El éxi­to de la Huel­ga Gene­ral y el desa­fío de la con­ti­nui­dad – Co.bas

Esta­ba escri­to que habría gue­rra de cifras tras el 29S. En reali­dad esa gue­rra es par­te de la huel­ga mis­ma, como suce­de en toda lucha. Para los de arri­ba se tra­ta de mini­mi­zar el resul­ta­do de la con­fron­ta­ción, de per­sua­dir a los tra­ba­ja­do­res que die­ron el paso y salie­ron a la huel­ga de que “casi nadie paró” y la huel­ga “no sir­vió para nada”. Los dia­rios de la dere­cha irrum­pie­ron el día 30 voci­fe­ran­do “fra­ca­só la huel­ga gene­ral”. Pero bas­ta leer sus pro­pias cró­ni­cas para ver que “sólo” con­se­gui­mos para­li­zar la indus­tria, los puer­tos, la cons­truc­ción, la mine­ría, cerrar los polí­go­nos indus­tria­les, blo­quear los mer­ca­dos cen­tra­les de abas­tos, dejar la basu­ra sin reco­ger, las calles sin lim­pie­za via­ria, los trans­por­tes fun­cio­nan­do bajo míni­mos, las tele­vi­sio­nes auto­nó­mi­cas en negro y otras fun­cio­nan­do con pro­gra­mas enla­ta­dos, el con­su­mo ener­gé­ti­co a nivel de un domin­go y sacar a la calle a cen­te­na­res de miles de trabajadores/​as. Has­ta “los chi­nos” (dan­do de paso una bofe­ta­da a la xeno­fo­bia y el racis­mo) echa­ron aba­jo las per­sia­nas, sumán­do­se a la huel­ga.

Un día des­pués son esos mis­mos medios de comu­ni­ca­ción los que arre­me­ten furio­sos con­tra las “pér­di­das millo­na­rias que oca­sio­na­ron la huel­ga y los pique­tes”. ¿Cómo es posi­ble que haya pér­di­das millo­na­rias por una huel­ga que fue un fra­ca­so?

La ver­dad es que se habían fro­ta­do las manos espe­ran­do que el 29S fue­ra otro fias­co como el del pasa­do 8 de Junio y se encon­tra­ron con que un sec­tor muy gran­de, los bas­tio­nes obre­ros, los sec­to­res estra­té­gi­cos de la cla­se obre­ra y bue­na par­te de la juven­tud pre­ca­ri­za­da, se echa­ron a la calle y dije­ron ¡bas­ta!, rom­pien­do la“paz social” de la últi­ma déca­da, sumán­do­se al tren de lucha de la cla­se obre­ra euro­pea, como Fran­cia o Gre­cia, y dejan­do a este Gobierno de las mul­ti­na­cio­na­les y los ban­que­ros más debi­li­ta­do que nun­ca.

Quie­nes defen­di­mos la nece­si­dad de la huel­ga gene­ral, de empe­zar a parar­les los pies y que el 29S debe­ría ser el pri­mer paso en el camino de la lucha has­ta echar aba­jo los pla­nes de Zapa­te­ro, la Unión euro­pea y el FMI esta­mos más que satis­fe­chos, se supe­ra­ron con cre­ces las expec­ta­ti­vas y nadie nos va a qui­tar, por más que se empe­ñen, la enor­me satis­fac­ción de haber para­do coche­ras, cerra­do empre­sas, baja­do per­sia­nas y pasea­do a ban­de­ras des­ple­ga­das por la Gran Vía madri­le­ña o las ave­ni­das cen­tra­les de otras tan­tas ciu­da­des.

La pre­sen­cia pujan­te del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo

Eran muchas las difi­cul­ta­des que tenía esta huel­ga, la bru­ta­li­dad de los pla­nes que se vie­nen apli­can­do, el cli­ma de mie­do y des­mo­ra­li­za­ción que gene­ra tener a 4,6 millo­nes de tra­ba­ja­do­res en el paro, las des­mo­vi­li­za­ción obre­ra en estos años de “diá­lo­go social” y sobre todo el des­cré­di­to monu­men­tal de los que apa­re­cían como prin­ci­pa­les con­vo­can­tes, los diri­gen­tes de CCOO y UGT. En medio de ese pano­ra­ma se abrió para el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo un desa­fío y una opor­tu­ni­dad de oro para poner­se al fren­te de la lucha.

Bue­na par­te de ese sin­di­ca­lis­mo asu­mió el desa­fío. Como hemos expli­ca­do, duran­te la pre­pa­ra­ción de la huel­ga, en las reunio­nes, asam­bleas, actos y pro­pa­gan­da, se tra­ta­ba de poner todo el empe­ño en lares­pues­ta masi­va y uni­da de la cla­se obre­ra. Había que vol­car­se sin la menor reser­va en la huel­ga gene­ral. Quie­nes más hemos veni­do luchan­do por la huel­ga gene­ral des­de que esta­lla­ra la cri­sis, tenía­mos más razo­nes aún para hacer nues­tra esta huel­ga. Pero la uni­dad de acción con CCOO y UGT ni podía ni debía aca­llar la bata­lla con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal, seña­lan­do des­de el ini­cio nues­tros obje­ti­vos: “Para Toxo y Mén­dez la huel­ga gene­ral es para recu­pe­rar lo que han veni­do hacien­do estos años, “el diá­lo­go social”. Para noso­tros la huel­ga gene­ral es para echar aba­jo la refor­ma labo­ral y comen­zar un pro­ce­so de movi­li­za­ción que eche aba­jo toda la polí­ti­ca anti­obre­ra y anti­so­cial del Gobierno de los ban­que­ros. ¡Esa es la dife­ren­cia!

Y aña­día­mos: “Pase lo que pase el 29, ya que tene­mos expe­rien­cias de otras huel­gas gene­ra­les de un sólo día, hay que exi­gir e impo­ner la con­ti­nui­dad de la movi­li­za­ción, y su con­fluen­cia con las luchas del res­to de Euro­pa, has­ta echar aba­jo la refor­ma labo­ral y parar el res­to de agre­sio­nes” (decla­ra­ción de la Pla­ta­for­maHay que parar­les los pies).

La reu­nión esta­tal del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo del 12 de sep­tiem­bre, que con­tó con la pre­sen­cia de más de trein­ta orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, mar­ca un impor­tan­te hito en el pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción sin­di­cal. Y como dice el acta: “nos hemos reu­ni­do con el úni­co pun­to del orden del día de cómo dar con­ti­nui­dad a la Huel­ga Gene­ral del 29 de sep­tiem­bre.

La inmen­sa mayo­ría de las inter­ven­cio­nes deja­ron cla­ro el apo­yo a la HG con­vo­ca­da por diver­sas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les para el 29 S, dejan­do una vez más cons­tan­cia expre­sa de que la con­vo­ca­to­ria venia tar­de, mal plan­tea­da por los sin­di­ca­tos ins­ti­tu­cio­na­les y a la que el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo de cla­se ha dado otra lec­tu­ra, otros obje­ti­vos opues­tos fron­tal­men­te al de “recu­pe­rar el diá­lo­go social” y sobre­to­do, hemos plan­tea­do cómo con­ti­nuar des­pués del 29, como bien reco­ge el MANIFIESTO que des­de Junio vie­nen fir­man­do nume­ro­sas Orga­ni­za­cio­nes y que ha sido amplia­men­te difun­di­do”.

La pre­sen­cia del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de cla­se en la pre­pa­ra­ción de la huel­ga, en los pique­tes y en las mani­fes­ta­cio­nes del 29S ha sido nota­ble y cre­cien­te, aun­que con muchasHay que parar­les los pies, tras muchos meses de tra­ba­jo, se vio for­ta­le­ci­da con la incor­po­ra­ción de CGT. La cuan­tio­sa pro­pa­gan­da difun­di­da por los cen­tros de tra­ba­jo y barrios obre­ros, la asam­blea con­jun­ta de delegados/​as, la mani­fes­ta­ción en Valle­cas pre­via a la Huel­ga Gene­ral, y los pique­tes con­jun­tos el día 29S fue­ron hacien­do cre­cer como refe­ren­cia este blo­que alter­na­ti­vo del sin­di­ca­lis­mo de cla­se. La mani­fes­ta­ción de ese día, que con­gre­gó más de 15.000 per­so­nas, y el mis­mo acto de cie­rre fue­ron el bro­che y la demos­tra­ción pal­pa­ble de ese espa­cio y el desa­fío que tene­mos por delan­te. des­igual­da­des por terri­to­rios. En el caso de Madrid, la Pla­ta­for­ma

