El impe­rio por den­tro (Pri­me­ra par­te) – Fidel Cas­tro

Me asom­bra la igno­ran­cia gene­ra­li­za­da en torno a pro­ble­mas vita­les para la exis­ten­cia de la huma­ni­dad, en una épo­ca en que esta cuen­ta con fabu­lo­sos medios de comu­ni­ca­ción que no eran siquie­ra ima­gi­na­bles hace 100 años, algu­nos tan recien­tes como Inter­net.

Hace ape­nas tres sema­nas se publi­có la noti­cia de la pron­ta dis­tri­bu­ción de un espec­ta­cu­lar libro de Bob Wood­ward, perio­dis­ta de The Washing­ton Post, cuyos artícu­los com­par­ti­dos con Carl Berns­tein, hace 38 años, die­ron al tras­te con el gobierno de Nixon por actos de espio­na­je con­tra el Par­ti­do Demó­cra­ta en junio de 1972, que ori­gi­na­ron el escán­da­lo de Water­ga­te, por vio­la­cio­nes de leyes que la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na no podía dar­se el lujo de igno­rar.

Me comu­ni­qué con nues­tro “emba­ja­dor en Washing­ton”, como yo cali­fi­co a Jor­ge Bola­ños, jefe de la Ofi­ci­na de Intere­ses de Cuba en la capi­tal de Esta­dos Uni­dos, y le rogué me envia­ra por lo menos dos ejem­pla­res del libro que se anun­cia­ba cuan­do apa­re­cie­ra en las libre­rías. Bola­ños envió cua­tro ejem­pla­res.

El tex­to, por supues­to, está en inglés; pasa­rá ‑como es habi­tual- mucho tiem­po antes de que más de 500 millo­nes de per­so­nas en el mun­do capa­ces de hablar o com­pren­der el espa­ñol, inclui­dos los inmi­gran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos en Esta­dos Uni­dos, pue­dan leer­lo en ese idio­ma.

Me comu­ni­qué con una de nues­tras mejo­res tra­duc­to­ras de inglés, rogán­do­le un esfuer­zo espe­cial para sin­te­ti­zar el con­te­ni­do del mis­mo. El volu­mi­no­so ejem­plar en ese idio­ma, titu­la­do “Las gue­rras de Oba­ma”, cuen­ta con 33 capí­tu­los y 420 pági­nas.

Debo seña­lar que en sólo tres días me entre­gó una sín­te­sis de los 33 capí­tu­los, en 99 pági­nas con letra de 18 pun­tos.
Cum­pli­ré el deber de trans­mi­tir el con­te­ni­do de ese libro, uti­li­zan­do tex­tual­men­te las pala­bras diá­fa­nas y pre­ci­sas que me envió la espe­cia­lis­ta de nues­tro ser­vi­cio de tra­duc­ción del idio­ma inglés. Emplea­ré para ello el espa­cio de las Refle­xio­nes duran­te varios días.

No sería posi­ble enten­der nada de la actual polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos si se igno­ra el con­te­ni­do de ese libro de Wood­ward, quien es posee­dor de más de un Pre­mio Pulitzer; por supues­to, no tie­ne la más míni­ma inten­ción de liqui­dar al impe­rio.
Nues­tro país será el pri­me­ro del mun­do en cono­cer de for­ma arti­cu­la­da el con­te­ni­do esen­cial de este libro. Como se cono­ce, en Cuba todos los ciu­da­da­nos poseen altos nive­les de esco­la­ri­dad y es el país con más alto índi­ce de jóve­nes matri­cu­la­dos en las uni­ver­si­da­des.

Nues­tra prin­ci­pal fuer­za no está en las armas; está en las ideas.

“CAPÍTULO 1:

“Dos días des­pués de resul­tar elec­to Pre­si­den­te, Oba­ma con­vo­ca al direc­tor nacio­nal de inte­li­gen­cia, Mike McCon­nell, para una reu­nión en Chica­go con el obje­ti­vo de cono­cer deta­lles sobre las más secre­tas ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia del amplio sis­te­ma de espio­na­je de los Esta­dos Uni­dos. Otros fun­cio­na­rios par­ti­ci­pa­rían del encuen­tro, pero McCon­nell acla­ró que tenía orien­ta­cio­nes del ex pre­si­den­te Bush de no reve­lar esta infor­ma­ción rela­cio­na­da con los espías, las nue­vas téc­ni­cas de infil­tra­ción de Al Qae­da, las gue­rras en Irak y en Afga­nis­tán y la pro­tec­ción de la nación, a nadie más que no fue­ra el pre­si­den­te elec­to.

“Michael J. Morell, jefe del Depar­ta­men­to de aná­li­sis de la CIA, y McCon­nell se sen­ta­ron a solas con Oba­ma en un cuar­to de segu­ri­dad. Se le infor­mó, entre otros temas, que la prin­ci­pal ame­na­za para los Esta­dos Uni­dos pro­ve­nía de Pakis­tán, y que ésta era la prio­ri­dad No. 1 de la DNI. Si los Esta­dos Uni­dos se reti­ra­ban, la India y Pakis­tán lle­na­rían el vacío de poder en Afga­nis­tán. Lo mejor era que Oba­ma bus­ca­ra la paz entre estos dos paí­ses. Bush había orde­na­do los ata­ques de avio­nes no tri­pu­la­dos con­tra los cam­pa­men­tos en Pakis­tán e ins­tru­yó que se le noti­fi­ca­ra a este país de mane­ra “con­cu­rren­te”, es decir, mien­tras se pro­du­cía el ata­que o, para mayor segu­ri­dad, unos minu­tos des­pués.”

Reco­men­da­mos a los lec­to­res ir rete­nien­do los nom­bres de cada una de las per­so­na­li­da­des men­cio­na­das, así como las teo­rías ela­bo­ra­das para jus­ti­fi­car los hechos increí­bles que lle­van a cabo.

“Al Qae­da reclu­ta­ba a per­so­nas de 35 paí­ses cuyos pasa­por­tes no nece­si­ta­ban visa para entrar en los Esta­dos Uni­dos, y eso era una gran preo­cu­pa­ción. A Oba­ma se le infor­ma­ron las pala­bras cla­ves para los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos (SYLVAN-MAGNOLIA), sólo cono­ci­das por las per­so­nas con el más alto nivel de acce­so a los temas de segu­ri­dad, entre las cua­les se encon­tra­ba aho­ra el nue­vo pre­si­den­te.

“Los prin­ci­pa­les éxi­tos pro­ve­nían de las fuen­tes huma­nas, los espías en el terreno, que le indi­ca­ban a la CIA hacia dón­de mirar, a dón­de ir de cace­ría y dón­de matar. Los espías eran los ver­da­de­ros secre­tos que Oba­ma lle­va­ría con­si­go de aho­ra en lo ade­lan­te. La CIA era muy cui­da­do­sa con sus fuen­tes.

“Cada una tenía un nom­bre en cla­ve, como, por ejem­plo, MOONRISE. Cuan­do dema­sia­das per­so­nas sabían de él o ella o de sus éxi­tos, se le liqui­da­ba. El ofi­cial al fren­te del caso infor­ma­ba que MOONRISE había hecho el sacri­fi­cio máxi­mo, pero la per­so­na en cues­tión no había muer­to real­men­te. Sólo su códi­go cam­bia­ba, y aho­ra la CIA ten­dría otra fuen­te lla­ma­da SOOTHING STAR, la mis­ma per­so­na con un nue­vo nom­bre.

“Un secre­to impor­tan­te que nun­ca había sido repor­ta­do en los medios ni en nin­gu­na otra par­te era la exis­ten­cia de un ejér­ci­to encu­bier­to de 3 000 hom­bres en Afga­nis­tán, cuyo obje­ti­vo era matar o cap­tu­rar a los tali­ba­nes y en oca­sio­nes aden­trar­se en las zonas tri­ba­les para paci­fi­car­las y obte­ner apo­yo.

“McCon­nell y Morell se refi­rie­ron al pro­gra­ma nuclear ira­ní. Se sabía que ellos tra­ta­ban de obte­ner el arma nuclear y que había ins­ta­la­cio­nes ocul­tas. McCon­nell dijo estar segu­ro de que Irán obten­dría un arma nuclear tipo fusil, pro­ba­ble­men­te pri­mi­ti­va, pero que pudie­ran deto­nar­la en el desier­to con un gran efec­to y que en su opi­nión esto ocu­rri­ría entre el año 2010 y el 2015.

“Otra gran ame­na­za era Corea del Nor­te, que tenía sufi­cien­te mate­rial como para fabri­car seis bom­bas. Los corea­nos iban a con­ver­sar, iban a men­tir, iban a ame­na­zar con reti­rar­se y des­pués iban a tra­tar de rene­go­ciar.

“Los chi­nos habían pira­tea­do las compu­tado­ras de la cam­pa­ña de Oba­ma en el verano de 2008 y tam­bién las de McCain, y habían saca­do fiche­ros y docu­men­tos a una velo­ci­dad asom­bro­sa. McCon­nell dijo que los Esta­dos Uni­dos eran vul­ne­ra­bles a los ata­ques ciber­né­ti­cos.”

De inme­dia­to, el libro de Wood­ward refle­ja la pri­me­ra reac­ción de Oba­ma ante el enre­do y la com­ple­ji­dad de la situa­ción crea­da por la gue­rra anti­te­rro­ris­ta des­ata­da por Bush.

“Oba­ma le comen­tó a uno de sus más cer­ca­nos ase­so­res que había here­da­do un mun­do que podía explo­tar en cual­quier momen­to en más de 6 for­mas dife­ren­tes, y que con­ta­ba con medios pode­ro­sos pero limi­ta­dos para evi­tar­lo. Oba­ma reco­no­ció que, des­pués de las elec­cio­nes, todos los pro­ble­mas del mun­do eran vis­tos como su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad y que las per­so­nas decían: ‘Usted es la per­so­na más pode­ro­sa del mun­do. ¿Por qué no hace usted algo al res­pec­to?’

“CAPÍTULO 2

“John Podes­ta, ex jefe de gabi­ne­te de Bill Clin­ton, esta­ba con­ven­ci­do de que la polí­ti­ca debía dise­ñar­se, orga­ni­zar­se y moni­to­rear­se a tra­vés de un sis­te­ma cen­tra­li­za­do en la Casa Blan­ca. Pero Oba­ma tenía en men­te a otro para el car­go: Rahm Emma­nuel, quien se con­vir­tió en el No. 3 de la Casa Blan­ca. Ambos eran de Chica­go pero no se cono­cían bien.

“Oba­ma, en su con­di­ción de can­di­da­to pre­si­den­cial, le había dicho a David Petraeus en Irak que le pidie­ra todo cuan­to él nece­si­ta­ra si final­men­te se con­ver­tía en coman­dan­te en jefe del ejér­ci­to. Oba­ma esta­ba pre­pa­ra­do para decir ‘no’ a lo que Bush había dicho ‘sí’.

“Petraeus casi rede­fi­nió el con­cep­to de gue­rra en un nue­vo manual de su auto­ría (Coun­te­ri­n­sur­gency Field Manual) que puso en prác­ti­ca en Irak. Su idea prin­ci­pal era que los Esta­dos Uni­dos no podían salir­se de la gue­rra. Tenían que pro­te­ger y ganar­se a la pobla­ción, vivir entre ellos, para que un gobierno esta­ble y com­pe­ten­te pudie­ra pros­pe­rar. El nue­vo sol­da­do, según él, debía ser un tra­ba­ja­dor social, un pla­ni­fi­ca­dor físi­co, un antro­pó­lo­go y un psi­có­lo­go.

“Petraeus tenía pocos hobbys (no pes­ca­ba, no caza­ba, no juga­ba golf). Podía pasar por un hom­bre de 35 años. Podía correr 5 millas en alre­de­dor de 30 minu­tos. Obtu­vo el gra­do de Doc­tor en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton. Su padre murió y él deci­dió per­ma­ne­cer en Irak para super­vi­sar la gue­rra. Los ira­quíes lo lla­man el Rey David. Algu­nos de sus cole­gas lo lla­man La Leyen­da de Irak. Pero la pre­si­den­cia de Oba­ma iba a cam­biar el esta­tus de Petraeus.

