Samir Amin: La des­igual­dad actual es el hecho social e his­tó­ri­co más impre­sio­nan­te de la his­to­ria.

Entre­vis­ta :: «El con­cep­to de modo de pro­duc­ción [de Marx] sigue sien­do fun­da­men­tal, pero el con­cep­to de capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial ha cam­bia­do».

Duran­te el pasa­do mes de mar­zo, el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Inter­dis­ci­pli­na­rias en Cien­cias y Huma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co orga­ni­zó el Semi­na­rio Inter­na­cio­nal «Las alter­na­ti­vas demo­crá­ti­cas y el mun­do actual», entre cuyos asis­ten­tes se des­ta­có la pre­sen­cia del eco­no­mis­ta Samir Amin (1931). De ori­gen egip­cio, Amin a dedi­ca­do gran par­te de su obra al estu­dio de las rela­cio­nes entre los paí­ses desa­rro­lla­dos y los sub­de­sa­rro­lla­dos. Crí­ti­co impla­ca­ble del comu­nis­mo esta­li­nis­ta, lo es tam­bién de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta.

Al pri­me­ro lo acu­sa de no haber lle­ga­do nun­ca a ser un sis­te­ma socia­lis­ta y de esta­ble­cer a un nue­vo tipo de bur­gue­sía buro­crá­ti­ca en el poder. A la segun­da le acha­ca la gene­ra­ción de la mayor des­igual­dad entre paí­ses ricos y pobres que regis­tra la his­to­ria de la huma­ni­dad.

Amin sos­tie­ne que la con­tra­dic­ción centro/​periferia es inma­nen­te al desa­rro­llo del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial y que, así como el capi­ta­lis­mo nació en la peri­fe­ria de las gran­des civi­li­za­cio­nes, el socia­lis­mo será posi­ble a esca­la mun­dial sólo a con­di­ción de una revo­lu­ción en la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo.

Gra­dua­do en París en Cien­cias Polí­ti­cas, Esta­dís­ti­ca y Eco­no­mía, es autor de una exten­sa obra que com­pren­de, entre muchos otros ensa­yos, a «L’ac­cu­mu­la­tion à l’é­che­lle mon­dia­le» (La acu­mu­la­ción a esca­la mun­dial), «L’é­chan­ge inégal et la loi de la valeur» (El inter­cam­bio des­igual y la ley del valor), «L’im­pé­ria­lis­me et le déve­lop­pe­ment inégal» (El impe­ria­lis­mo y el desa­rro­llo des­igual), «La loi de la valeur et le maté­ria­lis­me his­to­ri­que» (La ley del valor y el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co), «La ges­tion capi­ta­lis­te de la cri­se» (La ges­tión capi­ta­lis­ta de la cri­sis) y «Les défis de la mon­dia­li­sa­tion» (Los desa­fíos de la mun­dia­li­za­ción).

Estan­do en la Ciu­dad de Méxi­co, el autor con­ce­dió la siguien­te entre­vis­ta al eco­no­mis­ta mexi­cano José Gan­da­ri­lla Sal­ga­do, a la poli­tó­lo­ga argen­ti­na Kari­na Moreno y al poli­tó­lo­go ita­liano Mas­si­mo Modo­ne­si:

- En su inter­pre­ta­ción ¿Cómo estu­diar hoy el capi­ta­lis­mo, qué se man­tie­ne vigen­te de la crí­ti­ca de la Eco­no­mía Polí­ti­ca y del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, y qué habría nece­si­dad de repen­sar?

Se tra­ta de una cues­tión com­ple­ja, que cubre muchas dimen­sio­nes del pro­ble­ma. En pri­mer lugar, y no soy el úni­co en pen­sar­lo, el capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma mun­dial. El aná­li­sis del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial no se pue­de redu­cir al aná­li­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta como modo de pro­duc­ción abs­trac­to, del cual se pue­de supo­ner sim­ple­men­te la exten­sión geo­grá­fi­ca a todo el mun­do.

El con­cep­to de modo de pro­duc­ción sigue sien­do fun­da­men­tal pero el con­cep­to de capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial es dis­tin­to. Este es un pun­to de par­ti­da meto­do­ló­gi­co muy impor­tan­te por­que en el aná­li­sis o en las pre­ten­sio­nes ana­lí­ti­cas de la eco­no­mía domi­nan­te, y tam­bién des­gra­cia­da­men­te en muchos aná­li­sis del capi­ta­lis­mo que se rei­vin­di­can del mar­xis­mo, está pre­sen­te una con­fu­sión entre estos dos nive­les, o por lo menos la sepa­ra­ción de ambos con­cep­tos no está hecha en tér­mi­nos sufi­cien­te­men­te cla­ros.

En segun­do lugar, si ana­li­za­mos el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial, creo que pode­mos estar de acuer­do en la exis­ten­cia de un modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y que, a este nivel de abs­trac­ción, el aná­li­sis de Marx en «El Capi­tal» es, no sola­men­te pri­mor­dial, sino que el mis­mo no ha sido supe­ra­do. Cabe enfa­ti­zar que este aná­li­sis sigue sien­do fun­da­men­tal y váli­do para el capi­ta­lis­mo en todas las eta­pas de su desa­rro­llo, pres­cin­dien­do de las nove­da­des sur­gi­das entre una eta­pa y la otra.

Sin embar­go, al obser­var al capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial cons­ta­ta­re­mos que es un sis­te­ma mun­dial pola­ri­za­do, en el sen­ti­do que ha gene­ra­do una des­igual­dad sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la huma­ni­dad. En tiem­pos de la Revo­lu­ción Indus­trial la rela­ción de la pro­duc­ti­vi­dad media anual por fami­lias (las cua­les eran en un 80 a un 90% rura­les), mos­tra­ba una dife­ren­cia muy redu­ci­da, según varias esta­dís­ti­cas era una rela­ción de 1 a 1.3, una dis­tan­cia sin impor­tan­cia, con un 30% de dife­ren­cia máxi­ma. Esta dis­tan­cia cre­ció con el trans­cu­rrir de los siglos has­ta lle­gar actual­men­te a una rela­ción de 1 a 60. Un fenó­meno gigan­tes­co, pro­ba­ble­men­te el hecho social e his­tó­ri­co más impre­sio­nan­te de la his­to­ria de la huma­ni­dad.

A pesar de esto, la eco­no­mía domi­nan­te no se intere­sa por este hecho y des­gra­cia­da­men­te la eco­no­mía mar­xis­ta no le ha reco­no­ci­do la cen­tra­li­dad que mere­ce. Un hecho de tal ampli­tud es inma­nen­te a la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo, no es un pro­duc­to de la coyun­tu­ra, de espe­ci­fi­ci­da­des con­cre­tas loca­les que de por sí exis­ten. Por su lógi­ca inter­na, la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta a esca­la mun­dial es pola­ri­zan­te. Creo que la razón por la cual es pola­ri­zan­te es muy sen­ci­lla de enten­der.

Si obser­va­mos el capi­ta­lis­mo como modo de pro­duc­ción, el con­cep­to impli­ca en una zona geo­grá­fi­ca cual­quie­ra, que pode­mos lla­mar Esta­do, una inte­gra­ción del mer­ca­do en sus tres dimen­sio­nes: mer­ca­do de las pro­duc­cio­nes, del tra­ba­jo y del capi­tal. Por otro lado, un aná­li­sis del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial nos mos­tra­rá que la ten­den­cia a la inte­gra­ción es cre­cien­te. Como mer­ca­do de los pro­duc­tos, comen­zó con las mate­rias pri­mas y des­pués se exten­dió a los pro­duc­tos ter­mi­na­dos, mien­tras que hoy es evi­den­te una ten­den­cia a la inte­gra­ción de los mer­ca­dos de capi­ta­les. Pero esto no vale para el tra­ba­jo, las fron­te­ras con­ti­núan exis­tien­do, y los mexi­ca­nos lo saben bien, el Río Gran­de exis­te. Pien­so que un mer­ca­do inte­gra­do del capi­tal sin un mer­ca­do inte­gra­do del tra­ba­jo pro­du­ce la pola­ri­za­ción.

Podría­mos demos­trar­lo en for­ma muy sen­ci­lla. Dicho esto, es nece­sa­rio ana­li­zar el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial más en deta­lle. Exa­mi­nar las dis­tin­tas fases suce­si­vas de esta pola­ri­za­ción centro/​periferia (que se pue­de nom­brar norte/​sur, desarrollo/​subdesarrollo, pri­mer mundo/​tercer mun­do, es sim­ple­men­te una cues­tión de voca­bu­la­rio). Hay que obser­var el capi­ta­lis­mo fase por fase, cada una con sus carac­te­rís­ti­cas, las cua­les depen­den prin­ci­pal­men­te de las rela­cio­nes socia­les, en los paí­ses del cen­tro como en los paí­ses de la peri­fe­ria, con las varian­tes exis­ten­tes en cada uno de ellos. Debe­mos par­tir de estas rela­cio­nes socia­les y ver como se arti­cu­lan con la ley de la expan­sión mun­dial del capi­tal y cómo ésta entra en con­tra­dic­ción con las espe­ci­fi­ci­da­des de las for­ma­cio­nes socia­les de los cen­tros y de las peri­fe­rias en cada una de esas fases.

Final­men­te, defi­nir cada una de esas fases en fun­ción de las carac­te­rís­ti­cas domi­nan­tes de esas rela­cio­nes socia­les. No estoy hablan­do del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, aun­que no nie­go su rele­van­cia, pero la mayor par­te de los aná­li­sis de la his­to­ria del capi­ta­lis­mo arran­can del desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía como si se desa­rro­lla­ra en for­ma autó­no­ma, como pro­duc­to de la cien­cia, y deter­mi­na­se un tipo de desa­rro­llo de las rela­cio­nes socia­les. Por el con­tra­rio, par­to de las rela­cio­nes socia­les y des­pués obser­vo cómo el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co se inser­ta en ellas, las mode­la y se ajus­ta al desa­rro­llo de las mis­mas. De esta his­to­ria del capi­ta­lis­mo, sobre la cual podría­mos dis­cu­tir mucho, toma­ré sola­men­te la ante­úl­ti­ma eta­pa, la que comien­za en la segun­da pos­gue­rra, la eta­pa abier­ta por la doble derro­ta del fas­cis­mo y del colo­nia­lis­mo, del vie­jo colo­nia­lis­mo que nega­ba la inde­pen­den­cia a los pue­blos de Afri­ca y de Asia, sin negar la impor­tan­cia de las rup­tu­ras revo­lu­cio­na­rias en Rusia, en Chi­na y en otros paí­ses.

Des­de ese momen­to se abre una fase que dura­rá alre­de­dor de medio siglo, de 1945 a 1990, si que­re­mos poner fechas pre­ci­sas. Esta fase se carac­te­ri­zó, en los paí­ses del cen­tro capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­do, por una rela­ción capi­tal-tra­ba­jo rela­ti­va­men­te menos des­fa­vo­ra­ble al tra­ba­jo como nun­ca en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. Si que­re­mos uti­li­zar una ter­mi­no­lo­gía ita­lia­na, por un «com­pro­mi­so his­tó­ri­co» entre capi­tal y tra­ba­jo que fue la base obje­ti­va del «esta­do de bien­es­tar» en occi­den­te.

Tene­mos des­pués una segun­da fami­lia de com­pro­mi­sos his­tó­ri­cos en los paí­ses del socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te, y un ter­cer gru­po resul­ta­do de los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal en Afri­ca y en Asia, mien­tras en Amé­ri­ca Lati­na, que era for­mal­men­te inde­pen­dien­te, el desa­rro­llis­mo y el popu­lis­mo. Se tra­ta­ba de for­mas socia­les segu­ra­men­te con­tra­dic­to­rias y con­flic­ti­vas, pero tam­bién fun­da­das sobre cier­tos equi­li­brios. Esta pági­na ya ha sido dada vuel­ta, aun­que no por la caí­da del Muro de Ber­lín o por el fin de la Gue­rra Fría, sino por la ero­sión gra­dual de los tres mode­los: el mode­lo sovié­ti­co, el esta­do de bien­es­tar y los mode­los nacio­nal-popu­lis­tas de las peri­fe­rias afri­ca­nas, asiá­ti­cas y lati­no­ame­ri­ca­nas. Esta ero­sión ha con­du­ci­do a un des­equi­li­brio en la corre­la­ción de fuer­zas socia­les a favor del capi­tal en todas las regio­nes del mun­do y ha per­mi­ti­do crear las con­di­cio­nes de la ola neo­li­be­ral en la cual nos encon­tra­mos.

- Vol­vien­do a la últi­ma par­te de la pri­me­ra pre­gun­ta, que de suyo abre todo un pano­ra­ma. Pen­san­do en la nece­si­dad (en tér­mi­nos meto­do­ló­gi­cos y epis­te­mo­ló­gi­cos) de reafir­mar un pen­sa­mien­to crí­ti­co (inclu­so de pen­sar a la eco­no­mía muy liga­da a la éti­ca), en su opi­nión, ¿cuá­les serían las exi­gen­cias que debie­ra cubrir este tipo de pen­sa­mien­to?

Esta pre­gun­ta es toda­vía más com­ple­ja que la pri­me­ra y plan­tea varias cues­tio­nes simul­tá­nea­men­te. No voy a poder res­pon­der a todos los pun­tos, voy a esco­ger sola­men­te algu­nos. Es nece­sa­rio dis­tin­guir des­de el pun­to de vis­ta epis­te­mo­ló­gi­co las Cien­cias Natu­ra­les de las Cien­cias Socia­les, del pen­sa­mien­to social para decir­lo en for­ma más correc­ta. Para sim­pli­fi­car, en las Cien­cias Natu­ra­les la natu­ra­le­za es el obje­to de obser­va­ción, en las Cien­cias Socia­les el obje­to, la socie­dad huma­na, es al mis­mo tiem­po el suje­to de su pro­pia his­to­ria, es un nivel social total­men­te dis­tin­to.

De cual­quier mane­ra, sos­ten­go que es nece­sa­ria una acti­tud cien­tí­fi­ca en rela­ción a ese obje­to que es tam­bién suje­to; no un dis­cur­so éti­co o ideo­ló­gi­co sin rela­ción con la reali­dad, sino un aná­li­sis lo más cien­tí­fi­co posi­ble. En este aná­li­sis, creo que esta­mos fren­te a una reali­dad y creo que pode­mos lla­mar­la capi­ta­lis­ta sin equi­vo­car­nos, con un deter­mi­na­do núme­ro de carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les, que el modo de pro­duc­ción sea el eje cen­tral, así como fue ana­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te por Marx, o sea el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma mun­dial, como he inten­ta­do des­cri­bir­lo rápi­da­men­te antes. ¿Cómo ana­li­zar esta reali­dad? ¿Cuá­les son los ins­tru­men­tos y por qué esco­ger­los entre otros? Obser­va­mos cómo el pen­sa­mien­to bur­gués ana­li­za esa reali­dad, no sólo la eco­no­mía, sino el con­jun­to cons­ti­tui­do por la visión filo­só­fi­ca, social, ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

Para hacer­lo hay que remi­tir­se a Adam Smith, que es el fun­da­dor del pen­sa­mien­to bur­gués moderno, o mejor dicho, el que reu­nió en for­ma cohe­ren­te los frag­men­tos que cir­cu­la­ban en la épo­ca. Adam Smith avan­za en la hipó­te­sis, que no es for­mu­la­da en tér­mi­nos de hipó­te­sis sino de con­vic­ción, que exis­te una con­ver­gen­cia natu­ral, y la pala­bra natu­ral es suya no mía, entre el mer­ca­do y la demo­cra­cia. El mer­ca­do no es vis­to como auto­rre­gu­la­do, como pre­ten­de el libe­ra­lis­mo vul­gar, sino median­te una regu­la­ción esta­tal que cree las con­di­cio­nes para una res­pues­ta social­men­te acep­ta­da a la expre­sión de las nece­si­da­des. La demo­cra­cia sería un con­jun­to de dere­chos, pro­ce­di­mien­tos e ins­ti­tu­cio­nes a dis­po­si­ción del ciu­da­dano y en la épo­ca de Adam Smith, sólo los pro­pie­ta­rios eran ciu­da­da­nos. La expre­sión libre de esos ciu­da­da­nos tenía que refren­dar los resul­ta­dos del mer­ca­do, no había con­tra­dic­ción entre los dos, sino una con­ver­gen­cia para­le­la.

Esta con­cep­ción lle­va a vaciar de todo con­te­ni­do el con­cep­to de demo­cra­cia, por­que no hay más capa­ci­dad de inno­var, que es mi defi­ni­ción de demo­cra­cia, sino una demo­cra­cia de baja inten­si­dad que no sir­ve para nada. Esta visión tie­ne la pre­ten­sión de expli­car la nue­va reali­dad del capi­ta­lis­mo y al mis­mo tiem­po la pre­sen­ta como el fin de la his­to­ria; las Luces y la Revo­lu­ción Fran­ce­sa esta­ble­cie­ron el rei­no de la razón y si se ha lle­ga­do al rei­no de la razón, la his­to­ria no es más que un desa­rro­llo lineal en un cua­dro defi­ni­do. El pro­duc­to de esto es una teo­ría eco­nó­mi­ca que es una teo­ría de la no reali­dad, del capi­ta­lis­mo ima­gi­na­rio, o sea, del mer­ca­do fun­cio­nan­do según esta lógi­ca, esta racio­na­li­dad. Por otra par­te, los geren­tes del sis­te­ma, sean los capi­ta­lis­tas, los empre­sa­rios o el Esta­do que toma las deci­sio­nes en inte­rés colec­ti­vo de esa cla­se, están sumer­gi­dos en la reali­dad, no en un mun­do ima­gi­na­rio.

Exis­te enton­ces una prác­ti­ca y la teo­ría está des­ti­na­da a legi­ti­mar­la. Creo que lo que lla­ma­mos eco­no­mía pura es el ejem­plo extre­mo de esa situa­ción. La eco­no­mía pura es la teo­ría de una reali­dad no exis­ten­te, muy útil por­que sien­do una teo­ría de la no reali­dad per­mi­te legi­ti­mar cual­quier elec­ción prag­má­ti­ca de la ges­tión del capi­ta­lis­mo real­men­te exis­ten­te.

En ese sen­ti­do ‑y lo digo en «Cri­ti­que de l’air du temps» (Crí­ti­ca de nues­tro tiem­po)- digo que el eco­no­mis­ta puro es al sis­te­ma y al poder capi­ta­lis­ta lo que es el bru­jo para el rey. ¿Cuál era su papel? El bru­jo tenía que adi­vi­nar lo que el rey que­ría hacer, des­pués tenía que hacer cosas raras para decir­le al rey lo que tenía que hacer, en reali­dad, lo que que­ría hacer, para dar así a la acción del rey legi­ti­mi­dad a los ojos del pue­blo. En reali­dad, no es el bru­jo quien dic­ta al rey, sino el rey quien dic­ta al bru­jo, y el bru­jo legi­ti­ma. El eco­no­mis­ta hace la mis­ma cosa: es efi­caz para el sis­te­ma si adi­vi­na qué es lo que el sis­te­ma nece­si­ta y lo legi­ti­ma. Usa por otra par­te, méto­dos simi­la­res como por ejem­plo el len­gua­je incom­pren­si­ble, etcé­te­ra.

Creo que es impor­tan­te hacer una crí­ti­ca del pen­sa­mien­to bur­gués. En muchos casos, tam­bién la izquier­da se deja impre­sio­nar por la eco­no­mía libe­ral que pro­por­cio­na, por cier­to, algu­nos ele­men­tos de la reali­dad, pero no hacer otra cosa que legi­ti­mar los intere­ses domi­nan­tes y sus polí­ti­cas. Este fenó­meno esta­ba pre­sen­te tam­bién en el socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te, en don­de tenía­mos un dis­cur­so sobre la reali­dad ima­gi­na­ria, el socia­lis­mo, y una prác­ti­ca de la ges­tión de la socie­dad. El dis­cur­so ideo­ló­gi­co era usa­do como dis­cur­so de legi­ti­ma­ción de la prác­ti­ca. Espe­ro que se tome con­cien­cia de esto y se inten­te supe­rar­lo, de hacer un aná­li­sis del mun­do real­men­te exis­ten­te. En esta tarea sigo con­si­de­rán­do­me mar­xis­ta; pien­so que los ins­tru­men­tos del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co siguen sien­do muy úti­les, pero no nece­sa­ria­men­te los del mar­xis­mo «his­tó­ri­co», o sea, el mar­xis­mo como fue enten­di­do o pues­to en prác­ti­ca por todas las fuer­zas que se han ins­pi­ra­do en él.

- En su momen­to, usted avan­zó en la crí­ti­ca del euro­cen­tris­mo, del desa­rro­llis­mo. Aho­ra pare­cie­ra nece­sa­rio avan­zar en la crí­ti­ca de los con­cep­tos orde­na­do­res del dis­cur­so occi­den­tal, su con­cep­to de moder­ni­dad, de pro­gre­so, de desa­rro­llo, inclu­so de una recu­pe­ra­ción de la dimen­sión his­tó­ri­ca. ¿Cómo obser­va esta dimen­sión del pen­sa­mien­to crí­ti­co, nece­sa­ria más que nun­ca en esta épo­ca y pen­san­do des­de el ter­cer mun­do?

A mi pare­cer, la moder­ni­dad es el momen­to en don­de se pro­cla­ma que la huma­ni­dad hace su pro­pia his­to­ria; enton­ces se atri­bu­ye el dere­cho de inno­var, de inven­tar, se da el dere­cho a una ima­gi­na­ción crea­do­ra en todos los ámbi­tos. Esta es una idea nue­va, una idea moder­na. Todas las socie­da­des, entre el 1500 y el 1800 ‑y en la socie­dad medie­val euro­pea, la islá­mi­ca, la de la Chi­na con­fu­sia­na, los azte­cas, etcétera‑, tenían dife­ren­cias pero una cosa en común: la creen­cia, la pro­cla­ma­ción de que el orden social for­ma­ba par­te del orden natu­ral, de un orden cós­mi­co gene­ral­men­te aso­cia­do a una for­ma reli­gio­sa o a una creen­cia meta­fí­si­ca, y que el ser humano o la socie­dad no tenía que inven­tar sino obe­de­cer a las leyes dic­ta­das por ese orden cós­mi­co.

Bien enten­di­do, en reali­dad la tra­di­ción en cues­tión tenía que ser cons­tan­te­men­te rein­ter­pre­ta­da por­que la socie­dad, a pesar de todo, cam­bia­ba. La moder­ni­dad es el momen­to de rup­tu­ra con todo esto, rup­tu­ra que, por razo­nes his­tó­ri­cas, se desa­rro­lló en una región del mun­do en un momen­to de la his­to­ria: en la Euro­pa Occi­den­tal. Se expre­só cla­ra­men­te en las Luces euro­peas, con las raí­ces medi­te­rrá­neas pre­ce­den­tes, en tres paí­ses, Ingla­te­rra, Paí­ses Bajos y Fran­cia, entre 1600 y 1800. No es un caso que sea con­co­mi­tan­te con el naci­mien­to del capi­ta­lis­mo. Cuan­do el capi­ta­lis­mo se vuel­ve un sis­te­ma mun­dial, esta nue­va cul­tu­ra que lla­ma­mos moder­ni­dad se vuel­ve mun­dial. Sos­ten­go enton­ces que esta cul­tu­ra mun­dial, este nue­vo uni­ver­sa­lis­mo, no es occi­den­tal sino capi­ta­lis­ta. Sus carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les no se entien­den con rela­ción a las espe­ci­fi­ci­da­des euro­peas sino con rela­ción a las espe­ci­fi­ci­da­des del capi­ta­lis­mo; no tie­ne nada que ver con los euro­peos. Habría que usar la expre­sión domi­na­ción de la cul­tu­ra capi­ta­lis­ta en lugar de la cul­tu­ra occi­den­tal.

A cau­sa de la pola­ri­za­ción que pro­du­ce la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo, la expan­sión de esta cul­tu­ra está en cri­sis per­ma­nen­te, pro­me­te a todos pero dis­tri­bu­ye siem­pre en for­ma cada vez más des­igual, crean­do fenó­me­nos de recha­zo, de insa­tis­fac­ción. Este recha­zo se expre­sa con­tra el Occi­den­te cuan­do debe­ría hacer­lo con­tra el capi­ta­lis­mo.

Por otra par­te, los mis­mos euro­peos recons­tru­yen su pro­pia his­to­ria como una his­to­ria ima­gi­na­ria que borra la espe­ci­fi­ci­dad capi­ta­lis­ta de esta moder­ni­dad, inven­tan­do una his­to­ria lineal a par­tir del ante­pa­sa­do míti­co grie­go y de la espe­ci­fi­ci­dad del cris­tia­nis­mo, ase­gu­ran­do que esta moder­ni­dad podía sola­men­te ser crea­da en Euro­pa. La afir­ma­ción euro­cen­tris­ta pro­vo­ca un recha­zo hacia el Occi­den­te, cayen­do en el cul­tu­ra­lis­mo: tam­bién los otros cons­tru­yen sus líneas ima­gi­na­rias, empe­zan­do en la pre­his­to­ria chi­na, en la pre­his­to­ria de los pue­blos semi­tas, los ára­bes y los indios de Amé­ri­ca podrían hacer lo mis­mo. Nos encon­tra­ría­mos en el cul­tu­ra­lis­mo, o sea, la afir­ma­ción de cul­tu­ras con ele­men­tos trans­his­tó­ri­cos y espe­cí­fi­cos que supri­mi­rían com­ple­ta­men­te el uni­ver­sa­lis­mo. Una for­ma vul­gar son las comu­ni­da­des en los Esta­dos Uni­dos: vivan la comu­ni­da­des. pero res­pe­tan­do las jerar­quías; vivan las espe­ci­fi­ci­da­des. pero cada quien a su lugar. Ten­dría­mos que cam­biar y des­pla­zar el deba­te hacia el capi­ta­lis­mo mun­dial y el socia­lis­mo mun­dial, el pasa­je a una socie­dad mun­dial sin cla­ses en el nom­bre de la moder­ni­dad, del dere­cho de inven­tar, de ima­gi­nar, en el nom­bre de la uto­pía crea­do­ra, de una nue­va fase de desa­rro­llo de la moder­ni­dad, de supera­ción de la moder­ni­dad trun­ca del capi­ta­lis­mo, de la cul­tu­ra uni­ver­sal del capi­ta­lis­mo a la cul­tu­ra uni­ver­sal del comu­nis­mo, para lla­mar­lo por su nom­bre.

- En su libro «Los desa­fíos de la mun­dia­li­za­ción», usted afir­ma que hace vein­te años pro­po­nía una alian­za del Sur con la Social­de­mo­cra­cia euro­pea, pero esto no fun­cio­nó. En el deba­te del semi­na­rio se vuel­ve a plan­tear esta hipó­te­sis, ¿pien­sa que este tipo de alian­za sea via­ble en la actua­li­dad?

En pri­mer lugar, creo que la ero­sión de los tres sis­te­mas (el mode­lo sovié­ti­co, el esta­do de bien­es­tar y los mode­los nacio­nal-popu­lis­tas) se mani­fies­ta en la cri­sis real de las ideo­lo­gías, de las for­mas de orga­ni­za­ción de los par­ti­dos, de las tra­di­cio­nes, de la izquier­da o de las izquier­das en las tres par­tes del mun­do. Asis­ti­mos a la cri­sis de la social­de­mo­cra­cia occi­den­tal, del comu­nis­mo de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal y del nacio­nal-popu­lis­mo radi­cal, nacio­na­lis­ta con con­te­ni­do social, no socia­lis­ta, aun­que algu­nos se hayan cali­fi­ca­do como tales.

La social­de­mo­cra­cia está enton­ces en cri­sis y no veo alian­zas posi­bles en la hora actual por­que no hay, ni de un lado ni del otro, nue­vas fuer­zas de izquier­da alter­na­ti­vas cris­ta­li­za­das. No lo digo des­de un pun­to de vis­ta nacio­na­lis­ta del ter­cer mun­do ‑soy un inter­na­cio­na­lis­ta- pero has­ta que alter­na­ti­vas socia­les de izquier­da no se cris­ta­li­cen en el Sur como en el Nor­te, ¿alian­zas de quién con quién? Se pue­den tener inter­cam­bios de opi­nión, posi­ble­men­te accio­nes comu­nes sobre pun­tos comu­nes, nada más en este momen­to. Esto quie­re decir, en tér­mi­nos prio­ri­ta­rios, cons­truir nue­vos suje­tos his­tó­ri­cos anti­sis­té­mi­cos en cada región del mun­do.

- ¿Cuál es su carac­te­ri­za­ción de la cri­sis en cur­so del sis­te­ma? Y en este con­tex­to, ¿cómo pen­sar e ini­ciar la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va?

La fase neo­li­be­ral, que haría­mos mejor en lla­mar paleo­li­be­ral, es la con­se­cuen­cia de un des­equi­li­brio de las rela­cio­nes socia­les a favor del capi­tal. En todas par­tes, a esca­la mun­dial, con la caí­da del socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te, no impor­ta si no era socia­lis­ta, con la ero­sión de los pro­yec­tos nacio­nal-popu­lis­tas de desa­rro­llo, con la ero­sión del esta­do de bien­es­tar en Occi­den­te, se gene­ra un des­equi­li­brio bru­tal en un perío­do his­tó­ri­co muy bre­ve, una dece­na de años (si que­re­mos poner fechas: de 1980 a 1991 para los paí­ses del Sur, des­de 1975 cuan­do es recha­za­do el recla­mo de un Nue­vo Orden Eco­nó­mi­co Inter­na­cio­nal). Este des­equi­li­brio pro­du­ce la cri­sis por­que pro­du­ce un des­fa­se entre la capa­ci­dad de pro­duc­ción y la capa­ci­dad de con­su­mo de la socie­dad y una nue­va repar­ti­ción de la rique­za, tan­to a esca­la mun­dial como a esca­la nacio­nal, tan des­igual que se crea un exce­den­te de capi­tal que no pue­de encon­trar colo­ca­ción en la exten­sión del sis­te­ma pro­duc­ti­vo.

Enton­ces el sis­te­ma está ame­na­za­do por una cri­sis pro­fun­da que tie­ne sus mani­fes­ta­cio­nes per­ma­nen­tes de estan­ca­mien­to rela­ti­vo, de des­em­pleo cre­cien­te, de pau­pe­ri­za­ción, etcé­te­ra. El sis­te­ma está enton­ces obli­ga­do a recu­rrir a la «ges­tión capi­ta­lis­ta de la cri­sis», que es el títu­lo de uno de mis libros. El capi­tal domi­nan­te, el de las tras­na­cio­na­les ‑el G7, como su expre­sión polí­ti­ca, y sus emplea­dos: el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial (que no son ins­ti­tu­cio­nes impor­tan­tes sino emplea­dos del G7 y del capi­tal domi­nan­te)- bus­can y fabri­can sali­das alter­na­ti­vas a la ausen­cia y achi­ca­mien­to de las colo­ca­cio­nes pro­duc­ti­vas en la exten­sión de los mer­ca­dos espe­cu­la­ti­vos, en los mer­ca­dos finan­cie­ros.

Pero, para reto­mar fór­mu­las de Marx, sin pasar por la esfe­ra de la pro­duc­ción, lo que quie­re decir sobre la base de un estan­ca­mien­to rela­ti­vo y, enton­ces, median­te una des­igual­dad cre­cien­te. Creo que los hechos están ahí: asis­ti­mos a un estan­ca­mien­to rela­ti­vo, a tasas de cre­ci­mien­to más débi­les que duran­te el perío­do ante­rior y a una cre­cien­te des­igual­dad en la repar­ti­ción de la rique­za. Se tra­ta de una espi­ral que se agra­va y que pro­fun­di­za la cri­sis en el sen­ti­do que cre­ce el plus­va­lor para el cual debe ser encon­tra­da una sali­da en el mer­ca­do finan­cie­ro.

Enton­ces el sis­te­ma, que es pre­sen­ta­do como la vic­to­ria defi­ni­ti­va del capi­ta­lis­mo y de la paz, como el fin de la his­to­ria, es una ges­tión de la cri­sis que pro­fun­di­za la cri­sis mis­ma, retar­dan­do la solu­ción natu­ral que sería una des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal. Pien­so que este parén­te­sis neo­li­be­ral se está cerran­do; nos acer­ca­mos al final de una fase cor­ta, de vein­te a vein­ti­cin­co años como máxi­mo. El final se anun­cia por el cos­ta­do finan­cie­ro de la mun­dia­li­za­ción. La cri­sis del sur­es­te asiá­ti­co es más que una cri­sis regio­nal.

La reac­ción de los gobier­nos, de las cla­ses diri­gen­tes, de los esta­dos, pone en dis­cu­sión, en dis­tin­tos gra­dos, la mun­dia­li­za­ción finan­cie­ra, no la mun­dia­li­za­ción en gene­ral, ni el mode­lo de pro­duc­ción, ni el mode­lo de con­su­mo. Pero ponien­do en dis­cu­sión la mun­dia­li­za­ción finan­cie­ra, empu­ja al sis­te­ma a enfren­tar­se con aque­lla des­va­lo­ri­za­ción masi­va del capi­tal que ven­drá, aun­que no poda­mos saber en qué for­ma. Este perío­do se está cerran­do y, si que­re­mos pen­sar en tér­mi­nos de alter­na­ti­vas, hay que comen­zar por lo que está pasan­do, no por los desa­fíos de ayer, ni de ante­ayer, ni de hoy, sino de las con­tra­dic­cio­nes que ya se desa­rro­llan y que se agu­di­za­rán maña­na.

Una estra­te­gia de la for­mu­la­ción de las alter­na­ti­vas tie­ne que par­tir de estas con­tra­dic­cio­nes. Mi tesis, o hipó­te­sis, o intui­ción es que, con el fin de este perio­do lla­ma­do neo­li­be­ral, entra­mos en una fase doble carac­te­ri­za­da por el cre­ci­mien­to de los con­flic­tos y de las luchas. Por con­flic­tos me refie­ro a con­flic­tos entre las cla­ses diri­gen­tes, en su inte­rior, y poten­cial­men­te con­flic­tos entre esta­dos. Veo cre­cer los con­flic­tos entre Esta­dos Uni­dos y Asia Orien­tal y del Sur ‑Chi­na, India y Corea, etcétera‑, y otros con­flic­tos. Cre­ce­rán tam­bién las luchas por­que este desas­tre social gene­ra­do por la ges­tión capi­ta­lis­ta de la cri­sis no pue­de dejar de pro­vo­car movi­mien­tos, luchas socia­les, polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas de todo tipo, con mucha ambi­güe­dad. Luchas de recha­zo, algu­nas posi­ti­vas, por­que siem­pre es posi­ti­vo que los tra­ba­ja­do­res defien­dan su sala­rio y no acep­ten el argu­men­to por el cual, en nom­bre de la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal, habría que acep­tar sacri­fi­cios. Estos recha­zos podrían deri­var en ilu­sio­nes cul­tu­ra­lis­tas, fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos, replie­gues etni­cis­tas o de otra natu­ra­le­za.

Sin embar­go, toman­do las luchas con poten­cial pro­gre­sis­ta, uni­ver­sa­les o poten­cial­men­te uni­ver­sa­les, aun­que no lo sean de hecho ‑tomo algu­nos ejem­plos que estu­vie­ron pre­sen­tes en el Anti-Davos: gran­des movi­mien­tos reales, pero tam­bién sim­bó­li­cos y dis­tin­tos de los cin­co con­ti­nen­tes como el MST bra­si­le­ño, los sin­di­ca­tos corea­nos, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas del Bur­ki­na Faso, los des­em­plea­dos fran­ce­ses y las muje­res canadienses‑, ¿cómo se arti­cu­la­rán con el cre­ci­mien­to de los con­flic­tos?, ¿cuá­les pre­do­mi­na­rán?, ¿serán los con­flic­tos de las cla­ses domi­nan­tes los que domes­ti­ca­rán las luchas?, ¿las ins­tru­men­ta­li­za­rán para sus estra­te­gias o el cre­ci­mien­to de las luchas socia­les logra­rá sobre­po­ner­se a esos con­flic­tos?

No ten­go rece­tas sino algu­nos prin­ci­pios para pen­sar algu­nas alter­na­ti­vas: por ejem­plo, debe­mos acla­rar lo que que­re­mos, cuál es nues­tro obje­ti­vo estra­té­gi­co. Un mun­do poli­cén­tri­co, con gra­dos de auto­no­mía para los paí­ses, las nacio­nes, las regio­nes, etcé­te­ra, que per­mi­tan a los pue­blos inven­tar, no sola­men­te sus pro­pias uto­pías crea­do­ras, sino tam­bién sus estra­te­gias y sus eta­pas, sus con­tra­tos socia­les, sus com­pro­mi­sos his­tó­ri­cos loca­les, así como las nego­cia­cio­nes para la arti­cu­la­ción y la orga­ni­za­ción de la mun­dia­li­za­ción cohe­ren­te­men­te con estas estra­te­gias.

De este pro­ce­so nace­rá la alter­na­ti­va, o mejor dicho, las alter­na­ti­vas en plu­ral, así como hemos crea­do el Foro Mun­dial de las Alter­na­ti­vas, con­si­de­ran­do que las deman­das y las situa­cio­nes espe­cí­fi­cas no pue­den ser tra­ta­das con una úni­ca rece­ta, así como el Ban­co Mun­dial ofre­ce la mis­ma medi­ci­na a todos los pacien­tes por cual­quier enfer­me­dad. Este pro­yec­to impli­ca accio­nes a todos los nive­les: local, nacio­nal e inter­na­cio­nal; el nivel nacio­nal sigue sien­do fun­da­men­tal por­que, se quie­ra o no, segui­rán exis­tien­do Esta­dos por un buen rato, pero no hay que des­cui­dar el nivel mun­dial, don­de se tie­ne que recons­truir el inter­na­cio­na­lis­mo de los pue­blos.

Blog Camino Socia­lis­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *