«Aska­pe­na está más fuer­te que nun­ca, por eso nos gol­pea­ron» Entre­vis­ta a Rubén San­chez, mili­tan­te internacionalista

Rubén Sán­chez, quién toda­vía está «ate­rri­zan­do», regre­só el vier­nes de madru­ga­da a Gas­teiz tras su arres­to por la poli­cia española

¿Cómo se encuentra?

Toda­vía estoy ate­rri­zan­do, pero me encuen­tro bien. Aun así, me dolió mucho cuan­do a últi­ma hora del jue­ves cono­cí que, aun­que dos pudi­mos elu­dir la cár­cel, otros cin­co mili­tan­tes iban a ingre­sar en prisión.

¿Cómo ha sido el tra­to reci­bi­do por la Poli­cía española?

Bueno, pegar no nos han pega­do. Pero tam­po­co se pue­de decir que sea algo agra­da­ble, al fin y al cabo, una dece­na de poli­cías arma­dos irrum­pen en tu casa… y más cuan­do algu­nos de noso­tros tene­mos niños en casa.

Entran en tu casa, te lle­van dete­ni­do e inco­mu­ni­ca­do has­ta Madrid y por mucho que no nos hayan pega­do, como pare­ce que ya esta­mos acos­tum­bra­dos a escu­char cual­quier cosa, da la sen­sa­ción de que hemos esta­do bien. Pero tam­po­co se podría decir que el tra­to haya sido algo agradable.

Duran­te el inte­rro­ga­to­rio, ¿qué tipo de pre­gun­tas for­mu­la­ron tan­to el juez como el fiscal?

Las pre­gun­tas fue­ron muy varia­das. Pre­gun­ta­ban si éra­mos miem­bros de Aska­pe­na, haber qué pues­tos desem­pe­ñá­ba­mos o haber si nos cono­cía­mos entre noso­tros. Por otro lado, tam­bién me pre­gun­ta­ron si cono­cía una supues­ta estruc­tu­ra lla­ma­da Nasa, que supues­ta­men­te, según el auto del juez, sería una estruc­tu­ra den­tro de la izquier­da aber­tza­le para coor­di­nar el tra­ba­jo en la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. La mayo­ría de pre­gun­tas eran sobre el tra­ba­jo que duran­te muchos años ha lle­va­do a cabo Askapena.

Por su par­te, el fis­cal, me ima­gino que ante­rior­men­te me habrían inter­ve­ni­do el telé­fono, me decía si era cier­to que tal día en entre­vis­ta con algún medio de comu­ni­ca­ción yo me había iden­ti­fi­ca­do como res­pon­sa­ble de pren­sa de Askapena.

¿Cómo se entien­de la ope­ra­ción poli­cial con­tra Askapena?

Habría que dife­ren­ciar dos cla­ves. En pri­mer lugar, es evi­den­te que el Esta­do espa­ñol quie­re entor­pe­cer el camino que se está abrien­do en Eus­kal Herria y está tra­tan­do de hun­dir la moral de la base social e inten­tar divi­dir­la. En el auto apa­re­cen tex­tos de hace doce años y los más recien­tes son los supues­tos pape­les encon­tra­dos en 2008 al mili­tan­te de ETA Xabier López Peña; pero, no obs­tan­te, la ope­ra­ción ha sido jus­to ahora.

Por otro lado, la lec­tu­ra inter­na que hace­mos es que Aska­pe­na está más fuer­te que nun­ca, que el tra­ba­jo inter­na­cio­na­lis­ta se está for­ta­le­cien­do y por eso nos han cas­ti­ga­do. Si en estos momen­tos el movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta se encon­tra­ría más débil y si no acer­ta­ra tan­to en su tra­ba­jo, pues, segu­ra­men­te, creo que no nos habrían dado este golpe.

¿Y a par­tir de aho­ra, qué?

No hay nin­gu­na duda de que el movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta va a seguir ade­lan­te de la mis­ma mane­ra que has­ta aho­ra. Para empe­zar, el 16 se cele­bra­rá en Ger­ni­ka el Día Internacionalista

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.