“CAPÍTULO 3

“El nue­vo Direc­tor de la CIA, Mike Hay­den, via­ja a Nue­va York para dis­cu­tir con el Pre­si­den­te de Pakis­tán, Asif Ali Zar­da­ri, sobre los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos ‘Pre­da­tor’ en el inte­rior de ese país. La gran lec­ción apren­di­da en la Segun­da Gue­rra Mun­dial y en Viet Nam era que los ata­ques des­de el aire, inclu­so los bom­bar­deos masi­vos, no pue­den ganar una gue­rra.

“Los medios de pren­sa pakis­ta­níes se preo­cu­pa­ban por el núme­ro de víc­ti­mas civi­les. Pero la muer­te acci­den­tal de pakis­ta­níes era sólo par­te de la his­to­ria.

“En una reu­nión que sos­tu­vo Hay­den con el pre­si­den­te pakis­ta­ní, este últi­mo le dijo: ‘Mate a los prin­ci­pa­les. Los daños cola­te­ra­les les preo­cu­pan a uste­des, los esta­dou­ni­den­ses. A mí no me preo­cu­pan’. Zar­da­ri le daba así luz ver­de a la CIA y Hay­den agra­de­ció su apo­yo.

“En una de sus lar­gas con­ver­sa­cio­nes, Oba­ma abor­dó el tema de Hillary Clin­ton con David Axel­rod, su prin­ci­pal ase­sor polí­ti­co y el más cer­cano a él. Éste le pre­gun­ta­ba a Oba­ma cómo podía con­fiar en Hillary. Oba­ma con­tes­tó. “Creo cono­cer­la bien. Si es par­te del equi­po, va a ser­nos fiel”. Ella se man­tu­vo al lado de su espo­so duran­te el escán­da­lo de Móni­ca Lewinsky y Oba­ma que­dó impre­sio­na­do por su resis­ten­cia. Él nece­si­ta­ba a alguien con la esta­tu­ra sufi­cien­te como para con­ver­tir­se en un actor prin­ci­pal en la esce­na inter­na­cio­nal.

“La Clin­ton no esta­ba con­ven­ci­da de que ese pues­to sería para ella. No exis­tía nin­gu­na reser­va de con­fian­za entre el equi­po de ella y el de él.

“Vinie­ron des­pués los pro­ble­mas con su espo­so y los con­tri­bu­yen­tes de fuer­tes sumas para su biblio­te­ca pre­si­den­cial, su fun­da­ción y la Ini­cia­ti­va Glo­bal Clin­ton. Los abo­ga­dos de Oba­ma dije­ron que estas empre­sas no podían acep­tar dine­ro si Hillary era nom­bra­da Secre­ta­ria de Esta­do. Ella reco­no­cía que esto era un gran obs­tácu­lo pero que no envia­ría a Bill a vivir en una cue­va duran­te cua­tro u ocho años. ‘No voy a decir­le que can­ce­le las ope­ra­cio­nes que tie­ne en 26 paí­ses y que están sal­van­do vidas’, dijo ella. ‘No vale la pena’. Podes­ta le pro­me­tió que tra­ba­ja­rían en eso.

“Se pre­pa­ró un dis­cur­so don­de ella le daba las gra­cias a Oba­ma, por telé­fono, por haber­la teni­do en cuen­ta para el car­go, pero Podes­ta se encar­gó de que ambos no pudie­ran conec­tar­se.

“El ‘no’ de Hillary se trans­for­ma­ba en un ‘qui­zás’. Mar­ke Penn, el prin­ci­pal estra­te­ga de su cam­pa­ña, pen­sa­ba que si se man­te­nía en el Depar­ta­men­to de Esta­do duran­te ocho años, esta­ría en la mejor posi­ción para nomi­nar­se como Pre­si­den­ta nue­va­men­te. Sólo ten­dría 69 años, la mis­ma edad de Reagan cuan­do asu­mió el poder.”

“CAPÍTULO 4

“James L. Jones, un Gene­ral reti­ra­do, con­si­de­ra­ba que el gobierno de Bush era asom­bro­sa­men­te des­or­ga­ni­za­do y peno­sa­men­te poco serio en lo que res­pec­ta a la paz en el Medio Orien­te. Jones dijo que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Bush care­cía de per­so­nal y era dis­fun­cio­nal, y que el ase­sor para la segu­ri­dad nacio­nal tenía que apli­car medi­das para garan­ti­zar un avan­ce razo­na­ble en el logro de los obje­ti­vos.

“Un sec­tor dema­sia­do amplio de la polí­ti­ca esta­ba en el módu­lo de pilo­to auto­má­ti­co, y el ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal tenía que encon­trar la for­ma de lograr resul­ta­dos sin tener que con­tro­lar al deta­lle lo que los dife­ren­tes depar­ta­men­tos y agen­cias debían hacer. Oba­ma pre­gun­ta­ba cómo se debía lograr eso. Con­ven­za a sus subor­di­na­dos de que la visión de ellos es la suya, le reco­men­da­ba Jones. […] Oba­ma deci­dió que Jones fue­ra su ase­sor para la segu­ri­dad nacio­nal.”

“Jones se sor­pren­dió de que Oba­ma lo nom­bra­ra para este car­go de tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad y que con­fia­ra en alguien que ape­nas cono­cía. Jones pen­sa­ba que todo se basa­ba en las rela­cio­nes per­so­na­les, y él no man­te­nía tales rela­cio­nes con Oba­ma.”

“El 26 de noviem­bre Bush con­vo­có una de las últi­mas reunio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal para ana­li­zar un infor­me muy secre­to sobre la gue­rra en Afga­nis­tán, ela­bo­ra­do por el tenien­te gene­ral del Ejér­ci­to Dou­glas Lute, cono­ci­do como el Zar de la Gue­rra. El infor­me con­clu­yó dicien­do que los Esta­dos Uni­dos no podrían man­te­ner­se en Afga­nis­tán a menos que se resol­vie­ran tres gran­des pro­ble­mas: mejo­rar la gober­na­bi­li­dad, dis­mi­nuir la corrup­ción y eli­mi­nar los san­tua­rios de los tali­ba­nes en Afga­nis­tán.”

Vie­ne aho­ra otro sor­pren­den­te epi­so­dio, tras el cual esta­ba la mano del gobierno de Esta­dos Uni­dos, demos­tran­do el ries­go del que nos habló hipo­té­ti­ca­men­te el autor de la teo­ría del “Invierno Nuclear”. Bas­ta­ría ‑nos dijo- una gue­rra entre Paquis­tán y la India, los dos paí­ses que menos armas ató­mi­cas poseen en el Gru­po de los 8 que per­te­ne­cen al “Club Nuclear”. Lo que se reve­la en el libro “Las gue­rras de Oba­ma”, demues­tra que cual­quier irres­pon­sa­bi­li­dad de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos pue­de con­du­cir a la catás­tro­fe.

“Con­do­leez­za Rice no se sin­tió com­pla­ci­da con el infor­me. Bush deci­dió que no iba a hacer­lo públi­co. Pos­te­rior­men­te, 10 per­so­nas arma­das comen­za­ron a mero­dear por la ciu­dad india de Bom­bay, crean­do un espec­tácu­lo de caos y vio­len­cia trans­mi­ti­do en vivo por la tele­vi­sión duran­te 60 horas. Seis ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses resul­ta­ron muer­tos. La ope­ra­ción fue orga­ni­za­da por un gru­po cono­ci­do por la sigla LeT, que sig­ni­fi­ca el Ejér­ci­to de los Puros, y esta­ba sien­do finan­cia­do por la agen­cia de inte­li­gen­cia de Pakis­tán. Bush que­ría evi­tar ten­sio­nes entre la India y Pakis­tán. La base de su man­da­to era cero tole­ran­cias para los terro­ris­tas y sus alia­dos. El FBI se horro­ri­zó al ver que una ope­ra­ción de bajo cos­to con el uso de la alta tec­no­lo­gía había para­li­za­do a la ciu­dad de Bom­bay. Las ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses tenían el mis­mo gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad. Un fun­cio­na­rio del FBI expre­só: ‘Bom­bay lo cam­bió todo.’

“CAPÍTULO 5

“Al asu­mir el car­go como direc­tor de la CIA, Hay­den había here­da­do una orga­ni­za­ción que, según él, pade­cía del ‘sín­dro­me del niño gol­pea­do’.

“Oba­ma lo había con­vo­ca­do para una reu­nión de infor­ma­ción sobre las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas. Hay­den con­si­de­ró que ésta era la opor­tu­ni­dad de pro­bar cuán gra­ves eran las ame­na­zas y cuán seria­men­te se las toma­ba la CIA. Se refi­rió a 14 ope­ra­cio­nes alta­men­te secre­tas, cuyo obje­ti­vo era lle­var a cabo ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas y leta­les con­tra el terro­ris­mo, impe­dir que Irán desa­rro­lla­ra armas nuclea­res, disua­dir a Corea del Nor­te de no fabri­car más armas nuclea­res, lle­var a cabo ope­ra­cio­nes con­tra la pro­li­fe­ra­ción en otros paí­ses, ope­rar de mane­ra inde­pen­dien­te o en apo­yo a los Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán, apli­car una serie de ope­ra­cio­nes leta­les y otros pro­gra­mas en Irak, apo­yar los esfuer­zos clan­des­ti­nos en aras de dete­ner el geno­ci­dio en la región suda­ne­sa de Dar­fur, brin­dar­le a Tur­quía infor­ma­ción de inte­li­gen­cia para que impi­da que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en el Kur­dis­tán esta­blez­can un encla­ve sepa­ra­tis­ta den­tro de Tur­quía.

“El 5 de enero de 2009 Hay­den se ente­ra, por un artícu­lo publi­ca­do por la ver­sión en línea del dia­rio The Washing­ton Post, que había sido sus­ti­tui­do como direc­tor de la CIA y en su lugar habían nom­bra­do a Leon Panet­ta. Hay­den con­si­de­ra­ba que ser reem­pla­za­do por un polí­ti­co era una humi­lla­ción per­so­nal. Panet­ta posee habi­li­da­des para cons­truir rela­cio­nes per­so­na­les. Hay­den, en su encuen­tro con Panet­ta, le advier­te: 1) Usted es el coman­dan­te de la nación en la gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo; 2) Cuen­ta con el mejor per­so­nal del gobierno fede­ral. 3) he leí­do algu­nos de sus artícu­los; no vuel­va a uti­li­zar las pala­bras CIA y tor­tu­ra en el mis­mo párra­fo. La tor­tu­ra es una felo­nía. Pue­de no gus­tar­te pero no digas nun­ca que hay tor­tu­ra. Legal­men­te la CIA no ha tor­tu­ra­do a nadie. McCon­nell le advir­tió a Panet­ta: ‘Tie­nes que enten­der la bata­lla que vas a tener que librar con la CIA, por­que ellos te ven como si fue­ras el enemi­go.’

“CAPÍTULO 6

“Oba­ma le pide a Biden que via­je a Afga­nis­tán y a Pakis­tán antes de su inves­ti­du­ra como pre­si­den­te y le pide que lle­ve a un Repu­bli­cano. Lind­sey Graham, de Caro­li­na del Sur, es el selec­cio­na­do.

“Biden le dijo ofi­cial­men­te al Pre­si­den­te pakis­ta­ní cuál era la idea de Oba­ma: Afga­nis­tán sería su gue­rra; en bre­ve envia­ría más tro­pas, pero para ello nece­si­ta­ba tra­ba­jar de con­jun­to con Pakis­tán.

“Zar­da­ri por su par­te reco­no­ció no tener tan­ta expe­rien­cia como su difun­ta espo­sa, Bena­zir Bhut­to, pero que su misión no era dife­ren­te, y nece­si­ta­ba que los Esta­dos Uni­dos le ayu­da­ran a ganar un apo­yo sufi­cien­te en el plano interno; que exis­tía mucho anti-ame­ri­ca­nis­mo en el país…”

“Biden le advir­tió que para ello era nece­sa­rio que Zar­da­ri deja­ra de jugar en los dos ban­dos, pues la CIA pen­sa­ba que había mucha infor­ma­ción de inte­li­gen­cia que esta­ba sien­do uti­li­za­da para aler­tar a los cam­pa­men­tos de los terro­ris­tas en con­tra de los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos.

“Biden y Graham par­tie­ron hacia Kabul. Des­pués de las elec­cio­nes de 2004 las rela­cio­nes de Kar­zai con los Esta­dos Uni­dos se habían tor­na­do muy volá­ti­les. Con fre­cuen­cia cri­ti­ca­ba a los esta­dou­ni­den­ses por el núme­ro de víc­ti­mas civi­les. Las evi­den­cias de corrup­ción en su gobierno y en su fami­lia exa­cer­ba­ban las ten­sio­nes con los Esta­dos Uni­dos.

“Biden le advir­tió a Kar­zai que no esta­ba intere­sa­do en hacer­le la vida difí­cil, pero que de él depen­día en gran medi­da el éxi­to de los Esta­dos Uni­dos.

“Kar­zai con­vo­có a varios miem­bros de su gabi­ne­te para que le infor­ma­sen direc­ta­men­te a Biden y a Graham lo que esta­ban hacien­do. A Kar­zai se le dijo que Oba­ma que­ría ayu­dar, pero que esa idea de levan­tar el telé­fono y lla­mar al Pre­si­den­te Oba­ma, como él hacía con Bush, ya no iba a ocu­rrir más. Biden le cri­ti­có a Kar­zai su inca­pa­ci­dad de gober­nar todo el país, su nega­ti­va a reco­rrer el país para crear con­sen­so entre las dife­ren­tes tri­bus, las casas sun­tuo­sas de los fun­cio­na­rios afga­nos cer­ca­nas al pala­cio pre­si­den­cial, sin dudas paga­das por los Esta­dos Uni­dos. ‘Usted es sólo el alcal­de de Kabul’, le dijo Biden a Kar­zai.

“Kar­zai les cri­ti­có el alto núme­ro de víc­ti­mas civi­les y Biden se com­pro­me­tió a mini­mi­zar­las, pero le advir­tió que tenía que estar con ellos en esta gue­rra; que si ésta no era una gue­rra para ellos, los Esta­dos Uni­dos no envia­rían más sol­da­dos. Kar­zai res­pon­dió que no esta­ba hacien­do nin­gu­na crí­ti­ca, sino hacién­do­les saber que exis­tía un pro­ble­ma.

“Biden sugi­rió tra­tar el asun­to en pri­va­do, no en una con­fe­ren­cia de pren­sa, y Kar­zai no esta­ba de acuer­do. Las víc­ti­mas civi­les eran un pro­ble­ma públi­co y Biden lo había deni­gra­do ante los miem­bros de su gabi­ne­te. Kar­zai advir­tió que el pue­blo afgano no lo iba a tole­rar; que los afga­nos debían ser sus alia­dos, no sus víc­ti­mas. El emba­ja­dor William Word inter­vino para decir que la con­ver­sa­ción había sido útil pero que demos­tra­ba que exis­tían frus­tra­cio­nes de ambas par­tes.

“Biden se entre­vis­tó con David McKier­nan, el jefe de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán, quien le dijo que para ganar esa gue­rra era nece­sa­rio el envío de los 30 000 efec­ti­vos aún pen­dien­tes des­de el gobierno de Bush. Biden inda­gó acer­ca de Al Qae­da y David le res­pon­dió que no había vis­to ni un solo ára­be en dos años allí. Ello con­fir­ma­ba las sos­pe­chas de Biden: Al Qae­da, el moti­vo prin­ci­pal de esta gue­rra, era un pro­ble­ma pakis­ta­ní.

“Biden le reco­men­dó a Oba­ma tomar dis­tan­cia con Kar­zai. Graham le con­fe­só: ‘Sr. Pre­si­den­te, esta­mos per­dien­do esta gue­rra.’ Graham esta­ba con­ven­ci­do de que era impo­si­ble ganar la gue­rra en Afga­nis­tán si se per­día la gue­rra en Irak.

“CAPÍTULO 7

“La cere­mo­nia de inves­ti­du­ra de Oba­ma el 20 de enero estu­vo a pun­to de sus­pen­der­se. Infor­ma­ción de inte­li­gen­cia con­fia­ble indi­ca­ba que un gru­po de extre­mis­tas soma­líes pla­nea­ba ata­car a Oba­ma con explo­si­vos. Sin embar­go, toda la aten­ción se con­cen­tra­ba en el dis­cur­so de Oba­ma y en qué diría.

“El gene­ral Petraeus se encon­tra­ba nue­va­men­te en Afga­nis­tán.

“Oba­ma con­vo­có una reu­nión de su gru­po nacio­nal de segu­ri­dad el 21 de enero. La deci­sión cla­ve era nom­brar a Petraeus al fren­te del Coman­do Cen­tral. Oba­ma pidió que se le pro­pu­sie­ran tres opcio­nes acer­ca de la gue­rra en Irak. Orde­nó que se hicie­ra un estu­dio en 60 días para saber ‘cómo íba­mos a lle­gar a don­de que­ría­mos lle­gar’. Una de las opcio­nes a tener en cuen­ta, a soli­ci­tud el Pre­si­den­te, era el reti­ro de las tro­pas en un perío­do de 16 meses.

“Un equi­po de 80 per­so­nas comen­zó a estu­diar la situa­ción de Afga­nis­tán. Se ana­li­za­ron los inte­rro­ga­to­rios a los pri­sio­ne­ros, los repor­tes del cam­po de bata­lla, los regis­tros finan­cie­ros, la pro­pa­gan­da y los comu­ni­ca­dos emi­ti­dos por los tali­ba­nes.

“Al pre­gun­tar Petraeus qué se había encon­tra­do, Derek Har­vey, de la Agen­cia de Inte­li­gen­cia para la Defen­sa, le res­pon­dió que la situa­ción era como la de un cie­go ayu­dan­do a cami­nar a otro cie­go; que los Esta­dos Uni­dos tenían un gran des­co­no­ci­mien­to acer­ca de la insur­gen­cia afga­na, quién era el enemi­go y dón­de esta­ba, cómo veían ellos esta gue­rra y cuá­les eran sus moti­va­cio­nes. Se sabía dema­sia­do poco acer­ca del enemi­go como para tra­zar una estra­te­gia que con­du­je­se a la vic­to­ria. Har­vey tra­ta­ba de revo­lu­cio­nar la obten­ción de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia y se dedi­có por ente­ro a ello. Él era de la opi­nión de que la gue­rra podía ganar­se, pero que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos iba a tener que hacer gran­des com­pro­mi­sos duran­te muchos años; que qui­zás no iban a tener mucha acep­ta­ción entre los elec­to­res. ‘Yo creo que la gue­rra en Afga­nis­tán se pue­de hacer, pero no se pue­de ven­der’, expre­só Har­vey.

“Oba­ma anun­ció que el envío de nue­vos efec­ti­vos ten­dría que anun­ciar­se como par­te de una nue­va estra­te­gia. Petraeus indi­có que los obje­ti­vos no se alcan­za­rían sin una mayor can­ti­dad de tro­pas, que no se podía con­tar sólo con los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos. Petraeus insis­tió en el envío de los 30 000 efec­ti­vos. Oba­ma pre­gun­tó si era nece­sa­rio enviar todas esas tro­pas a la vez, y advir­tió que era nece­sa­rio antes con­tar con una estra­te­gia y que el Pre­si­den­te nece­si­ta­ba se le pro­pu­sie­ran las deci­sio­nes a tomar. El Pre­si­den­te pare­cía enten­der que esta gue­rra no se gana­ría en uno o dos años. El Pre­si­den­te aban­do­nó la reu­nión para cum­plir otros com­pro­mi­sos sin haber toma­do nin­gu­na deci­sión al res

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *