Cele­bra­cio­nes – Fede de los Ríos

Hoy, 10 de octu­bre, es el Día de la Salud Men­tal y con­tra la Pena de Muer­te. Cuer­dos y vivos, un bino­mio, a menu­do, difí­cil de man­te­ner fren­te al Poder. Recor­de­mos a Sócra­tes a quien un tri­bu­nal de ciu­da­da­nos libres con­de­nó a muer­te. Con­tra­pu­so la luci­dez de la duda a las creen­cias y supers­ti­cio­nes que some­tían a los jóve­nes al esta­do de cosas existente.

Opo­ner­se a los dio­ses ¡habrá­se vis­to mayor des­aca­to! Ata­car la reli­gión en cua­les­quie­ra de sus ver­tien­tes o sec­tas (todas son la mis­ma), denun­ciar esa neu­ro­sis colec­ti­va, siem­pre con­lle­va algu­na consecuencia.

Si la OMS quie­re salud men­tal en los habi­tan­tes del pla­ne­ta Tie­rra debe­rá denun­ciar y poner fin a un sis­te­ma eco­nó­mi­co que cosi­fi­ca a hom­bres y muje­res con­vir­tién­do­los en mer­can­cías inter­cam­bia­bles, y eso si tie­nen en suer­te un pues­to don­de poder ven­der su fuer­za de tra­ba­jo. La fábri­ca pro­du­ce mer­can­cías al mis­mo rit­mo que sufri­mien­to y ena­je­na­ción. Si rea­li­za­mos el ima­gi­na­ti­vo ejer­ci­cio de ver­nos a un lado de la cin­ta sin­fín de una cade­na de pro­duc­ción sobre la cual pasan unas pie­zas que modi­fi­ca­mos con cro­no­me­tra­dos movi­mien­tos; pie­zas trans­for­ma­das por noso­tros que ni siquie­ra sabe­mos su fun­ción. Si en un ins­tan­te de las ocho horas de la jor­na­da una serie de pre­gun­tas asal­ta­ran nues­tra men­te, ale­tar­ga­da por el hecho de haber­nos con­ver­ti­do en un apén­di­ce al ser­vi­cio de la máqui­na. Pre­gun­tas extra­ñas del tipo ¿quién soy? ¿qué hago? ¿qué sen­ti­do tie­ne todo esto más allá del puto sala­rio con el que seguir exis­tien­do? ¿por qué si soy el que pro­duz­co no ten­go nin­gún tipo de con­trol duran­te todo el pro­ce­so de la producción?

Sin con­trol sobre el resul­ta­do de mi acti­vi­dad, es decir, mi prác­ti­ca no es diri­gi­da por mis deseos ni mi razón duran­te, por lo menos, un ter­cio de los días. Actúo sin con­cien­cia. En reali­dad carez­co de cons­cien­cia de mis accio­nes duran­te la mayor par­te del tiem­po. ¿No cons­ti­tu­ye una for­ma de alie­na­ción; de locu­ra? Si la OMS quie­re salud men­tal duran­te más de un día debe­rá luchar con­tra seme­jan­te ena­je­na­ción y no tra­tar de paliar el males­tar de la pobla­ción con anes­te­sian­tes socia­les en for­ma de psi­co­fár­ma­cos, para mayor glo­ria de las farmacéuticas.

Si hoy es el día de la Salud Men­tal pasa­do maña­na, por el con­tra­rio, lo será el de la His­pa­ni­dad o de la Raza, dos for­mas de enfer­me­dad here­da­das del nacio­nal-cato­li­cis­mo. Como se acer­ca el 12 de octu­bre los más bobos del Rei­no mani­fies­tan inquie­tud y ner­vio­sis­mo. Entre otros, el juga­dor del Madrí Ser­gio Ramos, el de mira­da inte­li­gen­te y cin­ta en la cabe­za, mues­tra su asco ante el idio­ma cata­lán que igno­ra, mien­tras Jesús Gómez, por­ta­voz del PP en Lega­nés (Madrid), des­pués de afir­mar que «la dis­cri­mi­na­ción eco­nó­mi­ca es inevi­ta­ble si se quie­re pre­ser­var la liber­tad y el orden social» sos­tie­ne que «hay que des­po­seer a los padres comu­nis­tas de la tute­la de sus hijos». Igno­ran­cia y fas­cis­mo siem­pre tan uni­dos. Vuel­ve a la pales­tra el «hable usted en cris­tiano» y el «gen rojo» valle­jo­na­je­riano. En reali­dad nun­ca se fue­ron. Lo dijo Bolí­var acer­ca de los cele­bran­tes del 12 de octu­bre: «A la som­bra de la igno­ran­cia tra­ba­ja el crimen».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.