Tam­bién es cier­to que en todo este pro­ce­so hubo pin­cha­zos nota­bles en lo que deno­mi­na­mos el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo. La deci­sión de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca de no con­vo­car el 29S, a nues­tro jui­cio, ni ayu­dó a los trabajadores/​as a enfren­tar los pla­nes del Gobierno, ni con­tri­bu­yó a des­ban­car a la buro­cra­cia que enca­be­zan Toxo y Mén­dez, ni sir­vió al pue­blo vas­co para estre­char lazos con la cla­se obre­ra de todo el esta­do.

Otro tan­to pue­de decir­se de algu­nas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les del Metro de Madrid, como el cor­po­ra­ti­vo Sin­di­ca­to de Con­duc­to­res o Soli­da­ri­dad Obre­ra, que no lla­ma­ron a la huel­ga. Vis­to lo vis­to reafir­ma­mos lo que diji­mos antes del 29S, que “sería un error grue­so de con­se­cuen­cias funes­tas recha­zar la pri­me­ra gran opor­tu­ni­dad de una res­pues­ta gene­ral a los pla­nes del Gobierno patro­nal en nom­bre del legí­ti­mo repu­dio a la buro­cra­cia sin­di­cal. Cas­ti­gar a los capa­ta­ces apo­yan­do por pasi­va al patrón es una polí­ti­ca tan pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­da como sui­ci­da”. El esca­so segui­mien­to del paro en el Metro de Madrid, más segui­do por los usua­rios (40% menos) que por la plan­ti­lla (25%) empa­ñó como un enor­me borrón una lar­ga tra­yec­to­ria de lucha.

El Gobierno man­tie­ne la refor­ma y anun­cia más recor­tes

Toxo y Mén­dez pro­nos­ti­ca­ron que el Gobierno, tras la huel­ga, no ten­dría más reme­dio que rec­ti­fi­car. Nosotros/​as insis­ti­mos has­ta el har­taz­go en que con un solo día de huel­ga no cabía espe­rar mila­gros. Es cier­to que aún es pron­to y habrá que espe­rar acon­te­ci­mien­tos, pero tam­bién es cier­to que las pri­me­ra reac­cio­nes del Gobierno reafir­man aque­llo de sos­te­ner­la y no enmen­dar­la“Las opcio­nes fun­da­men­ta­les de nues­tra polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y de refor­mas se van a man­te­ner, por­que no sólo son nece­sa­rias, sino impres­cin­di­bles para el país” (Zapa­te­ro en RNE). El gobierno no solo no reti­ra la Refor­ma y man­tie­ne elpen­sio­na­zo, sino que pre­sen­ta los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do más res­tric­ti­vos de las últi­mas déca­das. Drás­ti­co tije­re­ta­zo a las inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ras (caen un 38%), en edu­ca­ción, en sani­dad, en las par­ti­das de depen­den­cia, o en las del paro, que baja por pri­me­ra vez en 8 años jus­to cuan­do más para­dos hay.

Estos recor­tes reper­cu­ti­rán sobre las finan­zas auto­nó­mi­cas y loca­les, lo que impli­ca, como ya hemos com­pro­ba­do, impa­gos a emplea­dos muni­ci­pa­les, recor­tes sala­ria­les en las empre­sas públi­cas, des­pi­dos en las con­tra­tas municipales…Y todo ello para que el 18,3% del pre­su­pues­to, la segun­da par­ti­da de gas­tos, sea dedi­ca­do a pagar intere­ses de la deu­da. Un nue­vo apre­tón de tuer­cas para que los ban­que­ros sigan cobran­do sus intere­ses y hacien­do su agos­to con la cri­sis.

No hay hori­zon­te sereno en la cri­sis eco­nó­mi­ca, los datos de estos días corro­bo­ran los peo­res esce­na­rios. Nue­va caí­da del mer­ca­do del auto­mó­vil; nue­vo bata­ca­zo en la cons­truc­ción de vivien­das ‑43% menos que el ya depri­mi­do año ante­rior- y nue­va reca­li­fi­ca­ción a la baja de la deu­da, lo que impli­ca enca­re­ci­mien­to de los prés­ta­mos y más inte­rés que pagar.

