Agen­te camu­fla­da de la CIA en Afga­nis­tan aba­ti­da por los suyos en nue­va falli­da «ope­ra­ción rescate»

La coope­ran­te bri­tá­ni­ca Lin­da Nor­gro­ve, arres­ta­da en Afga­nis­tán por la insur­gen­cia nacio­nal arma­da , pudo haber muer­to como resul­ta­do de la explo­sión de una gra­na­da de mano deto­na­da por los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses que tra­ta­ban de res­ca­tar­la, según ha infor­ma­do este lunes el pri­mer minis­tro del Rei­no Uni­do, David Came­ron.

Came­ron ha dado a cono­cer los deta­lles sobre la muer­te de Nor­gro­ve des­pués de que las pri­me­ras infor­ma­cio­nes indi­ca­sen que la coope­ran­te había falle­ci­do a manos de sus captores.

El pri­mer minis­tro ha expli­ca­do que habrá una inves­ti­ga­ción anglo-esta­dou­ni­den­se com­ple­ta sobre las cir­cuns­tan­cias en las que Nor­gro­ve, de 36 años, murió el pasa­do vier­nes en Afganistán.

El Jefe de Gobierno, que habló con la fami­lia de la coope­ran­te, cali­fi­có la situa­ción de «pro­fun­da­men­te lamen­ta­ble» y dijo que es «alta­men­te pro­ba­ble que se tra­ta­ra de un error».

Nor­gro­ve, oriun­da del con­da­do esco­cés de Suther­land, tra­ba­ja­ba para el supues­to gru­po huma­ni­ta­rio esta­dou­ni­den­se DAI, acu­sa­do de ser real­men­te una tapa­de­ra de la CIA cuan­do fue dete­ni­da por com­ba­tien­tes arma­dos en la pro­vin­cia de Kunar.

El sába­do, William Hague había dicho que se tomó la deci­sión de enviar tro­pas para libe­rar­la tenien­do en cuen­ta el peli­gro en el que Nor­gro­ve se encon­tra­ba por su con­di­ción de agen­te secre­to ads­cri­ta a la red civil clan­des­ti­na de la agen­cia norteamericana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.