El éxi­to de la Huel­ga Gene­ral y el desa­fío de la con­ti­nui­dad – Co.bas

Esta­ba escri­to que habría gue­rra de cifras tras el 29S. En reali­dad esa gue­rra es par­te de la huel­ga mis­ma, como suce­de en toda lucha. Para los de arri­ba se tra­ta de mini­mi­zar el resul­ta­do de la con­fron­ta­ción, de per­sua­dir a los tra­ba­ja­do­res que die­ron el paso y salie­ron a la huel­ga de que “casi nadie paró” y la huel­ga “no sir­vió para nada”. Los dia­rios de la dere­cha irrum­pie­ron el día 30 voci­fe­ran­do “fra­ca­só la huel­ga gene­ral”. Pero bas­ta leer sus pro­pias cró­ni­cas para ver que “sólo” con­se­gui­mos para­li­zar la indus­tria, los puer­tos, la cons­truc­ción, la mine­ría, cerrar los polí­go­nos indus­tria­les, blo­quear los mer­ca­dos cen­tra­les de abas­tos, dejar la basu­ra sin reco­ger, las calles sin lim­pie­za via­ria, los trans­por­tes fun­cio­nan­do bajo míni­mos, las tele­vi­sio­nes auto­nó­mi­cas en negro y otras fun­cio­nan­do con pro­gra­mas enla­ta­dos, el con­su­mo ener­gé­ti­co a nivel de un domin­go y sacar a la calle a cen­te­na­res de miles de trabajadores/​as. Has­ta “los chi­nos” (dan­do de paso una bofe­ta­da a la xeno­fo­bia y el racis­mo) echa­ron aba­jo las per­sia­nas, sumán­do­se a la huelga.

Un día des­pués son esos mis­mos medios de comu­ni­ca­ción los que arre­me­ten furio­sos con­tra las “pér­di­das millo­na­rias que oca­sio­na­ron la huel­ga y los pique­tes”. ¿Cómo es posi­ble que haya pér­di­das millo­na­rias por una huel­ga que fue un fracaso?

La ver­dad es que se habían fro­ta­do las manos espe­ran­do que el 29S fue­ra otro fias­co como el del pasa­do 8 de Junio y se encon­tra­ron con que un sec­tor muy gran­de, los bas­tio­nes obre­ros, los sec­to­res estra­té­gi­cos de la cla­se obre­ra y bue­na par­te de la juven­tud pre­ca­ri­za­da, se echa­ron a la calle y dije­ron ¡bas­ta!, rom­pien­do la“paz social” de la últi­ma déca­da, sumán­do­se al tren de lucha de la cla­se obre­ra euro­pea, como Fran­cia o Gre­cia, y dejan­do a este Gobierno de las mul­ti­na­cio­na­les y los ban­que­ros más debi­li­ta­do que nunca.

Quie­nes defen­di­mos la nece­si­dad de la huel­ga gene­ral, de empe­zar a parar­les los pies y que el 29S debe­ría ser el pri­mer paso en el camino de la lucha has­ta echar aba­jo los pla­nes de Zapa­te­ro, la Unión euro­pea y el FMI esta­mos más que satis­fe­chos, se supe­ra­ron con cre­ces las expec­ta­ti­vas y nadie nos va a qui­tar, por más que se empe­ñen, la enor­me satis­fac­ción de haber para­do coche­ras, cerra­do empre­sas, baja­do per­sia­nas y pasea­do a ban­de­ras des­ple­ga­das por la Gran Vía madri­le­ña o las ave­ni­das cen­tra­les de otras tan­tas ciudades.

La pre­sen­cia pujan­te del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alternativo

Eran muchas las difi­cul­ta­des que tenía esta huel­ga, la bru­ta­li­dad de los pla­nes que se vie­nen apli­can­do, el cli­ma de mie­do y des­mo­ra­li­za­ción que gene­ra tener a 4,6 millo­nes de tra­ba­ja­do­res en el paro, las des­mo­vi­li­za­ción obre­ra en estos años de “diá­lo­go social” y sobre todo el des­cré­di­to monu­men­tal de los que apa­re­cían como prin­ci­pa­les con­vo­can­tes, los diri­gen­tes de CCOO y UGT. En medio de ese pano­ra­ma se abrió para el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo un desa­fío y una opor­tu­ni­dad de oro para poner­se al fren­te de la lucha.

Bue­na par­te de ese sin­di­ca­lis­mo asu­mió el desa­fío. Como hemos expli­ca­do, duran­te la pre­pa­ra­ción de la huel­ga, en las reunio­nes, asam­bleas, actos y pro­pa­gan­da, se tra­ta­ba de poner todo el empe­ño en lares­pues­ta masi­va y uni­da de la cla­se obre­ra. Había que vol­car­se sin la menor reser­va en la huel­ga gene­ral. Quie­nes más hemos veni­do luchan­do por la huel­ga gene­ral des­de que esta­lla­ra la cri­sis, tenía­mos más razo­nes aún para hacer nues­tra esta huel­ga. Pero la uni­dad de acción con CCOO y UGT ni podía ni debía aca­llar la bata­lla con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal, seña­lan­do des­de el ini­cio nues­tros obje­ti­vos: “Para Toxo y Mén­dez la huel­ga gene­ral es para recu­pe­rar lo que han veni­do hacien­do estos años, “el diá­lo­go social”. Para noso­tros la huel­ga gene­ral es para echar aba­jo la refor­ma labo­ral y comen­zar un pro­ce­so de movi­li­za­ción que eche aba­jo toda la polí­ti­ca anti­obre­ra y anti­so­cial del Gobierno de los ban­que­ros. ¡Esa es la diferencia!

Y aña­día­mos: “Pase lo que pase el 29, ya que tene­mos expe­rien­cias de otras huel­gas gene­ra­les de un sólo día, hay que exi­gir e impo­ner la con­ti­nui­dad de la movi­li­za­ción, y su con­fluen­cia con las luchas del res­to de Euro­pa, has­ta echar aba­jo la refor­ma labo­ral y parar el res­to de agre­sio­nes” (decla­ra­ción de la Pla­ta­for­maHay que parar­les los pies).

La reu­nión esta­tal del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo del 12 de sep­tiem­bre, que con­tó con la pre­sen­cia de más de trein­ta orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, mar­ca un impor­tan­te hito en el pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción sin­di­cal. Y como dice el acta: “nos hemos reu­ni­do con el úni­co pun­to del orden del día de cómo dar con­ti­nui­dad a la Huel­ga Gene­ral del 29 de septiembre.

La inmen­sa mayo­ría de las inter­ven­cio­nes deja­ron cla­ro el apo­yo a la HG con­vo­ca­da por diver­sas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les para el 29 S, dejan­do una vez más cons­tan­cia expre­sa de que la con­vo­ca­to­ria venia tar­de, mal plan­tea­da por los sin­di­ca­tos ins­ti­tu­cio­na­les y a la que el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo de cla­se ha dado otra lec­tu­ra, otros obje­ti­vos opues­tos fron­tal­men­te al de “recu­pe­rar el diá­lo­go social” y sobre­to­do, hemos plan­tea­do cómo con­ti­nuar des­pués del 29, como bien reco­ge el MANIFIESTO que des­de Junio vie­nen fir­man­do nume­ro­sas Orga­ni­za­cio­nes y que ha sido amplia­men­te difundido”.

La pre­sen­cia del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de cla­se en la pre­pa­ra­ción de la huel­ga, en los pique­tes y en las mani­fes­ta­cio­nes del 29S ha sido nota­ble y cre­cien­te, aun­que con muchasHay que parar­les los pies, tras muchos meses de tra­ba­jo, se vio for­ta­le­ci­da con la incor­po­ra­ción de CGT. La cuan­tio­sa pro­pa­gan­da difun­di­da por los cen­tros de tra­ba­jo y barrios obre­ros, la asam­blea con­jun­ta de delegados/​as, la mani­fes­ta­ción en Valle­cas pre­via a la Huel­ga Gene­ral, y los pique­tes con­jun­tos el día 29S fue­ron hacien­do cre­cer como refe­ren­cia este blo­que alter­na­ti­vo del sin­di­ca­lis­mo de cla­se. La mani­fes­ta­ción de ese día, que con­gre­gó más de 15.000 per­so­nas, y el mis­mo acto de cie­rre fue­ron el bro­che y la demos­tra­ción pal­pa­ble de ese espa­cio y el desa­fío que tene­mos por delan­te. des­igual­da­des por terri­to­rios. En el caso de Madrid, la Plataforma

Tam­bién es cier­to que en todo este pro­ce­so hubo pin­cha­zos nota­bles en lo que deno­mi­na­mos el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo. La deci­sión de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca de no con­vo­car el 29S, a nues­tro jui­cio, ni ayu­dó a los trabajadores/​as a enfren­tar los pla­nes del Gobierno, ni con­tri­bu­yó a des­ban­car a la buro­cra­cia que enca­be­zan Toxo y Mén­dez, ni sir­vió al pue­blo vas­co para estre­char lazos con la cla­se obre­ra de todo el estado.

Otro tan­to pue­de decir­se de algu­nas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les del Metro de Madrid, como el cor­po­ra­ti­vo Sin­di­ca­to de Con­duc­to­res o Soli­da­ri­dad Obre­ra, que no lla­ma­ron a la huel­ga. Vis­to lo vis­to reafir­ma­mos lo que diji­mos antes del 29S, que “sería un error grue­so de con­se­cuen­cias funes­tas recha­zar la pri­me­ra gran opor­tu­ni­dad de una res­pues­ta gene­ral a los pla­nes del Gobierno patro­nal en nom­bre del legí­ti­mo repu­dio a la buro­cra­cia sin­di­cal. Cas­ti­gar a los capa­ta­ces apo­yan­do por pasi­va al patrón es una polí­ti­ca tan pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­da como sui­ci­da”. El esca­so segui­mien­to del paro en el Metro de Madrid, más segui­do por los usua­rios (40% menos) que por la plan­ti­lla (25%) empa­ñó como un enor­me borrón una lar­ga tra­yec­to­ria de lucha.

El Gobierno man­tie­ne la refor­ma y anun­cia más recortes

Toxo y Mén­dez pro­nos­ti­ca­ron que el Gobierno, tras la huel­ga, no ten­dría más reme­dio que rec­ti­fi­car. Nosotros/​as insis­ti­mos has­ta el har­taz­go en que con un solo día de huel­ga no cabía espe­rar mila­gros. Es cier­to que aún es pron­to y habrá que espe­rar acon­te­ci­mien­tos, pero tam­bién es cier­to que las pri­me­ra reac­cio­nes del Gobierno reafir­man aque­llo de sos­te­ner­la y no enmen­dar­la“Las opcio­nes fun­da­men­ta­les de nues­tra polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y de refor­mas se van a man­te­ner, por­que no sólo son nece­sa­rias, sino impres­cin­di­bles para el país” (Zapa­te­ro en RNE). El gobierno no solo no reti­ra la Refor­ma y man­tie­ne elpen­sio­na­zo, sino que pre­sen­ta los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do más res­tric­ti­vos de las últi­mas déca­das. Drás­ti­co tije­re­ta­zo a las inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ras (caen un 38%), en edu­ca­ción, en sani­dad, en las par­ti­das de depen­den­cia, o en las del paro, que baja por pri­me­ra vez en 8 años jus­to cuan­do más para­dos hay.

Estos recor­tes reper­cu­ti­rán sobre las finan­zas auto­nó­mi­cas y loca­les, lo que impli­ca, como ya hemos com­pro­ba­do, impa­gos a emplea­dos muni­ci­pa­les, recor­tes sala­ria­les en las empre­sas públi­cas, des­pi­dos en las con­tra­tas municipales…Y todo ello para que el 18,3% del pre­su­pues­to, la segun­da par­ti­da de gas­tos, sea dedi­ca­do a pagar intere­ses de la deu­da. Un nue­vo apre­tón de tuer­cas para que los ban­que­ros sigan cobran­do sus intere­ses y hacien­do su agos­to con la crisis.

No hay hori­zon­te sereno en la cri­sis eco­nó­mi­ca, los datos de estos días corro­bo­ran los peo­res esce­na­rios. Nue­va caí­da del mer­ca­do del auto­mó­vil; nue­vo bata­ca­zo en la cons­truc­ción de vivien­das ‑43% menos que el ya depri­mi­do año ante­rior- y nue­va reca­li­fi­ca­ción a la baja de la deu­da, lo que impli­ca enca­re­ci­mien­to de los prés­ta­mos y más inte­rés que pagar.

Por eso quie­nes, como Toxo y Men­dez, se empe­ñan en recom­po­ner el “diá­lo­go social” pre­ten­den lo opues­to a lo que han recla­ma­do millo­nes de huel­guis­tas: echar atrás la refor­ma labo­ral y las medi­das eco­nó­mi­cas del gobierno, y no la con­ti­nui­dad en la polí­ti­ca de un “diá­lo­go social” que ha supues­to la rui­na para los/​as tra­ba­ja­do­res. Y pre­ten­den ade­más resu­ci­tar un “diá­lo­go social” para el que no exis­te mar­gen, ya que el FMI, la Unión Euro­pea, Botín y el Gobierno que los repre­sen­ta dije­ron hace rato que el gra­dua­lis­mo de las épo­cas debonan­za eco­nó­mi­ca se aca­bó, que toca plan de cho­que, refor­ma labo­ral, pre­su­pues­tos de gue­rra social ypen­sio­na­zo, eso es lo que toca aho­ra. Por eso, el úni­co diá­lo­go posi­ble es el de la lucha.

Des­pués del 29S, pre­pa­rar la continuidad

Antes de la huel­ga gene­ral ya hubo algu­nos sín­to­mas cla­ros de reani­ma­ción de la lucha obre­ra, y aho­ra el anun­cio de nue­vas medi­das eco­nó­mi­cas hace pre­sa­giar más con­flic­ti­vi­dad. Los recor­tes sala­ria­les en las empre­sas públi­cas, emplea­dos muni­ci­pa­les o con­tra­tas sin cobrar, miles de des­pi­dos, con­ve­nios colec­ti­vos blo­quea­dos o el pen­sio­na­zo… anun­cian un esce­na­rio lejano al de la paz social de la últi­ma década.

La huel­ga gene­ral fue la mues­tra de que hay un ascen­so de la lucha obre­ra que se va a colar en el esce­na­rio polí­ti­co, y si no lo hace en for­ma cen­tra­li­za­da lo hará de mane­ra dispersa.

Un vete­rano miem­bro de la buro­cra­cia sin­di­cal, hoy pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, Joan Cos­cu­bie­la, decía tras la huel­ga: “Se corre el ries­go ‑y no pode­mos per­mi­tír­nos­lo- de que la huel­ga se trans­for­me en un con­flic­to de dis­per­sión que se ins­ta­le en los cen­tros de tra­ba­jo y la nego­cia­ción colec­ti­va”. El pro­ble­ma para la buro­cra­cia es que cam­bió la base mate­rial en la que se asen­tó el “diá­lo­go social”, las con­ce­sio­nes hoy tie­nen patas muy cor­tas y el mar­gen de manio­bra por tan­to se estre­cha. La mejor demos­tra­ción de esa fal­ta de már­ge­nes es la ima­gen de un Gobierno resuel­ta­men­te deci­di­do a inmo­lar­se para sal­var a los Botín y com­pa­ñía, al sis­te­ma capitalista.

La vida se impo­ne y cada día que pase ven­drá a dar más la razón a todas las fuer­zas que des­de el sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo sos­tu­vi­mos la impe­rio­sa nece­si­dad de la con­ti­nui­dad. La reu­nión del pasa­do 12 de Sep­tiem­bre resol­vió: sobre la base de acuer­do mayo­ri­ta­rio de que el 29S es para noso­tros el comien­zo de otras luchas que debe­rán dar­le con­ti­nui­dad, se pro­po­ne para la últi­ma sema­na de noviem­breuna jornada(s) de lucha, con pro­pues­tas de paros, asam­bleas, pro­pa­gan­da con­jun­ta y mani­fes­ta­cio­nes, valo­ran­do la situa­ción con­cre­ta”.

¿Cuál será el cala­do de esas jor­na­das, su inten­si­dad y exten­sión? Eso es lo que que­da por ajus­tar, que depen­de­rá del tra­ba­jo pre­vio que sea­mos capa­ces de hacer. Para el blo­que sin­di­cal del 12S, para la pla­ta­for­ma “Hay que parar­les los pies” el camino debe ser man­te­ner la fir­me­za en los pasos dados, ani­mar a que más orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos sin­di­ca­les se sumen a este pro­ce­so uni­ta­rio y tra­ba­jar des­de la base, des­de reunio­nes, asam­bleas sec­to­ria­les o loca­les, para ani­mar a los trabajadores/​as a nue­vas movi­li­za­cio­nes, para rodear de soli­da­ri­dad las luchas que se den. Des­de esas asam­bleas y Comi­tés de Empre­sa hay que exi­gir a CCOO y UGT que no acu­dan a nin­gu­na mesa de nego­cia­ción, por­que no hay nada que nego­ciar mien­tras el gobierno no reti­re la refor­ma labo­ral y el pen­sio­na­zo. Y hay que recla­mar ade­más de todos los sin­di­ca­tos que si esas medi­das no se reti­ran, con­vo­quen una nue­va huel­ga general.

Las rela­cio­nes fra­ter­na­les entre todas las orga­ni­za­cio­nes del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de cla­se y el com­pro­mi­so de con­ti­nui­dad exi­gen mucha cla­ri­dad para lle­var ade­lan­te estas pro­pues­tas comu­nes. Pre­ten­der una nue­va con­vo­ca­to­ria de huel­ga gene­ral “sin CCOO y UGT” no es una pro­pues­ta alter­na­ti­va, es un gra­ve error que exi­me de sus res­pon­sa­bi­li­da­des a la buro­cra­cia de estos sin­di­ca­tos y demues­tra muy poco inte­rés por uni­fi­car la lucha de todos los trabajadores/​as, ya que aun con bro­ca y extre­ma des­con­fian­za, hay miles de trabajadores/​as que hoy siguen en la órbi­ta de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios y con los que tene­mos que con­tar nece­sa­ria­men­te para dar esta bata­lla. Obviar todo esto es car­gar sobre el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de cla­se una res­pon­sa­bi­li­dad que hoy toda­vía no tene­mos, que esta­mos cons­tru­yen­do y que hay que cui­dar con mucho esme­ro para no hacer des­ca­rri­lar este blo­que cla­sis­ta que está surgiendo.

Tra­ba­jar por uni­fi­car las luchas en Europa

La huel­ga gene­ral del 29S unió a los trabajadores/​as del Esta­do espa­ñol al carro de la lucha del que lle­van tiran­do hace tiem­po los trabajadores/​as grie­gos o fran­ce­ses. Se han veni­do suce­dien­do huel­gas gene­ra­les en dife­ren­tes paí­ses de Euro­pa ante pla­nes de ajus­te que son cal­ca­dos unos de otros. Aho­ra es Por­tu­gal don­de la CGTP anun­cia la huel­ga gene­ral para el 24 de Noviem­bre. Ante la bru­ta­li­dad de los ata­ques, la Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos (CES), la que repre­sen­tan CCOO y UGT, se ha limi­ta­do a con­vo­car la jor­na­da euro­pea del 29S cuyo cen­tro era una mani­fes­ta­ción en Bruselas.

Diver­sas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les vin­cu­la­das a la Fede­ra­ción Sin­di­cal Mun­dial (FSM), al PAME grie­go, la RdB de Ita­lia, así como otras orga­ni­za­cio­nes euro­peas reu­ni­das en París, han veni­do hacien­do pro­nun­cia­mien­tos y lla­ma­mien­tos a reunio­nes con el fin de agru­par fuer­zas de este sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo al de la CES. El agru­pa­mien­to inter­na­cio­nal de fuer­zas es sin duda una tarea muy com­ple­ja pero tam­bién es una nece­si­dad vital.

La FSM, por ser la orga­ni­za­ción mayor, debe de ser quien más empe­ño pon­ga en hacer posi­ble esta uni­dad sin­di­cal tra­ba­jan­do con el res­to de orga­ni­za­cio­nes para con­vo­car un encuen­tro del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y alter­na­ti­vo en Euro­pa, un encuen­tro capaz de poner en pie un plan de lucha con­jun­to, lle­var la soli­da­ri­dad a las con­vo­ca­to­rias que ya exis­ten y dar la bata­lla en todas par­tes para que se con­cre­te la con­vo­ca­to­ria de unahuel­ga gene­ral en Euro­pa.

Octu­bre de 2010

Comi­sio­nes de Base (Cobas)

Comi­sión inter­sec­to­rial de Madrid

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.