PSUV refu­gio de teó­ri­cos – Raúl Crespo

En un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio el par­ti­do no pue­de ser una sim­ple facha­da, en Cara­cas por su con­di­ción de gran ciu­dad los vicios de los diri­gen­tes del PSUV y del Buro se disi­mu­lan, en los esta­dos, la par­ti­ci­pa­ción del par­ti­do en la edu­ca­ción moral es lamen­ta­ble, no lle­gan sus diri­gen­tes a com­pren­der la esen­cia de esta, pre­do­mi­na la cos­tum­bre y ras­gos del carác­ter neo­li­be­ral y ser­vi­dum­bre de sus dirigentes.

Para qué preo­cu­par­se si se tie­ne el poder polí­ti­co y la influen­cia eco­nó­mi­ca, bas­ta con decir “si mi coman­dan­te, si mi pre­si­den­te” y lis­to, es lo que mejor hacen los del Buró y los diri­gen­tes del PSUV sin escla­re­cer la moral para refor­zar el inte­lec­to, los diri­gen­tes en su mayo­ría están toca­dos por la pre­po­ten­cia y la avi­dez que defor­man su conocimiento.

Prac­ti­can la repre­sen­ta­ción a dis­tan­cia excep­to en épo­ca elec­to­ral, en estas últi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias nos dimos cuen­ta con hechos que ni la publi­ci­dad sir­ve, de nin­gu­na mane­ra un empa­te es un triun­fo, la opo­si­ción acor­ta dis­tan­cia peli­gro­sa­men­te. Es admi­ra­ble el cari­ño que la masa tie­ne a Chá­vez, sin el todo este pro­ce­so se hubie­ra ido al cara­jo hace rato, pero el pue­blo sufre un har­taz­go psi­co­ló­gi­co por los fun­cio­na­rios de alto nivel.

Diri­gen­tes del par­ti­do y del Buró, cami­nan en línea opues­ta al pue­blo, la gen­te bus­ca la vida real en la coti­dia­ni­dad no esa vida ofre­ci­da a los oídos que, a medi­da que sube el nivel de vida sube la espe­cu­la­ción, se sos­tie­ne la infla­ción y la vio­len­cia social, nece­si­da­des vita­les no resuel­tas que dis­mi­nu­yen los pre­su­pues­tos para la transición.

3 Años des­pués nos damos cuen­ta real­men­te que el PSUV no apor­ta ideo­ló­gi­ca­men­te ni cul­tu­ral­men­te, y el Buró, bueno, esa repre­sen­ta­ción del par­ti­do es solo un adorno de pared al menos por aho­ra, es el resul­ta­do de la eva­po­ra­ción de la sus­tan­cia revo­lu­cio­na­ria que per­tur­ba la eco­no­mía no rela­cio­na­da con la polí­ti­ca, prin­ci­pio de des­equi­li­brio per­ma­nen­te por des­co­no­cer la ideo­lo­gía socia­lis­ta en su par­te ele­men­tal, siem­pre lis­tos a pro­lon­gar por extra­po­la­ción una sim­ple fase de oscilación.

No exis­te edu­ca­ción revo­lu­cio­na­ria ni socia­lis­ta para afian­zar los prin­ci­pios mora­les de con­vi­ven­cia impor­tan­te para la crea­ción de la nue­va per­so­na, pre­do­mi­na el des­or­den por la creen­cia que solo la teo­ría de la igual­dad polí­ti­ca es sufi­cien­te para el pro­ce­so, Vene­zue­la, requie­re la igual­dad social y mate­rial, es uno de los pocos paí­ses que sin tener desa­rro­llo indus­trial ni sobe­ra­nía ali­men­ta­ria pue­de con­se­guir los recur­sos eco­nó­mi­cos para cons­truir el socia­lis­mo en base al petró­leo e ir desarrollándose.

En eso creo cuan­do mani­fes­té que debe­mos sal­tar­nos fases del pro­ce­so sin uti­li­zar a la pobre­za como inte­rés polí­ti­co, pero, el Buro y el PSUV fallan cons­tan­te­men­te por estar subor­di­na­dos al eje­cu­ti­vo, al pre­si­den­te Chá­vez, se requie­re un par­ti­do con diri­gen­tes de base capaz de decir­le al cama­ra­da pre­si­den­te usted está equi­vo­ca­do, pero no, es un refu­gio para los teó­ri­cos de la nue­va cla­se con la vie­ja omni­po­ten­cia capi­ta­lis­ta, es nece­sa­rio que el cri­mi­nal este ahí, igual que el eco­no­mis­ta de la infla­ción o el abo­ga­do de la mani­pu­la­ción y la especulación.

El par­ti­do así como está con­for­ma­do no sir­ve, ¿Cuál es la reali­dad detrás del par­ti­do y del Buro? Es una nue­va cla­se que tra­ta de suplan­tar a otra, la cla­se opri­mi­da que es la mis­ma y la nue­va cla­se opre­so­ra con mas­ca­ra socia­lis­ta son los repre­sen­tan­tes del Esta­do polí­ti­co, si eso con­ti­nua así sal­te­mos a la VI Repú­bli­ca o a la VII, lo impor­tan­te es, desa­rro­llar­se social­men­te hablando.

La inter­re­la­ción con el capi­ta­lis­mo repre­sen­ta un estor­bo para la revo­lu­ción, sus indus­trias, comer­cios, afec­tan y aten­tan con­tra el desa­rro­llo del pue­blo, siem­bran la dis­cor­dia en las fami­lias, en la socie­dad, sus res­tos son muy mani­pu­la­do­res, no se extin­guen por si solos, hay que ayu­dar­los a que des­apa­rez­can, misión muy difí­cil sin el apo­yo de un par­ti­do ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio que no ayu­da a luchar con­tra los ves­ti­gios del pasa­do, con­tra las mani­fes­ta­cio­nes de la moral bur­gue­sa, por­que, ellos son los nue­vos bur­gue­ses con men­ta­li­dad pri­va­da, hablan­do, solo hablan­do de cons­truir un socia­lis­mo, son la par­te fun­da­men­tal para sos­te­ner el con­su­mis­mo aun con la cédu­la o las letras, ya bas­ta de esas ton­te­rías, vaya­mos por el cam­bio radi­cal, un par­ti­do y Buro de bases.

La cons­truc­ción del socia­lis­mo supo­ne cam­bios en la admi­nis­tra­ción públi­ca y polí­ti­ca para que las bases par­ti­ci­pen con el par­ti­do gober­nan­do la socie­dad, adqui­rien­do la capa­ci­dad de admi­nis­trar, las bases son la expre­sión del pro­ce­so boli­va­riano no el Buro ni el gobierno, 3 años casi per­di­dos con un par­ti­do lleno de vicios de un idea­lis­mo pasio­nal en una ideo­lo­gía dema­gó­gi­ca nada prác­ti­ca, cho­can­te con­tras­te con la reali­dad. Demos­tra­ción repre­sen­ta­ti­va que cap­ta este proceso.

Supe­rar el pasa­do con el par­ti­do y con el Buró así como están con­for­ma­dos supo­ne ense­ñar­les como ele­var la cul­tu­ra gene­ral del ciu­da­dano (a) desa­rro­llan­do un tra­ba­jo inte­lec­tual-crea­dor que exi­ja cono­cer los com­ple­jos meca­nis­mos socia­les en sus dife­ren­tes esla­bo­nes de la cul­tu­ra socia­lis­ta. Ense­ñar­les, como supe­rar la acti­tud des­pec­ti­va, pre­po­ten­te, indi­vi­dua­lis­ta y rece­lo­sa que los carac­te­ri­za para que sal­gan a con­ver­sar con el pue­blo y no pasen ence­rra­dos en el estre­cho mun­do de sus des­pa­chos y preocupaciones.

El vacio ideo­ló­gi­co pro­du­ci­do por el PSUV es más pal­pa­ble cuan­do la con­tra­lo­ría social no fun­cio­na, otro adorno, igual que la uti­li­za­ción de la revo­ca­to­ria, adorno cons­ti­tu­cio­nal para que no se toquen a los reci­cla­dos aun por su inep­ti­tud y arro­gan­cia, es una ideo­lo­gía medio­cre la prac­ti­ca­da des­de el mis­mo gobierno, por­que, pre­ten­de ale­jar el con­trol social y polí­ti­co de las manos del pue­blo sin que el par­ti­do defien­da esa potes­tad revolucionaria.

[email protected]​yahoo.​com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.