Por eso quie­nes, como Toxo y Men­dez, se empe­ñan en recom­po­ner el “diá­lo­go social” pre­ten­den lo opues­to a lo que han recla­ma­do millo­nes de huel­guis­tas: echar atrás la refor­ma labo­ral y las medi­das eco­nó­mi­cas del gobierno, y no la con­ti­nui­dad en la polí­ti­ca de un “diá­lo­go social” que ha supues­to la rui­na para los/​as tra­ba­ja­do­res. Y pre­ten­den ade­más resu­ci­tar un “diá­lo­go social” para el que no exis­te mar­gen, ya que el FMI, la Unión Euro­pea, Botín y el Gobierno que los repre­sen­ta dije­ron hace rato que el gra­dua­lis­mo de las épo­cas debonan­za eco­nó­mi­ca se aca­bó, que toca plan de cho­que, refor­ma labo­ral, pre­su­pues­tos de gue­rra social ypen­sio­na­zo, eso es lo que toca aho­ra. Por eso, el úni­co diá­lo­go posi­ble es el de la lucha.

Des­pués del 29S, pre­pa­rar la con­ti­nui­dad

Antes de la huel­ga gene­ral ya hubo algu­nos sín­to­mas cla­ros de reani­ma­ción de la lucha obre­ra, y aho­ra el anun­cio de nue­vas medi­das eco­nó­mi­cas hace pre­sa­giar más con­flic­ti­vi­dad. Los recor­tes sala­ria­les en las empre­sas públi­cas, emplea­dos muni­ci­pa­les o con­tra­tas sin cobrar, miles de des­pi­dos, con­ve­nios colec­ti­vos blo­quea­dos o el pen­sio­na­zo… anun­cian un esce­na­rio lejano al de la paz social de la últi­ma déca­da.

La huel­ga gene­ral fue la mues­tra de que hay un ascen­so de la lucha obre­ra que se va a colar en el esce­na­rio polí­ti­co, y si no lo hace en for­ma cen­tra­li­za­da lo hará de mane­ra dis­per­sa.

Un vete­rano miem­bro de la buro­cra­cia sin­di­cal, hoy pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, Joan Cos­cu­bie­la, decía tras la huel­ga: “Se corre el ries­go ‑y no pode­mos per­mi­tír­nos­lo- de que la huel­ga se trans­for­me en un con­flic­to de dis­per­sión que se ins­ta­le en los cen­tros de tra­ba­jo y la nego­cia­ción colec­ti­va”. El pro­ble­ma para la buro­cra­cia es que cam­bió la base mate­rial en la que se asen­tó el “diá­lo­go social”, las con­ce­sio­nes hoy tie­nen patas muy cor­tas y el mar­gen de manio­bra por tan­to se estre­cha. La mejor demos­tra­ción de esa fal­ta de már­ge­nes es la ima­gen de un Gobierno resuel­ta­men­te deci­di­do a inmo­lar­se para sal­var a los Botín y com­pa­ñía, al sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

La vida se impo­ne y cada día que pase ven­drá a dar más la razón a todas las fuer­zas que des­de el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo sos­tu­vi­mos la impe­rio­sa nece­si­dad de la con­ti­nui­dad. La reu­nión del pasa­do 12 de Sep­tiem­bre resol­vió: sobre la base de acuer­do mayo­ri­ta­rio de que el 29S es para noso­tros el comien­zo de otras luchas que debe­rán dar­le con­ti­nui­dad, se pro­po­ne para la últi­ma sema­na de noviem­breuna jornada(s) de lucha, con pro­pues­tas de paros, asam­bleas, pro­pa­gan­da con­jun­ta y mani­fes­ta­cio­nes, valo­ran­do la situa­ción con­cre­ta”.

¿Cuál será el cala­do de esas jor­na­das, su inten­si­dad y exten­sión? Eso es lo que que­da por ajus­tar, que depen­de­rá del tra­ba­jo pre­vio que sea­mos capa­ces de hacer. Para el blo­que sin­di­cal del 12S, para la pla­ta­for­ma “Hay que parar­les los pies” el camino debe ser man­te­ner la fir­me­za en los pasos dados, ani­mar a que más orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos sin­di­ca­les se sumen a este pro­ce­so uni­ta­rio y tra­ba­jar des­de la base, des­de reunio­nes, asam­bleas sec­to­ria­les o loca­les, para ani­mar a los trabajadores/​as a nue­vas movi­li­za­cio­nes, para rodear de soli­da­ri­dad las luchas que se den. Des­de esas asam­bleas y Comi­tés de Empre­sa hay que exi­gir a CCOO y UGT que no acu­dan a nin­gu­na mesa de nego­cia­ción, por­que no hay nada que nego­ciar mien­tras el gobierno no reti­re la refor­ma labo­ral y el pen­sio­na­zo. Y hay que recla­mar ade­más de todos los sin­di­ca­tos que si esas medi­das no se reti­ran, con­vo­quen una nue­va huel­ga gene­ral.

Las rela­cio­nes fra­ter­na­les entre todas las orga­ni­za­cio­nes del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de cla­se y el com­pro­mi­so de con­ti­nui­dad exi­gen mucha cla­ri­dad para lle­var ade­lan­te estas pro­pues­tas comu­nes. Pre­ten­der una nue­va con­vo­ca­to­ria de huel­ga gene­ral “sin CCOO y UGT” no es una pro­pues­ta alter­na­ti­va, es un gra­ve error que exi­me de sus res­pon­sa­bi­li­da­des a la buro­cra­cia de estos sin­di­ca­tos y demues­tra muy poco inte­rés por uni­fi­car la lucha de todos los trabajadores/​as, ya que aun con bro­ca y extre­ma des­con­fian­za, hay miles de trabajadores/​as que hoy siguen en la órbi­ta de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios y con los que tene­mos que con­tar nece­sa­ria­men­te para dar esta bata­lla. Obviar todo esto es car­gar sobre el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de cla­se una res­pon­sa­bi­li­dad que hoy toda­vía no tene­mos, que esta­mos cons­tru­yen­do y que hay que cui­dar con mucho esme­ro para no hacer des­ca­rri­lar este blo­que cla­sis­ta que está sur­gien­do.

Tra­ba­jar por uni­fi­car las luchas en Euro­pa

La huel­ga gene­ral del 29S unió a los trabajadores/​as del Esta­do espa­ñol al carro de la lucha del que lle­van tiran­do hace tiem­po los trabajadores/​as grie­gos o fran­ce­ses. Se han veni­do suce­dien­do huel­gas gene­ra­les en dife­ren­tes paí­ses de Euro­pa ante pla­nes de ajus­te que son cal­ca­dos unos de otros. Aho­ra es Por­tu­gal don­de la CGTP anun­cia la huel­ga gene­ral para el 24 de Noviem­bre. Ante la bru­ta­li­dad de los ata­ques, la Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos (CES), la que repre­sen­tan CCOO y UGT, se ha limi­ta­do a con­vo­car la jor­na­da euro­pea del 29S cuyo cen­tro era una mani­fes­ta­ción en Bru­se­las.

Diver­sas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les vin­cu­la­das a la Fede­ra­ción Sin­di­cal Mun­dial (FSM), al PAME grie­go, la RdB de Ita­lia, así como otras orga­ni­za­cio­nes euro­peas reu­ni­das en París, han veni­do hacien­do pro­nun­cia­mien­tos y lla­ma­mien­tos a reunio­nes con el fin de agru­par fuer­zas de este sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo al de la CES. El agru­pa­mien­to inter­na­cio­nal de fuer­zas es sin duda una tarea muy com­ple­ja pero tam­bién es una nece­si­dad vital.

La FSM, por ser la orga­ni­za­ción mayor, debe de ser quien más empe­ño pon­ga en hacer posi­ble esta uni­dad sin­di­cal tra­ba­jan­do con el res­to de orga­ni­za­cio­nes para con­vo­car un encuen­tro del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo en Euro­pa, un encuen­tro capaz de poner en pie un plan de lucha con­jun­to, lle­var la soli­da­ri­dad a las con­vo­ca­to­rias que ya exis­ten y dar la bata­lla en todas par­tes para que se con­cre­te la con­vo­ca­to­ria de unahuel­ga gene­ral en Euro­pa.

Octu­bre de 2010

Comi­sio­nes de Base (Cobas)

Comi­sión inter­sec­to­rial de Madrid

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *