – 203.

[41] Bea­triz Broi­de y Susa­na Toda­ro: “Fun­cio­na­li­dad social de la vio­len­cia de géne­ro”. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. Nº 36. Octu­bre de 2007

[42] Encar­na Sanahu­ja: “La coti­dia­nei­dad en la pre­his­to­ria”, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 117 – 118.

[43] Rita P. Wright: «Tec­no­lo­gía, géne­ro y cla­se: mun­dos de dife­ren­cia en Meso­po­ta­mia duran­te el perío­do de Ur III», en “Arqueo­lo­gía y teo­ría femi­nis­ta”, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 173 – 214.

[44] Sig­mund Freud: “Las resis­ten­cias con­tra el psi­co­aná­li­sis”. En Obras Com­ple­tas. RBA. Bar­ce­lo­na 2006. Tomo IV. Págs.: 2801 – 2807.

[45] Javier Mar­tín-Arro­yo: “Aumen­tan las víc­ti­mas de vio­len­cia machis­ta que reti­ran la denun­cia”. www​.elpais​.com 25-08-2009

[46] www​.elpais​.com 30-06-2010

[47] Sabi­na Zac­ca­ro: “La vio­len­cia está en casa”. www​.rebe​lion​.org 08-03-2010

[48] Pro­yec­to Mal­va: “Las hue­llas invi­si­bles de la vio­len­cia domés­ti­ca”. www​.rebe​lion​.org 29/​07/​2007

[49] www​.elpais​.com 17-09-2009

[50] Vic­to­ria Aldu­na­te Mora­les: “¿Una vida sin vio­len­cia…?”. www​.kao​sen​la​red​.net 28-04-2010

[51] Thé­rè­se Clerc: “Mil millo­nes de tra­ba­jo domés­ti­co”. www​.rebe​lion​.org 08-11-2009

[52] Daniel Sibony: “De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca”. En “Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va”. Arman­do Ver­di­glio­ne Edit. Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na 1976. Pág.: 108.

[53] Dul­ce María: “Vio­len­cia: real y sim­bó­li­ca”. www​.corrien​te​pra​xis​.org​.ar 24 – 3‑2006

[54] www​.publi​co​.es 13-08-2008

[55] J.C. Gon­zá­lez y C.E. Rodrí­guez: “Si le pegó fue por algo”. www​.lahai​ne​.org 29-09-2008

[56] Oskar Negt: “Hacia una socie­dad auto­ri­ta­ria”. En “Capi­tal mono­po­lis­ta y socie­dad auto­ri­ta­ria”. Libros de Con­fron­ta­ción. Bar­ce­lo­na 1973. Pág.: 255.

[57] Erich Fromm: “Los aspec­tos psi­co­ló­gi­cos del suel­do ase­gu­ra­do”. En “Sobre la des­obe­dien­cia y otros ensa­yos”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 1984. Págs.: 129 – 143.

[58] Ronald Wright: “Con­ti­nen­tes roba­dos”. Ana­ya-Much­nik. Madrid 1994. Pág.: 278.

[59] Cris­ti­na Mar­tín: “El Club Bil­der­berg”, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 164 – 168.

[60] Susan Geor­ge: “El pen­sa­mien­to secues­tra­do”, Públi­co, Madrid 2009, p. 243.

[61] Susan Geor­ge: “El pen­sa­mien­to secues­tra­do”, op. cit., p. 261 y ss.

[62] Joan­na Bour­ke: “Sed de san­gre”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na 2008 Págs.: 21 – 106.

[63] Joan­na Bour­ke: “Sed de san­gre”. Ops. Cit. Pág.: 30.

[64] Nigel Davies: “Sacri­fi­cios huma­nos”. Gri­jal­bo. Bar­ce­lo­na 1983. Pág.: 311.

[65] Mar­ce­lo Colus­si: “La polí­ti­ca: una for­ma de vio­len­cia”. www​.rebe​lion​.org 16-09-2010

[66] Robert Fisk: “Los este­reo­ti­pos de la gue­rra apren­di­dos de peque­ños”. www​.cuba​de​ba​te​.cu 25-09-2010

[67] Patro­ci­nia Nava­rro: “¿Mili­ta­ri­zar la escue­la o cam­biar sus estruc­tu­ras”? www​.kao​sen​la​red​.net 17-09-2009

[68] Tomás Muñoz Gar­cía: “Las empre­sas dedi­ca­das a la ven­ta de arma­men­to mul­ti­pli­can los con­ve­nios con las uni­ver­si­da­des espa­ño­las”. www​.rebe​lion​.org 18-12-2009

[69] Miguel Agui­le­ra: “El Ejér­ci­to entra en la Uni­ver­si­dad”. www​.rebe​lion​.org 22-12-2007

[70] Jor­di Berrio: “Te0ría social de la per­sua­sión”. Edit, Mitre​.Bar​ce​lo​na 1983. Pág.: 189.

[71] Ramon Roig: “El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas: Bases estruc­tu­ra­les y psi­co­so­cia­les”. Edic. Liber­ta­rias. Madrid 1995. Pág.: 398.

[72] Jor­ge Enri­que Ovie­do: “La fas­ci­na­ción de la ima­gen”. En “El Poder en la Socie­dad Pos­mo­der­na”. Pro­me­teo Libros. Argen­ti­na 2001. Pág.: 32.

[73] Vicen­te Rome­ro: “El tiem­po y el espa­cio en la comu­ni­ca­ción”. HIRU Argi­ta­letxe. Hon­da­rri­bia 1998. Pág.: 399 y ss.

[74] Car­los Azna­res: “Terro­ris­mo mediá­ti­co: sumi­sión del os medios con­ven­cio­na­les y nece­si­dad de resis­tir”. www​.kao​sen​la​red​.net 17-04-2008

[75] Dax Tos­cano: “Medios y revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na”. ABP 08-11-2009

[76] R. Roig: “El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas: Bases estruc­tu­ra­les y psi­co­so­cia­les”. Ops. Cit. Pág.: 181.

[77] R. Roig: “El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas: Bases estruc­tu­ra­les y psi­co­so­cia­les”. Ops. Cit Pág.: 354.

[78] Daniel Inne­ra­rity: “El mie­do glo­bal”. www​.elpais​.com 19-09-2010

[79] Gabriel Kol­ko: “El siglo de las gue­rras. Polí­ti­ca, con­flic­to y socie­dad des­de 1914”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 2005. Pág.: 343.

[80] Javier Ramos: “La legí­ti­ma vio­len­cia (I y II)”. www.gara-net 1506 y 2707 de 2010

[81] Cris­ti­na Mar­tín: “El Club Bil­der­berg”, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 238 – 239.

[82] Pedro Anto­nio Hon­ru­bia Hur­ta­do: “Publi­ci­dad y aná­li­sis psi­co­ló­gi­co: cons­tru­yen­do la alie­na­ción con­su­mis­ta” www​.kao​sen​la​red​.net 14-06-2010

[83] Marx: “Manus­cri­tos: eco­no­mía y filo­so­fía”. Alian­za Edi­to­rial. Madrid 1974. Págs.: 110 y ss.

[84] Ludo­vi­co Sil­va: “La alie­na­ción como sis­te­ma”, Alfa­dil Edic., Cara­cas 1983, p. 323.

[85] N. Argue­te y B. Schij­man: “Entre­vis­ta al psi­co­ana­lis­ta Jor­ge Ale­mán”. www​.rebe​lion​.org 14-09-2010

[86] Luís Del­ga­do Arria: “Alie­na­ción, neo-tele­vi­sión y nue­vas luchas de cla­ses”. www​.rebe​lion​.org 09-01-2008

[87] Ist­ván Més­zá­ros: “La teo­ría de la ena­je­na­ción en Marx” Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2005, p. 179 y ss.

[88] Ist­ván Més­zá­ros: “La teo­ría de la ena­je­na­ción en Marx”, op. cit., p. 318.

[89] Jean Pie­rre Gar­nier: “Con­tra los terri­to­rios del poder”. Virus Edi­to­rial. Bar­ce­lo­na 2006. Pág.: 22

[90] Harry Pross: “La vio­len­cia de los sím­bo­los socia­les”, Anth­ro­pos, Bar­ce­lo­na 1989, pp. 112 – 113.

[91] San­tia­go Cas­tro-Gómez: “Cien­cias socia­les, vio­len­cia epis­té­mi­ca y el pro­ble­ma de la “inven­ción del otro””, en “La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les”, Edgar­do Lan­der (com­pi­la­dor), Clac­so, Bue­nos Aires 2003, pp. 145 – 161.

[92] Albert Tole­do: “El des­pi­do como vio­len­cia social”, en Sin­Mu­ro, nº 35, diciem­bre 2009, pp. 29 – 31.

[93] Erich Fromm: “El mie­do a la liber­tad”. Pla­ne­ta-Agos­ti­ni, Bar­ce­lo­na 1985, p. 128 y ss.

[94] Peter Brück­ner: “Sobre la pato­lo­gía de la obe­dien­cia”, en “Psi­co­lo­gía polí­ti­ca”, AA.VV., Barral Edit., Bar­ce­lo­na 1971, p. 182.

[95] Wilhelm Reich: “Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo”. Edi­to­rial Ayu­so. Madrid 1972. Pág.: 32.

[96] Jesús J. de la Gán­da­ra: “Com­prar por com­prar”. Cau­ce Edi­to­rial. Madrid 1996. Págs.: 194 – 195.

[97] Domi­ni­que Ques­sa­da: “La era del sier­vo­se­ñor. La filo­so­fía, la publi­ci­dad y el con­trol de la opi­nión”. Tus­quets Edi­to­res. Bar­ce­lo­na 2006. Págs.: 286 – 287.

[98] Gre­go­rio Kazi: “Sub­je­ti­vi­dad y apa­ra­to psí­qui­co: acer­ca de quie­tu­des e inquie­tu­des”. En “Salud men­tal y dere­chos huma­nos”. AA.VV. Edic. Madres de la Pla­za de Mayo. Bue­nos Aires. Argen­ti­na 2004. Pág.: 117

[99] www​.gara​.net 24-05-2009

[100] Mar­ce­lo Colus­si: “Entre­vis­ta a Rodol­fo Kep­fer “La socie­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas tie­nen múl­ti­ples expre­sio­nes de vio­len­cia, las “maras” son una de ellas”. www​.rebe​lion​.org 12-05-2010

[101] Mar­co A. Gan­dá­se­gui: “El cri­men orga­ni­za­do avan­za sin con­trol en Cen­troa­mé­ri­ca”. www​.rebe​lion​.org 18-09-2010

[102] Gil­ber­to Lópes: “Nar­co­po­lí­ti­ca, el secre­to de las elec­cio­nes colom­bia­nas”. www​.lahai​ne​.org 2-06-2010

[103] Car­los Gutie­rrez: “Colombia/​política y poder: la mar­ca del nar­co”. www​.enla​ce​so​cia​lis​ta​.org 21-09-2010

[104] Luis Brit­to: “Vene­zue­la: (In)seguridad”. www​.lahai​ne​.org 22-09-2010

[105] Cris­tian Rakovsky: “Los peli­gros pro­fe­sio­na­les del poder”. Edic. Rojas. Bar­ce­lo­na 1977. Págs.: 14 – 15.

[106] Cris­tian Rakovsky: “Los peli­gros pro­fe­sio­na­les del poder”. Ops. Cit. Pág.: 20.

[107] Hai­der Riz­vi: “La rece­sión engor­da las cár­ce­les”. www​.rebe​lion​.org 20-09-2010

[108] Alfre­do Jali­fe-Rah­me: “El dine­ro del nar­co­trá­fi­co sal­vó a los ban­cos duran­te la cri­sis glo­bal”. www​.rebe​lion​.org 17-12-2009

[109] Zach Car­ter: “Wall Street está lavan­do dine­ro del nar­co­trá­fi­co y que­da impu­ne”. www​.lahai​ne​.org 19 – 7‑2010

[110] Iván Esco­bar: “Trá­fi­co de dro­gas gene­ra ines­ta­bi­li­dad en paí­ses de trán­si­to”. www​.kao​sen​la​red​.net 1-07-2010

[111] Raúl Bra­cho: “La dro­ga es ya el gran nego­cio, el car­tel impe­rial”. www​.apo​rrea​.org 01-04-2010

[112] W. F. Sto­ne: “Mani­pu­la­ción del terror y auto­ri­ta­ris­mo”, en Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 23, 2001, p. 8.

[113] Artu­ro van den Eyden: “Sin­Mu­ro” Bar­ce­lo­na Mar­zo 2010. Nº 37

[114] Char­les-André Udry: “Ha empe­za­do una nue­va gue­rra social en Euro­pa”. www​.lahai​ne​.org 30-07-2010

[115] Patri­cia Peño­la­za: “EU: expe­ri­men­tos cri­mi­na­les”. www​.rebe​lion​.org 04-10-2010

[116] Lewon­tin, Rose y Kamin: “No está en lo genes”, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2003. Págs 13 – 81.

[117] Enri­que Dus­sel: “Euro­pa, moder­ni­dad y euro­cen­tris­mo”, en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, CLACSO, Bue­nos Aires 2003, pp. 48 – 49.

[118] David Har­vey: “Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo”, Akal, Madrid 2007, pp. 26 – 37.

[119] Anto­nio J. Antón Fer­nán­dez: “Una res­pues­ta urgen­te y un par de suge­ren­cias. Daw­kins y los egoís­tas”. www​.rebe​lion​.org 18-07-2010

[120] Stephan L. Cho­ro­ver: “Del Géne­sis al Geno­ci­dio. La socio­bio­lo­gía en cues­tión”. BDC. Bar­ce­lo­na 1986. Págs.: 179 y ss.

[121] Richard Grun­ber­ger: “His­to­ria social del Ter­cer Reich”. Ariel. Bar­ce­lo­na 2009. Págs.: 54 – 66.

[122] Götz Aly: “La uto­pía nazi. Cómo Hitler com­pró a los ale­ma­nes”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na. 2006. Págs.: 316 y ss.

[123] Daniel Sou­tu­llo: “De Dar­win al ADN”. Tala­sa. Madrid 1998. Págs.: 13 – 52.

[124] R. Hub­bard y E. Wald: “El mito del gen”. Alian­za Edi­to­rial. Madrid 1999. Págs.: 181 – 187.

[125] R. Hub­bard y E. Wald: “El mito del gen”. Ops. Cit.: Págs.: 203 – 267.

[126] www​.gara​.net 2009-III-30

[127] Con­cep­ción Cruz: “No está en los genes”. www​.rebe​lion​.org 05-09-2010

[128] www​.elpais​.com 25-08-2010

[129] Emi­lio Muñoz: “Bio­tec­no­lo­gía y socie­dad”. CUP. Madrid 2001. Págs.: 103 y ss.

[130] Nick Tur­se: “Las armas des­ca­be­lla­das de la DARPA”. www​.rebe​lion​.org 31-08-2008

[131] Car­los Cas­tro­de­za: “Los cami­nos pro­fun­dos de la bio­lo­gía”. En “El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX”: Cáte­dra. Madrid 2005. Págs.: 804 – 811.

[132] Huer­tas, López-Ibor y Cres­po Her­vás: “Neu­ro­bio­lo­gía de la agre­si­vi­dad huma­na”. Ars Medi­ca. Madrid 2004. Págs.: 129 – 134.

[133] André Lan­ge­ney: “Sexo e inno­va­ción”, Colec­ción Plu­ral, Cien­cia Abier­ta, J. Grá­ni­ca Edic., Bar­ce­lo­na 1985, pp. 75 – 76.

[134] Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do: “El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na”, Biblio­te­ca Nue­va, Madrid 2003, pp. 231 – 248.

[135] Gwyn­ne Dyer: “Gue­rra”. Edit. Belac­qua. Bar­ce­lo­na 2007. Págs.: 67 – 95.

[136] Gwyn­ne Dyer: “Gue­rra”. Ops. Cit. Pág.: 386.

[137] Luís Miguel Ari­za: “Nobles, crue­les o ven­ga­ti­vos”, www​.elpais​.com 8 de noviem­bre de 2009.

[138] William Fisher: “Ase­si­na­tos por con­trol remo­to”. www​.rebe​lion​.org 06-07-2010

[139] www​.elpais​.com 21-09-2010

[140] Mar­ce­lo Colus­si: “Las “maras”: nue­va for­ma de con­trol social”. www​.rebe​lion​.org 19-05-2010

[141] Ber­nar­do Barran­co V.: “El mode­lo empre­sa­rial de los legio­na­rios de Cris­to”. www​.rebe​lion​.org 23-07-2010

[142] Car­los A. Perey­ra Mele: “El Tiem­po y el Cri­men Orga­ni­za­do”. www​.rebe​lion​.org 24-10-2009

[143] Mar­co A. Gan­dá­se­gui: ���Polí­ti­cas equi­vo­ca­das y cri­men orga­ni­za­do”. www​.pintxo​go​rria​.net 10-10-2010

[144] Jor­ge Lofre­do: “Rei­vin­di­ca­mos la auto­de­fen­sa inte­gral, no sólo la que se basa en las armas, sino en la defen­sa legí­ti­ma de la pro­duc­ción”. www​.rebe​lion​.org 30-06-2009

[145] Hedel­ber­to López Blanch: “Méxi­co, en pica­do con el TCLAN”. www​.rebe​lion​.org 15-07-2009

[146] www​.elpais​.com 14-06-2009

[147] Omar Gue­rre­ro: “La admi­nis­tra­ción públi­ca del Esta­do capi­ta­lis­ta”. Edit. Fon­ta­ma­ra. Bar­ce­lo­na 1981. Pág.: 246.

[148] Ralph Mili­band: “El Esta­do en la socie­dad capi­ta­lis­ta”. Siglo XXI. Madrid 1980. Págs.: 66 – 67.

[149] Mar­ce­lo Colus­si: “Mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos: bue­nos alum­nos”. www​.rebe​lion​.org 06-10-2010

[150] Javier Mén­dez-Vigo: “Vio­len­cia y capi­ta­lis­mo”. www​.kao​sen​la​red​.net 04-04-2007

[151] Roland Denis: “La inevi­ta­bi­li­dad de la lucha arma­da”. www​.lahai​ne​.org 25-09-2010

[152] Rosa Luxem­bur­go: “Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga”. En “Deba­te sobre la huel­ga de masas”. PyP. Nº 62. Car­ta­go. Argen­ti­na 1975. Pág.: 110.

[153] Fran­cis­co Sie­rra Corra­les: “Por qué la segu­ri­dad es la prin­ci­pal y úni­ca ban­de­ra de la dere­cha”. www​.apo​rrea​.org 01-12-2008

[154] Luciano Alza­ga: “Amé­ri­ca Lati­na: El impe­ria­lis­mo pla­ni­fi­ca con tiem­po”. www​.rosa​-blin​da​da​.info 23-10-2009

[155] John Hollo­way: “Cam­biar el mun­do sin tomar el poder”, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2002, p. 37.

[156] Dax Tos­cano Sego­via: “¿Gol­pe a la demo­cra­cia?” www​.hon​du​ra​sen​lu​cha​.blogs​pot​.com 27-07-2009

[157] Mar­co Anto­nio Tos­cano Arro­yo: “Cró­ni­ca de un gol­pe de fac­to anun­cia­do”. www​.lahis​to​ria​del​dia​.word​press​.com 16-09-2009

[158] www​.cuba​de​ba​te​.cu 22-08-2009

[159] Jac­ques R. Pau­wels: “El mito de la gue­rra bue­na”, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 2002, p. 301.

[160]Annie Krie­gel: “La Segun­da Inter­na­cio­nal (1889−1914)”. En “His­to­ria gene­ral del socia­lis­mo”. Edic. Des­tino. Bar­ce­lo­na 1982. Tomo 2. Págs.: 574 – 575.

[161] Jean Bric­mont: “Impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio”. El Vie­jo Topo. Bar­ce­lo­na 2008. Págs.: 225 y ss.

[162] Jesús Alfon­so Vare­la: “Gue­rra y terro­ris­mo, el len­gua­je béli­co del poder”. www​.rebe​lion​.org 4-04-2003

[163] Lau­ra Carl­sen: “Crí­me­nes de gue­rra con­tra las muje­res: un infierno pri­va­do”. www​.rebe​lion​.org 14-05-2010

[164] Michael Wan­zer: “Refle­xio­nes sobre la gue­rra”. Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2007. Pág.: 153.

[165] Michael Wal­zer: “Gue­rras jus­tas e injus­ta”, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2001. p.280.

[166] Geof­frey Par­ker: “El éxi­to nun­ca es defi­ni­ti­vo”. Tau­rus. Madrid 2001. Págs.: 143 – 167.

[167] FPMR: “La vio­len­cia polí­ti­ca”. www​.rosa​-blin​da​da​.info 16-05-2009

[168] Alex J. Bellamy: “Gue­rras jus­tas. De Cice­rón a Iraq”, FCE, Madrid 2009. Págs.: 225 – 241.

[169] Alex J. Bellamy: “Gue­rras jus­tas. De Cice­rón a Iraq”. Ops. Cit. Págs.: 323 – 343.

[170] Raúl Cre­po: “Oba­ma y su gue­rra con­tra las dro­gas”. www​.apo​rrea​.org 17-05-2010

[171] Patrick Cock­burn: “Muje­res afga­nas: ‘Si no dejáis de tra­ba­jar, os cor­ta­mos la cabe­za’”. www​.rebe​lion​.org 23-07-2010

[172] Vla­di­mir Yakob­son: “El Esta­do y el Dere­cho en Orien­te Anti­guo”, AA.VV., en “Cien­cias Socia­les”. de A.C. de la URSS, Mos­cú 1985, nº 3, p. 194.

[173] Evge­ni B. Pasu­ka­nis: “Teo­ría gene­ral del dere­cho y mar­xis­mo” Edit. Labor, Bar­ce­lo­na 1976 Pág.: 144.

[174] Paul Gare­lli: “El pró­xi­mo Orien­te asiá­ti­co”, Nue­va Clío, Bar­ce­lo­na 1982, p. 268.

[175] Igor Diá­ko­nov: “El Esta­do y el Dere­cho en el Orien­te Anti­guo”, AA.VV, en “Cien­cias Socia­les”, de la A. C. de la URSS, Mos­cú 1985, Nº 3, Págs.: 198.

[176] Mari San­doz: “Así eran los siux”, Hes­pe­rus, Bar­ce­lo­na 1996, Págs.: 36 – 37.

[177] AA.VV.: “Ostra­cis­mo”, en “La Enci­clo­pe­dia”, Sal­vat, Madrid 2004, tomo 15, Págs.: 11472.

[178] Kim­berly Thei­don: “Los enca­pu­cha­dos: enca­rán­do­se con el pasa­do en el Perú”, en “Mie­dos y memo­rias”, Comu­ni­car­te, Cór­do­na, Argen­ti­na 2006, Pág.: 101.

[179] Sven Lindq­vist: “Exter­mi­nad a todos los sal­va­jes”, Tur­ner, Madrid 2004, p. 190.

[180] Tho­mas Jor­dan: “La psi­co­lo­gía de la terri­to­ria­li­dad en los con­flic­tos”, en “Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca”, Valen­cia, nº 13, noviem­bre de 1996. Pág.: 51.

[181] P. Mama­ni Rodrí­guez: Tie­rra-terri­to­rio y el poder indí­ge­na-popu­lar en Boli­via, www​.rcci​.net/​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​ion noviem­bre de 2009.

[182] Engels: “Per­sia y Chi­na”, en “Sobre el colo­nia­lis­mo”, PyP, nº 37, Cór­do­ba, Argen­ti­na 1973. Págs.: 114 – 115.

[183] Denis Boneau: “La Gue­rra Fría psi­co­ló­gi­ca: La cien­cia de la domi­na­ción mun­dial”. www​.vol​tai​re​net​.org 07-03-2005

[184] Gil­ber­to López y Rivas: “Antro­po­lo­gía de la con­tra­in­sur­gen­cia y la ocu­pa­ción neo­co­lo­nial”. www​.rebe​lion​.org 02-10-2010

[185] Hugo Blan­co: “Indí­ge­nas luchan en defen­sa de la Madre Tie­rra y de su orga­ni­za­ción colec­ti­va”. www​.lahai​ne​.org 02-04-2010

[186] Rober­to Espi­no­za: “¿Por qué es nece­sa­ria una orga­ni­za­ción polí­ti­ca indí­ge­na autó­no­ma?”. www​.rebe​lion​.org 26-08-2010

[187] James D. Cock­croft: “Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos”. Cien­cias Socia­les. La Haba­na. 2004. Pág.: 513.

[188] Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na del Cau­ca (Cric). Con­clu­sio­nes Com­ple­tas. www​.lahai​ne​.org 22-07-2010

[189] Aní­bal Qui­jano: “El “movi­mien­to indí­ge­na” y las cues­tio­nes pen­dien­tes en Amé­ri­ca Latina”.

www​.rosa​-blin​da​da​.info 08-06-2009

[190] Fer­nan­do Are­llano Ortiz: “Boa­ven­tu­ra de Sou­sa y la epis­te­mo­lo­gía del sur como alter­na­ti­va de eman­ci­pa­ción social”. www​.rebe​lion​.org 09-09-2010

[191] Teo­dor Sha­nin: “El mar­xis­mo y las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ver­ná­cu­las”. En “El Marx tar­dío y la vía rusa. Marx y la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo”. Edit. Revo­lu­ción. Madrid 1990. Pág.: 319.

[192] Jean Ches­naux: “El modo de pro­duc­ción asiá­ti­co”. Gri­jal­bo Bar­ce­lo­na 1975. Págs.: 25 – 58.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.