El deba­te indi­rec­to entre Ahma­di­ne­jad y Oba­ma.

El dis­cur­so del pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­jad en la ONU ha dado lugar a una gran cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción en Occi­den­te y a una pron­ta res­pues­ta del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma, diri­gi­da al pue­blo ira­ní. Más allá de los des­pa­chos ses­ga­dos de las agen­cias de pren­sa y basán­do­se en los tex­tos ori­gi­na­les, Thierry Meys­san expo­ne el ver­da­de­ro con­te­ni­do del deba­te indi­rec­to entre los dos jefes de Esta­do.

JPEG - 28.1 KB
Mah­mud Ahma­di­ne­jad, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Irán esti­ma que esta­dou­ni­den­ses e ira­níes debe­rían unir­se con­tra el sis­te­ma de domi­na­ción mun­dial que encar­nan Washing­ton, Lon­dres y Tel Aviv.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Los pre­si­den­tes de Irán y de Esta­dos Uni­dos aca­ban de librar un des­acos­tum­bra­do com­ba­te ver­bal que les agen­cias occi­den­ta­les de pren­sa han refle­ja­do sólo de for­ma frag­men­ta­ria y ter­gi­ver­sa­da. En la tar­de del 23 de sep­tiem­bre de 2010, Mah­mud Ahma­di­ne­jad hizo uso de la pala­bra des­de la tri­bu­na de la Asam­blea Gene­ral de la ONU [1].

Barack Oba­ma le res­pon­dió, en la maña­na del día siguien­te, ante las cáma­ras de la tele­vi­sión de la BBC en len­gua per­sa [2]. Ambas inter­ven­cio­nes con­for­man un con­jun­to que ilus­tra el cam­bio de estra­te­gia de las dos par­tes. Ya no se tra­ta de pre­sen­tar­se como líde­res de dos ban­dos opues­tos, de dos visio­nes del mun­do, sino de lla­mar al pue­blo del adver­sa­rio a empren­der una revo­lu­ción.

Hace un año, Washing­ton espe­ra­ba derro­car a la admi­nis­tra­ción Ahma­di­ne­jad mani­pu­lan­do a las mul­ti­tu­des en una enési­ma edi­ción de las lla­ma­das revo­lu­cio­nes de colo­res [3]. Empren­di­da en oca­sión de la elec­ción pre­si­den­cial ira­ní de 2009, la ope­ra­ción fue un fra­ca­so. Per­mi­tió, sin embar­go, incul­car en la ima­gi­na­ción de los occi­den­ta­les una repre­sen­ta­ción fan­tas­ma­gó­ri­ca de Irán pre­sen­tan­do a ese país como una dic­ta­du­ra. Pero tuvo en Irán un efec­to con­tra­rio al espe­ra­do.

Los elec­to­res de la opo­si­ción que­da­ron masi­va­men­te sor­pren­di­dos e indig­na­dos al com­pro­bar la mala fe de su pro­pio can­di­da­to y su evi­den­te inten­ción de apo­de­rar­se del poder a tra­vés de la calle, a fal­ta de haber logra­do obte­ner­lo en las urnas. Por su par­te, el gana­dor de la elec­ción per­dió su ten­den­cia al com­pro­mi­so y deci­dió reavi­var el radi­ca­lis­mo de la Revo­lu­ción islá­mi­ca. Se acen­tuó la sepa­ra­ción entre las cla­ses popu­la­res y la alta bur­gue­sía. La CIA y la NED pla­ni­fi­can aho­ra nue­vas accio­nes, pero su obje­ti­vo inme­dia­to ya no es el derro­ca­mien­to del régi­men sino sólo des­es­ta­bi­li­zar­lo como medio de debi­li­tar­lo en el plano inter­na­cio­nal.

Por su par­te, nun­ca antes Tehe­rán había pare­ci­do intere­sa­do en intro­du­cir el deba­te en Esta­dos Uni­dos, país que con­si­de­ró duran­te mucho tiem­po como un blo­que, una poten­cia colo­nial alia­da y suce­so­ra del Impe­rio bri­tá­ni­co, un Gran Satán pro­tec­tor de los crí­me­nes israe­líes. La admi­nis­tra­ción Ahma­di­ne­jad ha esta­ble­ci­do aho­ra rela­cio­nes con inte­lec­tua­les y artis­tas disi­den­tes.
Esti­ma que los esta­dou­ni­den­ses son gen­te de bue­na volun­tad que len­ta­men­te está toman­do con­cien­cia de que está sien­do gober­na­da por tira­nos; que es posi­ble inclu­so que se pro­duz­can revuel­tas –las cua­les pue­den tener un carác­ter revo­lu­cio­na­rio o sece­sio­nis­ta. La Revo­lu­ción Islá­mi­ca debe aliar­se con los actua­les disi­den­tes para com­ba­tir jun­to ellos con­tra el sis­te­ma domi­nan­te.

Es aquí don­de inter­vie­ne el dis­cur­so de Mah­mud Ahma­di­ne­jad. El pre­si­den­te ira­ní comen­zó recha­zan­do la teo­ría del cho­que de civi­li­za­cio­nes, enun­cia­da por Ber­nard Lewis y popu­la­ri­za­da por Samuel Hun­ting­ton [4]. Para esos auto­res, el cho­que es inevi­ta­ble. Los occi­den­ta­les no tie­nen más reme­dio que pre­pa­rar­se mili­tar­men­te para ello con el obje­ti­vo de matar antes de que los maten. Esto es absur­do para el pre­si­den­te ira­ní. En estos tiem­pos de glo­ba­li­za­ción, el desa­rro­llo de los inter­cam­bios comer­cia­les y cul­tu­ra­les per­mi­te a los pue­blos cono­cer­se entre sí y apre­ciar­se mutua­men­te. En cuan­to a judíos, cris­tia­nos y musul­ma­nes, su fe común en el Dios úni­co debe lle­var­los a esta­ble­cer rela­cio­nes armo­nio­sas.

Sin embar­go, para el señor Ahma­di­ne­jad, si bien el cho­que de civi­li­za­cio­nes es una ideo­lo­gía arti­fi­cial­men­te pro­mo­vi­da por el movi­mien­to sio­nis­ta para divi­dir el mun­do y domi­nar­lo, sí exis­te un con­flic­to en el seno de la huma­ni­dad: el con­flic­to que opo­ne los valo­res mate­ria­les del capi­ta­lis­mo y de la socie­dad de con­su­mo a los valo­res espi­ri­tua­les de la Revo­lu­ción, que son la jus­ti­cia y el heroís­mo. Dicho esto, el enemi­go no es Occi­den­te sino el mate­ria­lis­mo del que pade­cen los occi­den­ta­les y que con­ta­mi­na el res­to del mun­do.

El actual sis­te­ma de domi­na­ción se ins­cri­be en la pro­lon­ga­ción del escla­vis­mo, del colo­nia­lis­mo y del impe­ria­lis­mo. Está sien­do imple­men­ta­do por un gru­po trans­na­cio­nal que se apo­ya prin­ci­pal­men­te en el Rei­no Uni­do, Esta­dos Uni­dos e Israel para lograr sus fines. Debi­do a la supe­rio­ri­dad mili­tar de esos Esta­dos en rela­ción con todos los demás Esta­dos del mun­do en su con­jun­to, habría que ser ilu­so para abri­gar espe­ran­zas de ven­cer por las armas [a ese sis­te­ma de domi­na­ción]. Sin embar­go, dado que uti­li­za a los bri­tá­ni­cos, a los esta­dou­ni­den­ses y los israe­líes, a menu­do en detri­men­to de ellos mis­mos, es posi­ble aliar­se con esos pue­blos en con­tra de ese sis­te­ma de domi­na­ción.

