Nue­va estra­te­gia polí­ti­ca cons­ti­tu­ye el camino para sal­var Jeru­sa­lén y los terri­to­rios ára­bes ocu­pa­do – FDLP

Bajo la con­sig­na “la paz es una opción estra­té­gi­ca”, los gobier­nos y pue­blos ára­bes no deben per­ma­ne­cer “en el cua­dro de la espe­ra”.

Esta­mos ante dos opcio­nes: levan­tar­nos nue­va­men­te para supe­rar el esta­do de la derro­ta y la retrac­ción o per­mi­tir el con­ti­nuo avan­ce colo­nial en Cis­jor­da­nia, las Gran­jas de She­baa y el Golán sirio, así como la judai­za­ción de Jeru­sa­lén para con­ver­tir­la en la capi­tal eter­na del esta­do de Israel, como con­di­ción anti­ci­pa­da impues­ta a los pales­ti­nos y ára­bes por el gobierno de Netan­yahu-Lie­ber­man.

Los líde­res ára­bes están con­vo­ca­dos a una nue­va polí­ti­ca prác­ti­ca y con­cre­ta que con­vier­te las con­sig­nas y espe­ran­zas en hechos fun­da­dos sobre una estra­te­gia que sal­ve a Jeru­sa­lén y los terri­to­rios ocu­pa­dos, así como eli­mi­ne las hue­llas de la agre­sión de 1967, en vir­tud del dere­cho ára­be a recu­pe­rar sus terri­to­rios ocu­pa­dos, reco­no­ci­do por las reso­lu­cio­nes de lega­li­dad inter­na­cio­nal.

Esta estra­te­gia debe ser semen­ta­da sobre los siguien­tes ele­men­tos:

1- Esta­ble­cer un pre­su­pues­to diri­gi­do a la cons­truc­ción y la inver­sión en Jeru­sa­lén con el fin de enfren­tar la judai­za­ción y el colo­nia­lis­mo, pro­te­ger el sello ára­be de la ciu­dad y los luga­res sagra­dos y for­ta­le­cer la resis­ten­cia de los habi­tan­tes en esta ciu­dad sagra­da.

2- Crear una ins­tan­cia ára­be para refor­mu­lar las rela­cio­nes ára­bes-inter­na­cio­na­les, basa­das en las posi­cio­nes y medi­das toma­das por los blo­ques y paí­ses fren­te al gobierno de Netan­yahu-Lie­ber­man para poner fin a todo tipo de colo­nia­lis­mo en los terri­to­rios ocu­pa­dos duran­te la agre­sión de junio de 1967, en vir­tud del dere­cho ára­be con­traí­do en las reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das.

3- Tra­zar una estra­te­gia defen­si­va pecu­liar y eco­nó­mi­ca de los paí­ses ára­bes colin­dan­tes con Pales­ti­na ocu­pa­da (Egip­to, Siria, Líbano y Jor­da­nia) para fun­dar una nue­va corre­la­ción de fuer­zas entre la capa­ci­dad de defen­sa ára­be y la mili­tar y eco­nó­mi­ca de Israel.

4- Apo­yar a la OLP y a los des­ta­ca­men­tos de la resis­ten­cia nacio­nal y con­so­li­dar la fir­me­za del pue­blo pales­tino fren­te a la pobre­za y el des­em­pleo, ade­más de dete­ner el tra­ba­jo de los pales­ti­nos en la cons­truc­ción de los asen­ta­mien­tos en Jeru­sa­lén y Cis­jor­da­nia.

5- Poner fin a todo tipo de finan­cia­mien­to ára­be y de inje­ren­cia nega­ti­va en los asun­tos inter­nos pales­ti­nos que trae como con­se­cuen­cia la pro­fun­di­za­ción de la divi­sión.

6- Lograr entre los ára­bes un acuer­do prác­ti­co res­pec­to a la situa­ción pales­ti­na, seme­jan­te al fir­ma­do en el Líbano (mayo 2008), para fina­li­zar con la divi­sión inter­na y adop­tar el Docu­men­to egip­cio, como base para recons­truir la uni­dad nacio­nal entre todas las orga­ni­za­cio­nes pales­ti­nas que asis­tie­ron, el 26 de febre­ro y 19 de mar­zo del año 2009, al diá­lo­go rea­li­za­do en El Cai­ro. Reanu­dar el diá­lo­go interno para recons­truir la uni­dad den­tro del mar­co de la OLP y rea­li­zar elec­cio­nes legis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les en la patria y la diás­po­ra, así como lle­var a cabo elec­cio­nes para un con­se­jo nacio­nal uni­do de la OLP, basa­das en la total repre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal acor­da­da, uná­ni­me­men­te, duran­te el diá­lo­go de los meses de febre­ro y de mar­zo de 2009 en El Cai­ro.

7- Tras­la­dar­se al Con­se­jo de Segu­ri­dad y con­vo­car a una ple­na­ria excep­cio­nal de la Asam­blea Gene­ral, bajo la con­sig­na “uni­dad por la paz” con el fin de apro­bar una nue­va reso­lu­ción que san­cio­ne a Israel, en caso que no aca­te la deci­sión. Todo ello, en vir­tud del articu­lo VII del Docu­men­to de Nacio­nes Uni­das y al igual que ocu­rrió con el gobierno de la Sudá­fri­ca racis­ta, el cual fue final­men­te derrum­ba­do y tuvo que acep­tar la Reso­lu­ción inter­na­cio­nal, a tra­vés de la rea­li­za­ción de nue­vas elec­cio­nes para un “Sudá­fri­ca demo­crá­ti­co uni­do” de todos sus hijos, sin dis­cri­mi­na­ción racial, étni­ca, géne­ro, color, reli­gión ni sec­ta.

8- Recha­zar las nego­cia­cio­nes direc­tas e indi­rec­tas sin dete­ner total­men­te el colo­nia­lis­mo en Jeru­sa­lén y Cis­jor­da­nia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *