Nue­va estra­te­gia polí­ti­ca cons­ti­tu­ye el camino para sal­var Jeru­sa­lén y los terri­to­rios ára­bes ocu­pa­do – FDLP

Bajo la con­sig­na “la paz es una opción estra­té­gi­ca”, los gobier­nos y pue­blos ára­bes no deben per­ma­ne­cer “en el cua­dro de la espera”.

Esta­mos ante dos opcio­nes: levan­tar­nos nue­va­men­te para supe­rar el esta­do de la derro­ta y la retrac­ción o per­mi­tir el con­ti­nuo avan­ce colo­nial en Cis­jor­da­nia, las Gran­jas de She­baa y el Golán sirio, así como la judai­za­ción de Jeru­sa­lén para con­ver­tir­la en la capi­tal eter­na del esta­do de Israel, como con­di­ción anti­ci­pa­da impues­ta a los pales­ti­nos y ára­bes por el gobierno de Netanyahu-Lieberman.

Los líde­res ára­bes están con­vo­ca­dos a una nue­va polí­ti­ca prác­ti­ca y con­cre­ta que con­vier­te las con­sig­nas y espe­ran­zas en hechos fun­da­dos sobre una estra­te­gia que sal­ve a Jeru­sa­lén y los terri­to­rios ocu­pa­dos, así como eli­mi­ne las hue­llas de la agre­sión de 1967, en vir­tud del dere­cho ára­be a recu­pe­rar sus terri­to­rios ocu­pa­dos, reco­no­ci­do por las reso­lu­cio­nes de lega­li­dad internacional.

Esta estra­te­gia debe ser semen­ta­da sobre los siguien­tes elementos:

1- Esta­ble­cer un pre­su­pues­to diri­gi­do a la cons­truc­ción y la inver­sión en Jeru­sa­lén con el fin de enfren­tar la judai­za­ción y el colo­nia­lis­mo, pro­te­ger el sello ára­be de la ciu­dad y los luga­res sagra­dos y for­ta­le­cer la resis­ten­cia de los habi­tan­tes en esta ciu­dad sagrada.

2- Crear una ins­tan­cia ára­be para refor­mu­lar las rela­cio­nes ára­bes-inter­na­cio­na­les, basa­das en las posi­cio­nes y medi­das toma­das por los blo­ques y paí­ses fren­te al gobierno de Netan­yahu-Lie­ber­man para poner fin a todo tipo de colo­nia­lis­mo en los terri­to­rios ocu­pa­dos duran­te la agre­sión de junio de 1967, en vir­tud del dere­cho ára­be con­traí­do en las reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Unidas.

3- Tra­zar una estra­te­gia defen­si­va pecu­liar y eco­nó­mi­ca de los paí­ses ára­bes colin­dan­tes con Pales­ti­na ocu­pa­da (Egip­to, Siria, Líbano y Jor­da­nia) para fun­dar una nue­va corre­la­ción de fuer­zas entre la capa­ci­dad de defen­sa ára­be y la mili­tar y eco­nó­mi­ca de Israel.

4- Apo­yar a la OLP y a los des­ta­ca­men­tos de la resis­ten­cia nacio­nal y con­so­li­dar la fir­me­za del pue­blo pales­tino fren­te a la pobre­za y el des­em­pleo, ade­más de dete­ner el tra­ba­jo de los pales­ti­nos en la cons­truc­ción de los asen­ta­mien­tos en Jeru­sa­lén y Cisjordania.

5- Poner fin a todo tipo de finan­cia­mien­to ára­be y de inje­ren­cia nega­ti­va en los asun­tos inter­nos pales­ti­nos que trae como con­se­cuen­cia la pro­fun­di­za­ción de la división.

6- Lograr entre los ára­bes un acuer­do prác­ti­co res­pec­to a la situa­ción pales­ti­na, seme­jan­te al fir­ma­do en el Líbano (mayo 2008), para fina­li­zar con la divi­sión inter­na y adop­tar el Docu­men­to egip­cio, como base para recons­truir la uni­dad nacio­nal entre todas las orga­ni­za­cio­nes pales­ti­nas que asis­tie­ron, el 26 de febre­ro y 19 de mar­zo del año 2009, al diá­lo­go rea­li­za­do en El Cai­ro. Reanu­dar el diá­lo­go interno para recons­truir la uni­dad den­tro del mar­co de la OLP y rea­li­zar elec­cio­nes legis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les en la patria y la diás­po­ra, así como lle­var a cabo elec­cio­nes para un con­se­jo nacio­nal uni­do de la OLP, basa­das en la total repre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal acor­da­da, uná­ni­me­men­te, duran­te el diá­lo­go de los meses de febre­ro y de mar­zo de 2009 en El Cairo.

7- Tras­la­dar­se al Con­se­jo de Segu­ri­dad y con­vo­car a una ple­na­ria excep­cio­nal de la Asam­blea Gene­ral, bajo la con­sig­na “uni­dad por la paz” con el fin de apro­bar una nue­va reso­lu­ción que san­cio­ne a Israel, en caso que no aca­te la deci­sión. Todo ello, en vir­tud del articu­lo VII del Docu­men­to de Nacio­nes Uni­das y al igual que ocu­rrió con el gobierno de la Sudá­fri­ca racis­ta, el cual fue final­men­te derrum­ba­do y tuvo que acep­tar la Reso­lu­ción inter­na­cio­nal, a tra­vés de la rea­li­za­ción de nue­vas elec­cio­nes para un “Sudá­fri­ca demo­crá­ti­co uni­do” de todos sus hijos, sin dis­cri­mi­na­ción racial, étni­ca, géne­ro, color, reli­gión ni secta.

8- Recha­zar las nego­cia­cio­nes direc­tas e indi­rec­tas sin dete­ner total­men­te el colo­nia­lis­mo en Jeru­sa­lén y Cisjordania.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.