Al igual que Marx cuan­do ima­gi­na­ba que es posi­ble unir a los pro­le­ta­rios de todos los paí­ses en con­tra de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, Ahma­di­ne­jad pien­sa que es posi­ble unir a los opri­mi­dos en con­tra del sio­nis­mo. Con­for­me a ese enfo­que, es nece­sa­rio demos­trar­les a los esta­dou­ni­den­ses que ellos tam­bién son víc­ti­mas de un sis­te­ma que erró­nea­men­te creen bené­fi­co para ellos. Diri­gién­do­se a la Asam­blea Gene­ral de la ONU, el pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad recla­mó la crea­ción de una comi­sión inves­ti­ga­do­ra inter­na­cio­nal sobre los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre.

Para los Esta­dos miem­bros de la ONU, desa­rro­lló el argu­men­to de la com­pe­ten­cia. La res­pues­ta que Esta­dos Uni­dos apor­tó uni­la­te­ral­men­te a aque­llos aten­ta­dos fue arre­me­ter a san­gre y fue­go con­tra el Medio Orien­te sin resol­ver el pro­ble­ma del terro­ris­mo. Para ser efi­caz habría sido nece­sa­rio, hace 9 años, crear una comi­sión inves­ti­ga­do­ra, ana­li­zar sus resul­ta­dos en el seno de la ONU y adop­tar en el plano inter­na­cio­nal una estra­te­gia anti­te­rro­ris­ta. Como nun­ca es dema­sia­do tar­de para hacer bien las cosas, las Nacio­nes Uni­das deben recu­pe­rar sus pre­rro­ga­ti­vas para ven­cer el terro­ris­mo y alcan­zar la paz.

Para el públi­co esta­dou­ni­den­se, el señor Ahma­di­ne­jad men­cio­nó, basán­do­se en un recien­te son­deo, las tres hipó­te­sis más fre­cuen­te­men­te cita­das.
- Hipó­te­sis 1, los aten­ta­dos fue­ron come­ti­dos por un pode­ro­so gru­po extran­je­ro;
- Hipó­te­sis 2, los aten­ta­dos fue­ron pre­pa­ra­dos por ele­men­tos inter­nos;
- Hipó­te­sis 3, los aten­ta­dos fue­ron rea­li­za­dos por un gru­po extran­je­ro que con­tó con la pasi­va com­pli­ci­dad de ele­men­tos inter­nos.

Con­tra­ria­men­te al dis­cur­so de moda, no se refi­rió a que Osa­ma Ben Laden se haya pre­sen­ta­do como isla­mis­ta sino que Osa­ma Ben Laden y su fami­lia tie­nen nego­cios comu­nes con los Bush, infor­ma­cio­nes que yo mis­mo había reve­la­do en octu­bre de 2001 en el prin­ci­pal sema­na­rio polí­ti­co de Amé­ri­ca del Nor­te, Pro­ce­so, y que fue­ron reto­ma­das en el Con­gre­so [esta­dou­ni­den­se] por la repre­sen­tan­te Cynthia McKi­ney.

El obje­ti­vo de esa pre­sen­ta­ción es reubi­car el deba­te: el pro­ble­ma no resi­de en el cho­que entre el Islam y Occi­den­te sino en la domi­na­ción del mun­do por par­te de una pan­di­lla que inclu­ye a los Bush y a Osa­ma Ben Laden.

Duran­te el trans­cur­so de esa expo­si­ción, el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos se levan­tó y aban­do­nó la Asam­blea Gene­ral. Obe­de­cien­do a su soli­ci­tud, o a su orden, los emba­ja­do­res de varios Esta­dos alia­dos hicie­ron lo mis­mo. La acos­tum­bra­da maqui­na­ria de pro­pa­gan­da se dio a la tarea de defor­mar las pala­bras de Ahma­di­ne­jad y de res­tar­les impor­tan­cia.

Los medios atlan­tis­tas de difu­sión se esfor­za­ron por hacer creer que el pre­si­den­te ira­ní insul­tó a las víc­ti­mas del 11 de sep­tiem­bre, en la mis­ma Nue­va York, afir­man­do que los esta­dou­ni­den­ses no son víc­ti­mas sino cul­pa­bles. Bas­ta con con­sul­tar el tex­to de su dis­cur­so para com­pro­bar la mani­pu­la­ción. Lo cier­to es que, en ese docu­men­to, el señor Ahma­di­ne­jad expre­sa su tris­te­za por las víc­ti­mas. Inme­dia­ta­men­te las pone en un plano de igual­dad con los cien­tos de miles de muer­tos, heri­dos y des­pla­za­dos de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo.

Seña­la que los sufri­mien­tos de las víc­ti­mas de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre son simi­la­res a los de las víc­ti­mas de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo. Lo cual equi­va­le a afir­mar nue­va­men­te que el cho­que de civi­li­za­cio­nes es un enga­ño y todos esta­mos sien­do víc­ti­mas del mis­mo sis­te­ma.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos se reu­nió de urgen­cia y se deci­dió que Barack Oba­ma tenía que diri­gir­se lo más pron­to posi­ble a los ira­níes y que los exhor­ta­ra a la insu­rrec­ción para disua­dir a Tehe­rán de con­ti­nuar su ofen­si­va.

Se orga­ni­zó una entre­vis­ta con el canal de tele­vi­sión de la BBC en len­gua per­sa, que tie­ne más audien­cia en Irán que los pro­pios cana­les esta­dou­ni­den­ses en esa len­gua. Téc­ni­ca­men­te, esa tarea com­pe­te al con­se­je­ro adjun­to de Segu­ri­dad Nacio­nal a car­go de las comu­ni­ca­cio­nes estra­té­gi­cas, Ben Rho­des.

Resul­ta que el señor Rho­des es pre­ci­sa­men­te la per­so­na que redac­tó el infor­me de la Comi­sión Pre­si­den­cial Kean-Hamil­ton sobre el 11 de sep­tiem­bre. Así que fue él quien dio su for­ma defi­ni­ti­va a la teo­ría del com­plot isla­mis­ta con sus 19 kami­ka­zes y su malé­vo­lo Ben Laden escon­di­do en una cue­va afga­na.

El pre­si­den­te Oba­ma res­pon­dió a las pre­gun­tas de Bah­man Kal­ba­si, un perio­dis­ta ira­ní que pre­ten­de haber hui­do de su país en 2001 para esca­par a la dic­ta­du­ra, a pesar de que ha regre­sa­do des­pués a Irán para rea­li­zar allí varios docu­men­ta­les.

El señor Kabal­si pidió de entra­da al pre­si­den­te Oba­ma que comen­ta­ra las pala­bras de su homó­lo­go ira­ní sobre el 11 de sep­tiem­bre. El pre­si­den­te Oba­ma res­pon­dió: «Fue cho­can­te, lleno de odio. Y que haya hecho esas decla­ra­cio­nes aquí en Manhat­tan, pre­ci­sa­men­te al nor­te de Ground Zero, don­de fami­lias per­die­ron a sus seres que­ri­dos… gen­te de todas las reli­gio­nes, de todos los orí­ge­nes ven esos aten­ta­dos como la prin­ci­pal tra­ge­dia de esta gene­ra­ción. Que él haya hecho tales decla­ra­cio­nes fue inex­cu­sa­ble.»

Por mucho que lean y relean el dis­cur­so del señor Ahma­di­ne­jad, nada podrán encon­trar los ira­níes que pue­da resul­tar cho­can­te. No con­tie­ne nin­gu­na pro­vo­ca­ción, sólo pre­gun­tas legí­ti­mas. Pero no impor­ta, el señor Oba­ma pro­si­gue esta­ble­cien­do una dife­ren­cia entre la reac­ción de con­mo­ción de los ira­níes al día siguien­te del 11 de sep­tiem­bre y la del «régi­men».

En el res­to de la entre­vis­ta expli­ca que la polí­ti­ca de la admi­nis­tra­ción Ahma­di­ne­jad es un calle­jón sin sali­da. Según el señor Oba­ma, esa polí­ti­ca no pue­de dar resul­ta­dos y sus­ci­ta san­cio­nes que los ira­níes están sufrien­do y cuyas duras con­se­cuen­cias sufri­rán en su vida dia­ria. Desa­rro­lla esa lógi­ca en varios aspec­tos y con­clu­ye refi­rién­do­se a la cues­tión pales­ti­na. Ase­gu­ra enton­ces nue­va­men­te que el radi­ca­lis­mo no lle­va a nin­gu­na par­te y que la paz en Pales­ti­na depen­de de un com­pro­mi­so con Israel.

La entre­vis­ta cons­ti­tu­ye una cla­ra adver­ten­cia des­ti­na­da a Tehe­rán: no se les ocu­rra sem­brar la duda en la pobla­ción esta­dou­ni­den­se por­que hare­mos lo mis­mo con uste­des. Se basa en la idea de que los ira­níes recha­za­rán una polí­ti­ca que les está cos­tan­do caro sin reci­bir por el momen­to nada a cam­bio.
Anun­cia una nue­va ope­ra­ción de des­es­ta­bi­li­za­ción en oca­sión de las refor­mas eco­nó­mi­cas. Para evi­tar la asfi­xia, Irán –some­ti­do a un embar­go por par­te de la ONU y a varios embar­gos uni­la­te­ra­les– se ve obli­ga­do a renun­ciar a sus pre­cios sub­ven­cio­na­dos y a libe­ra­li­zar su mer­ca­do interno.
Esa brus­ca adap­ta­ción no deja­rá de pro­vo­car des­con­ten­to. Washing­ton tie­ne inten­cio­nes de unir a los des­con­ten­tos alre­de­dor de Mir Hosein Musa­vi para uti­li­zar­los en con­tra del gobierno.

Pero ese pro­yec­to ten­drá que enfren­tar varios obs­tácu­los. En pri­mer lugar, los des­con­ten­tos con la refor­ma eco­nó­mi­ca pue­den alber­gar dudas sobre la capa­ci­dad del señor Musa­vi para repre­sen­tar­los. Duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral, Musa­vi defen­dió en efec­to el prin­ci­pio de una eco­no­mía libe­ral a la ame­ri­ca­na. Por lo tan­to, no pare­ce por lo tan­to ser la per­so­na ade­cua­da para opo­ner­se de for­ma creí­ble a una libe­ra­li­za­ción del mer­ca­do interno. En segun­do lugar, el argu­men­to del pre­cio dema­sia­do caro de una polí­ti­ca radi­cal tie­ne pocas posi­bi­li­da­des de dar resul­ta­do en Irán, Esta­do revo­lu­cio­na­rio que vie­ne cul­ti­van­do el heroís­mo des­de hace 32 años. Muchos pue­den inclu­so encon­trar­lo insul­tan­te.

Para ter­mi­nar, la deci­sión de con­ce­der esa entre­vis­ta a la BBC en len­gua per­sa es una tor­pe­za. Como invi­ta­do del señor Taleb­za­deh en Secre­tos, el prin­ci­pal pro­gra­ma polí­ti­co de Irán, en oca­sión de las con­me­mo­ra­cio­nes por el 11 de sep­tiem­bre, yo expu­se la nece­si­dad de crear una comi­sión inves­ti­ga­do­ra de las Nacio­nes Uni­das y abor­dé la impli­ca­ción de la BBC en el com­plot del 11 de sep­tiem­bre. Hay que recor­dar que aquel día el Edi­fi­cio 7 del World Tra­de Cen­ter, edi­fi­cio tam­bién cono­ci­do como la Torre Salo­món Brothers, se des­plo­mó des­pués del medio­día sin haber sido toca­do por nin­gún avión.

Para evi­tar que ese hecho lle­va­ra a la gen­te a plan­tear­se mayo­res inte­rro­gan­tes sobre el derrum­be de las Torres Geme­las, los cons­pi­ra­do­res impu­sie­ron una expli­ca­ción inme­dia­ta. El derrum­be de las Torres Geme­las supues­ta­men­te hizo retem­blar el sue­lo y fra­gi­li­zó los cimien­tos del Edi­fi­cio 7. Para garan­ti­zar la difu­sión de esa ver­sión, los cons­pi­ra­do­res la hicie­ron públi­ca a tra­vés de la BBC… antes de la caí­da del Edi­fi­cio 7.

En el video de aquel día se ve a la repor­te­ra de la BBC decir que fue tes­ti­go del derrum­be del Edi­fi­cio 7 mien­tras se ve, detrás de ella, el edi­fi­cio aún intac­to, que no cae­rá sino 12 minu­tos más tar­de. La tele­vi­sión públi­ca bri­tá­ni­ca es por lo tan­to par­te inte­gran­te del com­plot y reali­zó una típi­ca ope­ra­ción de des­in­for­ma­ción. Hay que seña­lar de paso que eso impli­ca una res­pon­sa­bi­li­dad del Rei­no Uni­do, como Esta­do, en los aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Esta­dos Uni­dos.

En resu­men, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán decla­ró, al mun­do en gene­ral y a los esta­dou­ni­den­ses en par­ti­cu­lar, que los muer­tos del 11 de sep­tiem­bre no son víc­ti­mas del Islam. Se pro­nun­ció por la crea­ción de una comi­sión inves­ti­ga­do­ra inter­na­cio­nal, cuyos resul­ta­dos pudie­ran demos­trar que tan­to los muer­tos esta­dou­ni­den­ses como los muer­tos en el Medio Orien­te son víc­ti­mas del sis­te­ma de domi­na­ción mun­dial.

Por su par­te, el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos se diri­gió a los ira­níes, a tra­vés de un medio de difu­sión cuyos diri­gen­tes par­ti­ci­pa­ron en la orga­ni­za­ción del 11 de sep­tiem­bre, para suge­rir­les que no pre­gun­ten sobre los aten­ta­dos o de lo con­tra­rio sufri­rán nue­vas san­cio­nes.

La rápi­da reac­ción de Washing­ton reve­la, en defi­ni­ti­va, la fra­gi­li­dad de su posi­ción. Si se tomó la deci­sión de sacar urgen­te­men­te a la pales­tra al pre­si­den­te Oba­ma es por­que se sabía que la coyun­tu­ra es peli­gro­sa. El 74% de los esta­dou­ni­den­ses pien­sa que cier­tos ele­men­tos de la admi­nis­tra­ción per­pe­tra­ron el 11 de sep­tiem­bre o per­mi­tie­ron que se per­pe­tra­ra. Pero no se rebe­lan con­tra las mis­mas auto­ri­da­des a las que con­si­de­ran res­pon­sa­bles de la muer­te de cer­ca de 3 000 con­ciu­da­da­nos.

Lo que suce­de es que, has­ta el momen­to, están con­ven­ci­dos de que los faná­ti­cos de la segu­ri­dad nacio­nal son capa­ces de come­ter crí­me­nes con­tra la pobla­ción cuan­do se ima­gi­nan que pue­den ser de uti­li­dad para el engran­de­ci­mien­to del país.

Lo que el pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad sugie­re es, por el con­tra­rio, que los cons­pi­ra­do­res actua­ron a favor de los intere­ses de un gru­po trans­na­cio­nal en detri­men­to de los intere­ses de los esta­dou­ni­den­ses, con­si­de­ra­dos úni­ca­men­te como car­ne de cañón des­ti­na­da a morir en los cam­pos de bata­lla del Medio Orien­te amplia­do.

Esa idea pone en peli­gro el sis­te­ma de domi­na­ción mun­dial ya que pue­de lle­gar a des­per­tar la con­cien­cia del pue­blo esta­dou­ni­den­se y lle­var­lo a la rebe­lión.

Thierry Meys­san
Red vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *